※※※

Después de terminar las lecciones y de la limpieza, Kanon miraba indiferente al exterior por la ventana con su mentón apoyado sobre las manos. 

Hoy también en la hora de la clase de asesoramiento se avanzaban los preparativos para el festival cultural, se estaba discutiendo sobre agregar un elemento más al menú.

Ciertamente había muchas bebidas, pero Kanon piensa que es un poco desolado que lo único que había para comer era chifón.

Sin embargo, ¿qué más tenían para ofrecer?

Muchos de los chicos dijeron “curry” pero eso fue descartado porque las otras clases lo servirán en estands.

Si se hablaba de comida de una cafetería, Kanon pensó que el parfait era obvio, pero considerando el tiempo y el costo de hacerlo, sería imposible.

Al final, siguieron sin llegar a ningún acuerdo.

Entonces cuando la palabra “café de maids”, el lugar del trabajo de Himari, de repente cruzo por la mente de Kanon.

(Tal vez reciba alguna pista… ¿Si le dijera a Kazu-nii, me acompañaría?)

Supuso que como tiene la palabra “café” adherida, el menú no sería diferente del de una cafetería normal.

Cuando pensó en ello, de repente sintió una picazón de impaciencia.

Es la primera vez que está tan motivada por un festival cultural. Pero extrañamente no le disgustaba tal versión de ella. 

(Tal vez me pase por la oficina de Kazu-nii para consultarlo con él en lugar de ir directamente a casa.)

Hace un tiempo había oído de la ubicación de la empresa de Kazuki, así que podría llegar mirando la aplicación de mapas de su smartphone.

En lugar de esperar a Kazuki en la estación, estuvo muy tentada de ir hasta la oficina.

Deseaba jugarle una broma a Kazuki preguntándose el tipo de cara que pondría cuando la viera delante de su oficina, y por sobre todo “quería estar a solas con Kazuki el mayor tiempo posible” …. Cuando se dio cuenta de ello, repentinamente se apeno y enterró su cara en el maletín que estaba sobre el escritorio.

(Uhhh, mal, mal. Debo tranquilizarme. De todos modos, primero tengo que averiguar cómo llegar a la oficina de Kazu-nii)

Aun con las mejillas ruborizadas Kanon sacó su smartphone del maletín. Pero antes de abrir la aplicación de mapas, abrió las de sus redes sociales como un hábito suyo.

— ▬▬▬▬▬!?

Mientras miraba “esa pantalla”, por un tiempo Kanon se quedó paralizada como una piedra.

※※※

Hoy terminé mi trabajo en el periodo regular. Cuando salía como siempre de la oficina, Yuuri me estaba esperando fuera.

Me he acostumbrado por completo a esta escena ahora, ya que ha sucedido unas cuantas veces.

Sin embargo, no quiero que Isobe u otra persona del departamento de contabilidad la vean. Podrían hacer malentendidos con ella.

Como sea, debe traer más provisiones para las dos. Lo que es simplemente un alivio.

—Kazuki-kun. Otsukaresama.

Como lo anticipe, Yuuri tenía una sofisticada bolsa de papel en la mano.

Pero me siento algo incómodo con esa Yuuri.

—Hoy compré unos muffins~. Tienen un aroma muy apetitoso~.

Su voz se prolonga más que de costumbre. Las mejillas están ligeramente más rojas. Y tiene una expresión sonriente que no se aproxima a la habitual.

Esto, será posible—

—Yuuri…. ¿Podría ser que estés ebria…?

—Ah, ¿te diste cuenta? No tanto así. A decir verdad, recibí un correo diciendo que pasé la primera entrevista que tuve el otro día~. Cuando se lo dije al gerente, me dio una botella de vino para mí después de que terminara mi trabajo de medio tiempo. Fufufu. A pesar de que todavía hay una segunda entrevista, el gerente de la tienda es muy anticipado~. Si fallo en la siguiente será muy lamentable, ¿verdad?

¿Es por eso que estás borracha?

Yuuri trabaja actualmente a tiempo parcial en una cafetería, pero también buscaba otro trabajo.

Había empezado a buscar un nuevo trabajo justo después de que su antigua empresa quebrara, pero no pudo encontrar uno que se ajustara a sus aspiraciones.

Entonces, empezó a trabajar en la cafetería actual porque se sentía un poco frágil emocionalmente y quería algo de dinero de inmediato, aunque fuera una cantidad pequeña por ahora.

—Lo harás bien en la próxima entrevista.

