Nota del traductor: Hola, voy a ser el traductor de esta novela de ahora en adelante. Me llamo Soulost. Mientras esté traduciendo, iré dejando comentarios sobre algunos cambios, y opiniones personales. Espero llevarnos bien. Y ahora, los dejo con el capítulo.

Ha pasado una semana desde que empezamos la práctica.

En ese tiempo, he estado enseñándole constantemente a Kururu, mientras vivíamos en su casa.

-¿Qué tal está Maestro?

-Um. Ya no tengo nada que enseñarte. Estas graduada.

-Muchas gracias! Maestro.

De un momento a otro, el llamarme maestro se ha vuelto normal.

Si agregamos la parte teórica, como he pasado diez días enseñándole, de seguro nos hemos vuelto más cercanos.

-Así que, discípula mía.

– Dígame, Señor maestro.

Kururu empieza a seguirme la corriente.

-¿No tendrías ganas de hacer que nazca un hijo mío pronto?

-Para nada Señor Maestro.

-Tch..

Fui yo el ingenuo que pensé que tendría posibilidades lo suficiente por pasar diez días con ella. – ¡AAAH! Tita-san, esta persona dijo “Tch” ¿Escuchaste eso? ¡Dijo “Tch”!

Soulost: De ahora en adelante al final de los nombres, la mayoría de veces voy a poner “San”.

-Bueno, es Ork. Así que, no hay nada que se pueda hacer.

Tita levanta la vista del libro que estaba leyendo.

En esta semana, Tita también ha avanzado bastante en sus estudios.

-Bueno, sin importar que, ahora podemos crear la verdadera Espada del oráculo. Ya tienes el conocimiento y la habilidad para hacerlo.

Le enseñe principalmente las partes deficientes de su espada comparándola con la Espada del oráculo que tenía su madre. Así que, era inevitable este resultado.

-Me esforzare. Hoy voy a preparar los planos, y desde mañana empezare a forjarla.

Para forjar una espada se necesita un diseño.

Grosor, curvatura, longitud, centro de equilibrio, y otras cosas más.

Si fuera una espada que se ha creado cientos de veces sería diferente. Pero en este caso, tenemos que crear una espada que sobrepase a La espada del oráculo.

Y por eso, necesitamos un diseño preciso y detallado.

-¿Puedes lograrlo solo en un día?

-Confía en mí. Mientras me enseñabas, siempre pensaba en que quería hacer sobre eso.  Ya en mi cabeza la tengo completada, solo es escribirla y verificarla.

-Con que es así. Entonces, cuando termines ¿Me la puedes mostrar? Puedo darte consejos. En realidad, es lo único que puedo hacer después.

Para el procesamiento del Orihalcon se necesita tener la sangre de la Tribu del dios del hierro. Pero, en realidad, esto no es de ayuda en el proceso de forja de la espada.

Soulost: Antes era “Oriharukon” según tengo entendido. De ahora en adelante será “Orihalcon”. Y otra cosa es que, también cambie el nombre de los “shintetsu” a “tribu del dios del hierro”. 

-Me llevaré de tus palabras….. Lo único que, es un poco severo el problema de los materiales. Ya que vamos a usar la espada ya hecha como material para la que vamos a hacer, no tenemos más Orihalcon que usar.

-Entonces, simplemente deberíamos obtener Orihalcon.

-No lo diga tan fácil por favor. Si entras a la mina de los dioses, lo puedes extraer. Pero, ahí salen monstruos que tienen como objetivo el mana que fluye en las venas de mana. Y salen en cantidades horripilantes. Solo quedaría el contratar a un aventurero fuerte… Pero, no tenemos ese dinero.

Me hiere que ella se preocupe por eso.

Pero, si es así, entonces no es ningún problema.

-Yo estoy aquí. Entonces, vamos a ir a extraer el Orihalcon. Si hacemos eso, ya no tendremos que usar la otra espada.

– Es peligroso.

– Tú conoces mi fuerza ya ¿Verdad?

-Ahora que lo dices…. Mmmm, para crear la espada ideal nos falta Orihalcon. Así que, vamos!

