Era finales de mayo.

—Sí, Kazu-nii. Toma.

Cuando había terminado de cenar, y me estaba tomando un descanso en el sofá de la sala de estar, Kanon me entregó un volante de tamaño A4.

¿Qué será? Tal vez sea una notificación de la escuela.

¿Tendrán día de asistencia de los padres en el instituto?

Estaba preparándome con la idea de que sería su tutor en caso de necesidad, y en el momento en que vi las letras en el volante, quedé sorprendido.

—Esto es… sobre el festival cultural?

En el volante hay una imagen de un oso “cute” y un globo.

Dentro de ese globo estaba escrito en letra gruesa y a mano, “Festival”.

El festival cultural escolar, ¿eh? Eso me trae recuerdos nostálgicos.

Desde que me volví un adulto trabajador no tengo nada que ver con eso de los festivales escolares.

—Es a finales de junio, ¿vale?

—¿En serio? Es inusual que se haga en junio.

—¿Te parece?

—Mi escuela lo hace en otoño.

Himari, desde un costado a mi lado, dijo eso echando una mirada al volante.

Pero de seguro al darse cuenta de lo cerca que estaban su cara a la mía se alejó con su cara enrojecida diciendo “Lo-Lo siento”.  

Por el momento no toque el tema, y deje caer una mirada al volante de nuevo.

—En el instituto al que iba también era en otoño. Antes del festival deportivo.

—En eso es diferente, ¿sabes? En mi instituto es después del festival deportivo.

Ya veo.

Supongo que el periodo para los eventos varía de acuerdo a la escuela.

Me pregunto qué tipo de criterios usan para determinar estas cosas.

—Bueno pues, para el festival cultural en nuestra escuela se usa un sistema de invitación por entradas… Um, ¿les gustaría venir a los dos?

Dijo Kanon tímidamente ofreciéndonos dos entradas de color azul claro.

—Siendo ese el caso, la tomaré. 

Tee-jee, gracias.

—Kanon-chan, ¿está bien que yo vaya?

—Por supuesto, me alegraría que vinieras Himari.

—… ¡Vale!

Himari sonríe ampliamente al recibir la entrada.

Kanon también dio una pequeña sonrisa pareciendo avergonzada.

—Sin embargo, ¿un sistema de invitación por entradas? Es la primera vez que escucho sobre ese sistema.

El instituto al que fui tenía un festival cultural abierto sin restricciones especiales.

—Mi instituto solía ser una escuela para chicas, por lo que hay un alto porcentaje de chicas en ella, ¿sabes? Al parecer ocurrieron frecuentes problemas… Empezaron a hacerlo así hace dos años, si no estoy mal.

—Ya veo…

Incluso en las escuelas mixtas hay hombres que van teniendo como objetivos a las chicas.

Es aún más cierto en el caso de que haya una alta proporción de chicas. 

—Por cierto, ¿qué clase de cosas harán? Después de todo, habrá tiendas tipo bazar y eso ¿no? 

—Parece que es el tipo de cosas que harán las otras clases. Ya que lo mencionas, nuestra clase decidió hacer un café cosplay.

—¿Un café cosplay?

De alguna manera los ojos de Himari brillaban.

Supongo que está interesada en ese tipo de cosas. 

—En efecto. Creo que es más o menos similar a tu trabajo a tiempo parcial, Himari. Así que si hay algo que no sé, tal vez podría preguntarte.

—No te preocupes. Si hay algo en lo que pueda ser de ayuda, ¡pregunta lo que quieras!

Himari le dijo eso a Kanon mientras apretaba sus puños con entusiasmo.

Estaba totalmente motivada.

—Por cierto, ¿qué tipo de cosplay?

Desde mi punto de vista, solo como una “chica de instituto” es un cosplay automático.

Como cabría esperar, sonaría desagradable así que guarde silencio.  

—Uhm, parece que será variado, ¿creo? La verdad estaba distraída por lo que no preste mucha atención a esa parte. Ajajaja.

