— Ustedes dos son las únicas dos personas que pasaron la prueba de aptitud. Felicitaciones.

Así dijo Higashimura, el director de la Escuela de Entrenamiento Avanzado de Combate Aéreo y Comandante del Grupo de Vuelo Apostolos.

Kyotsuka Yuto y Kakitsubata Kureha estaban en la oficina del comandante.

Había un póster hecho a mano en el frente de la oficina con una linda foto de un conejo y las palabras “Por favor, siéntase libre de entrar” en él, pero deben haber hecho tal póster porque nadie iba a entrar.

Era una comandante fuerte que parecía encajar con las palabras “inteligente y firme”.

El jefe de una escuela de rendimiento, por supuesto, el comandante es seleccionado por sus méritos.

Con su pelo largo atado firmemente a la espalda en una sola pieza, vestida con un atuendo formal y de pie en una postura vigilada, uno sólo puede sentir el poder de ella.

Los dos recién llegados se asustaron.

— Como saben, el piloto se basa en la competencia. Si quieren, pueden participar en una agotadora competición de habilidad. No se dejen intimidar por sus mayores sólo porque son nuevos. No le presten ningún respeto a un piloto que es inferior a ustedes. Aunque sea mayor y tenga más experiencia, no lo respeten. No se puede ganar una guerra con respeto. Todo lo que necesitan es competencia.

El comandante Higashimura, que estaba viendo la puesta de sol con sus dedos a través de las cortinas ciegas, se volvió hacia Yuto y Kakitsubata y se agarró las manos a la espalda.

— Nuestra escuela es una organización comercial. Cuando se conviertan en un piloto de alto nivel, irán a cualquier país u organización que necesite que salgan y muestren sus habilidades. Ayudar a desarrollar la aeronave como piloto de pruebas, luchar como mercenario, trabajar para una aerolínea comercial o entrenar como instructor. ¿Qué quieren hacer en el futuro?

Tan pronto como se le preguntó, Kakitsubata levantó su mano.

— Quiero ser una instructora. Vine aquí para ser como mis predecesores.

— Excelente objetivo. ¿Y tú?

Yuto, que había estado esperando a que se le preguntara ahora, se tragó su aliento y luego dijo claramente.

— ¡Quiero hacer todo lo que pueda para ayudar a los demás!

— Ya veo, es una actitud maravillosa… Sin embargo…

La expresión que se desvanecía en el rostro del Comandante Higashimura inquietaba a Yuto.

¿Me equivoqué al decir que quería hacerlo todo?

— Amakusa-kun me dijo que eras un estudiante que aprobó, pero que estaba a punto de suspender. Incluso dijo que no había esperanza para ti. Me gusta tu espíritu, pero si no eres lo suficientemente bueno, ¿serás difícil de vencer aquí?

— E-Eso es terrible…

——Nagumo… Cuánto daño le has hecho a mi reputación.

— Amakusa-kun se hará responsable de tu bienestar. Si te arrepientes de algo, haz lo posible por conseguir la aprobación de Amakusa-kun.

— ¿Tengo que hacer que Amakusa-san me enseñe todo el tiempo?

— ¿No estás de acuerdo?

Una mirada aguda en los ojos mira a Yuto.

— No, ¡haré lo mejor que pueda a partir de ahora!

Si no estaba a la altura de las circunstancias, Yuto iba a pasar el resto de su vida como esclavo de Nagumo.

— Por un tiempo, como aprendiz, estarás volando en un lugar que está fuera del camino del entrenamiento de combate real. Pero mientras tengas la habilidad, pronto subirás de rango. El Escuadrón de los Apóstoles, al que sólo pueden pertenecer los doce primeros, es el objetivo al que todos deben aspirar. En un mundo en el que la mayoría de la gente renuncia a sus sueños, espero que tú no hagas lo mismo. Es todo lo que tengo que decir. Fukue-kun, por favor, muéstrale el resto de las instalaciones.

Fukue, que había sido llamada a la oficina por el Comandante Higashimura, se inclinó lenta y grácilmente ante los dos recién llegados.

— Felicitaciones por su inscripción, ustedes dos. Yo soy es Hinata Fukue. Por favor, conózcanme.

Con un gesto generoso y un tono de voz que irradiaba gracia, la amable oneesan los recibió con una sonrisa.

El Comandante Higashimura suavizó su expresión al decir.

— Fukue-kun es una novata que se ha hecho un nombre justo después de entrar en la escuela. Ustedes tienen mucho que aprender de ella. Primero que nada, quiero que hagan lo mejor para ser tan exitosos como Fukue-kun.

Yuto y Kakitsubata fueron guiados por Fukue a través de las instalaciones de ACTS que ocupaban la parte occidental del aeródromo de Haneda.

Fukue les dio un recorrido por las aulas de estudio, la sala de simulacros, el consultorio médico y la sala de breifing adyacente al hangar.

— Este es el comedor. Es un lugar monótono, ¿no?

Era un comedor con paredes de hormigón desnudo y mesas y sillas modestas. Es un lugar opresivo con una vista de la zona de cocción al vapor. Unos pocos estudiantes vestidos con varios trajes formales y ropa ligera estaban sentados aquí y allá comiendo.

— ¿Qué comen los pilotos?

Kakitsubata preguntó con interés.

— Es una comida normal, como la mayoría de la gente. No almuerzan aquí, sino en los restaurantes del aeropuerto internacional.

Fukue inclinó ligeramente la cabeza y dijo, sonriendo suavemente.

— ¿Se puede ir al restaurante?

Yuto, anticipando una vida estricta, preguntó de manera inquisitiva.

— Por supuesto. Sin embargo, los pilotos que no están en entrenamiento especial son una excepción. Por ejemplo, durante los vuelos acrobaticos, se les proporcionará un menú para su digestión. Y durante los viajes de larga distancia, se les proporcionará una dieta controlada.

— ¿Control de dieta?

— En cualquier vuelo de más de nueve horas, tendremos que lidiar con los problemas urinarios de cualquier avión que no tenga baño. Su médico establecerá el menú, y el piloto tendrá que mantenerse bajo control. Fufufu, será mejor que te prepares para eso.

Fukue sonrió con una mano sobre su boca como si se estuviera burlando de el.

Kakitsubata miró a Yuto a su lado una vez y luego miró tímidamente hacia abajo.

Cuando se planteó el tema de la defecación, Yuto también miró torpemente a Kakitsubata.

Yuto le preguntó a Fukue en un intento de desviar el tema.

— ¿Cuánto tiempo lleva en esta escuela, Fukue-san?

— ¿Parezco vieja?

— Ah, no, el comandante confió en tí.

— Tengo 19 años ahora. Pero sólo entré en esta escuela hace medio año. Eso me hace un recién llegado como ustedes.

— ¿Y sin embargo ya eres el jefe de la formación?

Yuto comprueba las cuatro líneas de la insignia de la manga de Fukue.

— Sí. El ranking de la escuela es el quinto. Lo único que importa aquí son tus habilidades de pilotaje. Si eres tan bueno como eras, Kyotsuka-san, serás ascendido inmediatamente.

— Eso funcionó porque Nagumo me apoyó. No tuve que-…

— Ara ara, que modestia. Estoy enamorada de ti.

La hermosa oneesan se ríe de el, haciendo que Yuto dé un paso atrás.

— ¡Los consejos de Yuto-kun también me ayudaron a salir bien en la prueba de aptitud! Era más fácil de entender que el instructor, así que me pareció increíble.

— Bueno, parece que los rumores son ciertos. Eres bastante bueno en esto, ¿no?

— Si no hubiera conocido a Yuto-kun en ese momento, creo que habría fracasado. Es el destino, que alucinante~

Con las dos mujeres alabándolo, Yuto tuvo que permanecer en silencio con una sonrisa amarga.

— Yuto-kun, ¿no crees que estás destinado?

Kakitsubata se encogió de hombros y le echó una mirada febril a Yuto.

En este tipo de situación, Yuto no sabía cómo reaccionar.

— Uhm… ¿Puedes llevarnos a otro lugar?

Yuto intenta cambiar de tema.

— ¿Sabes que se puede oler la atracción entre un hombre y una mujer, sólo por una olfateada? Sí, me gustaría mucho eso.

— ¿Qué estás haciendo-…

Yuto miró a Fukue como si pidiera ayuda mientras Kakitsubata se acercaba a su cara como si le fuera a besar.

— Bueno… Ah, hay algo que quería pedirles a ustedes dos que probaran. ¿Me siguen?

Fukue aplaudió y dijo como si se le hubiera ocurrido una idea.

Era un almacén al que se llegaba por un enorme ascensor que podía subir y bajar un montacargas entero.

— Aqui esta.

Mirando los varios estantes alineados con carteles, Fukue se detuvo frente a una pila de cajas de cartón llamda a Pallet.

— Me ordenaron probar el nuevo traje de piloto. Me gustaria que los dos lo probraran.

Fukue caminó a una pequeña habitación vacía con una de las cajas de cartón que tomó.

— Uhm, ¿podrías por favor no mirarme?

Dijo Yuto mientras deslizaba sus piernas a través del traje del piloto, que estaba hecho de un material que succionaba contra su cuerpo como un traje de buceo.

Fukue miraba con ojos sexys mientras Yuto se cambiaba de ropa.

— Ara ara, no podrás casarte y tener hijos en el futuro si eres tímido como esto.

— Hijos… Sólo tengo 17 años. Falta mucho tiempo para eso.

— Fufufu, tienes 17 años.

Yuto trató de pasar sus brazos por las mangas, pero no funcionó.

— ¿Está muy apretado?

— Sí, ¿es el tamaño equivocado?

— Espera un momento.

Fukue trajo un bote de spray y lo roció en la mitad superior del cuerpo de Yuto.

— ¿Qu-Qué es esto?

Era un líquido tibio y viscoso.

— Es un lubricante. Las instrucciones dicen que si no puedes ponertelo bien, esto es lo que se usa.

— De-Deja de acariciarme.

Las suaves manos de Fukue se deslizaron sobre el cuerpo desnudo de Yuto.

— ¿Podría por favor no moverte?

— N-No puedes…

— No digas eso…

— No haga eso, Fukue-san…

— He oído que normalmente no llevas ropa interior. Después de todo, ¿te importaría desnudar la parte inferior de tu cuerpo también?

— No! ¡Es sólo una prueba de manejo!

Mientras la oneesan le acariciaba, Yuto luchó por cambiarse de ropa, su cara se puso roja.

Mientras soportaba un frustrante bautismo de su superior, Yuto se las arregló para cambiarse a un prototipo de traje de piloto.

Era tan cómodo y fácil de mover que no parecía que llevara ropa.

— Es un trabajo duro hasta que te lo pones, pero cuando lo pilotas, es bueno poder concentrarse. Es como si el traje se hubiera convertido en parte de tu piel…

— Ya veo, parece ser bastante popular.

Fukue pasa su bolígrafo por encima del informe.

Kakitsubata, que se ha cambiado en la otra habitación, llega.

— Yuto-kun, ¿qué te parece?

Kakitsubata se gira como un desfile de moda y trata de obtener una vista de su cuerpo entero para con Yuto.

— Está bien.

— ¿En serio?

Kakitsubata continúa mirando fijamente a Yuto, con la esperanza de obtener más de una reacción.

— Ara ara, qué cuerpo tan maravilloso. Me pregunto qué tipo de deportes hacias.

Fukue le da a Kakitsubata una mirada sexy también.