—Sí, gracias. Lo tengo visualizado.

Yuuri responde, riéndose de nuevo.

Parecía divertirse emborracharse desde una hora temprana. Estaba un poco celoso, ya que me había abstenido de beber al medio día desde que ellas dos llegaron.

De cualquier manera, comenzamos a caminar en dirección a la estación. Mientras caminábamos, noté que Yuuri me miraba fijamente a la cara.

—¿Q-Qué pasa?

—Kazuki-kun, después de todo has cambiado, ¿sabes?

—Cambiado…?

—Sí. Desde que empezaste a vivir con Kanon-chan y Himari-chan.

Me lo dijo mientras entrecerraba los ojos sin ningún descaro.

—¿E-Es así?

—Así es~. Tu apariencia se ve mejor que antes, además…

Imagen que contiene texto, mapa

Descripción generada automáticamente

—¿Además?

—Ya casi no vienes al establecimiento…

Yuuri agacha la cabeza con una mirada algo triste.

Por alguna razón una espina de culpabilidad se generó y me pincho en el pecho.

—Te lo había mencionada antes, sin embargo, es porque tengo que ahorrar dinero—

—Sí, lo entiendo. Lo entiendo~. Pero aún así te extraño…

—Eh….

Estaba perplejo.

Honestamente tenía sentimientos de felicidad, de pena y algo de culpabilidad.

Pero aún así, la borracha Yuuri es de alguna manera muy honesta… Espera, no es como si normalmente no fuera honesta.

Ahora que lo pienso no he ido a un bar antes junto con Yuuri… mientras pensaba eso miraba el perfil de Yuuri quien hacia pucheros.

En la esquina de un callejón, Yuuri se detuvo de repente.

—¿Yuuri?

Aunque avance unos pasos, Yuuri se quedó inmóvil detrás de mí, sin cambiar su línea de visión.

—¿Que pasa tan de repente?

—Ah, lo siento. Es que vi pasar un gato y me quedé mirándolo.

Dijo Yuuri con una sonrisa y me alcanzó dando una pequeña carrera.

También miré en la dirección que Yuuri estaba viendo, pero la figura del gato ya no estaba.

¿Era un gato callejero? Bueno, sé lo que se siente quedarse mirando sin querer.

Mientras seguíamos caminando, se podían escuchar las voces animadas de los niños.

El edificio de la compañía está situado a lo largo de un camino un poco al interior de la calle principal, por lo que hay bastantes apartamentos seguidos.

En un pequeño parque adjunto a uno de esos apartamentos, había chicos de una edad de estar en la escuela primaria corriendo alrededor.

Dos de ellos captaron mi atención.

Ambos llevaban un keikogi blanco.

—Me pregunto si harán judo o Karate~

Yuuri los noto y murmuró eso.

—Es difícil saber solo con mirar el keikogi.

Uno es un cinturón blanco y el otro es un cinturón amarillo.

No hace mucho que comenzaron… eso es todo lo que puedo deducir.

¿Están jugando de camino a casa después de sus clases?

La esquina de mi boca se levantó al recordar cuando estaba en la escuela primaria y mi madre me regañaba, “No vayas a jugar con tu keikogi puesto, lo ensuciaras

Estoy seguro de que esos dos están ahora llenos de deseos y están practicando duro.

—Le deseo la mejor de las suertes.

En el momento en que lo susurré, sentí un dolor punzante en el pecho.

—Porque yo no lo era.

—Kazuki-kun…

No pude evitar auto despreciarme.

Puede que sea la primera vez que suelto un pensamiento que llevo en mi corazón desde hace mucho tiempo.

Así es, no era lo suficientemente bueno.

Practique mucho, hice ejercicios, persevere, tenía aspiraciones—

Y aun así no me volví una persona especial.

Descubrí que era una persona que desde el principio “no lo tenía”.

Por naturaleza, por medio de las artes marciales también se forja la mente.

Ni siquiera eso se me daba bien.

Se rompió con facilidad.

Y si realmente amaba el judo, habría seguido haciéndolo, aunque conociera mis limitaciones.

Durante un tiempo, el único sonido era el de los pasos en el asfalto.

Me arrepentí de haber dicho las palabras.

—Lo siento. Fue algo de hace mucho tiempo.

—…. Lo sé.

De repente Yuuri se detiene.

—Eh?

Dijo algo poco claro y yo, por reflejo, quedé sorprendido.

