1-1

Incontables, incontables veces he girado la cabeza.

Pero cada paso avanza sin detenerse.

Dejando que mi pulso se acelere, y que mi respiración se descontrole, me rehúso a limpiarme el sudor acumulado.

Si no hago esto, cada pequeño detalle podría convertirse en una excusa para parar. Aunque esto no evita que siga mirando hacia atrás una y otra vez, qué desagradable.

Esa imagen de una sola lágrima cayendo después de que nos despedimos se niega a abandonar mi mente.

Los rastros del agua de lluvia sobre la calle, lucen idénticos a los rastros en las mejillas de ella. Los charcos de agua que mis pies tratan de evadir, mis pasos interrumpidos y antinaturales, cada paso grita, pidiéndome que voltée.

Pero para qué regresaría, qué debería decir para hacer algo respecto de la situación.

No, hay una solución que yace en mi corazón. Pero mis piernas se rehúsan a decidirse por esa opción, repitiendo sus movimientos mecánicos pero antinaturales.

Aunque exista una opción estándar, no es la mía, no puede ser nuestra respuesta.

El sol lentamente cae sobre el horizonte, tiñiéndose de rojo carmesí.

Las sombras de las casas se estiran, al punto de que se acercan tanto como para integrarse a la oscuridad del ocaso lejano. Negándome a ser tragado por esta oscuridad, sigo corriendo.

Cada paso se sentía sólido, pero los pensamientos flotaban sin dirección.

Pensando en qué significaban las lágrimas caídas, mis pensamientos cayeron, al punto de atestiguar cada razón posible, sin embargo no se llegó a ninguna conclusión en base a ellos, y todas las pistas fueron halladas fueron abandonadas.

Así como todo lo que había ocurrido, así como todo lo que se había hecho.

El sendero que lleva hacia el mar.

La fresca brisa del mar atraviesa las aberturas de mi tapado y mi bufanda, apuñala mi rostro ardiente, recordándome la rigidez.

El frío sigue pero el sudor no deja de caer. Quitarme la bufanda alrededor de mi cuello, sólo hace que sienta que una parte de mi cuerpo está sellada.

Lo que sea que está atorado dentro de mi pecho es liberado mientras me esfuerzo por recuperar el aliento.

A pesar de mi ansiedad, como si algo estuviera sujetándose a mi cabello, mis pasos empiezan a desacelerar.

Siendo lo suficientemente afortunado de toparme con un semáforo en rojo, respiro profundo conforme mis manos descansan sobre mis tobillos.

Correr para escapar de algo, ser perseguido en el momento que me detengo.

El significado detrás de ese miedo, el peso de esas palabras, todas están cuestionando.

Todas están criticando.

Asegurándome de que estoy equivocado.

Frente a mis ojos fijos, yace una antigua luz de tráfico que se rehúsa a cambiar.

Su sangre oscura que exclama una enfermedad de pronto desaparece.

Es hora de empezar a correr otra vez.

Liberando un suspiro que sonaba muy similar a un chillido, fortalecí mi cuerpo y comencé a moverme.

Hacia esa luz verde que nos indica que avancemos.

1-2

Conforme llegué a la escuela e ingresé al campus.

Mis pensamientos empezaron a tranquilizarse.

Al punto donde esas palabras tristes pero amables hacen eco con más claridad que antes.

Desde el momento que atendí la llamada hasta ahora, he estado pensando, y corriendo en círculos.

Palabras que se han dicho, palabras que se podrían haber dicho.

Lo que debería haber sido sólido, parecía ambiguo como siempre. Lo que había sellado sin pensarlo dos veces, negándome a echarle otro vistazo.

Si ese es el caso, ¿qué peso tienen mis palabras? Probablemente, la única razón por la que Hiratsuka-sensei me hizo hablar a propósito, sea porque esta es la última vez que tendré la oportunidad de hacerlo.

Sintiendo que el momento de la despedida se acercaba, alcé la vista al ocaso que ocupaba todo el cielo.

Llegando a la puerta del salón del staff, mi mano que estuvo a punto de golpear la puerta de pronto se detuvo.

Burlándome del miedo que estaba sintiendo ahora mismo, solté un suspiro.

Pero no puedo quedarme aquí para siempre.

Porque ella tampoco lo hará.

Nunca supe eso, y por consiguiente nunca intenté probarle nada, mostrarle resultados.

Pero lo que sí puedo hacer, es no mostrarle esta vergonzosa faceta mía, no debo hacer eso.

Después de otro suspiro, golpeé la puerta dos veces antes de entrar al salón del staff.

Mis ojos se dirigieron naturalmente hacia esa posición a la que siempre había mirado.

En ese lugar, estaba sentada Hiratsuka-sensei.

Parece estar trabajando en documentación.

Esa figura familiar trabaja sin descanso frente a su escritorio, su cabello largo que se balancea de tanto en tanto, la ligera rotación de sus hombros parecía como si tratara de relajarlos.

El paisaje de ella trabajando seriamente se sentía refrescante, y observarla no resultaba aburrido, no quería molestarla en este momento, por lo que no le hablé inmediatamente.

En realidad, hay algunas mentiras, muchas mentiras dentro de este pensamiento mío.