— Yo era una animadora. Puede que no lo parezca, pero ehehe…

Era difícil para Yuuto imaginar que la tranquila Kakitsubata se movía enérgicamente.

— Bueno, puedo ver por qué tienes tan buenos músculos en la entrepierna.

Mirando el cuerpo moderadamente musculoso y tonificado de Kakitsubata, Fukue dijo.

— ¿Animar es un ejercicio tan intenso?

Yuto, que nunca antes había visto a las animadoras, se preguntó.

— Es intenso. Como, por ejemplo, esto es lo que hacemos.

Kakitsubata saltó, rodeando sus manos delante de su pecho como si estuviera enrollando una cuerda, y con un grito, levantó un brazo vigorosamente.

— Ah, he visto algo así antes…

Yuto se sorprende al ver que el movimiento normalmente lento de Kakitsubata es unas cinco veces más rápido.

— ¡Bueno, vamos!

Kakitsubata saltó y puso sus manos en el suelo. Decidió seguir girando, y sin detener su impulso, también decidió hacer una voltereta hacia atrás y aterrizó con ambas piernas juntas en un ajuste perfecto.

— ¡Oh!

— Oh, encantador.

Yuto y Fukue aplaudieron juntos.

Viendo los suaves y esponjosos backflips de Kakitsubata, Yuto quedó completamente impresionado.

— Es una maravillosa habilidad física. Si puedes hacer los movimientos que acabas de hacer, no creo que entres en pánico si haces un barrel-roll​ o un looping-the-loop.

— Ah, eso es lo que me dijo el instructor que hizo el test de aptitud. Dijo que tengo un buen equilibrio en el espacio tridimensional para un aficionado.

— Ustedes dos se ven tan prometedores. Me alegro mucho.

Fukue sonrió alegremente mientras continuaba aplaudiendo.

— Haah, estoy un poco sudorosa. Are, ¿que es este interruptor?

Kakitsubata tocó el interruptor en el lado de su cuello, tratando de aflojar su cuello para permitir una mejor ventilación.

— Es un interruptor de función de control de la presión sanguínea para la resistencia G. No deberías tocarlo antes de conectarlo al conector del fuselaje.

— ¿Eh!? Ya he tocado… ¡Ay, ay, ay, ay!

Kakitsubata se puso en cuclillas en el lugar con la cara afligida.

— ¿Qué te pasa!?

Yuto se impacienta frente a Kakitsubata, que hace una voz triste sin una pizca de calma.

¿Qué demonios le está pasando?

— El traje debe estar encogiéndose. Tenemos que conectarlo al avión, de lo contrario el limitador no funcionará.

Aunque Kakitsubata estaba sufriendo, Fukue se mantuvo en calma.

— ¡Ay! ¡Duele! Yuto-kun, ayúdame…

— Fukue-san, ¿qué debo hacer?

Cuando Yuto preguntó, Fukue sonrió suavemente y dijo.

— No te preocupes. Hay medidas de seguridad en el lugar.

— ¿Medidas de seguridad?

Cuando Yuto dijo eso, algo extraño le pasó al traje de piloto que llevaba Kakitsubata.

¡Pow!

La tela, que debía ser de material elástico, se rompió como un trozo de papel japonés.

Las marcas de quemaduras de sol en los brazos y muslos de Kakitsubata brillaban en los ojos de Yuto.

— ¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Kakitsubata gritó fuertemente mientras abrazaba su pecho expuesto.

Yuto se alejó de Kakitsubata para evitar la luz cegadora.

— Yuto-kun… ¿Viste?

Kakitsubata, que se agachó de espaldas a Yuto, pregunta con los ojos llenos de lágrimas.

— No, no vi nada.

Mientras daba vuelta la cara, Yuto miró hacia el techo.

Era una mentira, por supuesto, decir que no había visto nada.

Fukue, que sonreía con gracia, le dijo lo que vio honestamente en nombre de Yuto.

— Kakitsubata-san, te probaste el traje sin usar ropa interior. Eres una persona seria.

Después de que Fukue dijera eso, un grito fue liberado de la garganta de Kakitsubata que hizo temblar las ventanas de vidrio de la habitación.

— Yuto-kun, ¿me tomarás como tu novia?

Al salir de la habitación, Kakitsubata dijo sombríamente.

La luz de la pista que entra por la ventana iluminó tristemente la espalda de Kakitsubata que estaba de pie en el pasillo oscuro.

— No vi nada…

Mirando a Yuto, quien dijo reconfortantemente, Kakitsubata dijo con una cara oscura.

— Necesito encontrar un lugar para vivir con mi madre.

Yuto y Kakitsubata comenzaron a perder el tiempo en el oscuro corredor.

— Veo que Kakitsubata no regresara a la casa de sus padres ni una sola vez.

— Tendré que pagar el transporte. Quiero venir a la escuela lo antes posible ahora que me han aceptado.

— Tampoco sé dónde voy a vivir…

Le pedí a mi padre que me ayudara con el proceso de transferencia, pero tengo que hacer la búsqueda de la casa yo mismo.

— Tendré que encontrar un lugar para pasar la noche.

— ¿Vienes al hotel en el que me hospedo, Yuto? Estoy con mi madre pero hehehe.

Fue en ese momento que Kakitsubata caminaba, riendo alegremente.

(Ilustración)

Justo cuando se acercaban al pasaje que se había dividido en un corte transversal, Kakitsubata chocó con un estudiante que apareció desde un punto ciego.

— ¡Ayyy, lo siento!

Después de caer sobre sus nalgas, Kakitsubata se disculpó con la otra parte con la que se había topado.

La otra parte tropezó después de golpearse el hombro, miró a la caída Kakitsubata y al Yuto que la estaba alcanzando y chasqueó la lengua en señal de frustración.

— Mira al frente y camina, incompetente.

Era un hombre rubio. Su edad era un poco mayor que la de Yuto; la insignia de rango de su uniforme de ACTS tenía cuatro líneas. Era un piloto de la clase del Comandante de la formación, no diferente de Nagumo.

— Lo siento mucho.

Kakitsubata inclinó educadamente su cabeza y se disculpó.

— Estoy en el décimo lugar, Terayama. Díganme sus nombres y sus clasificaciones escolares.

Terayama dijo que mientras se pasaba una mano por encima del hombro como si estuviera sucio.

— Soy Kakitsubata. Soy recien llegada, así que no tengo un ranking.

— Soy Kyotsuka. Yo también soy nuevo aquí.

Al oír esto, Terayama levantó su barbilla y miró a Yuto y Kakitsubata con ojos condescendientes.

— Creí que nunca los había visto antes, son nuevos aquí. En otras palabras, son basura.

Viendo que Kakitsubata miraba hacia abajo con una cara triste, Yuto involuntariamente apretó sus puños.

— Eso es una exageración, ¿no? senior.

La responsabilidad de la colisión parecía recaer no sólo en Kakitsubata sino también en Terayama, así que Yuto no podía quedarse callado.

— Yuto-kun…

Kakitsubata puso una cara de preocupación, sin saber qué hacer.

— ¿Dijiste tu nombre, Kyotsuka? ¿Uhm?

— ¿Lo conoces?

— Tu padre y mi padre fueron juntos a la escuela. Mi padre solía decirmelo. Dijo que Kyotsuka era un piloto salvaje, indigno y de poca monta.

— ¿Mi padre fue a esta escuela?

Yuto nunca había oído hablar de lo que su padre hizo en el pasado.

No podía imaginar que mi padre, que dirige un pequeño y destartalado negocio naviero, estuviera en una escuela que entrenaba a pilotos de élite.

— ¿No me has oído? ¿Qué estás haciendo aquí? Estás en medio de la nada.

— … Soy un repartidor en el campo…

Al escuchar las palabras de Yuto, Terayama sonrió con superioridad.

— Escuché que tu padre fue un desertor, asegúrate de no seguir el mismo camino.

— Mi padre puede ser un poco fracasado, seguro, pero… Es adorado por mucha gente, y si alguien está en problemas, trata de ayudarlo. Por favor, no le insultes.

Yuto no sabía si se trataba de él, pero no podía soportar que se burlaran de su padre.

— ¿Qué? Tú, la persona de menor rango en el mundo, ¿me vas a contestar, la persona de décimo rango en el mundo? Kyotsuka.

Yuto y Kakitsubata se dieron cuenta de que no todos los mayores tenían grandes habilidades y personalidades como Fukue.

Aunque Yuto no era una persona enojada, como se esperaba, no pudo deshacerse del malestar en su estómago.

— Sólo porque tengas un rango más alto no significa que no pueda decir nada, ¿verdad?

— ¿De qué estás hablando, haha?

Terayama se rió.

— Esto es por discutir conmigo. Les dare una tarjeta rosa.

Terayama sacó una tarjeta rosa, del mismo tamaño que una tarjeta roja de fútbol.

— Se los explicaré, novatos. Si consiguen tres de estas tarjetas, se verán obligados a dejar la escuela. Nunca más se les permitirá ser piloto en Japón.

Se suponía que podían convertirse en el piloto de sus sueños, pero no poder hacerlo para siempre era como morir por un estudiante de aviación.

Yuto y Kakitsubata, que se alegran de haber aprobado el difícil examen, se asustan al ver la tarjeta rosa que se les ofrece.

— ¿No es eso un poco injusto?

Yuto repelió.

— Esta escuela es una orden absoluta de los rangos más altos. Es un dios. Perder una batalla aire-aire significa que serás tratado peor que esto. ¿Sabes lo que pasa cuando pierdes una guerra?

— Sé que no se puede perder una pelea. Pero eso no hace que esté bien que hagas algo, ¿verdad?

— Está bien. En esta escuela, si apestas, eres basura. ¿Qué importa lo que hagan con la basura? Es para después. Les dare una tarjeta a los dos. Pasen el resto de sus vidas siendo la basura que son. Hahaha.

Su oponente eran un superior, veterano y de mayor rango.

No había una sola razón para que la gente desobedeciera a Terayama.

Sin embargo, si se le decía que limpiaran o compraran un trago, era comprensible, pero era demasiado duro darles una tarjeta que los acercara a la expulsión.

Ninguno de los estudiantes que pasaban por el pasillo estaban dispuestos a ayudar a los recién llegados, que estaban claramente enredados con el estudiantes superior. Hablando del décimo rango, eso significaba que había pocos pilotos más altos que Terayama. Sólo los de más alto rango tienen derecho a opinar aquí. Nadie podía desobedecerlo.

— Lo siento mucho. Es mi culpa. Así que, ¿podrías no darle la tarjeta a Yuto-kun?

Kakitsubata dijo mientras defendía a Yuto.

— No. Este tipo me desobedeció, una élite. Si le permito hacerlo, perturbará la disciplina de la escuela.

Ignorando a la suplicante Kakitsubata, Terayama intenta darle la tarjeta a Yuto.

Una tarjeta rosa que permite al de mayor rango castigar al de menor rango.

El propósito original de la tarjeta se suponía que era que todos los estudiantes aspiraran a ser de mayor rango.

¿Qué pasaría si un superior utilizara la tarjeta rosa con intención maliciosa?

La escuela estaría manchada de malicia.

La única manera de detener a Terayama era que Yuto se convirtiera en un personaje de mayor rango que él.

Pero no había forma de que pudiera hacer eso ahora mismo.

Yuto no tuvo más remedio que recibir la tarjeta a Terayama.

En ese momento, las voces venían de personas que trataban de pasar por el pasillo.

— ¿Qué es el alboroto?