—Alto ahí, presta atención a lo que dicen.

Me percate de que probablemente Kanon no participa mucho en las discusiones de la clase. 

Dicho esto, Kanon no parece estar insatisfecha, por el contrario, es del tipo que se adecua muy bien a ello.

—¿A quién deberíamos darle el resto de las entradas…? ¿Estará bien darle una a Yuuri-san?

—Dijo que vendría mañana o pasado mañana. Vamos a preguntarle entonces.

…Por eso esperé el día en que Yuuri viniera desde el trabajo.

Yuuri regresó a casa junto conmigo trayendo de nuevo cosméticos dentro de una pequeña bolsa de papel blanco.

Para ser honesto, estaba un poco impaciente cuando Yuuri se declaró una “cómplice”, pero no ha habido problemas particulares desde entonces.

Por el contrario, al darme cuenta de que podía hablar del asunto de Himari con otra persona, me sentí aliviado.  

No es como si no estuviera a gusto con el asunto de Himari, pero aún así parece que estaba acumulando estrés sin darme cuenta.

Bueno, después de todo, si esto se filtra se volvería un asunto policial, eh…

En ese aspecto, Yuuri es de fiar.

—Oye… Yuuri-san, ¿estás libre el último sábado del próximo mes?

Le empezó a comentar Kanon a Yuuri mientras la miraba desde abajo.

Yuuri, que estaba sentada en el sofá y sacaba cosméticos de una bolsa de papel, quedó sorprendida, luego miró hacia arriba como si se acordara de algo.

—Veamos, estoy segura de que debe haber una ceremonia conmemorativa ese día en mi casa… ¿Por qué lo preguntas?

Yuuri entretejió abiertamente las cejas cuando Kanon le explicó lo del festival cultural.

—¡E-Eso…quiero ir…! Pero no puedo romper con lo de la ceremonia conmemorativa… sin embargo es el festival cultural de Kanon-chan… Uhhhhh

Yuuri que estaba al borde de las lágrimas abrazó a Kanon. 

¿Qué es lo que está haciendo una adulta lo suficientemente mayorcita?

—Yu-Yuuri-san, espera, el pecho…

Hay un choque muy estimulante cuando el pecho de Yuuri y las mejillas de Kanon se aprietan entre sí.

Hmmm…

…No no no, detente.

Como era de esperar, incluso Kanon solo puede sonreír amargamente ante la actitud de Yuuri.

No puede continuar con sus palabras.

Por alguna razón, Himari las miraba a los dos fijamente.

Probablemente siente que le han robado a Kanon, ¿no?

—Ambas se ven tan esponjosas y suaves, no puedo creer que esté viendo una composición tan pintoresca y estimulante en persona…. Necesita ser grabada en la mente…

Murmuró para sí misma con una expresión seria.

Como pensaba, la sensibilidad de Himari para dibujar es un poco inusual.

—Kazuki-kun, ¿vas a ir al festival cultural?

Yuuri me miró mientras aún continuaba abrazando a Kanon.

No sé por qué, tengo un poco de miedo con la vista.

—Sí, supongo.

—Uhh, que injusto…

—Aunque tú tienes una hermana, ¿no es así Yuuri?

—El festival cultural del instituto de mi hermana, es algo así como un evento completamente privado. Por eso es que no he ido…

—¿Es así?

—Por eso no he tenido la oportunidad de ir a un festival cultural de instituto desde que soy una adulta… Yo también hubiera querido absorber mucha energía de jovencitas.

—No digas cosas que suenan como a una vampira.

Suenas como una pervertida.

En primer lugar, Yuuri ya debería estar absorbiendo los componentes vitales de una chica de instituto por parte de su hermana… espera, es lo mismo para mí, eh.

Voy a dejar de pensar más allá de eso.

—Kanon-chan, ¿también tienes festival cultural el próximo año? ¿Me invitaras el próximo año también? 

