1

En vida, solo puedes jugar el juego con las cartas que has recibido

Eso era verdad sin importar las circunstancias de nacimiento, apariencia, talento, reputación, o las habilidades que ha cultivado una persona

Subaru Natsuki era muy consiente que le faltaba cada una de esas categorías.

A través de algún tipo de error, Rem había aceptado a Subaru completamente, pero él sabía muy bien que el Subaru Natsuki que ella vio un ideal muy alejado del real. Comparado con el hombre que ella veía en su mente, las cartas que el Subaru real tenía eran pocas, y pobres en calidad—

Pero él aprendió, ahora que estaba en la mesa de juego, que a nadie le importaban sus problemas personales.

Todo lo que alguien podría hacer en su posición era intentar ganar con las cartas que se le fueron entregadas.

El resto se redujo a simplemente que tan bien jugaba cada persona, sus habilidades, y si usaban algún engaño.

“—La Ballena Blanca.”

De todas las cartas en la mano de Subaru, el eligió la que tuvo mayor efecto sobre los demás.

Su declaración cambio las caras de aquellos a su alrededor de diferentes maneras.

Ellos estaban actualmente en la sala de recepción de la casa de la Duquesa de Karsten en el Distrito de Nobles de la capital real.

Sin contar a Subaru, cinco estaban participando en la discusión—primero, Crusch Karsten, señora de la Mansión acompañada por sus dos guardaespaldas, Ferris y Wilhelm. También asistió Russel Fellow, una de las pocas personas influyentes en la capital real, actuando como un consejero para Subaru.

Y…

“…”

…la quinta era Rem, quien estaba agarrando la manga de Subaru, proporcionando fuerza ilimitada al inspirar el coraje dentro de él.

La conversación entre esos seis en la capital real rápidamente comenzó a precipitarse hacia un clímax intenso.

En resumen, el objetivo de la discusión era formar una alianza entre la facción de Emilia y la facción de Crusch. La facción de Crusch estaba tomando una postura cautelosa de esperar  y ver hacia la solicitud de cooperación de la facción de Emilia para resistir la amenaza universal del Culto de la Bruja. Subaru recurriendo al nombre de la Ballena Blanca era su carta de triunfo para romper ese estancamiento.

Los ojos de Crusch se estrecharon con profundo interés; Ferris miró a su maestro con ojos llenos de tristeza. El profundamente mercantil Russel Fellow frunció el ceño, mientras que Wilhelm—

“—?!”

Después de un instante, Subaru involuntariamente contuvo la respiración cuando una gruesa y oscura hostilidad impregnó el interior de la sala.

Sintiéndose mal del estómago, como si sus intestinos estuvieran a punto de ser reordenados por la punta de una espada, Subaru levanto su cara para ver el origen—y vio al viejo hombre de pelo blanco exhalando profundamente y moviendo su cabeza ligeramente.

“…Disculpe mi…grave indiscreción. Parece que yo también tengo cosas en las cuales mejorar.”

Wilhelm cerró un ojo y se disculpó sin ningún cambio en su expresión.

El viejo espadachín alejo la malicio, sin dejar rastros, ni siquiera en los rincones más alejados de la habitación, luego toco su espada en su regazo como si estuviera avergonzado.

“No tengo excusa por interrumpir. Solo dilo y me retirare.”

“No, quédate. Deseo escuchar tu opinión.”

Crusch personalmente detuvo a Wilhelm de excusarse a sí mismo. “No te ha de importar?” dijo, cambiando su mirada a Subaru, quien respondió también asintiendo con la cabeza.

“Entonces, el termino Ballena Blanca ha sido sacado de manera repentina. Puedo entenderlo que la Ballena Blanca de la que hablas es la Bestia Demoniaca de la Niebla, una de las tres grandes bestias demoniacas?”

“Si. Un monstruo que arroja niebla y nada alrededor en el cielo—esa Ballena Blanca. Se cuando y donde se mostrará a continuación. Quiero ofrecer esa información como parte del acuerdo para una alianza.”

Morderá el anzuelo? se preguntó Subaru, sus nervios en el borde mientras esperaba por la reaccion de Crusch.

La señora de la casa puso una mano en su mentón en contemplación. Antes que emitiera un juicio, alguien interrumpió.

“Discúlpame. Puedo algunas cosas pequeñas?” Russel levantó su mano y busco permiso para preguntas.

“Claro, pregunta lo que quieras.”

“Primero, hay un asunto que debo verificar… Señor Natsuki, tienes una evaluación precisa de cual valor del conocimiento de donde la Ballena Blanca deberá aparecer?

“…Podría reducir el número de personas atrapas en el daño de la Ballena Blanca. Mercaderes y corredores de carga de dragones terrestre pueden cambiar sus rutas, y mejoraría la condición de un montón de víctimas, creo?”

“Si, predicament. Sin embargo, eso solo te da una puntuación de 50 puntos.”

La evaluación de Russel de la tímida respuesta de Subaru fue bastante dura.

“Eres consciente de cuanta sangre se ha derramado debido a la Bestia Demoniaca de la Niebla hasta la fecha? Continuó. “Las desafortunadas caravanas, las cuales fueron tragadas

 “Yes, precisely. However, that only earns you a score of fifty.”

Russel’s assessment of Subaru’s mostly timid reply was rather harsh.

“Eres consciente de cuánta sangre se ha derramado debido a la Bestia Demoníaca de la Niebla hasta la fecha?”, continuó. “Las desafortunadas caravanas, que la niebla de la Ballena Blanca tragó, desaparecieron sin dejar rastro! Los caballeros reales que se reunieron para deshacerse de la Ballena fracasaron, derrotados por la bestia! Hasta hace unas décadas, aparecía cerca de aldeas y ciudades, tragándolas a ellas y a toda su población. No era poco frecuente los casos en que era imposible determinar la verdad de lo que había sucedido. La Ballena Blanca es más que una bestia demoníaca muy grande.”

Las palabras de Russel, que explicaban la amenaza de la ballena blanca, eran candentes—casi excesivas. Subaru, propenso a ocultar sus emociones negativas detrás de una fachada de negación, entendió el deseo de que otros comprendieran tales sentimientos.

Ante un enemigo demasiado vasto como para comprenderlo, la gente trató de ensalzar la inmensidad de su existencia para proteger a sus espíritus frágiles.

“Con tal bestia demoniaca, la medida más crucial es nunca encontrársela. Muchos comerciantes y viajeros no temen nada más grande que la niebla que cubre su camino. La Ballena Blanca es un símbolo de calamidad, y cualquier niebla en sí es un verdadero mal presagio. Si uno pudiera ver hacia adelante para saber dónde aparecería, valdría una inmensa fortuna! sin embargo…”

Habiendo apretado sus puños y hablado con tal entusiasmo hasta ese punto, Russel repentinamente miro a Subaru con ojos fríos.

“A la información se le asigna valor por su confiabilidad. Señor Subaru, como puedes probar tal cosa? Sin prueba alguna, no puede ser visto como nada más que ficción.

“La mayor parte de lo que deseaba expresar seria repetir las palabras de Russel Fellow. Estaba a punto de preguntarte si podrías probar tu afirmación.”

Con sonrisas finas, Russel y Crusch cuestionaron la base de la sugerencia de Subaru.

