—¿Eh? ¿No son unicornios?

La gente vio a los caballos acercándose.

Si miras de cerca, puedes ver algo como cuernos en la cabeza de los caballos.

Regresé a la habitación desde el balcón por el momento, bajé los escalones y salí. Elle y las demás me siguieron.

Volví a mirar a los tres caballos que se acercaban desde el otro extremo del camino… corrijo, los unicornios con hermosos cuernos en la frente y los caballeros con armadura y casco sentados sobre ellos. El número de caballeros es el mismo que el número de unicornios, un total de tres personas.

—¿Quienes son?

Nusumi me explicó sorprendida.

 —Son los Caballeros Unicornio… Son los Caballeros de Londo. ¡Llegaron antes de lo que esperaba!

 —¿Qué?

Un caballero nos dijo a lomos del unicornio que lideraba el equipo:

 —¡No pienses que puedes construir algo como un país aquí!

Inesperadamente, era una voz femenina. Cada palabra, era pronunciada con claridad y cuidado; si se compara, es como el tono de un piano cuidadosamente afinado.

—¿Puedo tratar sus afirmaciones como una declaración hostil contra Londo?

El unicornio exhaló como si hiciera eco de lo que dijo el caballero, amenazándome. El unicornio que lleva al caballero ha venido hacia mí sin saberlo, bloqueándome como una amenaza.

 —¿Qué?

Entonces, el caballero que lideraba el equipo se quitó el casco, revelando sus verdaderos colores.

Tiene cabello rubio y una belleza con ojos afilados. El puente de la nariz es recto y las mejillas sonrojadas. Puedes ver la feminidad en sus labios húmedos y pestañas rizadas, pero la impresión general que da es que sus palabras y acciones son tan perfectas que es indiferente, y es una belleza fría y orgullosa.

Al mismo tiempo, tengo un mal presentimiento. Parece ser una mujer humana. La miré por un momento y me sentí mal.

—Encantada de conocerte. ¡Soy la líder de los Caballeros Unicornio de Londo, Silvia-sama!

—Silvia…

Al escuchar mi repetición, la mujer negó con la cabeza.

—¿Quién te permitió omitir el título honorífico? Para que un tonto como tú lo entendiera, agregué deliberadamente el título “Silvia-sama”. Pero vaya sorpresa, aun hay tontos que no saben como referirse con respeto.

Ilustración 2

  —¿Puedes tu misma autoproclamarte con el “sama”?

 —¿Qué dijiste?

Al escucharme, tomó la lanza que sostenía en su mano y la apuñaló hacia adelante, apuntando a mi corazón.

 —¡Shinta!

 Elle gritó porque estaba preocupada por mí.

—No… no, ¿debería ser yo la que estás buscando? ¿Silvia-sama?

Nusumi intervino entre Silvia y yo.

La atención de Silvia se centró en Nusumi, y las fuertes náuseas desaparecieron temporalmente, y me sentí aliviado.

—Oh, ¿estás aquí? La líder, Nusumi. No voy a aceptar tu provocación de bajo nivel. Y, ¿no es esto una fortaleza de ladrones? ¿Cuándo se convirtió en un lugar para que juegues a “construir un país”?

—¿Te incumbe?

Elle emitió una refutación. Nusumi la detuvo sin decir una palabra.

—Mi banda se ha disuelto. ¡Nos hemos reformado!

 —¿Reformado? ¿Cómo pueden reformarse los malos en uno o dos días?

—Entonces la Reina de Londo, que hace negocios con los malos como nosotros, ¿puede ser considerada la parte justa?

—¡Huh! Aún eres inteligente. En resumen, es tu libertad si decides disolver tu grupo, ¡pero tienes que entregar la “ropa interior élfica” que tienes!

 —¡Qué!

Al escuchar esto, Elle presionó su pecho. Nusumi ignoró su reacción y dijo:

—Oh, la “ropa interior élfica” ~

—¡Apúrate! ¡Tómalo! ¡Este es el precio que acordamos!

Al mismo tiempo, otro caballero detrás dejó caer una bolsa al suelo.

Una gran cantidad de monedas de oro cayeron de la boca de la bolsa que se soltó por el impacto.

 —¡….!

Hubo un grito de sorpresa alrededor. Aunque no conozco la cantidad específica, parece ser una cantidad enorme.

Nusumi miró las monedas de oro y dijo:

 —Lamento que hayas venido aquí especialmente. Pero honestamente, ¡la ropa interior está perdida!

 —…

Todos estamos rígidos.

—Eh, pero ahora…

 Justo cuando Ariene estaba a punto de decir algo, Honey le tapó la boca con las manos.

—¿Eh ……?

Silvia habló después de eso.

—Disculpe, ¿qué acaba de decir?

—No es nada, es sólo que la “ropa interior élfica” se ha ido, y no sé dónde están las personas que se la robaron.

—¿De verdad? ¡Robarle ropa interior a los ladrones de ropa interior es realmente una sorpresa!

