Onee-san se mejoró y comenzó la semana, es lunes, durante ese tiempo no fui a la escuela en jueves y viernes, también continué cuidándola el sábado. Onee-san sentía pena por ello pero ya había avisado a la escuela que estaba enfermo. Y si regresara de inmediato a la escuela seria sospechoso, por eso creo que en cuanto a los días fue bueno. Y hoy es lunes, esta mañana me despedí de Onee-san en la puerta, A partir de hoy me estaré quedando en casa de Kishou.

—  Eita-kun, llámame de inmediato si ocurre algo.

— Si, muchas gracias.

— Y llévate esto contigo.

Dijo eso y lo que me ofreció… después de todo era un paquete de Yukichi… hacia mucho que no veía estos billetes. Normalmente me sorprendería, pero lo he visto tantas veces que ya no me sorprendí, ni ganas me dan para bromear de eso, ¿cuándo fue que cambió mi sensación con el dinero?

— Estaré bien así, no tengo ningún plan para usarlo.

— ¿En serio? Si llegas a necesitarlo házmelo saber.

— Si, ya me voy.

Dejé el edificio después de despedirme de onee-san que ya se sentía mejor. Y así fue que nos separamos por un tiempo.

● ● ●

— Se ha convertido en mucho equipaje.

Al llegar al salón de clases con la maleta Kishou me recibió con una sonrisa.

— ¡Hola!

Y al hacer eso dejó varias copias sobre mi escritorio.

— Son las copias de las clases que no viniste la semana pasada.

— Lo siento, tuviste que sacar las copias además de que te había pedido un favor.

Siento pena por ello.

— No te preocupes, antes que eso, ¿cómo se encuentra onee-san?

— Gracias a ti parece que mucho mejor, me pidió que te mandara saludos.

— Que bueno, ¿y? ¿Me dirás el motivo?

— Sí, vayamos a otro lugar.

Las circunstancias son esas así que no podía decírselo en el salón de clases. Dejé mis cosas en mi escritorio y salí del salón con Kishou, aun había algo de tiempo antes de que iniciaran las clases, así que nos dirigimos a la azotea. En la mañana no había nadie, el sol era brillante y el viento soplaba, se sentía como iniciaba el verano, al acercarme a la barandal y ver hacia abajo pude ver a los estudiantes que aun ingresaban a la escala. Comencé a explicar la situación mientras los observaba.

— La verdad es que cuando salí con onee-san, Akane-san nos encontró.

— Akane-san, ¿la onee-san policía?

Asentí levemente.

— Eso es malo…

Kishou ya se había visto con Akane-san en varias ocasiones, así que sabía qué clase de persona era. La primera vez que la vio fue cuando Kishou y yo salíamos de la escuela, Ella tiene 25 años y la verdad es que a Kishou le gustan las mujeres mayores, así que viéndolo desde su punto de vista, que yo me lleve bien con lindas onee-san es para ponerse celoso, lo entiendo, y como prueba cuando Akane-san regresó a casa, Kishou terminó bombardeándome como por una hora con preguntas sobre ella en una cafetería.

— Ya veo, desde el punto de vista de Akane-san, onee-san es su enemigo en el amor.

— Enemigo en el amor… onee-san ha hecho mucho por mí pero no es así.

Si tuviera que decir el sentimiento de afección de onee-san hacia mí, creo que es como quien le gusta un lindo animalito. Además la afección de Akane-san, a lo mucho es como protección de policía… me siento un poco extraño diciéndolo yo mismo, pero bueno, soy un saludable chico de preparatoria, me gustaría enamorarme como cualquier otro. Pero todas las personas que son amables conmigo son mayores que yo, y es como si no sintiera que fuese real, puede que sea lo mismo con que onee-san quiera que sea su amo de casa a tiempo completo. Cuando mucho no creo que me vea con intenciones de alguna relación amorosa.

 — Cuando salimos nos encontramos con Akane-san, creo que ha de estar dudando de nosotros así que esperando a que la cosa se enfrié pensaba que podría quedarme en tu casa.

— Ya veo… bueno, no hay problemas con mis padres y también puedes estar más tranquilo con Akane-san.

— Gracias, eres de mucha ayuda.

—Además parece que papá y mamá están emocionados, se la pasaron limpiando una habitación desde ayer en la noche, comenzaron a llevar una televisión y muebles que ya no usaban para la habitación.