Es la información verdadera o falsa? Ante esta pregunta, Subaru sintió un sudor frío contra su espalda. Pero no pudo revelar su ansiedad. Devolviéndole una audaz sonrisa, logró evitar que los pensamientos débiles se filtraran cuando puso su próxima carta en la mesa de negociaciones—tal como lo había simulado detalladamente muchas veces en sus preparativos de antemano.

“La razón por la que puedo saber de dónde saldrá la Ballena Blanca de antemano…es esta!”

De repente, sacó algo de su bolsillo lateral y lo golpeó en la mesa.

Subaru mostró su evidencia en la mesa. Sintió que las expresiones de todos los que lo miraban se tensaron brevemente, pero al momento siguiente, el desconcierto se apoderó de ellos.

“Subaru Natsuki.”

“Si.”

Cuando Crusch silenciosamente declaro el nombre de Subaru, el hinchó su pecho sin rastro de miedo. Sin comentar el imprudente comportamiento de Subaru, apunto a la prueba que Subaru había puesto en el centro de la mesa.

“Que…es esto?”

Era una pieza brillante de tecnología de vanguardia dentro de un cuerpo metálico blanco.

—Ella no apartó la vista del teléfono móvil ni un instante mientras inclinaba la cabeza con curiosidad hacia Subaru.

2

El conocimiento preciso de Subaru de cuando y donde aparecería la Ballena Blanca era verdaderamente el fruto de repetidas coincidencias y la travesura del destino

El decisivo instante ocurrió es esa brumosa noche durante el tercer bugle—cuando se encontró a la Ballena Blanca cara a cara.

Mientras se sentaba en el asiento del conductor del carruaje dragón, había recuperado el teléfono celular de su equipaje de mano y lo había activado para usarlo como fuente de luz.

“Fue entonces, justo antes de eso.”

La primera vez que Subaru vio a la Ballena Blanca, él había estado tratando de ver el carruaje dragón corriendo al lado suyo, se había desvanecido. Sus ojos luchaban para atravesar la oscuridad en ese momento, así que pensó en usar la linterna de su teléfono celular.

Incluso en el presente, encontró difícil olvidar el encuentro con esa cosa, ojo a ojo enorme.

Justo después de es momento, la bestia demoniaca rugió. Entonces, su primer ataque mando a volar el carruaje de Subaru y Rem, convirtiéndolo en astillas. Cuando Rem lo agarró por el cuello y fueron mandados a volar en el aire, la escena se clavó en los ojos de Subaru mientras todo se movía en cámara lenta.

Y con el mundo avanzando un fotograma por segundo, Subaru lo vio claro como el cristal: su teléfono celular, lanzado fuera de sus manos por explosión inicial, girando en el aire—y se mostró en su pantalla iluminada, 3:30 PM.

Después de llegar a un Nuevo mundo, la función de reloj de su teléfono celular había perdido todo sentido. Pero si lo usaba como un indicador de un determinado evento futuro, era más preciso que cualquier cosa ahí.

Más importante, el teléfono celular tenía el rol de un dispositivo irremplazable

“No es culpa tuya por no saber lo que es. Esto es una de esas cosas metia, desenterrado en mi tierra natal. Esta es la prueba para lo que estoy diciendo.”

Fue el hecho de que el teléfono celular fuera de una tierra desconocida que lo convirtió en un arma valiosa para las negociaciones.

“…Puedo tocarlo?”

Russel fue el primero en tragar su saliva y llegar hacia el teléfono celular. Subaru dio permiso con un movimiento de cabeza. El hombre tímidamente tomó el teléfono celular en sus manos, revisando el sentimiento por sí mismo.

“Extrañamente, es muy cómodo al tacto. Parece ser metal, y sin embargo parece cálido… La superficie parece lustrosa y sin embargo también suave… Este lugar…se abre?”

Russel abrió el teléfono y se maravilló por la luz que fluía de la pantalla.

Antes de que la conversación comenzara, Subaru había cambiado el fondo de pantalla a la de un reloj mas ortodoxo. Incluso con una operación experta, había poco que extraer, excepto algunos números de teléfono.

“Hay un brillo, y la imagen está cambiando… Ah, pero no puedo determinar los contenidos. Son estos símbolos que nuca he visto? O espera… Es esto una imagen?”

Bit por bit, la pantalla mostro la segunda manecilla del reloj moverse. Pero los humanos de ese mundo usaban dispositivos muy diferentes para decir la hora, así que Russel no podía entender lo mostrado.

Lo mismo iba para los números indicando el tiempo. Su mejor suposición acerca de los números Arábicos era que probablemente representaban los garabatos de un niño.

Subaru sabía cómo se sentía. Después de todo, el había pasado por lo mismo día tras día.

“Son símbolos especiales, así que no creo que nadie aquí puede leerlos.”

“Sin embargo, tu puedes usarlo apropiadamente…Es eso?”

“En realidad no puedo usar todas sus funciones por completo.”

Cuando Crusch planteó la pregunta, Subaru empleó precaución, cuidadosamente escogiendo sus palabras.

Había un número de condiciones para para completar las negociaciones exitosamente, pero una se elevaba entre todas. Él no podía dejar a Crusch detectar ninguna falsedad dentro de él.

Subaru necesitaba hacer todo lo posible para evitar pisar en cualquier mina terrestre.

“En otras palabras, estás diciendo lo siguiente: Este metia actúa como un cristal de aviso que indica el acercamiento de la Ballena Blanca.”

“No recuerdo haber escuchado nunca acerca de esos cristales de aviso, pero creo que sí.”

Juzgando por el nombre, eran probablemente algún tipo de alarma hechos de cristales mágicos.

“Un metia que señala el acercamiento de la Ballena Blanca, eh? Que piensa el experto?”

“En verdad, debo admitir que estoy perdido. Los metias individuales se diferencian mucho, y es raro que dos de ellos funciones exactamente igual. La creación de los espejos de conversación es una excepción porque un método para reproducirlos ha sido descubierto, pero los costos involucrados hacen que la producción en masa sea simplemente inviable incluso para ellos. Por lo menos, esta es la primera vez que he escuchado de esta variedad de metia.

Russel evito hacer cualquier declaración descuidada de un objeto del cual no sabía nada. Por el momento, él tomo el rol de un tercer grupo, no interviniendo ni en favor de Subaru ni el de Crusch.

Naturalmente, los ojos de Russel eran excepcionalmente críticos cuando se trataba de discernir si aliarse con Subaru o Crusch le daría el mayor beneficio.

“Por lo tanto, no puedo ver ningún método de determinar la veracidad de la información. Lo que significa que tu afirmación se vuelve difícil de creer a su valor normal. Ahora entonces, que harás?”

“Si, esa es una situación difícil. Seria grandioso si al menos tuviera alguna manera de probarlo, pero…”

En respuesta a Crusch, Subaru levanto sus dos manos, su gesto indicando que no había esperanza para eso.

“Hmm. Quizás trata de ver si suena al acercamiento de una bestia demoniaca real? O quizás tienes otra manera de probar que este metia es sin duda un dispositivo que reacciona a bestias demoniacas?”

“Te voy a corregir acerca de una cosa.”

Subaru levanto un dedo lo movió de izquierda a derecha, como si disfrutara una oportunidad de devolverle el golpe a Crusch.

“Este metia no reacciona a las bestias demoniacas mismas. S lo hiciera, cualquier bestia demoniaca dando vueltas lo haría sonar todo el maldito tiempo. Se enciendo solo para los importantes.”

“—Seguramente no estás diciendo que reacciona cuando una bestia demoniaca está amenazando al usuario?”

