Una noche cerca de finales de junio.

Mientras Himari estaba tomando un baño, Kanon se me acercó diciendo, “… Kazu-nii”

Yo estaba bebiendo mi cerveza baja en malta mientras veía la televisión y dejé la lata a un lado.

—¿Qué pasa?

—Tengo un favor que pedirte… Me gustaría que me acompañaras al trabajo de Himari la próxima vez que descanses…

—…Hee?

Probablemente no fue culpa del alcohol que no pudiera entender de inmediato las palabras de Kanon. 

—¿Es decir que quieres ir como cliente?

—Sí…

—Pero Kanon, ¿no me lo dijiste antes? Que sería problemático ir a ver a Himari mientras ella está trabajando.

Recuerdo muy bien que dije que me preocupaba por cómo estaba Himari, y que, si íbamos a verla, pero Kanon intervino fuertemente diciendo aquello.

—No. Las circunstancias son diferentes que en aquella ocasión… 

Kanon se rasca la cabeza mientras desvía la mirada.

—¿Qué circunstancias?

—Ya sabes, te dije que haríamos un café cosplay para el festival cultural. Pensé en usarlo como referencia. A decir verdad, en clase se discutió sobre añadir un elemento más al menú, pero aún no se ha decidido nada.

—Es para un festival cultural de instituto, no hay que matarse la cabeza, ¿no lo crees? ¿Qué tal algún congelado que simplemente tengan que calentar?

Quiero decir, hacerlo de manera laxa, creo que si se trata de un festival cultural de instituto se te permitirá al menos hacer algo que medianamente se ajuste.

—Yo también pienso lo mismo. Pero es difícil porque hay quienes tienen la idea de querer hacerlo adecuadamente y más cuando se obtiene dinero, ¿sabes?…

—Ya veo…

Ciertamente, es difícil hacer que la clase se ponga de acuerdo en una sola idea en este tipo de cosas.

Especialmente cuando tienes una mezcla de gente que quiere tomarlo en serio y gente que les basta con terminarlo de manera pasable.

… Al pensar en ello me transporte a los recuerdos de unos días ya muy distantes. 

—Entonces, eso indica que estás del lado del que quiere hacerlo adecuadamente, ¿verdad, Kanon?

—Bueno… Si Kazu-nii y Himari van a venir quiero mostrarles lo mejor que sea posible.

Tal vez porque estaba un poco avergonzada, Kanon desvió su cara de repente. 

El corazón de esta Kanon es honestamente feliz.

Y al mismo tiempo, estoy un poco deslumbrado por la inocencia que ha desaparecido por completo de mí.

—Así que en realidad iré a un café de maids porque me gustaría conseguir alguna pista. Pero nunca he estado en un lugar así, por lo que tengo un poco de temor… Por eso me gustaría que me acompañaras.

—Siendo así, comprendo. Pero, ¿crees que es necesario tener que ir específicamente al establecimiento donde trabaja Himari?

—¡Hey vamos! Supongo que tengo curiosidad por ver a Himari como maid. Siendo honesta me muero de ganas por verla ¿sabes? ¿Tú no quieres verla, Kazu-nii?

—Si tuviera que decir si quiero verla o no, diría que quiero verla…

Para nada en un sentido escrupuloso, es simple curiosidad.

Además, he ayudado a Himari con sus prácticas de servicio al cliente anteriormente.

De hecho, tengo interés en saber si ha mejorado desde entonces.

—Bien. Entonces iremos tan pronto como termines el trabajo mañana. Himari, tiene exactamente mañana turno en la noche.

Entonces Kanon y yo, ocultándoselo a Himari, decidimos hacer un asalto al café de maids.

Termine mi trabajo y rápidamente me preparo para partir mientras miro el reloj.

Hoy no había podido terminar mi trabajo con facilidad.

Fui a realizar unas entrevistas a otros departamentos por unos recibos incompletos, lo que me llevó más tiempo del que pensaba. Gracias a eso, me pase un poco de mi tiempo regular.

Tengo que apurarme porque Kanon está esperando.

—¿Qué pasa con ese afán, Komamura? ¿Hoy también me vas a rechazar la invitación?

—Sí. Tengo un compromiso. Lo siento.

—Hmm. ¿Por la prisa tienes una cita?

—Te digo que es otra cosa.

Salir solo junto a una chica de instituto, a vista de los demás puede que se vea como una cita, pero…

Kanon es solo mi prima. Hoy también simplemente seré su chaperón.

—Bueno, la próxima vez que tengas tiempo, podrías salir conmigo ¿vale? Es que hay algo de lo que quiero hablarte…

—… Entendido.

Después de darle una respuesta ligera, salgo de la oficina a pasos rápidos.

Sin embargo, es inusual que Isobe venga con una consulta con un ánimo bajo.

Tiene una atmósfera diferente a una de esas habituales charlas ligeras sobre el amor que son simplemente risibles. 

Ese tipo tiene la misma clase de problemas que los demás, eh.

Mientras pensaba en ello, me dirigí a la estación donde me reuniría con Kanon.

Kanon ya estaba esperando frente a la estación. Estaba sentada en un ladrillo frente a un árbol, en aparente aburrimiento.

A pesar de que me contacté con ella apenas salí de la oficina, me sentía culpable.

—Lo siento, se me hizo algo tarde.

—Ah, no es necesario. Estoy bien. Otsukare.

—Gracias. Entonces, ¿vamos?

Camine delante de Kanon a paso rápido.

No podía caminar lado a lado porque las palabras que me dijo Kanon aquella vez parpadeaban en mi cabeza.

No, estoy siendo extrañamente consciente. Pudo haberme dicho esas palabras en compasión porque no se cocinar.

Esta mal pensar que fue como una propuesta de matrimonio.

Cálmate. La otra parte es aún una chica de instituto.

—Kazu-nii. No es por allí, es aquí a la izquierda.

—Oh…?

Kanon me llamó desde atrás y me di la vuelta a toda prisa.

Kanon miró alternativamente a su smartphone y a mí, mientras señalaba y decía, “Por aquí.”

Había escuchado la información del establecimiento cuando Himari escribió su currículum, así que ella estaba revisando con la aplicación de mapas mientras avanzábamos.

Al parecer mientras estaba con mis pensamientos había pasado de largo por el camino donde debía doblar.

Rápidamente gire en “U”

—Kazu-nii, ¿será que eres malo con las direcciones?

—No es así. Solo me quede algo abstraído.

—Hmmm…?

Kanon sonríe y me mira como si quisiera decir algo, pero en serio no tengo mal sentido para las direcciones.

… Tal vez algo.

—Ah. Parece que es aquí.

