El señor orco y la espada del oráculo

La chica hermosa con orejas de zorra que tengo enfrente esta con ojos llorosos.

Es como si recién hubieras adoptado un gato………digo es como si recién hubiéramos adoptado a una zorra.

—Gracias por haberme salvado…..por ello al menos lo escucharé. Pero llevo prisa asi que le pido de favor que sea corto.

Ya veo, esta chica es una muy educada.

Aún me tiene miedo pero aún asi escuchare lo que tengo que decir.

—Yo soy ork el orco. ¿Quieres unirte a mi harem?

—¡No quiero! ¡¿Qué le pasa si recién nos conocemos?!

Me acaba de rechazar.

Bueno es lo de siempre.

—Que pena. ¿Al menos podrías enseñarme tu nombre?

—Es Kururu.

—¿Kururu? Volvamos a encontrarnos algún día.

Kururu como si el peligro se hubiera retirado dejó salir un suspiro.

Sin embargo, es ingenua.

Yo no me rendí así de fácil con las chicas que de verdad quiero tener.

No hay ningún sentido en gastar mi saliva aquí, me retirare por ahora.

Ya sabiendo su nombre, reuniré información sobre Kururu, y así la podré desnudar completamente.

Y poco a poco, iré fabricando un plan para que se enamore de mi.

Controla la información y controlarás al mundo.

Tita venía corriendo hacia nosotros.

—Ambos son muy rápidos. Me costó seguirles El Paso.

—Lo siento. Mejor hubiera sido abrazar a Tita y correr con ella.

—….escucha bien ork. Ahora estabas en medio de tratar de convencer a esta chica zorra, ¿no? ¿Cómo pretender de convencer a una chica de ser tu novia mientras abrazas a tu novia actual?

La bella chica zorra al escuchar las palabras de Tita….hizo que Kururu pusiera una cara de mayor sorpresa.

—Disculpe, señorita elfa, ¿usted es la novia del orco?

—Si, asi es. Soy Tita. La novia de Ork.

—¿Por qué?¿Por qué si ya tiene una novia, me dice esas cosas?¿Y por qué la señorita Tita no se molesta?

En la cara Tita aparecieron flotando muchos signos de pregunta.

—Ya te lo dije. Yo quiero hacer un Harem. Y como quiero crear uno, no es algo fuera de lo normal que tenga más de una novia.

—………De hecho estoy furiosa y triste a la vez pero acepte ser su novia sabiendo de que él  quería crear un harem así que no hay de otra.

—No puedo comprenderla….disculpen, debo irme.

Kururu se levanta, me da la espalda pero como si hubiera recordado algo se dio media vuelta.

Su mirada iba hacia la espada que estaba en mi cintura.

—Perdón pero ¿tiene intenciones de ir a intentar sacar la espada del oráculo?

—Si, así es.

—Mejor debería renunciar a ello. Esa cosa es un artículo defectuoso.

¿Artículo defectuoso?¿la espada del oráculo?

En sus pupilas de Kururu, además de verse congelado parecían  tristes.

Y así sin más ella se retiró.

—¿A qué se habrá referido con lo defectuoso?

—No creo que lo esté diciendo por decir. Esa chica es parte de la raza Shinsetsu. Ella tiene mucho que ver con esa espada.

Cola, orejas de zorro y pupilas esmeralda como si se trataran de una llama.

Esas características son las que poseen la raza Shinsetsu.

Particularmente esas pupilas. Había escuchado que eran más color sangre fresca pero los de Kururu eran como los de una llama. 

Puede ser que no sea solo una Shinsetsu normal, hay la posibilidad que sea la sacerdotisa que creo la espada del oráculo.

—Me ha dejado con la intriga.

—Si a mí también……además su vestimenta era muy peculiar, *tose* *tose*.

—Dime, ¿qué es lo que querías hacerle?

Tita me ve del hombro para abajo.

—Nada, nada.

—No me digas que como la viste en problemas, si la salvabas a cambio…..te daria su cuerpo.

Parece ser que no podré escapar de esta.

Seamos sinceros.

