Tita y yo, los dos de nuevo nos acercamos a un lado del cuerpo sin vida del devorador.

Los elfos han intentado limpiar el líquido viscoso con barro pero hasta ese barro ha sido derretido, no hay nada que se puede hacer.

Desintegra hasta la tierra firme, poco a poco se crea un agujero más profundo para taparlos se necesitaría lanzar una piedra o tierra encima, pero hasta esa tierra o tierra, intento de tapar los huecos, es denegado, porque también se derrite, estamos en un problema sin fin.

Mou, todos están en modo rendición.

Tal vez lo más rápido sería darlo por perdido e iniciar nueva cosecha por nuevas tierras.

Sin embargo, este es el único lugar espacioso donde se puede hacer cosecha, para cultivar nuevas tierras se necesitaría talar árboles, pero para los elfos quienes viven en armonía con el bosque, es imposible.

—Uwaa, esto es más terrible de lo que imaginaba. Esta reconstrucción costará mucho.

Tita puso una cara muy seria.

—No te preocupes. Para resolver esto, he venido.

No me dejarán ayudarlos con el trabajo de reconstrucción. 

Es por eso que haré una manutención de los alrededores con la excusa de que quería quitar todos los estorbos para llevarme el cuerpo sin vida del devorador que se me ha sido regalado. 

Estiro mi mano derecha hacia al frente.

Si no piden la ayuda de mi poder, no hay forma de que esto acabe.

Acumuló fuerza en mi mano derecha, la evidencia de haber sido elegido por el rey de los espíritus, el emblema de espíritus hace su aparición.

Ese poder es dominar absolutamente todo el maná abundante del mundo.

Hay dos tipos de magia.

El primero es el que todos poseemos dentro de nuestro cuerpo, Odo.

Y el segundo es el maná en el mundo.

Comúnmente, para poder tener la habilidad de pedir prestado el maná se necesita hacer unos suplementos de Odo, es la única forma de reunir más de lo que posees. 

Para un hechicero de alta clase el rango máximo de efecto es de 10 metros aproximadamente, y no todo el maná reunido se puede usar, el 50 por ciento es reducido.

Sin embargo, yo soy la excepción, tengo tatuado el emblema de los espíritus.

Puedo reunir en un radio de kilómetros aproximadamente maná, y además, tomó prestado todo el poder reunido para mi uso.

—Yo demando……agua.

Y el maná tiene 6 tipos de elementos.

El primero que he nombrado, agua, es uno de ellos.

Dentro de la atmósfera innumerables gotas se desbordan, llovía sin cesar formando un charco de agua mezclado con líquido viscoso.

—Oe, ¿qué diablos haces?! Si sigues haciendo eso, el líquido viscoso se desbordara y habrá más heridos!

—No será así. Presta atención.

Era como si la lluvia torrencial sin parar envolvía al líquido viscoso, y los que habían creado agujeros como taladro, salían de los huecos, flotando en el aire. 

Esta agua no es una agua común y corriente.

No se puede contaminar, lo que sea que se le ponga en contacto lo purificara. Es ese tipo de agua.

Si es envuelto por este velo, el líquido viscoso ya no podrá seguir derritiendo nada más.

—Siguiente……yo demando la tierra.

Lo siguiente al agua fue reunir rápidamente maná de tierra.

Invocó un hechizo. La tierra firme tiembla.

En un lugar un poco alejado una avalancha de tierra y rocas con un soplo formaba pilares, los huecos que fueron taladrados por el líquido viscoso se sellaron de una.

Expulsión lanzamiento de la tierra el fondo de un agujero profundo 

La tierra es expulsada creando un un agujero profundo sin aparente fondo, allí es donde la pelota del líquido viscoso que estaba envuelta en el velo de agua purificada que estaba en el aire es lanzada una tras otra.

—Listo, por aquí ya está acabado la limpieza del líquido viscoso. 

—Ork como siempre haciendo cosas absurdamente imposibles.

—Yo soy un Yuusha era obvio que no me rijo por las reglas corrientes.

Los elfos quienes se habían rendido en intentar retirar el líquido viscoso, se quedaron con las bocas abiertas al verme como lo resolví en un santiamén.

Sin embargo, luego de tomarse unos segundos volvieron en sí mismos. Porque empezaron a acercarse corriendo y a dar las gracias.

No se siente mal hacer de vez en cuando esto.