Me niego a atestiguar el fin de esta vida cotidiana sinfín, por lo cual no le hablé.

Perder a alguien también significa que el escenario, los momentos que siempre había dado por hechos me abandonarán pronto, algo que me tomó mucho tiempo comprender.

Con el afán de echar un vistazo más cercano, cuidadosamente me dirigí hacia ella, tratando de no emitir ni un solo sonido, mientras trataba de recordar cómo iniciaba siempre nuestras conversaciones.

Pero ella habló antes de mí:

“Perdón, dame unos minutos más.”

Como si ya supiera de mi presencia sin asegurarse, Hiratsuka-sensei señaló al sitio más profundo de la sala de staff, el lugar donde siempre teníamos nuestras conversaciones.

Su tono sonó como siempre, por lo que respondé al instante:

“De acuerdo.”

“Umu.”

Con su rostro aún enfrentando el escritorio, puso un alto a nuestra pequeña charla.

Conforme me dirigí a la sala de discusión, el aroma a humo de cigarrillo me recuerda que la primera vez que vine aquí por las llaves del salón del club, también tuve una charla con Hiratsuka-sensei aquí. Recuerdo la extraña expresión que me mostró cuando me pidió que me quede un rato más, quizás se sentía sola en aquel entonces.

En ese momento no supe que ella iba a alejarse.He estado viviendo una vida donde nunca fui cercano con los profesores.

Por lo que esta probablemente es la primera vez que tengo que ser testigo de una profesora a la que realmente aprecio que está a punto de irse justo en frente de mí.

Sentarme en la sala de conversación no se siente reconfortante, al no poder ver lo que Hiratsuka-sensei está haciendo. Las cortunas que dividen esta sala de las otras provoca una sensación de silencio muerto, quitándome la paciencia poco a poco.

Los breves ruidos realizados por el conserje y el sonar de los teléfonos me recuerda al flujo del tiempo. El cielo afuera está oscureciéndose.

Después de mirar por la ventana por un rato, escuché un pequeño golpe sobre la pared, al girar, Hiratsuka-sensei ya se encontraba en la sala.

“Perdón por hacerte esperar.”

“Ah, está bien…”

Su sonrisa lucía tan débil que daba una sensación de soledad, impidiéndome hacer una broma o quejarme por la espera.

Su presencia actuaba como un bloque de aire sólido que ocupa por completo el área de discusión, los ruidos de la sala de staff de pronto son inexistentes, como si ella creara un espacio aislado para nosotros solos.

Sólo los sonidos del cuero podieron escucharse cuando se sentó sobre el sofá frente a mí.

“Entonces, por dónde empezamos…”

Hiratsuka no siguió hablando, en cambio posó una lata de ese familiar café saturado de azúcar sobre la mesa, y lo deslizó ligeramente hacia mí.

NOo tenía sed, por lo que negué con la cabeza. Entonces me entregó el café negro en su otra mano.

Supongo que no tengo opción, así que elegí el café con el que era familiar.

Sosteniendo en café en mis manos, silenciosamente esperé a que Hiratsuka diga algo.

Pero en cambio me respondió con el regular tempo de los sonidos de los ligeros golpes.

Hiratuska sacó un cigarrillo, golpeteando su extremo sobre la mesa, recuerdo que eso se hacía para mover el tabaco del interior, pero ahora parecía que pretendía algo más.

Luego encendió el cigarrillo. El flujo de humo empieza a ondear con turbulencia conforme sube, los alrededores se llenaron de la fragancia del alquitrán.

No vivo en un ambiente con muchos fumadores. Por lo que supongo que esta fragancia se desvanecerá eventualmente. Y algún día cuando huela el aroma del alquitrán, la recordaré a ella, hasta que un día ella se desvanezca completamente de mis recuerdos.

Para sellar este repentino pensamiento que tuve, empecé a hablar:

“Por ahora, hablemos de la graduación/baile de graduación…”

Corrí todo el camino hasta aquí para saber más sobre esto, aun así soné como si tuviera algo que decir.

Hiratsuka-sensei pareció darse cuenta de esto, pero asintió con la cabeza.

“Claro…”

Aplicó más fuerza sobre el cigarrillo hasta dejarlo allí, soltó un corto suspiro y continuó:

“Por lo que veo ahora mismo, la escuela está reanalizando la cancelación de la graduación.”

“Reanalizando, huh.”

“Sí, no han llegado a una decisión final, pero se espera que la escuela no cambie de opinión respecto al asunto, por lo cual probablemente les pedirán a los organizadores que tengan templanza.”

Conforme Hiratsuka relata la inevitable verdad con su tono compuesto y calmado, interrumpí:

“¿Asumo que ‘templanza’ es una simple declaración, y que en realidad significa que se cancelará el evento?”

“Tanto la escuela como la comitiva/dirección están asumiendo una posición sutil. Fue la escuela la que aprobó el baile de graduación, por lo que no pueden suspendero. Por o cual dieron la orden de tener más templanza.”

“Pero acaso nosotros no…”

Hiratsuka está mostrando una expresión amargada. Lo cual me recuerda que muy probablemente ya haya discutido sobre este asunto con Yukinoshita y compañía. Volver de nuevo al mismo problema no nos llevará a ningún lado, así que decidí preguntar algo distinto.

