Al final de la segunda ronda semifinal del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, Ikki se desmayó en la sala de espera. Para cuando se descubrió su paro cardiaco, la conmoción y ansiedad se habían extendido más allá de su círculo cerrado, al personal del torneo y a los espectadores. Muchos de ellos parecían estar expectantes a que sucediese lo peor. En realidad, el personal del torneo tenía que, al menos, considerar esa posibilidad, así que revisaron el programa del día siguiente.

Afortunadamente, debido al poder del doctor más grande de Japón, no había que preocuparse, Ikki había sido salvado de la muerte.

Aun así, Ikki aún no despertaba para cuando la ronda final tenía programada empezar. Pero ¿eso era realmente un problema? Mientras que Ikki estuviese vivo, ¿qué importaba esperar un día?

Los corazones de todos se unieron en este pensamiento.

Ikki Kurogane y Stella Vermillion.

No sería una exageración decir que este 62° Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas tenía el mayor nivel de todos.

Los dos caballeros que habían luchado para llegar a la cima, la final.

El torneo no debía terminar sin ver la final uno mismo.

Un ataque después del final del duelo. Sin mencionar el haber recibido un golpe desviado al proteger al árbitro. Con un final así de injusto, no había excusa buena alguna para finalizar el festival allí.

Por lo tanto, esperaron a que Ikki regresara al ring para la batalla.

Para este fin, todos ofrecieron su ayuda. El personal se encargó de disculparse y acelerar una exhibición que estaba planeada para el último día, los medios de comunicación coordinaron una cobertura especial, y los espectadores aceptaron estos cambios sin quejas. Por el bien de un joven, innumerables personas estaban dando lo mejor de sí mismas.

Y así… llegó él.

El sol ya se había ocultado por completo. Su ropa estaba deshecha y estaba con el cabello como si recién se despertara.

Aun así, él estaba ahí, en el ring, listo para encarar su pelea, mostrando su fuerte voluntad.

Las esperanzas de los combatientes, los deseos del personal, y los sentimientos de la audiencia era todos lo mismo.

Ya no había más obstáculos.

Así, con el apoyo de tantas personas y buena voluntad y el gran espíritu de los luchadores, el encuentro final estaba listo.

El amanecer llegó al fin, trayendo desde el cielo oriental un primer haz de luz que parecía quemar como una llama blanca-

Y la mañana del último día del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, que tantos habían estado esperando.

◆◇◆◇◆

— ¡Wow, qué gran multitud! Todos están tan animados, aunque todavía es de mañana, huh.

Eran las 9 a.m. Renren Tomaru, del Consejo Estudiantil de la Academia Hagun, había tomado el tren bala a la estación más cercana al Domo Wangan, donde el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas estaba teniendo lugar. Al momento en que se bajó, ella se encontró sorprendida y asombrada por la congestión masiva, y murmuró esta queja.

Todo, desde la plataforma a la puerta de entrada hasta el camino al domo, estaba repleto de un incontable número de personas.

Naturalmente, todos ellos tenían un objetivo. La final del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

— Pero con esta cantidad de gente, ¿podrán llegar a entrar?

— De ninguna manera pueden entrar todos. Incluso han instalado monitores afuera.

Quien respondió a la pregunta de Renren fue aquel que había llegado con ella desde Osaka, otro miembro del consejo estudiantil.

Era un hombre grande con el físico de una roca tosca, Ikazuchi Saijou.

Y justo como había señalado, la mayor parte de personas estaban ahí para ver la batalla desde afuera del lugar.

Considerando que era un enfrentamiento entre el Caballero de Rango A, La Princesa Carmesí, haciendo alarde de un poder mágico que se podría decir ser el más grande de la humanidad, contra el Blazer con la peor valoración de Rango F, El Peor, quien había avanzado derrotando continuamente oponentes fuertes uno tras otro, empezando con el Rey de las Espadas de Las Siete Estrellas, y aún más.

Es más, con esta concurrencia sin precedentes, los mercaderes también se habían reunido para hacer negocios.

Algunos se sentaron apoyados en el cerco, con guitarra en mano, cantando canciones.

Otros artistas hacían malabares o trucos de magia.

Y también estaban los puestos locales.

Aunque aún fuera de mañana, el área alrededor del domo Wangan ya era festivo.

Actualmente, había otra persona con Renren, el vicepresidente del Consejo Estudiantil, Misogi Utakata, cuya cara estaba azul e intentando retener algo en su boca.

— De alguna manera esta muchedumbre me hace sentir enfermo…

— ¿Está bien? ¿Vicepres-?

— No estoy bien. Tengo temperatura. Estoy agotado. Cansado. No puedo soportarlo.

— Entonces hubiera sido mejor dejarlo en la escuela.

— Eso no es gracioso. ¿No me vería como un idiota si solo yo me quedara trabajando, mientras que todos se divierten? Solo apurémonos y lleguemos al hotel. Si nos quedamos en un lugar como este, creo que mi cerebro se derretirá a través de mis oídos.

Utakata se quejó mientras jalaba del doblez de la camisa de Saijou.

Bueno, incluso si el cerebro de alguien no se derrite, quedarse mucho más tiempo probablemente llevaría a un golpe de calor.

No sería un tema de risa el haber pasado 2 horas y media en venir a Tokyo, solo para ver la competencia desde la cama de un hospital.

— Aunque digas eso, con una multitud como esta, encontrar a Kanata-senpai será un dolor d…

— Nah, eso no es cierto.

Mientras decía eso, Saijou apuntó a un lugar entre la multitud.

— Todos, por acá~

Dentro de la multitud, vestida normalmente con una camisa de manga corta y pantalones cortos, con a lo mucho un cárdigan delgado, estaba la figura de Toutobara Kanata, completamente vestida con un traje blanco que no dejaba ver ni siquiera la punta de sus dedos, lo que se podría decir que era un atuendo parcialmente sospechoso.

— Esa preocupación fue innecesaria, huh.

— Kanata-senpai, ¿no tiene calor?

— Voy a estar bien si lo soporto~

— Soportarlo… ¿por qué “soportarlo”?…

¿Quizá había una razón espiritual? Esto desconcertó a Renren.

Utakata inclinó su cabeza interrogativamente a su compañera menor, y luego le hizo una pregunta a Kanata.

— ¿Eh? Kanata, ¿qué pasó con Touka?

Aunque, sin ninguna duda, han estado viajando con ella, la figura de la presidenta del Consejo Estudiantil de la Academia Hagun, Toudou Touka, no se encontraba por ningún lado.

— Ya que es Touka-chan, probablemente se ha escapado para atender algún asunto urgente que se presentó esta mañana.

— ¿Asunto importante?

— Fufu, sí. Asunto importante.

Aunque Kanata no explicara mucho más acerca de ese tema, su expresión desconcertada les indicó que no era un tema serio.

Viendo que forzar el interrogatorio no llevaría a ninguna parte, Utakata zanjó el asunto con un “hmm”.

— Bueno, ella dijo que regresaría antes de la pelea, y que todos deberíamos ver las finales juntos.

— Ya veo.

— Pero, las finales, huh… Una vez, nos preguntábamos que podría pasar, pero sería bueno tener una reunión al respecto. Ser atacado por sorpresa después del encuentro, además de perder por defecto debido a una lesión adquirida por proteger a alguien más, Kurogane-kun es lamentable.

— Ese es un tema el cual el comité administrativo debe tomar en cuenta por nosotros. Una medida tan especial es una excepción sin precedentes… De acuerdo con la información que Toutokubara ha recogido, para hacer que esta ampliación ocurra, el Primer Ministro Tsukikage ha tenido que pedir varios favores.

— ¿El Primer Ministro que nos hizo pasar por todo eso?

— …Otra vez, ese es un tema aparte.

— Sin embargo, de ninguna manera ellos podrían haber retrasado el itinerario solo por un estudiante. Pasa que el alboroto que causó Stella que acortó el festival en un día podría ser una bendición disfrazada… Puede parecer súper desafortunado, pero kouhai-kun tiene bastante suerte.

Renren afirmó con la cabeza en acuerdo.

Luego miró a Saijou por detrás de ella y le hizo una pregunta en su amical voz de compañera de clase.

— Hey, Hey, ¿quién crees que ganará? Saijou-

A esta pregunta, Saijou puso su mano en su mentón y contempló por un momento.

— …Ambos son de nuestra escuela y están desarrollando sus habilidades rápidamente. Aun así, solo viendo como pelearon en las semifinales, Vermillion tiene la ventaja en habilidad. No puedo imaginar cómo luchar contra ese poder de dragón usando solo técnicas de espada. Mi apreciación es que Vermillion saldrá triunfante.

Con esa respuesta, Renren llegó a comprender.

El verdadero poder de Stella era aquel que había demostrado en las semifinales, Arte Noble Dragon Spirit (Espíritu de Dragón).

Era normal que Saijou llegara a tal conclusión.

Sin embargo, el pensamiento de Renren difería.

— Es cierto que el verdadero poder de Stella-chan, la encarnación de un dragón, fue increíble. Creo que ya está más allá del poder que una persona puede controlar; es así de anormal ese poder… Pero, es por invertir repetidamente tales probabilidades irrazonables que Kurogane-kun puede estar hoy de pie en el cuadrilátero de las finales.

— ¿…Crees que Kurogane ganará?

Renren asintió con la cabeza.

— Puedo entenderlo porque luché contra él directamente. Incluso cuando el poder de Stella-chan sobrepase el entendimiento humano, la habilidad de Kurogane-kun también podría considerarse sobrehumana, algo en el reino de lo anormal. ¿Recuerdan? ¿Lo que Kurogane-kun hizo cuando me derrotó en la batalla de selección de Hagun?

— Si no me equivoco, él esquivó tu carga supersónica 「Black Bird」 (Ave Negra), luego te tomó de la nuca y te estrelló contra el ring.

— Exacto. Normalmente, hacer eso haría que termines con tu brazo extirpado. A pesar de eso, Kurogane-kun contrarrestó ese poder completamente y en su lugar lo desvió al suelo. Esa habilidad está definitivamente a la par al violento poder de Stella-chan.

—…No es que no pueda entender tu punto de vista, pero tu comprensión de Vermillion es un poco inocente. Ella detuvo sin esfuerzo el ataque más fuerte de mi Crescendo Axe (Hacha de Crescendo). Debido al Dragon Spirit, esa fuerza bruta probablemente aumentó aún más. Tal poder ofensivo está más allá del dominio de cosas que pueden ser detenidas con técnicas. Fui aplastado por tal, después de todo.

— Kurogane-kun tiene la velocidad para esquivar completamente eso. Lo he visto personalmente, ¡la velocidad de Kurogane tirando a Stella a sus pies!

— Eso es una ilusión. Los combates son ganados por aquellos quienes son fuertes.

— ¡Qué cosa tan inconsciente dices! ¡La velocidad es la clave en las batallas modernas!

— Al final, parece que solo quieres que gane el oponente con el que perdiste.

— ¡Tú eres el que quiere eso!

— ¡Hnnnng!

— ¡Mmmmm-!

— Ah okay okay, deténganse ustedes dos.

Dentro del calor el cual solo dio lugar a una bruma, esos dos estaban teniendo una discusión tan acalorada, que lanzaba chispas.

Incapaz de solo quedarse viendo, Utakata se puso en medio y los separó.

— Tengan su conversación sofocante en algún lugar con aire acondicionado. Si seguimos de pie por más tiempo, todos terminaremos con un golpe de calor.

— Está bien. Entonces, todos, vamos al hotel. Incluso hay comida ya preparada, así que continuemos ahí.

Parecía que Kanata estaba de acuerdo con Utakata.

Inmediatamente ella tomó el liderazgo para guiarlos al hotel del grupo Toutokubara y empezó a caminar.

— ¿Eh? ¿Comida? Increíble~ Hay comida, comida~

—…Perdón. Yo, de todas las personas, me emocioné de manera inusual.

— Nah, la imagen del dios del rayo fue bastante abrasadora, así que no se veía fuera de lugar.1

— !?!?

Con una expresión sorprendida, Saijou se endureció como una estatua y fue dejado atrás.

◆◇◆◇◆

— Fuhaha~ ¡Mira, las personas son como basura!

— ¿Qué demonios estás haciendo?

Una larga fila de personas se extendía desde la estación al domo Wangan.

Mirando desde la terraza del hotel, Nene Saikyou dejó salir una extraña y fingida voz, a la cual Kurono Shinguuji lanzó una mirada incrédula.

— Mira ahí, cuando miras a una multitud desde un lugar alto, ¿no te provoca decir eso? Instintivamente.

— No.

— ¿En serio? Kuu-chan, ¿estás segura de que eres japonesa?

— ¿Es esto realmente algo en el que involucras la nacionalidad?

Mientras gruñía en voz baja, Kurono sacó otro cigarro de su traje.

Lo colocó en sus labios y encendió antes de lanzarle palabras a Saikyou.

— Parece que no aceptaste hacer de comentarista el último día, a pesar de ser un trabajo rentable.

— Bueno, sí. Es la final de mi pupila favorita. ¿No querría verlo desde la primera fila?

— Solo fue por una semana, quisiera decir, pero… Ella ha mejorado considerablemente.