Luego de consentir un rato el bullicio, me doy media vuelta y me dirigo hacia el devorador.

—Sate, ya terminamos con los pavimentos de los alrededores. Va siendo hora de que empiece a trabajar con este tipo.

—¿Está cosa de verdad generará dinero?

—Si, la piel y carne de esta cosa es asombrosa. De todos modos, sus flechas de los elfos fortificadas como magia de aire no le hicieron ni cosquillas. Tiene una buena elasticidad, es flexible, tenaz. Incluso use todo mi poder de Yuusha para dispararle hechizos de flamas pero aún así no logre quemarlo. Si lo vemos como un armamento defensivo, puede que este sea la piel más fuerte en el mundo.

Un irrazonable poder defensivo, y para agregar es ligero.

A diferencia de ponerse una pesada armadura de hierro, se puede crear un equipamiento parecida a la tela de la ropa.

Tengo planeado estrenar un equipamiento de materiales provenientes del devorador.

Mi cuerpo es más fuerte que el acero, para mí no tiene sentido usar un armamento defensivo del mismo material.

Sin embargo, si tengo esto, tendrá sentido usar un equipamiento.

—Tiene razón. El escuadrón de elfos arqueros le lanzó una lluvia de flechas pero ni una sola pudo atravesar su fuerte piel. Si alguien hace de estas pieles una ropa y se las pone, será invencible.

—Para probar, trata de cortar el cuerpo sin vida con esta espada. Con todas tus fuerzas.

—Incluso yo siendo una ignorante en las espadas, se da cuenta que esta espada es asombrosa. Ya me emocione con sola la idea de sacudirlo. Uhm, lo intentaré.

Le doy en su mano la espada afilada que estaba cargando en mi cintura a Tita.

Yo mismo la forjé a mano usando la súper rareza metálica afilada mucho más valioso que el oro, Mithril.  Espadas como estas no pasan de 100 en el mundo. 

*El mithril es un metal ficticio concebido por el escritor británico J. R. R. Tolkien para ambientar las historias de su legendarium, y que aparece en su novela El Señor de los Anillos.*

Cuando Tita sacudió la espada la recubrió con magia. 

Al lanzar flechas, lo mismo es, los elfos han aprendido de pequeños una técnica para mezclar la magia con sus armas.

Si hace eso se la capacidad de corte se agranda a saltos agigantados.

Un arma fina con alta afinidad hecha de Mithril combinado con una determinada cantidad de magia.

La pose de esgrima tampoco está nada mal.

Hasta con un golpe de una sartén gruesa fácil podría lograr una disección.

Sin embargo……..

—Parece mentira, la cuchilla no avanza.

—Con esto, ¿pudiste entender el valor de esta cosa? Aunque le traigamos comida a todos los elfos aún no estaríamos siendo justos.

Es una ganga, que Tita y yo podamos obtener este tipo de calidad para nuestro equipo es suficiente.

Lo mejor es que este material hay en tamaño pequeña montaña.

—Pero, ¿cómo vamos a poder fabricar equipo con esto si no podemos cortarlo?

—Usaremos la arma más afilada número uno y la que más me llena de orgullo de llevarla.

Lo que saqué fue un bastón no tan largo, mi regalo por graduarme, de parte de Él gran sabio Marin Enraito, mi maestro de magia.

Viene con una parte afilada de metal, así que se puede usar como navaja y bastón.

Acumuló magia en la navaja, y para aumentar su fuerza también  Ki.

Tita al ver la cantidad de magia y Ki que está depositando, no puedo evitar echarte para atrás.

…la armas que pueden contener toda mi fuerza, están limitadas a dos.

Una de ellas es la espada de heroína que posee madre.

Y la otra es el pequeño bastón que se me fue concedido de parte de Martin Enraito.

La espada de Mithril que antes le di a Tita, no podría aguantar todo mi poder.

Verificó si acumule el poder suficiente, mientras que corro hacia el cuerpo sin vida del devorador, levantó la navaja, a esa velocidad le doy la vuelta entera mientras voy cortándolo.

Las aperturas se abren.

—Yo, demandó viento.

Y, llamo al aire usando el poder del emblema de los espíritus.

En las aperturas que tenían la piel, dejaban ver la carne interior, allí en el medio unas ráfagas de viento la abren más, en solo unos instantes, se le despojo de piel.