“Pero su opinión es distinta de lo que piensa la escuela, ¿no?”

“Sí, creo que podemos llegar a un acuerdo a través de más discusiones con las partes involucradas, pero…”

Hiratsuka no continuó, pero puedo suponer cuál es el factor determinante de la situación actual.

El video promocional del baile de graduación que disparó la incertidumbre dentro de los corazones de los padres, la madre de Yukinoshita, quien representó a la junta paterna hace unos días, y sus preocupaciones que se derivaban de los varios problemas con los bailes de graduación en países extranjeros.

Estos factores combinados, so suficientes para que la escuela decida cancelar el baile de graduación.

“…Bueno, por el hecho de que vinieron hasta aquí sólo para expresar sus opiniones, no es muy sorprendente que las cosas estén como están ahora.”

“Ciertamente. La situación ha llegado más allá de mi nivel de responsabilidad y autoridad, y mis opiniones sólo pueden ser tomadas como referencia de la escuela. *Suspiro*, la tristeza de ser una civil sirviente y humilde.”

Tal y como dijo. No sólo los profesores, incluso los estudiantes que se graduarán como nosotros quienes estamos en la más baja jerarquía del sistema. Ninguna de nuestras opiniones será tomada seriamente por las autoridades de la escuela.

Lograr forzosamente un equilibrio entre las partes involucradas, que el lado más débil baje las armas, y esperar a que las cosas concluyan sin desatar una tormenta gigante.

‘Templanza’ es ciertamente un término apropiado.

“Tener un trabajo es lo peor, después de todo.”

“No si estás trabajando en la cima, donde tienes libertad para hacer lo que uno quiera.”

Bromeamos sobre el asunto con una sonrisa muerta. Pero estas bromas tampoco están equivocadas. Al final del día, sólo somos títeres manipulados por la voluntad de aquellos que tienen autoridad.

En este asunto, la madre de Yukinoshita es una de las que tiene autoridad, una dirigente sombría quien tiene a la escuela en sus garras.

Que tal figura se haga presente, y solicite una discusión con la administración de la escuela.

Cuán trivial es el tema no importa, con sólo ver a la Sra. Yukinoshita demostrando tal preocupación, es suficiente para hacer que todos traten el asunto de manera superficial.

Sus verdaderas intenciones son irrelevantes, ya que lo que los otros observaron es meramente la naturaleza del acto.

Incluso si la Sra. Yukinoshita sólo vino aquí a ‘discutir’, a ‘cuestionar’, que una persona de tal estatus se haga presente aquí, es suficiente para que los demás se sientan presionados, lo suficiente para crear una atmósfera en la que la gente tenga dudas.

Por ejemplo cuando dos figuras importantes están tomando el té juntas, los testigos sentirán sospecha hacia el contexto de su charla dentro de una sala privada, acabando en la creación de tal atmósfera, donde la gente tratará de complacer a dichas figuras importantes tanto como sea posible.

Esto ocurre en nuestras vidas diarias, el cliché “por favor trata de interpretar el humor, por dios” es uno de sus productos, donde terminan especulando en base a información poco clara y ambigua, y considerando tal acto como una virtud.

Es un método poco ilustrado para ajustar las cosas, y aun así tiene a crear paz. Dentro de las escuelas, los vecindarios, los lugares de trabajo, e incluso dentro de los grupos sociales hasta cierto extremo, poder adherirse a estas reglas tácitas es una habilidad de comunicación necesaria.

Pero otra vez, ¿interpretar la atmósfera no es una demanda demasiado forzosa? Esperar que el hombre siempre sea el que tome la iniciativa de pedirle a una persona un método de contacto o de invitarla a salir, y esta regla mágica donde la tercera cita será suficiente para crear una atmósfera acorde para confesarse. ¿A qué se parece este triángulo invertido?1

Contraataca tanto a Zangied, ¿no es injusto? ¡Aunque no se use contra Zangief sigue siendo jodidamente fuerte!

La misma habilidad de comuniación se aplica en la mayoría de los círculos de amigos, cuando uno de ellos comienza a decir cosas como: “¿Esa persona no está actuando de manera extraña últimamente?”, “Antes no era tan imbécil”,  y entonces todos de repente lo piensan muchísimo como si fueran Yoshiharu Habu jugando juegos mentales en su partido de shogi2. Y bum, el centro de discusión de pronto es aislado sin siquiera darse cuenta.

En tal batalla injusta de shogi, si no puedes hallar la manera de conseguir una mano 14 para escapar, ni siquiera los buñuelos de pollo de Hokkaido3 podrán terminar convertidos en pollo asado4.

Ya que cada grupo tiene su propio conjunto de reglas, uno tiene que observar cuidadosamente las señales, seguir el flujo, y acostumbrarse a esas reglas. O terminarás como yo, alguien que fracasó al ajustarse a esas reglas, en jardín de infantes, primaria, secundaria, preparatoria, la academia de estudio, el lugar de trabajo, quedándome aislado en todos esos lugares. Ah, en verdad soy el Solitario Eterno Siete5, oye, muy probablemente conseguiré un octavo campeonato consecutivo en la unversidad, ¡yay!