Silvia se burló.

—¿Quizás fue uno de los elfos de por aquí? ¡Después de todo es “ropa interior élfica”!

—¡….!

El cuerpo de Elle se puso rígido.

 —¡Ah! ¿No estas satisfecha con la cantidad de dinero? Te daré mas, pero, ve y búscala y tráela.

Inmediatamente después, otro caballero volvió a arrojar otra bolsa.

Al ver esta escena, Nusumi tragó.

 —… ¿Crees que puedes moverme con dinero?

 —Entonces, ¿por qué dudaste?

—¡Wow…! De todos modos, ¡ya no somos ladrones de ropa interior! 

—¿En serio? ¿Quieres ser enemiga de Eliza-sama y Londo?

—¡Odiosa!

Nusumi se estremeció en un instante. Nacida y criada en este mundo, sigue la experiencia de su vida pasada y comprende profundamente la amenaza que puede traer Londo.

 —La… “Ropa interior élfica”….

Elle gritó de repente.

—¡La tengo yo!

Mientras hablaba, abrió el frente para revelar su ropa interior. Mi mirada estaba fija en la ropa interior de un blanco puro que sostenía los senos regordetes, regordetes, que eran regordetes, como si estuviera a punto de romper la ropa. No, para ser precisos, los senos abultados bloquearon firmemente mi vista.

 —¡Elle!

Las chicas son como yo, todas miraron hacia allí.

 —¡Oh! ¿Significa que Nusumi la ha regresado al dueño original? Porque no quieres envejecer y seguir siendo mala, ¿verdad? ¿Nusumi?

—¡No tiene nada que ver con la edad! ¡Solo quería devolvérselo!

Nusumi replicó a Silvia enojada, luego hizo un puchero y miró a Elle.

 —Oye, ¿por qué estás haciendo esto? 

—¡No puedo dejar que Nusumi se convierta en el objetivo de todas las personas! ¡Esta ropa interior, es la reliquia de mi familia de generación en generación! ¡No puedo dártela!

—¿De verdad? Estás planeando provocar a Londo, ¿verdad? ¡Y acaban de hacer una declaración sugiriendo que quieren construir un país!

Me miró fijamente mientras hablaba.

 —… Um…

No puedo hacerlo. Me sentí un poco incómodo desde el principio, ella me miró así, empujándome al límite. Debido a que estuve expuesto a la vista de Silvia, sentí vómitos incontrolables desde lo profundo de mi estómago.

—¡Uhhhhh!

No pude evitar estremecerme.

—¡Shinta….!

Una voz preocupada llegó a mi oído.

Comparada con Elle, Silvia dijo burlándose:

—¿Cómo? Comparado con ahora, ¡pareces ser bastante débil! ¡Olvídalo! ¡Le reportaré esto a Eliza-sama! ¡Eliza-sama odia que no hagan lo que ella pide! Probablemente atacará inmediatamente. ¡Prepárense!

—¡Que!

—¡Sin embargo, una fortaleza tan andrajosa debería ser capturada inmediatamente!

—¡Yo…!

Ariene tembló.

—Espera, ¿eh? ¿Ariane?

 —Habilidad……

Ariene extendió la mano y tocó el cubo colocado cerca de la entrada de la fortaleza, gritando:

 —“Flujo de agua”!

Al momento siguiente, el agua brotó de su mano y voló hacia Silvia.

—….

Silvia, que pensó que estaba desconcertada, se burló del agua.

 —Habilidad……

La escuché susurrar incomprensiblemente en voz baja.

El chorro de agua formó un remolino y voló enseguida, casi tragándose a Silvia, ¡en ese momento …!

 —¿qué……?

Silvia blandió la lanza.

 El flujo de agua desapareció como humo.

 —¿Qué? ¿Cómo…?

 Silvia, montada en su unicornio, se acercó a la sorprendida Ariene y le puso la lanza en la garganta.

 —¡Ariene!

—Empujar agua sobre mi impulsivamente… es un acto imperdonable…

—¡Oye…!

 Me apoyé en la pared y me levanté apresuradamente, tratando de detener a Silvia.

 —Humph ……

Silvia se volvió hacia mí, y luego el sonido y la conmoción de *Tras Tras Tras* sonaron en mi oídos.

—¿…?

Miré hacia la pared y encontré varios agujeros a mi alrededor.

Resultó que Silvia usó su lanza para perforar la pared continuamente a lo largo del contorno de mi figura.

Lo que pasó fue tan impactante que no pude moverme en absoluto. Ella me amenazó así.

—Di algo de nuevo, y la lanza se dirigirá a tu pecho!

Sus ojos eran tan agudos que sentí que incluso estaba traspasando mi corazón.

—……!

Si me reprimiera su coraje, perdería. Pero no tengo energía y mi cuerpo no escucha. Lo que es más terrible es que la chica humana me miró fijamente y habló, por lo que mi tensión alcanzó su punto máximo.

 —¡Uf! ¡Uf! ¡Uhhhhh!