Una chica digna con hermoso cabello negro, grandes ojos azules, brazos y piernas largas y vestida con un uniforme escolar.

Amakusa Nagumo salió con el sonido de sus botas de tacón.

— Basta ya. No permitire que uses una tarjeta rosa sin una buena razón.

Todos los estudiantes que caminaban por el pasillo se habían detenido. Todos se dieron cuenta del cambio en las relaciones de poder que gobernaban el espacio.

Los ojos de Terayama, llenos de odio, estaban fijos en Nagumo.

Tenía la misma mirada en sus ojos que una bestia hambrienta que perseguía a un pequeño animal cuando se encontraba con una bestia de presa más grande que él.

Finalmente, Terayama relajó sus hombros como para liberar la tensión.

— Chi, tienes suerte.

Terayama dice y comienza a alejarse. Nagumo lo retuvo.

— ¿Asustaste a los nuevos estudiantes y no has hecho ni una disculpa?

Nagumo mira a Terayama con los brazos cruzados.

Terayama mira a su alrededor y aprieta los dientes. Parecía como si no pudiera soportar la idea de ser humillado delante de la multitud.

— Lo siento…

Terayama, que fue ordenado por la joven Nagumo, miró hacia abajo y tensó su voz en la frustración.

— Te perdonaré tu disculpa esta vez, pero prepárate para la próxima.

Nagumo dice de nuevo a Terayama, que está a punto de irse.

— Responde.

— Sí, señor.

La espalda de Terayama era pequeña, ya que respondió de mala gana.

Tan pronto como la figura de Terayama desapareció, la gente a su alrededor también empezó a moverse.

— Gracias por la ayuda, Nagumo.

— ¡Gracias, senior!

Yuto y Kakitsubata miraron a Nagumo con respeto.

— Lo siento. Terayama es un chico problemático. No pienses que todos los estudiantes de último año de esta escuela son así. La próxima vez que veas a un superior que use tarjetas como esa, dímelo.

— ¡Es bueno tener un maravilloso senior!

Kakitsubata mostró su habitual sonrisa tranquila.

— Eres nueva aquí, Kakitsubata, así que haz un buen trabajo.

— ¡Sí, haré lo que pueda!

Kakitsubata dijo alegremente bajo el estímulo del piloto de alto nivel Nagumo.

— Bueno, me voy a reunir con mi madre, así que aquí…. Gracias por cubrirme, Yuto-kun.

Después de inclinarse ante Nagumo y susurrarle eso a Yuto, Kakitsubata se fue apresuradamente.

— Honestamente pensé que Nagumo es asombrosa, porque parecía un piloto perfecto en términos de habilidad y conducta.

Yuto dijo honestamente.

— Hmm, por supuesto. Deberías hacer lo mejor para ser yo, Yuto-kun.

Nagumo cruza los brazos y se ve muy bien, pero no despreocupada.

— Por cierto, ¿qué hacías hasta ahora? Te he estado buscando.

— Un estudiante de último año me estaba dando un recorrido por la escuela.

— Hmm. Ya veo…

— ¿Por qué me buscabas?

— Me preguntaba si ya conseguiste un lugar para quedarte hoy.

— No estoy seguro todavía.

— Ah, sí…

— ¿Hay un hotel por aquí?

— Pu-Pu-Puedes quedarte en mi casa si no tienes elección. Mientras tanto, como instructora de más alto rango, estoy obligada a cuidar de los recién llegados.

Nagumo se cruzó de brazos y dijo mientras miraba a Yuto de manera pomposa.

— ¿Estás segura?

— Es parte de mi trabajo como instructora… Agradece.

— Bueno, supongo que tendré que molestarte. Han pasado cinco años desde que me quedé con Nagumo.

— Ah, espera un momento. Te daré la dirección. ¿Puedes ir más tarde, Yuto-kun?

— ¿No puedes mostrarme el lugar?

— Tengo algo que hacer. Lleva mucho tiempo llegar allí, así que puedes matar algo de tiempo en algún lugar.

Nagumo, que se suponía que tenía una expresión severa, se veía algo impaciente, y Yuto se preguntaba.

x x x 

Un sofá rodeado de flores e iluminado por un candelabro.

Pude ver el equipo de gimnasia y la entrada a la piscina.

La entrada al edificio de apartamentos, vista a través del cristal, era como un hotel de lujo.

Yuto dudó mientras ponía el dedo en el botón de llamada para el número de habitación de Nagumo.

——Esta es la primera vez que he estado en la casa de una chica… No, es una amiga de la infancia. No hay nada por lo que estar nervioso.

Ping-pong.

— “¿Eh, ya estás aquí? Todavía me estoy preparando… Bueno, pasa.”

— He dado un buen paseo para matar el tiempo, ¿es demasiado pronto?

La puerta se abrió, y Yuto entró en la entrada.

Tomando el ascensor hasta los pisos superiores, Yuto llamó a la habitación de Nagumo.

Con un estruendo, un golpe, y un portazo, Nagumo abrió la puerta principal.

— Bienvenido, llegas tarde.

— No dijiste que llegaba temprano-…

— No. Ahora entra antes de que cambie de opinión.

— Sí sí.

Recordó que los mejores rankings eran privilegiados financieramente.

Aunque estaba en Tokio, Nagumo vivía en un lujoso apartamento de tres habitaciones. Mientras miraba la vista nocturna desde los pisos superiores con una vista de la bahía de Tokio, Yuto dijo.

— No podré vivir en un lugar como este por el resto de mi vida con mi salario de medio tiempo.

Yuto asumió que no estaría nervioso porque era la casa de su amiga de la infancia, pero cuando entró en el espacio vital de la adulta Nagumo, un lugar diferente al del pasado, sintió que su corazón se saltaba un latido.

Se preguntaba dónde dormía siempre, y no podía evitar mirar la puerta de la otra habitación.

— ¿Puede un piloto tener una vida tan agradable?

— Si trabajas duro, sí.

Nagumo dice que mientras prepara la cena.

Colocó una lujosa cesta de ratán en la mesa baja frente al sofá.

Dentro había una variedad de pan casero.

— ¿Cómo has subido de Midorigashima tan rápido?

— Fue difícil cuando llegué por primera vez. Cuando era novata, no me dejaban elegir un casco para el entrenamiento, y estaba tan harta. No encajaba y dolía, olía mal, era horrible.

— ¿Como el Club de Kendo?

— Éramos pobres en casa, ¿no? Los niños ricos hacían sus propios cascos y yo los envidiaba.

— Has pasado por mucho.

— Es la gente a la que admiro la que me hizo seguir adelante. Es como si las cosas hubieran cambiado ahora, ¿no?

Yuto se sorprende a la vez que se sienta en el sofá que parece envolver suavemente sus nalgas.

Nagumo mira fijamente a Yuto, que se sienta a su lado en el sofá.

— ¿Compraste esto en una panadería?

Bacon Epi, pan de nuez, rollos de canela, varios sándwiches con diferentes contenidos estaban en una canasta.

— No, son caseros.

— ¿En serio? ¿De Nagumo? ¿Sabes cocinar?

Mirando el pan redondo con la foto de un conejo en chocolate, definitivamente se sintió como si la chica trabajara más duro para hacerlo en lugar de venderlo en una tienda.

— S-Sí…. Si crees que soy la mismo de siempre, vas a salir lastimado.

Nagumo pone una buena cara mientras se peina el pelo largo con ambas manos.

Sus pechos, acentuados por su suéter elástico debido a este, llamaron la atencion de los ojos de Yuto. Cruzó sus largas piernas, que se estiraban de su ajustada minifalda, en un movimiento sexy.

Los viejos recuerdos de la pequeña y esquiva Nagumo llorando y siguiendo a Yuto no se superponen con la imagen de Nagumo ahora.

— ¿Dónde está la Nagumo que conocí…?

Yuto dijo que mientras masticaba la textura pegajosa y el fragante Bacon Epi.

— Hm, puedes como mucho arrepentirte de haberme dejado.

— Esto es un juego de castigo.

— Sí, un juego de castigo…

Nagumo miró fijamente la pantalla de la TV delante de ella con una cara poco favorecedora.

Yuto pensó que debería estar feliz de ser confesado por una chica tan bonita, aunque fuera un castigo.

— Ah, por cierto, he oído que el piloto de ese avión de nacionalidad desconocida fue capturado.

Nagumo dijo que mientras recogía un rollo de canela.

— ¿Cómo era él?

— Escuché que era un mercenario contratado por alguien.

— ¿Alguien?

— No conoció al cliente.

— ¿Qué quería?

— Se le encargó que penetrara en la ciudad con un avión de sigilo. Probablemente querían saber de qué era capaz el radar de este lado de la línea.

— ¿No es un avión invisible en el radar?

— Depende del alcance y la longitud de onda. Por eso nadie sabe sobre sus capacidades de radar.

— Ya veo.

El Bacon Epi era grande, pero era tan bueno que seguía entrando en su estómago.

Yuto trató de recoger el siguiente pedazo de pan.

Se sentía diferente al pan.

— ¿Eh?

Cuando lo recogió, apareció una tarjeta de mensaje que había estado debajo del pan.

— Ah.

Antes de que la expresión de Nagumo cambiara a impaciencia, Yuto leyó la tarjeta de mensaje.

— Trabajé muy duro para hacer esto para Nagumo-san. Sería feliz si pudieras comértelo. ¿Está bien tu lesión? Que te recuperes pronto, de un estudiante de ACTS.

Después de terminar de leer la tarjeta, Yuto le preguntó a Nagumo con los ojos fijos.

— ¿Qué es esto?

— Espera, Yuto-kun. Iba a hacerlo yo misma de hecho. Pero no tuve tiempo, y acabo de recibir un regalo de una fanática, así que pensé que esto estaría bien. No quise engañarte. ¿Sabes a qué me refiero? ¿Puedes entenderlo?

Yuto se puso de pie, ignorando a Nagumo, que hablaba para cubrir su vergüenza.

— No, basta.

Sé lo que tengo que hacer. Es para exponer este espacio de vida lleno de engaños de Nagumo.

Yuto entró en la cocina.

— ¡Espera, Yuto-kun, ahí no!

La escena no podría llamarse la cocina de alguien que disfrutara cocinando.

Los restos de los almuerzos de las tiendas, las tazas de ramen, el café, los alimentos congelados, las botellas de plástico y las cajas de dulces estaban esparcidos por todas partes. No había manera de que el pan casero con un alto nivel de poder femenino pudiera ser producido desde un lugar así.

Cuando salí de la cocina, abrí la puerta de otra habitación.

— ¿Este también?

— Yuto-kun, ¡no entres en esa habitación! ¡Por favor! ¡Detenteeee!

Había mucha ropa de verano en el suelo, o mejor dicho, tirada en el suelo. Las botas y las bolsas también habian en grandes cantidades. Incontables bolsas de papel de marca han sido dejadas a los rincones de la habitación.

Yuto también miró en la habitación de al lado.

— ¿¡Wow!?

Los cosméticos y el equipo de belleza estaban dispersos no sólo en el tocador, sino en todo el piso. Yuto apartó la cabeza cuando vio que las perchas colgaban desordenadamente en la barandilla de la cortina y la ropa interior colgaba allí para secarse.

Tal vez esto no era una habitación, sino que se usaba como almacén. El único espacio decente era la sala de estar. Tal vez la razón por la que no quiso llevar a Yuto a casa de inmediato fue porque estaba tirando la basura de la sala de estar en otra habitación.

Yuto miró a Nagumo, que se escondía detrás del sofa, mostrando un poco su cara enrojecida.

