Ese día por la noche, onee-san preparó una fiesta para mí.

—   Uno, dos… Eita-kun, felicidades.

Mientras decía eso sola, lanzó confeti con un craker, eran tanto que llenó mi cabeza.

— Ah, gracias…

Compramos comida deliciosa, así que pensé que sería algo pequeño… pero había sido demasiado ingenuo, si onee-san no hacia esto no estará satisfecha. Inmediatamente después de que regresamos con un pastel al departamento, llegaron unas personas que parecían ser trabajadores. Me les quedé viendo mientras hacían lo suyo, adornando el departamento de manera elegante, paso un tiempo hasta que pusieron en la pared “Eita-kun, bienvenido de regreso” y entonces comprendí lo que estaba ocurriendo. Parece que onee-san se había puesto en contacto con alguna empresa para hacer adornos. Parece que la idea era tener todo listo el día de ayer para cuando hoy regresara, pero por lo sucio del departamento parece que no llegaron a ningún acuerdo, no podía limpiarlo por su cuenta y no tenía el tiempo suficiente para llegar a un acuerdo con alguna empresa de limpieza así que esperaron a que viniera hoy. Como se esperaba de onee-san… su forma de manejar el dinero no es normal. Y así me le quedé viendo al departamento que había sido adornado lujosamente.

— Entonces comamos pastel de una vez.

Onee-san y yo tomamos juntos un gran cuchillo, y mientras tarareaba comenzamos a cortar el pastel. Dejando de lado que lo cortamos juntos, ¿porque era un pastel de bodas? Pensé que si bromeaba al respecto entraría al camino del amo de casa a tiempo completo así que decidí ignorarlo. Sobre la mesa no solo se encontraba el pastel, también había pollo rostizado, patos de Pekín, Pizza, y frutas entre otras cosas, no tenía manera de comer todo eso, solo con ver aquello sonreía para mis adentros.

— Aquí tienes Eita-kun, come mucho.

— Ah, muchas gracias…

Era mucho, mejor dicho, me dio casi medio pastel. Comenzamos de pronto con algo pesado… pero no podía dejar de lado la amabilidad de onee-san. Comencé a comer lo más que pude desesperadamente, mientras que onee-san me observaba a un lado.

— Onee-san, ¿no comerás?

—Ah… creo que estoy bien.

¿Qué le pasara? A pesar de que a onee-san le encantan los pasteles.

— Es delicioso, hay mucho, comamos.

— Bu, bueno…

Llevó la mano a mi mejilla y tomó algo de betún que tenía con el dedo para después lamerlo, ¿estaba satisfecha con ello? Comenzó a mover los pies intentando levantar una voz que no podía emitir.

— La verdad es que cuando no estabas tenia tanto tiempo libre que comía dulces, muchos dulces mientras veía la televisión, … sin darme cuenta había aumentado dos kilos…

Volteó a ver al suelo mientras que comenzaban a brotarle las lágrimas.  Parecía como si fuese un  pequeño ciervo recién nacido con esa pose acurrucada y temblorosa, no lo sentía como un pequeño problema de la vida, más bien parecía triste como si el mundo hubiese terminado.

— Dos Kilos… eres algo delgada por lo que creo que es saludable haber engordado un poco, incluso antes ya eras ligera, creo que tendrías unos cuare… ¿¡Mm!?

Solo pude decir eso y me llevó a la boca el pollo.

— ¡Que cosas tan crueles dices como hablar del peso de una mujer!

Lo siento. Ya no lo diré, pero deja de presionar la  comida contra mi boca por favor. La velocidad a la que estaba comiendo comenzó a acelerarse, así que mis mejillas comenzaron a parecer a los de un Hámster, incluso se me dificultaba masticar. 

Y así estábamos en medio de la fiesta de bienvenida, cuando inesperadamente se escuchó el intercomunicador.

— ¿Quién será?

Al voltear a ver el reloj pasaban de las 8 y media. En la pantalla podía verse al conserje del edificio.

— “Shijou-sama, siento molestarla en la noche”

— ¿Qué sucede?

