El sonido del despertador mando a volar de mi cabeza todo el contenido de los sueños que había estado viendo hasta ese momento.

Hmm, estoy somnoliento…

Aún me siento apagado.

Fue porque el juego de UNO de anoche duró hasta que la fecha del día cambió…

El de más victorias fue Himari.

Que la suerte estuviera de su lado también en ese escenario me hizo pensar por un momento; ‘Después de todo es Himari, ¿no?

Aunque bueno, ya que se trataba de un juego de UNO no sentí ningún tipo de frustración.

Luego de eso tome una ducha rápidamente debido a que se me había olvidado tomar un baño, pero a causa de ello la somnolencia que sentía se desvaneció.

E incluso cuando entré al futon no pude dormir muy bien… y ahora me encuentro en esta situación.

Pero no tengo arrepentimientos. 

Porque fueron momentos de mucha diversión.

A pesar de que solo estuvimos jugando, las conversaciones tontas con las dos fueron graciosas. 

Estaba genuinamente feliz de que la última noche que pasamos juntos terminará con risas. 

El desayuno es pan, huevos fritos y ensalada. Además una sopa de cebolla.

Sobre la mesa estaba el ketchup, la salsa de soja y la sal, como era natural.

Sin embargo, Kanon estiró su mano hacia la sal.

Uwah. Al final Kanon-chan también se ha convertido al lado de la sal?

—¿Qué rollo con lo de ese culto…? No es el caso, ¿vale? De vez en cuando uno intenta aventurarse por un sabor diferente, ¿verdad?

No siempre se es fiel a tus sabores favoritos….

—Entonces, aquí sal y en este el ketchup.

Kanon dividió en dos el huevo frito con el palillo y en cada uno hecho uno de los respectivos condimentos.

—En ese caso, también aplicaré ketchup.

Himari dividió el huevo frito en dos de la misma manera que Kanon.

—¿No le entran a la salsa de soja?

—Ya lo he probado con salsa de soja antes.

Kanon devolvió una respuesta indiferente.

—Ciertamente la salsa de soja también combina, pero sigo prefiriendo la sal con los huevos fritos.

—Mi enseñanza fracaso, ¿eh…?

Las dos se rieron ante mi murmullo.

El equipaje de Himari también se había incrementado con respecto a cuando había llegado a mi casa. 

Debido a ello parece que se compró un nuevo bolso con lo que había ganado con su trabajo a tiempo parcial.

Su nuevo bolso llevaba adherido un llavero en forma de bola peluda y esponjosa.

Ese llavero es la “bola de pelusa de gato” que es parte de la mercancía de la cafetería de maids donde trabajada Himari.

Y hacia juego con el que tenía Kanon.

Luego de que Himari tocará con los dedos esa bola de pelusa pareciendo encantarle, se paró delante mío con su equipaje en mano.   

—Komamura-san. En serio…. muchas gracias.

—Hmm. Ya sabes, da lo mejor de ti.

—Sí.

Kanon acompañaría a Himari hasta la estación, pero yo me despediría aquí.

Ese es porque al parecer el conocido de Himari la recogerá en la estación.

Kanon me advirtió que por ningún motivo podía acompañarlas, así que decidí obedecer mansamente.

Para ser honesto, me sentí bastante consternado con dejar todo en manos de una chica de instituto.

Pero no importa cuán agradecida se sienta Himari conmigo, lo que yo hice no está permitido por la ley actual….

Aunque Kanon diga que ella también ha sido cómplice, la carga de la responsabilidad es diferente respecto a la edad.

Por otro lado, si me preguntaran si estoy dispuesto a asumir la responsabilidad de acuerdo con la ley, diría que no lo estoy.

Además no sé si llevar a Himari con la policía en aquella ocasión hubiera sido una elección que le hubiera hecho realmente feliz…

—Komamura-san.

El llamado de Himari me trajo de vuelta del mar de pensamientos en el que estaba. 

