Después de levantarme, prender la televisión y lavarme la cara.

Dentro de la habitación, donde los únicos sonidos presentes son el de la televisión y el del agua, se siente más tranquilidad… Eso es algo en lo que ya he pensado varias veces.

Para el desayuno de hoy he tostado pan.

También hay ensalada de lechuga, lo que es inusual.

Aunque también es algo que sobró de la comida de anoche.

No me gustan las ensaladas, pero si le añades un poco de jamón, pollo para ensalada o croutons, se vuelve más fácil comer… eso es algo que aprendí de Kanon.

A la ensalada de hoy le agregare jamón cortado.

Cuando abrí la tapa de la margarina, por reflejo solté una maldición; “Diablos”.

Estaba casi vacía.

De esta manera supongo que apenas y alcanza para untar medio pan.

A pesar de que tenía en mente comprarla en el supermercado el otro día lo olvidé por completo.

No obstante.

Me he dado cuenta de que desde que las dos se fueron, el consumo de margarina ha disminuido por completo.

Y la cantidad de consumo que se ha reducido no se aplica sólo a la margarina.

Otros condimentos… en especial el ketchup, que era usado a gusto de Kanon, también ha reducido su consumo, prácticamente ni la saco del refrigerador después de que ella volvió a su casa.

Me pregunto si debería comprar papas fritas de vez en cuando.

Además, supongo que no está mal buscar una receta que haga uso del ketchup, eh. 

¿Una napolitana?

Me pregunto si hay algo más.

No se me ocurrió nada más, así que intenté buscar en internet, y encontré una sorprendente cantidad de recetas. 

Se puede freír la carne con ketchup, además también se puede usar en las sopas, el arroz y el ebi chili, eh? Ya veo….

Mientras mordisqueaba el crujiente pan, que no tenía siquiera la mitad untada de mantequilla, pensé acerca de otros alimentos. 

Después del desayuno eche una ojeada dentro de la lavadora.

Por supuesto no tiene más que mi ropa y la toalla de uso personal.

En cuanto a la colada… la hacia una vez cada dos días.

De esa manera siento que puedo economizar más.

Aunque bueno, la razón principal es porque es un grano en el culo hacerla. 

Si Kanon y Himari lo vieran, supongo que se enojarían y dirían algo como; “Huele a guardado.

Pero eventualmente quedará limpia después de lavada, no soy del tipo que le preste atención a eso. 

En los días entre semana pongo el temporizador en la lavadora antes de salir de casa por la mañana.

Y justo cuando llego del trabajo la colada está terminada.

Pero los días que descanso pongo en funcionamiento la lavadora por la mañana.

… Sí, vamos a ponernos a hacer la colada por la mañana.

Supongo que el hecho de que puedas ponerte en movimiento mientras tu propio corazón dice “que fastidio”, es tanto una parte buena como una mala de vivir solo, eh.

Mientras me ponía los zapatos en la entrada principal, mire de repente el desodorizador.

No quedaba mucho líquido dentro del recipiente transparente. 

Tengo que comprar de ello también. 

Antes de que las dos vinieran a mi casa, era un producto consumible que jamás pensé en comprar.

Pero ahora me siento insatisfecho cuando no siento ese aroma refrescante en la entrada.

Incluso cuando viene un mensajero puedo abrir de par en par la puerta sin preocuparme por el olor de los zapatos.

Y por sobre todo, me hace sentir que soy una persona estilizada.

—Me voy.

Me hallo sorprendido al decirlo de manera inconsciente.

Por supuesto, no existe una voz que me responda.

Alto ahí, si hubiera una respuesta me cagaría del susto….

En fin… pensé mientras miraba alrededor del apartamento vacío. 

Era de esperarse que al no escucharse la conversación de Kanon y Himari mi apartamento estaría en silencio, eh.

Fui a la estación y tomé el tren a casa de mis padres.

Cuando fue mi tía, mi padre me dijo que mi madre saldría pronto del hospital, desde entonces no hemos estado en contacto.

Bueno, para comenzar, no me contactaron tampoco cuando fue hospitalizada…

Supongo que no querían preocuparme.

Le pregunté a Kouki, y me respondió; “Parece que ya le dieron de alta”, es por eso que decidí ir hoy.

Hacía tiempo que no veía a mi madre, por supuesto había estado hospitalizada y estaba visiblemente más delgada que la última vez que la vi.

Dicho eso, parece estar completamente saludable.

Al igual que cuando yo vivía aquí, mi madre continuaba haciendo las labores domésticas.

Su expresión es animada y su andar alrededor de la cocina es ligero.

—Kazuki, presta atención. Parece que tu padre no limpio para nada el inodoro el tiempo que no estuve. Y debido a ello se generó un ennegrecimiento en el inodoro. ¡Fue difícil quitarlo! 

—Y-Ya veo…

Me encontraba en la sala de estar bebiendo un café cuando declaró mi madre sonriendo.

Mi padre sonreía con amargura mientras continuaba leyendo el periódico.

Ya he visto este tema discutido muchas veces.

Mi padre también es el tipo de persona que solo le interesa su trabajo…

Al igual que yo, no es muy bueno con las labores domésticas.

Aún así, supongo que a su manera se esforzó cuando mi madre estuvo hospitalizada, y en el ambiente se puede sentir que mi madre lo reconoce.  

Sin embargo, me gustaría que se abstuvieran de tocar el tema del inodoro cuando una persona está bebiendo café.

—Tadaima.

De repente, se escuchó la voz de Kouki desde la entrada.

Parece que nos sincronizamos para venir a ver como estaba mamá.

—Eh? ¿Onii-chan también vino?

Tan pronto entró a la sala de estar, Kouki quedó sorprendido.