— Hay algo que me gustaría preguntarle con urgencia, ¿podría abrir la puerta?

Debido a que la voz provenía del otro lado del micrófono se escuchaba un poco débil, ¿era mi imaginación? Me pareció que había algo de nerviosismo en su voz.

— Espera un poco por favor.

Onee-san solo dijo eso y se dirigió a la entrada. Ocurrió inmediatamente después de eso, Escuché un gran sonido como para sorprenderse y me dirigí con prisa a la entrada.

— Onee-san, ¿¡qué ocurre!?

— Ah, no, no es nada, vamos, continúa con la fiesta.

Después de que me respondió con una sonrisa escuché el sonido de la puerta al desbloquearse. Abrió la puerta y allí apareció Akane-san con los ojos llenos de lágrimas sujetándose la nariz.

— ¿¡por qué me cierras la puerta de pronto en la cara!?

Onee-san sorprendida había cerrado puerta por impulso, dejando a Akane-san afuera después estrellarle la puerta en la cara… parecía bastante doloroso… así que ese fue el sonido que había escuchado, Akane-san y los hombres policías que venía con ella volvieron a abrir la puerta. Incluso onee-san no podía cerrar la puerta contra dos hombres.

— Fu fu fu… por fin los encontré.

Akane-san lo decía como si hubiese ganado, pero sentía pena por ella al tener la nariz completamente roja. Y entró a la habitación sosteniéndose la nariz.

— Ah, ¡esperen un poco por favor!

Intenté detenerlos pero me empujaron para que regresara a la sala de estar. Estaba observando la habitación adornada cuando comenzó a sonreír acercándose a onee-san.

— Shijou Saori-san Estás bajo arresto por el secuestro de un menor de edad.

Hablaba como si hubiese atrapado la cabeza de un demonio, poniéndole las esposas a onee-san.

— ¡No es así! ¡Akane-san, escucha por favor!

Me acerqué rápidamente a Akane-san en cuanto me percaté de la verdadera seriedad del asunto, pero los hombres policías se habían puesto de pie frente a mí.

— Eita-kun, ya he descubierto todo.

¿Todo?…

— El hecho de que hasta hace poco habías estado viviendo en este departamento, que estuviste en casa de Kishou-kun para engañarme, el hecho de que no sean familiares, tengo todas las pruebas y testimonios necesarios.

Akane-san continuaba diciendo mientras sonreía.

— ¿Hace poco salieron juntos verdad? Comencé a investigar y a hacer preguntas, fui al trabajo de medio al que habías ido a pedir una entrevista, y el entrevistador me dijo que no tenías familia.

Es cierto… en el momento en que escucho nuestra relación onee-san se lo dijo.

— ¿Si no son familia por que estarían juntos?  Y encontré dos hechos, el primero fue que Shijou-san era cliente cuando trabajabas en la tienda, el gerente la recordaba, también pude corroborarlo en las cámaras de la tienda por lo que no hay ningún error.

Lo sabía, pero había un problema.

— El segundo, inmediatamente después de haberte vuelto estudiante de preparatoria cuando a regresabas de tu trabajo salvaste a una mujer que era acosada en el parque ¿verdad? la victima de ese incidente era Shijou Saori-san.

—.. ¿he?

Volteé a ver a onee-san. Y ella desvió la mirada como si fuese incómodo.

— ¿Es mentira verdad?…

En ese entonces, después de llamar a la policía estuve junto con Akane-san y la victima pero estaba tan oscuro que casi no pude ver su rostro. Es por eso que no me había percatado de que esa mujer en realidad se trataba de onee-san.

— Ya pensaba que la había visto en alguna parte, fui la encargada de escuchar lo sucedido en el incidente de Shijou-san pero ella realmente no dijo mucho… pensé que era debido al shock por ser la víctima, así que la dejé sola un tiempo, pero en ese momento huyó de la estación de policía.

¿Huyó?

— Pensé que era extraño ¿por qué había escapado a pesar de que ella era la victima?… pero ahora entiendo el motivo.