Tan pronto como giramos por la calle, Kanon se detiene y señala el edificio de enfrente.

Es un edificio gris de seis pisos.

Hay una lista de placas con los nombres de los establecimientos que está pegada al lado de la estrecha entrada que conduce al ascensor.

No es necesario comprobar la lista de establecimientos, el lugar donde trabajo a tiempo parcial Himari estaba justo delante… En la primera planta.

Hay una partición de cristal como el de los cafés estilizados, por el cual se ve muy bien el interior desde afuera.

Sobre las paredes del establecimiento están alineadas varias decoraciones “cute” como corazones rosas y naranjas, estrellas y cosas por el estilo.

Las maids que caminaban en el interior tenían puesto un traje de maid de volantes negros y tenían adherido a este orejas y colas de gato.

Desde aquí no se ve la figura de Himari. Me pregunto si está en el interior.

Kanon y yo nos miramos por reflejo ante esta atmósfera particular.

—¿Entramos por ahora?

—S-Sí.

Determinado, empuje la pesada puerta de cristal.

““Bienvenidos nyan!!””

En el momento en que entramos en el establecimiento, las maids nos dijeron eso al unísono a Kanon y a mí.

Lo sabía porque había acompañado a Himari con su práctica de servicio al cliente, pero me sentí muy apenado al ser prácticamente recibido con una ultra bienvenida…

—Pasen, los llevaré a sus asientos nyan… 

La maid onee-san que estaba cerca a la entrada nos llevó hasta la mesa.

Nos llevó hasta una mesa blanca y muy limpia, como no sabíamos qué hacer obedecimos mansamente su guía como un dócil gatito. 

Aunque tan pronto como se sentó, Kanon empezó a mirar alrededor del establecimiento con curiosidad.

—¿Dónde está Himari?

Murmuro de inmediato.

—T-T-Traigo el agua…Nyan.

Esa voz en exceso temblorosa me era muy familiar. 

Levanté la vista y allí estaba Himari con orejas de gato y cola, como todas las demás maids, trayendo una bandeja con agua y toallitas sobre esta.

En su pecho hay adherida una placa de identificación con “Maron” escrito en bonitas letras redondas.

Es la primera vez que veo estos trajes de maid de cerca, pero ciertamente son muy bonitos.

¿Eso es un guardainfante? A simple vista se ven unos voluminosos volantes blancos por debajo de la falda corta. (NT: Guardainfante: definición de la wiki, armazón de aros metálicos que se ata a la cintura con cintas y se coloca bajo una falda larga para ahuecarla; fue un soporte del vestido originalmente circular que fue aplanándose por delante y por detrás y ensanchándose por los lados, dando una forma exageradamente ancha a las caderas.)

Combinado con las medias blancas a la altura de la rodilla, da una sensación muy “cosplay”, pero su aura en sí misma es también muy linda.

… No pude evitar mirarla fijamente, sin embargo, el rostro de Himari estaba tan rojo como una langosta.

—Que linda….

Expresó Kanon mientras estaba en un estado de medio boke, a lo que Himari respondió, “G-Gracias…”, en un tono que se desvanecía poco a poco…. (NT: Boke: Payaso tonto)

Entonces, mientras temblaba, Himari colocó el agua y las toallitas.

—¿P-Por qué están aquí…?

Nos preguntó Himari con un tono bajo en que las otras empleadas no pudieran escuchar.

—Espera, te mencione que íbamos hacer un café cosplay para el festival cultural, ¿verdad? Y pensé en que quería usarlo como referencia.

—Ya-Ya veo….

Mientras respondía tembló aún más, como un cervatillo recién nacido.

Sentí un poco de lástima al verla en ese estado tan tembloroso.

—Verán…. Para los otros, el hecho de que somos conocidos—

—No hay problema. Nos comportaremos como clientes normales.

Cuando se lo dije, la expresión de Himari pareció aliviada, y luego puso el menú sobre la mesa.

—Entonces por favor. Ahem. Una vez más… ¿Es su primera vez aquí?… Nyan?

Ah, después de todo, sigue sin dársele lo de añadir el “Nyan”

—Sí.

—Sí.

Mientras Kanon y yo respondíamos, Himari ponía una sonrisa.

—Entonces, permítanme explicarles el sistema de este establecimiento nyan. Por cierto, me llamo “Maron”. ¡Encantado de conocerlos nyan!

Oh, esto—

Parece que ha activado su modo servicio al cliente.

Kanon y yo escuchamos atentamente la explicación de Himari, que estaba metida en su rol de neko-maid por completo.

Terminamos de escuchar la breve explicación del menú por parte de Himari, y estábamos preocupados seriamente sobre qué pedir.

Eso era debido a que el menú en general era más caro de lo que había pensado.

Bueno, nada que hacer si se tiene en cuenta que el servicio de la maid está incluido… Pensaba eso, pero honestamente es difícil decirlo, ya que no tenía planeado gastar tanto hoy.

Entonces mis ojos se encuentran con los de Kanon que está sentada al frente mío.

Al parecer Kanon pensaba lo mismo, su rostro tenía un tono marcado de perplejidad que decía, “¿Que pedimos…?

—Pide lo que gustes ¿vale?

Es la lamentable naturaleza como hombre adulto que quiere lucir bien delante de una chica de instituto en momentos como este. Aunque puede que tal vez sea solo yo.

—Pero… ¿En serio no hay problema?

—No hay problema, así que no te preocupes.

—Ya veo. Entonces pediré la opción para poder tomarme una foto junto con una maid.

La opción que Kanon eligió era un combo de un omurice, ensalada y bebida. La palabra, “¡Recomendado!”, está resaltada en letras rojas.

No hace falta predecirlo, seguro quiere tomarse una foto junto con Himari.

Confirme el precio en silencio.

… Bien. Pediré solo de tomar. Cenare una taza de ramen cuando llegue a casa.

Bueno, se lo había dicho a Kanon, pero no me queda de otra que hacer lo posible para economizar, eh…

Ajena a las preocupaciones de Kanon y mías, Himari operaba muy bien en un estado lleno de seguridad.

Himari trata al estilo de un gato(?), muy impresionante de hecho, a otro cliente. 

Kanon se rellenaba la boca con su omurice mientras lanzaba miradas a los movimientos de Himari.

—Ah. Esto está rico. ¿Lo realizarán aquí? No parece congelado.

Comentó Kanon en voz baja, supongo que es porque ha estado en contacto con la cocina por varios años.

Yo estaba dedicado a beber mi ginger ale con una pajita “cute” curvada en forma de gato—

*Click, el sonido del obturador de la cámara golpeó mis tímpanos.

Cuando me di cuenta Kanon estaba sonriendo mientras sostenía su smartphone.