—Te pido que por favor no te preocupes por haberme dado un lugar en tu casa. Incluso si tal vez es imposible de decir, pero…. Komamura-san empezó ese día a vivir con su prima Kanon-chan. Por favor piensa que para el mundo ese fue el único evento que ocurrió.

—Eso—

—Porque la única persona que vino a vivir a este apartamento ese día fue Kanon-chan.

No pude decir nada ante los ojos llenos de vigor de Himari. 

—Por lo tanto, los dos dejen de poner esa cara.

No sé qué expresión este poniendo yo ahora mismo, pero debe ser tal la expresión que Himari terminó diciendo eso.

—Aún así, no me olvidaré de Himari. Nunca te olvidare. (Kanon)

—Hmm. Igual para mí, nunca te olvidaré. (Kazuki)

No hay forma de que pueda olvidarla.

Porque los tres meses que hemos pasado los tres juntos han sido especialmente coloridos en lo que llevo vivido hasta ahora.

—Yo, en serio, he sido una molestia para tantas personas….  Pero ante todo, me hicieron enojar tanto. Y entonces, entonces—

Himari se secó las lágrimas que aparecieron en sus ojos y luego sonrió. 

—¡Me esforzaré al máximo por mi inflexible sueño!

Esa expresión sonriente de Himari tenía un misterioso encanto que enviaba una vitalidad reconfortante hacia nosotros.

Ingenua.

Algo torpe.

Y aún así, bastante obstinada sobre lo que quiere hacer.

Tal chica común, pura y honesta hasta el final.

—Hmm, te estaré animando.

—Sí.

—Ten cuidado.

—Sí.

—…..

—…..

Reacio a partir.

Estoy seguro de que el sentimiento es el mismo.

Pero sabemos que es imposible que esto continúe para siempre.

Himari bajo la mirada una vez como para tomar su resolución…

—… Hasta luego.

Después de sonreír ligeramente al final, Himari se fue junto con Kanon.

Incluso después de que la puerta de la entrada principal se cerrará, permanecí quieto en el lugar por un tiempo.

Sentí dolor en el pecho ante el silencio que se extendía por la habitación.

※※※

De acuerdo al calendario ya era otoño, pero aún hacia un intenso calor durante el día a mediados de agosto. 

Kanon y Himari se dirigen a la estación resguardándose bajo la sombra hasta donde les era posible.

Tal vez el que estuvieran en silencio durante un rato también era debido al calor.

De repente, Kanon se detuvo. 

Himari volteo a mirar y vio a Kanon observando una máquina expendedora.

—¿Te parece si compramos algo? La hidratación es importante.

—Sí. Hagámoslo.

Ambas tomaron una bebida en botella que decía en su etiqueta; “Cargada de sodio”.

La botella de plástico fría se sintió genial.

—Ahh. Me siento viva de nuevo.

Kanon presiona la botella de plástico sobre su cuello.

Hiyah.

Himari también hizo lo mismo, pero sintió más frío de lo que esperaba y dejó salir un extraño sonido. 

—Ajajaja. Se pondrá tibia si la dejas así durante mucho tiempo, hay que beberla.

Kanon y Himari abrieron la tapa y bebieron una tercera parte de un solo trago. 

Mientras mantenía la botella en sus labios, Himari miraba a su alrededor.

Un rincón de una tranquila zona residencial.

Probablemente hay muchos lugares así en Japón, no es un escenario inusual.

Pero en este momento, este escenario ordinario, parecía especial a los ojos de Himari. 

Incluso le era especial la acción de estar bebiendo delante de la máquina expendedora.

—Kanon-chan.

—Hmm?

—Yo, nunca fui tomada en serio por Komamura-san.

—Ehh….

Kanon quedó sorprendida ante las repentinas palabras de Himari.

—Pero sabes, aún así, lo sigo amando. Duele, pero le sigo amando.

Fue entonces cuando Himari comprendió los sentimientos de Takato.

Dolor, tristeza, desolación, sentimientos que no desaparecen con facilidad.

—Por eso, te deseo lo mejor Kanon-chan.