La vida ciertamente es un gran juego de shogi.

Gracias a ser constantemente juzgado sobre mi habilidad para interpretar la atmósfera, aunque no pueda hacerlo, sigo siendo consciente de su importancia.

Por lo cual es que no puedo hablar mucho sobre el juicio de la escuela. Uno puede etiquetar tal acto como ‘complot burocrático’, pero si me encontrara en la misma posición que las autoridades de la escuela, probablemente tomaría la misma decisión. Es demasiado engorroso luchar en contra de la atmósfera.

“Entonces así es, huh…”

Dije eso con una voz convencida pero desalentada, conforme inconscientemente alzaba la vista al techo. ¿Es porque estoy mostrando un rostro derrotado? Hiratsuka-sensei empujó hacia mí la lata de café a la cual yo todavía no le había dado un solo sorbo, asentí amablemente para expresar mi gratitud.

Empecé a reorganizar mis pensamientos mientras abría la lata.

Por ahora, parece que será imposible cambiar la decisión de la escuela.

Un problema no existirá mientras no lo veamos como tal. Pero cuando la existencia de un problema es establecida, también es una elección sabia tratar de no romper una roca usando un huevo si pretendemos resolver el problema eficientemente.

Está claro que, el baile de graduación actuamente está enfrentando una situación de vida o muerte.

Por el momento, sólo el consejo estudiantil, un pequeño grupo de padres, y la escuela son conscientes de la orden de espera. Si las noticias empiezan a esparcirse entre los estudiantes y el resto de los padres, la oposición ganará más impulso conforme más individuos se unan a la muchedumbre.

Permanecer afuera de esto sólo hará que la situación empeore, pero tampoco hay métodos efectivos para resolverlo.

“¿No es esto ya un jaquemate…?”

Continué con esa declaración con una risa débil.

En este momento, mis ojos se alinearon con los de Hiratsuka-sensei. Sus ojos daban una sensación de ligera calidez, como si hubiera estado esperado en silencio a mi reacción, apoyando los codos sobre sus rodillas, descruzando los dedos: “Como se esperaba, aún quieres que el baile de graduación se haga realidad.” Dijo a una velocidad más lenta de lo usual.

Recordando su pregunta durante la llamada telefónica, de pronto me quedé sin palabras.

El tono de Hiratsuka-sensei sonó realmente suave, sin intención de reprocharme en absoluto.

Sin embargo aún no pude llegar a una respuesta apropiada, ya que todavía tenía segundos pensamientos en torno a si es correcto que me involucre más con el baile de graduación. Ese comentario insensato que hice durante la llamada telefónica hizo que me sienta un poco avergonzado. Pero lo dicho, dicho está, y era inútil tratar de negarlo.

Por eso, asentí con la cabeza una vez como respondiendo simplemente a la gravedad, aunque probablemente lució más como si estuviera deprimido.

“No sé si esto sea correcto…”

Palabras sin una dirección apropiada serpentearon de mi indecisiva boca. Ese término que destelló en mi mente lo hizo sonar aún más débil.

‘Codependencia’.

La definición de Yukinoshita Haruno sobre nuestra relación, se sentía completamente cierto, y no pude hallar alguna prueba sólida para refutar esa declaración.

Mi voz lentamente se desvanece, y bajo la vista.

Conforme observo perdidamente las grietas del antiguo piso, Hiratsuka cambió la posición de sus piernas cruzadas.

“Bueno sí, Yukinoshita no quiere que interfieras después de todo.”

Conforme alcé la vista hacia Hiratsuka-sensei, sus ojos se llenaron de completa seriedad.

Recordé el momento donde Yukinoshita me dijo que no me involucre más. Hiratsuka-sensei tambiéne stuvo allí cuando ella estaba haciendo ese monólogo. Por lo cual Hiratsuka está contándome esto. Ahora que lo pienso, Yukinoshita tampoco que yo sepa que el baile de graduación iba a ser cancelado. Tengo una idea de en qué está pensando, pero quizás Hiratsuka-sensei sepa más sobre la razón por la que Yukinoshita me lo está ocultando.

Inseguro de si podré involucrarme sin ser notado, reaccioné respecto a la pregunta con una ligera sonrisa.

La apretada sensación de mis músculos faciales raramente usados me dice que, probablemente estoy haciendo una sonrisa amargada.

Para ser honesto, no hay dudas de que las cosas sólo se volverán más y más problemáticas, el sólo imaginar todas las charlas sin dirección que tendré con ella me está deprimiendo, y cual sea la conclusión que nos esperaba no será nada bueno. Aun así, lo se ha decidido, ya está decidido, que no puedo ignorar esta situación. Por eso continué sonriendo.

Al ver esta falsa sonrisa, los ojos de Hiratsuka lentamente se volvieron más gentiles, y sus labios se curvaron ligeramente.

“…Seguirá tu jugada entonces.”

“Bueno sí, no es la primera vez que no esperan nada de mí.”

Como siempre, termino realizando acciones innecesarias, el mal hábito del que parece que no puedo deshacerme inmediatamente.