Crusch reacciono a la afirmación de Subaru, añadiendo una risa, como si tal funciona fuera demasiada buena para ser verdad. Pero hubo otra reacción que siguió a la de Crusch.

“—Ah.”

Parada al lado de Subaru, Rem dejo salir una pequeña voz de comprensión. Entonces, inmediatamente después, bajo su rostro, aparentemente avergonzada de haber interrumpido las negociaciones.

“Esa reacción me hace pensar, Rem. Eso te recuerda algo?

Cuando Crusch presionó por una respuesta, los ojos de Rem pasaron por el costado de la cara de Subaru por solo un instante. Toques de preocupación y de gratitud llenaron su mirada, así que Subaru sonrió para darle tranquilidad visible.

“Está bien. Si tienes algo que decir, adelante, okay?”

“—Si. Si tu lo dices, Subaru.”

Rem levanto su rostro, se volvió hacia Crusch, luego indicó el teléfono celular en la mesa.

“Voy a omitir los detalles, pero recientemente, hubo un incidente dentro del dominio Mathers causado por bestias demoniacas. Cuando ocurrió, Subaru fue el que actuó mas rápido para poner fin a la situación. Él no había estado con nosotros mucho tiempo, así que pensé que era extraño que comprendiera las circunstancias antes que el mismo propietario, el Maestro Roswaal, pero…”

“Con este metia, notó el incidente de antemano?”

“Era una pregunta que no pudimos resolver, ya que era demasiado conveniente para él darse cuenta sin ninguna base tangible.”

Dócilmente, Rem incline su cabeza muy ligeramente, mirando hacia el lado de Subaru. Ella claramente albergaba dudas sobre como Subaru había olfateado el incidente de Urugarum de una manera muy similar a Rem. El aprender sobre la existencia del metia había aclarado esas dudas

“…”

Por otro lado, esa respuesta atrajo la mirada penetrante de Crusch hacia Rem. Sus ojos emitieron una mirada afilada y penetrante que parecía deslizarse dentro de las entrañas de la gente, como si pudiera ver su alma.

En terminus de tiempo actual, solo unos segundos pasaron. Y, sin embargo, Subaru sintió como cada uno cobraba un alto precio en su resistencia cuando finalmente—

“—Tú no has…hablado falsamente.”

Crusch mostró un cierto nivel de confianza y comprensión hacia la declaración de Rem.

Escuchando su evaluación, Subaru lucho con todas sus fuerzas para no mostrar alivio que sentía en su rostro. En el interior, no podía dejar de apretar sus puños.

En otras palabras, todo había sido engaño

Si ese hecho saliera a la luz, las negociaciones inmediatamente terminarías, y no hubiese sido raro para el ser cortado en miles y miles de pedazos por su insolencia. Sin embargo, Subaru había pasado por alto todo eso usando palabras para dirigir a todos a un problema diferente.

Subaru no había pronunciado una falsedad en respuesta a las preguntas de Crusch. Después de todo, el teléfono celular realmente no era un dispositivo que sonaba en respuesta a las bestias demoníacas en su proximidad. Además, Subaru, alguien que apenas había usado su teléfono celular para enviar mensajes, ciertamente no podía usar todo su potencial.

Rem involuntariamente se había dejado explotar para el mayor obstáculo que Subaru necesitaba, que era la confirmación de un tercero. Incluso si el contenido de lo que ella decía difería de la verdad, no tenía intención de engañar, por lo que no era una mentira en sí.

“Sin embargo, tienes que admitir que dijiste que puede saber si una persona está mintiendo o no.”

“A riesgo de alardear, eso es correcto. Uno lo llamaría tener ojos perceptivos, pero en realidad, he sido agraciada con la bendición de lectura de viento.”

“…Que dijiste?”

La completamente seria respuesta que Subaru recibió no era para nada lo que esperaba, recordando como en el pasado ello lo habia masticado y escupido los restos. Durante el bucle anterior, Subaru había atribuido la autodenominada “habilidad de discernir falsedades” de Crusch a sus ojos perceptivos, pero…

“Leer el viento me permite juzgar lo que no puede ser visto por el ojo. Por naturaleza, soy capaz de discernir el viento que envuelve al otro grupo. Aquellos que hablan mentiras tienen un viento indicativo que sopla sobre ellos—no hay ninguno de estos alrededor de Rem.”

“D-de verdad, es así? No sabía eso. No tenía idea.”

“Un viento inquietante sopla sobre ti, Subaru Natsuki. Dicho eso, pararme en la mesa de negociación mientras eres inconsciente de mi lectura de viento era simplemente demasiado injusto para ti.”

La sonrisa de Subaru se contrajo ante lo malvada que era la personalidad de Crusch para que ella revelara esa habilidad en el momento culminante de las negociaciones. Una bendición que proporcionaba una forma de determinar si las palabras de la otra parte eran verdaderas o falsas era prácticamente una trampa. También explicaba el filo de las palabras de aguja que habían cortado a Subaru tan profundamente la última vez. Por lo menos, esto ciertamente prueba que posees los medios para detectar una amenaza de bestia demoniaca por adelantado.”

“Las palabras de Rem no contienen ningún indicio de engaño.”

Pero en este instante, su confianza es esa bendición era una espada de doble filo.

Subaru estaba balanceándose sobre una cuerda floja, encarando la idea misma de dejar a su oponente atacar siempre y cuando significara que podría devolver el golpe aún más fuerte.

“Así que puedo tomarlo como que crees en este metia ahora?”

“Eso sería hablar demasiado temprano. Incluso sabiendo que no hay confabulación, no cambia que debo proteger a todos mis vasallos. Esta es una decisión que puede determinar el resultado de la selección real, o incluso el destino del reino mismo. No debo proceder a la ligera.”

Como era de esperar, ella se defendió del intento de Subaru de cerrar el acuerdo rápidamente.

Había logrado un mínimo de confianza en que su metia proclamado podría proporcionar información sobre dónde podría aparecer la Ballena Blanca, pero eso solo significaba que considerarían la propuesta seriamente en lugar de reírse.

Lo que se construiría en ese nivel de confianza y llevaría las negociaciones a un final exitoso era—

 “—Así queee, que tal de dejarme entrar en esta charla de metia, también?”

La sala de recepción fue tomada por sorpresa cuando una voz interrumpió de repente.

Cuando la que hablo entro en la sala, sonrió elegantemente en respuesta a sus sorprendidas miradas.

“No eres gracioso, Subaru, siendo el más sorprendido cuando fuiste tú el que me invitó?”

Dirigiéndose al Subaru de ojos abiertos, la encantadora niña sonriente paso sus dedos por su ondulada melena.

Su cabello purpura claro parecía tan suave como largo, alcanzando todo el camino hasta sus caderas. Con una cara tan gentil, ella podría fácilmente tranquilizar a los demás. Sin embargo, los ojos de la niña lo examinaron todo con detenimiento—una clara señal de que no debía ser subestimada.

 “—Anastasia Hoshin.”

Sabiendo quien era, Crusch cerró un ojo y se dirigió hacia ella por su nombre. Anastasia respondio al saludo con un sencillo “gracias.”

“Es injusto que mientras yo estaba ocupada apurándome después de recibir la noticia, ustedes fueron y empezaron a hablar sin mi. Con una conversación tan interesante y rentable en curso… me dejaran unirme, verdad?”