Espera, a pesar de que justo hace un instante estaba comiendo su omurice saco demasiado rápido el smartphone.

—La cara amarga de Kazu-nii, en serio no encaja con esa pajilla linda de neko-chan. Que gracioso.

—No me molestes…

A lo sumo sé que no encaja conmigo.

Pero dicho esto, siento que no encaja con todos los clientes dentro del establecimiento.

Bueno… esto es algo que no debo mencionar.

Ya que la razón para venir aquí es para disfrutar este espacio inusual.

Miré fijamente la paja con forma de gato, la cual probablemente no volveré a usar en el futuro, y luego bebí el resto del ginger ale.

Después de que salimos del café de maids, caminábamos por las por completo oscuras calles nocturnas.

—Por cierto, ¿te fue de ayuda?

—Sí, muchísimo. Después de todo es el tipo de cosas que hay que intentar ver en persona. Gracias.

—En ese caso me alegra.

—…. Además, Himari estaba tan linda, ¿verdad?

Kanon murmura para sí misma mientras mira la foto que se tomó junto con Himari.

Sobre la foto estaba escrito “Gracias ♥” con bolígrafo azul claro.

Kanon parecía sentirse solitaria. Me pregunto si es porque Himari era tan popular con los otros clientes que continuamente la seleccionaban por lo que prácticamente no pasó por nuestra mesa.

—Cierto.

—Además, trabajo terriblemente bien, hay una diferencia de esa apariencia a como es en la casa, ¿verdad?

Himari trabaja muy duro, y a diferencia de su imagen normal, ligeramente distraída, tenía una gran seguridad.

Siendo sincero, mi imagen de ella ha mejorado un poco. 

—Tal vez también debería conseguir un trabajo a tiempo parcial…

—Kanon, si quieres hacerlo no me opondré, pero… Si la razón es algo así como que te sientes mal conmigo debido al dinero, no te dejaré.

Kanon me mira fijamente sorprendida.

Al parecer estoy en lo correcto.

—No te preocupes por el dinero

Después de todo no quiero que se preocupe por eso.

Estoy proporcionando a Kanon un entorno de vida adecuado... Es un hecho que no puedo asentir con total fe de ello, pero creo que no es necesario que Kanon tenga que llenar ese vacío.

Para comenzar, solo con tener a Kanon haciendo las compras y cocinando es más que suficiente para ayudarme.

—Sí… entiendo.

Mientras respondía con una voz indescifrable de emociones, se detuvo en la intersección. Yo me puse a su lado.

Al estar al lado de ella una vez más me di cuenta de lo pequeña que era Kanon.

Pero así de pequeña que es, era mucho más dura que yo.

—Ah, Kazu-nii, mira.

—Hm?

Me habló con una tensión completamente diferente a cómo respondió anteriormente.

Kanon señala una esquina de un frondoso árbol callejero.

Unido a una rama del árbol había un objeto alargado y delgado envuelto en un hilo blanco.

—Ah, eso… ¿es una crisálida de mariposa?

—Verdad. Tal vez la primera vez que veo una. Como para que esté en un lugar como este. A pesar de que hay una autopista delante.

—Ciertamente, ha logrado sobrevivir.

—Incluso cuando se convierta en mariposa la tendrá difícil.

Aunque en las aceras hay árboles dispersados, desde una perspectiva humana, esta zona parece un ambiente demasiado duro para que viva una mariposa.

Aun así, esta de aquí ha sobrevivido hasta ahora.

En ese momento la señal de tráfico cambió y comenzamos a caminar en paralelo con el flujo de personas.

De repente, la pegatina de mariposa en las uñas de Himari apareció en mi cerebro.

Cierto…

Incluso si yo no tengo ninguna expectativa personal, si es Himari, ella de seguro—

—¿Kazu-nii? ¿Pasa algo?

Kanon se giró hacia mí ya que me había retrasado por caminar despacio.

—No, no es nada. Lo siento.

—¿Es así? Es un alivio. Pensaba en qué hacer si decías algo como que te lo llevarías a casa porque querías ver la crisálida de antes.

—¡No haría algo que haría un niño de primaria!

Por alguna razón, cuando me hice adulto, no me gustaban los bichos en general.

No me puedo creer que cuando estaba en la primaria sostenía con mis manos desnudas cigarras o mantis religiosas… al pensarlo sentí mi propio cambio “adulto”.

—¿Komamura-san, trajiste los tickets?

—Hm. No hay problema.

—¿Y la guía?

—… La olvide.

—¿No es eso malo? Sin esta no sabremos qué harán en cada salón, ¿sabes? ¿Dónde la pusiste? Iré a recogerla.

—La dejé en la mesa de la sala de estar. Discúlpame.

Himari da un pequeño trote desde la entrada en dirección a la sala de estar.

Me quedé mirando su espalda y me sentí algo deprimido.

Ser regañado de manera seria por alguien menor, causa un daño considerable en la mente, eh… 

Para recuperarme a mí mismo, levante los brazos y los estire.

Finalmente, hoy es el festival cultural de la escuela de Kanon. 

Tomé el tren junto con Himari hacia la escuela de Kanon.

A pesar de que salimos temprano de casa, ya había mucha gente haciendo fila en el lugar para ingresar por las puertas del colegio.

No es mi alma mater, pero hace tiempo que no estoy en un espacio “escolar”, así que tengo algo de nostalgia desbordándose. 

—Increíble… Ya está repleto de gente, ¿verdad?

Supongo que las únicas personas a las que se les dieron tickets fueron a parientes y conocidos de los estudiantes, sin embargo, el número de personas es considerable.

Mientras estábamos aún impresionados, Himari y yo nos alineamos al final de la fila.

En ese momento, las campanas de difusión sonaron con un agradable “*ding-dong-dang”.

Muchas gracias por asistir al festival el día de hoy. Desde ahora las puertas se abrirán. Por favor disfrútenlo.”

Un anuncio particular, con la voz apacible y cortés de una chica. Cuando terminó el anuncio algo monótono, las personas, que estaban alineadas con relativa tranquilidad, de repente se volvió ruidosa. 

Parece que unos estudiantes, que operan como recepcionistas en la parte de adelante, comenzaron a chequear los tickets.

Le entregue a Himari el ticket de color azul claro que había guardado en la billetera.

—¡Estoy muy emocionada por mi primera vez viendo el festival cultural de otra escuela!

Dijo Himari muy emocionada mientras miraba fijamente el ticket.

Esta es la primera vez para mí también.

Bueno, es un festival cultural de instituto. Relajémonos y divirtámonos.

La fila avanzó fluidamente con el gran número de recepcionistas.

Después de que rasgaran nuestros tickets avanzamos con el flujo de la gente.