—Probablemente… Te invitaré si el sistema es el mismo que el de este año.

—Gracias. Uhhh … Tendré paciencia hasta el año que viene….

Yuuri abraza a Kanon aún más firmemente.

Exasperada, Kanon le da palmaditas en la cabeza a Yuuri.

¿Quién es la adulta aquí…? 

Por esta faceta es que no entiendo cuando dicen que Yuuri es de un aspecto “maduro”.

Sin embargo, ¿el próximo año…? 

Las palabras que dijo Yuuri de repente terminaron por capturar mi atención.

No sé cómo estará esta convivencia el año que viene, o incluso el mes que viene…

No podía imaginarlo en absoluto.

Después de que Yuuri terminara de comer junto conmigo, me desplace al baño.

—…Así que tengo la información de contacto del tipo.

—Ya veo….

Mi padre emite un aire misterioso al otro lado del teléfono.

Mi padre llamó de nuevo para preguntar por el estado de Kanon.

Como era de esperar, le informé sobre el “Ataque de Murakumo” el otro día, pero al mismo tiempo manipulé los detalles… Así lo sentí.

Naturalmente no le había dicho a mi padre sobre el asunto de Himari.

—Por cierto, sobre madre—

—Se está recuperando. Por lo que sé, en el transcurso de este mes podrá dejar el hospital.

—…Que alivio.

Por ahora, me siento más tranquilo.

Pero tenía otra preocupación.

Así que decidí tomar la iniciativa.

—Oye, padre. Incluso después de que Madre sea dada de alta estaré cuidando a Kanon en mi casa, ¿vale?

—Sería genial para nosotros si lo hicieras, pero… ¿Estás seguro de eso, Kazuki?

—Mi casa queda más cerca de la escuela de Kanon, por lo que es más conveniente. Además, creo que sería difícil para Kanon cambiar de entorno de nuevo cuando ya se ha estado acostumbrando.

—Cierto

Originalmente Kanon había ido a casa de mis padres por ayuda.

Bueno, si se piensa normalmente, era una acción natural (para comenzar, ella no sabía dónde estaba mi casa), y considerando el carácter de mi madre, creo que fácilmente le diría, “vente a mi casa”.

Si eso ocurriera, seríamos Himari y yo viviendo juntos.

Soy consciente de que este modo de vida de ahora se sostiene sobre un peligroso equilibrio.

Así que sin la presencia de Kanon, el riesgo de que la existencia de Himari sea descubierta por los que me rodean definitivamente aumentaría.

Quería evitar eso.

Me disgusta bastante mi naturaleza calculadora.

Pero aparte del asunto de Himari, quiero comer más de la comida que hace Kanon… Esa es mi verdadera intención.

Por supuesto, no iba a decirlo, sin embargo.

—Pero Kazuki, eres tú quien ha quedado bajo el cuidado de Kanon-chan, ¿verdad?

—N-No es así.

Termine un poco alterado.

Ya que cuando se trata de cocinar, estoy completamente al cuidado de Kanon…

—¿En serio? No muestres un comportamiento desagradable a Kanon-chan.

—Lo sé. Entonces, voy a cortar.

No quería que me cuestionara más que eso, por lo que forzosamente termine la llamada.

Cuando salí del baño, las tres, incluyendo a Yuuri, estaban en la sala de estar divirtiéndose bulliciosamente.

Hay muchos recipientes pequeños de colores sobre la mesa.

¿Qué es esto… esmalte?

—Este que tiene purpurina de color azul es bonito. Ah, pero creo que también me gusta el perlado de aquí también… Hmmm, qué problemático.

Kanon, con la mano en la barbilla sostenía alternadamente los contenedores. 

—Fufu. A Kanon-chan parece gustarle los brillantes, eh. ¿Y a ti Himari-chan?

En contraste con la ansiedad de Kanon, Himari estaba sentada tranquilamente cuando Yuuri le hizo una pregunta.