Expresando su petición de una manera suplicante, las palabras y el subtexto de Anastasia contenían un deleite genuino. Después de considerar su presencia, Subaru miró inconscientemente detrás de ella.

“Si te estas preguntando acerca de Julius, puedes tranquilizarte.”

“—!”

Mientras lo hacía, la maliciosa sonrisa de Anastasia parecía haber leído su mente.

“Actualmente, Julius está bajo arresto domiciliario por orden del capitán de los guardias reales. Al momento está siendo castigado por opalizar al chico de alguien más sin mi permiso. Ese caballero mío es difícil de controlar.”

“Arresto domiciliario…”

Ahora que lo mecionaba, Subaru recrodo la noche cuando Reinhard le había dicho la misma cosa. Como resultado de su duelo privado con Subaru, Julius estaba siendo disciplinado con arresto domiciliario. Aparentemente, esa era la razón por la cual no había acompañado a Anastasia a la reunión actual.

“Ya veo. Eso es…muy…desafortunado.”

Subaru era demasiado patético para mantener la su mirada de alivio fuera de su cara. Pero incluso entonces, no pudo pensar en ninguna de las palabras que pudiera tener para la próxima vez que se encontraran.

“Dijiste que fuiste invitada aqui. Por Subaru Natsuki, lo tomo asi?”

Crusch se dirijio a Anastasia, ignorando los sentimientos heridos de Subaru. Anastasia se sentó en una silla que se le fue ofrecida mientras acariciaba la bufanda de piel de zorro alrededor de su cuello.

“Mas precisamente, fue la chica con él. Normalmente, la hubiera la habría enviado fuera…pero no podría despedirla después que ella dijera que había cosas muy importantes en relación con la Ballena Blanca.”

Cuando Anastasia termino de hablar con una sonrisa, Crusch se volteó hacia Subaru.

Después de traer a dos candidatos de la selección real a la mima mesa, Subaru apretó su puño ante la situación drásticamente alterada.

Este es. Todo empieza desde aquí.

Todos los grupos necesarios estaban juntos en la misma habitación. Subaru podía finalmente empezar las verdaderas negociaciones.

Sin embargo—

“Discúlpeme, Señor Subaru, pero hay una cosa que me gustaría preguntarle.”

Naturalmente, Russel no encontró la invitación de un comerciante rival a la reunión muy agradable.

“Adelante, Señor Russel.”

“Señor Natsuki, me gustaría escuchar su verdadero motivo para llamar a Lady Anastasia a este lugar. Como ella es tanto una candidata en la selección real como presidenta de la Compañía Hoshin, que posee una gran influencia en los mercaderes de la capital real, mi posición aquí se ha vuelto muy…indistinta. Seguramente no podría ser…”

“Te estas preguntando si estoy considerando otras opciones?”

El instante que Subaru respondió a las dudas de Russel, la atmosfera en la sala de recepción se volvió tensa.

Por supuesto, Russel se sintió ofendido, pero su grave expresión se compartió con Crusch también.

“En otras palabras, estás diciendo esto: Debes seleccionar a tu compañero de alianza según quién ofrezca más por la información sobre la Ballena Blanca, mi casa o Anastasia Hoshin?

“—”

“Si es asi, es una elección sumamente imprudente, Subaru Natsuki.”

Con Subaru en silencio, Crusch lo golpeó con la fuerza de su voluntad, levantándose y mirando fijamente a Anastasia.

Divertida, Anastasia inclinó la cabeza ligeramente mientras hablaba. “Oh vaya, Crusch. Si me miras así, me voy a emocionar…Esa es una cara que la gente a la cabeza tiene cuando está preocupada de que su competencia se recupere pronto.”

“Tienes aficiones cuestionables. Tal vez sea la decisión correcta para alguien como tú, motivado abiertamente por la codicia personal, pero mis principios no deben ser desviados.”

Después de evadir la provocación de Anastasia, Crusch se volvió de vuelta hacia Subaru con una expresión seria.

“Es como he dicho, Subaru Natsuki. Si esperas una guerra de subastas entre mi casa y la Compañía Hoshin por tu información, déjame decir que estarás muy decepcionado. No tengo intención de cooperar con tus estrat—”

“Espera, espera, estas saltando a conclusiones! La dos cálmense, okay?”

Subaru se apresuró en detener a Crush de romper las negociaciones y arruinar todos sus esfuerzos hasta el momento.

“Saltar a conclusiones…? Señor Subaru, asi que no era tu intención traer dos candidatos para que compitan uno contra el otro?”

“Por supuesto que no. No estoy tan confiado como para pensar que puedo hacer que las personas bailen en las palmas de mis manos. No soy Buddha. De verdad, con lo tengo…”

Subaru hizo un pequeño movimiento con la mano antes de sostener la mano de Rem mientras ella estaba de pie junto a él. El toque transmitió un calor corporal que envió coraje al coraje, calmando el leve temblor de sus dedos.

“Todo lo que puedo hacer con el tamaño de mis manos es sostenerme en otra persona, así.”

“Ahh, si, su, muy conmovedor. Así que adonde planeas llevar la conversación desde aquí?”

“Er, supongo que esa fue una línea bastante pobre…”

Cuando trato de aflojar su agarre, Rem resistió ferozmente dejarlo ir, así que Subaru lo dejo como estaba mientras usaba su mano libre para golpear la mesa antes de continuar.

“He jugado la carta de la Ballena Blanca, y he invitado dos personas que representan los comerciantes en la capital. Eso hace que la situación sea un gran problema ya… pero quiero proponer una cosa más.”

Subaru golpeó sus dedos sobre la mesa mientras enviaba una feroz sonrisa a Crusch, ocultando descaradamente todas las partes frágiles y débiles de él detrás de un frente audaz y seguro.

“Dispuestos a escuchar?”

“Soy yo la que se apresuró las conclusiones y te interrumpió. Tengo la obligación de escuchar. Di lo que tengas que decir.”

La sensación de un viento opresivo que soplaba de Crusch se intensificó. Además de eso, incluso Anastasia bañó a Subaru con una presión similar. Parecía que se doblaría en cualquier momento.

No tenía ninguna duda de que si estuviera solo, se habría reído, habría revelado todo y luego habría corrido hacia las colinas.

“—”

Sintió un apretón por el cálido toque de la mano que rodeaba la suya. Ella no podía decir su nombre, ni podía ofrecer ninguna palabra. Todo lo que podía hacer era transmitir sus sentimientos. Eso lo hizo feliz. Mientras tuviera eso, Subaru probablemente podría enfrentarse incluso a la Bruja.

“—”

Cerró sus ojos, mantuvo su respiración, y agudamente sintió los pensamientos y el oxígeno que recorrían su cerebro.

Estoy seguro que ella morderá el anzuelo.

Después de pensarlo una y otra vez, recordando incesantemente lo que sucedió en el primer, segundo y tercer bucle, juntó sus conocimientos acumulados y luego extrajo lo que esperaba que sucediera en un lienzo en vacio y blanco.

Él no estaba…absolutamente seguro. Tampoco era como si alguien le hubiera dicho que eso es lo que sucedería. Pero combinada con las piezas encontradas dispersas a lo largo de las negociaciones en curso, la imagen vaga apuntaba a una sola posibilidad.

Era un engaño conveniente o un milagro que había obtenido después de sufrir la muerte tres veces.

Todo se reduce a esto.

“Crusch, yo creo…”

“—”

“…creo que mi información será de extrema utilidad para tu plan de cazar a la Ballena Blanca.”