— ¡Ruidoso, cállate!

— No he dicho nada todavía.

— Es una orden directa de alto nivel. No digas nada.

— No has cambiado nada.

— ¡Te dije que no dijeras nada!

— ¿Puedo guardar silencio?

— No se puede evitar. Un piloto as no tiene mucho tiempo. No habia de mas que ser un poco descuidada.

— Ni un poco.

— Hm, un piloto no necesita ser un buen cocinero.

— ¿Entonces por qué me mentiste? Actuaste como una chica.

— ¿No sabes por qué?

— No lo sé.

— Porque siento que esto es un castigo para mí…

— ¿Hm?

Una vez que miró a Nagumo, que tenía una cara débil, Yuto no pudo acusarla más.

Habiendo renunciado a usar la máscara, Nagumo trajo todas las ofrendas de regalo escondidas a la mesa.

Era un surtido de dulces como chocolate y galletas, así como sándwiches de chuletas, shumai y otros artículos comprados en la tienda como ofertas para celebridades. ¿Puede que ya se sepa que Nagumo no podia cocinar?

— En la tarjeta de mensajes decía que estabas herida, ¿estás bien?

Yuto estaba sentado junto a Nagumo en el sofá, viendo la televisión con un caramelo en la mano. El contenido del programa de televisión es un programa de venta por correo, como es el caso de la afición de Nagumo. Parece que a menudo se compra equipos de belleza.

— Es sólo un pequeño moretón en la espalda.

Nagumo puso sus manos en la espalda mientras masticaba el chocolate que había traído y se preocupó por su espalda.

— ¿Qué pasó?

— El prototipo estaba siendo probado, y se estrelló.

— ¿Probar un prototipo es algo que un piloto estrella haría?

En la imaginación de Yuto, parecía un trabajo de poca monta.

— El desarrollo de nuevas aeronaves es básicamente el trabajo del piloto más hábil. Sin embargo, hay gente que no lo hace por el riesgo de lesiones.

— Si lo piensas, estás llevando el rendimiento al límite. Eso es cierto.

— Fue una prueba supersónica, pero la carga del ala era tan alta que no pude mantener la altitud. Durante el aterrizaje de emergencia, una pieza que salió del avión atravesó el asiento y se me pegó en la espalda.

— ¡Wow! ¿Estás bien? Estás viva.

— Sólo estuve en el hospital una semana, así que no fue mucho.

— ¿Qué fue tan difícil de esa misión? Para no poder hacerlo tu misma.

— Si yo no pude hacerlo, entonces tú no puedes hacerlo, Yuto-kun.

— Soy bueno controlando aviones, así que pensé que podría ayudar. Mi padre tenía un viejo avión supersónico en su empresa.

— ¿Ese avión de segunda generación? No confundas un avión de última generación con la colección de antigüedades de Kyotsuka-san.

— ¿Sabía Nagumo que mi padre estaba en ACTS?

— De repente, que-…

— Ese tipo Terayama me lo contó.

— Sabía que estaba inscrito. Al parecer, la escuela no tardó en fundarse.

— ¿Por eso dijiste que mi padre no podría superarme si no me iba bien en el ACTS? Maldición, no tenía ni idea…

— Si quieres hacerlo bien en la escuela, tienes que escucharme primero. Fufufu.

Nagumo, que ya intentaba subir las escaleras para convertirse en un piloto de élite, parecía divertirse mientras le daba severos consejos como senior.

— Quiero decir, Yuto-kun, tus ojos se están volviendo rojo brillante.

Nagumo lo señaló, pero no pude decirlo porque no tenía un espejo.

Pero sabía que mis ojos me habían estado doliendo desde la luz del día.

Además de la escapada de la mañana, la pelea de perros en la tarde, el cambio de G y el exceso de sol pueden haber dañado mis ojos.

— Déjame prestarte unas gotas para los ojos.

Nagumo se levanta como si fuera a dejárselo a ella.

— ¿No dijeron en el pasado que no podemos prestar o pedir prestado gotas para los ojos en la escuela?

— No te preocupes. Tengo una idea mejor.

Mientras decía eso, Nagumo trajo unas gotas para los ojos de la otra habitación.

— El bombardeo a gran altura no será un problema.

Nagumo tenía gotas para los ojos en su mano estirada hacia el techo.

— ¿De qué estás hablando? No hay forma de que entre desde tan alto.

— Roger. Comiencen el bombardeo no guiado con bombas de caída libre.

Yuto se giró para mirar al techo e intentó no moverse.

— Ponga el modo CCRP. Hyun, comienza a descender, mantén 45 grados, ¡bien, baja!

Las gotas de agua lanzadas al suelo ni siquiera golpearon la cara de Yuto.

— ¿No parece Nagumo-san un poco excitada?

Con las mejillas rojas y los ojos humedos, Nagumo parecía borracha.

Yuto comprueba los chocolates que Nagumo había traído y que estaba comiendo.

Como pensaba, era un chocolate con alcohol dentro. Se dice que la gente que es débil en alcohol se emborracha después de un poco, ¿pero me pregunto si Nagumo es ese tipo de persona?

— Repórte al equipo de observación. No hay resultados. ¿Qué?

Nagumo estaba completamente borracha mientras volaba con su colirio como un avión.

— Suficiente. Lo haré yo mismo.

— No. Bien, yo lo haré, Yuto-kun, deberias dormir aquí.

Nagumo se sentó junto a Yuto y señaló el extremo de su minifalda, sus muslos envueltos en medias.

— Nagumo-san, eso no es bueno.

— Qué, ¿¡vas a ignorar las órdenes de tu superior!?

Es inevitable el enredo de ella borracha y Yuto decida seguir adelante.

— Lo siento.

Una sensación más suave que el sofá envolvió la parte posterior de la cabeza de Yuto.

Nagumo sonrió con satisfacción y se preparó para sacar las gotas para los ojos.

— Mi pecho está en el camino, no puedo ver el objetivo~

Nagumo había crecido no sólo en altura, sino también en pechos.

Sus tetas subieron su suéter en forma hemisférica, obstruyendo la línea de visión entre Yuto y Nagumo.

— Esphesha.

Nagumo se inclinó hacia adelante y sostuvo el colirio en una mano mientras se cepillaba su largo cabello negro.

— Ugh.

Una sensación más suave y cálida que sus muslos fue presionada contra las mejillas de Yuto.

Al igual que la oneesan del dentista que no tuvo más remedio que tratar a su paciente presionando sus pechos contra él, Nagumo probablemente ni siquiera era consciente de que estaba presionando sus pechos contra él. Debido a su sueño de borracha, sus pechos oscilantes continúan golpeando suavemente el lado de la cara de Yuto.

Al final, ni una sola gota de las gotas para los ojos golpeó el globo ocular de Yuto.

Sin embargo, los ojos de Yuto, quien se curó toda la noche con un toque suave, se habían recuperado por completo a la mañana siguiente.

Cuando Nagumo se despertó y volvió a estar sobria, miró a Yuto, que estaba descansando su cabeza en su almohada-regazo, y lo golpeó con una cara roja brillante.

— ¡Tú, pervertido!

x x x

El día siguiente fue el día en que el entrenamiento a gran escala finalmente comenzó.

Yuto también dejó el apartamento de Nagumo mientras Nagumo iba a la escuela desde temprano en la mañana.

— Yuto-kun, estarás entrenando esta tarde. ¿Puedes esperarme en el edificio de la escuela en el bloque 17?

El aliento de Nagumo era blanco mientras hablaba mientras caminaba por el camino bordeado de árboles de invierno muertos en la calle.

— ¿Dónde está el bloque 17? Pero, hace frío en Tokio…

Mientras que Nagumo estaba bien preparada para el frío, usando un abrigo, una bufanda, guantes y botas, Yuto, que acababa de llegar de la isla del sur, estaba vestido ligeramente.

— Sera un camino hasta el puesto cuarenta.

— No conozco los cuarenta puestos primero…

— Está en el mapa de la escuela.

— Bueno…

Tarde.

Creyendo la explicación de Nagumo, Yuto se dirigió al lugar de encuentro con un mapa de la escuela en mente.

Sin embargo, el recién llegado, Yuto, se ha perdido en la gran e intrincada estructura de la base de Haneda.

Le impresionó el despegue de los helicópteros de combate FH-02 “Cochlea” (operados por personal de alto rango) y los aviones de combate F-3, y pudo ver los raros aviones exóticos en el extremo este de la pista, pero el tiempo para llegar a clase se estaba acabando.

— Estaba cerca del hangar, creo.

Yuto aceleró sus pies mientras decía eso.

Había innumerables hangares donde funcionaba la sección de mantenimiento. Esto no sería un punto de referencia para llegar al destino.

Caminando por un laberinto de edificios similares, había un viejo hangar con un notable óxido rojo.

Había un monorraíl fuera del sitio, y el hangar estaba a la vista del público, así que no había nada de secreto.

— ¿Me pregunto si esta es la pista de aterrizaje de la sección 17?

Yuto entró en la puerta abierta.

Yuto se vio abrumado por las paredes y el techo plagados de marcos, donde sólo la fuerza era una prioridad.

Era un espacio grande, pero sólo dos pequeños helicópteros habían atracado allí.

Yuto gritó dentro del impopular hangar.

— Uhm, ¿es esta la sección 17?

El único sonido era un estruendo metálico.

Parece que habia gente.

— Disculpe, soy nuevo aquí.

Yuto se acercó al avión que hacía ruido.

Había una persona que había subido al andamio que había montado y estaba trabajando en el área del motor del pequeño helicóptero.

No se puede ver su cara mientras se sumerge en el fuselaje.

— Uhm, ¿tienes un momento?

El mecánico asomó su cabeza con casco.

Fue entonces cuando Yuto se dio cuenta por primera vez que el mecánico era una chica.

Tenía una expresión en blanco en su rostro ante el visitante que apareció de repente.

— … ¿Piloto?

Después de un largo silencio, finalmente habló.

— Sí. Aunque sigo siendo nuevo aquí.

— … ¿Qué?

— Err, sólo estoy buscando direcciones.

— … Nombre, ¿cuak?

Había muy pocas palabras para entender sus intenciones, pero todo lo que sabía era que me pedía mi nombre.

— Soy Kyotsuka Yuto.

— … Soy Kounomiya Sara…

Kounomiya tomó las partes desalojadas y comenzó a bajar el andamio.

Equipada con un casco y zapatos de seguridad, se asumió que Kounomiya era una mecánica, pero para su sorpresa, sólo llevaba ropa interior.

— ¡Whoa! ¿Ropa? ¿Qué le pasó a tu ropa?

Sorprendido por la chica desnuda, Yuto se cayó después de estar de espaldas.

Yuto se retorció con un intenso dolor al golpearse la espalda y los glúteos con fuerza.

— … No te asustes en el muelle…

Kounomiya dijo como si sólo Yuto tuviera la culpa.

— ¡Primero piensa en ti misma! De todas formas, ¡vístete! Entonces hablaremos.

Yuto dijo que mientras escondía su cara en llamas con sus manos como una niña.

Yuto pensó que porque estaba sola estaba vestida de manera abierta, pero aparentemente no importaba quién estaba allí.

— … No.

— ¿¡Eeh!? ¿Qué pasa? ¿¡Locura de exposición!?

— … ¿Por qué?

Kounomiya torció su cabeza con curiosidad cuando se puso delante del avergonzado Yuto.

Yuto se dio la vuelta y le dio la espalda para escapar de la dificultad.