Onee-san movió la cabeza a los lados como si ella misma estuviera sorprendida. En el instante siguiente mis pensamientos dejaron de fluir cuando escuché lo que dijo.

— Quien diría que Shijou-san en realidad era la artista Yoshioka Satomi…

¿Onee-san? ¿Artista?

— Y como era una artista de seguro huyó para evitar que el asunto se hiciera demasiado grande.

Era un poco difícil de creer, pero, es cierto, había algo que parecía ser cierto. Esa sensación de incomodidad que me había dado y por fin se había revelado… cuando terminé viendo a onee-san que se cambiaba, esa pose acostumbrada  a las cámaras… Cuando le pregunté en que trabajaba, dijo que era un trabajo en el que se vendía a sí misma, las cosas extrañas que usaba cuando salía por las tardes….

Todo ello confirmaba lo que estaba diciendo Akane-san, y tenía una idea de quien era Yoshioka Satomi. Recordé haberla visto en alguna parte, ¿fue hace poco o hace mucho? Comencé a recordar desesperadamente.

— Es cierto…

Al mismo tiempo en que recordé sin querer dije eso. Así es, la primera vez que salí con onee-san, justo antes de que le pusiera las esposas a Akane-san en ese parque. La mujer en el anuncio era Yoshioka Satomi.

— Siento no habértelo dicho…

Las palabras de onee-san disculpándose resonaron por la sala de estar, solo con eso confirmaba todo lo que había dicho Akane-san. Después de eso se volteó a Akane-san cambiando su expresión por completo.

— No creí que la mujer del cosplay de policía había investigado tanto, pero, no queda de otra si me descubrieron…

Onee-san suspiró, y se dirigió hábilmente al closet con las esposas puestas, dentro había una gran cantidad de cajas, y el interior se esparció por todo el lugar.

— ¿He?
— ¿He?

Se trataban de un montón de billetes en fajos, fácilmente superaban los 10.

— Llévate lo que quieran pero en cambio olvídate de mí, ¿con esto puedes usar los cosplay que quieras verdad? 

— ¡Si! ¡Más que comprar para hacer cosplay podría vivir toda mi vida con eso!…. ¡no! ¿¡Que estás pensando ofreciéndole dinero a un policía!?

Estaba extrañamente impresionado al ver que onee-san incluso quería solucionar esto con dinero. Pero Akane-san, di eso después de que alejes tu mirada del dinero por favor.

— Maldición, que mujer tan codiciosa, ¿cuándo quieres? Vamos, solo dilo.

— ¡Haaaaa! ¡¡Con esto tendría para el comiket de veranooo!!

Onee-san dejo caer más dinero y Akane-san bajó al suelo reuniéndolo. Akane-san estaba perdiendo ante el dinero a pesar de que era alguien seria desbordante de sentido de justicia, me sentí triste solo de verla. Pero no hay nada que hacerle, a pesar de que sea una policía sigue siendo humana.

— ¡Ha!… ¿¡qué estoy haciendo!?

Parece que Akane-san por fin retomó la compostura, dejó el dinero que tenía en las manos y comenzó a hablar.

— Como sea, Shijou-san, estas bajo arresto por el secuestro de un menor.

Después de que dijo eso, los dos hombres policía la toparon por los brazos.

— Llévensela.

— Espera por favor, ¡Onee-san me salvó!

Intenté hacer algo para detener a Akane-san, pero ella puso las manos sobre mis hombros y comenzó a hablar como para hacerme recordar.

— Escucha Eita-kun, por más que digas que te salvó, por más que digas que no tenía malas intenciones, incluso si estuvieras de acuerdo con eso, es un delito que un adulto lleve a un menor de edad a su departamento.

— No puede ser…

— Eita-kun, ya no necesitas preocuparte por esto, a partir de mañana vendrás conmigo a hablar con las personas del orfanato, por ahora espera aquí tranquilamente.

Me les quedé viendo las espaldas de los hombres y de onee-san que se alejaban. Estaba en shock y no me podía mover cuando onee-san se volteó.

— Esta bien, regresaré de inmediato, no necesitas preocuparte, solo espérame.