—Estas en lo correcto pero solo la mitad. Si estaba en problemas hubiera querido ayudarla. Y asi aumentar nuestros diálogos, dando asi que le guste. Intencionalmente tenia pensando eso. Pero nunca le hubiera pedido eso a cambio.

—…….Eso es verdad. En mi caso, me has salvado infinidad de veces pero iniguna vez pediste algo a cambio. Perdón por decir algo extraño.

Parece ser que se ha arreglado el malentendido.

Me dio haber creído porque hice lo mismo con ella.

Que bueno que soy un orco caballeroso.

—Bueno como lo planeamos, vayamos a sacar la espada.

—¿Está bien dejarla ir?¿y aparte sus palabras de esa chica sonaron como advertencia, no?

—No importa cuanto le hablemos, no cambiara la forma en las que nos ve……y sobre la espada, si pasa algo resolvamos eso cuando empiece luego sacar la espada.

Reunamos la información que tenemos que reunir, y provoquemos un evento para el reencuentro.

Un hombre de verdad puede poner sus dos planes en marcha.

X

La fila para la espada del oráculo aún a pesar de que el sol decae, aún sigue.

—¿Por qué ahora tenemos puestos esta vestimenta?

—Eso luego te explico.

Tanto Tita como yo estamos usando una particular maquillaje, ahora parecemos otras diferentes personas. Con la alquimia cree unas mascarillas para cambiar nuestra piel. Mi poder de cambio de apariencia solo puede volverme de un orco a un humano asi que no estan preciso como ese pero estas técnicas también son útiles para el plan.

Por cierto mi técnica de maquillaje es tan buena como las de Hollywood.

—Parece que hay mucha gente que esta interesada en esa espada. La fila no ha cambiado ni un poco desde que venimos, de hecho creo que se ha alargado.

La gente si esta avanzando pero como hay personas que se suman a la fila con rapidez pareciera que la fila no avanzara.

Entre eso, encontramos a los hombres que nos guardan el sitio, le pagamos, y nos cambiamos de sitio, y asi de repente estamos en primera fila.

A diferencia de colarnos a la fila, nosotros solo hemos cambiado de lugar, ellos han salido de la cola asi que, la gente del alrededor no dice nada.

—Si hubiéramos formado normalmente, hubiera sido agotador. Es lo que imagino.

—Si, asi es. Ten lo por seguro, pero este tambien es el poder del dinero. Por encima de eso, llegamos en un buen momento. Parecer ser que no falta mucho para que nos toque.

Es el mejor timing.

Ya no hay que esperar tanto.

Hasta podemos ver a otras personas enfrente nuestra cómo intentar hacer el reto de la espada desde aqui.

Podemos ver a un hombre que deberia de estar orgulloso de su fuerza a simple vista, agarrar con sus dos manos el mango de la espada, mientras el sudor fluye por sus brazos y frente, trata de sacar la espada de la piedra.

Todos sus músculos se han inflado, hasta se han puestos rojos, pero la espada no da señales de ningun solo movimiento.

—Se acabo el tiempo. El siguiente, por favor.

Y asi lo invitaron a retirarse derrotado.

Ya que encontrar al héroe es un plan del reino, hay seguridad de por medio, los cuales facilitan las cosas, otra cosa es que ya que hay mucha gente en la espera, el tiempo de cada uno es de unos 30 segundos.

Entre eso, detrás mio empiezo a escuchar un bullicio.

Dirijo mi vista hacia alli, y veo una escolta de soldados humanos acompañando a un solo hombre. 

Viste una armadura dorada, ligero a la vista, su cabello es plateado y tiene buenas facciones en la cara.

Realmente cualquiera deberia de hacer su fila, esa es la regla pero este solo este hombre ha pasado por encima de ella.

Y sigue de largo, hasta llegar al frente de la espada del oráculo.

—Mi nombre es Revun Forutunla. De los caballero de las rosas blancas. ¡No hay ningún hombre este mundo que no conozca estos dos nombres!

Esta fanfarroneando de más.

Puede ser que nosotros seamos solo participantes por cuenta propia que vienen a debatirse si les ha tocado la suerte de ser el héroe, y este hombre es aquel que ha sido invitado exclusivamente por el país.