— También yo estaba sorprendida. Pensé que solo le daría un pequeño empujón, más o menos. Quién hubiera pensado que tal bestia estaría dormida.

— Cuando pienso acerca de eso, ese gran apetito de ella que no hace juego con su tamaño debe ser influencia del poder del dragón también.

Como ella dijo, Kurono echó un vistazo a la mesa fugazmente.

Ahí, apilada en la mesa, se encontraba una montaña compuesta de los restos de los que alguna vez había sido comida de servicio a la habitación.

Más lejos, en la cama, la joven pelirroja que había creado este revoltijo… La Princesa Carmesí Stella Vermillion estaba durmiendo con su cuerpo acurrucado como un bebé.

—…Nene. Acerca de esta final, ¿Qué es lo que tú crees?

— Yo creo que será una gran pelea. Ya que ambos son caballeros que han obtenido gran poder bajo sus propios términos, ninguno debería tenerla fácil. Aunque también podría convertirse en una contienda altamente alborotada.

— Un concurso alborotado eh.

— Ya sabes, debido a que son amantes y eso. Es un poco confuso.

— Si una pelea tan agradable fuera a suceder, los espectadores podrían sentirse aliviados.

Después de responder a la broma de Saikyou con una risa seca, Kurono expiró una bocanada de humo.

— No creo que sea posible que eso pase. Especialmente entre ellos dos.

Ella murmuró, aunque su tono la traicionó con un poco de nerviosismo.

A esto, Saikyou le devolvió un pequeño asentimiento.

— Cierto. Si algo va mal, alguien podría morir. Como en el encuentro entre tú y yo.

Aunque Saikyou estaba bromeando, Kurono podía ver que sus ojos tenían el mismo nerviosismo.

Lo que ella estaba recordando era el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas de su generación.

Con lo que ella se enfrentó en ese entonces fue con sus propios sentimientos.

-En ese entonces, a ella no le importaba morir.

Para vencer a una persona, ella podría incluso sacrificar su vida.

Era hasta tal punto… La chica llamada Kurono Takizawa se había debilitado.

Saikyou estaba segura de que Kurono pensaba que algo similar podría pasar.

Eso, con el mismo sentimiento que ellas tenían en ese tiempo, estos dos podrían-

— Aun así… Al parecer que el único que está en peligro aquí es Kuro-bou.

— ¿Acaso la Princesa Yaksha ve a la Princesa Carmesí como mejor?

— Sí, después de todo, no puedo imaginarlo. La imagen de esta princesa perdiendo, claro.

Saikyou momentáneamente miró por encima a la durmiente Stella.

Como estaba profundamente dormida, lo único que hizo Stella fue hacer algunos sonidos.

Ella estaba guardando su fuerza.

Sin siquiera usar energía para abrir los ojos, ella acumuló fuerza desde la cabeza hasta los pies.

Todo para que esta noche, ella pudiera estallar en las finales.

—…

Mientras la llevaban a la cama, las dos tuvieron, varias veces, visiones del cuerpo gigante del dragón.

Ante tal presión tan abrumadora, Kurono no pudo evitar tragar saliva.

Y así, pensó.

Esta noche, aquel que enfrentará a este monstruo será un solo caballero.

(Kurogane. ¿En qué estás pensando ahora? ¿Cómo estás usando tu tiempo?)

¿Estaba él, como esta chica, acumulando fuerza?

¿Quizás estaba esperando impaciente la final, incapaz de dormir debido a la emoción?

O quizá…

— De cualquier manera, en este encuentro, aunque lo interrumpamos, las cosas podrían ponerse fatales. No podemos dejarle esto a un caballero indiferente. Si desemboca en eso, tú y yo lo detendremos… Justo como Nangou-sensei y Kurogane-sensei lo hicieron aquella vez.

— Lo sé, lo sé.

Saikyou estaba de acuerdo con el sentimiento de Kurono sin mostrar disgusto alguno en su rostro.

Desde el principio, a fin de enfocarse en la pelea y no perderse ni un momento tan importante, ella había rechazado el hacer de comentarista.

No le tenían que decir tal cosa.

Saikyou miró a Kurono con una expresión seria. Justo ahora, lo más importante era…

— Oye, Kuu-chan.

— ¿Hm? ¿Qué?

— Esta habitación es una sala de no fumadores, ¿sabías?

—…La próxima vez, avísame antes de encenderlo.

— Haré mi mejor esfuerzo.

Con una sonrisa perversa en su cara, Nene sonrió de manera satisfecha a la sonrojada Kurono.

◆◇◆◇◆

Stella había acumulado tanta fuerza como podía en su cuerpo.

Su oponente, Kurogane Ikki, estaba en un centro de entrenamiento propiedad de la Liga Nacional, cerca al domo Wangan.

Durante el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, este centro de entrenamiento era de uso gratuito para los contendientes.

Ikki estaba llevando a cabo una pelea simulada en uno de los cuadriláteros de aquellas instalaciones.

Actuando como su oponente, estaba una persona alta, esbelta y apuesta.

Era su amigo, Black Sonia, Nagi Arisuin.

— Huu.

Con un ataque rápido que silbó a través del aire, Ikki embistió contra Arisuin.

En respuesta, Arisuin cambió su centro de gravedad a su parte posterior y tomó una postura de retirada.

— ¡Shadow Beast- (Bestia de las Sombras)!

Arisuin lanzó tres copias de su device en forma de daga, Darkness Hermit (Oscuridad Ermitaña), al suelo, y las dejó clavadas ahí.

En un instante, se derritieron sobre el cuadrilátero en sombras en forma de charco.

Desde aquellas sombras, un spray negro salpicó y dos tigres gigantes y un oso volaron fuera de ellos atacando a Ikki.

Sin embargo, Ikki ni se preocupó por estas bestias salvajes, simplemente lanzó una patada al suelo y embistió a los enemigos que tenía enfrente.

Con un golpe se encargó del tigre de sombras decapitándolo, esquivando ligeramente al oso cuya zarpa intentaba llegar a su cabeza, y cortándole el torso conforme pasaba. Luego, con su técnica secreta más rápida, Raikou, usó la de debilidad de la postura ofensiva del segundo tigre para aprovechar sus movimientos y córtalo en dos partes.

Las bestias de sombra se dispersaron en el aire en lo que parecía una inofensiva niebla oscura.

No obstante, nunca fue la intención de Arisuin el usar Shadow Beast para detener el movimiento de Ikki.

Solo era una distracción.

La niebla oscura que se había dispersado de los restos de las bestias sombrías bloqueó el campo de visión de Ikki por un momento para que él pudiera usar su técnica de salto de las sombras, 「Shadow Walk」 (Paso Sombrío), para saltar a la sombra de Ikki.

Después de que sus planes avanzaran sin problemas, Arisuin se movió de su sombra a la de Ikki.

Desde la sombra de Ikki, estirándose por detrás de él, gracias a las luces del cuadrilátero, emergió pensando (¡Te tengo…!).

Desde su posición, justo en frente de la espalda de Ikki, él blandió a Darkness Hermit para atacar al cuello de Ikki.

Sin embargo, en ese instante-

— !!!

Incluso antes de que Arisuin pudiera golpear el cuello de Ikki, la punta negro azabache del device de Ikki, Intetsu, apareció por debajo del brazo de Ikki, deteniéndose justo en la frente de Arisuin.

Sin siquiera mirar a Arisuin, Ikki había leído completamente el plan de flanquearlo, y contraatacó en su lugar.

— !!!

Arisuin inmediatamente usó el cuchillo con el que había estado atacando, para protegerse.

Haciendo esto, por poco evitó ser empalado, con ese único golpe, su plan fue detenido.

De lo que Ikki Kurogane tomó ventaja era una debilidad fatal.

— ¡-Gah, ha!

El sonido de un golpe resonó en el ring.

Era el sonido de la patada de Ikki golpeando la boca del estómago de Arisuin.

El impacto de la patada en el estómago envió a volar a Arisuin por tres metros, donde rodó fuera del ring y empezó a toser dolorosamente.

— ¡Cough! ¡Cough! ¡Cough! ¡C-cruel! Patear a una doncella en el estómago es increíblemente poco caballeroso.

— Er, ¿perdón?

— ¿Por qué te ves tan inseguro?

— Porque estoy inseguro.

Arisuin no pudo evitar lanzar una sonrisa ante la respuesta de Ikki, aunque continuaba tosiendo.

— Haha, bueno, bromas aparte… A pesar de haber estado durmiendo por un día entero, tu cuerpo no parece para nada somnoliento, Ikki. Me has dado un poco de tranquilidad.

— Es porque viniste conmigo para calentar un poco, Alice.

Mientras expresaba su agradecimiento, Ikki bajó a Intetsu.

Después de todo Arisuin yacía tendido de costado en el piso y no estaba en condiciones de luchar.

Al final, esta batalla simulada solo servía a modo de calentamiento ya que Ikki había estado dormido por todo un día.

No había necesidad de dar un golpe de gracia.

Así, una niña pequeña se precipitó con pequeños pasos hacia los dos que habían dejado ya de pelear.

De cabello plateado, corto y ordenado, la chica era la hermana menor de Ikki Kurogane, Shizuku Kurogane.

Tan pronto llegó al costado de Ikki, dio su opinión honesta mientras observaba un poco sorprendida.

— ¿No es suficiente? Esta noche es la final y aquí estás, teniendo una pelea de práctica. Te estás excediendo demasiado.

— Haha, lo siento. Pero he estado dormido por un buen rato, así que estaba chequeando el estado de mi cuerpo.

— Bueno, entiendo cómo te sientes, pero si no te controlas un poco, tu condición solo va a empeorar. Mira cuanto has sudado… ¿Eh?

Shizuku, de manera inesperada, usó una toalla para limpiar el sudor que se había acumulado en el rostro de Ikki, pero su expresión se ensombreció.

Eso era debido a que el sudor que había derramado estaba tan frío como una corriente de invierno.

— Onii-sama, esto es…

—…He sido expuesto, huh.

Con una sonrisa amarga, Ikki recibió la toalla de Shizuku.

— Este sudor no nace por el agotamiento. Es debido al miedo… De pelear en contra de Stella, claro.

Ikki refunfuñó mientras continuaba secándose el sudor frío.

Era cierto, ese sudor no era debido al ejercicio.

Nerviosismo, ansiedad, debilidad… era algo que nacía de emociones, que solo podía ser descrito como escalofríos.

Era porque estaba asustado.

Asustado de la Princesa Carmesí Stella Vermillion.

Pero eso era algo que esperar.

La facilidad que había mostrado en su primera pelea irregular en contra de la Sonrisa Glacial Mikoto Tsuruya y los otros había demostrado un aumento de poder que superaban las expectativas de Ikki, pero el poder que mostró en las finales excedía su imaginación por mucho.

— Ella ya es diferente de la chica con la que peleé antes. Hasta ahora, ella solo ha estado luchando con el aliento de dragón. Pero ahora, ella ya se ha dado cuenta de lo que realmente es. Más aún, ella ahora posee la habilidad para controlar libremente el poder del dragón que la quemó cuando era una niña. Ya no es solamente un usuario de llamas. Habilidad, poder, tácticas… Ella es la encarnación del orgulloso, todopoderoso monstruo con el poder de obligar a cualquier enemigo a rendirse.

Y esta noche, él tendrá que enfrentar a ese monstruo.

Es más, en esta ocasión, Stella tenía mucha más información del hombre llamado Ikki Kurogane.

Cuando él la venció en el pasado, había aprovechado la falta de conocimiento para lanzar un ataque sorpresa. Ella no dejaría que ocurriera de nuevo.

Un veterano en perder batallas. Stella sabía del esfuerzo de Ikki mejor que nadie.

En esta final, definitivamente no había lugar para el descanso en el corazón de Stella.

Con una Stella así como oponente, en el cuadrilátero donde no había dónde correr o esconderse, la única opción era superarla cara a cara.

— Es por eso que no puedo perder ni un minuto, no, ni un segundo.

Más preciso cada minuto y más fuerte cada segundo.

Él se afilaría a sí mismo hasta el último momento antes de entrar al ring.

— Esa es mi mejor forma.

— Onii-sama…

Shizuku respondió a la inusual expresión firme de su hermano con una voz incómoda. En ese momento-

— Oi~ ¡Lo logré!

Una llamada en un dialecto de kansai familiar golpeó a los presentes.

Al mirar a la entrada del cuarto donde se encontraban hablando-

— Ara, son ustedes.

— ¡Moroboshi-san! ¡Y también Toudou-san! ¡Vinieron por nosotros!

En frente de la puerta de emergencia abierta estaba de pie aquel a quien Ikki había derrotado en la primera ronda del torneo, El Rey de Espadas de las Siete Estrellas Yuudai Moroboshi, y aquel que había eliminado en las finales del torneo de selección de Hagun, Raikiri Touka Toudou.

Shizuka dejó que el desconcierto ante estos visitantes inesperados apareciera en su cara.

— ¿Por qué están aquí…?

Touka respondió mientras sonreía alegremente hacia otro lugar.

— Esta mañana recibimos un correo de Ikki diciendo que quería nuestra ayuda con su entrenamiento.