Era su tranquila voz de siempre mientras sonreirá. Y así fue como se la llevaron.

—…

Me quedé solo en la habitación.

— ¿Es alguna clase de broma?…

No podía decir otra cosa. Hace nada estábamos comiendo juntos en una fiesta, incluso parecía que estuviese en otro lugar. También la comida alineada sobre la mesa, a pesar de que todo seguía igual onee-san ya no estaba, había pasado todo en un instante y me atacó un enorme sentimiento de pérdida.

— ¿por qué las cosas terminaron así?….

A pesar de que entendía que era lo que había pasado, fue tan repentino que mis sentimientos no podían darle seguimiento. Aun no podía ordenar lo que había pasado, cuando de pronto escuché mi celular e inconscientemente lleve mis manos él, al ver la pantalla vi que se trataba de Kishou.

— “Oh Eita, siento llamar tan tarde, en este momento estas con onee-san ¿verdad? También estaba el asunto de Akane-san, pero de seguro ha de estar todo mejor ahora ¿cierto?”

Las palabras de Kishou no me llegaban a los oídos, y lo poco que escuchaba lo olvidaba de inmediato.

— Kishou…. Onee-san…

— “¿Qué sucede?”

— Onee-san… onee-san fue arrestada por Akane-san….

— “¿He?…”

Kishou había perdido las palabras del otro lado del teléfono. Cuando me percaté de ello comencé a hablar.

— Akane-san vino al departamento… diciendo que se había dado cuenta de todo… y dijo que la arrestó por secuestro de un menor…

—“¿He?  E, ¡espera un poco! Tranquilízate y explícalo bien.”

Kishou también estaba fuera de sí. Pero yo mismo estaba más confundido que nadie, no había nada que hacerle. Respiré profundamente, y volví a explicarle a Kishou.

— Akane-san trajo a dos policías al departamento de onee-san… de seguro ha de haber fingido que la engañé, esperando a que regresara al departamento de onee-san, para poder atraparla en el acto. Y cuando llegó la arrestó por secuestro de un menor.

— “¿en serio?…”

— ¿Recuerdas que hace como un año te comente que había salvado a una mujer de un acosador? La victima de aquello era onee-san, parece que era la actriz Yoshioka Satomi… no creí que onee-san fuera actriz…

— “¿He?”

Kishou estaba inusualmente sorprendido.

— “Eita Tu… ¿no te habías dado cuenta?”

— ¿He? ¿A qué te refieres?

— “estoy algo sorprendido de que onee-san fuese la mujer a la que habías salvado del acosador… pero ya me había dado cuenta que onee-san era Yoshioka Satomi. ¿No fue por eso que dijiste que estabas viviendo con la persona que añorabas?

No sabía que era lo que estaba diciendo Kishou.

— “intenta ver una vez más ese dorama que tanto te gusta”

En el instante en que dijo eso todo se conectó dentro de mi cabeza. Cuando investigué a Yoshioka Satomi en el anuncio de cosméticos de la plaza frente a la estación, recordaba que presentí haberla visto en alguna parte, no sabía por qué pero sentí algo de nostalgia. Y la respuesta estaba dentro de mí.

— “Eita, ¿estás bien?”

Corté la llamada, y me apresuré a reproducir el video, Aceleré el video hasta los créditos…

— Después de todo…

Allí se encontraba el nombre de artista de onee-san Yoshioka Satomi, interpretaba el papel de la hija de la madre soltera Miyumi Mizusaki. Es decir la persona que admiraba desde niño que interpretaba el papel de la hija era… ¿onee-san? Sentía que la había visto en alguna parte, ese collar que onee-san siempre tenía consigo, era el mismo que tenía mi madre en el video.

— ¿Qué está pasando?…

Era demasiada la información que no podía procesarla toda al mismo tiempo, pero solo sabía una cosa, tenía que proteger mi estilo de vida.

Y en ese momento más que convertirme en un amo de casa a tiempo completo… la casa se había quedado sin su dueño…. ¿Es mentira verdad?