—De qu—

—Sé lo duro que trabajaste y lo serio que eras al respecto, Kazuki-kun.

La expresión con la que Yuuri me mira fijamente a los ojos es muy seria, diferente de la que hacía hace un momento.

Por alguna razón, sentí un algo de dolor en el pecho mientras me miraba.

Cuando me iba a entrenar, salía por la entrada y mis ojos se encontraban con los de Yuuri, quien jugaba afuera.

Entonces recuerdo su figura despidiéndome mientras agitaba la mano y decía, “Que tengas un buen día”

Y cuando tenía un encuentro, ella y su hermano venían expresamente a verlo.

—Siempre te he estado observando…

Inmediatamente después de decir eso, un hilo de lágrimas cae de los ojos de Yuuri.

Entre en pánico.

No sabía por qué Yuuri estaba llorando ahora.

¿Yuuri es de las que lloran cuando bebe? Y aunque así fuera, ¿por qué razón?

—Err, Yuuri…?

Yuuri continúa hablando mientras se seca las lágrimas con los dedos.

—Kazuki-kun no es una falla. ¡No digas que eres una falla! Porque si Kazuki-kun es una falla, yo seré una peor…

Cada vez estoy más confundido.

No puedo entender sus palabras.

Es diferente a los números, no son nada claras.

Las lágrimas que se derramaban de los ojos de Yuuri no se detenían.

Aún así, con esos ojos húmedos, Yuuri me mira directamente a los ojos.

—No tenía nada como Kazuki-kun a lo que me dedicara en cuerpo y alma. No había ningún “algo” en lo que pudiera trabajar duro. Realmente nada. Por eso estaba celosa de la dedicación de Kazuki-kun al judo—

Yuuri gimotea y luego continúa.

—Me pareció que eras genial.

Eran unas palabras inesperadas.

Realmente no sabía que Yuuri pensara de esa manera con respecto a mí.

—Eso… Graci—

—Te amo.

Dijo Yuuri con fuerza, interrumpiendo mis palabras.

Parecía que el tiempo se había detenido.

El viento sopló y el pelo de Yuuri se elevó con facilidad.

—… Eh

—Siempre te he amado… Kazuki-kun. Mucho antes que “ellas dos”.

La segunda vez que dijo “Te amo” su voz tembló.

Mi corazón y mi cabeza estaban prácticamente en blanco.

No tenía la menor idea de qué decir.

Fue realmente inesperado

—Yuuri…

—… Lo siento. Tengo que dejar de acompañarte por hoy. Aún estoy borracha.

Mirando hacia el suelo, Yuuri me ofrece la bolsa de papel que llevaba.

—…. Siento esto tan de repente.

Susurro con una voz que parecía desvanecerse, y luego comenzó a correr hacia la estación.

Me quede inmóvil en el lugar por un rato.

¿Qué es este sentimiento que ha comenzado a girar dentro de mí?

Lo lamentable es que ahora no tengo ni la menor idea.

Solo el sonido de mi corazón acelerado resonaba en mi cabeza.

※※※

Kanon se estaba dejando el alma corriendo.

Lo suficiente como para saber que su corazón latía con violencia. Sentía como se sofocaba.

Pero la razón de eso no era solo por estar corriendo.

Después de terminar la escuela, Kanon obedeció su impulso espontáneo y llegó hasta el frente de la oficina de Kazuki. Sin embargo, no se unió a Kazuki.

Cuando Kanon llegó, Kazuki y Yuuri empezaban a caminar uno al lado del otro.

(Que rayos, una restricción—)

Verlos a los dos juntos le hizo sentir un dolor en el corazón como nunca lo había sentido.

Si fuera la Kanon de siempre, habría comenzado a hablar con los dos sin ninguna preocupación. Debería haber sido capaz de hacerlo.

Pero hoy le era imposible hacerlo.

Cuando salió de la escuela, estaba tan emocionada de poder “estar a solas con Kazuki”, pero eso no se hizo realidad.

Vio que la sonrisa de Yuuri era más amable que de costumbre, y aunque era madura era tierna, y al mismo tiempo sexi.

Había una intensa impaciencia en el corazón de Kanon, entonces de manera inevitable brotó en ella un complejo de inferioridad. Sintió que le mostraba la diferencia que había entre adultos y críos.

Sin embargo, Kanon aún no podía alejarse de ese lugar.

Tenía mucha preocupación acerca del tipo de conversación que estaban teniendo.

Kanon camino secretamente detrás de los dos.