– Si, déjamelo a mí.

Yo asiento con la cabeza, tomo un lingote de hierro que había en una esquina de la habitación, le doy forma con alquimia mágica, y creo una silla con una forma única.

Sus particularidades son que tiene un gancho parecido a una mochila para cargarla, y que tiene un escritorio deslizable y plegable en el reposabrazos.

-Vamos, Kururu. Siéntate.

-….¿Qué significa esto?

– Es una mina en la que podamos extraer Orihalcon. De seguro que, si no está la sacerdotisa de la espada con nosotros, no podemos entrar. Así que, si no estamos contigo, puede ser malo. Pero, también quiero que termines el diseño de la espada hoy. Por eso, la respuesta es una sola.  Tú te sientas en esta silla y trabajas haciendo el diseño, mientras yo te llevo. No hay de otra.

-Uwa, esta persona es muy estúpida.

-La eficiencia es la prioridad ahora mismo!

-Te dije antes que salen monstruos y es peligroso!

– Ha-ha-ha, por yo llevarte no me voy a atrasar. Hagamos una promesa, no dejare que te hagas ni una herida. Ya que, eres mi futura esposa después de todo.

Yo obtuve esta fuerza para hacer eso posible.

No dejare que ni las moscas le hagan una herida a mi mujer.

-Está bien. Pero si peso mucho, dilo por favor.

-Mientras no tengas 200 kilos, entonces todo bien.

-Obviamente no voy a pesar tanto  

Kururu se sienta, y levanto la silla.

Fumu…

-Entiendo, 45 kilos y un poco. Tu altura es 150 centímetros y eres débil. Por tu salud deberías comer un poco más.

-¿¡Cómo es que puedes lograr saber todo eso!?

-El cuerpo de un espadachín de primera es un sensor. Mientras sea algo que ponga en mi cuerpo, estoy al tanto hasta de la medida de gramos.

Cuando hablamos de ir a una velocidad cercana al sonido, entonces, sin broma se necesita esta habilidad.

 Kururu es más ligera de lo que pensaba. Si es así, puedo pelear en mis mejores condiciones.

X

Fuimos guiados por Kururu, y entramos en un lugar en el que las personas normales tienen extremadamente prohibido entrar.

Kururu está en silencio mientras trabaja en el diseño en la silla, mientras yo la cargo. Hasta venir aquí, ella me estaba dando una mirada extremadamente sospechosa, pero, no le hago mucho caso a esas cosas.

-Hay bastantes casas desde que entramos a la parte central de la región santa. Y son innecesariamente extravagantes.

-Bueno, si. Ya que todos tiene dinero que digamos.

-La única que puede procesar el Orihalcon de manera correcta eres tú solamente, ¿no?

-Sí, así es. Por eso, todas las personas de aquí ganan dinero con la industria del turismo. Las personas de aquí, son dueños de la mayoría de las tiendas y negocios que son para los turistas. Todos, contratan humanos y no trabajan por sí mismos. Ósea, ganancias sin hacer nada. Para ser más precisos, la compensación del gobierno es menos de los que ellos ganan, y mi madre y yo éramos las más pobres por así decirlo.

Son inesperadamente robustos esta Tribu de los dios del hierro.

-Aunque, recibimos lo suficiente como para vivir una vida sin problemas…Pero, si mi tío no se hubiera escapado llevándose todo, yo no viviera una vida tan desastrosa.

-Si tienen tanta riqueza, ¿Por qué no te prestaron algo?

-Mmmm, todos son comerciantes con unan raíz avariciosa. Por eso, si pedias prestado, no se sabe que te podrían hacer…Como llevarme a una reunión de ricos y ponerme como exhibición o hacer recepción a personas importantes que dicen querer ver a la sacerdotisa de la espada. Normalmente eso es bastante tedioso.

-Siento que mi imagen santa de la Tribu del dios del hierro está haciendo sonido rompiéndose!

Escucho un suspiro por parte de Kururu.