—Ya ves.

—Eso pasa porque papá nunca se comunica con nosotros.

—Lo siento…

—Bueno, bueno. Su padre no quería preocuparlos a los dos. Además, yo tampoco.

No hay nada que podamos decir cuando no lo dice la persona que estuvo hospitalizada.

—Además, Kazuki estaba con el asunto de Kanon-chan… Parece que Shouko te ha cargado sus problemas, me disculpo…

—No fue ningún problema para mi….

—Es cierto. Me pase por allí, y puedo decir que Kanon-chan fue una niña buena.

Entonces, Kouki me envía una mirada cargada de significado.

Eso… parece que quiere decir; “¿Cómo te fue con Himari después de eso?” ….

Después de todo, Kouki sigue con la confusión de mi relación con Himari.

Entonces, ¿debería avanzar con ese malentendido?

Saqué mi smartphone y le envié un mensaje a Kouki.

De inmediato sonó el smartphone de Kouki.

Kouki verificó su smartphone,

—Eh!?

Después de soltar esa voz, Kouki me miró.

—Bueno. Me retiro por ahora.

Como escapando de Kouki, salí de la sala de estar con la mano levantada.

Lo único que le envíe a Kouki fue; “Rompimos

Al salir al exterior, hace calor, como era de esperarse.

Pero me he dado cuenta de que los sonidos de las cigarras que hace un mes se escuchaban tan cansinamente, ya casi no se oyen.

Sintiendo como la estación va cambiando poco a poco, camino en dirección a cierto lugar.

Hay una razón aparte de la de mi madre por la que vine a la zona donde crecí. 

Creo que está bien seguir el sueño, incluso cuando ya se es grande.

Lo que me dijo Yuuri antes.

Y la existencia de Himari.

Las dos me impulsaron a mí, quien se había estancado.

Por eso voy a ponerme en movimiento.

Para ver como avanza el sueño.

Durante varios minutos continúe caminando por la zona residencial.

Ya ha pasado bastante tiempo desde que caminé por este sendero, pero aún recuerdo el camino hacia mi destino.

Voltear en aquel lugar y avanzar derecho… 

Y finalmente aquí estamos.

En el momento en que vi la elegante puerta de madera, la nostalgia se apoderó de mí.

Sin cambios….

El mismo paisaje que cuando yo asistía.

Sobre esa puerta de madera estaba el poster del que me había contado Yuuri.

Lecciones de Judo・Reclutamiento de estudiantes

Está escrito los horarios y los días de actividad, también la dirección de contacto.

Entonces vi la pequeña letra escrita al borde y me enfoqué en esta,

Reclutamiento simultáneo de instructores” 

En efecto, yo no pude llegar a ser alguien especial.

Pero me esforcé lo suficiente como para obtener el rango más básico, el cinturón negro.

Mis esfuerzos me llevaron hasta ese punto.

Si puedo hacer buen uso de esa experiencia en el futuro….

Pero hay espacios en blanco, así que me da miedo, puedo decirlo con franqueza.

Aún así, por ahora daré el primer paso. 

Me llene de determinación y cuando estaba a punto de tocar el intercomunicador que estaba junto a la puerta,

¡Komamura-san, da tu mejor esfuerzo, por favor!

Lo que apareció en mi mente fue la expresión sonriente y radiante de Himari llamándome.

Comprar un bento en la tienda de conveniencia y regresar a casa.

Hoy fue agotador…

Pero esta sensación es de una variedad diferente a la que tienes cuando terminas el trabajo.

Me sentía muy satisfecho de todo corazón.

Fue una visita repentina, pero el sensei del dojo me dio una cálida bienvenida como un alumno antiguo.

Su cabello ya se había blanqueado y me alegré de que se acordara de mí. 

El resultado de la conversación fue que en dos semanas comenzaría con las lecciones de judo, estas serían una vez a la semana. 

No comencé de inmediato dado que tenía espacios en blanco y tiré toda mi indumentaria a excepción del cinturón, así que tuve que pedir una nueva.

En cualquier caso, en dos semanas comenzaría con un estilo de vida diferente al que llevaba.

Mientras mantenía bajo control el frenesí que me asaltaba, me senté en el sofá con el smartphone en mi mano.

Aún quedaba algo que tenía que hacer.

Había terminado de velar por Kanon y Himari…

Es decir que tengo que responder adecuadamente a la confesión de Yuuri que me ha estado esperando todo este tiempo.

Desde el día que me dio su información de contacto no me he comunicado con ella.

La he estado haciendo esperar.

Realmente me disculpo por eso.

Pero ya me he decidido.

Muchas dudas.

Muchas preocupaciones.

Hasta que finalmente comprendí a mi corazón.

Números grandes se muestran en la pantalla del smartphone.

Con el dedo tembloroso toque el botón de llamada.

※※※ 

Varias estaciones han pasado.

Bajo el cielo del atardecer…

Kanon no ha dejado de correr desde que salió de la estación.

Sin mirar a los lados y actuando temerariamente.

Con una alegría desbordante en toda su cara.

—¡Tadaima!

No hay respuesta cuando llega a su apartamento, pero a Kanon no le preocupa.

Sabe que su madre llega por la noche a casa.

Respirando agitadamente toma algo al interior de su bolso.

Era un libro de bolsillo que acababa de comprar en la librería. 

Al lado del nombre del autor está el nombre del ilustrador.

Kanon sonrió ampliamente cuando vio ese nombre, incluso más que cuando lo vio en la librería.

Byakkoin Himari

—¡Felicitaciones, Himari!

Kanon levantó el libro con ambas manos y felicitó de todo corazón a la chica que no está presente.

※※※ 

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!