— Siento mucho eso.

Bueno, puede que Kishou haya sido influenciado por sus padres que son buenos para cuidar a otros. Desde hace mucho se han preocupado por mí que he estado solo, ya hasta me sentía como una mascota que se había vuelto nervosa por todo el cariño  cuidado que le daban… no, estoy realmente agradecido con ellos.

— ¿Y? ¿Qué harás a partir de ahora?

— Onee-san dijo que haría algo, pero no es como si pudiera solo depender de ella, pienso hacer lo que pueda, en el peor de los casos solo a uno les saldrán las cosas bien.

— Es cierto… Akane-san es como una amalgama de justicia, mientras que no tenga un buen motivo no estará satisfecha, tienes razón, no deberías dejárselo todo a ella, también deberías moverte.

Parece que Kishou está de acuerdo conmigo.

— ¿Y qué es lo que piensas hacer específicamente?

— Planeo ir a hablar con Akane-san cuando todo se enfrié, le dijimos que onee-san era mi pariente, pero si le digo “como era algo difícil de decir que me quedaría con una mujer que no es mi familia, estaré quedándome en la casa de Kishou en lo que regresa papá” con eso creo que podre convencerla, mi padre es conocido de tu familia desde hace mucho tiempo.

— Ya veo, si nos usas como escape está la posibilidad de que te crea.

Yo también asentí ligeramente.

— Entendido, entonces se lo diré a mis padres para que las historias concuerden.

— ¿Me ayudarán?

—Está bien, son mis padres después de todo, creo que te ayudaran emocionados.

A pesar de que estaba un poco preocupado, no tengo más que agradecimientos para Kishou.

— Pero creo que será un poco complicado, no me agrada la idea de mentirle a Akane-san.

— Si… también pienso lo mismo.

Confio en Akane-san, también le estoy agradecido por cuidar de mí y también sabe que Kishou-san ve por mí, la verdad es que realmente no me gustaría mentirle, pero es cierto que no hay otro método si pienso en vivir con onee-san, mientras que nuestra relación no se admita públicamente, no podré hablarle de la verdad. Algo como eso es imposible… será que ambos pensábamos eso, ya que Kishou yo guardamos silencio.

Mientras nos encontrábamos así el timbre que anunciaba el inicio de clases comenzó a escucharse, y regresamos al salón.

● ● ●

Y así fue como comenzó mi vida diaria en la casa de Kishou, sus padres me recibieron después de no haberlos visto en un tiempo, y todos estábamos celebrando hasta la noche. Parece que el papá y mamá de Kishou se tomaron la molestia de preparar algo de dinero, no solo para preparar mi habitación, sino que también para una fiesta.

Ahora que lo recuerdo, cuando vine a jugar con Kishou a su casa siempre eran así. La verdad es que tengo que agradecerle a la familia de Kishou… pero solo me gustaría quejarme de algo, y eso fue que Kishou en verdad les contó “Todo” Pensé que solo les diría que papá quería que me quedara aquí un tiempo en lo que estaba desaparecido, pero terminó contándoles también que me estaba quedando con onee-san y lo de Akane-san… no, no, no, ¡es realmente malo si se los contamos a los adultos!

Mientras que yo estaba preocupado su mamá dijo “Deberíamos de preparar sekihan”con una gran sonrisa a la vez que tenía un profundo segundo significado, y papá también decía “con que Eita-kun ya es adulto…” lleno de sentimiento.

Dejemos de lado que es lo que ambos estaban pensando, y Kishou de pronto salió lleno de malicia con “Celebremos que se ha graduado de ser virgen”, en serio me dieron ganas de mandarlo a volar. Y así se dieron alrededor de las 11 de la noche cuando terminó la entusiasta fiesta de bienvenida.

Después de eso tomé prestada la ducha y regresé a la habitación, entré en las sabanas para relajarme, cuando mi celar comenzó a sonar.

— ¿Nn?

Se trataba de un mensaje de onee-san, tenía imágenes como si estuviera espiando en la sombra de algo a una mujer y otra imagen escondida después de espiar, por ciento, las imágenes no tenían ninguna descripción.

