Después de la cena, todos nos tomamos un descanso en la sala de estar…

—Hoy fue tan acalorado, ¿verdad…?

Con una actitud letárgica, Himari estaba sentada en el sofá mirando hacia el techo.

Ha pasado un tiempo desde que comenzó julio, así que es natural que esté haciendo más calor.

La temperatura ha bajado un poco por la noche, pero me pregunto si se debe a la lluvia que ha caído hoy al medio día. 

Hacia bochorno a causa de la humedad.

Hace apenas unos días se declaró el fin de la temporada de lluvias, sin embargo, debemos tener a la mano un paraguas todos los días a causa de las fuertes lluvias repentinas que ocurren ocasionalmente.

—De veras. Incluso si dices que hace calor no es como si fuera a ponerse a hacer fresco. El calor es el calor.

—Espera, puedes encender el aire acondicionado.

Accioné el mando a distancia y encendí rápidamente el aire acondicionado.

—Cuando hace calor no tienes que soportarlo, solo enciende el aire acondicionado.

—Pero el costo de la factura….

Así que es el dinero lo que le preocupa a Kanon después de todo.

—Es mucho mejor que desplomarse por un golpe de calor.

—Supongo que tienes razón….

Eso es especialmente cierto para Himari, quien ni siquiera tiene una tarjeta de seguro.

En ese momento, apareció en la televisión un anuncio de un espectáculo de fuegos artificiales.

Es un espectáculo anual de fuegos artificiales junto al río, muy cerca de esta zona.

No he ido desde que soy adulto porque no soy muy bueno con las aglomeraciones.

La fecha del evento será dentro de un mes.

—…………..

Todos, incluido yo, mirábamos el anuncio en silencio.

Para ser exactos, en esa fecha.

Himari no estará en esta casa cuando se lleve a cabo ese espectáculo de fuegos artificiales—

Lo quiera o no, fui consciente del final de este estilo de vida, y un rastro de pesadumbre pasó por mi pecho

—Fuegos artificiales, ¿eh…?

En el momento en que lo murmuré, me acordé de Kanon y Himari hablando de los lugares a dónde querían ir durante las vacaciones de verano.

Es imposible que pueda hacer un viaje de una semana, pero si es esto—

—…. ¿Qué tal si vamos?

—¿Eh?

Kanon y Himari voltearon a mirarme al mismo tiempo.

—¿Fuegos artificiales? ¡Genial, vayamos!

Kanon ha aceptado con más intensidad de la que me imaginaba. Pero voy a ir un poco más allá.

—De paso, vayamos a otro lugar en vez de a ese río.

—¿Un lugar diferente?

Ante la pregunta de Himari, sin darme cuenta le respondí con una sonrisa con un significado oculto.

Me avergüenzo de mi inmadurez, pero dado que me invadió una gran emoción, no había nada que hacer.

—Hmm. Vamos de acampada. Hagamos recuerdos de las vacaciones de verano.

Kanon y Himari se miraron la una a la otra por un momento ante mi sugerencia, y luego levantaron gritos de emoción.

Esto es algo que tengo que decir, pero nunca antes he ido de acampada por iniciativa propia.

No, espera, hubo una vez, pero fue para una clase extracurricular en la escuela primaria. Y mis recuerdos sobre ello son más bien difusos.

Por lo tanto, definitivamente nunca lo he experimentado por mi iniciativa desde que soy adulto.

Parece todo un trabajo preparar todos los implementos… Estaba pensando en eso, pero mientras investigaba, descubrí una zona de acampada en la que se pueden utilizar las cabañas de las instalaciones, así que decidí que para el alojamiento haríamos uso de una cabaña en lugar de en una tienda de campaña.

Parece que las dos chicas de instituto querían reducir la posibilidad de encontrarse con insectos durante la noche. Bueno, teniendo en cuenta las duchas y los inodoros, supongo que es más seguro de ese modo.

En cuanto a mí, dormiré en un saco de dormir en una tienda de campaña… Estaba algo ansioso por ello.

Sin embargo, cuando lo pensé bien, me di cuenta de que dormir junto con dos chicas de instituto en una pequeña tienda de campaña era bastante terrible desde el punto de vista de otras personas.

Para comenzar me sería imposible conciliar el sueño… con ese dicho, ya que he llegado a una correcta solución, me alegro de haber tomado esa decisión.

Por el momento, la reservación de la cabaña fue completada para una noche y dos días.    

Miré fijamente la pantalla durante un rato, sintiendo una pequeña sensación de logro ante el reporte de recepción con el simple texto de “Reservación aceptada”.

Al día siguiente.

Teníamos que ir al centro comercial de siempre para comprar los trajes de baño para jugar en el río.

Siento que este lugar se ha vuelto completamente familiar cuando salgo con las dos. Algo impensable para mi hace unos meses.

Esta vez, les di a cada una de ellas una cantidad de dinero para sus trajes de baño por adelantado.

Pensé que sería impropio ver de cerca la selección de trajes de baño de una chica de instituto.

—Llámenme cuando hayan terminado. Estaré deambulando por la zona.