No puedo evitar cubrirme la boca.

—¡Huh…! Qué vergüenza… ¿ enserio este es el líder de aquí?

—Shinta…!

Al ver a Honey preocupada por mí, Silvia sonrió aún más fuerte.

 —Nuestra generosa reina quiere que les dejé un mensaje.

 —¿Qué quiere?

—Sí. Si pueden construir la “ciudad” dentro de tres días a partir de mañana, entonces serán oficialmente reconocidos como un país.

—¿Eh…? ¿Construir una ciudad en tres días? Creo que es imposible …

Las palabras de Honey hicieron que Silvia se riera salvajemente de nuevo.

 —Sin embargo, si no se puede hacer, significa…

En ese momento, Ariene agitó las manos en pánico.

—No … ¿no puedes darnos al menos una semana?

Silvia se burló.

—¿Crees que estás calificada para discutir…? ¡Sus vidas están en nuestras manos! ¡solo tienen 3 días!

 —¡Eso… entonces! ¡Un mes está bien! ¡Si no funciona, un año está bien!

—¿Esa chica pez es una tonta? ¿Cómo podría pedir mas tiempo…? De todos modos, ¡serán tres días! ¡Si la ciudad no se construye en tres días, solo esperen a ser atacados y destruidos!

Incluso Honey y Ariene se asustaron por la advertencia de Silvia.

En ese momento, Nusumi susurró en secreto algunas palabras.

 —¡Por cierto! Según el informe del equipo de investigación, ¡parece que Jokaz también planea atacar aquí en un futuro cercano!

—¿Eh, qué? ¿Incluso Jokaz?

 Ariene entró en pánico cuando escuchó esto. Nusumi también parecía inquieta.

 —En esta situación… ¿qué hacer…? 

—¡Jajajaja! ¡Eso es! ¡Nos volveremos a encontrar en el campo de batalla! ¡Mejor váyanse preparando!

 Cuando Silvia terminó de hablar, tiró de las riendas para hacer girar a los caballos en la misma dirección por la que venían.

—Hasta entonces, ¡culpa de esto a esa “ropa interior élfica”!

Luego, se llevó a los otros caballeros sin prisa.

Su espalda se hizo cada vez más pequeña y mis náuseas se calmaron gradualmente.

Me siento tranquilo por dentro… ¡pero eso fue realmente vergonzoso!

 —¿Esta eso bien?

Después de que la tormenta se fue, murmuré inquieto cuando regresé a la habitación con Elle y las demás.

—Pero, ¿por qué Eliza nos dio la oportunidad de, “Siempre que construyan una ciudad dentro de tres días a partir de mañana, reconoceremos que son un país”…?”

Honey respondió a mi pregunta:

—¿Porque ella es inesperadamente amable…?

—¡No, es todo lo contrario!

 —¿qué……?

Nusumi dijo con una sonrisa burlona:

—Tengo un poco de amistad con Eliza, así que lo sé. Esa tipa ama la desesperación. La esperanza a veces puede ser más dolorosa que la falta de esperanza… Especialmente cuando esa esperanza es obviamente imposible de lograr. A eso se refiere.

Al darle a la otra parte una oportunidad de tres días, los seres humanos tendrán un poco de esperanza y harán todo lo posible. En cuanto a la sensación de desesperación que surge cuando no se puede lograr… La imaginación por sí sola es insoportable.

Las palabras de Elle cambiaron la atmósfera.

 —No hay problema. Podemos.

 —¿qué?

Elle miró mis ojos dudosos, con sus hermosos ojos brillando y dijo:

—¡No se preocupen! ¡Si es Shinta, puede hacerlo! ¡Y si nosotras le ayudamos, será aun mas rápido!

—Incluso si dices eso …

¿De adonde sale tanta confianza?

Estaba pensando en esto mientras recordaba el conocimiento de la psicología.

Para mejorar la moral de uno, lo más importante es la “autosugestión”. Por lo tanto, es importante repetir palabras positivas como “puedo” y “puedo hacerlo”.

—… Eso es. Eso es. ¡Definitivamente podemos hacerlo!

Luego, lo repetí varias veces.

—¡Sí! ¡Podemos! ¡Puedo! ¡Puedo! ¡Puedo!

Al escuchar estas palabras, los rostros de Honey, Ariene y Nusumi recuperaron una pequeña expresión alegre. Como haciéndose eco de mis palabras, también las repitieron.

—¡Sí, se puede hacer!

 —Hmm. ¡Sí! ¡Podemos!

 —¡Sí! ¡Se puede hacer! ¡Se puede hacer! ¡Se puede hacer! ¡Podemos!

Mientras gritamos, nuestro estado de ánimo poco a poco se volvió alegre.

En ese momento, Elle gritó:

—¡Podemos hacerlo!

—¡Si!

Pero al final, agregó otra frase:

 —¡Tal vez!

 ¡¿Por qué?! ¡No dañes la atmósfera! 

Grité desde el fondo de mi corazón.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!