Entonces se dio cuenta de que Yuuri se giró muy repentinamente, y en pánico se escondió a la sombra de un camión de entregas que estaba parqueado.

Mientras se escondía, el corazón de Kanon resonaba más y más.

Por un momento, sus ojos se encontraron con los de Yuuri.

Puede que se haya equivocado. Tal vez la otra parte no la había reconocido.

Pero después de todo, podría haberse dado cuenta.

(Tal vez debería ya dejar de espiarlos)

Pero en el corazón todavía tenía una gran preocupación por aquellos dos. Después de todo, no podía evitar sentir interés acerca de lo que ellos estaban hablando.

Kanon respiró profundamente una vez, y luego decidió seguirlos de nuevo.

Cuando los dos pasaron por el parque, Kanon se dijo, “Ahora es la oportunidad”, y cruzó a través del parque para cerrar la distancia con ellos.

Se acercó a ellos con cautela, mientras se escondía en un árbol de ginkgo.

Entonces la escucho.

La confesión de Yuuri.

Los sentimientos que ella había tenido durante mucho tiempo.

En el momento en que escuchó eso, una sensación escalofriante golpeó a Kanon, como si le hubieran puesto hielo en la boca del estómago.

Antes de que se diera cuenta, se halló a sí misma alejándose del parque a toda velocidad.

Kanon estaba corriendo frenéticamente.

La idea de, “No sé cómo, pero tengo que llegar a casa antes de que Kazuki lo haga…”, se apoderó de su mente.

Por eso tenía que llegar a la estación más rápido que Kazuki.

Tengo que llegar a casa primero y darle la bienvenida a Kazuki como siempre, como si nada hubiera pasado

Cuando pensó eso, por alguna razón los bordes de sus ojos se calentaron bastante.

Kanon salió a la avenida principal y siguió corriendo mientras zigzagueaba a través de las olas de gente.

De inmediato encontró una señal de referencia por lo que llegó hasta la estación sin perderse. 

Tan pronto se apresuró en el tren apoyó las manos sobre sus rodillas y respiro repetidamente de manera agitada. Los ojos de la gente que la rodeaba estaban enfocados en Kanon, pero fingió no notarlos ahora.

Quizás porque corrió de veras demasiado, un sabor como la sangre subió por su garganta y se extendió por toda su boca

El sabor era muy desagradable y quería que desapareciera rápidamente.

Imagen que contiene texto, mapa, dibujo

Descripción generada automáticamente

※※※

—Ah, bienvenido a casa Komamura-san.

—… Bienvenido a casa.

Las dos me saludan cuando llego a casa, como es habitual.

—Siempre te he amado… Kazuki-kun. Mucho antes que “ellas dos”.

En ese momento las palabras de Yuuri revolotearon por mi cabeza.

Así que no pude responderles a las dos.

… Pero no debo pensar en eso ahora. Honestamente es una sobrecarga. Sacudo la cabeza ligeramente para borrar la imagen de Yuuri.

—Esto es de parte de Yuuri.

Por ahora, puse la bolsa de papel que me dio sobre la mesa.

—Ah, así que te reuniste con Yuuri-san. ¿Qué hay dentro?

—Dijo que muffins.

—Wah! ¡Me muero por probarlos!

—… Ya veo.

Mientras por un lado hicieron que los ojos de Himari brillaran, la reacción de Kanon fue apática.

Normalmente sería la primera en saltar sobre ellos, me pregunto que le pasara. Tal vez Kanon esté cansada por todos los preparativos para el festival cultural.

—Hm, espera. Hay algo más en la parte de abajo.

Himari sacó de la bolsa de papel una caja blanca que estaba aparte de la caja que contenía los muffins.

—Esto… son toallas?

—Toallas de baño. ¡Que lindas!

Habían alineadas dentro de la caja tres toallas de baño de diferentes colores enrolladas. Tenían impresos muchos dibujos de pequeñas ovejas.

Ciertamente son artículos de uso doméstico simples, pero estoy agradecido por ellos. Han incrementado el número de toallas de uso desde que empecé a vivir con ellas dos.

—Ya que son de diferentes colores podemos elegir cada uno la suya para su uso personal, ¿vale?… ¿Tomarías la azul Komamura-san?

Sin decir palabras, asentí con la cabeza.

—¿Y tú Kanon-chan?

—Yo tomaré la beige.

—Entonces, yo me quedo con la rosa. Quiero usarla lo antes posible después de mi baño de hoy.

