—Oye, juguemos.

En una noche.

Después de que todos habíamos terminado de bañarnos, y me relajaba en la sala de estar, Kanon lanzó esa sugerencia de manera repentina.

—¿Por qué tan de repente?

—Hmm. Es que cuando jugué con Kou-nii la vez anterior, resultó más divertido de lo que creía. Quiero intentarlo de nuevo.

¿Aquel incidente del “día de la cita de la coartada”?

En efecto, cuando regresemos a casa, los dos estaban jugando videojuegos, eh.

—No hay problema, hagámoslo.

—¡Ah, yo también quiero!

Himari levantaba una mano mientras salía de mi habitación. Al parecer escuchó la conversación.

Sin más demora, comencé los preparativos.

Incluso si digo eso, solo hay que conectar el cable de corriente.

—¿Qué tipo de video juego? ¿Qué tal el que jugaste con Kouki el otro día?

—Hmm, ese está bien.

—Ok.

El que jugaron los dos anteriormente era un juego de acción de peleas.

No sólo puedes pelear sin conexión, sino que también puedes jugar con gente de todo el país utilizando una comunicación. Por supuesto también tiene el modo para un solo jugador. Yo competía nada más que contra los NPCs en el modo de un solo jugador. Además, de eso hace ya bastante tiempo.

Hacía tiempo que no sacaba la consola y el software, pero no estaban polvorientos, quizás porque Kouki había jugado antes.

Configuré el software y lo puse a funcionar. Incluso este tiempo de espera para empezar me resultó algo nostálgico.

Por alguna razón Kano y Himari estaban esperando en una postura de seiza.

—¿Qué pasa con esa postura de seiza?

—Espera, no sé porque lo hago.

—Es lo que se conoce como esperar en seiza mientras te emocionas.

No pude entender lo que Himari dijo, pero tal vez tenga algo que ver con la cultura típica de un otaku.

Poco después un gran título apareció en la pantalla del televisor.

—Pueden jugar ustedes primero.

Tras entregar los controles a Kanon y Himari, me resguarde tras el sofá.

Para comenzar decidí hacer un análisis de las dos.

—Gracias.

Wah, hay tantos personajes para jugar. ¿Con cuál juego?

—Yo no sabía muy bien con cual, así que aquella vez, cerré los ojos y moví el cursor al azar para decidir, ¿sabes? Creo que esta vez también lo haré.

—¡Entonces, también voy a decidir así!

¿Se atreven a meter el factor de la apuesta aquí? Aunque eso también suena interesante.

De manera escandalosa las dos estuvieron un rato en la pantalla de selección de personajes, hasta que finalmente la competencia comenzó.

El personaje de Kanon es un no humano un tanto pequeño en un estilo “cute” con forma redonda. Y Himari eligió un joven que lleva una espada.

La pelea comenzó junto con unos gritos en inglés.

Sin embargo, de repente cada personaje comenzó a moverse sin ningún sentido sobre su lugar.

E-Esto es….

El juego que suelen hacer los amateurs “de manejar el control al azar y ver que técnicas salen primero”, ¿verdad?

Cuando dos personas hacen lo mismo al mismo tiempo, se recrea una escena bastante divertida, eh…

Todo lo que hacen es saltar repetidamente sobre el mismo lugar o realizar técnicas golpeando el vacío, y la distancia entre los dos personajes no se acorta en absoluto.

O mejor dicho, ¡comiencen rápido a pelear!

Cuando estaba haciendo tsukkomis para mí mismo, finalmente empezaron a moverse de sus lugares.

Para determinar al ganador, hay que vencer en dos encuentros, al parecer esta pelea va a tomarse su tiempo para llegar a su fin. 

Mientras las dos estaban inmersas en su juego, yo estaba entretenido con mi smartphone y miraba de reojo la pantalla del televisor.

Les echaba una ojeada a los titulares de las noticias del día de hoy.

Y en ese momento.

Sin que viniera al caso, termine recordando las palabras de Himari;

Por eso no quise decir mi nombre real. Si buscas en Internet, aparecerá enseguida nuestro dojo…

—…………..

