Mientras dormía plácidamente, me despertaron con un repentino empujón.

Cuando abrí los ojos, mi madre se estaba riendo.

Afuera aún estaba oscuro.

—… Era cierto que solo me ibas a dejar dormir una hora y media, cumpliste tu palabra.

—Obvio, por supuesto que sí. Luego de tu tiempo de sueño plácido, llega tu realidad; el entrenamiento.

—Hablando de eso, madre, ¿por qué te ves tan animada? Si además de correr conmigo, has dormido menos de 1 hora y media para poder levantarme, ¿no es cierto? Seguro que ni siquiera te has echado una buena siesta. ¿Estás usando algún medicamento o algo así?

—Gracias por preocuparte, pero estoy bien. Todo está en la mente. Podría seguir así de fácil durante otros 10 días. Cuando tuve el duelo con tu padre, creo que me tomé dos o más semanas sin dormir para batallar con él a muerte.

¿Qué? ¿Qué clase de monstruo es este?

¿Yo también podré volverme así? No… seguro que, si sigo con este infierno de entrenamiento por cuatro años, solo con eso, no parece imposible volverse un monstruo al igual que ella.

El haber corrido por tres días y tres noches regresó a mi memoria. Espera… ¿ayer qué demonios hice?

Por la culpa de la extraña medicina, la tensión se puso extraña, y terminé haciéndole caso a lo que me había ordenado mi madre. Ahora que puedo pensarlo detenidamente, correr gritando “¡Quiero hacerlo con todas!” por los alrededores de la aldea, ¿¡no me hace ver como un estúpido pervertido!?

… Aaaah, no sé qué cara poner cuando esté afuera.

—Hoy por fin será el entrenamiento de espada, ¿verdad?

—Claro, o bueno eso es lo que quisiera decir, pero antes de eso debo presentarte a los maestros que te ayudarán a ser el más fuerte.

—¿Eh? ¿Madre, no me ibas a enseñar tú?

—Hasta yo tengo mis límites. Yo solo puedo enseñarte el arte y manejo de la espada, y algunos hechizos. Si lo que estás buscando es ser el más fuerte, entonces hay muchas cosas que te harán falta.

—Creo que con eso es suficiente. En serio.

—No, no, solo con eso no te volverás un hombre que haga que las mujeres quieran ser embarazadas por ti.

¿En serio?

¿Cuántas dificultades tiene el camino del orco?

—Pero, madre, tú dijiste que lo normal es que aprender el arte de la espada tome 10 años.

—Exacto. Por eso es que multiplicaremos por doce el entrenamiento normal. Estos primeros tres días solo fue el calentamiento.

¿Eso solo fue el calentamiento? Maldición, repentinamente me dieron ganas de escapar de esta locura.

—Si escapas ahora, te será imposible toda tu vida estar con esas chicas lindas. ¿Entiendes lo que te digo? Morirás virgen si tiras la toalla ahora.

—Ugh.

No tengo más remedio que hacerlo.

Igual me espera un futuro de color de rosas después del infierno.

Llegamos al bosque que se encontraba detrás de la aldea donde mi madre fue traída. Y justo llegaba un carruaje a este lugar. No parecía ser un simple carruaje, porque empezaron a bajar hombres bien vestidos de arriba a abajo.

La primera persona era un hombre grueso, pero deslumbraba carisma. Aunque sonreía, sus ojos no bajaban la guardia, eran ojos que dejaban ver su astucia.

—Heroína del Trueno Azul, Mireiyu Fourland-sama. Ha pasado mucho tiempo sin verle. Ante todo, le estoy agradecido de corazón por su invitación. Finalmente, se me ha concedido el honor de devolverle el favor por haberme salvado la vida. No, no solo le devolveré el favor. ¡Yo soy un comerciante! Así que le devolveré el favor con intereses.

—Herufu-sama. Me alegra verlo, ante todo, con salud. La fama de su empresa de comercio “Randall” ha llegado hasta estos humildes aposentos. Estoy muy complacida con el hecho que haya aceptado mi invitación.