— ¿De Onii-sama?

— Exacto. Bueno, estaba libre, después de todo. De paso… en el hotel, llamé a algunos de los otros perdedores para que vinieran.

Cuando dijo esto, Moroboshi apuntó con su pulgar a la puerta de emergencia que se encontraba detrás de él.

— ¿Quién es un perdedor? ¡Estás hablando más de la cuenta, Boshi!

— Bueno, en realidad, eso es exactamente lo que somos.

— Gahaha. Cierto, cierto. Incluso si lo quieres decir de una mejor manera, no hay nada que puedas hacer.

— Ni siquiera participamos en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, ¡así que no perdimos!

— ¿…A pesar de que en el campamento de entrenamiento dos personas les dieron una paliza?

Detrás de estos dos, caras que cualquiera podría reconocer aparecieron.

Compañeros de Moroboshi, representantes de la academia Bukyoku, el Ojo del Cielo Byakuya Jougasaki y Llama Demoniaca Momiji Asagi.

Haciendo que la entrada pareciera más pequeña solo por entrar con su enrome constitución, estaba el Oso Pardo Panzer Renji Kaga.

Y finalmente, dos de los representantes originales de la academia Hagun, que se habían retirado del festival Kikyou Hagure y Botan Hagure.

Los ojos de Ikki se abrieron en sorpresa con su entrada.

— ¿Ac-acaso todos han venido por mi bien? ¿Hagure-senpai y todos los demás también?

— Hehe. Bueno, nosotros llegamos muy temprano y no tenemos nada que hacer.

—…Durante el campamento de entrenamiento, nos enseñaste, así que queremos devolver el favor.

— Aunque no estamos seguros de qué tan útiles serán aquellos que fueron noqueados más rápidamente.

— En realidad, también nos llamó un Sensei. Eso es porque el procedimiento parecía haber tomado bastante de tu fuerza, y parece ser tan malo como ella pensó… Pero todos los que están aquí son del mismo calibre que aquellos que entraron al torneo. Creo que estaremos bien como oponentes para práctica.

Ikki sacudió su cabeza ante las palabras de Moroboshi.

— ¡No menciones cosas como “estaremos bien”! Todos, ¡muchas gracias!

— Bueno, bueno. Todos nosotros también queríamos enfrentarnos al rumoreado El Peor una vez.

— Así que, ¿qué hacemos? Antes de venir también tuvimos algunas peleas de práctica. ¿Deberíamos tomar un descanso?

— No.

Ikki rechazó la atención que tenía Touka con una sola palabra y una vez más cogió a Intetsu.

Luego, encaró a todos con sus ojos ardiendo de espíritu de lucha.

— Ahora… ¡Por favor!

Su pasión instantáneamente se propagó a todos.

— ¡¡Sí señor!!

Como si respondieran al espíritu de Ikki, los device de todos se manifestaron.

◆◇◆◇◆

— ¡Guhaa! ¡Es-Esto es…! ¿Veneno? ¿Asesinato? ¡Mis Cruzados del Crepúsculo…! ¡Qué método tan deshonesto…!

— Ojou-sama está diciendo ‘Esto está muy amargo’.

— Si lo amargo no es aceptable, hubiera sido mejor el no ordenar café.

Estaban en un café ligeramente alejado de la larga cola del lugar.

En los asientos de la terraza, Sara Bloodlily lanzó una mirada de asombro a Rinna Kazamatsuri, quien tenía café goteando desde las comisuras de sus labios.

Aquella que le limpió la boca a Rinna con un pañuelo era su asistente, Charlotte Cordé.

Junto con las chicas, en la misma mesa, había otra persona.

Era un anciano, vestido con estilo en un traje.

Era el Primer Ministro de Japón, presidente de la escuela al que atendían las chicas, Bakuga Tsukikage de la Academia Akatsuki.

— Aun así, El Color of Magic (Color de la Magia) de Sara-kun es realmente conveniente. Aún con tantas personas alrededor, nadie puede vernos. Siempre he querido un poder tan conveniente.

— Incluso sin un poder especial, se puede hacer algo similar.

— ¿En serio?

— Ikki lo hizo.

—…Eso solo lo hace sentir más imposible.

La cara arrugada de Tsukikage se retorció en una sonrisa amarga.

— Lo siento, Primer Ministro. ¿Me podría alcanzar la taza de azúcar?

— Claro, aquí está.

Respondiendo al pedido de Charlotte, deslizó el azucarero cerca de su mano en dirección a Rinna.

Rinna se sonrojó tímidamente a esto.

— Ah, gracias, Oji-sama…

Mientras expresaba su agradecimiento con un tono sincero, ella tomó el azucarero usando sus manos pequeñas.

Pero, los movimientos de Rinna se detuvieron ahí.

Sin siquiera poner azúcar en su café, dejando su mirada clavada en el azucarero en su manos-

—…Lo siento.

En una sola frase, ella se disculpó arrepentida a Tsukikage.

— ¿Por qué te disculpas?

— Cada una de nosotras terminó siendo derrotada…

— Ah, eso.

Tsukikage entendió la razón por la cual Rinna se disculpaba.

Para empezar, la Academia Akatsuki era un grupo de mercenarios que se habían juntado por las conexiones de Tsukikage a través de uno de los Números de la Rebelión, su antiguo amigo Kouzou Kazamatsuri, con el fin de cortar la conexión entre Japón y aquellos que utilizan al Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas, la Liga de los Caballeros.

Sin embargo, habían sido completamente eliminados por El Peor de la Academia Hagun y la Princesa Carmesí.

Arrepentida por ser incapaz de llevar a cabo el trabajo que se les había encargado, Rinna había dicho eso.

Sin embargo, Tsukikage no culpaba a Rinna.

Puso su mano en la cabeza inclinada como disculpa.

— No te preocupes por eso. Todas ustedes lo hicieron bien. Lo entiendo perfectamente.

— Pero…

— Rendirse fácilmente no beneficia a un político. Si Akatsuki falla, entonces ya pensaré en una dirección diferente a tomar… En ese momento, si las necesito, ¿me darían una mano otra vez?

Mientras acariciaba la cabeza de Rinna gentilmente, preguntó eso.

Rinna finalmente levanto su cabeza ante esto, y con una sonrisa floreciente asintió con la cabeza: — ¡Sí!

Fue precisamente en “ese momento”.

—…Ella está aquí.

Sara murmuró bruscamente mientras se concentraba en la línea de personas.

Todos los que se encontraban en la mesa respondieron a su voz bajando la mirada.

Ahí, en la densa multitud sin un solo espacio en ella, sin empujar a través de su camino, calmadamente zigzagueando entre la multitud con pasos como si estuviera caminando a través de un campo vacío, estaba una chica.

Mientras su largo cabello blanco puro se balanceaba, ella avanzaba directamente a las cuatro personas que debían estar ocultas por el Color of Magic.

No obstante, a los cuatro no les pareció sospechoso esto.

Para ella, era algo natural.

Que pudiera verlos incluso cuando debían ser invisibles.

Alguien que podía pasar a través de una multitud sin ninguna dificultad.

Adicionalmente, mientras lo hacía, no alertó a ninguna persona con la que se cruzó.

Hoy, la persona a la cual tenían que esperar-

— Hace mucho que no nos vemos, ¿no? Sara. Rinna. Char. Y también… Tsukikage-sensei.

El espadachín más fuerte del mundo, Twin-Wings Edelweiss.

◆◇◆◇◆

— Gracias por la espera. Acá está su blend coffee.

— Es para ella.

— Gracias.

Mientras expresaba su gratitud con una sonrisa amigable, Edelweiss acercó la azucarera.

Luego miró a Tsukikage.

— Gracias por lo de hoy. Por escuchar mi repentina petición egoísta.

Ella agachó la cabeza ligeramente.

La razón egoísta que mencionaba era por lo cual ella estaba ahí este día.

La noche anterior, Edelweiss se había contactado con Tsukikage.

…Deseando ver la final del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

— Inesperado, que tuvieras interés en la batalla de alguien que solo es un estudiante, Ede.

— Quizás hay algún tipo de relación que no conozco.

— Fufu, si recuerdo correctamente, cuando llevamos a cabo la Operación Beowulf en la Academia Hagun, quien se enfrentó a El Otro fue Brynhildr.

— ¿Be, Beo?

Sara le dio un consejo a Edelweiss, quien inclinó la cabeza e hizo una cara desconcertada.

— No pienses mucho al respecto. Es solo la enfermedad habitual de Rinna.

— Ojou-sama está diciendo ‘Cuando hicimos el ataque a la Academia Hagun, ella se enfrentó a El Otro’.

— A, Ah. Así que fue eso. Sí, exactamente como ella decía.

Edelweiss afirmó mientras tomaba una cucharada de azúcar del azucarero.

— Vi las semifinales en la televisión. Me sorprendió ver a Ouma perder en un estilo tan unilateral, pero… más que eso, ver a Amane en tal estado de impotencia estuvo más allá de lo que esperaba.

La infancia de Amane y el apego que tenía a Ikki por eso.

Edelweiss sabía acerca de eso.           

Era por eso por lo que la existencia de Amane era un obstáculo que impedía el destino de Ikki.

Eso es lo que ella pensó. -Sin embargo,

— No se fijó en él.

Se enfrentó a la derrota que Amane le había puesto en cara y la aplastó frente a todos, para que la vieran.

—…Él es un joven increíble. Verdaderamente.

— ¿Es la razón por la que quieres ver la final en persona?

Edelweiss asintió ante la pregunta de Tsukikage mientras añadía otra cucharada de azúcar a su café.

— Es natural que sea por la Princesa Carmesí, pero también por el El Otro… Él está trepando a nuestro escenario. Lo decidí cuando vi que tenía tal fuerza de voluntad para someterse a tan extraordinario entrenamiento y el valor físico necesario para desafiar el destino que se le había presentado en las semifinales. Así… incluso yo no puedo ignorar eso. Otro momento excitante va a pasar próximamente. Incluso podría ser que cruce espadas con él otra vez.

—…

— Más importante… Otro grupo con los mismos pensamientos que el mío ha venido hoy en busca de superar la amenaza del futuro, debemos ser audaces.

— ¿Eh?

Cuando escuchó esas inquietantes palabras, Tsukikage levantó su mirada posada en las manos de ella, que estaban ocupadas con otra cucharada de azúcar.

Edelweiss estaba mirando a la multitud en vez de Tsukikage.

-Sus ojos brillaban intensamente.

Siguiendo esta mirada peligrosa, Tsukikage también se dio cuenta.

En la multitud, había un hombre mirándolos astutamente a través de un visor.

— Ese es… ¡De América…!

— No es solo él. En este lugar…. Agentes de varias facciones se han reunido.

Las palabras de Edelweiss hicieron a Tsukikage recordar cierta escena en su mente.

Una memoria en blanco y rojo que había visto.

Tokio, envuelto en llamas.

El hedor penetrante de proteína siendo quemada y grasa humana pegada a la piel…

Con los puños temblando por la ira y el miedo, Tsukikage le informó a Edelweiss.

— Asientos delanteros personales han sido preparados.

— Muchas gracias.

Edelweiss le devolvió una pequeña reverencia y puso su café, en el cual había agregado una cuarta cucharada de azúcar, en su boca.

— Yum.

— Si no soportas lo amargo, entonces sería bueno que no ordenes cosas como café.

◆◇◆◇◆

¡De-Demasiado fuerte…!

El alumno de tercer año de la Academia Bukyoku y finalista del Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas del año anterior, Momiji Asagi, había sido golpeado por la admiración ante la destreza física del hombre con quien estaba cruzando espadas.

Como discípula del Dios de la Guerra Torajirou Nangou, ella tenía confianza en su espada.

Sin embargo, ese era exactamente el porqué no podía llegar a entender la magnitud de la diferencia entre ella y el guerrero que tenía al frente, El Otro Ikki Kurogane.

— ¡Hah!

— ¡…!

Incontables choques después, un golpe particularmente fuerte sonó y Momiji fue enviada volando hacia atrás.

Su visión se puso borrosa. Ahí, al filo del cuadrilátero, Momiji cayó y exhaló ásperamente antes de mirar al trío.

Las hermanas Hagure y Jougasaki, quienes ya habían tenido peleas simuladas antes con Ikki.

Ikki había pateado a las tres frente a Momiji.

Él ni siquiera tenía ningún rasguño.

Si esto seguía así, ella también sería…

— ¡Asagi! ¡Muestra tu determinación!

— ¡Enmaku…!

Respondiendo a los ánimos de Moroboshi, Momiji desplegó una pared de fuego en frente de ella.

Aunque pudiera ser frustrante, ella no podía competir en contra de su habilidad con la espada.

Ella debía mostrar su determinación luchando con magia.

Así cambió ella. Sin embargo-

— ¡¡¡Seya!!!

Su determinación duró poco ya que Ikki cortó a través de su pared de fuego con un solo grito y un corte.

Desde una posición por encima de su cabeza, Ikki había blandido a Intetsu hacia el suelo, y por fuerza bruta, lanzó lejos al ya cercano Enmaku.

Y al mismo tiempo, -también al espíritu de Momiji.