¿Busco…?

Había investigado si salía alguna información de Himari en la internet, pero no ha habido resultados hasta ahora.

Pero ya que he conseguido una pista de boca de la persona en cuestión.

En un estado de curiosidad introduje “Byakkoin Kendo” en el motor de búsqueda.

Le di enter para continuar y, en unas décimas de segundo, aparecieron los resultados de la búsqueda.

El sitio web llamado “Kinsei Kenshikai (Club de espadachines Oeste Dorado)” es mostrado en la parte superior.

En ella;

“Presidente: Masakazu Byakkoin”

“Vicepresidente: Makie Byakkoin”

Tales nombres estaban escritos sucesivamente.

Al abrir el sitio web, estaban publicadas varias fotos del dojo.

Una foto de niños sentados en seiza, con sus máscaras y equipos de protección a su lado.

Una foto de dos adultos sosteniendo sables de bambú en confrontación.

Y una foto grupal donde los alumnos e instructores del dojo están formados en alineación.

El hombre y la mujer de mediana edad en el centro eran rostros que veía por primera vez, pero me parecieron extrañamente familiares.

Supongo que será así, ya que ambos tienen rasgos de Himari.

En otras palabras, son los padres de Himari, ¿no…?

Sus padres parecen estrictos… Esa fue mi honesta impresión.

Probablemente el lema del dojo — “La espada es el corazón. Si el corazón no está bien, la espada no está bien. Aquellos que quieren aprender la espada deben aprender primero del corazón” — que aparece en la parte superior de la página, profundizó aún más esa impresión.

Además, al mirar fijamente la foto grupal, reconocí a uno de ellos.

Es aquella mujer joven que miré cuando me escondí con Himari en el callejón, la vez que regresamos a casa del festival cultural de Kanon….

Nuestras miradas se encontraron por un momento.

Sin embargo, es imposible confundir esa mirada afilada.

Aquella vez llevaba el pelo suelto, pero en la foto tiene el pelo recogido.

Me pareció que su expresión fría hacia juego con su keikogi (uniforme de entrenamiento).

—¡Uwah! ¡Perdí!

Cuando Himari grito, rápidamente cerré la página web que estaba mirando.

Parece que el combate de las dos ha llegado a una conclusión.

—Komamura-san, véngame por favor.

Dijo Himari con una voz lamentable mientras me pasaba el control.

¿De verdad puede Himari persuadir a tales padres de aspecto severo?… No pude evitar preocuparme al preguntarme eso.

—¿Komamura-san? ¿Pasa algo? Estas como abstraído.

—Ah… Lo siento. Todavía no he decidido qué personaje voy a utilizar.

—Jejejeje. Elige al que quieras, ¡tráelo a ver!

Kanon, que está sentada con las piernas cruzadas, voltea a mirarme mientras lanza un jab al aire.

—…. Excelente. Acepto el reto, ¿vale? Haré que te arrepientas.

Me ajusté las gafas y seleccioné rápidamente un personaje.

—Kazu-nii… eres tan inmaduro….

Unos minutos después, Kanon cargaba una sombra carbonada en su espalda.

Bueno, ciertamente fui demasiado duro, y tal como dijo Kanon, creo que fui bastante inmaduro.

—Te dije que haría que te arrepintieras, ¿verdad?

Ughhhh….

Me mira con resentimiento mientras gruñe como un animal, pero eso no tiene efecto en mi yo de ahora.

—¡Entonces tomaré venganza de Kanon-chan esta vez…!

Los ojos de Himari ardían mientras cambiaba de lugar con Kanon.

—Oh? Excelente. ¡Muéstrame a ver que tienes!

Aceptando el reto de Himari, enderezo mi espalda para enfocar nuevamente mi mente.

Pensando en ello, fue la primera vez desde que me volví adulto que me emocioné de manera similar a como lo hacía cuando era un estudiante de primaria con un videojuego. En este punto, sentí un ligero arrepentimiento de no haber jugado videojuegos con las dos con mayor anterioridad.