—… Lo mismo es para mí.

—Eh?

—Es probable que yo tampoco sea tomada en serio por Kazu-nii.

Junto a una sonrisa de desolación, Kanon murmuró.

—Kanon-chan…

—Pero sabes, eso es porque por ahora somos estudiantes de instituto…. Entonces cuando ya no sea ese “ahora”, no se sabe lo que podría pasar, eso es lo que tengo en mente.

En ese punto Kanon sonrió y luego señaló con un dedo a Himari.

—Por eso, te deseo lo mejor a ti también, Himari. 

—Pero… yo…

—Hmm…. Aunque yo tampoco sabría cómo decirlo. Incluso si no resulta ahora, no se sabe qué pasará en el futuro, ¿verdad?

—Eehh…?

—Después de todo, no se sabe cuándo cambiara el corazón de una persona. Hay un profesor en mi instituto que se casó con una antigua alumna suya, ¿sabes?

—Eehh…!? ¡¿Qué clase de escenario de aspecto delicioso es ese?!

—No es momento para que te pongas en modo otaku, ¿¡vale!? En resumen, la diferencia de edad que preocupa a Kazu-nii podría ser irrelevante con el tiempo.

Los ojos de Himari se llenaron de vitalidad ante las palabras de Kanon.

—Ya veo… tienes razón…. No se sabe lo que podría pasar en el futuro…

—Con eso dicho. Suponiendo que Kazu-nii consiga novia, es probable que rompan pronto, ¿sabes? Kazu-nii no está acostumbrado a las mujeres, no tardará mucho en perder los estribos.

Himari no pudo evitar sonreír con sarcasmo ante la muy dura evaluación hacia Kazuki.

Pero sintió que entendía ligeramente lo que decía Kanon. 

—Por eso no es necesario deprimirse más de lo necesario.

—Kanon-chan es fuerte, eh…

—No tanto. Mientras lo digo estoy recibiendo mucho daño, ¿sabes?

Fufufu.

Himari se rio.

Después de que ella se vaya, Kazuki y Kanon vivirán solo los dos hasta que terminen las vacaciones de verano.

Era un hecho que tenía algunos sentimientos desconcertantes al respecto.

Pero cuando escucho lo que dijo Kanon, esos sentimientos se diluyeron.

Aunque no es como si hubieran desaparecido por completo.

Pero Himari pensó de nuevo que tal vez era algo bueno que estuviera enamorada de la misma persona que Kanon.

Incluso si no tenía esperanza, hubiera estado en una posición en la que estaría siendo animada todo el tiempo que estuvieron juntas.

O una posición en la que sería amonestada con un; “no te des por vencida.”

Porque de esa manera hubiera sido más doloroso de lo que es ahora.

—Ah.

Cuando llegaron al frente de la estación, Himari levantó la voz.

Kanon presumió de inmediato el porqué.

Es porque vio a Mimi.

Cuando Himari se encontró con Mimi la vez anterior, le había comunicado la fecha en la que regresaría.

Dado que Mimi le dijo que vendría por ella, quedaron en encontrarse en la estación al mediodía. 

Himari se apresuró hacia Mimi.

No se veía la figura de los padres de Himari a su alrededor.

Al parecer fue cierto que Mimi no le había dicho a nadie lo de Himari.

Kanon agacho la cabeza ligeramente manteniendo la distancia.

Pensó que dado que el otro día se fue sin dar una explicación detallada, Mimi no tendría una buena impresión de Kanon.

Pero la expresión de Mimi, contrario a lo que esperaba, era tranquila.

—Muchas gracias por cuidar de Ouka.

Kanon se había acercado, y Mimi inclinó educadamente la cabeza hacia ella.

—Ah, no….

—El otro día escuché varias cosas de parte de Ouka…. Parece que Ouka estuvo viviendo animadamente en tu casa…

Mimi sonríe, aliviada y un poco triste.

Cuando Kanon miró hacia Himari, esta inclinaba la cabeza en silencio.