— ¿No es extraño que no quieras ponerte tu ropa?

— … El mantenimiento pone al cuerpo en un aprieto… Reducir el volumen tanto como sea posible…

— ¿No te lastimaras? Creo que deberías ponerte algo de ropa.

— … No, esto está bien. Para mantenimiento….

— Creo que tu profesionalidad es genial, pero piensa algo de sentido común.

Yuto se dirige a la parte trasera del pequeño helicóptero para escapar de la mitad superior del cuerpo de Kounomiya, que sólo lleva un sujetador.

Los pasos de los zapatos de seguridad vienen después.

Kounomiya seguía en silencio a espaldas de Yuto como un compañero de RPG.

— ¿Por qué me estás siguiendo?

— … Me interesa.

Una chica inexpresiva que ni siquiera parpadea.

No hay escalofrios. Parecía que estaba realmente interesada en Yuto.

— ¿Qué cosa?

— … Nunca he visto a nadie acercarse a este lugar… Inusual.

— Sí…

— …. ¿Qué puedo hacer por usted?

— Aah, sí, por supuesto. Oye, déjame preguntarte, ¿qué es este lugar, sección 17?

— …

Kokubunomiya me está mirando con ojos puros.

— Uhm, ¿es esta la sección 17?

— … No.

Kounomiya finalmente respondió.

— Ya veo. Gracias. Estoy seriamente perdido.

Yuto dijo, mirando al techo para mantener su sostén color melocotón claro fuera de la vista.

— Este es un lugar extraño… ¿Por qué estás aquí solo?

— … Soy piloto y mecánica al mismo tiempo.

— Eso es genial.

— … Pero ambos están a mitad de camino. No está reconocido como un pilar del departamento de mantenimiento.

— ¿Así que es por eso que estas en este lugar?

— Los pilotos no piensan en el mantenimiento. Los mecánicos no piensan en los pilotos. Yo no quiero serlo.

— Así que, ¿por qué no hablamos de ello?

— …

Kounomiya asiente con la cabeza en silencio.

La cara sucia de Kounomiya, que parece ser buena para jugar con las máquinas pero no para hablar, está manchada de aceite.

No parecía posible discutirlo con nadie.

— Yo solía hacer mi propio mantenimiento en mi ciudad natal, así que sé por lo que estás pasando. A veces no me gusta el helicóptero que alguien más ha manipulado. Prefiero hacerlo yo mismo.

— … Sí… Tú estás conmigo…

Asintiendo con la cabeza un poco feliz, quizás por su imaginación, Kounomiya se acercó a la carretilla y regresó con algo.

— … ¿Reconoces?

— ¿Qué es esto? Quiero decir, ¿puedes vestirte ahora? Es un poco difícil hablar contigo desnuda.

Yuto habla mientras se cubre la cara con las manos.

A Sara no le importa, y sostiene una pieza de metal que es lo suficiente para que quepa en la palma de su mano.

Yuto mira fijamente a través del espacio entre sus dedos, tratando de concentrarse en esa parte tanto como sea posible.

— ¿Una unidad relacionada con el combustible?

— Sí… Una bomba de impulsión que evita que la presión del suministro de combustible caiga cuando está en G negativa. Lo modifiqué para ahorrar combustible…

— Dicen que una gota de combustible es una gota de sangre. Es bueno no tener que preocuparse por el ahorro de combustible, ¿no?

— … Sí… Sí…

Sara asintió repetidamente con una expresión en blanco.

— Es increíble que puedas hacer algo así.

— …. Sólo estaba imitando a un tipo…

— Una imitación…

— ¿Sabes lo que es Ícaro?

— Es un genio. El tipo que diseñó el aeromóvil y todos los helicópteros de aquí.

— Esta es sólo otra copia de lo que Icarus-kun tenía en mente. Tal vez estoy a mitad de camino.

— Kounomiya lo está equilibrando con ser un piloto, ¿no es así? Nadie es tan genial. Creo que hay muchas cosas que Kounomiya puede hacer.

Kounomiya se acercó y saltó al pecho de Yuto.

Sus suaves pechos se apretaron contra él.

Era de baja estatura, pero sus pechos eran grandes y magníficos.

— ¿¡Whoa!? ¿¡Qué pasa!?

La repentina subida de temperatura casi lo deja inconsciente, y se congeló en su lugar.

— …. No se necesitan palabras entre tú y yo.

Yuto se impacienta cuando la chica en ropa interior lo abraza.

Pero no es un mal humor. No estoy de mal humor.

— Sólo dime qué está pasando.

— … Me alegró oír el cumplido. Pensé que todo lo que había hecho era para nada.

— Es bueno oírlo.

Luego, con el sonido de los tacones finos, escuché una horrible voz fría.

— ¿Asi de rápido encontraste a una mujer? Los pilotos son muy populares.

Mientras abrazaba a Kounomiya, Yuto volvió la cara, húmeda por el sudor frío, hacia Nagumo.

Había una expresión aterradora en su rostro que haría que el Air Group y otros huyeran en un instante.

— ¡Nagumo-san!? ¡Esto era diferente!

— Eres un gran piloto de élite, estrellando a una mujer antes de que pueda estrellar un avión enemigo.

— … No…. ella usa su ropa interior por defecto. ¿No es cierto, Kounomiya-san?

— … Quería compartir mi alegría. Eso es todo…

Sara dice con una expresión en blanco.

— ¡Es diferente! ¡Está tratando de reducir el volumen de su cuerpo para que sea más fácil de mantener!

Yuto se alejó del cuerpo de Kounomiya.

— No tengo intención de replicarte qué clase de mujer tiene Yuto-kun en sus brazos. Sin embargo, serás castigado por tu comportamiento lascivo aqui. Sí, tarjeta rosa.

Nagumo insertó una tarjeta rosa en el bolsillo del pecho de Yuto.

— ¿Eh?

— Dos cartas más y estarás fuera de la escuela.

— No. ¿En serio? Eres una vieja amiga, ¿verdad? ¿Haces esto? ¿Estas bromeando? ¡Eres como Terayama en lo que haces!

— ¿Hm? Callate. No apareciste en el punto de encuentro, así que te busqué frenéticamente. Voy a la sala de reuniones ahora.

Un tirón de orejas y Yuto está a punto de ser llevado.

— Espera. Está siendo tratada desfavorablemente sólo porque soy un miembro de mantenimiento y de pilotaje, así que estaba consultando con el.

Cuando le dije lo que pasó, Nagumo lo pensó seriamente.

— Kounomiya Sara… He oído ese nombre antes…

Nagumo comienza a buscar en su dispositivo.

(Ilustración)

Yuto y Sara, que fue obligada a usar ropa, se pararon tranquilamente frente a Nagumo.

— Ah, me gusta el avión que arreglaste, es fácil de manejar. Tus notas son… No recibes mucho crédito de tus maestros… ¿Por qué?

— …

Yuto dijo que en lugar de Sara, que estaba en silencio.

— Tal vez es porque es una mala habladora.

— Hmm. ¿Le importaría prepararme mi avión para la próxima vez? Tus habilidades como piloto no son tan malas, ¿quieres volar conmigo?

Sara, que había estado ardiendo en el oxidado hangar, miró a Nagumo con una mirada deslumbrante en sus ojos.

Yuto podía sentir las emociones de Sara oscilando entre la ansiedad y la anticipación.

Eventualmente, como si las emociones congeladas se hubieran derretido, Sara soltó palabras de alegría.

— Por favor…

— Entonces te encargo mi avión, por favor.

— … Gracias a ti, creo que puedo hacerlo bien en la escuela… Gracias….

Kounomiya abrazó a Yuto, tratando de transmitir su alegría a través de su piel en lugar de una torpe conversación.

— ¿¡Eh!? ¡No otra vez! ¡Basta!

Al ver a Yuto, que había extendido la parte inferior de su nariz, en contra de sus repugnantes palabras, Nagumo gritó.

— Yuto-kun, eres el peor.

x x x

Vestido con un uniforme con la insignia de rango de un practicante, Yuto se sentó en su asiento en el pequeño salón de clases.

La tarjeta rosa en el bolsillo de su pecho que Nagumo le había dado antes era muy pesada y deprimente.

Aparentemente era la primera persona en la historia en recibir una tarjeta rosa antes de que empezara la primera clase.

Las únicas dos personas sentadas son Yuto y Kakitsubata.

— ¿No crees que está predestinado que yo y Yuto-kun seamos los únicos en la clase?

Kakitsubata, sentada junto a Yuto, balanceó su cuerpo de un lado a otro como si estuviera al ritmo y tocó el hombro de Yuto, o mejor dicho, chocó con él.

— Somos los únicos dos recién llegados, por ahora. Pero he oído que hay otro que vendrá más tarde.

— Ah, sí. ¿Es tarde?

1:20 PM.

La puerta del aula se abrió para revelar a Haimatsu Goshiki, vestida con un uniforme de chica.

Los pechos de Goshiki son pequeños y de forma infantil, pero con una falda corta, parece una chica de su edad.

— ¡Buenos días!

Cuando Goshiki vio a Yuto, lo saludó con una voz brillante.

— Me alegro de conocerte por fin. Mucho tiempo sin vernos.

— Felicitaciones por tu inscripción. Me alegro de que hayas pasado la prueba, Yuto-san.

— Siento que me va a ir bien aquí. Gracias por dejarme hacer el test de aptitud.

— ¡Un placer! Definitivamente deberías estar aquí, Yuto-san, en lugar de ser repartidor.

— Haré todo lo posible para ser un gran piloto y ayudar a alguien más. Ademas, quería agradecerte antes.

— Es una larga historia. Siento no haber podido ir a la escuela.

— ¿No viniste a la escuela?

— ¿Puedo sentarme a tu lado, Yuto-san?

— Sí, adelante.

Goshiki se sentó junto a Yuto.

Kakitsubata, que estaba sentada al otro lado de Goshiki, la saludó con una pequeña voz como si explorara la distancia.

— Encantada de conocerte. Me pregunto si tú también eres nueva aquí…

— Encantada de conocerte. Soy algo como un recien llegado.

Goshiki también intercambió saludos en voz baja.

— ¡Encantada de conocerte!

— Oh, gracias, encantada de conocerte.

Kakitsubata y Goshiki se miraron con una sonrisa.

— Este es un almuerzo raro.

Preguntó Yuto mientras Goshiki miraba el hardtack de pan seco que tenía en la mano.

— El pan seco es delicioso, ¿no?

— No me importa si es bueno o no, pero ¿puedes dejar de comerlo en clase?

— Hasta que llegue el profesor.

— Ya estoy aquí.

— Ah.

En la parte delantera del aula, junto a la pantalla que mostraba las pequeñas máquinas de entrenamiento, una Nagumo uniformada miraba a Yuto y Goshiki.

— Yuto-kun, parece que te estás divirtiendo mucho con las dos chicas.

— No, realmente…

Yuto tartamudeó.

Cuando Goshiki notó la aparición de Nagumo, escondió rápidamente el pan seco bajo su escritorio.

— Haimatsu-san, ¿por qué llegaste tarde? Antes de que digas, ¿por qué no viniste a la escuela durante un mes? Dímelo.

La barra indicadora en la mano de Nagumo parece un arma para golpear a la gente, aunque está destinado a señalar los puntos principales de la clase.

— ¿No has estado en la escuela durante un mes? ¿Qué pasó?

Yuto le da a Goshiki una mirada de sorpresa.

— Muchas cosas pasaron… Lo siento…

— Si tienes problemas, estoy aquí para ti. ¿Te has peleado con tus amigos?

