※※※

El apartamento de 1LDK sin Komamura y Kanon, aunque debería ser el mismo de siempre, le parecía increíblemente espacioso.

—Me pregunto cuándo volverán…

Himari revisó el reloj y luego murmuró para sí misma.

Sin embargo, no es como si fueran a volver al instante justo cuando lo mencionase.

Himari volvió a dirigir su mirada a la pantalla del computador.

Incluso después de que presentara su dibujo para un premio, Himari siguió dibujando.

—¡Bien!… ¡Listo!

Esta vez no ha completado una ilustración, sino un manga corto y original de cuatro páginas.

El artista de doujinshis que Himari admira ha publicado variedad de mangas originales, y Himari ha recibido bastante influencia de estos.

De hecho, el nombre “Himari” es también el nombre de un personaje que aparece en esos doujinshis.

No obstante, Himari era consciente de lo difícil que es el manga.

Las técnicas utilizadas son completamente diferentes de las utilizadas para realizar una sola ilustración.

Incluso si es un manga corto, ha conseguido hacer algo que se asemeja a este, aprendiendo sólo por observación.

—Ha pasado tiempo desde que publique.

Himari introduce el nombre de un sitio de interacción para imágenes en el motor de búsqueda.

Había cargado imágenes en ese sitio desde antes de huir de casa, pero desde que eso ocurrió no ha publicado nada.

A pesar de que no fue hace mucho, solo ver el logo de ese sitio le hizo sentir nostálgica. 

Loguearse, ir a su propia página, y cargar el manga.

Entonces, cuando confirme que se haya subido, releer el manga una vez más desde el principio. 

Esta vez dibujó una fantasía que tiene como inspiración a la sirenita.

Una chica que desde su nacimiento recibió la maldición que “le prohíbe enamorarse”, un día se lesionó la pierna en el bosque cuando fue a jugar, y es incapaz de moverse.

Un joven cazador la ayudó.

La chica se enamora al sentir la amabilidad del joven, pero por culpa de la maldición es incapaz de expresar sus sentimientos.

Sin embargo, después de estar en contacto con el joven muchas veces, la chica finalmente es incapaz de controlar sus sentimientos desbordantes.

Entonces, en el momento en que dice, “te amo”.

Por culpa de la maldición el joven se convirtió en un fragmento de una estrella parpadeante y desapareció.

La chica no pudo más que llorar de arrepentimiento por lo que hizo.

… Es lo que se llama una trágica historia de amor.

Himari pensó en poner color solo en el fondo de la escena en la que el joven desaparece para poder expresar la tristeza, la belleza y la crueldad….

En la sirenita, el amor de ella no fue recompensado y se convirtió en una burbuja, pero en esta historia el que desaparece es el chico quien fue confesado.

—….

A pesar de que ella fue quien lo escribió, sintió una irritación en el fondo de su nariz.

Sabía la razón. Porque se puso a sí misma en la chica.

En aquella ocasión…. Cuando por poco y le dijo sus sentimientos a Komamura, se tragó las palabras “Te amo” tan pronto como pudo.

Actualmente se sentía aliviada de no haberlo hecho.

Era probable que sus sentimientos ya se hubieran filtrado a él, sin embargo.

En el interior Himari todavía se sentía a salvo porque no lo había puesto en palabras.

Porque si lo hubiera dicho, la existencia de Komamura definitivamente habría estado más lejos de lo que está ahora.

—… Quiero ser una adulta rápido.

Himari se sujeta las rodillas mientras moquea.

Si pudiera decirle mis sentimientos en un mismo estatus, y yo misma desapareciera… sería triste, pero estaría bien.

Pero Himari seguía siendo una menor de edad.

Hay todo tipo de “responsabilidades” que se dirigen a los adultos.

El hecho de que casi se confesara, al final le hizo darse cuenta de lo que eso realmente significaba.

No podía olvidar esos ojos de Komamura teñidos de desconcierto.

Sentimientos de culpa se extendían por su pecho.

Le avergonzaba que en realidad era una niña que hasta ese momento sólo había pensado, “Quiero que me mires, quiero que me ames”

Por lo que Himari se decidió.

Me voy a aferrar a este sentimiento, al menos hasta que me vaya de aquí.

Al menos eso debería serle perdonado.

Y hay otra cosa que ha notado desde que empezó a vivir aquí.

Komamura y Kanon la apoyan sin reproches que se dedique a dibujar.