—Pero… por tu bien, pienso que es mejor que te abstengas de hacer tal cosa en el futuro….

Cuando Mimi dice “tal cosa” es seguro decir que se refiere a la acción de invitar a casa a personas que conoció en internet.

En cuanto a eso, es producto de la mentira de Kanon, pero por el bien de Kazuki tampoco tenía la intención de corregirla ahora.

—… Entiendo.

Mimi no dijo nada más.

Es probable que fuera porque ya había escuchado de parte de Himari acerca de la familia de Kanon.

—Entonces, nos vamos… Ouka.

Cuando urgió Mimi, Himari sostuvo firmemente la mano de Kanon.

—Kanon-chan.

—Sí.

—…. Gracias.

—Gracias a ti también.

—Cuídate.

—Tú también cuídate, Himari.

—Entonces, uhh—

En un abrir y cerrar de ojos, las lágrimas se acumulan en los ojos de Himari.

—Ya es suficiente.

Mientras sonreía con amargura, Kanon colocó su mano sobre la cabeza de Himari.

Cuando llegaron allí, ya se habían dicho lo que querían decirse la una a la otra.

Continuar con ello solo haría lamentable la despedida. 

—Buena suerte.

—Sí. Lo mismo para ti Kanon-chan.

Cuando Himari soltó la mano de Kanon, ingresó al interior de la estación junto con Mimi.

Por un tiempo Kanon estuvo quieta en el lugar.

Eventualmente un tren llegó a la estación.

Bajo la inclemencia del sol, Kanon estuvo mirando hasta que la figura del tren ya no estaba a la vista.

※※※

La vida solo junto a Kanon fue bastante tranquila.

Aunque diga tranquila, las conversaciones triviales eran algo normal.

Pero sentía que algo era insuficiente.

Dicho propiamente, esto habría sido una situación normal….

No pensé que estuviera tan tranquilo con la ausencia de una persona.

—Que tengas un buen día.

Aún así, el ser despedido por alguien en la mañana me ponía muy feliz.

Pero también dejaré de escuchar esa voz dentro de poco.

De camino a casa compraré un pastel, hace un tiempo que no lo hago.

Cuando vivía solo, solía comprar sólo para mi propio disfrute, pero ahora, además de eso, espero ver la cara de felicidad de Kanon.

El hecho de que haya alguien más en casa influye también en las compras, eh.

El estado mental de las personas que compran souvenirs es algo que comprendí luego de comenzar a vivir con las dos.

—Okaeri… más bien, es una caja de pastel! ¡Genial!

No pude evitar sonreír ante la reacción franca que resultó tal como había imaginado.

—Primero la cena. ¿vale?

—No necesitas decirlo, ya lo sé.

Lo dijo mientras sus ojos no se apartaban de la caja del pastel.

Dado que tuve la sensación de que echaría mano del pastel en el momento en que yo me descuidara, coloque de inmediato el pastel en el refrigerador.  

—No me mires con esos ojos de reproche. Por cierto, ¿qué hay de cenar para hoy?

—La cena de hoy es… pasta de crema.

Mi corazón se aceleró involuntariamente ante la sonrisa traviesa de Kanon.

—Ah. Ahorita se te aceleró el corazón, ¿verdad?

—… No lo hizo.

—Ehh. ¿De verdad?

—Te dije que no fue el caso. Tomaré un baño primero.

Tsk. Vale.

Eso fue ligeramente peligroso.

Entre rápidamente al baño y me dio la bienvenida mi reflejo en el espejo exhibiendo mi rostro enrojecido. 

De esta manera me recordarás cada vez que prepares pasta de crema, ¿sabes?

…….

Fue tal y como predijo Kanon.

Es probable que ya no pueda escuchar con normalidad la palabra pasta de crema…

Así es como Kanon bromea conmigo, pero la atmósfera se siente ligeramente diferente.

No se siente la seriedad en sus palabras como anteriormente.

Había pensado que el hecho de que no estuviera Himari la haría actuar más proactivamente… espera, eso suena como si lo estuviera deseando, ¿¡no!? 