—Wah…! ¡Increíble!

Lo que saltó en nuestro campo de visión fue el enorme arte de mosaico que adornaba al frente del armario de zapatos.

Había representado con un toque realista un perro y un gato en cada lado, y en el centro con letras rojas estaba escrita la palabra “Bienvenidos”.

Y en el borde estaba escrito a mano “Creado: Consejo Estudiantil”.

Un gran número de fotos fueron usadas para hacerlo, al parecer son fotos exclusivamente de estudiantes de esta escuela.

Aunque cuando lo miras de cerca no se ve más que como una colección de fotos, pero si se mira desde la distancia se ve como solo una imagen, es increíble.

—¿Kanon-chan estará aquí?

—¿No me digas que tienes la intención de buscarla? Te tardarás todo el día, ¿sabes? 

—Uh…cierto… ¡Por ahora tomemos una foto!

Ante la demanda de Himari, saco mi smartphone del bolsillo.

Todo el mundo parece estar pensando lo mismo, y mucha gente además de mí estaba apuntando sus smartphones al arte mosaico.

Cuando termine de tomar la foto, miro el papel informativo que tiene Himari.

Me sorprendió la alta cantidad de exhibiciones desde el principio, sin embargo, aún estamos en la entrada.

Además, el propósito principal de hoy era la cafetería cosplay de la clase de Kanon.

—Himari, ¿dónde está la clase de Kanon?

—Déjame ver, si no estoy mal Kanon-chan dijo que la suya era la clase cuatro… ¡Aquí está! Es el tercer piso del edificio del norte.

La guía impresa incluye un mapa de la escuela.

Himari señala el aula “2-4” en este.

—Bien. Entonces, ¿vamos de una?

—¡Sí! Fufufu… No puedo esperar a ver el cosplay de Kanon-chan…

Una sonrisa sospechosa apareció en el rostro de Himari, espera, no sé si he visto mal, pero me pareció ver un destello asesino en sus ojos por un instante.

Por ahora, lo primero que hicimos fue dirigirnos al salón de Kanon.

Gracias al mapa llegamos a nuestro objetivo, el salón “2-4”, sin perdernos.

Y una vez más gracias a Himari quien me lo recordó cuando lo había olvidado en casa.

Si no fuera por este papel informativo, definitivamente habríamos perdido tiempo.

Dejando eso de lado—

—Ya hay fila…

Murmuró Himari pareciendo frustrada.
Aunque pensé que habíamos venido relativamente rápido, era tal y como dijo Himari, ya se había formado una fila de espera fuera del aula.

Sin embargo, se puede ver lo que está pasando dentro a través de las ventanas abiertas.

Allí, los estudiantes vestían diferentes disfraces, y se movían alrededor para darle la bienvenida a los clientes. 

Si bien había quienes estaban vestidas como una típica maid, había quienes vestían grandes sombreros y capas negras como una bruja.

La variedad del cosplay es bastante caótica, había un príncipe en mallas blancas, un chico acuerpado vestido como una chica mágica de color rosa, un tipo mitad desnudo con mascara de caballo, y un alienígena de traje gris al que le salen antenitas.

—Gracias por esperar. Es jugo de naranja ☆

—Querida dama aquí esta nuestro pound cake de manzana.

—¡Toma, te de limón!

Tal vez porque hacían que su tono de voz coincidiera con el de su personaje, los tonos de voz eran desiguales, y el ambiente del aula era como el de un “yaminabe” (NT Yaminabe o  dark hotpot, guiso preparado con ingredientes aportados por los miembros de un grupo, y comido en la oscuridad por diversión)

Pero es bastante interesante. Todos los clientes se veían felices.

—Mira. El traje de esa chica es mega lindo ¿verdad?

—Wah, de veras. O mejor, la chica en si es mega linda.

—Cierto.

Sin querer escuchaba la conversación de unas chicas que estaban por delante, sin embargo, lo que está en la línea de visión de las chicas era Kanon. 

Kanon lleva lo que parece ser un vestido de novia hasta la rodilla, y también lleva un velo en la cabeza.

—… Komamura-san, tomé una foto por favor.

Murmuró Himari de manera tranquila, pero con una voz aguda.

La forma en que mira a Kanon es tan seria. Es extrañamente intensa y un poco aterrador.

Apunte con mi smartphone a Kanon, tal y como pidió Himari.

Kanon está tan ocupada atendiendo a los clientes que parece no habernos notado aún.

—Está realmente muy bien… Casi se me cae la baba…

—¿Qué?

Himari dijo algo muy críptico con una expresión muy seria. 

Todavía no entiendo del todo la sensibilidad de Himari….

Esperamos cinco minutos y pudimos entrar.

En el tiempo de espera, Himari miró fijamente a Kanon mientras me pidió en repetidas ocasiones, “Komamura-san cuando volvamos a casa, por favor muéstreme la foto que tomo antes una vez más”.

En el momento en que entramos, Kanon nos miró y sorprendida expresó un “Oh”.

Escuche a una chica compañera de su clase que al ver la situación le dijo a Kanon, “Ve”.

Por cierto, la chica tiene un cosplay de hada.

Tengo la sensación de que los he visto en las reuniones de juego en el jardín de niños, pero hay un tipo diferente de “lindura” cuando lo viste una estudiante de instituto…

Fuimos guiados hasta nuestros asientos y en el momento en que nos sentamos, Kanon llegó hasta nuestra mesa.

—Gracias a los dos por venir. O mejor, llegaron muy rápido.

Tee-jee. Vinimos aquí directamente. ¡Kanon-chan, ese vestido es muy lindo!

—G-Gracias… Es porque hay una chica que tiene como hobby hacer vestidos de cosplay. Ella hizo la mayoría de los vestidos para nosotros. Pero en serio no pensé que terminaría vistiendo esto…

Tímidamente Kanon agarraba el dobladillo del vestido y el velo.

—Kanon-chan tímida es algo fresco, y muy bueno…

—¿¡D-De qué estás hablando!?

Siento que fue la misma situación para Himari el otro día en el café de maids

Bueno, paremos con los tsukkomis ahora.

—Entonces, ¿qué van a pedir?

Como para disimular su vergüenza, Kanon señaló bruscamente los menús laminados sobre la mesa.

Al parecer se puede elegir una bebida y un postre.

—¡Jugo de manzana y un panqueque pequeño!

—Yo tomaré un café con hielo y un chifón.

Imagen que contiene texto, mapa, dibujo

Descripción generada automáticamente

—Sí, comprendido. Esperen un momento, ¿vale? Ya que los pasteles se hicieron en el club de cocina están deliciosos. Yo misma los he probado.

