Capítulo 2: Granos y las JK

Junio, cuando el cambio de ropa de temporada ha terminado y todos están en mangas cortas.

Me puse a pensar recientemente y caí en cuenta de que Yuuri viene con mucha más frecuencia a mi casa.

En adición a las provisiones para Kanon y Himari, Yuuri ha estado trayendo dulces como regalos.

A pesar de que estoy agradecido, también me siento un poco mal porque cada vez recibo algo.

Sin embargo, no me desagrada porque me gustan las golosinas. Estoy bastante deleitado.

Y los dulces de ese tipo tienen un buen precio al momento de comprarlos.

Los bocadillos que compra Kanon, como era de esperar, son dulces un poco caros, por lo que no los trae.

Así que el regalo de hoy de Yuuri eran pasteles de crema.

Al parecer lo compró en una pastelería cerca de mi oficina.

El nombre de la tienda estaba impreso en la caja, pero es la primera vez que lo veo.

Bueno, en sí mismo, nunca he intentado conscientemente recordar los nombres de estas tiendas.

Sentados en el sofá de la sala de estar, rápidamente tomamos un bocado de los pasteles de crema.

—Eh… ¿cómo? ¡Está delicioso!

Kanon le dio un mordisco y exclamó con una voz de admiración.

Himari siguió comiendo en silencio, con crema adherida sobre sus mejillas.

¿Está absorbida?

Yo me puse a saborear bocado tras bocado.

Está rellena a tope de una crema de nata suave y una crema batida que no es demasiado dulce.

Además, la corteza es crujiente y muy sabrosa.

Como era de esperar, este es un sabor con el que ningún dulce de tienda de conveniencia puede competir.

Ha escalado enseguida a la cima de mi ranking de dulces.

Vuelvo a dar una mirada al nombre de la tienda de la caja.

Ya veo…. Intentaré ir en secreto la próxima vez.

Tan pronto como terminó de comer, Kanon fue a tomar un baño.

Hoy es el día en que Himari entra después.

—Bueno…

Yuuri, que se preparaba para partir, se tocaba la frente con una especie de expresión misteriosa.

—Yuuri-san, ¿qué es lo que pasa?

De manera modesta, Himari preguntó a Yuuri.

Normalmente Kanon está en el medio, pero cuando están solas Himari y Yuuri, todavía se siente una atmósfera distante entre las dos.

Bueno, ambas son un poco reservadas en algunos aspectos.

—No, parece que tengo un grano en la frente… No estaba allí esta mañana, eh.

Respondió Yuuri mientras sonreía con amargura. 

—Ah, ayer salió uno en mi barbilla.

—Fufu, ahora estamos en el mismo barco, ¿no?

—Yuuri, a tu edad, tal vez no lo llamaría acné. Los grano—

Mis palabras fueron cortadas por una mirada aguda como un cuchillo que Yuuri me dirigió. 

—… No pasa nada.

—Hm. En ese caso está bien.

Dijo Yuuri volviendo a su sonrisa habitual.

Desde el lado, Himari hizo una cara de miedo y me dijo con sus ojos, “Lógicamente, eso fue insensible, Komamura-san…”

Ciertamente fue estúpido.

No importa que tan amigos de la infancia seamos, no se debe hablar con relación a la edad cuando se trata de una mujer—

Talle esa advertencia profundamente dentro de mí.

Honestamente, esa expresión de Yuuri fue lo más aterrador que he visto en mi vida…

La puerta del baño se abrió en ese momento.

—Lo peor, me ha salido un grano.

—……

Todos miramos simultáneamente a Kanon que salió del baño quejándose con una voz despreocupada.

—Ehh? ¿Qué les pasa a todos…?

Kanon quedó perpleja al ser bañada por las repentinas miradas llenas de intensidad.

¿Qué carajos? Muy mal timing.

O mejor, ¿cómo es que le salen granos a cada una de ellas en un momento tan similar?