No. Jamás he deseado tal cosa.

… Espera, ¿con quién me estoy excusando?

Mire mi rostro en pánico en el espejo y me calme un poco.

Pero me puse a pensar mientras me quitaba la ropa.

Dicho eso, tampoco parece como si Kanon se hubiera dado totalmente por vencida conmigo….

No, eso debe ser un malentendido, ¿no?

Hmmm….

No comprendo el corazón de una mujer….

Ir a trabajar y comer la comida preparada de Kanon.

Ir juntos a comprar al supermercado y reír mirando la televisión.

Pasaron dos semanas viviendo ese tipo de vida común,

Los días que descansé le pregunté si quería ir a algún lado, pero la respuesta de Kanon fue; “Hace calor, no quiero ir a ningún lado.”

No sé si esos eran sus verdaderos pensamientos.

Pero fiel a su palabra Kanon no mostró interés verdadero en salir. 

Este estilo de vida fue un sueño en sí mismo…

De repente recordé las palabras de Kanon.

Tal vez Kanon no quería despertar de su sueño.

Aunque eso es solo una suposición egoísta de mi parte.

Cuando estoy en casa tenía la ilusión óptica de Himari regresando de su trabajo a tiempo parcial diciendo; “Tadaima.

Entonces, no tardó mucho en llegar el día que Kanon también regresaría a su casa.

Después de terminar el desayuno, Kanon, al igual que Himari, alistó su bolso lleno de sus propias pertenencias y se paró en la entrada principal.

—Muchas gracias por cuidar de mí.

—Por qué rayos te pones tan ceremonial.

Ver la figura de Kanon inclinado la cabeza me hizo sentir ligeramente incómodo.

—Ehh. Pensé que al menos por esta vez debería hacerlo adecuadamente…

Incluso así, es una parte en donde se siente la diferencia con su aspecto exterior.

O mejor dicho, es inesperadamente seria.

—Lo mismo de mi parte, estuve a tu total cuidado Kanon. Estoy realmente agradecido.

—Jejeje. Incluso cuando ya no estaré, vas a cocinar y a limpiar, ¿cierto?

—No tienes que decirlo, lo haré. Eso te digo a ti, no olvides tus tareas.

—Lo sé.

Me pregunto si esa es una respuesta fiable, ¿en serio lo comprende?

—Además, tienes que salir temprano de casa para que no te coja la tarde para llegar a la escuela.

—…. Sí.

—No comas demasiados dulces.

—Bueno, haré lo mejor que pueda…

—Hazlo también en los estudios.

—Eso ya me lo dijiste, ¿sabes?

—Anteriormente lo dije con respecto a tus tareas para las vacaciones de verano.

Ugh….

—Y además—

—¿¡Vas a seguir!?

—No. Llévate bien con mi tía.

—… Sí. Comprendo.

Poco después Kanon mostró una sonrisa cariñosa.

Al verla me sentí aliviado.

Puedo estar seguro de que si es la Kanon de ahora estará bien.

Debería ser capaz de transmitir a mi tía sus propias necesidades.

—Kazu-nii.

—¿Qué?

En ese momento Kanon soltó un suspiro, y bajó la mirada.

Pero como si se hubiera determinado, inmediatamente levantó su rostro.

—¿Podría venir de visita de nuevo?

—Por supuesto.

—Ya veo. Me alegro.

—Somos primos, ¿vale?

—Sí. 

Viendo a la sonriente Kanon, varias emociones y recuerdos se arremolinan dentro de mí a la vez.

Lo que fue sorprendente.

Lo que fue divertido.

Lo que fue vergonzoso.

Lo que causó felicidad.

Entonces una ola de desolación me golpea. 

Como para no ser engullido por las violentas olas de emoción, me rasqué la cabeza y tomé el equipaje de Kanon.

—La llevaré hasta la estación.

—…. Gracias.

Ambos salimos por la entrada.

El cielo visible desde el apartamento era azul por completo.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!