La información del futuro de Subaru y el objetivo oculto de Crusch—formó la base de su decisión. Subaru se convertiría en un aliado adecuado para Crusch Karsten, como un compañero de armas contra su enemigo mutuo: la Ballena Blanca.

3

En el instante después que Subaru habló, la sala calló en silencio mientras cada persona que asistía se hundió en sus pensamientos: Crusch, Anastasia, Ferris, Wilhelm, Russel. Cada uno cerró sus ojos, como si digirieran las palabras que Subaru acababa de dar voz.

Los momentos que pasaron ascendieron a varios segundos, pero la increíble presión de ese silencio ató a Subaru en nudos.

Eso es todo. Esto lo decidirá todo.

A diferencia de los eventos hasta ahora, las simulaciones en su mente no encajarían. Incapaz de determinar las reacciones probables de las otras partes, no le quedó más remedio que reaccionar al instante a lo que hicieron allí.

“Debo preguntarte sobre una cosa, Subaru Natsuki.”

Como esperaba, fue Crusch quien rompió el silencio.

Crusch desenvolvió sus brazos y levanto un único dedo, señalándolo hacia Subaru.

“De donde vino esta extraordinaria idea? Por qué crees que mi casa ha elaborado un plan así? No es una declaración de la que puedas retractarte tan fácilmente.”

Su plana voz no dio señal de alarma o peligro, ni ninguna otra emoción. Asombrado por su habilidad política, la mirada de Subaru vagó mientras exhalo y llamó un nombre.

“Rem.”

“Yes.”

“Dale a mi espalda un buen y duro golpe, podrías?”

“Si.”

En el momento que termino de hablar. Subaru pensó para sí mismo, Uh, un buen y duro golpe puede ser demasiado. Pero era demasiado tarde. Con una sacudida increíble y un sonido seco y explosivo, la fuerza que lo golpeaba por la espalda le hizo preguntarse si sus tripas estaban a punto de salirse de su vientre.

Sintió una cálida presión contra el centro de su espalda en forma de una pequeña mano. Usando el dolor y el calor para reunir sus agallas, Subaru inclinó su cabeza hacia todas las confundidas personas mirando.

“Siento que tuvieran que ver eso. Estaba perdiendo la cabeza un poco ahí.”

“Todos pueden recordar una vez u otra cuando necesitaban levantarse después de fallar ante un gran desafío. Hace mucho tiempo me enseñaron a escribir “enemigo” en mi palma, luego a tragar la palabra para darme agallas…”

“Lady Crusch, Lady Crusch. Ese es el consejo que Ferri te enseñó hace mucho tiempo. Aun lo recuerdas?”

“Que…? Fue…una mentira?”

“No estaba basado en nada en concreto, pero el consejo me ayudo a disipar cualquier duda en tu corazón, asi que no fue una menira, Lady Crusch. Ferris esta muy feliz haber sido de ayuda para ti.”

“Ya veo. Asi que estabas pensando en mi. En ese caso, te perdono.”

Al ver lo fácil que fue convencer a Crusch, la discusión anterior sobre su bendición fue bastante sospechosa. Aunque después de muchos años juntos, Ferris probablemente sabía exactamente cómo explotar las lagunas en su capacidad de detección de mentiras.

“Debo decir, este tipo de conversación está en una dimensión diferente comparada con las negociaciones anteriores…”

“No es tan extraño. Yo hago lo mismo antes de empezar a trabajar en cualquier acuerdo de negocio importante. El tintineo de un saco de monedas de oro junto a mi oreja hace resaltar mi coraje… Que pasa con esa cara?”

“Solo estaba pensando que si termináramos la conversación aquí, nadie pensara que ustedes están compitiendo por el control de un reino ahora mismo.”

Subaru pretendió no darse cuenta de que tan trivial era la conversación comparada con los importantes asuntos en los que deberían estar concentrándose. Anastasia hizo un puchero a la reacción de Subaru, luego suspiro profundamente antes de continuar.

“De acuerdo entonces. Ahora que hemos tenido un buen cambio de ambiente, dejémoslo ahí y volvamos a donde lo dejamos.”

“Si…gracias por ser tan considerada.”

Crusch y Ferris estaban simplemente hablando como usualmente lo hacían como maestro y sirviente, pero el benevolente humor de Anastasia de la conversación fuera del tema había comprado suficiente tiempo para que Subaru organizara sus pensamientos en algo coherente.

“Hubo un montón de cosas que me molestaron mientras estuve en la mansión durante los últimos días. Primero es el número de personas que pasan. El volumen de visitantes y vienes viniendo y saliendo han sido más que un poco alto.”

“Eso es solo lo esperado una vez que las noticias que soy una candidata real fue hecha pública. Seguro que entiendes esto?”

“Eso explica los invitados durante el día. Pero que acerca de los que vienen en medio de la noche? Después que te has cambiado a tu ropa de noche, lo único que queda es dirigirte a la cama… Puedes realmente decir que los invitados llegando a esa hora están aquí solo para hablar?”

Una noche, durante la primera vez ahí, Crusch había invitado a Subaru a beber en la noche, Habiéndose cambiado a un camisón antes de dormir, Crusch era increíblemente femenina, y Subaru recordaba haber encontrado incomodo no saber dónde mirar, junto con la conversación que tuvieron, por supuesto. Pero eso no era lo único que recordaba.

El recordaba claramente estar junto con Crusch, una copa de vino en su mano, mientras notaba la presencia de personas entrando y saliendo en el jardín de abajo.

“Dada tu personalidad, nunca pensarías en beber alcohol si estas recibiendo invitados. Así que como explicas todas las personas moviéndose alrededor de la mansión después que te hayas emborrachado? Ellos estaban ahí por algo además de buscar una audiencia.”

“—”

Esta vez, Crusch no tenía una respuesta para las deducciones de Subaru. Habiendo tomado provisionalmente el derecho de guiar la conversación, Subaru golpeo la mesa con su mano.

“Otra cosa que me llamo la atención era el mercado de metales aquí en la capital. De acuerdo con un mercader que conozco, el precio de varios productos de metal ha estado aumentando. En otras palabras, eso significa armas y armaduras.”

Subaru había sacado esta conclusión de distintos fragmentos de información que había recogido durante su primera, segunda y tercera vez en el lugar.

“Así que apuesto que has estado recolectando una gran cantidad de equipo de combate muy barato. Escuche eso de una tienda que conozco, y de los comerciantes ambulantes que vienen a visitarte, Crusch.”

Quizás ella se está preparando para una guerra, dijeron algunos comerciantes ambulantes u otros con los que había viajado, riéndose de eso.

“Es lo suficiente importante para afectar a todo el mercado, así que parece que estas comprando bastante. Si estas yendo tan lejos como para comprar armas fuera de tus propias tierras, el sentido común dice que algo está pasando, verdad?”

“Mencionar mi casa en la misma oración que la Ballena Blanca es un salto demasiado grande de esa única evidencia tan circunstancial. Apenas has recopilado suficiente para decir la primera letra de su nombre. Es un hecho que mi casa ha estado adquiriendo armas, pero eso no es prueba de que planeo cazar a la Ballena Blanca. Quizás estoy amasando poder militar para poder ignorar los resultados de la selección real y tomar el trono por fuerza de armas.”

“No tienes ninguna razón para planear algo tan violento, e incluso yo puedo decir que no eres ese tipo de persona.”