—¿En serio no quieres venir junto con nosotras? ¿A pesar de que es una oportunidad para que puedas ver a Himari probándose trajes de baño?

—¿¡Qué!? ¿¡De qué estás hablando, Kanon-chan!?

Con el rostro enrojecido, Himari se agarra del brazo de Kanon. Kanon puso una sonrisa torcida, está por completo en modo de tomadura de pelo.

—Cierto, de esa manera, es tu oportunidad de que te muestres en traje de baño a Komamura-san, Kanon-chan! Creo que realmente quieres mostrárselo, ¿verdad?

—¿¡Q-Qué!? ¡N-No estoy pensando tal cosa!

—¿Estás segura? Después de todo Kanon-chan tiene un cuerpo lindo y saludable, ya sabes. Tienes un cuerpo esbelto y blandito, ¿no es así?

—¿Puedes dejar de mirarme así?

Cuestionó fuertemente Kanon ante la mirada de reproche de Himari. No sabía cómo actuar, así que simplemente me rasqué el cuello.

Poco a poco me he estado acostumbrando a estos intercambios entre las dos, pero eso no significa que no me avergüence.

—Como sea, ya déjenlo ahí. Ya me voy. 

—¿No comprarás un traje de baño, Komamura-san?

—Lo compraré, pero no me tomará mucho tiempo. A diferencia de ustedes, no es algo que me quite el sueño.

—¿Es así?

Sin importar donde, en las secciones para trajes de baño, los trajes de baño para hombres son de hecho muy sencillos en comparación con los llamativos trajes de baño para las mujeres.

Bueno, para empezar no tienen mucha superficie de tela. Y hay menos variedad de colores que para los de las mujeres.

—Entonces, voy a ir a comprarlo.

—Ok. Nos vemos más tarde.

—¡Hasta pronto, Komamura-san!

Las dos se despidieron agitando sus manos mientras se apartaban.

Luego empecé a caminar en la dirección contraria a ellas.

En resumen, como era de suponer las compras de las dos se prolongaron mucho.

Después de comprar un traje de baño, me tomé una lata de café sentado en un banco del pasillo.

Todas las familias y jóvenes que pasaban por allí se reían gustosamente.

Sin embargo, yo también vengo acompañado, así que puedo mirarlos a todos con total tranquilidad sin sentir ningún tipo de envidia.

En uno de esos momentos, me llamó la atención algo que llevaba un grupo de mujeres jóvenes.

Es una bolsa impresa con el logotipo del nombre de un cine. Probablemente compraron alguna mercancía después de ver la película.

Una película, ¿eh…?

No puedo evitar recordar la experiencia que tuve junto con Himari.

Himari parecía realmente alegre en ese momento.

Surge una felicidad en uno cuando se puede hacer feliz a las personas al brindarles una “primera experiencia”.

—Es por completo como una cita de verdad…—

—………………..

De repente, la cara y la expresión de Himari pasaron por mi mente en ese momento.

Por alguna razón, la temperatura de mi cara se elevó.

Aunque sé que nadie me está prestando atención, no pude evitar echar una mirada a los alrededores.

Carajos, por alguna razón me siento inquieto últimamente.

Se supone que debería mantener la calma con respecto a los sentimientos que tienen ambas hacia mí.

Después de todo, parece que Yuuri fue el detonante…

—Haaa—

Permanecí sentado en el banco mientras miraba hacia el cielo.

El techo está terriblemente alto… Esperé a que pasara el tiempo, pensando en obviedades.

Pasaron treinta minutos hasta que Kanon se puso en contacto conmigo para reunirme con las dos.

Creí que habría estado bien quedarme por ahí sin hacer nada un rato más, sin embargo, tal vez hubiera llegado a aburrirme de la multitud de personas… Me pase el tiempo con la cabeza en las nubes cansado de pensar en ello.

Había un hombre de mediana edad cerca que se parecía mucho a mí, con el que sentí sentimientos de afinidad.

Siento que puedo entender los sentimientos de los “padres que tienen que ir a hacer compañía en las compras” de todo el mundo.

No vi qué tipo de traje de baño habían comprado las dos.

Cuando me entregó el cambio y el recibo, Kanon me dijo; “Espera con ansias hasta que no los pongamos en el lugar.

No es como si lo estuviera esperando con ansias, pero también es cierto que tenía un poco de curiosidad al respecto. Pero en definitiva, no es que tenga ninguna expectativa.

Y lo que es más importante, como ya estábamos en temporada, estaban en oferta y los trajes de baño salieron más económicos, lo que fue de gran ayuda.

Sólo tenía la imagen de que los trajes de baño de mujer eran caros, así que me sorprendí en el buen sentido cuando vi el monto en el recibo.

—Va a ser tan divertido, ¿verdad?

—Seguro.

Ambas estuvieron de buen humor todo el camino a casa.

Fue una propuesta que simplemente se me vino a la cabeza, sin embargo, me alegro mucho de que las dos estuvieran tan felices.

Así que con todas mis fuerzas deseaba que este plan no se arruinara y que fuéramos bendecidos con buen tiempo ese día.