Oyendo eso, Hiratsuka-sensei parpadeó un par de veces como si estuviera en shock, y luego empezó a reír incontrolablemente mientras se cubría la boca.

Está riendo con tanto deleite que tuve que levantar mis cejas como señal de protesta, Hiratsuka entonces tosió suavemente para contener su sonrisa.

“Ajaja, perdón… Es sólo que me sentí muy feliz, sabes.”

Su expresión entonces mostró una ligera preocupación.

“Pero Yukinoshita está tratando de cambiar algo. Personalmente la apoyo así que…no puedo decir que ayudarla sin pensarlo apropiadamente sea una buena idea. Ya que podría terminar siendo un obstáculo para su crecimiento. Especialmente cuando hay mucho qué pensar como el dónde nos encontramos ahora.”

Su visión lentamente se dirige hacia mí, su expresión que demuestra que le resulta difícil decirme algo es prueba de su preocupación por Yukinoshita.

 “Sabe, lo que sea que signifique la codependencia…¿no suena como una exageración?  Se siente como un malentendido más que nada.”

“Bueno, sí…aunque no creo que sea codependencia, lo más importante es qué punto de vista decides tomar. Si tus sentimientos tienen una tendencia hacia eso, entonces no habrá palabras que puedan aclararlo por ti.”

“…Sí.”

He experimentado tal terquedad, más precisamente, una vez me aferré a tal terquedad.

Sin importar cuánto me console a mí mismo, sigue siendo difícil rendirme con esta vida enredada y difusa como algodón de azúcar, miles de palabras fabricadas cuidadosamente no son suficientes para cubrir a este monstruo de la vergüenza dentro de mí. Por lo cual ahora, ese monstruo de la vergüenza aún yace dentro de mí, mirando desde atrás.

Esto hizo que me dé cuenta que uno no puede simplemente deshacerse de la manera en que ellos se ven a sí mismos. Pienso sucede lo mismo con Yukinoshita. Codependencia, sin importar si es cierto o no, como mínimo Yukinoshita se ha adherido a la creencia de tal idea. Sin importar cuánto tratemos de negarlo, ella probablemente no nos creerá.

“Haruno no se equivoca por completo. Para Yukinoshita, este es un desafío importante que tiene que superar.”

“Un desafío, huh…”

Repetí ese término que raramente escuchaba, a lo cual Hiratsuka asintió.

“Bueno, podrías decir que esto también es una ceremonia.”

Entonces encendió otro cigarrillo. Le dio una profunda pitada, y exhaló el humo.

“¿Te resulta ridículo?”

“No, no realmente…” respondí mientras negaba con la cabeza, “esta situación parece que sucede a veces.”

“Bueno sí, cosas como esta suceden todo el tiempo. Desde recibir los resultados de tu música o tu manga, hasta competir en un evento deportivo, participar en audiciones de canto, rendir un examen o empezar tu carrera, incluso tener…eso antes de tus treinta años no es distinto. Siempre existirá ese período donde tendrás que enfrentarte a ti mismo honestamente.”

Su visión que aterrisa en alguna parte lejos por la ventana, y su tono agridulce lo hizo sonar como si estuviera rememorando su propio pasado.

“¿Alguna vez…le ha ocurrido esto?”

“Sí, por supuesto.”

Me respondió con una gentil sonrisa, Hiratsuka-sensei le dio otra pitada al cigarrillo.

Conforme liberaba la nube de humo, sus irises se dilataron como si parte del humo se hubiera difuminado profundo en sus pulmones.

“Hubo un montón de cosas que quise hacer en el pasado. También hay un montón de cosas que no puedo hacer, y cosas que no quise hacer. Una serie de toma de decisiones, intentos, fracasos, rendiciones, y volver a elegir, un ciclo de eventos que nunca se detiene…incluso ahora.”

Sus palabras se mecían solitariamente por el aire junto al humo.

No tengo idea de qué clase de pasado ha experimentado al decir tales cosas, pero son prueba de que Hiratsuka-sensei, esta refinada mujer sentada en frente de mí, es producto de numerosos intentos y desafiós que ha enfrentado.

Siempre hemos buscado prueba definitiva de que podemos sobrevivir por nuestra cuenta, al ganar confianza, construyendo resultados. No habrá nadie que nos garantice eso, aunque haya una garantía, sólo será inútil si nos negamos a creer en esas garantías. Por lo cual tenemos tales deseos de probarnos a nosotros mismos.

‘¿Es correcto interferir con la decisión y determinación de Yukinoshita?’. Recordé esta pregunta que Yukinoshita Haruno me hizo hace no mucho.

Elegir, desafiar, ganar o perder, son cosas que ella ha enfrentado sola.

¿Permitirá que alguien más se involucre? ¿Qué identidad y relación debo tener con ella para poder intervenir? Aún no encontré las respuestas.

Hiratsuka golpeó el cigarrillo un par de veces para quitar la ceniza, y me miró detrás del velo del humo blanco.

“Déjame preguntarte esto una vez más, ¿cómo planeas hablar con ella?”

Preguntó acerca de un problema mayor con el que tengo dudas.

Está buscando mi confirmación una última vez.