Cuando lo dijo, volteó su velo blanco y se dirigió a un extremo del salón.

En el extremo estaban los pasteles plastificados y una caja refrigerante que probablemente contenía los jugos. 

No mucho tiempo después Kanon trajo las bebidas y pasteles que se ordenaron.

—Lamento la espera.

—Gracias Kanon-chan.

—A decir verdad, los panqueques pequeños no estaban en el menú al principio. 

—Eh, ¿es así?

—Sí. Hay unos panqueques en donde trabaja Himari, ¿recuerdas? Entonces hice la ligera sugerencia y rápidamente fue aceptada. A diferencia de un pound cake o algo por el estilo, si está a punto de agotarse se puede hornear de inmediato en el aula de economía doméstica.

—Ya veo…. Tee-jee. Me alegra que lo hayas usado como referencia.

No había mirado todo el menú en el lugar donde trabaja Himari, así que no había notado lo de los panqueques…

Sin embargo, Kanon sacó el mejor provecho de esa inspección.

No es como si yo hubiera hecho algo, pero me alegro.

—Nos estamos turnando por lo que estaré por ahí luego, pero le prometí a mis amigas que iríamos juntas… Ah, pero tal vez pueda estar junto a ustedes si es un ratico.

—¿Cuándo descansas?

—A las once.

—¡Entonces nos encontraremos contigo a esa hora!

—Vale. Hasta entonces diviértanse los dos. No solo hay exhibiciones y estands, sino presentaciones.

—Sí. Echaremos un vistazo a los demás.

Mientras me comía mi chifón de tamaño moderado las veía a las dos sonreírse mutuamente.

Hmmm….

Esponjado y suavecito con el dulzor exacto. Tiene un sabor como si tuviera como objetivo a los adultos.

El tasador de dulces en mi cabeza le puso un “✓” de aprobado.

Después de terminar el pastel, dejamos el aula de Kanon y volvimos a mirar el papel informativo.

No sólo está el mapa de la escuela, sino también está el programa de las obras de teatro, presentaciones de canciones y bailes que se llevarán a cabo en el escenario del gimnasio.

—¿A dónde vamos luego?

—Hmmm… ¿Si primero vamos a los que tienen que ver con comida? Más tarde podrían estar agotados.

—Ciertamente. Prefiero arrepentirme por tener el estómago lleno que de no poder comer. ¡Entonces, vamos al patio donde están reunidos los estands! 

Empecé a caminar tan pronto como pude, pero la forma de caminar de Himari era muy ligera.

Los bordes de su boca se levantaron transmitiendo que realmente se está divirtiendo.

—Mención aparte, el cosplay de Kanon-chan era muy lindo, ¿verdad?…

—En efecto, era lindo.

—Yo, algún día, también un vestido de bod—

Himari estaba a punto decir algo, cuando agito las manos rápidamente y decía, “ah, no-no es nada”

Bueno, me he salvado porque sería un problema reaccionar a eso.

—Bueno, es que las chicas delante de nosotros estaban elogiando a Kanon-chan, y yo también estaba muy orgullosa. Ya sabes, como “Doya, ¿no es muy linda nuestra Kanon-chan? Fufufu” (NT: Doya “どや”, imagínensela diciéndolo en esta actitud)

¿Qué pasa con ese acento de kansai tan de repente? O mejor, esa es la mentalidad de alguien que es totalmente un pariente…

Espera, ciertamente se puede decir que son parientes.

Pero, cierto, es así…

Nuestra cohabitación es irregular, sin embargo, cuando miro atrás a nuestros días viviendo juntos, ya somos como una familia—

Queda poco más de un mes.

De repente, el plazo que Himari se había fijado apareció en mi mente.

Aunque hay cierto margen, de seguro se siente corto.

No tengo la intención de negar que mi corazón sintió una “soledad” con imaginarme que me separaría de ella.

Fuimos con toda la intención de comer toda la comida de los estands, pero contrario a eso, terminamos comiendo solo dos cosas.

Eso fue debido a que comenzamos con un “jumbo karaage” seguido de “curry”, un menú que nos dejó a reventar. 

El orden en el que lo hicimos fue, desde una tienda a la que estaba al frente, lo que fue un completo error estratégico.

Honestamente, todavía me queda algo de espacio, pero eso es solo yo, y tendría que dejar sola a Himari…. así que sintiendo algo de lastima decidí hacerle compañía.

—Uh…me lleno más de lo que pensé… a pesar de que quería comer salchichas, takoyaki y crepes…

—¿Qué tal si vamos al gimnasio por ahora? Después de un rato, puede que estés lista para comer de nuevo.

—Hagamos eso.

Si se tratara de Kanon podría permitirse comer todos los menús de los estands, eh.

Deje el patio mientras inevitablemente pensaba eso.

Cuando entramos al gimnasio, solo estaban encendidas las luces del escenario.

Sobre el escenario varias chicas estaban bailando coordinadamente una canción de un ritmo rápido.

—Parece que es la presentación del club de baile ahora mismo.

Dijo Himari mientras chequeaba el programa.

Debido a los coloridos focos de luz que se encendían y apagaban, el perfil de Himari brillaba.

Las chicas continuaron exhibiendo sus movimientos intensos coordinadas a la perfección. Son movimientos con los que se puede inferir que han practicado mucho para este día.

Tal vez inspirado en su ferviente esfuerzo, aquellos tiempos en los que me dedique en cuerpo y alma pasaron por mi cerebro.

Aunque ciertamente yo no llegue a ser “especial”

Esos días en los que trabajé tan duro en una cosa no son una ilusión. Es un hecho que siguen existiendo dentro de mí.

Y estas chicas están definitivamente trabajando duro “ahora”.

Esas chicas más jóvenes que yo, cuyos nombres no conocía, moviéndose sobre el escenario me parecían radiantes.

Después de que terminó el baile, lo siguiente fue una obra a cargo del club de teatro.

A pesar del título femenino de la “sirenita”, todos los actores que se presentaron en el escenario eran hombres, comenzando por el papel principal de la sirenita, el príncipe, la monja, la bruja y las hermanas de la sirenita.

Aunque era una historia triste, el público vitoreaba y reía incesantemente mientras los chicos dicen sus diálogos en falsete. Arrastrado por la atmósfera yo también termine riéndome.

La obra de la sirenita recitada en falsete siguió su curso—

—Fue divertida. Las historias de cambio de género son deliciosas ya sea en dos o tres dimensiones.

—¿Deliciosas?…

—Sí. Pero eso aparte, la sirenita…

Himari murmuró pareciendo algo desolada y luego me miró—

Una lágrima cayó del ojo de Himari y se deslizó por su mejilla.