— A-Amigos… Nunca había oído esa palabra antes, pero suena bien…

Los ojos de Goshiki se entrecerraron tristemente.

— ¿Estás diciendo que no tienes amigos y que eso te dificulta venir a la escuela?

— Ugh, ¿qué es un amigo?

Comenzaron a formarse lágrimas en los ojos de Goshiki.

(Ilustración)

— Estoy seriamente preocupada por ti, ¿vale? ¿No puedes dejar de ser tan descuidada?

Goshiki está seriamente asustada por Nagumo, que se acerca a ella con los tacones de sus botas chocando mientras levanta su bastón indicador.

— Lo siento… Estaba demasiado ocupada para ir a la escuela.

— Un mes es demasiado tiempo, ¿no? ¿Estás trabajando a tiempo parcial?

— Algo así…

— No seas demasiado precavida cuando estés aquí.

— Sí, lo siento.

— Bien, empecemos la sesión informativa.

Finalmente, el baston indicador en la mano de Nagumo hizo su trabajo como debía.

— Este es un avión de entrenamiento T-1. Es un pequeño helicóptero con motores de pistón para principiantes. Los tres novatos se acostumbrarán primero al espacio aéreo de entrenamiento en este.

El avión de entrenamiento T-1 es el primer avión en el que vuelan los estudiantes que nunca han volado en helicóptero.

Este pequeño helicóptero de pistón no tiene las complejidades de un turboeje, así que incluso un principiante puede pilotarlo con facilidad. Aunque Yuto y Goshiki no eran aficionados, se les dio la oportunidad de volarlo como ejercicio de estiramiento antes de la competición.

— ¿Sabes el nombre del diseñador genio que construyó este avión de entrenamiento T-1?

Nagumo apuntó a Goshiki con el baston indicador.

— ¿Go-Goshiki-san?

— Sí.

— Sé de él… Es Ícaros, ¿verdad?

— Hmm, hablas como un idiota, pero no eres un idiota en absoluto.

— Fueee.

Goshiki estaba llorando cuando Nagumo le dijo idiota.

— Ícaros ha desarrollado un maravilloso avión de entrenamiento que hasta ustedes, idiotas, pueden manejar. Sean agradecidos y móntelo.

— Sí.

— Sí.

— Sí.

Kakitsubata, Goshiki y Yuto responden al maestro.

— No eres una aprendiz, Haimatsu-san, eres una operadora, ¿verdad? ¿Puedes volar con ellos dos?

— Bueno, Goshiki-san podría no ser capaz de hacerlo. Hace mucho tiempo que no estoy en uno, así que tengo miedo…

— Ya veo. Entonces seré tu instructora, y te enseñaré a hacerlo.

— De verdad, Goshiki-san, ¿va a volar?

— Eres un piloto. ¿Por qué tienes tanto miedo de volar en un helicóptero?

— Lo siento.

Justo cuando Goshiki estaba completamente deprimida, sonó el timbre del dispositivo móvil de Nagumo.

— ¿Eh? ¿Yo? ¿Otro? Lo entiendo. Voy ahora.

Nagumo metió su teléfono en su bolsillo y le dijo a Yuto.

— Tengo algo urgente que hacer. Lo siento, ¿pero puedes practicar?

— ¿Sere capaz de hacer esto?

Yuto preguntó ansiosamente.

— Haimatsu-san ha montado muchas veces antes, así que está bien. Es tan simple que se llama el triciclo del cielo. Si no pueden montarlo, serán expulsados inmediatamente.

Los tres se miraron como si estuvieran en trance bajo la presión adicional.

— Bueno, haremos lo nuestro.

— Ugh….

— Yuto, tenemos que hacer esto juntos, ¿bien?

Viendo a Yuto siendo presionado por Kakitsubata, Nagumo emitió un extraño gemido.

— Bueno, que tengan un buen día.

Y luego se fue de la clase, con aspecto de estar ocupada.

El espacio aéreo de entrenamiento dado a los estudiantes de ACTS fue en el Océano Pacífico, al este de la Prefectura de Ibaraki.

Mirando hacia atrás, el archipiélago japonés no se veía por ninguna parte, sólo por el horizonte. Era un lugar así.

Sentado a los mandos de un avión de entrenamiento de cuatro plazas, Yuto fue asignado para estar a cargo del vuelo desde el despegue hasta el vuelo nivelado.

El despegue del avión de entrenamiento para principiantes, que era tan simple que se llamaba el triciclo del cielo, fue tan fácil que no fue suficiente para Yuto. Sin embargo, era la aeronave perfecta para aprender los procedimientos de vuelo.

— Este helicóptero es aburrido.

Yuto bostezó mientras sostenía la palanca de control.

— ¿Tan aburrido estás? Este avión de entrenamiento.

Goshiki, sentada a mi lado, dijo mientras apretaba los ojos.

Desde antes, Goshiki se sentó con los ojos cerrados, sin intentar tocar la palanca de control.

— Sé que intentan que sea seguro para todos, pero este es un avión para entrenar a pilotos de combate, ¿verdad? Sentí que podría haber un poco más de diversión en ello.

— ¿Es la estabilidad vertical demasiado fuerte?

— Me preocupa no poder hacer nada a altas velocidades. Y aunque la movilidad es buena a bajas velocidades, el rendimiento de la aceleración está muerto. Las personas que viajan en esto probablemente podrán volar sin ningún esfuerzo. Creo que sería aburrido si no hubiera espacio para la creatividad.

Kakitsubata inclinó la cabeza como si no entendiera el significado.

— Ya veo…

Goshiki asintió profundamente como si entendiera con los ojos cerrados.

— No, es sólo mi opinión.

— Gracias por tu aportación como si fueras un piloto de pruebas profesional.

— ¿En serio?

— No sonaba como la opinión de un repartidor a tiempo parcial.

— ¿Qué quieres decir?

— ¡Estoy convencida de que Yuto-san tiene un trabajo que hacer!

Gracias a Goshiki, Yuto iba a unirse a ACTS, pero Goshiki estaba a punto de presentar otro camino a Yuto.

Estábamos en el espacio aéreo de entrenamiento y era hora de cambiar los controles a Goshiki en el asiento de al lado.

Goshiki gritó de repente.

— Yuto-san, me duelen los oídos. ¡Duele mucho!

Yuto comprobó la altitud actual. Era más de 2500 metros.

— ¿Cuándo fue la última vez que volaste en un avión?

— Hace unos dos meses. Ouch.

— ¿Eres realmente un piloto? Eres peor que un aficionado.

— Yuto-san, por favor escucha la petición de Goshiki-san. Baja la altitud.

— Prueba el Método Valsalva.

— ¿Ah, sí? No traje esa bebida de aspecto agrio.

— No es vinagre balsámico. ¡Apreta tu nariz y conten la respiración!

— Aah, existe tal cosa. ¡Suuuuuuuu, fuuuuuu!

— ¿Mejor?

— Hmm, hmm, creo que podría estar bien.

— Haimatsu-san es una persona interesante.

Kakitsubata, que estaba sentada detrás de ella, le habla a Yuto con una sonrisa amarga.

Yuto también devuelve una amarga sonrisa.

Nagumo la trata como una chica tonta, mientras que Kakitsubata la trata como una persona interesante.

En cuanto a las impresiones de Goshiki, Yuto generalmente estaba de acuerdo con ella.

El avión de entrenamiento estaba hecho en su mayoría de material transparente para la mayor parte del área visible para mejorar la visibilidad.

Puede ser un avión complicado para los que tienen fobia a los aviones porque se puede ver el Océano Pacífico bajo los pies.

Goshiki, sentada a la izquierda de Yuto, parecía exhausta.

— ¿Estás bien? Estaba pensando en cambiar de piloto pronto.

— No sé si puedo. Tengo miedo de volar…

— Eres un piloto. ¿Cómo es que tienes miedo de volar?

— En realidad, es un poco traumático.

— ¿Has tenido un accidente?

— No un accidente.

— Eso…

— ¿Entonces puedo hacerlo por ti, Haimatsu-san?

Kakitsubata, que estaba sentada detrás, levantó su mano con una mirada completamente sin miedo en su cara.

— Eeeeerr, ahora es el turno de Goshiki-san.

Goshiki dijo un poco infeliz.

— Si tienes miedo de volar, ¿no es imposible? Yo me encargaré de ti primero.

— Sí, es verdad…

— Bien, ahora sigue Kakitsubata.

Yuto trató de moverse al asiento trasero para darle a Kakitsubata el asiento del piloto.

— Ah, no. Me pregunto si Haimatsu-san vendrá detrás de mí y Yuto-kun estará a mi lado para enseñarme…

Kakitsubata apunta al asiento trasero con ambas manos. Como si le pidiera a Goshiki que se quitara de en medio.

— Goshiki-san, no quiero ir al asiento trasero porque me emborracho fácilmente…

Goshiki responde a Kakitsubata con una cara oscura.

— Por favor. Es mi sueño que Yuto-kun me enseñe a volar. Es una buena oportunidad para que me conozca bien con Yuto-kun y salgamos, ehehe…

Al ver a Kakitsubata, que tenía la cara roja y se rascaba tímidamente la parte inferior de la nariz con el dedo, Goshiki se sentó con una mirada reacia.

— Ugh. Si quiere hacerse cargo de inmediato, me haré a un lado.

— ¡Oi! No bromees, Kakitsubata.

Yuto y Kakitsubata se sentaron uno al lado del otro en los asientos del piloto y del copiloto.

Goshiki tenía los ojos cerrados como si estuviera muerta detrás de ella.

— ¡Haré lo mejor que pueda!

Kakitsubata dijo con una voz motivada y agarró la palanca de control.

— Yuto-kun, por favor.

— Entonces, aceleremos.

— ¿Está bien así?

— Sí, perderás altitud si te inclinas hacia adelante, así que súbelo.

— Tienes que guiarme a través de él.

— ¿¡El paso a seguir!? ¡Te lo explicaré verbalmente!

— Err, no sé, ¿cómo se pone en marcha?

— Levanta la palanca de paso y presiona el pedal.

— ¿Esta?

— No, este.

— Ah, lo siento. No debi tocarla. Hehehe.

— Hmm, ¿esto podria ser…

Hubo una voz que los interrumpió a los dos.

Kakitsubata, que había estado maniobrando excitadamente, de repente se dio vuelta con la cara recta.

— Haimatsu-san, ¿qué pasa?

Goshiki arrugó su frente y le miró fijamente.

Incluso Yuto, que se dio la vuelta para ver si tenía ese tipo de cara, se sorprendió.

Era un rostro que estaba desnudo de hostilidad.

— Err…

— ¿Qué pasa?

Kakitsubata pregunta con curiosidad.

— Vi algo en el radar. No creo que sea seguro.

Goshiki estaba mirando la pantalla del radar, no a Yuto y Kakitsubata.

De hecho, había una sombra de un avión en el radar.

Por el contrario, ese avión estaba tan cerca que se podía ver a simple vista.

Un FH-02 “Cochlea” se acercaba directamente delante de nosotros.

— Kyah! ¡Chocar!

Kakitsubata, que se aferraba a la palanca de control, cambió rápidamente de rumbo.

Cuando dos helicópteros están a punto de chocar, se supone que cambian de rumbo a la derecha.

Kakitsubata, que había pasado la prueba de aptitud, naturalmente cambió su curso a la derecha.

Si hubieran seguido las reglas, no habría habido accidentes.