Empecé a pensar cuidadosamente qué decir a continuación, ya que no puedo seguir mintiendo en este momento.

“…No creo que haya una opción de no comunicarme con ella.”

Mi respuesta durante la llamada telefónica no ha cambiado.

Y no lo repetiré una segunda vez, mis pensamientos y determinación no son frívolos.

No hay necesidad de reconsiderarlo, ya he tomado una decisión, y la conclusión siempre ha estado allí.

La voluntad de Yukinoshita no tiene nada que ver con cómo yo debería actuar.

Como siempre ha sido, no conozco otros métodos disponibles, la opción que puedo tomar sólo ha sido esa única opción. Intentar otro enfoque nunca ha resultado bien para mí. Cuanto más trato de eviitar los errores más me alejo del camino correcto.

Por lo cual usaré el único método que tengo.

En respuesta a la mirada seria e intimidante de Hiratsuka, le devolví la mirada con mis ojos podridos y muertos, negándome a apartar mi línea de visión.

Hiratsuka-sensei entonces mostró una sonrisa satisfecha.

“Ya veo.”

Gentilmente sonrió con los ojos cerrados. La manera en que asintió con aprobación me hizo dudar sobre cómo reaccionar.

Conforme sentí la presión convirtiéndose lentamente en una agradable sensación, terminé soltando mi mente al punto de decir cosas innecesarias.

“Espere, ‘ya veo’? ¿Eso es todo?”

“Sí, eso debería ser suficiente. Tengo fe en ti, Hikigaya.”

Dijo Hiratsuka-sensei sin vacilar.

“Uhm, gracias.”

Escucharla decir esto de manera tan directa se sintió como si estuviera expresando un simple hecho, no puedo sentir timidez al respecto. Le agradecí en voz baja mientras asentí con el fin de ocultar mis mejillas sonrojadas.

Pero parece que no lo oculté apropiadamente, ya que la escuché riendo.

“Escucha, Hikigaya, ayudar con el baile de graduación no será suficiente para ayudarla a ella. Tendrás que tomar medidas apropiadas respecto a los métodos que uses. Ya sabes esto, ¿no?”

Asentí.

Definitivamente no aceptará mi oferta de ayuda si no pienso en las palabras apropiadas que usaré.

Hacer que el baile de graduación sea una realidad no será suficiente tampoco. Para presentar la habilidad de Yukinoshita como individuo, ayudarla a volverse independiente también es algo que necesita trabajarse.

Como el viejo dicho sobre que enseñarle a alguien a pescar es mejor que entregarle el pescado. Será mejor que Yukinoshita se salve a sí misma, pero yo tengo que hallar una manera de lograr todos esos objetivos.

Me tomó un rato darme cuenta de que me había estado rascando la cabeza todo el tiempo.

“Definitivamente es más difícil de lo que parece…”

“Sí, es muy difícil…especialmente para tu clase de situación.”

Hiratsuka le dio otra pitada al cigarrillo, y soltó nubes de humo por ambos lados de su boca.

“¿Verdad que sí? Nuestra relación empezó porque uno de nosotros necesitaba la ayuda de los demás. Y ahora nuestras voluntades parecen chocar con sus polos opuestos.”

Entonces crucé mis dedos formando una X.

Hiratsuka se encogió de hombros y preguntó: “En serio. ¿Cómo crees que ustedes lo lograron antes de esto?”

“Cómo lo logramos, huh…”

La verdad no tenía idea, todo lo que puedo recordar es a mí haciendo cosas que difícilmente importaron al final.

Al ver mi expresión confundida, Hiratsuka-sensei apretó los puños, caminó hacia mí y empezó a dar puñetazos al aire. P-Por favor no haga eso, va a golpearme muy fuerte y luego a tratarme muy amablemente, hará que me enamore de ella por el contraste en el tratamiento, el guión perfecto para crear a un amsoquista, oh dios…

Puso una sonrisa victoriosa al ver mi rostro asustado.

“Cuando los ideales de dos héroes de la justicia empiezan a chocar, ninguno de ellos se rendirá sin pelear.”

Su diálogo me hizo sentir nostalgia, aunque haya olvidado cuándo fue la primera vez que lo escuché.

“Oh..eso me trae recuerdos.”

“¿Verdad que sí?”

Hiratsuka-sensei respondió en tono de broma.

Pero su sonrisa sólo duró por un instante.

Los extremos de su boca seguían formando una sonrisa pero sus ojos solitarios empezaron a mirar dentro del reino de la nada.

“Esto realmente…me trae un montón de recuerdos…”

Este diálogo que parecía haber salido sin que se diera cuenta, no estaba dirigio a mí, sino que hablaba consigo misma.

Mientras dejé a Hiratsuka tener su propio momento, giré el cuello a izquierda y dereca para relajar un poco mi cabeza. Aun si ambos sentimos nostalgia, sus sentimientos actuales son contextualmente distintos a los míos, así que permanecí en silencio.

El silencio sin embargo no duró mucho, ya que Hiratsuka-sensei retomó la conversación:

“No es el primer día que ambos tienen opiniones diferentes, ¿no? Pero todos lograron superar tales situaciones, tener fe en lo que has ganado de todas esas experiencia, es mi consejo para ti.”