(…)

Habiendo eliminado a Enmaku, los ojos de Ikki brillaron como una espada húmeda.

La sangre de Momiji corrió fría al ver esto.

Cabeza y pecho, mente y cuerpo, serían partidos por la mitad.

Ikki no era lo suficientemente tonto como para desperdiciar ese momento.

Él acortó el espacio entre ellos ahora que no había obstáculos-

Rápido.

Aunque ella se había congelado solo por un instante, Momiji perdió la oportunidad de responder.

El choque ahora era inevitable. No, más bien, si existía una habilidad que le permitiera aún el evadir, esta sería el Trackless Step (Paso sin Rastro) que el maestro Nangou le había enseñado.

Incluso si fuera a intentar entrar en su punto ciego… ¡Él no tiene uno siquiera!

Estando de pie en contra de Ikki, Momiji llegó a darse cuenta de algo.

El discernimiento de Ikki era como el Happou Nirami 2 de su amigo Moroboshi, en la cual él puede percibir la arena entera, sin ignorar un solo movimiento del enemigo. Su propia Trackless Step no sería lo suficientemente precisa para superar al poseedor de esos ojos.

En ese caso… no había nada más que hacer que interceptarlo con su espada.

A pesar del nudo en su estómago, Momiji envolvió su device, Hibachi, en llamas.

Un golpe sería suficiente.

Si tan solo pudiera rozarlos, las llamas de Hibachi apresarían el cuerpo de Ikki como si fueran serpientes.

¿¡Solo un golpe…!?

A pesar de eso, ella solo estuvo expectante por un instante.

Había perdido de vista a Ikki Kurogane.

— Mierda.

Momiji se dio cuenta en un instante que eso fue debido al Trackless Step.

— Aku-

Pero llegado a ese punto, ya había terminado.

Ikki había pasado al costado de Momiji y le había cortado el torso con la forma ilusoria de su device.

Ese ataque, sin ninguna duda, había sido una herida fatal, cortando a través de su estómago hasta la espina dorsal, causando que una considerable cantidad de fuerza se drené fuera de Momiji como una luz roja mágica- Blood Light (Sangre de Luz), la cual se dispersó en el aire.

Un momento después, el cuerpo de Momiji colapso en el suelo.

— ¡Ha, ah…!

Una fatiga repentina le llegó cuando se le arrancó fuerza adecuadamente para una herida ilusoria fatal.

A pesar de también sentir un dolor ardiente en su abdomen, Momiji pudo, de algún modo, levantar su cabeza. Luego-

— ¡Gracias!

Ikki inclinó la cabeza profundamente y agradeció a Momiji.

Justo como había hecho más temprano con las otras dos.

— Aha, de nada… aunque siento que no fue muy útil.

— Eso no es-

— ¡Armor Piercing Bullet! (Bala Perforadora de Armaduras)

— ¿¿¿Hu-???

Una voz profunda como el rugido de un cañón repentinamente interrumpió su conversación.

Mientras que Ikki estaba frente a Momiji, un ataque vino directamente desde detrás de él, apuntando por atrás de su cabeza. Era el golpe de la palma de hierro del Oso Pardo Panzer Renji Kaga.

Fue un ataque sorpresa inesperado y barbárico para una batalla de práctica.

Momiji se petrificó ante esto. Sin embargo-

La expresión de Ikki ni siquiera vaciló.

Momiji lo vio en ese momento.

— Cierto en lo absoluto.

Después de completar su afirmación hacia Momiji, sin siquiera una onza de confusión, Ikki movió la mitad de su cuerpo, casi casualmente, y detuvo el golpe de palma de Kaga con sus propias manos.

Su cuerpo era casi el doble en tamaño que el de Ikki.

El golpe de palma del hombre cuyo peso era cuatro veces mayor al de Ikki, no logró el siquiera hacer que moviera un poco.

Imposible.

Había un truco para tal hazaña imposible.

El truco estaba en los pies de Ikki.

Mientras recibía el golpe, el suelo debajo de los pies de Ikki se hundió notablemente, agrietándose y aplastándose.

Al presenciar esto, Kaga comprendió al instante.

Él ha distribuido la fuerza.

Al mover su cuerpo entero y cambiar de manera perfecta su centro de gravedad, Ikki había recibido el golpe y lo había liberado en el suelo a través de sus piernas sin dejar que reverberara en su cuerpo para nada.

Justo como un pararrayo.

Después de recibir el ataque sorpresa, Ikki igualó al movimiento de Kaga al intentar retroceder y lo empujó hacia atrás usando el brazo con el que había recibido el golpe.

(¡…!)

En el instante donde él cambió su peso de vuelta, más fuerza se había añadido desde el frente.

Con su propio peso siendo tan considerable, Kaga fue doblegado hacia atrás bastante…

En ese instante, Intetsu cortó su túnica.

— ¡Gu, Nuu!

El gran cuerpo de Kaga colapsó sobre sus rodillas y golpeo el suelo.

Hacia eso, Kaga-

— ¡Ah, tú! ¡¿Qué estabas pensando al atacar tan repentinamente?!

Shizuku gritó furiosa.

Después de todo, era algo impensable.

Había lanzado un ataque sorpresa a un luchador que tenía programada una lucha ese mismo día, incluso si fuera en su forma Ilusoria.

Ikki mismo estaba mucho más calmado.

— Está bien, Shizuku.

— ¿O, Onii-sama?

Entonces, de todas las cosas-

— Kaga-san. Muchas Gracias.

Agradeció a Kaga, así como lo había hecho con Momiji y los otros.

Por un momento, Kaga miró perplejo a su expresión, luego rompió en una amplia sonrisa.

— ¡Gah, hahahaha! Encima de no tener puntos débiles, no tienes ni una queja por el ataque sorpresa, eh. Aunque tengas una jeta femenina si te fijas bien… Estar preparado para el combate en todo momento. Parece que ya sabes bien eso.

Los caballeros no eran deportistas.

Por lo tanto, ellos debían también mantener una alta concentración fuera de los encuentros.

Incluso cuando estuvieran caminando, durmiendo o comiendo, siempre debían tener sus sentidos agudizados.

Ellos no pueden darse el lujo de ser descuidados.

Si uno se acostumbra a flojear, es muy seguro que fallará cuando sea importante.

Algunas veces, el ritmo de la batalla va a quien se puede adaptar rápidamente.

Ir de poco, paso a paso, está fuera de cuestión.

Esta verdad era aún más absoluta contra un oponente que había vencido fácilmente a Ouma, contra quien había sido tan impotente.

Eso es por qué Kaga había decidido atacar en el momento en el que Ikki estuviera preocupado con Momiji.

Sin embargo-

He estado hablándole a Noé sobre lluvia 3, a lo mucho.

Para este hombre, era una advertencia inútil.

Al mismo tiempo que Kaga se daba cuenta, empezó a creerlo.

— ¡Vas a ganar! ¡Vas a ganar!

Kaga golpeó el pecho de Ikki con su puño mientras insistía con esto.

Stella era ciertamente un oponente formidable. Su poder de ataque no era nada normal.

Aun así, Ikki sabe cómo usar y detener la fuerza.

Las habilidades especiales de Ikki no deben ser superadas por el poder de ataque de Stella.

Kaga confiaba en él en base a lo que había presenciado.

Ikki sonrió ante este ánimo.

— Entonces, ¡yo seré tu siguiente oponente!

— ¡…!

La expresión de Ikki se tensó mientras sentía un adormecimiento que le corría por el cuello.

Cuando volteó la cabeza, pudo ver a una chica subiendo lentamente al ring con una katana en una funda negra en sus manos, Raikiri Touka Toudou.

El oponente que Ikki había derrotado en las finales del torneo de selección de Hagun.

Aunque su batalla había consistido en un solo golpe, su fuerza está vívida en la memoria de Ikki.

Ella había estado en el top 4 el año pasado, por detrás de Byakuya y Momiji, pero la huella en la piel de Ikki hacía traicionar este hecho.

No había duda de que ella era la mejor de los miembros que Moroboshi había convocado.

Ella era un oponente difícil de enfrentar sin habilidades.

— ¿Qué vas a hacer? Incluyendo a Arisuin, ya te has tenido 5 batallas consecutivas. ¿Quieres tomar un pequeño descanso?

— No, no preocupes por eso.

Su espíritu de lucha estaba rebosante.

Ikki se limpió el sudor en sus manos y volvió a agarrar a Intetsu.

— ¡Por favor, no te contengas!

Alzó su espada apuntándole a Touka.

◆◇◆◇◆

En el instante que Ikki levantó su espada, Raikiri se empezó a mover. A diez metros de distancia, ella desenvainó a Narukami y disparó un corte creciente de rayos hacia Ikki.

El rayo dorado embistió hacía Ikki como un ave con las alas abiertas.

Era el mismo ataque de larga distancia que había usado en contra de Lorelei, el Arte Noble Raiou.

Sin embargo, aunque era un golpe rápido de apertura, fue hecho a una distancia considerable.

Lejos de angustiar a Ikki, él inmediatamente tomó maniobras evasivas.

Es decir, dio un paso largo a la derecha.

Era un estilo de movimiento que había aprendido de Twin-Wings usando su Blade Steal (Robo de Espada). Así fue como logró evadirlo tan fácilmente a gran velocidad tan pronto levantó el talón.

Ciertamente, no era una amenaza para él.

No obstante, en el momento que Ikki esquivó el primer ataque, Touka lanzó un Raiou consiguiente contra él.

La técnica que había esquivado tan fácilmente fue disparada otra vez.

Claro está, esa tampoco logró impactar a Ikki.

Con un salto en la dirección opuesta, Ikki evadió esta también.

Como era de esperarse, ni siquiera logró rozarlo.

Sin embargo, Touka disparó un tercer Raiou.

¿Estaba solo siendo obstinada?

Claro que no.

Touka tenía un motivo para sus acciones.

¡Esto es…!

— Como era de esperarse de Toudou. Después de ver nuestra pelea, ella detectó su punto débil.

Murmurando esto con un gran espíritu de admiración estaba Moroboshi, quien estaba viendo su batalla desde al margen del ring.

— ¿El punto débil de Onii-sama?

— Bueno, con más precisión, es una falla en esa técnica. Es una técnica que ha estado usando desde su batalla conmigo, una técnica que tomó de Twin-Wings usando Blade Steal donde él usa todos los músculos de su cuerpo simultáneamente para acelerar rápidamente a velocidad máxima. La mayor parte de las personas no pueden seguir tal aceleración con sus ojos. Dicho esto, moverse constantemente a toda velocidad es…

— Ah…

Dicho esto, Shizuku se dio cuenta también.

Desde antes, Touka ha estado lanzando Raiou a izquierda y derecha a fin de forzar a Ikki a esquivar en diferentes direcciones constantemente.

— Entiendo. Cuando estas constantemente moviéndote a toda velocidad es difícil hacer paradas repentinas y giros. Todos esos cambios ponen una excesiva tensión en la parte inferior del cuerpo. Esquivar va a ser cada vez más difícil, y eventualmente va a ser alcanzado.

La predicción de Moroboshi estaba volviéndose realidad en el ring.

Mientras Ikki esquivaba los primeros dos por un buen margen, ese margen había empezado a encogerse, y la cantidad de fallos cercanos empezó a aumentar.

— Sin embargo. Ikki debería entender qué es lo que Touka intenta. Si se mantiene a la defensiva, solo quedará inmovilizado a larga distancia.

Ikki empezó a cambiar sus movimientos, justo como Moroboshi predijo.

Detuvo su evasión lateral, encaró los Raiou dispersos dirigidos a él y empezó a correr.

Justo cuando estaba por recibir un golpe directo, se dejó caer al suelo como un animal rampante para pasar al Raiou.

— ¡Wow…!

— Está haciendo lo impensable como siempre. ¡Pasando a través de un hueco como ese!

— ¡Es posible porque es Onii-sama!

Una vez que se había deslizado a través de eso, estaba en rango para cruzar espadas.

Era a corto alcance.

Habiendo cortado tanto el espacio entre ellos, Ikki podía lanzar ataques también.

Ambos se movieron tan rápido que solo los rastros dejados por sus espadas eran visibles.

Touka contraatacó bien, pero ya no tenía la oportunidad de volver a envainar su espada.

Y cuando Touka es incapaz de envainar su espada, no puede sacar el Noble Art de rango cercano más fuerte que posee, Raikiri.

¡Esto está bueno…!

Ikki pensó mientras llevaba una contramedida ortodoxa para Raikiri.

Ikki comprendía el poder de Raikiri por experiencia propia.

Solo usando Ittou Rasetsu al poner su todo en un ataque arriesgado fue el cómo pudo superar a Raikiri antes.

Ya que se estaba preparando para un enfrentamiento con Stella, él no podría usar tales habilidades. Así que a fin de vencer a Touka, primero debía asegurara que no pueda usar a Raikiri.

Si era usado en él, perdería justo en ese momento y ahí.

Así, en ese sentido, él debía presionarla con su habilidad con la espada y suprimir a Raikiri.

(¡Lo tengo! ¡Mi velocidad con la espada es más rápida…!)

Aunque los ataques de Touka eran filosos también, estaban muy lejos de los de Ikki, quien había copiado los de Twin-Wings.