Esa es la situación que deseaba de todo corazón con sus propios padres.

—….

La figura de sus padres apareció en su mente.

Unas figuras que critican a Himari por dibujar, diciendo, “Basta de estas tonterías”.

Eso se ha convertido en lo primero que recuerda de sus padres desde que se fue de casa.

—Por ser la hija de quién eres.

—Esperamos mucho de ti Himari.

—….

Palabras que no sabía cuántas veces había escuchado no eran más que una maldición para Himari.

No es como si odiara “eso”.

Sabía la razón de porqué era tan apreciado por sus padres.

Pero Himari terminó por amar dibujar por encima de cualquier otra cosa.

Por casualidad vio una historia amateur navegando por Internet y quedó muy impresionada.

Sin embargo—

Himari mira fijamente las palmas de sus manos.

Cuando Murakumo entró arbitrariamente a la casa y en el ardor del momento ella movió su cuerpo para proteger a Kanon… solo esa vez estuvo agradecido con “eso”

—…. Ambos… aun.

Observo el reloj otra vez. No podía esperar a que ellos regresaran.

Con eso en mente, Himari verificó que no hubiera dejado fuera algún dibujo una vez más antes de postear el manga en la red social que había dejado abierta.

Después de confirmar que apareciera la pantalla de publicación completada, Himari cierra el sitio.

Haa, estoy agotada… Es realmente asombroso que un mangaka pueda dibujar tantos de estos, eh….

Justo cuando levantaba los brazos y los estiraba—

Himari escuchó el sonido del seguro de la puerta principal abriéndose, y rápidamente se puso de pie.

—Himari estamos de vuelta!

—¡Trajimos la cena!

En el momento en que vio la figura de los dos cargando las bolsas de compras, Himari se sintió realmente aliviada.

—¡Komamura-san, Kanon-chan, bienvenidos a casa!

Estaba simplemente feliz con esta relación en la que podía tener este intercambio de “estoy en casa” y “bienvenido a casa” mientras sonreía.

Pero no podía desear eso con sus propios padres en este momento.

Ha decidido confrontarlos, pero después de todo, sigue teniendo una gran ansiedad.

Un dolor se extendió lentamente en el corazón de Himari mientras sentía el olor del exterior que entraba con el viento desde la puerta.

En el “Personification Cat Cafe・Mofumofu”, una voz animada resuena también hoy.

—¡Que tenga buen día, nyan!

Himari está en la entrada del establecimiento despidiendo al cliente con una sonrisa en su rostro. 

Ya que era temprano en la tarde de un día no festivo, el número de clientes en la tienda se había vuelto cero.

Miraba al exterior desde la entrada, pero no había mucha gente hoy, probablemente debido al mal tiempo.

Himari comienza a limpiar la mesa. Es una conducta a la que se ha acostumbrado por completo.

Para bien o para mal, desde que Takato se le confesó, la hora en que Himari entraba a su trabajo parcial se redujo solo al mediodía.

Como es un estudiante universitario está en el turno principal de la noche.

Gracias a eso, Himari no se ha encontrado con Takato desde ese día.

Sin embargo, le preocupaba un poco si algún compañero de trabajo sabía que él se le había confesado. En especial porque no quería que Ezoguchi se enterara.

Pensó en ello mientras limpio la mesa y lavó el mantel en el fregadero.

Se preguntaba si hubiera sido preferible salir con Takato, que es más cercano en edad, a mirar desde lejos a Komamura que está en una posición difícil y con el que no parecía haber esperanza. 

(Sin embargo, vine a este lugar para ganar dinero y no para enamórame—)

Cuando lo pensó, se dio cuenta de que aplicaba lo mismo para Komamura.

No se había escapado de casa para enamorarse.

(La razón por la que estoy aquí ahora…)

Está más clara que el agua.

Se la declaró a Komamura y Kanon el otro día.

Dijo que después de ahorrar el dinero necesario confrontaría a sus padres. También se ha fijado un plazo de permanencia. 

Pero no podía mentirles a los sentimientos que brotaban en su pecho.

Como para manipular a su pecho, que se estremecía, Himari miró alrededor del interior de la tienda y apretó con todas sus fuerzas el mantel. 

Se sentía un poco culpable de que ya estaba pensando en dejarlo a pesar de que era un trabajo a tiempo parcial al que finalmente se había acostumbrado. 

—Himari-chan.