—  ▬▬▬▬▬¡? ¿¡Qué pasa!?

—N-No, eso…. lo siento. Me divertí con la obra de ahora, pero la historia seguía siendo triste…

—Ciertamente es amarga…

La sirenita… es la primera vez que me entero de que va.

La sirenita vivía felizmente con sus hermanas. Había una regla que decía que a la edad de quince años, podrían ir al mundo humano, y la sirenita estaba deseando cumplir quince años. 

Finalmente, llegó el día. La sirenita emerge del mar y se enamora a primera vista del príncipe a bordo del barco.

Sin embargo, una tormenta ataca repentinamente y el príncipe cae del barco al mar, pero la sirenita lo salva e intenta reanimarlo en la playa.

Pero cuando la sirenita siente la presencia de personas, se esconde rápidamente en el mar. Una monja llega y entonces atiende al príncipe caído. En ese momento el príncipe se despierta y cree erróneamente que la moja es quien lo ha salvado.

La sirenita, que tiene el fuerte deseo de volverse humana para estar al lado del príncipe, le pide a la bruja que la convierta en humana.

La bruja le revela que como compensación perderá su voz y que cuando el príncipe se casa con otra, ella desaparece convirtiéndose en burbuja. Aceptando la condición, la sirena toma la poción que la convierte en humana y queda dormida cerca del castillo del príncipe.

Cuando la sirenita se despierta, su amado príncipe, aparece ante ella, pero ha perdido la voz y no puede hablar en absoluto. Sin embargo, el príncipe se lleva a la sirenita al castillo para vivir juntos.

Pero el príncipe sigue pensando en la monja que le ayudó. La sirenita quiere decir que ella es realmente la que salvó al príncipe, pero no sucede porque no puede hablar.

Pronto al príncipe le entablan conversaciones de matrimonio con una princesa de un país vecino. Esa princesa era la monja en la que el príncipe seguía pensando.

A este paso, la sirenita desaparecerá como una burbuja…sus hermanas, sintiendo la amenaza, le dan un cuchillo a la sirenita y le dicen que lo mate, pero eventualmente la sirenita es incapaz de matar al príncipe.

La sirena saltó al mar por su cuenta y desapareció como burbujas.

… con eso dicho, fue una extremada tragedia amorosa.

Solo conocía vagamente la parte del final en la que se convertía en burbujas, pero no sabía ese proceso…

No es de extrañar que Himari que parece tener una fuerte sensibilidad terminara llorando.

—Oye… Solo suponiendo… Si Komamura-san fuera el príncipe…

—Hm?

¿Qué pasa con esa premisa tan de repente? ¿Yo como príncipe?

Mientras estaba confundido espere a que las palabras de Himari continuaran.

—Si… la sirenita cuando se volvió humana pudiera hablar… ¿qué crees que hubiera hecho Komamura-san? ¿Crees que el príncipe Komamura-san se hubiera casado con la sirenita?

—Eso… Tal vez no lo hubiera hecho.

—…Eh.

—Suponiendo que la sirenita dijera, “yo te he salvado”, no hay pruebas de que la sirenita que se convirtió en humana me haya salvado. Por lo que daría prioridad a los sentimientos que ya tengo por la monja, ¿no lo crees?… Probablemente sería así.

—¿Incluso si la sirenita te dice te amo?

Los ojos de Himari, iluminados por las tenues luminarias del gimnasio, eran muy serios.

Entonces lo adivine.

Estos son los sentimientos contenidos en el pecho de Himari pidiendo prestado el “si”

No es una historia ficticia, llevan los sentimientos de ella.

Solté un corto respiro… me decidí y abrí la boca, 

—Hm, no cambiare. No me casaré con la sirenita.

—…. Ya… veo…

Himari desviaba la mirada pareciendo triste.

¿Es la parte de la conciencia la que me hizo doler el pecho?

Tal vez sea una existencia como el príncipe dentro de Himari. Pero yo no soy un príncipe.

Soy un oficinista común y corriente.

Para empezar, no rescaté a Himari cuando la conocí en el tren. Solo le hable.

Le permití quedarse en casa porque Kanon me lo dijo. Si Kanon no hubiera estado, la habría echado lo antes posible.

No soy la clase de persona que Himari espera. Así que—

—…Son casi las 11:00. Vámonos.

Al darnos cuenta de que ya casi era el momento de descanso de Kanon, salimos del gimnasio.

Himari permaneció en silencio durante un tiempo.

Imagen que contiene Diagrama

Descripción generada automáticamente

Cuando llegamos de nuevo hasta el aula, Kanon acababa de salir al pasillo.

—Oh. Justo a tiempo.

—¿Kanon-chan, sigues con el traje?

—Sí. Es que seguiré después de terminar el descanso. Es un poco vergonzoso, pero hay muchos vestidos de forma similar, así que supuse que estaba bien.

Ciertamente he notado a varios andando por ahí todavía con su vestido de presentación, como las chicas del club de baile que vi antes. Si lo piensas Kanon no está muy diferente.

—No tengo mucho tiempo, así que hagamos un recorrido rápido, ¿vale? Quiero ir a los estands de comida.

—Supuse que dirías eso.

Es Kanon la glotona. No hay forma de que ignore la comida.

Haciendo, “Mh”, Kanon hace un puchero.

—Ah, yo ya estoy llena, así que no tengo necesidad.

Himari levanta su mano tímidamente. Parece que el karaage y el curry de hace un rato todavía están en su estómago. 

—Ya veo… Ah, entonces tomémonos de las manos.

—¡Sí!

Honestamente no podía entender cómo llegó a ese curso desde “entonces”. ¿Esa es la diferencia entre una estudiante de instituto actual y un hombre que bordea los treinta? 

No… Siento que incluso si fuera un estudiante de instituto ahora, no podría entender ese curso. 

Sin embargo, la sonrisa de Himari, que había desaparecido desde que dejó el gimnasio, había vuelto, y eso era un alivio.

Yo fui la causa, pero aun así quiero que tanto Kanon y Himari sonrían.

Me pregunto si es solo mi ego quien quiere eso.

Tan pronto como llegamos al patio donde estaban los estands, los ojos de Kanon se iluminaron. Es realmente fácil de leer, eh.

—¿Himari, que comiste antes?

—Karaage y curry.

—Ah, vamos por ello. 

Llena de energía Kanon se alinea en el estand del jumbo karaage. Himari y yo la esperamos desde lejos.

Poco después Kanon volvió con el karaage y luego de pasármelo mientras decía, “Espera un momento”, se fue hacer fila al estand del curry esta vez.

Kanon volvió con nosotros y con entusiasmo colocó el karaage encima del curry. 

—Ya veo… Debería haber comido así.