—Ya me estoy retirando, dado que no hay ninguna buena competencia para mí. La Empresa Randall, la mejor empresa del continente, fue creada por mí. Así que le daré a su primogénito los conocimientos y experiencias que he construido a lo largo de estos 25 años. Toda una generación. Vivirás la economía en vivo, aprenderás la teoría en carpeta, y saldrás a practicarla.

¡Wow! Hasta yo que soy un orco conozco la Empresa Randall.

En la aldea de los orcos, hay algunos que de vez en cuando viajan al pueblo humano, para vender pelaje y carne que consiguieron en la caza, o también para vender sus artesanías y comprar suministros.

En el pueblo humano, la empresa que tiene bastantes puestos por todos lados es “la Empresa Randall”. Es una empresa comercial que se encarga de todo, desde tus calcetines hasta las mejores armas para guerreros.

Si una persona construye y logra todo lo que ha logrado este señor en una sola generación, entonces debería llamarse el dios de los comerciantes.

¿Pero, por qué mi madre conoce a este monstruoso comerciante? Y hablando de eso, ¿por qué me quieren obligar a aprender acerca de negocios? No entiendo nada de lo que está pasando ahora.

Sin detenerse las preguntas en mi cabeza, se empezó a acercar la siguiente persona.

Con solo una mirada, parece solo un hombre delgado y gentil. Sin embargo, no importa donde lo vieras, toda su apariencia y movimientos eran naturales y por decirlo así, también eran hermosos. Tiene el mismo aroma que mi madre. Esta persona es un excelente guerrero. Puedo sentirlo.

—Hermana, con que de verdad estás siendo una ama de casa, no me lo creo. ¿La princesa genocida de verdad puede cambiar así nada más? Luego le contaré algunas historias pasadas de mi hermana. Seguro que este enano se pone a llorar del susto.

—Por favor no le hables a mi hijo del pasado… te castigaré por no pensar antes de hablar. Roland “el llorón”.

—Ugh, lo siento. Me pasé con las bromas. Ya no diré cosas sin pensar, aunque no miento cuando digo que conozco el por qué se le teme tanto a Nee-san. Solo debo enseñarle a ese mocoso mis técnicas de artes marciales, ¿verdad?

(NT: Nee-san: hermana)

—Sííí, dejando de lado la espada, en pelea a mano limpia y el manejo adecuado de fuerza. Roland, tú estás en un escalón más alto. Solo te pido de favor que cumplas enseñando esas dos cosas nada más.

—Déjamelo a mí. Apuesto mi orgullo como rey de las artes marciales, yo Roland Bell, lograré convertir este mocoso debilucho en un gladiador de puño limpio.

El rey luchador de mano limpia, Roland Bell.

Ah, es verdad, este es el hombre que ha ganado tres años consecutivos el torneo mundial de artes marciales de los humanos. Es el hombre más fuerte a mano limpia vivo en el mundo.

Recuerdo que de vez en cuando, mi madre lo había mencionado en uno que otro cuento.

El anterior comerciante era increíble, pero está persona es una deidad viva.

Si esto no son unas conexiones bastantes entusiastas, entonces no sé cómo llamarlo. La tercera persona muestra su cara al salir del carruaje.

Me tomó tan desprevenido que pensé que la mandíbula me iba a salir volando.

… Hasta ahora han sido dos hombres conocidos mundialmente, gente de lo más alto, que han llegado al pico más alto posible. Pero él que apareció frente a mí era… Cuando vi la cara de la tercera persona solo una vez, pude entender quién era. Esa cara la he visto hasta el cansancio. Porque esa es la cara que está dibujada en las monedas.

—Ohhh, Mireiyu. Pobrecita, ah, ah, estás toda delgada. Lo sabía, yo sabía que era imposible para ti vivir en estas tierras de orcos. Vuelve ahora mismo al castillo por favor. Te esperaremos por siempre, toda la vida ese será tu hogar.

—No, Ojii-sama. Soy feliz aquí. ¿En serio parece que he adelgazado? La verdad es que he engordado 3 kilos.

(NT: Ojii-sama: abuelo)

—… Ya veo. Es triste que no regreses, pero que seas feliz es lo más importante para mí. ¿Y este muchacho es mi bisnieto? Se parece mucho a ti, Mireiyu. Cuando escuché que te casarías con un orco, de verdad que me sorprendiste, pero si puedes sonreír de la manera que lo haces ahora, entonces no hubo ningún error en tu decisión.