Cuando Himari terminó su turno y tenía la intención de ir a la sala de espera, una voz profunda que la llamó hizo que se detuviera.

—Sí. Ah, gerente.

Al girarse, la gerente Nakaomi le hacía señas para que se acercara mientras sonreía.

La primera vez que la conoció se sorprendió por la disparidad que hay entre su apariencia y voz, e incluso ahora no está muy acostumbrada.

Por cierto, según lo que ha oído de los otros compañeros de trabajo, Nakaomi es una gran fanática del cosplay.

Parece que ella (?) también deposita en el “Personification Cat Cafe・Mofumofu” su afición.

Mientras recordaba lo que había escuchado de sus compañeros, de manera obediente, Himari estaba de pie delante de Nakaomi. (NT: En japonés por lo general se usan los nombres para designar, y las dos palabras con la que se designan las pronombres de la tercera persona de “Ella” y “Él” rara vez se usan, es por eso que el autor aplica el símbolo, ya que es la primera vez que lo usa, además, como dato, el japonés no se maneja algo como el género gramatical de nosotros, por lo que por ejemplo, un adjetivo se escribe completamente igual sin importar si se trata de un hombre o una mujer.)   

—Himari-chan. Otsukaresama.

Nakaomi tomó un sobre marrón del archivo que cargaba y se lo entregó a Himari.

Himari, quien de inmediato supo lo que era, quedó sorprendida y miró a Nakaomi.

—Ah…ya veo. Hoy…. ¡M-Muchas gracias!

Himari agarró el apreciado sobre, e hizo una reverencia profunda. 

—Cuando al comienzo supe que Himari-chan no quería un depósito, sino que se lo entregaran personalmente, empaqueté el dinero muy entusiasmada. Pero, aun así, fufufu. Como esperaba, tus reacciones son honestas y adorables Himari-chan.

Nakaomi pone la mano en la mejilla y sonríe pareciendo encantada.

Por alguna razón Himari tuvo el presentimiento de que ella, quien no tenía experiencia en trabajos a tiempo parcial, fue aceptada porque le agradaba a Nakaomi.

—G-Gracias.

—Úsalo sabiamente, ¿vale? Es tu primera p-a-g-a ☆

—S-Sí…

Nakaomi ocasionalmente le hablaba con este tipo de espíritu, pero Himari no sabía cómo debía reaccionar ante ello.

—Vaya!? ¿Qué pasa? No está ese espíritu animado que mostrabas hace un rato a los clientes, ¿¡sabes!?

—¡Lo-Lo siento! ¡Lo usare bien!

—Sí. Muy bien. Los jóvenes animados son los mejores.

Satisfecha con la respuesta de Himari, Nakaomi se va dejando un enigmático guiño. 

Tiene un carácter intenso, pero no cambia el hecho de que es una buena persona.

Himari regresa a la sala de espera mientras mira el sobre de nuevo.

No es ni una mesada, ni un dinero que le ha regalado un familiar.

Es la primera vez en su vida que obtenía dinero que gano por sí misma.

Himari pensó que fue adecuado saber lo difícil que es ganar dinero desde que comenzó el trabajo a tiempo parcial.

Komamura no lo mostró en su cara, pero Himari comprendió cuán difícil había sido para él comprarle esa variedad de cosas.

Al mismo tiempo aparecían los rostros de sus padres en su cabeza.

—….

Unas cuantas arrugas se dibujan en las cejas de Himari quien apretaba firmemente el sobre que contenía el dinero. 

※※※

En el atardecer.

Indiscriminadamente, rechacé la invitación para ir a beber de Isobe, quien estaba de buen humor. Entonces deje la empresa de inmediato—

E inmediatamente me detengo.

—Yuuri…

Justo al lado de los matorrales estaba Yuuri, con quien no había tenido ningún contacto desde aquel día, esperándome.

Quedó perplejo justo en el acto. Porque aún no había podido determinar cómo responder.

Sin embargo—

—Kazuki-kun, perdóname.

—Ehh?

Más rápido de lo que pudiera responder, Yuuri bajó repentinamente la cabeza profusamente.

Fue realmente repentino, así que mis pensamientos estaban fuera de lugar.

—E… errrr…?

—Eso, por el asunto del otro día…

Sobre el asunto del otro día… Supongo que se refiere a la confesión.

¿Pero qué rayos significa esta disculpa repentina por eso?