“Sí…lo intentaré.” Le respondí con una ligera sonrisa.

Ella no desea ser asistida, pero no puedo evitar comunicarme con ella tampoco. Por lo cual debe hallarse una nueva forma de comuniación. Revisar mis experiencias pasadas me dio una respuesta vaga pero sólida.

Al ver asentir con esclarecimiento, Hiratsuka sonrió con satisfacción:

“Ahora que has llegado a una pauta general más clara, pienso que es hora de ir a encontrarte con ella, Yukinoshita debería estar en el salón del consejoe studiantil en este momento, ve.”

“Sí, me iré allí…espere, quiero preguntarle una última cosa.”

Mientras me estaba por levantar, recordé algo que me dio curiosidad desde el principio de la conversación.

“¿Hmm?”

Hiratsuka-sensei inclinó la cabeza, y puso una sonrisa infantil que difícilmente encaja con su actual edad. La expresión que tengo ahora mismo yo parecía más siniestra en comparación: “Entonces al final del día, los organizadores de la graduación sólo tienen que tener templanza, ¿no?”

“…Me hicieron la misma pregunta hace no mucho.”

Por la manera en que hiratsuka me dice eso, Yukinoshita y compañía no tienen intención de rendirse con el baile de graduación. De hecho, ya llegaron a esa conclusión antes de mí.

Hiratsuka-sensei cerró los ojos, y luego soltó un profundo suspiro como si se hubiera cansado de aguantar.

Dio otra pitada, y después liberó el humo conforme miraba a algún lugar lejano dentro del escenario exterior.

Sé que sus acciones indican que ha consentido con nuestras ideas. Mientras que me sentía agradecido con hiratsuka-sensei, también me preocupé por las consecuencias.

“Pero si continuamos haciendo esto, ¿no la pondría a usted en una situación muy riesgosa?”

Si eventos inesperados ocurrieran en el proceso, ella tendrá que asumir toda la responsabilidad por nuestro desastre. No estoy seguro de qué clase de castigo las autoridades de la escuela le impondrían, pero definitivamente terminará siendo juzgada tanto por las partes concernientes como por las que no concernientes. Los linchamientos en el nombre de la justicia social son bastante comunes después de todo.

Pero Hiratsuka-sensei simplemente se encogió de hombros y dijo con un tono juguetón:

“Para el tiempo en que suceda algo ya no estaré por aquí de todas maneras, no me importa qué ocurra después de que me haya ido.”

“Ajaja, dicho como una típica jovencita moderna.”

“Por supuesto, soy una jovencita moderna después de todo.”

En protesta a mi comentario, golpeó la mesa algunas veces conforme ajustaba su tono para sonar como una jovencita. Su broma hizo que empiece a reírme fuera de control.

“Aunque las cosas hayan marchado para peor, sólo voy a perder mi trabajo. No es gran cosa, sólo haz lo que quieras.”

Hiratsuka siguió bromeando, golpeteando su propia garganta con un cuchillo.

“Eh…nah, no puedo hacer eso.”

No apueste su carrera por eso. Esto me presiona tanto que mi expectativa de vida se reduce como loco.

“No te preocupes por mí, sólo es una broma. Mi sensatez es más fuerte de lo que piensas, si de verdad perdiera mi empleo, sólo tendré que casarme, si encuentro a alguien que esté dispuesto, claro está.”

Sus dedos se deslizaban por su cabello al tiempo que empieza a reírse con ironía.

No puedo reírme de algo como esto, pero aun así terminé riendo suavemente y dije:

“Estará bien.”

“¿Qué, planeas casarte conmigo algún día?”

Hiratsuka reaccionó casi instantáneamente con un rostro impactado. Espere, ¿qué? No. ¡Es demasiado valiosa para que esté conmigo! ¡Así que alguien por favor, antes de que cambie de opinión, por favor cásese con ella ahora!

Mientras pensaba en cómo debería responderle, ella me miró fijo con sus grandes ojos como un labrador abandonado. Ah, los colmillos largos son demasiado lindos…pero espera, ya tengo un gato en mi casa. Así que negué con la cabeza, avergonzado.

“De hecho, no tengo planeado lidiar con la situación con métodos caóticos…creo.”

Dije sin sonar demasiado confiado.

Nos encontramos en una situación muy desfavorable. Tratar de llegar a un acuerdo mutuo con Yukinoshita también será un desafío.

Pero aun si soy consciente de que no hemos obtenido la condición para ganar, sigo teniendo que sonar optimista, o de lo contrario Doraemon no podrá regresar al futuro en paz…

Traté de sonreír tanto como fue posible para cubrir mi fachada. Y así, Hiratsuka me miró en silencio.

“…Qué confiable.”

Como una persona observando a un automóvil alejarse en la distancia, ella cerró los ojos lentamente y dijo con una voz gentil.

Oír eso hizo que me sonroje por un momento, sin darme cuenta, aparté la vista mientras tocaba mi cabello.

Grandes palabras que difícilmente encajan con alguien de mi identidad.