Crusch, quien era la viva encarnación de las palabras como sincera o noble, era una de las últimas personas dispuestas a violar la confianza de los otros así.

“Aunque debo decir, estoy algo impresionada.”

Crusch, quien no debería haber sabido lo que estaba pensando Subaru, suspiró con admiración. Cruzó los brazos, inclinó la cabeza con curiosidad y miró a Subaru de pies a cabeza antes de volver a hablar.

“Creía firmemente que fuiste a la capital durante el día puramente por diversión…pero definitivamente fueron mis propios ojos los que no vieron claramente.”

“Nn! Si, es verdad. No es como si pasara todo mi tiempo divirtiéndome.”

El elogio abierto de Crusch golpeo a Subaru con un fuerte dolor de culpa. En verdad, la evaluación inicial de Crusch fue extremadamente correcta. Ella juzgo que él era crédulo y mimado. Todo lo que podía hacer al moemento era responder, haciendo vista gorda hacia la verdad.

“De cualquier manera, cuando me di cuenta que estabas reuniendo armas, pensé que te estabas preparando para una guerra. La verdadera pregunta era contra quien planeabas pelear…pero un mercader muy hablador dejo escapar algo de sus labios.”

“Un mercader…muy hablador.”

“Solo para que quede claro, para evitar cualquier malentendido, permítanme afirmar que no fui yo.”

Cuando Crusch lo miro, Russel negó directamente las dudas que sin duda estaban en la punta de su lengua. Aparentemente, Crusch no sintió ningún indicio de engaño en sus palabras, porque ella a regañadientes demostró que le creyó.

Como se esperaba, la intuición de Crusch era muy aguda—pero sus sospechas fueron tanto correctas como incorrectas.

El mercader que lo había dejado escapar de sus labios fue sin duda Russel, justo como Crusch había sospechado. Sin embargo, no era el Russel actualmente sentado delante de ellos, sino el Russel que Subaru había conocido durante el bucle anterior.

“Si Lady Crusch tiene éxito en sus planes, no sentiríamos más que deleite.”

Russel había dicho esas palabras mientras se iba después de que sus negociaciones con Crusch se hubieran roto Subaru había buscado el significado detrás de esas palabras por un buen tiempo.

Si Crusch hubiera declarado que esperaba suceder el trono real, era difícil imaginar que eso causaría las negociaciones romperse. Pero si los objetivos mutuos de Crusch y Russel estaban alineados, entonces—

“Si preguntas al rumor popular, muchos piensan que prácticamente estás corriendo sola en la carrera, Crusch. Pero parece que los comerciantes no parecen tan ansiosos por declararlo como la gente normal.”

“No lo niego. Solo es sensato que los ricos sean los más reacios. Reconozco que la tasa de impuesto sobre el comercio es alta dentro de mis tierras. Naturalmente, uso esos fondos para defender la paz y el orden… pero soy muy consciente de la dificultad de transmitir este beneficio a otros grupos.”

“Así que, a diferencia de las personas que se benefician de tu regla en el dominio Karsten, las personas que no se dejan llevar por la fama solo pueden juzgar qué tipo de persona eres por cómo pareces ser, huh?”

Era completamente cierto que Crusch era un gobernante capaz que manejaba bien su territorio. Pero más allá de aquellos que podían confirmar su verdadera habilidad por sí mismos, las personas tenían que calificar a Crusch basándose únicamente en información y fragmentos de segunda mano.

Al igual que Emilia, a menudo juzgada por el mero hecho de que era una semielfa, Crusch se alejó de aquellos que solo podían ver el lado negativo de su austera forma de vida.

“Así que pensé que es así. No creo que te importe mucho lo que la gente piensa solamente basada en lo que es visible en la superficie, pero en la selección real, necesitar persuadir incluso a esas personas para que se pongan de tu lado. Así que, que debería hacer una chica para convencer a gente como esa para que te vea en una mejor perspectiva…?”

“Bueno, si las personas juzgan solo por las apariencias… entonces todo lo que necesitas hacer es hacer alboroto, verdad?”

Anastasia continuó donde Subaru lo dejo, llevando su punto su lógica conclusión.

“Bueno, eso es bastante fácil de decir, pero no es tan simple para simplemente hacerlo. En primer lugar, las probabilidades de que todo esto sea un error de cálculo son altas. Después de todo, estas redactando cosas para que sean convenientes para ti, Subaru.”

“Yo…no puedo discutirte eso. No hay error de que Crusch está recolectando armas para un gran plan para de alguna manera convencer a los mercaderes de apoyarla. Pero quizás unir eso junto con la Ballena Blanca es un montón de ilusiones de mi parte. Pude haberme convencido a mí mismo que está relacionado con mi conocimiento de donde y cuando aparecerá la Ballena Blanca…”

Entonces, Subaru se terminó de hablar con un “pero…” final mientras miraba directamente a Crusch.

Crusch mantuvo sus emociones fuera de su rostro, y él no pudo vislumbrar lo que había en su mente. Sin embargo, ella no había refutado nada de lo que él había dicho todavía.

Eso hizo que la apuesta valiera la pena.

“Lo diré de nuevo. A cambio de una alianza entre Emilia y Crusch, la facción de Emilia ofrece los derechos de minería del cristal mágico en el Gran Bosque Elior además de información sobre la hora y el lugar donde aparecerá la ballena blanca—en otras palabras, el honor de cazar a la bestia demoniaca que ha amenazado a este mundo durante demasiado tiempo!

“—”

“Si alguna parte de lo que estoy diciendo esta fuera de lugar, entonces sigue adelante y dilo. Si me equivoco, entonces puedes seguir adelante y simplemente considerar la información que tengo sobre la Ballena Blanca como una simple ficha de negociación para que podamos regatear.”

Quizás los dos comerciantes presentes podrían simplemente tomar esa sola información y volverla en una buena ganancia; Crusch misma podría usar esa información para mejorar su reputación con los mercaderes. Tenía al menos todo ese valor.

“Pero si lo que buscas está alineado con lo que espero, entonces—”

Subaru levanto su mano derecha y la ofreció, invitando a Crusch a tomar su mano—para destruir la muralla entre ellos, y para probar que lo que Subaru del futuro había visto valía algo.

“Debemos detener a la Ballena Blanca—vayamos de cacería.”

Subaru estaba proponiendo a Crusch que cazaran una criatura de leyenda, un símbolo de calamidad entre los comerciantes ambulantes. Esa enorme, bestia demoniaca de pesadilla que Subaru odiaba por su conexión con una de sus abominables memorias.

“Permíteme…preguntarte una cosa.”

Crusch examine la mano presentada de Subaru y levanto su dedo. Apuntándolo hacia él.

Subaru instintivamente entendió que la pregunta que Crusch haría era la última puerta que le impedía el paso.

“Tu aseguras…saber dónde y cuándo la Ballena Blanca aparecerá. Es esto absolutamente cierto?”

“—Si, es verdad.”

Subaru dejo salir el aliento que había estado manteniendo mientras daba su respuesta.

La pregunta final no era un accidente—Subaru no podía mentir.

“Garantizo que sé dónde y cuándo la Ballena Blanca se mostrara. Puedes apostar tu…vida en ello.”

De hecho, era realmente información por la cual él había pagado vidas—ya sea propia o de los demás, una y otra vez. No había dudas sobre cuán confiable era, ni Subaru podía mostrar debilidad ahora que había llegado tan lejos.