Mientras que no se llegue a un bloqueo por cruce de espadas, no debería preocuparse por ser sorprendido tampoco.

¡A este paso, puedo superarla!

Ikki tomó una decisión. Se movió nuevamente hacia adelante y puso su fuerza en la espada.

Luego, repentinamente, golpeó como si fuera una golondrina en vuelo y forzó a la Narukami de Touka a ir a un lado.

¡Listo, está fuera de balance!

Después de intercambiar golpes con Touka, él ya había terminado de medir la velocidad de su habilidad con la espada.

Con su espada empujada a cierta posición, ella no debería ser capaz de bloquear este ataque.

Luego, Ikki debería-

¡La tengo aquí! ¡Está decidido!

Creyendo eso, Ikki golpeó hacia delante de nuevo-

Más bien, lo intentó.

¿¡!?

Inmediatamente después, un adormecimiento le recorrió el cuello.

Era el sexto sentido que había perfeccionado al haber pisado la línea divisoria entre la vida y la muerte tantas veces el que lo alertaba.

Ante esta alerta, el cuerpo de Ikki ignoró la suposición previa y se movió -la espada de Touka se había movido más rápido de lo que Ikki esperaba y, apenas, había logrado volverse a defender.

¡Eso es una locura…!

En base a la velocidad con la espada de Touka, la velocidad de ese contraataque era imposible.

Ikki tragó saliva en asombro.

¿Qué diablos fue eso?

Ikki pensó acerca de ese inesperado contraataque.

Sin embargo, Touka no estaba dispuesta a esperar a que Ikki pensara.

Narukami e Intetsu se batieron una vez más.

Desde el punto de contacto, Touka canalizó un ataque eléctrico hacia Ikki.

— ¡Ah!

¡Zap! Chispas crepitaron entre Narukami e Intetsu conforme la electricidad corría a través de Ikki.

Aunque su piel no se quemó gracias a la forma Ilusoria, recibir el shock generó intensos espasmos en sus músculos y que gritara de dolor.

Al final, sus movimientos fueron detenidos instantáneamente.

¡Touka apuntó a esta oportunidad-!

Alzó a Narukami por encima de su cabeza ágilmente, y atacó hacia abajo a Ikki.

Aunque, Ikki había provocado ese ataque.

¡Está nerviosa!

Cuando Touka había empezado su golpe, Ikki endureció su cuerpo que se retorcía.

Usando todo el control de su cuerpo que había cultivado, tomó control de su corazón y restauró sus funciones a su sistema periférico nervioso a la fuerza.

Recuperándose del shock en ese instante, Ikki esquivó el golpe dirigido a su cabeza al menor paso posible.

Pensando que el shock lo había inmovilizado, su oponente fue por el golpe final.

Era un movimiento que había sido hecho después de ver los pensamientos de Touka, superándola completamente.

Esa era la oportunidad de Ikki- o debería haber sido.

— ¿¡¿Ku?!?

Una vez más, las predicciones de Ikki fueron desbaratadas por la hoja de Touka.

Esta vez, después de esquivar a Narukami, Ikki no necesitaba chocar escapadas con Touka, lo que previno que ella pudiera usar el mismo movimiento. Su lucha a corto rango continuó de esta manera.

Ikki tenía que repensar sus estrategias a corto alcance desde el principio.

A pesar de que era capaz de claramente sobrepasar su velocidad con la espada, no podía asestar un golpe definitivo a Touka.

Más aún, Ikki estaba lentamente empezando a quedarse atrás.

La causa debe ser…

¡Esos cambios alrededor!

Ikki lo vio en los movimientos de ella mientras era presionado.

La espada de Touka podía golpear con el filo de la legendaria técnica de espada Swallow Counter (Contraataque de la Golondrina), y luego regresar una velocidad sobrenatural, dejando un rastro como el destello de un relámpago.

Debido a la presión de los momentos entre cada ataque, estos golpes sacaban de ritmo a Ikki.

Esta era una técnica que Touka Toudou había pulido persiguiendo la victoria en el torneo de este año. Al crear un campo magnético especial a su alrededor, ella podía usar la atracción y repulsión electromagnética para mover su espada a velocidades que excedían los límites de su cuerpo. Era su Arte Noble, Inazuma, creado para contrarrestar la técnica sobrehumana de Yuudai Moroboshi, Houkiboshi.

La tensión en la muñeca hacía imposible usarla indiscriminadamente, pero al mezclarla ocasionalmente mientras intercambiaban golpes, ella podía interrumpir el ritmo del oponente. Una vez que el ritmo había sido interrumpido, ¡obligarlos a retroceder era simple!

— ¡Aha!

— ¡Ku!

Touka arremetió hacia el pecho de Ikki.

Para poder evitar el golpe, Ikki se lanzó hacia atrás, quedando fuera del rango de combate.

Había escapado con la cola entre las patas.

— ¡Onii-sama…!

Ikki había sido forzado a salir de su rango cómodo.

Shizuku se dio cuenta de esto y mostró su preocupación, mientras que la expresión de Moroboshi se tensaba.

Era natural. Ikki sabía la superioridad a corto rango de la espada de Twin-Wings, el cual había aprendido. Dicho esto, alguien había hecho que retrocediera.

Esta chica es… poderosa. No puede ni compararse con su “yo” del año pasado.

Sin intención de dejar que Ikki se aleje, Touka se mantuvo detrás de este, manteniendo la persecución.

Kurogane-kun. Las habilidades de tu espada son realmente increíbles. Cuando vi tu pelea con Moroboshi-san por televisión, se me erizó la piel. Tus técnicas no parecen humanas. ¡Sin embargo!

Esto era de esperarse de los Blazers.

Era increíble que Ikki haya llegado tan lejos solo con habilidad física.

No obstante, esto era un producto de las circunstancias de Ikki, al no haber sido bendecido en términos de poder de Blazer.

Touka y otros Blazers no habían tenido la necesidad de tener un enfoque tan único en artes marciales para poder llegar a este punto.

Si ellos simplemente usaban su poder mágico en conjunto con sus habilidades, entonces superar a las personas normales no era un gran problema.

Su habilidad por sí sola no era suficiente.

Con técnicas de espada que simplemente superaban a la gente promedio…

¡Olvidándose de Stella-san, él ni siquiera puede encargarse de mí…!

— ¿¡Gah…!?

En respuesta al feroz ataque de Touka, Ikki se mantuvo a la defensiva.

Mas que de evitar el enfrentamiento, Ikki era forzado constantemente a retirarse.

Al final, eso resultó ser negativo para él.

— ¡¿¡Ah!?!

De repente, mientras se alejaba saltando, el balance de Ikki flaqueó.

¿Qué pasó?

La respuesta estaba a sus pies.

Shizuku y los otros espectadores miraron consternados.

¡Eso era lo que había dejado cuando recibió el ataque de Kaga!

¡Imposible! ¡Su pie quedó atrapado en una parte agrietada del ring! ¡Un ataque se acerca, Ikki!

…No, esto es-

— ¡¡¡Haaaaaaaaah!!!

Como Arisuin esperaba, Touka aprovechó la oportunidad y atacó con todo su espíritu y poder.

Teniendo el pie atrapado en el cuadrilátero destruido, Ikki estaba fuera de balance y no era capaz de defenderse. Sin embargo, con un apagado “— ¡Gagi!” los dos regresaron a bloquear con un cruce de espadas.

Claro está, Touka siguió esto con una explosión eléctrica.

— ¡Bzzt!

Con un suave sonido de estallido acompañados de chispas, el brazo de Ikki y la parte superior de su cuerpo se movieron hacia atrás a causa del shock. Touka vio una apertura decisiva.

¡Esto es todo!

Touka decidió liberar su carta de triunfo.

Touka ya había visto antes la resistencia de Ikki ante la electrocución.

Un simple corte sería simplemente esquivado. Sin embargo, aun si fuera a esquivar a Raikiri, su sable supersónico golpearía a Ikki con una explosión en el aire.

A corto rango, el daño de recibir eso sería capaz de derrotar a cualquier humano.

No había razón para dudar.

Creyendo esto, Touka regresó a Narukami a su funda.

— ¿¡¿¡Eh!?!?

Para ser más exactos, lo intentó.

Sin embargo, era incapaz.

¿Por qué? Bueno, la razón estaba en la funda de Narukami.

Justo en la entrada de la vaina y en la punta de la espada, evitando que la espada sea enfundada, había una pequeña astilla de la parte destruida del cuadrilátero.

(¡¡¡!!!)

En ese momento, Touka se dio cuenta que había sido atrapada.

El pie de Ikki no había sido atrapado en la parte destruida del ring.

Con el fin de levantar de una patada un fragmento del ring, había atorado su pie en una grieta. Luego, mientras su cuerpo se doblaba para atrás debido al golpe eléctrico, lanzó ese fragmento al espacio entre Narukami y su funda.

Eso evitó que la espada sea re-enfundada, dejando a Touka indefensa.

— Ka, Ha-

En ese instante, Ikki terminó de recuperarse del shock y cortó la garganta de Touka.

◆◇◆◇◆

Después de recibir una herida tan fatal, Touka sintió que estaba a punto de perder su conciencia y desmayarse.

Sin embargo, con gran fuerza de voluntad, se pudo mantener sobre una rodilla y se dirigió al ahora victorioso Ikki.

— Pensar que Raikiri sería derrotado de tal manera…

— No obstante, es un ataque sorpresa que solo funciona una vez.

Touka sonrió amargamente.

Usando una esquirla del rin para bloquear su vaina era definitivamente una sorpresa. Ella no dejaría que volviera a pasar.

Aun así, leyendo la intención de usar a Raikiri y luego usando el daño en el ring no era nada menos que creativo.

Incluso durante la ardua lucha de espadas, él la había llevado despreocupadamente a esa ubicación predeterminada.

Y aún más impresionante, había engañado por completo su habilidad de leer las intenciones en base a las señales biológicas a fin de lograr hacer que su plan funcione, tomando acciones decisivas sin dejar que ella se dé cuenta de nada.

Sin lugar a duda, este era el poder de Ikki, adquirido por la experiencia.

La fuerza de Ikki consistía en mucho más que solo esgrima.

Había ampliado la visión de ella. Ikki estaba constantemente pensando en la mejor manera de ganar.

Solo he estado pensando en técnicas de espada, todo este tiempo.

— Maravilloso. Aunque vine a ayudarte a entrenar, en su lugar terminé yo aprendiendo de ti.

— ¿Aprender de mí? He estado peleando de esta manera porque no puedo permitirme el revelar mi mano… Toudou-san. Gracias por tener este duelo conmigo.

— Oh, ni lo men-

— Ok, ok. Es muy japonés el que estén lanzándose agradecimientos uno al otro, pero, enfréntame, Ikki.

Algo duro golpeó a Ikki por la espalda con un sonido audible.

Era el device de Moroboshi, Tora-ou.

— Ese que tomaste fue un camino interesante a la victoria, aunque no estoy impresionado. Después de todo, ya has cambiado los papeles de manera similar, ¿no?

Ikki cambió su atención de Touka a Moroboshi y asintió ligeramente.

— Eso hice. Tú y yo tenemos una manera engañosa de pensar.

— Haha. Claro. Soy un comerciante de Naniwa.

Incluso cuando se reía profundamente ante la broma de Ikki, Moroboshi volteó a Tora-ou, apuntado a Ikki.

— Yo seré el último. Considerando que tienes una pelea hoy, no usare Tiger Bite (Mordedura de Tigre), hehe. Te cansaré en gran manera. Tomaré esta oportunidad para pagarte lo sucedido en la primera ronda. ¿Estás listo?

Moroboshi llevaba una sonrisa grosera en su rostro.

Sin embargo, aunque jugara con sus expresiones y palabras, el fuego en sus ojos era sincero.

Aun cuando se sintiera agradecido por la calidez de los sentimientos que Ikki veía en el parpadeo de los ojos de Moroboshi, alzó su espada.

— Empecemos.

◆◇◆◇◆

Era el momento de la pelea simulada con Moroboshi. El principio resultó ser más calmado que su pelea con Touka.

Era natural, ya que Ikki y Moroboshi eran caballeros con estilos similares.

Él no entraría en un combate a larga distancia con magia, así como Touka había hecho.

Básicamente, hasta que entrara en el rango de su lanza, él no atacaría.

Al menos, eso es lo que me gustaría pensar, pero parece que va a lanzar su lanza.

Aunque Moroboshi no estuviera en el rango de su lanza, Ikki no podía bajar la guardia para nada.

Mientras prestaba atención de manera meticulosa, Ikki iba rodeando a Moroboshi.

Todo ese tiempo, la mirada de Moroboshi no se apartaba de Ikki.

Tora-ou, que había sido bajada, seguía al corazón de Ikki con su punta.

Enfrentarlo otra vez, la presión es realmente increíble.

No había punto en el cual pudriera romper el rango de Moroboshi.

No creo que pueda usar velocidad para perturbar su zona como lo hice en la primera ronda del torneo.

Ikki razonó esto.

Se refería a qué tan cerrada había sido su victoria contra Moroboshi en el Festival de Artes de la Espada de las Siete Estrellas.