No me digas que es algo así como, “Después de todo es mejor que lo dejemos así”, o sea, como que soy confesado y rechazo a la vez?

Mi cabeza se llenaba de preguntas, mientras que Yuuri apartaba la mirada y me siguió hablando,

—Termine diciendo eso sin pensar en la situación actual de Kazuki-kun… Cuando llegué a casa me di cuenta de que no tienes margen para pensar en mí mientras tienes en manos el asunto de Himari-chan y Kanon-chan… Es por eso que te pido perdón.

—Ah, ah….

Era justo como Yuuri había dicho. Tengo las manos llenas con los asuntos de las dos.

Desde antes de que Yuuri se me confesara… Incluso cuando hago mi trabajo normal, estoy en un estado en el que no puedo evitar pensar en Kanon y Himari.

Ciertamente es un hecho que el yo de ahora no tiene espacio para sentimientos con el asunto de esas dos.

—Bueno, por eso… Después de todo, lo que dije es algo que no—

—No puedo hacer eso.

—…. Ehh?

Esta vez fue Yuuri la que quedó sorprendida ante mi respuesta.

Claro, estoy sorprendido, confundido y sin respuesta a la confesión de Yuuri.

Sin embargo,

—No puedo fingir que no sucedió. No, no lo haré. Creo que por lo menos sé cuán valiente fuiste para decirlo… Es porque somos amigos de la infancia.

Nos conocemos desde hace veinte años.

Considerando su personalidad y sus patrones de comportamiento, sé que una “confesión” no es algo fácil para Yuuri.

“Te amo”, teniendo el temor de que sólo esas dos palabras pudieran cambiar nuestra relación, Yuuri aún así me las dijo.

—Así que, ¿podrías esperar mi respuesta? Aunque puede que me tome un tiempo.

—Kazuki-kun…

Yuuri sonrió mientras surgían lágrimas en las esquinas de sus ojos.

—Eso es algo astuto… es astuto, seguro. Te amaré más y más si me respondes de esa manera, ¿no lo crees?

—Uh… errr…

—Fufufu, es una broma. Pero, sí. Entiendo. Esperare hasta que las cosas con ellas dos se solucionen. Cualquiera que sea la respuesta… Te esperaré.

Yuuri dijo eso, luego ondeó la mano ligeramente y se dio la vuelta.

Durante un rato me quedé quieto en el lugar observando la figura desde atrás de Yuuri.

—Komamura-san.

Mientras presiono el botón del ascensor del edificio y esperó en vano a que se abra, una voz que conozco muy bien me llama.

Me giré y allí estaba Himari acercándose a mí dando un pequeño trote.

Al parecer, volvía de su trabajo a tiempo parcial.

Sonreía más que de costumbre.  

—¿Qué pasa? ¿Sucedió algo que te puso feliz?

Tee-hee. Lo dejo para después.

Dijo eso y se dirigió a las escaleras del edificio.

Himari toma las escaleras continuamente para en la medida de lo posible evitar encontrarse con otros residentes.

La única razón por la que se dirigió a mí ahora es porque no había nadie alrededor.

Por lo general me irrita cuando el ascensor se demora una eternidad en bajar, pero hoy no me preocupo porque podía hacer que mi llegada a casa difiriera con la de Himari.  

—Estoy de vuelta.

—Bienvenido a casa

—Bienvenido a casa

En cuanto abro la puerta principal, resuenan las voces de las dos al mismo tiempo.

Kanon está en la cocina cortando cebollas. Himari estaba hurgando en su bolsa, por así decirlo.

Entonces poco después—

—Komamura-san, continuando con lo de hace un momento. ¡Mira! 

Lo que saco mientras decía eso fue un sobre de color marrón.

Recibí el sobre y comprobé inmediatamente el contenido. Había tres billetes de diez mil yenes en este.

—¿Y esto…?

—Hoy fue el día de pago. Hasta ahora te has encargado de la comida, la ropa y esas cosas… finalmente puedo pagarlos.

Himari responde con una tierna sonrisa.

Ya veo, así que hoy era su día de pago…

Recuerdo el día en que Himari dijo que iba a buscar un trabajo a tiempo parcial.

Al principio me pregunté cómo resultaría, pero me alivia que haya ido bien hasta el punto en que recibió su primera paga sin tener ningún problema.

Además, estoy seguro de que esta experiencia de trabajar a tiempo parcial ayudará a Himari de alguna manera en su vida futura… estaba pensando eso,

—En ese caso, lo tomaré. Pero no lo necesito todo.