—Jejeje. Las cosas ricas van bien juntas, ya sabes.

—Kanon-chan. Por favor ten cuidado de no ensuciar tu vestido, ¿vale?

—Hm. Cierto, el curry es enemigo natural de los vestidos blancos. Ya que lo dijiste, me han entrado nervios…

—Ah. Las aulas son ahora comedores. Vamos a sentarnos a comer.

Por lo tanto, nos trasladamos a las aulas ubicadas al lado del patio. Parece que algunas aulas del primer piso servían como comedores. Anteriormente estaba tan concentrado viendo los estands que no me di cuenta.

Entramos a un aula, y Himari y yo observamos a Kanon comer su karaage-curry. Kanon terminó con el curry a una velocidad sorprendente. 

He escuchado la expresión de que el curry es una bebida, así que fue tal que termine pensando por un momento, “¿el karaage es también una bebida?”

Es probable que cuando come en casa, Kanon controle su velocidad…

—Ver la forma en la que come Kanon-chan, es refrescante o mejor se siente agradable, ¿verdad?

—En efecto…

Himari estalló en una pequeña risilla.

—Qu-qué es lo que quieres decir Himari? Hoy es como siempre, debería estar bien, ¿vale?…

—Lo siento. Es solo que la apariencia de Kanon-chan… Es inevitable que parezcas una novia comiendo con toda el alma la comida en su ceremonia de matrimonio.

Bghh!? 

Kanon hace un gruñido y se pone roja.

—Hm, pero Kanon-chan es realmente como una novia. Es hermosa, bonita, y sabe cocinar, es la esposa ideal. Es excelente.

—Qu, Himari? ¿¡De qué estás hablando!?

Incluso mientras estaba fuera de sí, Kanon miró en mi dirección por un instante.

Por un lado, pienso que ciertamente Kanon con su vestido de novia blanca es hermosa, ya que coexisten la juventud de una chica de instituto y la madurez de una adulta—

—Incluso cuando me gradúe seguiré cocinando para Kazu-nii… 

Y por otro lado, termine recordando lo que pasó el otro día.

—Ciertamente es así. “Enséñame a cocinar” desde ahora.

Al instante los hombros de Kanon se sacudieron y su cara quedó rígida.

—Kanon-chan…?

—….

Probablemente entendió el significado de mis palabras de ahora.

Kanon respondió con un breve, “Hm, vale”, pero su expresión estaba cerca al vacío.

Perdóname Kanon…

Pero yo—

—Ah, eh, ahora que lo pienso no compre de beber. Tengo sed iré por jugo.

Kanon se levantó rápidamente, entonces Himari también la siguió mientras decía, “Ah, yo también tengo sed”

Yo también salí del aula detrás de ellas.

…Pienso que Kanon se ajustaría más con un hombre mucho mejor que yo.

No creo que sea bueno atar el corazón de jóvenes chicas con infinitas posibilidades a un tipo mediocre y sin valor.

Por un lado, pienso eso, pero por otro lado, siento una indescriptible sensación de culpa por haber herido claramente el corazón de Kanon.

Tanto Kanon y Himari, ¿por qué de mí?

Después de eso, Kanon volvió a sus deberes en el café cosplay. 

Eventualmente el estómago de Himari no pudo hacer más espacio incluso después de mirar la sección de exhibiciones, luego de eso dejamos la escuela mucho antes de que terminara el evento.

Bueno, pudimos ir al café cosplay de Kanon, que era nuestro objetivo principal, así que no tengo nada que lamentar.

Aunque Himari se lamentaba diciendo, “Las salchichas… el takoyaki… las crepes…”

Aunque siempre se pueden comprar salchichas, takoyaki o crepes en un super o una tienda de conveniencia… estoy seguro de que no creo que fuera por eso.

Es porque era divertido comerlos en lugar inusual.

—Oye, Komamura-san. Es que hay un lugar al que me gustaría pasar…

Estábamos de camino a la estación cuando Himari dijo eso repentinamente.

—Hm, ¿qué pasa?

—Veras, eso… es que quiero comprar un libro. Por supuesto lo pagaré con mi dinero.

—Ya veo. No veo por qué no ir.

Ciertamente no he comprado ningún libro desde que Himari llegó a casa. Bueno, originalmente no es como si comparara tantos.

Pero a Himari parece encantarle el manga, y ciertamente sería difícil vivir sin estos durante tanto tiempo. Por lo tanto, decidimos hacer una parada.

A donde Himari me llevó fue a un vecindario lleno de establecimientos “otakus”, por así llamarlo.

Es un día festivo y hay mucha gente caminando por la calle.

Esto es algo también había pensado cuando fui al café de maids de Himari, pero como prácticamente no vengo a lugares llenos de establecimientos como estos, todos los establecimientos que aparecían en mi vista me reflejaban curiosidad. 

Estaba caminando con un ligero ánimo de turista cuando en ese momento, de repente, Himari me agarra del brazo y me lleva al estrecho callejón entre dos edificaciones.

—….!? ¿¡Qu-Qué pasa Himari!?

Himari no responde y solo me apresura hasta el fondo del oscuro y estrecho callejón.

Puedo sentir la fuerte impaciencia que tiene a partir de su apretado agarre en mi brazo.

Hay un fuerte olor a aceite en el aire.

Tal vez es porque esto es detrás de un local de comida china.

—Lo siento, Komamura-san…. Por favor mantengámonos escondidos.

Finalmente se detuvo, y murmuró eso con el rostro pálido.

Himari recuesta su espalda contra la pared de la edificación para poder ocultar su rostro con el medidor de electricidad.

Luego apretó el dobladillo de mi ropa. Sus manos temblaban un poco.

Es un lugar tan estrecho que no se podrían cruzarse las personas, por lo que estoy en una posición en la que parece como si le estuviera haciendo un “kabedon” a Himari.

Justo cuando iba a preguntar el motivo, Himari abrió la boca,   

—Allí… h-hay una persona relacionada con mi familia… No espere que vinieran a buscarme aquí… 

Al instante en que escuché eso, sentí como la temperatura de mi cuerpo se enfriaba de un solo golpe.

—… ¿Cómo es esa persona?

—Es una mujer joven de unos veinte años. Pelo largo negro, y es un poco más alta que yo. Viste camisa blanca…

Eché una mirada de reojo hacia la calle.

Lo que se puede ver desde el estrecho callejón trasero es muchas mujeres y hombres de todas las edades yendo y viniendo por la calle. No hay nadie centrando su atención en un oscuro y estrecho lugar como este. 

Pero aun así, rodeo el cuerpo de ella suavemente con mis brazos para que nadie pueda verla desde la calle.