El anciano se acercó a observar mi rostro.

—Joven, permíteme ver tu rostro. Tienes la misma mirada que tu madre, veo potencial en ti para los estudios. ¿Entiendes? Tú serás el sucesor al trono de Fourland, por eso es que aprenderás conmigo los estudios imperiales, conocerás tus derechos, y entenderás el por qué existe la política. Yo soy el Rey Sabio Valeo Fourland. Conmigo como profesor, no te escaseará la información.

Espera, detente un momento. ¿No acabas de decir algo sumamente importante?

En este continente, el país más grande es el reino de Fourland. El rey predecesor me está diciendo que será mi profesor. Espera, dejando de eso de lado, mi madre lo llamó Ojii-sama. Eso quiere decir, que soy el bisnieto del rey predecesor.

—Madre, ¿qué está pasando? Explícame.

—¿No te dije? Antes de casarme con tu padre, era la princesa del reino Fourland. Ah, y también fui elegida por el Rey de los Espíritus para ser una de los legendarios Héroes. Las personas que han venido hoy, son mis conocidos y amigos de mi vida. Tener amigos es genial, ¿no es así?

Personas fuera de este mundo y mi madre reían, confirmando su relación de amistad.

¿No es esto demasiado ridículo? ¿Por qué una persona con el grado de importancia de madre se casó con un orco, y vive en este pueblo alejado de todo lo que le pertenece por derecho?

Por cierto, el Rey Sabio Valeo, me invitó a unos dulces, y dijo: “bisnieto, debes comer muchos dulces, sí”, terminó su frase y se acercó a abrazarme. Ya no entiendo nada. ¿No que yo era el orco débil al que lo intimidan siempre en esta remota aldea? ¿Quién soy en realidad?

—Aún no llega esa persona, ¿no?

—Mmm, esa persona, comparada con nosotros, es la más ocupado.

—Yo vine en parte porque Nee-san me lo pidió, pero en realidad, es porque llegar a ver a esa persona una vez más es una oportunidad que no puedo desperdiciar.

—Concuerdo contigo. Sin esa persona, mi empresa de comercio “Randall” no hubiera llegado al nivel que tiene hoy en día.

¿Todavía hay uno más?

Y, además, parece que es un pez grande entre los grandes.

El Dios de los Comerciantes Herufu Randall, El Rey Luchador Roland Bell, El Rey Sabio Valeo Fourland

Que estas personas se refieran a la persona ausente con respeto, ¿qué demonios quiere decir? ¿Hay alguien más arriba que estas personas?

Se empezó a escuchar aleteos desde el cielo, así que miro hacia arriba. Un slime con alas de ángel, desde el cielo, bajaba hacia aquí. Cuando se colocó en medio de todos nosotros, se desvanecieron sus alas.

—¡Pyui!

Era un bonito, pequeño y redondo slime. Cuando el slime hacía sonidos raros los cuales yo no entendía, por alguna razón el Dios de los Comerciantes, el Rey Luchador y el Gran Rey Sabio temblaban. Mi madre agachó la cabeza en señal de respeto.

—Lo hemos estado esperando. Maestro.

—Pyui pyu.

Seguro porque es un slime no se entiende sus palabras, pero se sentía como si hablara fluido.

Este slime en este lugar era tratado como si fuera el de más rango, y claramente se veía que todos lo miraban con un poco de miedo y admiración.

Pero entiendo el por qué lo ven así. Porque desde que llegó, se me ha puesto la piel de gallina, y no se detiene.

Si hubiera un medidor de magia, te podrías dar cuenta de la anormalidad. Es imposible que exista este ser vivo. Es como si fuera una estrella gigante por sí solo.

Siento que, si este slime se pone serio, en minutos contados por los dedos, puede extinguir la vida de este país.

¿Por qué? ¿Un slime, el monstruo que se supone que es el más débil, tiene este poder?

… Mientras me formulaba la pregunta a mí mismo, el slime empezó a brillar, y empezó a tomar forma de un cuerpo humano.