Siendo consciente de que debería asegurarme que mis métdos no hagan que Hiratsuka-sensei sea afectada por sus consecuencias, la dificultad de la situación parecía haberse incrementado un poco más de lo que el modo difícil ya es.

Aun así, esto me hizo percibir un rayo de luz dentro de la situación.

Si el proceso es manejado apropiadamente, no habrá ninguna situación donde Hiratsuka-sensei tenga que asumir la responsabilidad por nosotros. Bueno sí, probablemente, sería lo mejor.

*Suspiro*, pero otra vez, debería prepararme realmente para explicarles a mis padres, sobre por qué me casaría con una mujer que es diez años mayor que yo.

De todas formas, ahora que mi curso de acción ha sido decidido, ya que no hay nada más de qué hablar, ambos permanecimos en silencio.

En esos pocos segundos de silencio, tomé el resto del café dulce, y me levanté listo para irme. Tomé mi bolso y mi tapado que estaba a un lado, dejando todo lo demás en la sala.

“Me iré.”

“Umu.”

Después de mi breve despedida, me respondió asintiendo.

Nuestra charla ha llegado a su fin, en el momento que pienso es más apropiado.

Pero justo mientras estuve a punto de salir de la sala, escuché su voz por detrás:

“Hikigaya.”

No miré atrás, pero tampoco planeo ignorar su llamado, así que me detuve.

“Perdón…por no haberme animado a decirlo.”

Soy incapaz de ver la expresión de Hiratsuka-sensei en este momento, pero no es difícil imaginar la forma en que debe estar mirando al suelo con tristeza, porque es la misma expresión que tengo yo ahora.

Mientras intentaba decir algo, la amrgura del café que debería haber sido completamente consumida regresó de mi estómago, junto con las palabras que quería decir.

“*Tos*…no, no tiene que disculparse.”

Giré la cabeza por encima del hombro, y con el rostro sonriente apropiadamente preparado, continué:

“No hay nada que podamos hacer al respecto, así es como funcionan los trabajos. Entiendo que su posición no le permite hablar sobre eso. Y además no es como si su transferencia ya haya sido decidida, ¿cierto?”

Traté de decirlo de la manera más fluida y natural posible. Pero Hikigaya Hachiman nunca fue una persona radiante y animada para empezar, lo que lo hizo sonar vacío y no deshonesto.

Hiratsuka-sensei actuó como si no le molestara, y siguió diciendo mientras mantenía la vista baja.

“Bueno sí, el telegrama oficial de despido no me ha sido entregado todavía.”

No hablar de cosas que no han sido oficialmente anunciadas. Esta es una regla que viene junto con la posición en un trabajo.

Pero por dentro, ambos somos conscientes de que eso es meramente una excusa. Pero sigue siendo una regla existente que no debe romperse.

Por lo cual decidimos aceptarla y cumplirla. No existe ninguna voluntad malvada ni virtuosa detrás de su decisión, simplemente se está obedeciendo a las reglas. Porque somos conscientes de la regla, no hay nada que podamos hacer al respecto, excepto aceptarla con una sonrisa.

“Pero será muy vergonzoso si al final no tengo que irme. Ajajaja…”

Dijo Hiratsuka-sensei mientras continuaba con una risa al tiempo que acomodaba su cabello.

“¿Es así, no? Jajaja…”

Yo también reí, y empecé a sentirme un poco más relajado.

Pero eso no logró qeu el vacío me deje.

Soy muy consciente de eso.

Hacer bromas no cambiará nada, de hecho, el acto de bromear en sí mismo eventualmente quedará obsoleto, y la conversación verbal sólo servirá para distinguirnos a nosotros mismos.

Pero todo llegará a su fin eventualmente.

Nuestra conversación también ha llegado a su fin.

“Me iré, entonces.”

“Sí, haz tu mejor esfuerzo.”

Le dediqué una ligera reverencia, y al salir de la sala, los sonidos intermitentes de una flama encendiéndose se oyeron detrás de mí.

Junto con un corto suspiro.

Hiratsuka-sensei estará trabajando en la sala de staff por otro rato, supongo.

Entonces cerré la puerta de la sala.


El objetivo de “Einherjar Project” es traer traducciones al español de obras literarias japonesas con una mentalidad sin ánimo de lucro. Todo el material aquí presente en esta página web no tiene el fin de generar ganancias económicas o publicitarias. El equipo de “Einherjar Project” no se hace responsable del mal uso de nuestro contenido por parte de páginas ajenas. Repudiamos el uso de un “acortadores de links” o cualquier otro método que su fin sea generar ingresos económicos por visita.


  1. Una referencia a Street Fighter 2 sobre un movimiento específico de Chun Li que contraresta a casi cada personaje, especialmente a Zangief.
  2. Un muy conocido jugador de Shogi que tiene el título de Campeón Eterno Siete.
  3. Aparentemente los buñuelos de pollo de Hokkaido tienen en japonés una pronunciación similar a Zangief.
  4. Una regla en Shogi, donde un jugador con puntos negativos necesitará recibir una mano ganadora o perderá. Aunque no estoy seguro de cómo encaja la referencia con el pollo asado.
  5. “Solitario Eterno Siete” en japonés es un juego de palabras que suena similar a Yoshiharu Habu.