Contrario al bullicio que se escuchaba desde la calle, alrededor de Himari y yo solo había una tensión dolorosa.

Mire hacia la calle fijamente por un tiempo—

—Ah….

Una mujer con los rasgos que Himari mencionó acaba de pasar.

Entonces, por un momento hicimos contacto visual.

Hubo un brillo muy agudo en su ojo, como el de un depredador apuntando a su presa. 

—  ▬▬▬▬▬ ji!?

Por reflejo se me cortó la respiración.

Relájate. No debería poder ver a Himari.

Desde el otro lado, deberíamos parecer un hombre y una mujer coqueteando en un callejón estrecho.

La mujer que vio hacia aquí—

Como en un estado de, “vi algo que no debería ver”, miro hacia al frente y pasó de largo.

Podía sentir como mi corazón latía el doble de velocidad. Y también sentía correr un sudor desagradable bajando por mi espalda.

A pesar de que estaba quieto, mi respiración era un desorden como si hubiera estado corriendo justo ahora.

No me moví durante un tiempo. No, más bien, no podía moverme.

¿Cuánto tiempo hemos estado así?

Simplemente, no pude pensar en nada durante ese tiempo.

Ni siquiera podía pensar en lo que haría si se descubría que estaba escondiendo a Himari en casa.

Mi mente simplemente estaba en blanco.

—Errr…. Komamura-san…

El llamado de Himari finalmente me devuelve a mis sentidos.

Se que es algo tarde en este punto, pero mi distancia con Himari es muy cercana… solo así, ya sentía que había un margen extraño.

—¿Sigue ahí?

—… Iré a echar un ojo.

Me separé de Himari y salí del callejón a la calle. 

Miré deliberadamente en la dirección en la que se dirigió la mujer de antes, pero no había rastro de ella.

Se lo comunique a Himari haciendo una señal de círculo con las manos.

Himari salió del callejón tímidamente.

—Oye, sobre la persona de antes—

—Eso… ¿te parece mejor si hablamos cuando lleguemos a casa y no mientras caminamos…?

De seguro, lo mejor es alejarnos de aquí lo antes posible. O mejor dicho, quiero alejarme.

Cancelamos nuestro viaje a la librería y nos dirigimos a paso rápido hacia la estación.

※※※

Dentro de la escuela, después de que terminara el festival cultural, todos estaban haciendo la limpieza.

Todos en la clase de Kanon ya se habían cambiado de ropa y progresivamente estaban haciendo el trabajo de desmantelar.

—No pensé que viniera tanta gente, ¿sabes?

—Cierto, cierto. Ya que lo mencionas, Kanon-chan, tu prima de aquel día vino, ¿verdad? 

—La otra persona, el tío, es tu primo, ¿verdad?

Yuiko y Urara hablaban con Kanon mientras arrancaban las decoraciones de la pared.

—Ah… sí. Me alegro de que vinieran los dos. Aunque fue un poco vergonzoso…

—Otra vez con eso. Ese vestido te queda super bien.

—Umm. Aunque, creo que se vería bien en cualquiera…

—¿Eso crees? Es porque es Kanon ¿verdad?

—Cierto, cierto, a mí me sería imposible. ¡Largo hasta la rodilla, no hay manera!

Mientras charlaban la limpieza avanzaba.

A pesar de que las preparaciones tomaron mucho tiempo, la limpieza avanza al doble de velocidad, eso es algo triste, eh… Pensó Kanon

Había disfrutado mucho el festival cultural de este año.

Lo había disfrutado, pero… también había dejado una gran incertidumbre en su corazón.

(Me pregunto si fui rechazada por Kazu-nii…)

Porque bien podían ser palabras que dijo con sinceridad con el deseo genuino de que le enseñara a cocinar o podrían no haberlo sido…

Simplemente pensar en ello hacían que sus pensamientos se tornaran hacia lo peor rápidamente.

Kanon sacudió la cabeza y ahuyentó ese algo malo.

Por ahora tenía que concentrarse en la limpieza.

Por cierto, sabía que su madre no vendría hoy.

Era porque la foto con el ticket que le había enviado a su madre no tenía la palabra de “leído” esta mañana.

Pero ya que su madre no había podido venir el año pasado por el trabajo no se sentía particularmente deprimida por eso.

Era un “hecho usual” que había experimentado muchas veces desde que estaba en la escuela primaria en el día de visitas de padres.

—Ah… los siento. Iré un momento al baño.

—Okay. Te veo luego.

Kanon salió del baño y se dirigió al baño en un trotecito.

No había nadie en el baño. Entró de inmediato a la caseta más cercana y cerró la puerta, en ese momento vibró su smartphone que estaba en el bolsillo de su falda.

Kanon sacó su smartphone del bolsillo y revisó la pantalla.

—Eh—

Se le congeló la voz.

En la columna de notificaciones del smartphone, había un ícono de la red social y el nombre “Mamá”.

… De ninguna manera esperaba que le enviara una respuesta ahora.

No había recibido respuesta de nada de lo que le había enviado antes.

Se preguntaba qué rayos podría haber escrito…

Kanon tocó esa notificación con un dedo tembloroso.

La pantalla de la red social se abrió y estaban escritas dos cortas frases en esta.

“Estoy un poco cansada”

“Lo lamento”

—…..

Por un tiempo Kanon miró fijamente esas dos líneas.

Eventualmente, las lágrimas comienzan a desbordarse desde los ojos de Kanon.

¿Qué eran lo que significaban esas palabras? No podía saber lo que verdaderamente significaba solo con eso. 

Lo único que se expandió en el pecho de Kanon fueron emociones de gran infelicidad y desconsuelo.

※※※

Himari y yo regresamos a casa y bebimos té, luego nos quedamos en la cocina sin dirigirnos la palabra.

—Komamura-san…

Por reflejo me puse en guardia ante el llamado de Himari.

Para escuchar la “continuación de lo de hace un rato”

Himari soltó un suspiro pesado como el plomo, y de nuevo inhalo… entonces, finalmente comenzó a hablar, “Mi familia—”

—Ha estado manejando un dojo de kendo desde la generación de mi abuelo… Ha producido muchas personas que han ido a competiciones nacionales, por lo que es bastante famoso en el negocio…

Himari tomó un respiro y luego continuó.

—La persona de hace un rato ha sido miembro del dojo desde que yo era niña… De mi parte, frecuentemente hacía que jugara conmigo. Entonces sabe muy bien sobre mi hobby. ¿Qué hago Komamura-san? Es probable que terminen por encontrarme…

No puedo responder nada a Himari que apela a mí con un rostro al borde de las lágrimas.

No había nada más que una intensa sensación de intranquilidad expandiéndose por el pecho.

Continuará.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!