-Después de eso, simplemente tienen envidia. Hace mucho tiempo, todos podían forjar el Orihalcon. Por eso nos llamamos “La tribu” del dios del hierro….. Pero, la sangre fue volviéndose más débil, y al final solo nuestra familia puede forjar el Orihalcon. Por eso, la gente me tiene envidia. Otra cosa es que, cuando estoy aquí, siento que es peligroso. Ya que, mi hijo podrá forjar Orihalcon también, entonces, todos piensan que si me vuelvo esposa de ellos, su familia se volverá realmente de la tribu del dios del hierro. Esa es una de las razones por la cual no quiero pedir favores.

-Has pasado por mucho.

-Si. A veces pienso que si hubiera nacido como hombre hubiera sido lo mejor. Porque son los más fuertes de la aldea. He pasado muchas sin que haya pasado nada, pero, las veces que me atacaron, no fue una ni dos. Por eso es que no confío en los hombres.

-Entiendo. Con que esa es la razón del que, aunque trate de convencerte apasionadamente, no te doblas…

-….No, creo que con la forma que lo hace Ork-san, cualquier mujer, aunque no sea yo, huye.

Si no sano el corazón de Kururu, va a ser difícil volverme su pareja.

Pero, el amor es algo que, mientras más alta sea la dificultad, más me prende.

-Entonces, ¿Te dio miedo cuando Ork se te acerco y te hablo?

-Ah, inesperadamente, no fue así. En el caso de Ork-san, el siempre es directo, y aunque vive diciendo cosas, siento que el de verdad me quiere y no me hace nada malo. Es algo extraño, pero no da miedo.

-Eso de seguro es porque yo te gusto.

-Él no me da miedo… ¡Pero cuando hace este tipo de cosas me molesta bastante!

-Aa, creo que eso lo entiendo.

Para por favor, no le des la razón ahí, no enciendas más el fuego.

El que me dejen y empiecen hablar solo ellas divertidamente, es una crueldad mental para mí.

-Bueno, ya llegamos. Esperen un momento, voy a hablar con los guardias.

Esa era la entrada a la cueva. Puedo sentir un poder mágico muy denso.

Una vena mágica. Y no hay dudas de que es una de primera clase.

Kururu que había bajado de la silla, dice dos o tres palabras a los que cuidan la entrada.

Y entonces, nos permitieron entrar.

Entramos a la cueva.

-Oye, los que estaban en la entrada, olían a alcohol.  Quizás, hasta hace poco estaban bebiendo. ¿Está bien eso? Que ellos sean los que protegan la entrada de donde está el Orihalcon.

-Está bien en realidad. Ya que, solo el héroe o yo podemos llevarlo.

El Orihalcon pesa demasiado a menos que uses mana denso.

Para ser más exactos. Mientras no haya alguien que pueda sacar la espada del oráculo, entonces no se lo pueden llevar. Y si aparece esa persona, no les importa que se lleven el Orihalcon.

-… ¿Para que hay porteros? 

-A nuestros ancestros no les importaba, así que no importa lo que sea, ellos hicieron puestos de trabajo, y el gobierno les empezó a pagar. Por eso, en la tribu del dios del hierro, hay muchos trabajos inútiles, y todos se divierten mientras reciben dinero.

-Creo que empecé a ver esos que están ganando dinero con el turismo un más seriamente. 

Y recordé cuales son las especialidades de los humanos zorros.

Audición, Fuerza en las piernas, reflejos, visión cinética y buen sentido del olfato. Si le agregamos algo más a todo esto, son inteligentes.

Si usas está inteligencia hacia el lado equivocado, entonces esto pasa.

Mientras más avanzamos en la cueva, empieza a brillar aquí y allí.

-Con que, el Orihalcon absorbe el mana de su alrededor y brilla.

La pared está brillando en todos los lugares, y eso hace que sea fácil caminar.

-Si. Por eso, aunque sea dentro de la cueva, siempre está claro.

-¿Está bien que no recojamos estos?    

-Por este lugar, la pureza es poca, así que, solo encontraremos Orihalcon pequeños que no sirven para nada. Por eso tenemos que ir más profundo.