Eita: Buenas noches, ¿pasó algo?
Onee-san: Me preguntaba como estabas.
Eita: Bien, onee-san, ¿cómo está tu gripa?
Onee-san: Ya me encuentro bien, gracias por preocuparte.
Eita: Menos mal, estaba preocupado.
Onee-san: ¿Qué tal la casa de Eita-kun?
Eita: Sus papas me recibieron sorprendentemente, la comida era tan elegante que me sorprendí.
Onee-san: Comida… (Babeos)
Eita: Onee-san… no me digas que… ¿aún no has comido?

Y tras escribir eso las respuestas se detuvieron. Estuve esperando un poco pero comencé a sentirme intranquilo, cuando de pronto el celular comenzó a sonar más que antes, lo que me hizo regresar a la realidad, al ver al celular había una fotografía de una comida, junto con una imagen de onee-san diciendo “itadakimasu”. Mejor dicho ¿Por qué se registró en la aplicación como onee-san y no como Saori?… dejemos ese minúsculo descubrimiento de lado.

Eita: Asombroso, ¿cocinaste como es debido?
Onee-san: compré las verduras solo lo herví El arroz.
Eita: no, no, pensando en cómo era hasta ahora es bastante asombroso.
Onee-san: ¿En serio? Bueno, al menos puedo hacer arroz.
Eita: Estoy más tranquilo, estaba preocupado por qué harás con la comida.
Onee-san: No necesitas preocuparte por onee-san, puedes estar tranquilo.

Honestamente estaba sorprendido y creo que es sorprendente. Onee-san no sabía cocinar y solo compraba comida de la tienda, creo que es falta solo un poco para que pueda hacer sus propias comidas. Después de eso, los mensajes de onee-san volvieron a detenerse, pensé que estaría comiendo así que no le respondí y me metí en la cama… pero me mantenía despierto, no podía dormir. Después de un tiempo llegó un mensaje de onee-san, se trataba de una fotografía después de salir de la ducha con la toalla amarrada en la cabeza, y su pudin favorito en una mano.

— Onee-san puede preparar sola la ducha… que bueno.

Comencé a sentirme emocional cuando comenzaba a relajarme. Recuerdo que Onee-san terminaba quedándose dormida donde sea, debido a que se estaba llena después de cenar terminaba quedase dormida en el mismo sofá sin bañarse. Mi trabajo diario era intentar desesperadamente que se metiera a bañar. ¿Alguna vez habré visto en mis sueños a onee-san metiéndose a bañar sin que se lo pidiera? Ha, me duelen las mejillas de sonreír.

Eita: Parece que te metiste a bañar como es debido, estoy un poco  conmovido.
Onee-san: ¿En serio? Aunque me vea así soy una persona muy capaz.
Eita: Parece que estarás bien aunque no esté por un tiempo.
Onee-san: Po, por supuesto, diviértete en casa de Kishou tranquilamente.
Eita: Gracias.
Onee-san: Pero puedes llamarme siempre que te sientas solo.

De seguro lo ha de estar diciendo para tranquilizarme, y al saber que ella puede llevar buen su vida diaria puedo estar más tranquilo. Justo por que vivía con ella, sé que su capacidad para llevar una vida en casa no tiene esperanzas, sé que incluso es mala haciendo una comida y preparando el baño. Al mismo tiempo que estaba más relajado por sus esfuerzos estaba feliz.

Onee-san: Eita-kun, ¿ya casi es hora de que te duermas?
Eita: Eso pensaba, pero la verdad es que no puedo dormir.
Onee-san: ¿en serio? Entonces te acompañaré hasta que te dé sueño.
Eita: Entendido, pero también dime cuando tengas sueño.

Lo estaba diciendo como si lo tuviera fácil, me mandó una imagen con una gran sonrisa, parecía estar feliz, y así nuestra feliz conversación continuó hasta la mañana. Ese día no estaba para las clases por falta de sueño, pero dejemos ese tema así.

● ● ●

Varios días después, viernes.

Mientras estaba al cuidado de la familia de Kishou, todas los días continuaba hablando con Onee-san, me siento un poco solo por estar separados, pero al estar así en contacto casi no lo sentí, más que eso, era algo fresco el poder conversar así. Estaba feliz por su preocupación por mí, además pude conocer otra parte de onee-san. No es como si no sintiera que nos estábamos hablando mucho, pero las parejas en el mundo hacen algo así ¿verdad? Sí claro, onee-san no es mi novia. 