Apareció un hombre apuesto vestido con una túnica de anciano. Si tuviera que describir su apariencia, todo es perfecto en él. Parece tallado en oro. Él es una obra perfeccionada por los mismos Dioses.

El Rey Luchador a mano limpia, Roland, dejó escapar un susurro.

—Con que este es el gran sabio de las leyendas, Marin Enraito.

Dijo en voz baja.

Marín Enraito.

Ese nombre aparece en muchas ocasiones en las historias de mitos y leyendas, según la historia humana, ese nombre es el de un gran sabio, también conocido como el más grande héroe entre héroes.

Es una leyenda viviente en sí.

Gracias a este hombre, la historia humana se ha desarrollada hacia el futuro. Tecnología, magia, arquitectura, etc., todo lo que tenemos en la actualidad no lo hubiéramos logrado sin este hombre. El hombre que adelantó la historia 300 años al futuro.

… Ya veo, por ese es que estas tres personas anteriores toman este tipo de comportamiento frente a él.

—Mmm, que el único favor tuyo hacia mí sea el de ser el maestro de tu hijo… jaja tiene sentido, es algo que solo tú me pedirías.

—Oh gran maestro, le estoy muy agradecida de corazón por haber escuchado mi petición.

—No necesitas agachar la cabeza. Yo también tengo una hija, puedo entender lo que sientes al pedirme esto. Además, mi hija una vez ha estado a tu cuidado. No es algo fuera de lugar, ahora me toca a mí tener a mi cuidado a tu hijo. Pero antes de eso, debo decirte que las personas sin potencial, no importa cuánto le enseñes, no llegarán a ningún lado. Será una pérdida de tiempo si el chico no posee talento. Voy a decidir si tu chico tiene lo necesario o no.

Su mano tocó mi cabeza.

Mientras lo hacía, no podía ni siquiera dar un paso atrás, mi cuerpo no me respondía. Su magia fluía dentro de mi cuerpo.

—Muy bien. Tienes el talento suficiente para merecer mi enseñanza. Pero igual eres inferior a mi tercera muchacha.

—Maestro, permítame decir una cosa. El talento verdadero de mi Ork es el del arte de la espada y el espíritu.

—Eso también lo veo algo difícil. En eso mi segunda hija es la mejor.

—Entonces, ¿qué tal en fuerza general?

—Sería un digno rival, pero mis chicas le ganarían en apariencia, son muy hermosas. Sería una victoria absoluta.

—Pues mi Ork también tiene buena apariencia. ¡Es guapo!

—Si vieras a mis hijas, dejarías de decir eso… No, mejor jamás se las presentaré. ¿Cómo voy a permitir que un hombre tan libido y pervertido conozca a mis bellas hijas? No permitiré tal ocurrencia.

—¡Esa parte pervertida y lujuriosa de Ork es su mejor parte!

—… Madre, hubiera querido que negaras que soy pervertido.

Empezó la batalla de padres por ver quién tenía a los mejores hijos. En otras palabras, empezaron a presumir de sus hijos.

La hija del gran sabio entre sabios, Marin Enraito, y al parecer, según lo que escuché mientras conversaban, tiene muchas hijas. Siento que quisiera conocerlas, pero no sé por qué siento un terrible peligro si hago tal cosa.

Quería discutir si podía conocerlas, pero me quedo callado, porque en este instante, tuve una visión siendo decapitado.

—Bueno, entonces por fin todos los profesores estamos reunidos. El escuadrón de profesores que volverá a Ork el número uno del mundo. Yo te enseñaré a usar la espada. El Rey Luchador Roland te enseñará artes marciales y adaptar tu mente a todo. Economía, idiomas de los demás países y razas te enseñará el Dios de los Comerciantes Herufu Randall. Historia, estudios imperiales, política y leyes se encargará el Rey Sabio Valeo Fourland, y, por último, todo acerca de la magia, tanto sus deficiencias como también como complementarlas, te enseñará el Gran Sabio Marín Enraito.

Con solo estos miembros, si todos se unieran en una sola causa, podrían conquistar el mundo. ¿Estos sujetos serán mis maestros?