Sin embargo, el “Cochlea” frente a ellos cambió de rumbo hacia la izquierda.

Maniobró como si fuera a chocar con el avión de entrenamiento T-1 pilotado por Kakitsubata.

— ¡No jodas! ¿Por qué?

Kakitsubata no pudo evitar caer en picada e intentar evitar la colisión.

Perdiendo su equilibrio, el avion de practica T-1 voló de una manera terrible, con la superficie del mar y el sol repetidamente en sus ojos.

Cuando finalmente se estabilizó en un vuelo nivelado después de haber bajado su altitud por un tiempo, Yuto se aseguró de que la tripulación estuviera a salvo.

Aunque temblaba, pero debido a su precaución, Goshiki no parecía estar herida.

Kakitsubata, que estaba en el asiento del copiloto, estaba sangrando por la sien, probablemente por haberse golpeado contra la ventana lateral.

— ¡Whoa, ¿¡estás bien!?

Yuto sacó un pedazo de algodón desengrasado del paquete de primeros auxilios y se lo entregó a Kakitsubata.

— S-Sí… Me siento un poco mareado…

Al escuchar el tono relajado de Kakitsubata, Yuto se siente aliviado por el momento al saber que no está gravemente herida. Sin embargo, cuando piensa en el piloto que trató de golpearles, se enfadó.

Sólo un suicida o un aficionado se desviaría para evitar la izquierda cuando hubiera riesgo de una colisión frontal.

Como estaba volando un avión de la escuela en el espacio aéreo de entrenamiento ACTS, debe ser un piloto bien entrenado, ¿pero qué demonios creía que estaba haciendo?

El “Cochlea”, que estaba a punto de golpear, se acercaba de nuevo por detrás.

¿Va a hacer más?

Yuto, que se hizo cargo de los controles con Kakitsubata, hizo una maniobra evasiva.

Como era de esperar, lo perseguia.

Mientras que antes volaba salvajemente fuera de las reglas, ahora volvía a lo básico con una extrema aversión al riesgo. ¿El piloto del “Cochlea” era un estudiante de honor?

— ¿Qué estás haciendo? ¡Es peligroso!

Yuto llamó por radio.

— “¡Kyotsuka! ¿Cuánto tiempo estaras entrenando perezosamente? Es mi tiempo de entrenamiento ahora. No me interrumpas.”

El hombre del “Cochlea” era Terayama, que se había enredado con Yuto el día de su prueba de aptitud.

— ¿Por qué lo evitaste por la izquierda? De acuerdo con las reglas, deberías haberlo evitado en la derecha, ¿verdad?

— “No tengo que seguir las reglas que se hicieron para las personas inferiores. Estoy en un helicóptero de combate para la élite. No hay derecha o izquierda en las maniobras de combate.”

Yuto mira a Kakitsubata que está agachada con una bola de algodón rojiza-negra.

Terayama debe haber evitado deliberadamente a la izquierda, tratando de golpearlo.

El “Cochlea”, que puede hacer giros bruscos, podrá permanecer intacto, pero un avión de entrenamiento que no puede maniobrar imprudentemente no será seguro.

— ¡Eso es una mierda! ¡Hay una persona herida aqui!

— “No eres un buen piloto para salir herido de esa manera, ¿verdad? Hahaha.”

— Gracias por estar enfadado, Yuto-kun. Pero no debemos desobedecer a nuestros seniores. Todavía somos nuevos aquí.

Kakitsubata habla mientras sonríe, aunque esté sangrando, diciendo que está bien.

Sin embargo, la ira de Yuto no disminuyó.

Después de llevar a Kakitsubata a la enfermería, Yuto esperó en el lugar de aterrizaje a que Terayama regresara.

Tan pronto como su avión tocó el suelo, a pesar de que sus frenos de rotor aún no se habían aplicado, Yuto se lanzó sobre él.

— Por favor, sal. ¿Puedes disculparte con la herida Kakitsubata?

Terayama, que salió del dosel abierto, dijo mientras se quitaba el casco.

— ¿Yo disculpándome con un novato? Es un chiste interesante, Kyotsuka. Soy un elite. Tengo el rango 10. No hay razón para que me incline ante la gente inferior.

Terayama se rió burlonamente mientras saltaba de la cabina de mando de manera familiar.

— El cielo es un santuario reservado para los elegidos. No es un lugar en el que se les permita entrar a ustedes, basura. Por eso te castigué.

— ¿Así que admites que lo hiciste a propósito?

Agarrando el pecho de Terayama, Yuto trató de golpearlo.

Yuto no fue lo suficientemente bueno para hacer nada cuando se enteró de que hizo sangrar a Kakitsubata deliberadamente.

— Jaja, ¿qué pasa, estás enfadado? Es un mal piloto y está herido, era inevitable golpearse. Es repugnante.

No es que no pudiera predecir el futuro de ser expulsado de la escuela, pero eso no evitó que Yuto se enojara.

¿Y si la amante de los aviones Kakitsubata comenzó a odiar los aviones por esto?

Si dejó a Terayama suelto aquí, podría acosar de nuevo.

— Basta.

La persona que dijo esto en un tono educado apareció con pasos elegantes y danzantes.

Una estudiante de último año se apresuró a poner fin a esta conmoción.

— Fukue-san…

Yuto dirigió su mirada hacia la senior que le mostraba la escuela el día que aprobó el examen, como si estuviera pidiendo ayuda.

— Cuando me enteré de que Kakitsubata-san estaba herida, acudí a ella. Escuché que tuviste un inusual encuentro cercano con el avión de Terayama-san. Pero ese tiempo y ese espacio aéreo no era sólo para Kyotsuka-san y los otros.

Es cierto que tres novatos no pueden monopolizar una gran cantidad de espacio aéreo.

— Puede que no hayamos revisado el radar. ¿Pero no es la regla evadir justo cuando se encuentra un encuentro en el frente? No estoy convencido.

— Estaba practicando mis maniobras de combate. Excepción. En primer lugar, nadie salió herido. Ese es su problema.

Yuto se enfada con Terayama por decir esas cosas a bordo de un avión de alto rendimiento y quiere volver a pegarle.

— Kyotsuka-san, ¿podrías calmarte por favor?

Fukue envolvió suavemente sus manos alrededor del puño tembloroso de Yuto.

— Pero no estoy convencido. Si no admite su error aquí, ¿no significa que podría hacer lo mismo otra vez?

— Puedo ver el punto de vista de Kyotsuka-san y Terayama-san. Sin embargo, si este es el caso, no hay paralelismo. Por eso tengo una propuesta que hacer.

Hinata Fukue dobló sus manos frente a su pecho e inclinó su cabeza con una suave sonrisa.

— Kyotsuka-san, Terayama-san, ¿qué tal si ustedes dos resuelven el asunto en un combate aire-aire?

— No hay forma de que este tipo sea mi oponente. No hay necesidad de pelear.

Terayama mira a Yuto como si estuviera mirando algo insignificante.

— Kyotsuka-san es todavía un novato, así que sus habilidades son desconocidas. ¿No es la lucha contra un oponente desconocido un hobby para usted, Terayama-san?

— No me hagas sonar como si tuviera miedo de este tipo. Entonces voy a luchar contra él. Voy a terminar esto ahora mismo.

Yuto aparta la mirada del sonriente Terayama y le hace una pregunta a Fukue.

— ¿Estás segura de que resolver un caso como este asi?

— El trabajo del piloto es hacer el trabajo cuando hablar no resuelve el problema. De hecho, es su función principal. Si eres piloto, ¿por qué no intentas resolver esto en el aire?

— Uhm, soy un recien llegado, ¿está bien?

Cuando Yuto dijo débilmente, Terayama lo desafió diciendo: “¿Tienes miedo?”.

— Por supuesto. No hay pilotos senior o junior. Todo lo que se requiere son habilidades de pilotaje. Descubrirás en el cielo cuál es el correcto. Eso es lo que hace un piloto.

Delante de Yuto y Terayama, que estaban parados, Fukue los aconsejo con una suave sonrisa.

— … Si gano, ¿te disculparás con Kakitsubata?

Sabía que era una tontería que un repartidor rural se peleara con un piloto de élite, pero Yuto tenía una razón para pelear.

La única forma de hacer que Terayama admitiera su error era vencerlo con su habilidad.

Si quería vivir como piloto a partir de ahora, y si quería salvar a Kakitsubata, esta lucha no era algo que pudiera evitar.

— Sí, me disculparé si pierdo. De cualquier manera, el perdedor sera el esclavo del ganador. Una batalla aérea es donde se decide todo.

Terayama se rió, haciendo un gesto con sus dedos para cortarle la garganta.

— Entonces lo hare.

Yuto miró fijamente a Terayama con ojos confiados.

x x x

Una hora más tarde.

— Si hubiera estado aquí, no habría dejado que esto pasara.

Nagumo dijo con un suspiro de asombro.

— Pero no podria perdonarle.

— Es el décimo lugar, ¿sabes? ¿Realmente crees que puedes ganar? Yuto-kun.

En la pista de aterrizaje antes de ir al encuentro, Yuto estaba mirando las reglas del ejercicio de maniobras de combate aéreo.

Contenía varias reglas como el espacio aéreo de entrenamiento, las instrucciones de las cámaras de armas y la prohibición de volar por debajo de los 2500 pies (unos 800 metros).

— Mejor que el Air Group o el terrorista en un avión sigiloso. Probablemente estare bien.

— ¿En qué te basas? Detente, Terayama está acostumbrado a este ejercicio.

— Yo también estoy acostumbrado a volar. Estoy seguro de que soy mejor volador que Terayama-senpai.

— Es verdad, pero…

— Leí el reglamento, así que quien se ponga detrás del enemigo y lo derribe, manteniendo la altitud mínima y bajo el espacio aéreo, gana, ¿no?

— Sí, no se dispararé, pero la computadora determinará si se fue derribado. Pero ten cuidado con la altitud mínima. Es sólo una regla para prevenir los accidentes.

— Ochocientos metros es mucha altura.

— ¿¡Estás bromeando!? La mayoría de los estudiantes se morirían de miedo a 800 metros. Es el tipo de cosas que pasan cuando no tienes cuidado.

— Ya veo…

Kakitsubata, con una venda en la cabeza, se acerca al lado de Yuto.

— Yuto-kun, no te excedas.

— No, Terayama te hizo daño. Definitivamente haré que vaya a disculparse.

— No, no te preocupes por mí. ¡Sería un desastre si te hieres también, Yuto-kun!

— No, está bien. Ya he tomado medidas para luchar contra Terayama.

Cuando Yuto dijo esto como si no fuera nada, la ansiosa Kakitsubata abrió la boca.

La vista de nada más que verdor en todas partes le recordó que el 70 por ciento de la tierra de Japón era montañosa.

Incluso cuando subieron a una altitud de 2500 metros, lo más lejano que podían ver en la distancia era una cresta de montaña con un tono azulado.

Las maniobras de combate aéreo comenzaron a las 13:00.

El FH-02 “Cochlea” era un avión biplaza, pero ni Yuto ni Terayama llevaban a nadie en el asiento del copiloto. Este es un juego de desempate visual, sin interferencias, ni búsqueda en el radar. Luchar en un helicóptero en el que un error de parada no puede ser revertido por los postquemadores es una verdadera prueba de la habilidad de un piloto. Con la creciente frecuencia de los combates visuales entre aeronaves sigilosas, este ejercicio de combate de corto alcance es uno de los ejercicios de entrenamiento más importantes del ACTS.