Himari dijo eso, mientras se colocaba la toalla en la mejilla y disfrutaba de la suavidad.

—Hey. Las nuevas se deben lavar una vez antes de usarlas.

—Hm? ¿Es así?

—Así es. De lo contrario, la absorción de agua será mala. Tiene adherida almidón, ¿sabes?

—En efecto…

Respondió Kanon mientras asentía con la cabeza ante una Himari sorprendida.

Es en esta área en donde se aprecian la altura de las habilidades ganadas en la vida por Kanon.

—Por eso encárgate de ellas cuando hagas la colada mañana. Ah, no es necesario que agregues suavizante, ¿vale?

—Sí, entendido.

Mientras escuchaba la conversación de las dos, me dirijo al baño.

—Lo siento, me voy a bañar de primeras, ¿vale? Estoy un poco cansado hoy.

—Ah, sí, entendido…

Himari respondió con una expresión de confusión. Kanon no dijo nada, pero sus cejas estaban claramente bajadas. 

Tal vez yo esté emitiendo un aura diferente de la habitual.

Pero no tenía la cabeza como para ponerme a guardar las apariencias, así que cerré la puerta del baño sin decir nada.

—Haa… 

Mientras estoy sumergido en la bañera, me froto la cara repetidamente con las manos mojadas.

Desde que Yuuri y yo nos separamos, mi cabeza y mi corazón han estado inquietos.

Pensaba que era una persona poco despistada en cuanto a los sentimientos de los otros. 

De hecho, soy consciente de los sentimientos que Kanon y Himari tienen hacia mí.

Pero no lo esperaba de Yuuri—

Entonces recordé, los viejos tiempos, aquella vez que nos tomamos de la mano.

Ciertamente fue una muestra de afecto, ¿verdad?

Pero no me di cuenta de que Yuuri sigue sintiendo lo mismo por mí veinte años después.

…No lo había notado…?

De repente me siento incómodo con mis pensamientos.

—No, no…. Tal vez…

Tal vez realmente lo sabía. Pero inconscientemente, traté de no notarlo. Puse un filtro en mi corazón.

Confiando ciegamente en el sentido de seguridad que envuelve la palabra “amiga de la infancia”

Sin embargo, “me ama”?

En contraste con la felicidad que siento por la repentina llegada de mi moteki, simplemente no puedo hallarme a mí mismo complacido.

¿Cómo debería responder a Yuuri?… Realmente no lo sé.

—Después de todo… son 20 años, eh

Es mucho tiempo como para decirlo.

Y aunque éramos amigos de la infancia, no es como si Yuuri y yo estuviéramos siempre juntos.

Hubo un tiempo en el que estuvimos distanciados.

Un tiempo en el que estuve consciente de ello… Ciertamente fue algo del pasado.

Pero ahora…

Yuuri es como parte de mi familia.

El tiempo es algo cruel. Las emociones que solía tener con seguridad ya estaban alteradas.

—Sé lo duro que trabajaste y lo serio que eras al respecto, Kazuki-kun.

—Siempre te he estado observando…

La voz de Yuuri se repite en mi cabeza. 

Estas palabras realmente, honestamente me hicieron feliz.

Pero—

¿Cómo debo comportarme con Yuuri de ahora en adelante?

Lo pensé durante un tiempo en la bañera, pero al final no tuve una respuesta.

Cuando salí del baño, ya la cena estaba puesta sobre la mesa.

Para hoy es un salteado de carne y verduras, sopa china y ensalada.

—Te tomaste tu tiempo. ¿Estuviste durmiendo?

—Hm, bueno….

—Vale…

Kanon respondió de manera muy desinteresada, y luego sacó una cerveza baja en malta del refrigerador y la puso sobre la mesa.

Miré el reloj, y aparentemente había estado en la bañera durante cuarenta minutos.

No es de extrañar que me sienta mareado.

—Pareces agotado, ¿sabes?… Acuéstate temprano por favor.

—Gracias por la preocupación. Lo haré.

Tome asiento y cogí los palillos, y mirándome como si quisiera decir algo, Kanon dijo “Oye…”

—¿Qué pasa?

—Ah, veras… Es un poco incomodo decirlo cuando estás “cansado” Kazu-nii, pero—

Kanon me mostró tímidamente la pantalla de su smartphone.

En la pantalla se muestra una charla por medio de mensajes de una red social.

Pero sólo hay mensajes enviados por el lado de Kanon.

La sección del nombre de la otra persona indica “Mamá”.