Por cierto como que si me suenan esos tales caballeros rosas blancas.

—Has estado llamándome todo este tiempo, si tú……..lo siento mucho, te he hecho esperar.

Le habla a la espada como si fuera su amada con una sonrisa.

…..uwa, esta persona no esta bien de la cabeza.

—Espada celestial. Ha llegado tu portador, amo, tu héroe.

Como si hubiera contraste con el mismo hombre de antes, este con un simple movimiento de mano trata de sacar la espada.

Y asi casi sin fuerza, a la ligera, la espada………no salio.

Ni siquiera dio razón de moverse.

El ambiente en el alrededor se puso helado.

Porque esta persona viene como si fuera alguien especial, muestra esas poses, y habla la espada como si lo hubiera llamado, lo último creo que llamo la atención de todos. Hasta seguro algunos pensaron por un segundo que él si lo lograría.

El señor caballero de las rosas blancas, desesperadamente trata de lograr el reto de sacar la espada, trata de jalarla con fuerzas y se resbala, cayendo al suelo. Pero vuelve y con las dos manos y toda su fuerza, tanta que su cara se sonroja. 

Igual al hombre musculoso de antes. No importa si seas alguien con una buena apariencia facial, si pones esas caras de estar pujando, se te va todo lo bueno.

Hasta que la guardia le toca el hombro haciendo saber de que su tiempo había terminado.

—Ha terminado su tiempo. Por favor regrese a casa. Puujaja.

Al final se le escapo una carcajada.

Ese fue el punto de inicio, hasta que las carcajadas se expandieran.

El señor caballero de las rosas blancas, se aleja sonrojado esta vez no por el hecho de estar haciendo fuerza sino por otro motivo,

…….Esa voz  ¿la escucharon?¿acaso todo fue una actuación?¿es un héroe pero de la risa?, ¿acaso pensó que podia sacar la espada?

—Que interesante sujeto.

—¿Si te gustan ese tipo de personas, si quieres puedo intentar imitarlos?

—No, por favor. Sino ya no podré caminar al lado tuyo.

Seguro debe de pensar que sería muy popular, esta preocupada de que este rodeado de mujeres.

Como siempre una chica muy tierna.

X

Por fin llego mi turno.

Por cierto el caballero de la rosas blancas aún está en un lugar lejano.

Parece ser que esta formando un berrinche, quiere que le dejen intentar de nuevo.

Verlo, hacen que mis ojos sufran asi que mejor intento ignorar.

Ahora puede ser que cuando yo saque la espada, empiece a molestar a mi.

…..sera mejor que intente sacar la espada, sin llamar tanto la atención.

Me paro enfrente de donde esta la espada inmóvil.

—Empezemos, 30 segundos. ¡A partir de ahora!

—Aquí voy.

Lo saque.

—Tita, vamonos.

—Uhm, verdad hoy cenaremos un platillo buenísimo en la posada. Lo espero con ansias.

Lo meto en el estuche que prepare en mi cintura.

Tal vez pensé que tendría la misma forma que la de mi madre asi que cree un estuche, y encajo perfectamente.

—Por aqui cerca creo que hay una granja de patos, esos naturales son mejores que los de la tienda, los platillos con este son buenos. Además que con su sangre se hace una crema muy buena para acompañar.

—¿Sangre también? Interesante. ¿Acaso no se saca la sangre a la hora de venderlos? Con que la sangre tambien se puede comer.

—Si, la sangre en si es buena. Pero desinfectarla es lo difícil. Cuando lo veas entenderás.

Ya no puedo esperar, la crema de sangre de pato.

Si la sangre esta en mal estado, mejor nos vamos a comprar un pato, y yo mismo cocino un a cena extraordinaria para Tita.

—¡Esperen!

Nosotros nos regresábamos cuando de pronto los guardias nos detuvieron.

Era de esperarse, era obvio que si encontraban al héroe, no lo iban a dejar ir a su casa asi no mas.

Esto será problemático.

La existencia de heroes, me explico son personas elegidas por el rey de los espíritus para combatir contra los males del mundo, concediendo poderes.