El ejercicio comenzó a una altitud de 2500 metros y 320 kilómetros por hora, y a medida que se cruzaban en sus caminos, de frente.

Tanto Yuto como Terayama dieron un giro, tratando de atacar por atras.

Hicieron girar el avión y levantaron la nariz.

— Veamos primero cómo se ve, ¿sí?

Con una fuerte G colgando sobre el, Yuto inclina la cabeza e intenta no perder el avión de Terayama. No es raro que lo pierda de vista una vez y sea derribado unos segundos después, así que duda incluso en parpadear. Si dobla el cuello, sentira que le rompera el cuello, y si se retuerza la cadera, también le dolera. Tener articulaciones fuertes y un cuerpo blando son factores importantes en una pelea de perros. Afortunadamente, a Yuto no le faltaba nada de eso.

— Bien, empecemos con un combate cuerpo a cuerpo.

Los aviones de Yuto y Terayama, que tenían exactamente el mismo rendimiento, giraban en un círculo como una rosquilla, tratando de morderse el trasero.

Sin embargo, a medida que Terayama ganaba y perdía altitud, fue cerrando gradualmente la distancia entre él y Yuto.

Si bajara su altitud, la gravedad lo arrastraría hacia abajo y su velocidad aumentaría. Si ganara altitud, su velocidad disminuiría.

Terayama estaba convirtiendo efectivamente la energía potencial y la energía cinética, mientras que al mismo tiempo sacaba el máximo rendimiento de la aeronave al acercarse a Yuto.

Era como un libro de texto, una forma perfecta y lógica de volar.

Contrariamente a su mal comportamiento, el estilo de lucha de Terayama era fiel a lo básico.

Terayama, que se enorgullece de obtener buenas notas en sus clases y de estar en lo más alto del ranking, es un tirador directo.

— No va a hacer ninguna subida repentina ni ningún giro brusco… Tiene miedo de perder velocidad…

Mientras observa a Terayama siguiéndolo, Yuto confirma su patrón de comportamiento.

El Air Group, que lo atacaba por su vida, podía hacer algunos movimientos incomprensibles, pero los movimientos de Terayama eran fáciles de leer.

— No es tanto una forma de luchar para ganar como una forma de luchar para no perder… Tengo una idea general.

Yuto, que estaba a punto de ser atacado por la espalda, abortó el giro que había estado haciendo.

— “Hahaha, Kyotsuka! ¡Te tengo la espalda! ¡Esto es lo que hace a un piloto de élite!”

La voz de Terayama podía oírse por la radio.

Se está agitando.

El canal G es una frecuencia de emergencia que debería estar abierta en todo momento, pero ahora mismo, no pudo evitar querer apagarla.

Yuto bajó su altitud. Trató de escapar a velocidad, convirtiendo su energía posicional en energía cinética.

La blanca ladera de la montaña cubierta de nieve se aproxima por debajo, y Yuto no puede dar el salto en su descenso.

Es difícil luchar en una zona montañosa, pensó Yuto.

Si accidentalmente se quedara atrapado en una alta montaña, su vida desaparecería en un instante.

No había una región montañosa tan escarpada en la ciudad natal de Yuto.

Yuto dejó de acelerar debido a la pérdida de altitud y presionó el botón de aumento de la turbina en el extremo de la palanca de paso con su pulgar izquierdo.

Se podía escuchar un sonido agudo como el de un metal frotando contra el metal.

Girar el rotor principal a toda potencia haría que el trasero del helicóptero se sacudiera de lado a lado, así que Yuto pisó el pedal para acelerar directamente hacia arriba mientras aumentaba el contador.

La velocidad perdida durante el giro se recupera rápidamente.

Terayama también se inclinó hacia adelante y utilizó el impulso de la turbina.

Es una mordida honesta.

Sin embargo, mantenia cierta distancia.

Estaba al alcance de la ametralladora de Terayama.

Pero debido a la distancia, el índice de aciertos sería bajo.

Cuando cruzó la cresta de la montaña delante de él, Yuto se giró tan fuerte como pudo.

Mientras se reduce la altitud para no quedar atrapado en la extensión de la ametralladora de Terayama y no perder velocidad.

— “Es inútil huir. No hay forma de que un aficionado pueda escapar de mí.”

Yuto voló en zig-zag a la derecha y a la izquierda como si estuviera jugando con Terayama, que lo perseguía.

Yuto estaba a punto de maniobrar para arrastrar a su oponente delante de él para hacerle creer que estaba huyendo, pero de repente vio un solo avión de reconocimiento volando sobre él, lo que le distrajo de su concentración.

Es un jet ACTS que está monitoreando los ejercicios de Yuto y Terayama. Los observa mientras da vueltas suavemente alrededor y los vigila.

Saber que la pelea está siendo observada por un tercero es una distracción para Yuto.

Este fue su primer combate aire-aire en la escuela.

Yuto no debería haber sido menos experimentado que Terayama en cuanto a experiencia de pilotaje, pero por supuesto no estaba acostumbrado a un combate que se rigiera por reglas.

— “Bien. ¡Te he atrapado!”

Yuto, que volaba en el eje del avión de Terayama, recibió un disparo.

Sin embargo, nunca cierra la distancia, por lo que no es fácil golpearlo.

Yuto hizo una zambullida aguda y giró.

— “Oops. ¡Esa fue una buena!”

Terayama debe haber apretado el gatillo de la ametralladora.

Pero las balas estaban muy lejos.

Yuto miró fijamente el avión de Terayama, tratando de determinar las debilidades del enemigo.

Pero no había tal cosa como una debilidad por él.

Es sólo que estaba volando como el libro de texto.

Yuto mira la zona montañosa que le rodea.

— Está bien ganar ahora…

Yuto se inclina hacia adelante en la palanca de control de su mano derecha.

Después de descender a la altitud mínima de casi 800 metros, que es la altitud mínima estipulada para el ejercicio, Yuto usó su velocidad para alejar con éxito a Terayama de él.

— “¡Oi, si bajas la altitud tan poco, es peligroso, Kyotsuka! ¿Quieres suicidarte?”

Terayama lo persiguió a toda prisa.

Terayama no podía aumentar su velocidad tan rápido como Yuto porque tenía miedo de la caída abrupta.

— Esto es todavía una gran altitud para mí…

Yuto murmuró.

Yuto dio un gran giro y dio la vuelta a la parte de atrás de la montaña, que estaba a más de 10.000 metros sobre el nivel del mar.

Cuando desapareció de la vista de Terayama y de la vista de los espectadores, el avión de reconocimiento, Yuto levantó simultáneamente la palanca colectiva de su mano derecha y la palanca de lanzamiento de su mano izquierda.

Como un delfín que salta del agua, la nariz de “Cochlea” giró hacia el cielo y su cola apuntaba al suelo.

El fuselaje hizo un desagradable crujido como resultado de las fuertes G de la desaceleración.

De una manera que sólo un helicóptero puede frenar, Yuto se detuvo en el aire.

Terayama saltó de la sombra de las montañas, sin darse cuenta de que Yuto se había detenido, y lo pasó sin pensarlo dos veces.

— “¡No puede ser! ¿Cómo es posible?”

Terayama, que estaba agitado, se sorprendió por el color de su voz, que nunca había oído antes.

La forma de aumentar la precisión del disparo es mantenerse quieto desde su posición, pero el avión tiene que moverse todo el tiempo. Aunque no quiera, se requiere un disparo de desviación. Pero un helicóptero puede quedarse quieto en el aire. Yuto tomó la drástica decisión de disparar en un estado flotante que le permitiera derribar al enemigo.

El combate aéreo es una pelea de maniobras sin perder velocidad ni altitud. Si tiene velocidad o altitud, podra escapar. Como medio de ataque, la parada aérea realizada por Yuto fue el mejor estado de cosas, pero como medio de defensa, fue el peor.

Probablemente fue una acción que Terayama, que tenía mucho miedo al riesgo, no podía entender.

Yuto apuntó al avión de Terayama, que había entrado en su mira por sí solo, y apretó el gatillo de la ametralladora con su dedo índice derecho.

Tan pronto como la computadora juzga que el avión ha sido derribado, la cámara del arma comienza a grabar.

Si la decisión de la computadora de derribar el avión no es satisfactoria, la imagen de la cámara del arma se lleva a la escuela y la decisión de derribar el avión se toma de nuevo.

— “¡El avión de Terayama ha sido derribado!”

Escuchando la llamada del GCI que estaba monitoreando la pelea, Yuto dejó escapar un respiro de alivio.

— “¡Maldita sea! ¡Mierda! ¡Maldicion! Kyotsuka, ¿qué fue esa pelea llena de riesgos? Esa no es una pelea de élite.”

Terayama levantó la voz como un loco.

— ¿No te da miedo el suelo? ¿Senpai?

Yuto, que estaba acostumbrado a volar a bajas altitudes, podía calcular su altitud sin mirar el altímetro.

Es probable que Terayama no estuviera acostumbrado a descender rápidamente a bajas altitudes.

Para una escuela que trataba con un gran número de estudiantes, era inevitable que ocurrieran accidentes si se les permitía volar por debajo de 800 metros. 800 metros cuando son arrastrados por la gravedad es una fracción de segundo.

(Ilustración)

Terayama, que estaba acostumbrado a luchar dentro de las reglas de la escuela, fue derrotado por Yuto, que lo desafió a una lucha fuera de las reglas.

— Kyotsuka Yuto ganó. El ejercicio de maniobras de combate aéreo termina en este momento, RTB.”

Después de descender a la base de Haneda y aterrizar el “Cochlea” en el punto de estacionamiento de ACTS, Yuto abrió el dosel mientras se quitaba el casco y el arnés.

Al mismo tiempo que entraba el aire fresco y frío del exterior, escuchó la voz de Terayama.

— ¡Maldita sea! ¿Cómo he perdido? Estoy en el décimo lugar.

Cuando miré hacia la voz, vi a Terayama agitándose temerariamente.

Los profesores me tranquilizaron y me llevaron al edificio de la escuela.

— Yuto-kun, increíble, ¡has vencido a senpai!

Cuando Yuto bajó de la cabina, Kakitsubata lo abrazó.

Yuto, que hasta entonces tenía una expresión tensa en su rostro, frunció al instante las cejas como si estuviera preocupado.

— … Yuto…. Felicitaciones…

Sara, vestida de mecánica, le dio un registro de mantenimiento, así que Yuto escribió que no había nada malo y se lo dio. Es un formulario de solicitud para que lo reparen si encontró algo malo durante el vuelo.

— Gracias.

— Hm, eso estuvo bastante bien, ¿no? Aunque es una movida peligrosa…

Nagumo tiene una expresión de alivio en su cara mientras lo dice en un tono estricto.

— Kyotsuka-san, has luchado maravillosamente.

Una elegante voz femenina dijo.

— Fukue-san, gracias por sugerir el ejercicio de combate. Gracias a ti, podremos tener un día de escuela tranquilo.

— Me aseguraré de decírselo a Terayama-san con firmeza. Ve a disculparte con Kakitsubata-san. Espero que también aproveche esta oportunidad para cambiar de opinión…

Mientras Yuto miraba tranquilamente a la encantada Kakitsubata y a Kounomiya, recibió una llamada en su dispositivo móvil.

Fue una llamada de Goshiki.

Era la primera vez que se ponía en contacto con él, así que Yuto miró la terminal con curiosidad.

(Me encantaría hablar contigo, ¿podrías esperar en el estacionamiento de ACTS a las 17:00?)

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!