¿Ese pastel de crema fue demasiado excesivo para todas? 

—Ehh, no es nada…

—Así que nada, ¿están seguros? Obviamente, algo pasó, ¿no?

Kanon, no indagues más allá de eso.

Yuuri sonriendo amistosamente, parecía un poco tenebrosa de nuevo.

※※※

Mientras extendía el futon en la sala de estar y como si de repente hubiera recordado algo, Kanon murmuró,

—Eso me recuerda, que con lo de “Omoi, Omoware, Furi, Furare”, en secundaria cuando salía un grano era una conmoción para todos. (NT: Omoi, Omoware, Furi, Furare, fue un eslogan publicitario de los 80 sobre el acné que se popularizó entre las colegialas, hay un manga shoujo que lo tomó como título, la traducción que el manga le dio fue “amar, ser amado, dejar, ser dejado”, aunque podría traducirse, “pensar, ser pensado, dejar, ser dejado”)

Kanon lo dijo mientras se le ruborizaban ligeramente las mejillas, pero Himari solo puso una expresión de perplejidad. 

—¿Qué es eso?

—Eh.. en serio? ¿No lo has escuchado?

Ante la respuesta de Himari, esta vez fue Kanon quien quedó perpleja.

—Hmm…. ¿Qué tiene que ver esto con los granos?

—Es como algo para predecir el amor… En el lugar donde sale el grano, revela la posición con relación a la persona que te gusta…

Dijo Kanon mientras se rascaba las mejillas con los dedos pareciendo avergonzada.

Al parecer le daba pena decir las palabras “persona que te gusta”

Y contrariamente, los ojos de Himari brillaban con interés.

—¡Quiero s-saber!

—Oye, tranquilízate, te lo diré. 

Kanon tranquiliza la reacción demasiado directa de Himari.

Tenía algo de envidia de esa faceta de Himari.

—Entonces te lo diré ordenadamente, ¿vale? Un grano en la frente es “Omoi”. Significa que está en el pensamiento, es decir un amor unilateral.

—¿En serio?… Entonces, ¿en la barbilla?

—“Omoware”. Eso significa que alguien piensa en ti.

—¿Eh—?

Himari trazo con el dedo el grano que le había salido en la barbilla.

Tal vez por algún pensamiento ante Himari que estaba con las mejillas ruborizadas, Kanon entonces señaló su propia barbilla. 

—Por cierto, yo también lo tengo en la barbilla.

Se miraron la una a la otra y sonrieron amargamente.

Tal vez… No, definitivamente estaban pensando lo mismo, por lo que ambas estaban un poco abatidas.

—El “Omoware” de este grano es probablemente eso. ¿Amor familiar? Parece de ese tipo.

—Sí. Eso creo….

Pero no es como si no lo estuvieran considerando.

Ambas forzaron su pensamiento hacia el lado bueno.

—Por cierto, ¿qué significan los otros dos?

—Veamos, “Furi” es la mejilla izquierda y “Furare” es la derecha.

—Eso… entonces hay que hacer todo lo posible para que no salga en la mejilla derecha, ¿está claro?…

Cuando Himari dijo eso con expresión seria, Kanon por reflejo también terminó arrastrando su voluntad hacia el mismo lado.

Detestar tener un grano en la mejilla izquierda.

Los pensamientos de ambas eran tan serios que sus corazones fueron engañados por una superstición infundada.

—Vale. Entonces debemos tener cuidado no sólo del lavado de la cara, sino también de la comida y de permanecer despiertas hasta tarde, ¿vale?

—¡Sí! ¡Así sea! ¡Kanon-chan acostémonos de inmediato!

Fue gracioso ver a Himari apresurándose al futon, por lo que Kanon casi termina estallando a carcajadas involuntariamente.

Es cierto que ha tenido sentimientos encontrados desde que se dio cuenta de que quería a la misma persona.

Pero, más allá de eso, Kanon no odiaba a Himari.

※※※

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!