—Eh?

Saqué sólo 10.000 yenes del sobre y se lo devolví a Himari.

—Eh, um… 

—Con esto está bien por los gastos de comida.

—Pero creo que la comida cuesta un poco más, y la ropa y las otras cosas…

—Bueno, tómalo como un regalo de mi parte.

Himari tiene una expresión de desconcierto.

Ciertamente, para mí, sería de gran ayuda si recibiera ese dinero.

Sin embargo, he estado ahorrando entre el 50% y el 70% de mi bono hasta ahora en una cuenta con un fin ahorrativo, así que mi margen financiero es razonablemente bueno—

Pero puede que pronto tenga que retirar dinero de esa cuenta que estaba dedicada a los ahorros.

Porque mis gastos han aumentado definitivamente, no sólo cuando vivía solo, sino en comparación con cuando vivía con mi hermano…

Después de todo, “tres personas de nuestra edad viviendo juntas” es una gran presión para las finanzas familiares.

No es como si este estilo de vida fuera a durar para siempre… Es algo que miro con relativo optimismo, por lo que mi alarma de peligro no está encendida por ahora.

Por eso desde un principio decidí que no iba a aceptar dinero excepto por el de los gastos de comida.

También es una inversión que me conviene de cara al futuro de Himari. Sin embargo, en realidad, es un pensamiento egoísta.

—No se puede hacer de esa manera. Yo—

—Bueno, ya escuchaste a Kazu-nii, úsalo para ti misma, ¿está claro?

Tenía la sensación de que las opiniones de ambas estarían en la misma línea, pero un bote salvavidas salió de un lugar inesperado.

—Kanon-chan…

—Confrontarás a tus padres después de ahorrar el dinero, ¿verdad? ¿No crees que estaría bien ahorrar tanto como sea posible?

—Es tal y como dice Kanon. Lo ganaste con tu trabajo a tiempo parcial, así que si es posible úsalo para tu propio beneficio.

—….

Durante un rato una expresión problemática apareció en el rostro de Himari, pero al final, 

—Entendido…. Muchas gracias. 

Inclinó la cabeza de forma cortés.

—Ah, cierto. Esto es para Kanon-chan.

—Hee?

Himari saca una pequeña bolsa envuelta de su bolso y se la entrega a Kanon.

Kanon abrió de inmediato la bolsa y lo que apareció fue un llavero en forma de bola de peluche.

—Wah, qué lindo. Gracias Himari, ¿pero por qué?

—Decidí agradecerle a Kanon-chan cuando recibiera mi paga. Pero sería un poco raro hacerlo con dinero…Por eso escogí esto.

—Ya veo. No era necesario que lo hicieras.

—No puedo hacer eso. Gracias por hacer una comida tan deliciosa todos los días, Kanon-chan.

—No, uhh, vale… Gracias por esto.

Tal vez avergonzada por el sincero agradecimiento de Himari, Kanon responde desviando la mirada en diagonal hacia arriba.

—Pero, ¿qué es?

Tee-jee. En realidad, es un producto promocional de la tienda, es la “Bola de pelusa de gato”, que se puede canjear por puntos de la tienda. Le pedí al gerente que me lo comprara.

—Hee….

—No sólo es esponjoso, sino que se puede apretar ya que es flexible. No hay forma de que no quieras tocarlo, ¿verdad?

—Ciertamente podría apretarla por siempre…

Kanon comienza a apretar con mucha intensidad la bola de pelusa.

—Hace juego con la mía.

Himari muestra su bolso.

Había una bola de pelusa de diferente color adherida a este. Kanon lo mira y sonríe felizmente, “Jejejeje”.

—Hm… ¿Puedo tocarla yo también?

Termine algo interesado por esa condición de apretar aparentemente placentera y también por su esponjosidad. 

—Sí, por supuesto.

Me dio permiso, y de inmediato tocó la bola de pelusa adherida al bolso de Himari.

Esto… ciertamente la elasticidad es buena.

Y aún así, el pelaje esponjoso se acaricia suavemente entre los dedos.

Entiendo la razón por la que Kanon dijo que podía apretarla para siempre. Yo también terminé por querer uno.

Bueno, probablemente Isobe arremeterá contra mí a punta de tsukkomis si pongo esto en mi maleta para la oficina… Obviamente no voy a hacerlo.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!