Esa victoria había sido mucho menos sobre poder verdadero y más sobre ataques sorpresa. Moroboshi no sabía mucho acerca de Ikki, lo que dejó que Ikki pudiera infligir un buen corte en él antes de que sus ojos se hubieran acostumbrado a la velocidad de Ikki.

El sangrado de ese corte había disminuido la circulación de oxígeno. Con su visión debilitada por esto, Moroboshi había sido incapaz de seguir la aceleración repentina de Ikki.

Sin embargo, Moroboshi era diferente ahora.

Estaba en perfecta condición, y más aún, ahora sabía acerca del uso del estilo de Twin-Wings de Ikki.

Confiar en la velocidad para atacar a tal oponente era peligroso.

Aun así-

Correcto, aun así, al final, era lo mismo que su pelea con Touka.

Peligroso o no, Ikki no tenía muchas opciones de dónde elegir.

Él tenía su propia distancia de pelea. Hacer que la batalla llegara al rango de una espada, y cortarlo.

Además de eso, no tenía otra manera de pelear.

Dicho esto…

Él es aterrador.

La presión que expedía Moroboshi era realmente fuerte.

Sin embargo, si se acobardaba solo por esto, nunca sería capaz de acercarse a Stella.

Si no había esperanza de victoria dado este oponente,

¡Debo intentarlo, sin miedo!

Ikki endureció su corazón y aceleró, corriendo hacia Moroboshi.

Es respuesta, Moroboshi respiró profundamente.

— ¡…!

Mientras Ikki entraba en el rango de su lanza, Moroboshi desplegó tres estocadas letales hacia él en un abrir y cerrar de ojos.

Eran el golpe a alta velocidad de Moroboshi, Sanrensei.

Ikki los detuvo con cortes sumamente rápidos, lo que dejó solo dejo las imágenes remanentes en su vista.

La lluvia de golpes de acero era como la de estrellas fugaces.

Él cargó hacia adelante, intentando abrirse paso, pero…

¡Es aquí…!

Intentando lo que fuera, no podía avanzar.

Innumerables golpes Sanrensei llovían en ráfaga.

La velocidad y densidad de los golpes estaba fuera de comparación de la de su pelea anterior.

Aun usando la técnica de Twin-Wings, podía apenas repeler las embestidas.

— ¿Estás sorprendido? Kurogane.

— ¡…!

— Durante el torneo, estaba usando Sanrensei como cebo para Tiger Bite. Te habías preparado para entrar en mi rango dependiendo de tu velocidad.  Sin embargo, si no mezclo con Houkiboshi, no uso Tiger Bite y me enfoco en la velocidad, incluso yo soy capaz de esto. ¡Si puedes pasar esto, demuéstramelo!

— Ku…

Su voz estaba llena de confianza.

No estaba de ninguna manera sobreestimando su propia habilidad.

Deslizarse entre los golpes de Moroboshi no era una tarea fácil.

No hay brecha en la cual me pueda recuperar. Esto no es como Sanrensei tanto como si fuera una lluvia de meteoros.

La lluvia de metal parecida a estrellas fugaces no tenía huecos.

Para ponerlo simple, estar en su rango sería imposible.

Siendo este el caso, Ikki usó una técnica.

Era una técnica donde él se movía de derecha a izquierda a gran velocidad, generando imágenes residuales para engañar a su adversario.

Cuarta Espada Secreta- Shinkirou. Era una técnica que había hecho que Moroboshi se lamentara durante el torneo.

Con esto, Ikki presionaría a Moroboshi a escoger entre-

— ¡No me subestimes!

— ¿¡!?

El plan superficial de Ikki fue destruido en un instante.

Ikki usó Shinkirou para enviar una de sus proyecciones a la derecha mientras él se movía a la izquierda, pero en ese instante, Tora-ou se dobló con una agilidad engañosa, ajustando su trayectoria para seguir al Ikki real.

Ikki logró desviar el ataque con un espacio del ancho de un cabello.

—¡¡¡Oraaa!!!

— ¡Ku, oof!

Moroboshi usó toda su fuerza para golpear a Intetsu cuando Ikki lo bloqueó, enviando el cuerpo de Ikki volando hasta el filo del cuadrilátero.

Ante esto Moroboshi sonrió a Ikki de manera osada, quien justo acababa de evitar su caída.

— Si intentas crear ilusiones, haré que mi lanza esté sobre ti en un instante. Ya sé los movimientos que haces para preparar esa técnica. No creas que podrás usar la misma técnica para sobrepasar otra vez a un luchador de primera clase como yo. Eso es muy ingenuo de tu parte.

— ¿…Eh? ¿No funcionó dos veces, Botan-chan?

— Sí, por eso es que perdió en la primera ronda.

— Así que entonces es de “segunda clase”.

— ¡Ca-cállense! ¡Los espectadores deben quedarse callados!

Moroboshi se quejó a su interrupción.

Aun así, seguía vigilante a Ikki.

Era obvio que lo haría; Ikki estaba agarrando su espada tan fuerte como para decir que esto terminaría después de eso.

¡Aún tengo un camino para salirme del rango de la lanza!

Ikki se lanzó hacia Moroboshi una segunda vez.

— ¡Eres incorregible! Dicho esto, si eres alcanzado, este es tu único camino, ¡huh!

Moroboshi se preparó para combatir esta acometida desde la distancia de la lanza una vez más.

Él no gastaba energía cuando Ikki estaba fuera de rango, pero en el momento en que Ikki entraba a su zona, se abalanzaba como si fuera un fuego descontrolado.

Fundamentalmente, Moroboshi prefería este tipo de técnica de lanza paciente.

Eso fue a lo que Ikki apuntó.

El primer golpe que Moroboshi lanzaría en cuanto se acercara.

¡Golpearé su interceptación con Dokuga no Tachi!

Levantó su espada diagonalmente por encima de su cabeza. Su sexta espada secreta- Dokuga no Tachi.

Envía ondas de choque al enemigo a través del Device, atacando desde el interior.

Es un ataque que se transmite a través de las armas.

A diferencia de Shinkirou, no había mostrado esta técnica a Moroboshi.

Por lo tanto, el primer ataque definitivamente debería ser-

— ¿Qué podría ser esto?

— ¿…?

Ikki fue dejado atónito en el instante que su Dokuga no Tachi interceptó a Tora-ou.

Moroboshi rápidamente había retirado su lanza.

Luego, apuntando a Ikki, que estaba lleno de aperturas después de ser engañado, golpeó de nuevo.

— ¡Como si fuera a recibir un ataque tan envenenado!

— ¡¡¡Ku, Uoooooo!!!

Inmediatamente después, esa luz de fuerza que dejaba a alguien, Blood Light, danzó por el aire.

El golpe de Moroboshi había alcanzado a Ikki.

Sin embargo, no era una herida seria.

Solo había ligeramente arañado su costado.

Para lograr esto, Ikki había usado la empuñadura de Intetsu para golpear la hoja de Tora-ou y virar su trayectoria.

Luego escapó inmediatamente del rango de la lanza.

— Hábil como siempre.

— ¿Qué te hace decir que estaba envenenado? No has visto esta técnica antes.

— Eso es porque normalmente dejas tu peso detrás. Tuve un mal presentimiento por eso.

—…Ya veo.

Ikki se rio amargamente.

Aunque había intentado crear una apertura, de alguna manera había habido otro descuido.

De repente, él lo entendió.

Tácticas que esperan errores del enemigo no funcionarán en este hombre.

Quizá debido a la falta de tensión durante este combate simulado, pero la concentración de Moroboshi tenía pocos huecos.

Había estado en una postura natural todo este tiempo, sin dejar aperturas por donde atacar.

En ese caso… Solo había una cosa por hacer.

Habiendo decidido esto, Ikki llevó a Intetsu a Seigan no Kamae 4 y se concentró en Moroboshi con ambos ojos.

— —

Moroboshi observó la mirada de Ikki y su postura.

— ¿Qué es eso? La naturaleza de su presión ha cambiado.

El sexto sentido ya veterano de Moroboshi había inmediatamente sentido algo.

Su pie posterior está bien plantado. No puede embestir eficientemente desde esta postura.

Tal como Moroboshi había juzgado, el tercer acercamiento de Ikki era diferente de lo que había realizado hasta ahora; esta vez se acercaba lentamente.

Sin cambiar de Seigan no Kamae, Ikki se arrastró lentamente hacía adelante, sin que su pie abandonara el suelo nunca.

— ¿Qué pasa? Si te mueves a velocidad de una tortuga, te rellenaré de hoyos en el momento que entres en rango.

— —

Ikki no mostró respuesta ante la provocación de Moroboshi.

Ignorándolo-Eso simplemente no fue todo.

Simplemente no está escuchando. Ni siquiera puede escucharme.

Después de ver a los ojos de Ikki, lo comprendió.

Él no respondería a ningún sonido.

Con sus ojos concentrados en Moroboshi, él simplemente avanzaba lentamente para cerrar la brecha entre ellos.

Cuando la concentración excede los límites normales, te vuelves incapaz de escuchar cualquier cosa a tu alrededor, y también te vuelves incapaz de percibir los colores. Ya he experimentado estar en esa “zona” antes…

Bueno, si era el hombre que tenía en frente, probablemente él podía entrar en ese estado de manera intencional.

El problema era, ¿qué estaba pensando, usando esa concentración?

Con tales movimientos tan lentos, ¿qué estaba intentando empezar?

Finalmente, los dedos del pie de Ikki invadieron el dominio de Moroboshi.

Tch, ¡Estoy tan confundido! ¡Pero lo que tengo que hacer no ha cambiado!

Moroboshi hizo su movimiento.

Enfocándose solo en la velocidad, el liberó una feroz tormenta de acero.

Ikki bloqueó de igual manera que había hecho antes, con Intetsu volando para reflejar la lanza.

El sonido de las armas chocando. La lluvia de chispas. Era exactamente igual que antes.

— ¿¡¿¡!?!?

Moroboshi lo sintió primero en la mano con la que empuñaba a Tora-ou.

Había un peso inusual proveniente de su oponente.

Era como si un árbol gigante se hubiera enraizado a la tierra.

No importaba cuantas veces golpeara, Ikki no retrocedía como lo había hecho antes.

Ni siquiera esquivó de manera horizontal.

Con sus ojos fijos en Moroboshi, avanzó hacia adelante, paso a paso. Solo hacia adelante.

— ¡…!

Viendo su forma, Moroboshi entendió la idea de Ikki

Este tipo, ¡no tenía un plan específico o nada…! ¡Él cortó los sentido innecesarios, redujo la fuerza que usaba excepto el moverse lo más necesario posible, y puso toda su concentración en su espada…! ¡Voy a ponerlo todo en mi espada y atravesar con toda mi fuerza!)

Él no era un oponente al que pudieras atravesar con un plan a medias o un truco barato.

Sabiendo eso, se encontraría con la espada que Ikki afiló con todo su ser.

Ikki entendía sus propias debilidades, y hacía uso de todo enfrente de sí con aras de victoria.

Contrario a eso, cuando importaba, él tenía el coraje de confiar en su propia fuerza.

A primera vista, estas dos ideas eran contradictorias.

El que las unía era El Peor Ikki Kurogane.

Él está al tanto de sus debilidades.

A pesar de eso, el confía en que puede ser más fuerte que cualquiera.

Para logar esto, el hace todo lo que puede.

Ese todo reside en la espada negra que empuña en ambas manos.

Por lo tanto, Ikki Kurogane no retrocedería. Ya no correría.

Si era él mismo, era posible.

Creyendo esto, avanzó lentamente, pero seguro, hacia Yuudai Moroboshi.

Esto no era un último asalto. Ni tampoco era un ataque desesperado.

Victoria Absoluta. Él tenía tal convicción.

La presión que expulsaba era feroz.

— ¿¡Guh!?

Él apabulló a Moroboshi sonoramente, llevándolo a una esquina de la arena rectangular.

— ¡Increíble, Onii-sama! ¡Para llevar a Moroboshi contra la pared de manera frontal!

— Hacia adelante, lentamente, pero seguro. Lo logró gracias a una increíble presión.

— Sí, pero también… La postura de Kurogane-kun es maravillosa.

— ¿De qué hablan?

— En contra de Moroboshi-san, sin ser desplazado lateralmente o de adelante hacia atrás, él mantuvo una trayectoria fija. Esto hace que sea difícil para el atacante. De todas maneras, él se cubrió con su espada bien centrada en Seigan no Kamae e hizo que sea difícil atacar, y su oponente no cambió su postura para nada, continuamente apuntando a hacer un golpe fatal en el mismo lugar, desde el mismo ángulo. Él inevitablemente terminó realizando el mismo movimiento. Como resultado-

Justo después de eso, luz roja revoloteó en el cuadrilátero.

Era Blood Light saliendo de las extremidades de Ikki.

Pero, era solo un rasguño.

Y seguramente, Moroboshi también entendió el ‘resultado’ del que hablaba Touka.

¡He mostrado demasiado movimiento! ¡Está optimizando su fuerza y acercándose para repelerme!

Precisamente, si uno termina repitiendo el mismo ataque, terminas exponiéndolo.