Al parecer Kanon enviaba mensajes con unas cuantas palabras todos los días a mi tía.

Pero sobre la pantalla no se proyectaba ninguno del tipo, “¿dónde estás?”, sino meramente de asuntos triviales como lo que hacía en la escuela o lo que comía.

—De hecho, hasta ayer no los había leído en absoluto… pero cuando mire hoy estaban en estado de leídos.

Quedé sorprendido y luego miré una vez más la pantalla con más atención. 

En efecto, cada mensaje tenía la palabra “leído” adjunta.

—Aunque como siempre, las llamadas no salen… ¿Kazu-nii podría ir a echarle una ojeada a la casa mañana? Hay algo que quiero poner.

—¿Algo que poner?

—Sí, un ticket del festival cultural.

Kanon lo dice sin dudarlo, como si no fuera la gran cosa, pero la atmósfera de la habitación se detiene por un momento.

—Se lo di el año pasado, pero no pudo venir por el trabajo. Pero, vamos. Esta vez… no debería tener trabajo, ¿verdad? Así que pensé que probablemente.

Aunque Kanon no destruyó su actitud indiferente, yo, y probablemente Himari sentimos cuánta esperanza hay puesta en esas palabras. 

—Hm, entiendo. En ese caso, voy a ir contigo.

—¿Seguro?

Asentí con la cabeza.

—Aunque será después de que termine mi trabajo. ¿Te parece si nos reunimos en la estación?

—Sí, está bien…. Gracias.

Kanon hizo una pequeña sonrisa como si estuviera aliviada y luego miró a Himari pareciendo lamentarse.

—Lo siento Himari. Puede que llegue a casa un poco tarde para la cena de mañana.

—Estaré bien. Ve sin preocupaciones.

De esta manera se decidió ir de nuevo a la casa de Kanon.

En la hora del almuerzo—

Después de terminar mi almuerzo en la cafetería, me desplace en solitario al rellano de la escalera de emergencias con el objetivo de hacer una llamada.

Es tranquilo aquí, y la gente rara vez pasa.

El ambiente bullicioso de la hora del almuerzo fue completamente cambiado por la tranquilidad esparcida en la escalera de emergencias donde parecía que uno sería capaz de detectar el movimiento del polvo.

Un poco nervioso, encuentro el número de teléfono de mi padre en la agenda de contactos del smartphone, y lo tocó.

Mi padre también trabaja, pero debería estar en su hora de almuerzo ahora.

Después de unos cuantos timbrazos, mi padre contestó sin decir su nombre con, “Sí, ¿qué pasa?

—Lamento ser tan repentino. Me interesaba saber si has sabido algo sobre mi tía—

—Hmmm…

Mi padre gimoteo por un momento y luego, 

—He presentado una solicitud por desaparición, pero hasta ahora no ha habido ningún progreso notable.

—Ya veo…

—Y no parece como si la policía vaya a buscar sólo porque haya presentado una solicitud por desaparición.

—¿Eh, te parece?

Fue una información considerablemente impactante.

—Sí. Parece que buscan personas como menores de edad, personas en un estado avanzado de edad, o que tienen alguna discapacidad como para vivir por su cuenta. Aparentemente en el caso de un adulto independiente que se va por su cuenta, básicamente no se le buscará proactivamente a menos que haya un incidente de tipo criminal.

—Ciertamente, la policía no parece tener tiempo para buscar a un adulto que se ha largado de casa, eh….

Es probable que el número total de solicitudes por desaparición sea bastante grande, y la realidad es que no lograran dar tratamiento efectivo a todas estas.

—Y en el hipotético caso que la encuentren. Dicen que la policía no tiene el poder legal para hacerla volver a casa.

En otras palabras, a menos que mi tía decida volver a casa por su propia voluntad, no volverá a casa.

Así que a eso se reduce, ¿no?

Esto… no puedo decírselo a Kanon…

—Bueno, en el hipotético caso de que la encuentren, parece que al menos nos contactaran para decirnos dónde fue. 

—Ya veo… Listo, lo entiendo.

La esperanza parece ser infinitamente baja…

—… ¿Cómo se encuentra Kanon-chan?

—Está animada hasta ahora.

—Ya veo…

El silencio continúa por varios segundos.

En realidad, no había mucho más que pudiera decir en relación a cómo se encontraba Kanon.

Supongo que la verdad es que no está muy deprimida gracias a la presencia de Himari, pero… después de todo, no hay forma de que pueda hablarle a mi padre de Himari.