En un solo día superábamos los 100 mensajes, cuando me desperté estaba sorprendido al ver que me habían llegado 30 mensajes nuevos pero… aun así me sentía algo feliz porque haya una persona a la que le importo. Cuando le comenté de esa pequeña felicidad a Kishou puso una expresión complicada.

— Bueno, si estás bien con eso no importa…

Dijo eso, ¿pero que habrá querido decir? Después de eso mientras me mantenía en contacto con onee-san pensaba en que era lo que debería de hacer de ahora en adelante. De lo que estaba más seguro era que si estaba afuera con Kishou eventualmente Akane-san aparecería, utilizaría el momento para hablarle de la situación y debería de estar de acuerdo. ¿Pero qué estaba pasando? No habíamos visto a Akane-san ni una sola vez durante la semana, Normalmente me contactaba una vez a la semana preocupada, y si recuerdo cuando la vimos de regreso de la entrevista, ha pasado más de una semana. Era la primera vez que pasaba tanto tiempo sin verla. 

¿Qué debería pensar de esta situación? ¿Akane-san había creído la historia de que onee-san y yo éramos parientes? no, no puedo pensar en que esa Akane-san cayera en eso tan fácilmente.

— Como decirlo, es extraño.

Mientras pensaba en eso, me acerqué solo a una tienda de camino a casa. Dejando de lado el problema de Akane-san, vine aquí para obtener revistas de trabajos que publican cada viernes. Llevé mi mano al lugar de las revistas de siempre, y al quedarme a leer un poco… al voltear a ver afuera de la ventana, pude a alguien en la sombra de un poste al otro lado de la calle.

— Eso es…

Fijé mi vista en aquello que se estaba escondiendo. Llevaba sombrero, mascarilla y lentes de sol, tenía una apariencia que creí recordar de alguna parte, pensé que onee-san me estaba siguiendo… pero su apariencia no podía ser la de ella. 

— Eso quiere decir que…

No importa como la vea, se trataba de Akane-san… al verla en su ropa de civil puedo decir que hoy no está como policía. Pero que una policía se vista claramente como alguien sospechosa… No es onee-san, pero me preocupa un poco que sea atrapada por otro policía. Salí de la tienda como si no supiera nada mientras suspiraba. Pero por más extraño que parezca Akane-san no me dirigió la palabra.

— Que extraño…

¿Si últimamente no había aparecido seria porque me habría estado siguiendo así?  Si es el caso puede que haya estado pensando en atrapar a onee-san siguiéndome ¿pero si me sigue así eso quiere decir que aún no se ha enterado de nosotros? Si ya lo supiera no creo que se tomara la molestia de seguirme como lo hace.

— Creo que haré que me siga un poco.

Me gustaría decirle que me estoy quedando al cuidado de la familia de Kishou, pero más que decírselo como si fuese una excusa, lo mejor sería hacer que me vea llegar a su casa. 

— Por ahora hagamos eso.

Me senté relajándome en la cama. No sé si después de eso Akane-san me siguió, pero al verme entrar así a la casa de Kishou de seguro se habrá hecho una idea de la situación. De lo que debí de preocuparme solo era la distancia con Akane-san, si trataba de alejarme demasiado de seguro pensaría que tramaba algo, y por el otro lado sin importar que fuese Akane-san cualquiera evitaría acercarse a alguien que pareciera sospechoso, y en caso de que Akane-san se pusiera directamente en contacto conmigo bastaría con decirle que soy inocente.

— Bueno, aunque no soy nada inocente…

Pensaba que era una manera de hacerlo, mejor dicho, puede que lo mejor sea que ella sea la que me busque y darle las gracias por preocuparse. Si actuara con Kishou y sus padres nos dan la bienvenida sería perfecto.

—Bien, vayamos con ese plan.

Pero, después de todo me sentía un poco mal por hacerle eso a Akane-san

● ● ●

Transcurrió una semana más después de eso y Akane-san no me contactó, Cuando le conté el plan a Kishou estaba emociono diciendo “así tendrá más credibilidad, así que aprovechemos para decirles a los vecinos que estas en la casa” Si Akane-san llegase a preguntarle a los vecinos, terminara por tener menos motivos para dudar. Pero después de hacer ese plan, pasó una semana más y ya no me siguió. Fue por eso que terminamos con los preparativos y me dirigí con Kishou al cuartel de policía. En la recepción pedimos que llamaran a Akane-san, y apareció de inmediato.