Solo es eso ni mas ni menos pero, la gente de arriba no piensa lo mismo. Solo los ven como peones fuertes.

En otras palabras, los ven como juguetes que los usan y se rompen más difíciles.

Me esperaba esto asi que cambie la facción de mi cara.

…..Porque cuando escape de aqui seguro que me darán la busca. Como si fuera un criminal.

Parece ser que no solos los guardias quieren detenernos.

—¡No me jodas! Yo no era pero ese hombre descuidado si pudo.

El señor caballero rosa blanca saca la espada de su cintura, e intenta atacarme con ella pero la evado.

Entonces por ello, se molesto aun mas.

—Aunque me digas el por que, mira te explico la espada me eligió a mi, solo es eso.

Yo soy el verdadero elegido para ser el héroe.

—No lo acepto, yo no lo acepto…..entiendo, ya veo, cuando yo intente sacar la espada, lo saque un poco al filo. Lo deje de verdad apenas a las justas. Pero el tipo de antes me dijo que se me habia acabado el tiempo asi que me detuve, y como tu seguías entonces tuviste suerte y lo sacaste. ¡Debe de ser eso!

—¿Estas bien de la cabeza?

—¡No me jodas!

De repente viene a tratar de cortarme.

¡Pero si me estaba preocupando por ti! Que cruel, de verdad que este tipo no esta bien de la cabeza.

Para colmo es un fuerte a medias, asi que creo que sera más difícil si solo esquivo.

¿Haber y ahora que hago? ¿Es muy problemático y si lo mato?

Como tengo otra apariencia, todo perfecto.

—¡Espéren!

Escucho armaduras vibrar por el movimiento.

De la escolta del señor caballero rosa blanca, sale uno que parece ser el de más rango.

—……Nosotros creíamos fielmente de que este caballero rosa blanca era el héroe. Pero la realidad es que el que saco la espada es este hombre descuidado. Y puede ser que el caballero halla sacado un poco la espada y este hombre haya tenido suerte. Es por eso que proclamo una batalla entre este hombre y el caballero rosa blanca. Si es de verdad el héroe sin problemas ganara. Y si asi no es, entonces es como dice el caballero rosa blanca, solo fue suerte de turno y tiempo.

Estos dicen muchas cosas.

No tiene nada que ver mi fuerza con ser el héroe, la verdad.

—Me parece bien. Con esta espada demostraste que yo soy el héroe.

Al contrario que yo, el caballero rosa blanca estaba ansioso.

Pero…..

—¡Me niego! Muy molesto y no gano nada. Ya que saque la espada, ahora esta es mia y yo soy el héroe. ¿Por qué  tengo que aceptar esta batalla? Déjenme retirarme.

No tiene sentido hacerlo.

Regresemos a casa.

Estaba dando un paso cuando guardias se ponen en frente mio y me bloquean El Paso.

—Si hay mérito. Participaras, ¿no? Entonces démosle un premio si gana.

—Díganme específicamente de que trata ese premio.

El soldado con alto rango me dice acerca de el premio.

—¡Es muy barato! Yo me estoy jugando la vida con esta batalla.

—Entonces, ¿qué tal con esto?

—¡La vida me estoy jugando!

—Pero aunque diga eso, ya no puedo aumentar mas que esto.

—¡La Vida!

Las negociaciones cambian dependiendo de a quien se les estes haciendo.

Si la persona con quien negocies es un comerciante, entonces tienes que ganarle con el habla. Ya que ambos sabemos los trucos de los negocios, entonces he de ofrecerle un negocio donde nadie gane ni pierde de mas.

Pero si la persona es un soldado, no conoce nada de lo anterior.

En el caso de estas personas, solo necesitas ponerme firme. Además que esta ocasión esta asegurado que no me ire a la quiebra asi que hay que apostar hasta donde se pueda.

—………entiendo. Entonces, ¿que tal esto?

Según esta actitud que esta tomando esta debe de ser lo último que tiene por dar.

—No hay de otra. Participaré.

Y asi se decidió el enfrentamiento.

Mañana matare en un segundo al caballero rosa blanca, conseguiré el premio. Y pensare mientras en lo tenga en las manos como escapar de aqui.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!