—Por cierto Kanon. Asegúrate de hacer las tareas antes de ir de acampada, ¿vale?

Fue inmediatamente después de que comenzaran las vacaciones de verano cuando le mencione eso.

Uehhh!?

Kanon, que estaba comiendo una paleta con sabor a vainilla junto con Himari, puso una cara de evidente fastidio.

—Ugh…. Tengo que hacerlas…?

—Claro que sí… Es más fácil hacerlas con anterioridad para que tengas más tiempo después, ¿vale?

Para empezar, Kanon está en su segundo año del instituto, así que, dependiendo de la carrera que decida para su futuro, podría ser terrible si no estudia lo suficientemente duro—

Pensando en ese punto, me di cuenta de que aún no había escuchado nada sobre los deseos de Kanon para su futuro.

Aunque me pregunto si estaría bien intervenir en ese punto.

Seguro que ya le han hecho una entrevista sobre sus expectativas profesionales.

Por el hecho de que Kanon no haya mencionado nada, estoy seguro de que tiene sus propios pensamientos al respecto—

—Incluso después de la graduación, seguiré cocinando para Kazu-nii, ¿vale…? —

De repente, la imagen de Kanon en aquel momento se revivió en mi mente, y rápidamente en pánico elimine la imagen remanente.

Desde que Kanon me enseñó a hacer pasta con crema, estoy extrañamente consciente de ello….

—Imposible… Soy super duper terrible para ir de acuerdo con un cronograma, así que soy de las que hace los deberes de las vacaciones de verano a último momento…

—A partir de ahora no quiero excusas patéticas. Himari y yo te vigilaremos de cerca este año.

—¡Tú puedes hacerlo, Kanon-chan!

Uaaahh….

Mientras levantaba la voz, Kanon se extendió sobre el escritorio.

¿Tanto lo odia?

Ciertamente no es una cosa entretenida, sin embargo…

—Himari, ¿eres del tipo que termina pronto los deberes de las vacaciones de verano?

—Yo… las termino tan rápido como sea posible. De esa manera me da tiempo para pintar mucho después.

—Ya veo…

—Sin embargo, no sé lo que vaya a ser de este año.

Kanon y yo no pudimos responder nada a Himari, que hacía auto burla de sí misma.

Me pregunto cómo será el tratamiento que hará el instituto de Himari.

En primer lugar, ¿piensa Himari graduarse del instituto?… Esa pregunta viene a mi mente.

Creo que para que uno tenga algunas opciones más para el futuro, lo mejor es haberse graduado del instituto.

Dicho esto, tal vez es algo en lo que yo — quien le está permitiendo vivir aquí — no debería pensar.

※※※

En medio de la habitación oscurecida.

Incluso después de meterse en el futon, Himari no podía conciliar el sueño.

Era algo que había olvidado… No, era algo en lo que deliberadamente no intentaba pensar, pero que la conversación con Kanon al medio día le había recordado. 

—La escuela…

Murmuro para sí misma.

Se preguntaba qué tipo de explicación le habían dado sus padres al colegio.

Creía que lo más probable es que fuera una ausencia temporal de la escuela, pero en el caso de que sea tratada como un retiro oficial, no había nada que se pudiera hacer.

No tenía ningún amigo especialmente cercano, y no estaba en ningún club, así que no tenía un vínculo estrecho con la escuela.

Los días que pasaba yendo y viniendo de casa a la escuela no tenían mucho sentido para Himari.

Sin embargo, entiende que la sociedad exige “al menos el título de graduado del instituto”. Pero cuando piensa en ello, siente un dolor en el pecho, como si algo lo estuviera oprimiendo.

Himari lleva practicando kendo desde que era una niña. Y nunca lo puso en duda.

No se le permitía jugar con sus compañeros después de la escuela o en las vacaciones. Desde que había nacido en esa familia, creía que era algo dado por hecho.

No fue hasta que estaba en la escuela secundaria cuando albergó sus primeras dudas.

¿No es lo mismo que estar atrapada en una jaula que no puedes ver? Se cuestionaba.

Sus padres, un día le compraron de manera repentina un computador, tal vez porque eran conscientes de esa circunstancia.

Aunque a través de ese computador, Himari terminó por agarrar un gran sueño.

Sueño… No, ahora es un objetivo.

En lugar de “Quiero ser”, es “Voy a lograrlo

Himari se ha dado cuenta de que los pensamientos que alberga ahora en su corazón son diferentes a los pensamientos ligeramente tiernos e inflados de los llamados sueños.

Objetivo

Eso es algo de lo que era muy consciente cuando hacía kendo.

————

De repente, el rostro de una mujer aparece en su mente, y grita el nombre propio de Himari.

La vio por un instante aquel día, la mujer que al parecer estaba buscándola.

Nunca pensó que ella iría a ese lugar. Parece que así de grande era la preocupación que sentía por Himari.

—…. Lo siento por irme sin decir nada, Mimi-san….

Un hilo de lágrimas se resbaló por la mejilla de Himari.

※※※