El poder, ángulo, y velocidad necesaria para desviar al enemigo había sido mostrado todo en detalle.

Y ahora Ikki lo había analizado y optimizado.

Mientras evitaba heridas fatales, Ikki había usado el mínimo de defensa necesaria, contrayendo sus movimientos defensivos tanto como pudiera, haciendo que su ataque y defensa sea más fuerte que antes, y entrando a la zona de Moroboshi.

Hacia adelante. Poderosamente. Rápidamente.

— Moroboshi-san perdió la paciencia después de ser acorralado en una esquina. ¡Está atacando irrazonablemente por impaciencia!

Está había sido la predicción de Touka,

— ¡No te acerques!

Se hizo realidad en el siguiente instante.

Moroboshi lanzó un solo golpe centellante hacia Ikki.

Debido a su impaciencia, su codo viajó muy lejos como para regresar de manera segura, haciendo que sea una estocada descuidada.

Sin ningún espíritu puesto en esta, el golpe carecía de poder y puntería.

— ¡¡¡!!!

Ikki no pasó por alto eso.

—Mierda-

Para cuando Moroboshi se había dado cuenta de su mala jugada, era demasiado tarde.

Ikki dio un paso adelante con el mal estoque, dejando que su hombro sea atravesado.

Usando su propio cuerpo atrapó a Tora-ou, privando a Moroboshi de contraataque.

— ¡¡¡Haaaaaa!!!

Con Tora-ou atrapado en su hombro, él irrumpió en el espacio de Moroboshi y apuñaló su corazón con su espada.

◆◇◆◇◆

— Maldita sea… ¡Perdí otra vez!

Moroboshi gritó mientras que su corazón era atravesado, y con su fuerza drenada se desmayó esparcido en el suelo.

— Maldición… Creí que esta vez también podría ganar.

— En el… combate… real…. esto no funcionará…

Las palabras de Ikki, pronunciadas mientras jadeaban por aire, no nacieron por humildad

En realidad, la pelea que acababa de tener Moroboshi, preocupándose por Ikki que tenía poco poder mágico, lo contuvo de usar Tiger Bite. No podía ir con todo en el contendiente que estaba a punto de ir a un gran enfrentamiento. Incluso en ese estado, ellos habían dedicado tanto poder como podían.

Ikki lo supo al cruzar espadas con él.

Así que, incluyendo a Moroboshi, Ikki agradeció una vez más a todos sus amigos que se habían reunido hoy.

— Moroboshi-san. Y también todos los demás. Estoy muy agradecido. He ganado experiencia invaluable antes de mi pelea con Stella.

— No necesito las gracias. Puedes agradecerme regresando como el campeón.

— ¿No es eso un poco irrazonable?

— ¿No estás seguro?

Moroboshi le preguntó a Ikki mientras se sentaba, y después de un breve silencio, Ikki asintió ligeramente.

— Honestamente, pienso que esta pelea será la más cosa más dura que he hecho en toda mi vida. No puedo decir que estoy seguro… Pero daré todo lo tengo.

— Eso no sirve, grandísimo idiota.

Moroboshi hincó a Ikki en la cabeza con la empuñadura de Tora-ou.

Luego habló en un tono infantil.

— Este es el escenario al que siempre aspiraste. No puedes tomarlo con sentimientos tan poco entusiastas. No importa qué tan fuerte sea tu oponente, debes entrar siempre al cuadrilátero confiando en que vas a ganar, 100%. Incluso si no tienes la confianza, fuérzala. Puedes pensar en perder, una vez que pierdas. Si terminas perdiendo, eso es todo en lo que podrás pensar, después de todo.

— Moroboshi-san…

— Si aún no tienes confianza, me quedaré contigo hasta que la tengas. Así que, hazme un favor y no digas cosas tan lamentables.

Todos los que se habían reunido ahí por Ikki estuvieron de acuerdo en silencio con el sentimiento de Moroboshi.

Todos tenían las mismas expectativas que Moroboshi.

— Si vas a ir tan lejos por mí, tomaré tu oferta. ¿Me acompañarías un poco más de tiempo?

— Hehe, entonces, ¿qué tal si lo intentamos una vez después de un descanso?

— Sí, claro-

Con un chirrido fuerte, la puerta de emergencia se abrió.

— ¡¡¡!!!

Un frio viento invernal sopló y rozó a todos los que estaban adentro.

Todos se dieron cuenta de inmediato.

Esto no era aire frío, sino esa esgrima definida que hacía que uno tenga escalofríos.

Al menos alguien ahí reconoció esa aura.

¿Podría ser?

Pensando eso, todos voltearon a ver hacia la puerta.

— ¿Qué es esto? Todos se ven sorprendidos.

Con ojos tan agudos como los de un ave de rapiña, observando a los presentes, estaba un hombre alto con cabello largo.

El Rey de la Espada de Viento, Ouma Kurogane, estaba de pie ahí.

— ¿¡O-Ouma!?

— ¿¡Por qué estás…!?

Nadie era capaz de esconder su sorpresa ante tal inesperado recién llegado.

Ouma vio esto y lanzó el saco que estaba cargando en su hombro al piso.

— Estoy aquí por la misma razón que la mayoría de ustedes. Me llegó un mensaje de texto pidiéndome ser compañero de entrenamiento antes de la final.

— Eh, er, ¿es así? Onii-sama.

Shizuku volvió la vista a Ikki en sorpresa, quien asintió.

Lo que había dicho era cierto.

Además de Moroboshi y Touka, también se había contactado con Ouma.

Por supuesto, solo lo había hecho porque no había daño en intentarlo. Ouma nunca había actuado por el bien de Ikki, después de todo.

— Realmente no creí que vinieras, así que no puedo evitar estar sorprendido.

— Solo es porque estoy libre, ya que había planeado pelear en la final. Y también… pensé que quiero ver tu poder por mí mismo.

— ¿Mi… poder?

— Después de todo, es un Rango F versus un Rango A. Tu derrota está casi decidida por el destino. No tengo interés en tal espectáculo. Es solo que… Haber sobrevivido con tal pobre poder, hasta que pudieras pararte enfrente de ese dragón… Es un deber como tu hermano mayor el vapulear esa estupidez tuya antes de que seas asesinado.

Todo el cuerpo de Ouma se vio envuelto en magia de viento, la cual concentró en su mano, manifestando su device, la nodachi Ryuuzume.

Cuando Ryuuzume se manifestó, el aura que emitía se volvió más nítida.

Shizuku se inquietó, e inmediatamente se colocó frente a Ikki para protegerlo.

No- más exactamente, lo intentó.

Sin embargo, Ikki la detuvo al colocar su mano en el hombro de ella.

Aun cuando los ojos de Shizuku temblaban con preocupación, Ikki le dijo “— Está bien” y se paró frente a Ouma.

— Gracias por venir. Hermano.

— Corta la plática inútil y prepárate ya. No estas acá para charlar.

Como era usual, ni una pizca de amabilidad.

Incluso cuando sonreía irónicamente, solo al sentir la presión que sentía solo por esta de pie frente a Ouma, estaba asombrado.

Increíble…

Él había sentido tal aura intimidante la primera vez que se habían enfrentado.

El cuerpo de Ouma se veía el doble de grande.

Era claro que él estaba por encima de luchadores tales como Moroboshi o Touka.

Las manos de Ikki empezaron a sudar.

Sin embargo, el pensamiento de retirarse ni siquiera pasó por su cabeza.

Después de todo… había un poco de verdad en lo que Ouma había dicho. Si no se podía enfrentar a Ouma, entonces no había chance de prevalecer en contra de Stella.

Entonces él podría empezar a rezar.

Con la finalidad de regresarle forzadamente la vida a Ikki cuando estaba asustado por el miedo a Stella, no había mejor oponente.

Ikki se secó el sudor de las palmas de sus manos y empuñó a Intetsu una vez más.

— ¡Hagámoslo…!

 ◆◇◆◇◆

Ouma hizo el primer movimiento tan pronto como se anunció el comienzo.

Con las mangas de su kimono revoloteando, se movió directamente para acortar la distancia entre Ikki.

Sin embargo, Ikki no estaba sin hacer nada.

Él pateó el piso para darle el encuentro a Ouma.

Claro está, no era tan tonto como para simplemente atacar a Ouma directamente de esa manera.

Él sabía qué tipo de resistencia física y fuerza sobrehumanas le habían sido otorgadas a Ouma por su entrenamiento demente.

Por lo tanto-

— ¡Eso es…!

Moroboshi, viendo desde un costado, se dio cuenta,

El instante en el que Ikki entró al rango de la nodachi, cambió su paso, añadiendo cambios repentinos a su velocidad.

Moroboshi conocía bien esa técnica.

Ikki usaba esos movimientos para confundir la visión de su oponente y crear proyecciones de él.

Era el Shinkirou lo que extendió a su alrededor.

Y, acorde al plan de Ikki, Ouma cayó ante las proyecciones.

Con un suspiro blandió desde arriba a Ryuuzume como si cortara bambú, cortando a Ikki por la mitad.

Sin embargo, lo que había cortado era una proyección.

Como resultado, expuso su flanco al Ikki real.

— ¡Lo tiene!

Moroboshi apretó su puño al ver a Ikki tomar la iniciativa.

A su lado, Raikiri estaba con los ojos entrecerrados mientras se quitaba los anteojos.

— No, no exactamente.

Ella señaló un error en el análisis de Moroboshi.

Ouma sabía su siguiente movimiento por las señales que su cuerpo le daba.

— ¡¡¡!!!

Sin levantar su espada, hizo un corte en una diagonal baja.

Usando esa fuerza, Ouma embistió a Ikki con su hombro,

— ¡Embiste con el hombro…! ¡Incluso leyó a través de Shinkirou!

Ikki usó a Intetsu, con el que pensaba atacar, para bloquear en su lugar.

Sin embargo, Ouma era más pesado de lo que parecía.

El impacto de una embestida de un hombre de casi quinientos kilogramos era fácilmente letal.

— ¡…!

Con el bajo sonido de dos personas impactando, el cuerpo de Ikki fue empujado hacia atrás y tropezó a sus espaldas, con su balance destruido.

Ouma atacó en picada a Ikki como un fuego salvaje.

Sin darle a Ikki tiempo para recuperar su posición, lanzó incontables golpes y estocadas.

Rápido.

Se aproximaba en velocidad al Sanrensei de Moroboshi.

Sin tomar un respiro, lanzó diez, veinte, una interminable avalancha de ataques.

Tal sorprendente rotación- Shizuku lo reconoció.

— ¡Kyokujitsu Isshin-ryuu, Retsu no kiwami Amatsukaze…! 5

— ¿Qué demonios es eso?

—Es una técnica secreta dentro del estilo Kyokujitsu Isshin-ryuu que ha pasado a través de generaciones en la familia Kurogane. Es una combinación de 108 golpes continuos.

Del primer golpe al 108avo, todo, desde el ángulo y la potencia de cada golpe, estaba calibrado para ser eficiente.

Al repetirlos una y otra vez, incontables veces y forjarlos hasta su mismo núcleo, él era capaz de suprimir todo tipo de pensamiento y sacar la mayor velocidad que su carne y sangre de su cuerpo podían aguantar. Había sido pensado para destruir al oponente con una abrumadora cantidad de golpes.

— ¡No hay una mejor técnica para derrotar a alguien cuya postura ha sido destruida…!

— Pero, si no me equivoco, ¿Ikki no se ha vuelto fuerte al robarle técnicas a otros? En cuyo caso, definitivamente debería conocer una técnica que ha pasado a través de los Kurogane, ¿no?

—…No lo sé. Esta conversación me sobrepasa. Pero… aun sí la supiera, solo con eso no puede hacer nada ante este ataque,

Justo como Shizuku decía, en cara a la sobrecogedora velocidad de Ouma, Ikki no podía siquiera sacar a Intetsu para enfrentar a los ataques. Él tenía que usar todo lo que tenía para evitar la feroz arremetida de Ouma. Él definitivamente no iba a ser capaz de revertir ese ataque en esta situación.

Después de todo, llevarlo a tal situación era el punto de Amatsukaze.

Con los ataques constante optimizados casi excesivamente, retenía al enemigo, previniendo que pudiera realizar cualquier acción.

Ahora, Ikki estaba completamente atrapado en esta situación.

Eso es lo que parecía, observándolo desde afuera.

Sin embargo-

Está esperando por algo…

Incluso mientras Ikki estaba siendo agobiado por los golpes de Ouma, Touka Toudou vio un destello de ingenio en los ojos de Ikki.

No estaba ni siendo retenido, ni apabullado.

Estaba esperando por algo.

Ese algo era una apertura en Amatsukaze.

No importaba cuánto tiempo se hubiera pasado en desarrollar tal técnica, al final, era creada por humanos.

Crear algo perfecto era imposible.

Y si era algo menos que perfecto, la percepción penetrante de Ikki no lo dejaría pasar.

Tampoco era la primera vez, especialmente por el hecho de que era el estilo Kurogane, el cual había pasado la mayor parte del tiempo viendo.

— —

De repente, un sonido particularmente agudo resonó, y la situación cambió.

Después de ese sonido, el que estaba fuera de balance era Ouma.