— Eita-kun, bienvenido.

Apareció frente a nosotros con la misma sonrisa tranquila de siempre.

— Siento haber venido sin llamar antes.

— No te preocupes, ¿Ocurre algo?

A pesar de que se supone que Akane-san debería de saber, hacia sus reacciones como si fuese la primera vez que lo escuchara. Si está así entonces será más sencillo continuar con la conversación.

— Si, Como conozco a Kishou desde niño, sus padres me permitieron quedarme con él.

— Que bueno… después de todo deberías de estar con un amigo.

Parecía que estaba feliz por sí misma, ¿pero que hace alegrándose? Kishou a mi lado parecía extraño.

— Papá dijo que estaría bien hasta que regresara, ¿verdad Kishou?

— ¿Ah? Aa… si, si, mis padres estaban tan feliz como si tuvieran a un hijo más.

Pero parecía que estaba tratando de soportar algo desesperadamente mordiéndose los labios.

— Como estabas preocupada por mi pensaba en decírtelo directamente.

— Muchas gracias por tomarte la molestia, estaba preocupada por lo que ahora puedo estar más tranquila, no sé qué está pasando del lado de tu papá, pero si tienes algún problema siempre puedes contar conmigo.

— Gracias, si ocurre algo vendré contigo.

— No necesitas contenerte, es mi trabajo después de todo.

— Muchas gracias, entonces me retiro por hoy.

— Sí, ten cuidado al regresar.

Bajé la cabeza ante Akane-san quien nos despidió con una sonrisa, y dejamos el cuartel de policía, por ahora es una cosa menos de que preocuparse… y cuando estaba más tranquilo y nos habíamos alejado un poco de la estación…

— ¡Jajajajaja!

De pronto Kishou comenzó a burlarse sosteniendo su estómago.

— Que… ¿qué pasa?

— ¿Como que qué pasa? No pude soportar verlos a los dos así.

— ¿por qué?

— Es que, ¿te diste cuenta que te estaba siguiendo y Akane-san ya sabía que entrabas y salías de mi casa verdad? ¡Pero aun así ambos hablaron como si no supieran nada! Desde mi punto de vista que ya sabía todo era como si estuvieran actuando en alguna clase de obra.

Cuándo lo vi un tanto extraño… ¿era porque estaba conteniendo su risa? Bueno, es cierto pudo haberle parecido gracioso así que no hay nada que hacerle.

— Para mí no es algo para reírse, estaba bastante nervioso.

— Perdón, perdón,  Pero por ahora parece que está hecho, si te quedas un poco más en mi casa Akane-san ya no dudara de ti, si regresas después con onee-san ya no debería de haber problemas.

— Es cierto.

— Pero es la primera y última vez que le miento a Akane-san.

— Si por supuesto, también planeo que sea así…

Pero más tarde me di cuenta que estaba demasiado despreocupado en ese entonces, estaba subestimando a Akane-san… no, estaba subestimando a la policía.

☆ El diario de Onee-san ☆

 Quiero morir… en serio es imposible…

Mis reservas de Eita-kun se secaron, han pasado 10 días desde que Eita-kun está en casa de Kishou-kun… es demasiado largo, demasiado… es la primera vez que paso tanto tiempo sin velo, no tengo suficiente de Eita-kun…. Nununu….

Por más que estemos hablando por mensajes, no puedo estar satisfecha si no lo veo… fingía estar preocupada enviándole cientos de mensajes pero… ¿le molestó? Me está contestando con normalidad por lo que está bien ¿verdad? ¡Estaba pensando en contenerme pero es imposible!

Y además, ¿el asunto de la cosplay policía estará bien?

Eita-kun me dijo por mensaje que se estaba esforzando para que no dudara, Kishou-kun también le ayudaría, creo que estará bien pero después de todo estoy preocupada. De parte de onee-san las cosas están avanzando bien, solo queda esperar por los resultados… pero, el tiempo de espera se siente muy largo…  y el tiempo que paso sola en casa termino comiendo muchos dulces… 

¡Haaa! ¡Ya quiero ver rápido a Eita-kun!