“…Aunque aún hay algunos puntos de los cuales tengo dudas, has hecho bien en ver a través de mis planes.”

Con un pequeño suspiro, Crusch cerró sus ojos mientras respondía, pareciendo rendirse.

Al inicio, Subaru fue incapaz de comprender exactamente lo que se refería. Pero mientras las palabras lentamente entraban a su mente, su significado gradualmente tomó forma y se volvió claro.

“Entonces eso significa…”

“Tengo dudas. Tengo sospechas. Hay muchos elementos que no puedo comprender, lo que hace que aceptar inmediatamente difícil. Sin embargo—”

Crusch bajo la mano la cual uso para señalarlo y la posiciono contra la de Subaru. Ahora, los dedos delgados y pálidos de Crusch estaban agarrando firmemente la mano que había ofrecido anteriormente.

“—Confiaré en tus ojos y el espíritu que no llevó al actual estado de las cosas.”

Las negociaciones habían concluido.

Al ver a ambos estrecharse las manos, en realidad fueron los hombros de Russel los que se relajaron visiblemente primero. Con un aliento exagerado, estaba fuera de sí mismo mientras negaba con la cabeza antes de comenzar a hablar.

“Hubo una serie de peligros, pero parece que has llegado a un acuerdo. Señor Natsuki, puedo asumir que la promesa que hizo antes de esta reunión sigue siendo válida?

“Sí. Lo siento, no es mucho de un trato. Fuiste de gran ayuda, Russel. Justo como lo prometí, te daré mi teléfono celular cuando terminemos de cazar a la Ballena Blanca.”

Subaru respondió a la sonrisa maliciosa que vino sobre Russel con una de las suyas. Al darse cuenta del intercambio, Crusch tenía una expresión de exasperación en su rostro mientras suspiraba.

“Así que realmente estaban trabajando juntos.”

“Oye, yo soy el que lo invitó. Solo le pedí que me diera una pequeña mano de ayuda.”

“Por favor, no pienses mal de mí. De hecho, hice todo lo posible para evitar cualquier interferencia no natural durante las negociaciones. En el peor de los casos, simplemente miré hacia adelante después de que establecieras una alianza.”

Crusch se encogió de hombros ante las respuestas despreocupadas de Subaru y Russel.

Subaru se puso en contacto con Russel inmediatamente después de intercambiar información con Rem. Una vez que consiguió el apoyo de Russel, cuyas negociaciones con Crusch habían fracasado de manera similar durante la tercera vez de Subaru, acordaron ayudarse mutuamente durante la reunión. Esa cooperación se basó en la condición de que Subaru entregaría su teléfono celular al final.

Hablando adecuadamente, Russel también tenía una comprensión equivocada de las capacidades del teléfono celular, pero Subaru llegó a la paz al verlo como una oportunidad para que Russel tenga en sus manos un dispositivo electrónico fabricado con tecnología futura.

“Ahora, es tu deber aclarar las áreas de duda restantes.”

Crusch cambio su mirada del vínculo entre Subaru y Russel, dirigiéndola hacia Anastasia. Anastasia notó esa mirada de duda e inclino su cabeza mientras preguntaba abiertamente.

“Mm? Parece que hay algo que no entiendes. Pero sobre que, me pregunto?”

“Entiendo que Subaru Natsuki y Russel Fellow tienen objetivos que se alinean. Esto hace tu posición sospechosa. Por qué, dígame por favor, fuiste invitada aquí?”

“Bueno, supongo que veo tu punto.”

Anastasia abrazó sus bufanda, hacienda pucheros con un adorable mmm antes de continuar.

“Hay dos candidatos de la selección real y uno de los principales comerciantes de la capital reunidos. Si tienes negociaciones de alianza con tantos personajes importantes… no es como si cualquier cosa que dices saldrá de este lugar, huh. Pero el solo hecho de tenerme aquí le dio peso a las palabras de Subaru, no es así?”

“B-bueno, había pensado un poco sobre eso…”

Dando una respuesta evasiva, Subaru esperba ocultar todo ese tema incluso cuando comenzó a sudar frio una vez ella señalo exactamente lo que había estado pensando.

En realidad, tenía otra razón para llamar a Anastasia, aunque estaba estrechamente relacionada con la que acababa de mencionar.

No era para evitar que Crusch dijera algo descuidadamente. Subaru quería asegurarse de que Crusch no asumiera que cualquier cosa que dijera fuera irreflexiva e infundada. Al reunir tantas figuras importantes en un solo lugar, sintió que le daría mayor credibilidad a sus palabras.

A pesar de la intuición particularmente aguda de Crusch y Anastasia, tenía miedo de preguntar cuánto había funcionado realmente.

“Luego hubo otra razón también. Y esa fue?”

“Eso es súper simple—es porque soy una comerciante.”

Poniendo una mano sobre sus labios, Anastasia sonrió mientras prácticamente saltaba hacia delante. Luego, puso sus manos encima de las manos de Subaru y Crusch, aún juntas.

“Tengo grandes expectativas por esta cacería de la Ballena Blanca. Para comerciantes como yo, la Ballena Blanca es una cuestión de vida o muerte, así que si la van a exterminar, les una gran mano a ustedes dos. Por cierto, es posible que desees considerar los diversos productos que la compañía Hoshin tiene a mono y listos para usar?”

“Por favor espere. Seguramente el Gremio de Comerciantes de la capital real tiene prioridad en este acuerdo. Lady Anastasia, le ruego que se abstenga de interferir en este asunto.”

Russel rechazó el descarado juicio mercantil de Anastasia. Mientras las chispas volaban entre los comerciantes en competencia, Crusch miró a Subaru, aparentemente habiendo deducido algo del intercambio mutuo.

“Espera. Escuchando tus palabras, parece que estamos cortos de tiempo.”

“Bueno, nunca escuche nada de eso tampoco. Solo pensé que se sentiría así por como la conversación iba. Pero en realidad estas muy presionado, verdad?”

Con las dos, Crusch y Anastasia mirándolo directamente, Subaru lamio sus labios secos.

Ahora que habían formado una alianza, no había razón para seguir ocultando información.

“—Si, es verdad. Según el metia, la Ballena Blanca aparecerá dentro de unas treinta horas a partir de ahora. La ubicación es…el área alrededor del Gran Árbol Flugel.”

“Treinta horas…!”

“El Gran Árbol Flugel—”

Crusch apretó sus dientes ante el tan increíblemente apretado horario. Anastasia intentó envolver su cabeza alrededor del nombre de la ubicación..

Si, el resto era una carrera contra el tiempo.

“Dentro de treinta horas, necesitamos desplegar nuestras fuerzas en las llanuras de Liphas, y golpear a la Ballena Blanca con coordinados ataques mientras aparece. Para eso…”

Crusch, rápidamente adaptándose a la situación, volvió su cabeza solo para ver a Wilhelm asistiendo. El viejo espadachín rompió su anterior silencio y habló.

“Con respecto a la organización de la fuerza de ataque, ya ha estado en posición en la capital real durante varios días. En primer lugar, se había reunido en la capital real para coincidir con el calendario de la aparición esperada de la Ballena Blanca. Lady Crusch, creo que está bendecida de que esto coincida con el inicio de la selección real, pero…”

“Eso fue rápido! Pero qué? Hay un patrón para cuando la Ballena Blanca aparece?”