Ikki había usado su séptima espada secreta, Raikou.

Era una técnica con una velocidad tal que, antes de que hubiera entendido lo que había robado de Twin-Wings, no podía discernir su movimiento a simple vista.

El golpe más rápido de El Peor había sido refinado por la esgrima de Twin-Wings, y en el instante entre el golpe 57 y 58 del Amatsukaze del Rey de la Espada de Viento, Ikki irrumpió con un golpe al costado de Ryuuzume, arruinando la combinación.

Después de desbaratar la combinación, Ikki lanzó un ataque de cuerpo completo a Ouma, cuya postura había sido rota.

Era un corte con todo su peso detrás.

Moroboshi se dio cuenta de algo en ese movimiento.

La forma en que está usando su peso es igual a la que uso conmigo esa vez.

Era su sexta espada secreta-Dokuga no Tachi.

Sin importar que golpeara espada o armadura, el oponente sería destruido desde dentro, empezando en el punto de contacto.

Usando esta técnica, podría dejar sin sentido el cuerpo de acero de Ouma.

Sin saber esto, Ouma recibió el ataque de Ikki sin bloquear o esquivar, aceptándolo con su cuerpo templado.

Su cuerpo fue atacado por dentro como si fuera una bolsa de agua.

El impacto que entró en Ouma no tenía por donde escapar, así que corrió por sus músculos, huesos y órganos-

— ¡Tenryuugusoku!

— ¡…!

El impacto debería haberlo golpeado, pero parecía que no le importaba a Ouma.

Dokuga no Tachi no había fallado.

Las vibraciones de su espada definitivamente habían llegado a Ouma.

Sin embargo, Ouma no se había movido.

Eso era, en resumen, lo que hacía de Ouma Kurogane tan aterrador.

Él tenía una fuerza de voluntad que trascendía la carne.

No había mostrado el mínimo esfuerzo, al darse cuenta de su resolución con un sentido de propósito parecido al acero.

Ataques a media tinta pasarían desapercibidos.

Lejos de gritar de dolor, sin siquiera balancearse un poco, él recubrió su cuerpo en la turbulenta armadura Tenryuugusoku.

Luego, Ouma ignoró a Intetsu, que estaba tocando su pecho y mandó a volar a Ikki hacia atrás.

El cuerpo de Ikki se desplomó en el aire como si hubiera sido golpeado por un carro.

Apuntando al punto de caída, Ouma blandió a Ryuuzume horizontalmente desde donde estaba.

Con el sonido agudo del corte a través del aire, lanzó un corte de vacío.

Este voló en dirección al punto de aterrizaje de Ikki, con la trayectoria justa para golpear a Ikki en el cuello.

Sin embargo, Ikki decidió no evadirla.

— Fu.

Ikki recibió el impacto del aterrizaje hundiéndose en sus rodillas, bajando su cuerpo.

Se dobló lo más que pudo, para luego liberar la energía alojada en la parte inferior de su cuerpo.

Con el suficiente poder para cavar en el cuadrilátero, pateó el suelo y apuñalo con la punta de Intetsu al corte de vacío venidero.

Primera espada secreta-Saigeki.

Dentro de las técnicas de espada originales de El Otro, poseía la velocidad de carga más rápida y la penetración más fuerte. Con ese estoque, Ikki recibió el corte de vacío de frente y lo destruyó con toda su fuerza, enviando la fuerza devuelta a Ouma como si fuera una flecha.

Ouma intentó usar Tenryuugusoku para crear una brecha y enfrentarlo en un combate a larga distancia, pero la velocidad de Ikki destruyó completamente ese plan. No podría responder a Ikki quien estaba cargando nuevamente a su rango con tal sincronización, supuestamente. ¡Sin embargo…!

¡No tiene caso!

Touka y los otros espectadores se estremecieron.

Al mismo tiempo, Ikki también se dio cuenta.

Cuando destruyó el corte de vacío, la distorsión desapareció de su campo de visión.

Ouma blandió a Ryuuzume, torciéndose tanto como para darle la espalda a Ikki.

Todos sabían qué técnica sería ejecutada desde esa postura.

Kyokujitsu Isshin-ryuu, Jin no kiwami- Amaterasu 6

Era una técnica secreta donde él usaba toda la fuerza de su cuerpo para torcerlo hasta el hueso, y luego cortar liberando el poder acumulado. Aun que era un solo golpe, a diferencia del Blade Steel de Ikki, este, el golpe más rápido del Rey de la Espada de Viento estaba más ciertamente en el terreno de Twin-Wings.

Más aún, Amaterasu no era de largo alcance, sino un ataque de corto alcance.

Ouma había entendido.

Después de atravesar el corte de vacío, Ikki regresaría inmediatamente a una distancia de espada.

Habiendo leído al oponente, él acumuló poder y esperó.

Este era el peor desarrollo para Ikki.

Saigeki era una técnica de asalto. Él había puesto todo su poder en la patada inicial, ya que esta era una técnica que disparaba a uno mismo como una flecha en dirección a su objetivo.

Por lo tanto, una vez en medio de Saigeki, no era posible el detenerse.

Ikki ahora solo podía moverse hacia adelante.

Como el Amaterasu de Ouma ganaría en alcance y velocidad, Ryuuzume decapitaría a Ikki antes de que la espada de Ikki lo alcanzara.

Sin embargo

Ikki no era un hombre tan ingenuo como para ser incapaz de improvisar en apuros.

— ¿¡Qu…!?

Al siguiente momento, los espectadores ensancharon sus ojos en asombro.

En el mismo instante que Ouma disparó a Amaterasu, Ikki había apuntado a Intetsu abajo y clavado la punta en el suelo.

Como resultado, el ataque frontal de Saigeki se inclinó hacia adelante, lanzando a Ikki por encima de la cabeza de Ouma como si fuera salto con garrocha. Luego pateó el techo lo suficientemente fuerte como para romperlo y una vez más embistió en contra de Ouma con Saigeki.

Amaterasu es una técnica en la que uno dedica todo a la velocidad de un movimiento.

Eso significaba que te dejaba vulnerable hasta que termine, dejando a Ouma incapaz de esquivar este Saigeki.

…Golpe Directo.

El Saigeki a corta distancia atravesó la armadura de viento de Ouma, Tenryuugusoku, y la espada de Ikki se hundió por encima de la clavícula.

Esto no era para nada un objetivo al azar.

Ikki había visto a través de la forma y densidad del musculo de Ouma en función de sus movimientos, y atacó para deslizarse por una brecha.

Él había entendido que sin hacer esto, su poder ofensivo no sería suficiente para perforar el cuerpo de Ouma.

Su juicio fue correcto.

Incluso algo como Touka usando su Takemikazuchi era incapaz de cortar a Ouma. La única que podría dañarlo con una simple corte, probablemente sería alguien tan poderosa como Stella.

Sin embargo, el plan no había ido tan bien. Intetsu no había cortado el musculo. Parecía que había perforado a Ouma, pero antes de que se convirtiera en una herida grave, Ouma había flexionado sus músculos. Sus músculos abultados capturaron la hoja como si se hubiera metido ahí.

Ikki inmediatamente intentó sacar su espada.

Sin embargo, el costo por no derribar a Ouma era muy alto.

Ouma agarró a Ikki de las solapas antes de que este pudiera aterrizar en el suelo, y lo tiró al cuadrilátero con todo su poder.

— ¡¡¡!!!

El cuerpo de Ikki hizo un gran hoyo profundo en el ring de piedra dura.

Él pudo apenas usar un ukemi, distribuyendo el impacto hacia el ring, pero su postura fue dejada en un pésimo estado, apoyado en una rodilla en el suelo.

Ouma golpeó ahí, colocando todo el peso de su cuerpo en un corte descendente.

Ikki también alzó a Intetsu para soportarlo.

Desafortunadamente, su postura era demasiado pobre.

Con una posición como esa, no había forma pudiera recibir un golpe con el peso de Ouma.

— ¡Onii-samaaa!

Ouma aplastó a Ikki junto con Intetsu con su golpe amplificado por su peso.

Pero en el momento en que parecía que sucedería, algo que nadie podía creer pasó frente a sus ojos.

De alguna manera, en el momento siguiente, el que había salido despedido era Ouma.

Ouma inmediatamente juntó poder en sus dedos de los pies, pero no pudo detenerse.

Mientras raspaba la superficie del ring, se movía hacia atrás.

Incluso clavando a la hoja de Ryuuzume en el suelo, no pudo contener por completo la fuerza-

No hasta que llegó a la orilla del ring.

◆◇◆◇◆

Ikki efectivamente estaba en desventaja.

Sin embargo, aquel que se alejaba era Ouma.

Los espectadores fuera del ring estaban ciertamente desconcertados por este giro de los acontecimientos.

— ¿Qu-Qué acaba de pasar?

— N-No lo sé…

Moroboshi y Touka sabían que no habían confundido el estado de los combatientes.

Esto solo los dejaba más confundidos.

El ataque de ahora excedía con creces a la fuerza de Ikki.

¿Qué acababa de pasar frente a ellos?

Incapaz de entender incluso después de reflexionarlo, solo pudieron mirar a Ouma, quien había sido forzado al borde del ring.

Sin embargo, había una persona que entendía que había pasado.

No era otra persona que la que había sido empujada hacia su espalda, el mismo Ouma.

Él entendió el truco desde el entumecimiento en sus brazos, y fulminó con la mirada a Ikki.

—…Tal truco es justo como tú.

— Pero caíste, hermano.

— …

— Mi esgrima no busca ser poderoso. Busca el ganar. Entonces, voy a hacer todo lo posible para derrotar a mi oponente. Incluso si mi oponente es mucho más poderoso que yo, ganaré. Incluso si te parecen trampas, hermano, esa es la respuesta que yo, el más débil, encontré. Ese es la esgrima de Ikki Kurogane. Y no pienso disculparme por ello.

Ikki no apartó su vista de la mirada despectiva de Ouma.

Él, valientemente, infló su pecho, sin tener nada por lo que sentirse avergonzado.

La pose de Ikki hizo pensar a Ouma.

Aunque él no podía entender, no quería entender, esa era una de las fortalezas de Ikki, ¿no? Entonces…

— ¿Estás satisfecho con tu esgrima, habiéndome empujado hasta el borde de la arena con técnicas robadas?

Él había entrado una vez más al cuadrilátero, blandiendo a Ryuuzume.

La hoja estaba envuelta en viento.

Era una garra de dragón, envuelta en un tornado salvaje.

Mientras que su espada cortaba partes del techo y las paredes, Ouma llamó a Ikki,

— Ponte en postura, Ikki.

Voy a darte todo lo que tengo.

Usa todo lo que tengas y demuéstrame que puedes anular el destino. —

—…

Al escuchar esas palabras, Ikki mostró sorpresa por un momento.

Él nunca había pensado que su hermano lo acompañaría tan lejos.

Sin embargo, en respuesta hacia ese espíritu de lucha que le daba escalofríos en su piel,

— ¡Sí!

Ikki le agradeció sinceramente y tomó su postura con Intetsu una vez más.

En algún momento, su sudor frío se había detenido.

◆◇◆◇◆

Cuando Stella abrió los ojos, ella encontró un cuarto lleno de una luz roja profunda saliendo del sol de la tarde.

Ella se sentó en la cama.

Sus párpados estaban ligeros, y no mucho más que un bostezo escapó de su boca.

Su mente estaba clara, e incluso parecía que su visión se había ampliado.

Se quitó la bata de baño y se puso frente a un espejo de cuerpo completo.

Este reflejaba un cuerpo blanco con hermosas curvas y proporciones.

Sin vacilación alguna, ella entendió que su sangre, células, todo estaba lleno de energía.

Parecía que la excesiva cantidad de comida que había comido antes de dormir se había almacenado sin desperdiciarse, gracias a su cuerpo dracónico.

No había error. Estaba en estado óptimo como nunca lo había estado.

Stella sintió confianza en el calor que su cuerpo emitía.

Esta noche, ella aprendería cosas sobre sí misma que desconocía.

Bueno, ahora, todo estaba listo.

Era tiempo de ir.

A la etapa final, donde el oponente más fuerte estaría esperando.

  1. Renren está haciendo una broma por el nombre de pila de Saijou, Ikazuchi (雷), que puede significar Dios del Rayo.
  2. Happou Nirami, 八方睨: Una técnica de observación en todas las direcciones.
  3. Es la adaptación la frase en inglés: “I’ve been preaching to the choir, at most”. Esta frase tiene el mismo impacto y significado. Otro ejemplo podría ser: He estado hablándole al burro de orejas.
  4. Seigan no Kamae, 正眼の構え: Una postura de defensa básica con la espada sostenida baja, apuntándole a los ojos del enemigo.
  5. Kyokujitsu Isshin-ryuu, Retsu no kiwami Amatsukaze, 旭日一心流・烈の極 天津風: Estilo de Una Mente del Sol Naciente – Secuencia más alta – Amatsukaze.
  6. Kyokujitsu Isshin-ryuu, Jin no kiwami- Amaterasu, 旭日一心流・迅の極 天照: Estilo de Una Mente del Sol Naciente – Rapidez más alta – Amaterasu.