-Entonces, avancemos.

Vamos adentrándonos más.

Me detengo.

Siento la presencia de un monstruo.

Kururu y Tita ya se dieron cuenta al parecer, y se siente un aire de nerviosismo.

-Ese monstruo es bastante fuerte.

-Si. El mana que suelta es tan fuerte, que lo siento hasta aquí.

Yo también puedo sentir eso.

Es un Jabalí que tiene los pelos del cuerpo de metal.

Quizás sea uno de esos monstruos que, aunque sea uno solo, puede destruir una aldea o una ciudad. Los monstruos usan el mana como comida. Por eso, este tipo de lugares con mucho mana, atrae este tipo de monstruos. Si le das mana abundantemente, van a ir creciendo y volviéndose más fuertes.

En otras palabras, mientras más fuerte sea el mana del lugar, más fuertes son los monstruos que van a vivir en ese lugar.

-Voy a bajar de la silla. Así de fuerte es este monstruo. Es mi primera vez viendo ese tipo de monstruo. Ha pasado mucho tiempo y la cueva ha estado algo abandonada. Quizás en medio de ese tiempo que paso, nació un monstruo Jefe.

El término “Jefe” se refiere a los monstruos que no solo comen mana, sino que también comen a otros monstruos y crecen anormalmente.

Un monstruo que vive comiendo mana tiene una carne con un valor nutritivo extremadamente alto, y en el proceso de sobrevivir, adquieren una tremenda experiencia de combate. La fuerza de un Jefe se dice que es extraordinaria.

-En realidad no importa, te puedes quedar sentada.

-Por favor no mire ingenuamente al Jefe. Sin importar que tan fuerte sea Ork-san, es peligroso.

-Te lo dije antes también, pero, en la pelea contra el caballero de la rosa blanca, no use ni siquiera una décima parte de mi poder.  Además, ya terminé.

En el momento en que termine de decir esas palabras. La cabeza del monstruo salió volando.

Soulost: EL MACHO.JPG

-…¿Cómo rayos hiciste lo ahora?

-Use magia. Un truco que tenía por ahí.  Vamos más profundo. Qué bueno que era el Jefe. Los otros monstruos ahora van a tener miedo de la persona que mato al Jefe y no se nos van a acercar.

En una cueva en la que existe un jefe, todos los otros monstruos que quedan vivos son monstruos bajo el control del jefe. Por eso, mientras venzas al jefe, los otros monstruos elegirán entre huir o esconderse. No es que no los pueda vencer ni nada, pero, preferiría que se queden dónde están. Y así me quitan una carga de encima.

-Tita-san, ¿has visto alguna vez a Ork-san sacando todo su poder?

-Si, una sola vez. Él puede destruir a un ser que puede destruir a el mundo. Así de fuerte es. 

– Eso significa que… Si el quiere, el puede destruir el mundo?

-Um, tal vez el pueda hacerlo.

Tita está diciendo eso basándose en la fuerza que mostré en la pelea que tuve con el Insecto demoniaco en la aldea de los elfos. Pero eso es una equivocación.

Soulost: Aquí hasta ahora era llamado “el devorador” pero de ahora en adelante lo llamaré “Insecto demoniaco”.

En ese momento yo solo libere mi poder solo hasta la segunda fase. Que no es más que el 50% de mí poder.

Aunque bueno, si saco todo mi poder, no puedo volver a ser el mismo. Así que, en parte, se puede decir que el 50% es el límite de poder que puedo sacar.

Llegamos a un lugar abierto, y me detengo.

-Con que este es el verdadero Orihalcon. Ahora tiene sentido, si tenemos esto, no necesitamos los de la entrada que no sirven para nada.

Brillaba…no, era una habitación que estaba llena de luz.

Había pedazos gigantes de Orihalcon amontonado.

Lo puedo entender con la piel. Si se crea una arma con esto, será la mejor arma del mundo.

Ya quiero usar la espada que va a hacer Kururu.

Sentí mi sangre hervir de solo pensar en eso.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!