—Aunque, parece imposible que esté tranquila… Kazuki, lo siento, por favor cuida de ella un poco más.

—Sí, no hay problema.

—Voy a colgar ahora porque mi hora de receso se va a terminar.

—Es lo mismo para mí. Gracias.

Después de cortar la llamada, exhalo profundamente.

No tengo ni la más menor idea de cuánto tiempo será ese “un poco más

Pero al menos he decidido dejar a Kanon en casa mientras está en el instituto.

En ese momento me pregunté si los padres de Himari estaban realmente interesados en encontrarla.

He estado revisando sin falta las noticias para asegurarme, pero aún no he visto nada como “Chica de instituto desaparecida

Después de conectar con el tren en la hora punta de regreso a casa en el atardecer, llegue a la estación de la zona de la casa de Kanon.

Un gran número de personas se bajó en la estación anterior, así que el número de personas que se bajaron en esta estación fue bastante escaso.

El punto de encuentro debería ser frente a la estación, pero no había señales de la figura de Kanon.

Saqué mi smartphone y estaba a punto de llamar a Kanon, cuando fui llamado por Kanon desde atrás con un, “¡Kazu-nii!”

—Lo siento. Es que tenía algo de sed. Fui a la tienda de conveniencia y compré jugo. También para Kazu-nii.

Kanon me da la botella de plástico que trajo.

A primera vista pensé que era agua, pero al examinar más de cerca, era jugo de durazno.

No he tomado jugos ni nada de eso hace mucho tiempo. Todo lo que bebo en casa es mi cerveza baja en malta.

—La recibo entonces. ¿Nos vamos ya?

—Sí.

Comencé a caminar mientras abría la botella plástica.

Al beber un sorbo, queda en la boca un refrescante pero persistente dulzor.

Ya hace un tiempo que no bebo algo tan dulce. Pero podría ser justo lo necesario para un cuerpo cansado por el trabajo.

Kanon también bebió un sorbo cuando comenzó a caminar.

Puaff…. Que fría.

Después de reaccionar como un ojisan que ha tomado una cerveza, Kanon toma otro sorbo y luego mira fijamente hacia cierta dirección.

Esa es la dirección donde está la casa de Kanon.

—Sí… fría.

Me pregunto si era en realidad una palabra dirigida al jugo.

El perfil algo melancólico de Kanon se veía muy hermoso iluminado por el sol poniente.

Llegamos al apartamento de Kanon.

Tal vez sea porque ya he estado aquí una vez, pero esta vez sentí que llegamos más rápido que antes.

Kanon sacó de inmediato los volantes y sobres que se habían acumulado en el buzón, al igual que la vez anterior, y luego, con una mano habituada, sacó las llaves de su bolso y abrió la puerta principal.

—Hmmm. El olor del tatami es aún muy fuerte.

Tan pronto como se abre la puerta principal, el olor a junco pasa por la nariz. (NT: “Juncus effusus”, es con lo que se hacen los tatamis)

—No sentía que oliera así cuando vivía aquí, eh. Supongo que no me di cuenta.

—¿No crees que es porque ya nadie vive acá?

—Hm, ya veo… Ciertamente cuando se cocina o lava la ropa o cualquier otra cosa relacionada con la vida diaria, se va a tener que generar algún olor. Ya veo. Es porque no hay nadie, ¿eh?…

Después de quitarse los zapatos y entrar en la casa, Kanon de inmediato enciende la luz y va a la habitación del tatami en el fondo.

Escuche el sonido de cuando abrió la ventana, y luego de inmediato volvió a la cocina. Al parecer fue para ventilarla.

Kanon chequeó entre los diversos volantes y sobres que trajo, uno por uno, por si había alguna carta importante. Poco después, voto todos los volantes a la basura.

La que quedó era una postal dirigida a mi tía que tenía escrito, “Notificación de revisión médica”.

Kanon colocó el ticket del festival cultural sobre esa postal y luego le tomó una foto con su smartphone.

Probablemente para enviarla a mi tía.

—Enviado… Con esto lo sabrá, ¿verdad?

Le envió la foto tan pronto como pudo.

Tía lee esto y vuelve.

—Con esto he terminado, pero… espera un momento. ¡Quiero llevar ropa conmigo!

Dijo eso y se fue a la sala de tatami otra vez. No tengo nada que hacer más que esperar.

Sin embargo, ese mensaje en su smartphone—

Fue entonces cuando me vino a la mente el rostro de Yuuri.