Además, invoque al espíritu del agua para lavarlo, luego, con el de viento lo seque y doble.

Y así la piel del devorador pasó a ser una montaña más.

—Bueno, así se hace. Ya con esto tenemos para toda la vida, ya no creo que tengamos problemas con material defensivo. Hay que regalarles algunas prendas a los elfos como regalo de despedida.

—Mou, otra vez……….justo cuando pensaba que ya no Ork no tendría nada para sorprenderme, otra vez haces algo fuera de lo ordinario.

—Esas cosas pasan. Jaja. Bueno, aún queda algo que podemos usar, ya que este monstruo genera fluidos corporales muy interesantes.

—¿Te refieres a esos fluidos que son peligrosos que derriten todo?

—Nop, no todos sus fluidos tienen que ser así. ¿Acaso no viste su asombrosa regeneración que tenía?

—Uhm, hasta el ataque que le dio Ork, se regeneró al instante.

— Con los fluidos de este monstruo, puede ser que se cree medicina. Así que mejor lo recibimos.

Al mismo tiempo que terminó de decir eso, de donde se despojo la piel, sale en abundancia fluidos.

Magia de tipo agua que fluye con maná. Cuando el cuerpo detecte una herida, es penetrado por ese tipo magia, es sanado. Parece ser que sus fluidos se mezclaron con esa magia dando a ese efecto.

Esos fluidos en el aire los separó.

—Hay dos bolas grandes de agua.

—Una es el fluido pegajoso que derrite todo, y el otro son los fluidos que se pueden usar en un futuro como medicina. La que no necesitamos hay que desecharla de una vez, para evitar peligros los envolveré con un cinturón de agua y hacia la caja de basura.

Dentro del hoyo que parecía no tener fondo, meto los fluidos pegajoso que derriten todo.

—Hagamos con el otro un lago de curación.

Un nuevo hoyo muy profundo y ancho fue excavado.

Es el tamaño ideal para hacer un pequeño Lago, los fluidos que contienen curación del monstruo entran allí, formando un lago de sanación.

—Listo, ya tenemos la piel resistente, ya usamos todos los fluidos, ahora solo queda la carne…….hay que quemarlo y listo.

La levante.

Ya tomamos todo lo necesario.

El cuerpo sin vida del devorador no es más que un estorbo ahora.

—Yo, demando flama..

Acumuló maná de fuego.

Hasta ahora solo he acumulado maná de pies a manos, pero para quemar esto necesite más, va siendo ahora de usar magia respectivamente.

Una magia que congenie con el maná que he acumulado.

Y ahora déjalo salir….

[ Infierno ]

Mi as bajo la manga. El más poderoso hechizo de fuego.

Como dice el nombre, traigo a la tierra el infierno, con unas llamas interminables.

Y así sin dejar un rastro desaparece el devorador que tanto nos dio problemas.

—Yosh, ahora solo falta cerrar el tacho de basura.

Hay que cerrar el hoyo donde deseche los fluidos que derriten todo. Obvio no voy a traer una piedra gigante que cierre este hoyo profundo. Usando la alquimia, creo un tablón y la uso como tapa, para cerrarlo desde arriba al hoyo.

Hice el tablón con unos 20 metros, si los elfos no excavan a más de ese grosor no habrá ningún problema.

—Yosh, listo, doy por concluido el trabajo con el devorador. Ahora solo falta hacer unas prendas de vestir para los elfos como regalo de despedida, ah claro, también dejemosle medicina. Si usamos bien los componentes de los fluidos sanadores, puedo crear una medicina que este un nivel abajo de la leyenda del espíritu sanador Erikusa. Y con esta se podrá curar de una los golpes y enfermedades.

Me sorprendí bastante.

Puede ser, es una hipótesis pero tal vez este devorador ya se comía antes al gran árbol del mundo, y es por eso que adquirió ese poder de regeneración, se mezclo con sus fluidos, eso explica el porqué lo sanaba tan bien.

—Disculpa que lo diga ahora pero ya que Ork arreglo todo entonces si alcanzaremos para el invierno si empezamos a cosechar.

—Bueno, lo que puedan hacer están en sus manos. Si les sobra comida hagan una fiesta o algo asi. Yo pude conseguir esto asi que al menos les quiero pagar el cambio.

La mejor medicina con el mejor equipo defensivo.

De verdad que felicidad.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!