A pesar que las noticias de Wilhelm fueron un salvavidas, lo que Subaru escuchó también lo sorprendió. Por lo que el sabia, el momento y el lugar de la aparición de la Ballena Blanca eran completamente aleatorias. Su tendencia a aparecer en cualquier parte, en cualquier momento era parte de mayor amenaza de la Bestia Demoniaca de la Niebla, pero…”

Fue Ferris, avanzando al lado de Wilhelm, quien respondió a la pregunta de Subaru.

“Averiguar los momentos y lugares donde la Ballena Blanca sale es el arduo trabajo del Viejo Wil, meow. Ha pasado los últimos catorce años viviendo con solo el pensamiento de darle una buena golpiza, meow.”

Las orejas de gato de Ferris se movieron. Luego, miro a la cara del anciano de hombros anchos y volvió a hablar.

“Gracias al Viejo Wil, no estoy preocupado acerca de la moralidad o el entrenamiento de las tropas, pero no puedo decir lo mismo de nuestra red de logística. Quiero decir, si las personas supieran que hay una armada bajo el comando de Lady Crusch aquí en la capital, habría un gran alboroto por ello, así que tuvimos que escabullirlo poco a poco.”

Cuando Ferris señalo eso, los agudos ojos de Wilhelm cambiaron de camino hacia Subaru.

“Ciertamente, no puedo decir que las preparaciones de nuestro armamento y equipo  están completamente en orden… Señor Subaru, trajiste al Señor Russel y a Lady Anastasia a la misma mesa para solucionar esto?”

“Bueno, algunas veces estas cosas pasan…quería decir eso al menos una vez en mi vida, okay?”

Subaru se rasco la cabeza y respondió a la mirada de Wilhelm con la respuesta que había preparado.

Russel, como el comerciante preeminente que era, acepto la respuesta de Subaru e hizo un gesto para afuera de la ventana

“Ya he enviado el aviso del gremio para que esté listo para moverse. Los preparativos están sucediendo mientras hablamos. Permítanos hasta mañana por la tarde, y reuniremos todo lo que sea necesario de los comerciantes aquí en la capital real.”

“Hey, lo mismo ocurre con la Compañía Hoshin. Demos a los comerciantes que no forman parte del gremio la oportunidad de llenar los vacíos. También puedes esperar varias otras cosas de nosotros.”

Anastasia siguió las palabras de Russel con una respuesta sorprendentemente poderosa. Luego, cuando Crusch cruzó los brazos de alivio, Anastasia le sonrió.

“Vine aquí porque es una regla de hieroo del comercio nunca pasar una oportunidad de negocio. Vender cosas en bueno, pero, pero, pero, hacer favores es número uno! Intangible, el precio no decae, no aumenta—y más importante aún, tu puedes poner el precio después del hecho!”

“Hey, Estoy feliz que ella está de nuestro lado aquí, pero escuchar eso me hace pensar ‘Wow, esta empresaria es una verdadera trabajara!’ de nuevo.”

Anastasia era una linda chica con un adorable rubor en sus mejillas, pero ella avara hasta el núcleo y además, muy, muy aterradora. Subaru ni siquiera podía entender el precio que ella le asignaba a sus favores.

Con Anastasia de muy buen humor, Crusch la miró y asintió con una mirada de aceptación.

“Así que preparaste el camino antes que las negociaciones empezaras. Ya veo. Así que en este caso, fui yo quien careció de previsión y resolución. Has hecho bien, Subaru Natsuki.”

“Solo estudie súper duro antes del examen. Yo, estoy aliviado hasta el fondo de mi corazón.”

Él había planeado y preparado sin fin de antemano, pero incluso entonces, terminar el acuerdo exitosamente era aún como caminar sobre el filo de un cuchillo. Incluso con tan buenas cartas de su lado, aún tenía mucho que aprender. Aun así…

“Supongo que me las arreglé para salvar la cara por quedarme atrás en la capital, Rem.”

“Sí. Eres increíble, Subaru, como sabía que serías.”

Levantó sus manos aún cerradas mientras él y Rem, el héroe anónimo de las negociaciones, compartían la alegría mutua de su éxito.

Probablemente no hubo nadie más feliz con el resultado de las negociaciones que Rem.

Originalmente, estas negociaciones habían sido un deber designado por Rem. Fácilmente podía imaginar cómo la incapacidad de divulgar su tarea a Subaru y el hecho de tener que hablar con Crusch día tras día, habían debilitado su espíritu.

Subaru se había podrido continuamente mientras que el futuro de la facción Emilia le había sido confiado a ella—Rem debe haber sufrido bajo esa carga.

Esperaba que de alguna manera, esta victoria recompensara a la chica cuyos sentimientos lo habían apoyado durante tanto tiempo; si es así, entonces por el momento, eso fue suficiente para que Subaru fuera feliz.

“—Señor Subaru.”

Mientras Rem y Subaru celebraban juntos, una voz repentinamente lo llamó.

Cuando volteó para ver, vio a Wilhelm, parándose con su espalda recta mientras miraba a Subaru con una mirada seria. Cuando los ojos del viejo espadachín se encontraron con los de Subaru, las emociones inundaron el arrugado y audaz rostro de Wilhelm.

“Gracias.”

Con esa breve declaración, el cayó sobre una rodilla en el lugar

Lo repentino de eso sacudió a Subaru. Sin embargo, él no era el único sorprendido. No solo Crusch y Ferris, quienes conocían a Wilhelm, pero incluso otros como Rem y Anastasia estaban sorprendidos.

“Ofrezco gracias tan profundas como las que ofrezco a mi señora, la Duquesa Crusch Karsten. Te agradezco por darle a este viejo hombre la oportunidad de vengarse.”

“Uhh, eso es…?

“Como el sabio hombre que eres, Señor Subaru, probablemente ya has deducido esto, pero permítame presentarme de nuevo—”

Wilhelm no presto atencion a la confusion de Subaru, sacando su espada de su vaina. Bajo la hoja al suelo, luego puso su mano sobre ella. Era el mayor gesto posible rendir el mayor de los respetos.

Luego, dijo su nombre.

“Previamente, era conocido como Trias, mi antiguo apellido. El verdadero nombre de mi familia es Astrea. Tome la anterior Santa de la Espada, Theresia van Astrea, como mi esposa, manchando la línea familiar de los Santos de la Espada—Ese soy yo, Wilhelm van Astrea.”

Después de un respiro, los ojos de Wilhelm se llenaron con un brillo de esperanza mientras él continuaba.

“Mi más sincero agradecimiento, por otorgarle a este cuerpo marchito la oportunidad de matar a la maldita bestia demoniaca que me robo a mi esposa.”

Wilhelm inclinó profundamente la cabeza, las emociones de su poderosa y sincera súplica se estrellaron contra Subaru al mismo tiempo.

Todos los que escuchaban el intercambio esperaban anticipando la respuesta de Subaru. Para cumplir con sus expectativas, Subaru inspiró profundamente y respondió.

“C-correcto…p-por supuesto que lo sabía. Naturalmente, así es como estaba seguro de que Crusch aceptaría eliminar a la Ballena Blanca!”

“Subaru Natsuki…”

Crusch interrumpió con calma a la extrañamente flagrante respuesta de Subaru. Sus ojos ámbar se asomaron a la expresión de dificultad de Subaru cuando suspiró suavemente.

“Un viento engañoso sopla de ti.”

El poder de la lectura del viento subrayó lo llana que era la mentira de Subaru.