—Esto es demasiado para mí. Es demasiado lujosa esta oportunidad, pero no creo que pueda aprender tantas cosas a la vez.

—Sí, hablando de eso. Sería imposible, de la forma normal claro está. Pero nosotros no somos de usar el camino fácil. Superaremos el sentido común y te haremos alguien eficaz en todos los ámbitos. Si todos estos profesores te enseñaran, no es imposible lograrlo.

Antes las palabras de mi madre, las leyendas vivientes asintieron con la cabeza.

—Esperen, denme un segundo, ¿artes marciales, economía, otros idiomas, historia, estudios imperiales también, la política y leyes, acaso todo eso es necesario?

Si solo me voy a volver fuerte, solo con el arte de la espada, defensa personal y la magia creo que es más que suficiente.

—Obviamente es necesario. Si se te rompe la espada, tendrás que usar los puños, eso es artes marciales. Si vas a embarazar a muchas chicas lindas, entonces te será necesario estudiar economía para poder usar bien el dinero para alimentarlas. Otro ejemplo es que sería un desperdicio si te encuentras con una chica hermosa pero que no sepas hablar su lengua. Por eso es que debes aprender los idiomas más usados para estar respaldado por ellos. Imagínate que te dedicas a los negocios, para lograr un buen intercambio, uno debe superar la barrera de las lenguas. Si uno no tiene una buena educación, las muchachas se aburrirán y te dejarán. Si tu pareja no conoce ni su propia historia, entonces no podrás entablar una buena conversación con otras razas, porque no sabrás ni las de ellas. Más que oír la historia de un pueblo alejado de todo, hay chicas que les encantaría oír acerca de lo desconocido del mundo, sus misterios, las hazañas de héroes antiguos, son muchas las que ven esto como entretenimiento. Para mezclarte en el mundo humano, necesitas sí o sí aprender leyes, política e historia. La política y las leyes son necesarias para los negocios. Y, además, si vas a estar con muchas mujeres, deberás aprender sobre gestión imperial, sobre reyes, por eso es que aprenderás estudios imperiales para estar listo si es que te enamoras de una princesa o de una chica de clase alta. Necesitas comprenderlas. Eso es todo lo que necesitas aprender para poder enamorar mujeres.

No lo sabía. No sabía que todo esto era necesario. Para poder estar con una chica linda.

Yo lo subestime. Subestime el Harem.

Sí, ellos tienen razón. Lo que dice madre es correcto.

Si no puedo lograr aprender mínimo esto, entonces no tendré el derecho para poder ser el macho alfa. El número uno entre los hombres.

—Ya veo. Lo subestime. Pensé que había un camino fácil, pero nunca hubo alguno.

—¡Esa es la actitud! Por favor relájate. Todos aquí somos excelentes maestros, usaremos nuestros propios trucos, y en cuatro años haremos de ti el mejor de todos. Todos nosotros apostamos nuestro orgullo y honor ante esta promesa. Bueno, si fueras un chico normal, no durarías ni una semana, estarías hecho polvo. Pero Ork, tienes potencial, y además eres bastante resistente. ¡No te quebrarás!

Detrás de madre, los señores de clase alta asentían a sus palabras.

Tienen razón, si absorbo toda la sabiduría de estos sujetos, me dará valor para poder llegar a la cima de mi meta. Me haré fuerte en cada ámbito de mi poder humano. Así podré tener chicas lindas a mi lado.

Si me vuelvo una persona perfecta en todo, entonces el futuro para mi será de color rosa.

—Madre, “Senseis”, lo lograré. ¡Me esforzaré en todo y haré lo mejor que pueda, lo prometo!

Se escuchaban aplausos enfrente de mí.

En ese momento yo no me di cuenta en donde metía mis narices.

Además de las clases de espada que se volverían una tortura de entrenamiento, no sabía lo que me esperaba en los próximos cuatros años.

Medicina, hechizos, defensa personal contra cada raza, aprendería todo eso. A pesar de que, si me ponía a pensarlo, sabría lo infernal que se volvería mis siguientes días de existencia, por eso evitaba hacerlo. Y solo podía pensar en enamorar chicas lindas y hacerlas mías. O bueno eso era lo único en lo cual quería pensar.