Ahora me doy cuenta de que no hemos intercambiado información de contacto.

Intercambiamos números de teléfono móvil cuando estábamos en el instituto, pero nunca nos llamamos.

El smartphone que tengo ahora tiene un número diferente al que tenía entonces.

Eso fue porque se me cayó una vez y la reemplacé por completo.

Me sentí aliviado de que no hubiera una forma fácil de conectar con Yuuri ahora.

Porque aún no he encontrado la respuesta.

El sol ya se había puesto cuando salimos de casa de Kanon, y el cielo se había vuelto azul oscuro por completo.

—¿En una tienda de conveniencia o en el supermercado?… ¿En cuál compramos la comida de regreso?

—Sí. Himari estará esperando.

Desde que salimos de casa, siento que la forma en que camina Kanon es un poco más animada.

Tal vez porque la situación ha avanzado un poco más que cuando fuimos la primera vez y lloro delante de mí.

Al menos, mi tía leyó los mensajes de Kanon.

—Oye, Kanon.

—Hm?

—A, veras, eso…

—….?

Kanon ladea la cabeza en interrogación, pero no puedo seguir hablando porque no hago más que rascarme el cuello, que ni siquiera me pica.

Ya llegado a este punto dudé, no sabía si ahora era el momento indicado de decirlo.

—¿Qué te preocupa?

—Tengo dudas de si debería mencionarlo… En el hipotético caso de que mi tía no vuelva estará bien que te quedes en mi casa…Hmmm, esa forma de decirlo suena como si me diera aires…

—Kazu-nii…

—No es como si estuviera diciendo que es imposible que vuelva, después de todo, yo también deseo que mi tía vuelva, ¿¡vale!?

—Lo sé, no te lo tomes tan en serio.

—Y-Ya veo…

Es un tema sensible que fue difícil de tocar, pero es mejor comunicarlo con anticipación….

Probablemente es más fácil pensar optimistamente, pero también es más fácil seguir adelante si estás preparado para el peor de los casos.

—¿Y por cuánto tiempo?

—Hm?

—¿Hasta cuándo podría quedarme en la casa de Kazu-nii?

—Al menos, puedes quedarte hasta que te gradúes del instituto, ¿vale?

—… ¿Después de eso?

Kanon me lo pregunta con los ojos mirándome hacia arriba, como insinuando algo.

Hm… Claro, la forma en que lo acabo de decir podría haber sonado como, “lárgate una vez te gradúes”. En absoluto tenía esa intención.

—Dependerá de lo que tú decidas con tu futuro.

—¿Estás seguro, Kazu-nii?

—Hee?

—Después de todo, no podrás comer mi comida, ¿verdad~?

Kanon sonríe con picardía.

—Eso… Siendo honesto, te voy a extrañar.

—Wah!?

—No te sorprendas cuando tu misma te diste aires. Creo que la comida que preparas es muy rica. No lo digo solo como un cumplido, ¡claro!

—Err… G-Gracias…

—No, tú eres la que siempre ha sido de gran ayuda. Gracias.

—Uhhh…

La cara de Kanon se pone tan roja que llega a ser interesante.

Llevo pensando desde hace un tiempo, que Kanon no está muy acostumbrada a que le agradezcan directamente. Bueno, yo mismo soy más o menos similar.

Kanon siguió caminando mientras estaba con el rostro ruborizado por un tiempo.

No quería molestarla de forma extraña, porque podría ponerla de mal humor, así que seguí caminando, fingiendo que no lo notaba.

De repente fui jalado del puño de mi traje.

—Oye… Kazu-nii, si te parece bien. Cocinaré la comida para ti incluso después de que me gradué, ¿vale? …

Sin mirarme, dijo eso susurrando mientras aún sostenía el puño de mi traje entre sus dedos. 

Me tomó unos segundos entender lo que significaban esas palabras.

—Que…. eh…!?

—¡Volvamos rápido!

Como si mi respuesta no fuera necesaria, Kanon salió corriendo de repente. Tal vez para esconder su vergüenza.

La forma en que corre es tan ligera que se siente como la de un joven, claramente diferente a la mía.

—O-Oi! ¡No hagas correr a un adulto falto de ejercicio y que está cansado después del trabajo!

De inmediato salgo detrás.

Sin embargo, ¿las palabras de Kanon de ahora eran en serio?

Si es así, 

También corrí tan rápido como pude para sacudirme ese algo inexplicable que se generaba en mi corazón.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!