—Yo… nunca he hecho nada como esto antes…No me interesaba mucho—

Cuando Himari dijo eso, nuestras miradas se encontraron.

Himari dejó escapar un pequeño, “Ah”, y por alguna razón se corrigió rápidamente, “¡P-Pero me gusta mirarlos! ¡Creo que los colores pastel son bonitos!” 

Me trae sin cuidado si una chica está a la moda o no. 

—Oye Himari. ¿Me pintarías las uñas?

—¿Hee?

Los hombros de Himari temblaron con una sacudida ante la repentina sugerencia de Kanon.

—Himari, eres una artista habilidosa—

—Pero nunca me he pintado las uñas. No sé si puedo hacerlo bien…

—Entonces, ¿por qué no lo intentas? Pareces tener sentido para los colores, Himari. Vamos a hacerlo—

De manera animada Kanon le presenta su mano a Himari.

Himari estaba desconcertada, “Perdóname si me equivoco…”, al decirlo, tranquilamente tomó el esmalte.

Parece que lo mejor es que deje de mirar esto tan atentamente.

Me refugié en mi habitación y decidí jugar un juego en el smartphone que ya hace un tiempo no jugaba.

Escuchaba intermitentemente voces de diversión que venían de la sala de estar.

—Himari, eres muy hábil. No puedo hacer una gradación así tan de repente, ¿sabes? En serio, es precioso.

—¿E-En serio…?

—Hmmmm. La primera vez que las pinte, era de textura mate, pero el color era muy irregular por lo que estaba algo deprimida. Himari-chan, ¿podrías hacer lo mismo para mí? 

—S-Sí. Si te parece bien que yo lo haga… ¿Qué color base quieres usar, Yuuri-san?

—Hm, veamos.

Prácticamente era como si estuviera en escena, por lo que de alguna manera terminé imaginando los colores mientras estaba en mi habitación.

Sin embargo, no pude entender algunas de las palabras que decían.

Después de eso, las tres pasaron un tiempo charlando animadamente—

—Ah, Kazuki-kun, creo que ya es hora de irme a casa.

Cuando Yuuri dijo eso, miré el reloj y vi que eran las ocho pasadas.

¿Ya es esta hora?

Consumí el tiempo jugando ociosamente mientras escuchaba la conversación.

Cuando salí a la sala de estar, estaban alineados esmaltes de varios colores sobre la mesa.

¿Yuuri trajo tantas cosas?

Y por poco la habitación se está llenando de un olor a diluyente.

Tengo que encender el ventilador de extracción.

Yuuri ya había terminado de prepararse para salir y se estaba poniendo los zapatos.

Acompañamos a Yuuri hasta la puerta.

—Lamento haber estado tanto tiempo hoy. Kazuki-kun hasta la próxima.

—Hm. Cuídate.

—¡Kanon-chan, Himari-chan, gracias por lo de hoy!

—Igualmente.

—Buenas noches.

Mientras Kanon y Himari sonreían y ondeaban la mano, Yuuri dejó la entrada. 

Las puntas de los dedos de las dos eran tan brillantes que las mire por reflejo.

Kanon, quizás notando mi mirada, me muestra rápidamente su mano.

—Kazu-nii, mira. Hice que Himari las pintara para mí.

—Hee, es increíble, ¿no?

—¡En efecto!

El azul claro y amarillo en una gradación y hay una purpurina reluciente en la punta.

No me interesa para nada la manicure, incluso, creo que prefiero las uñas de las mujeres al natural.

Pero honestamente pensé que este coloreado era hermoso.

—Um. Las mías las pintó Yuuri-san… Yo, es la primera vez que hago algo como esto… ¿No te parece raro?

Himari dijo eso, y también me mostró su mano tímidamente. 

Las de Himari están de un simple color rosa muy deslizado.

Y sólo en ambos meñiques había mariposas blancas pintadas.

Probablemente sea una pegatina, ya que no hay forma de que Yuuri pueda dibujar tan bien.

—No, se ven bonitas, ¿sabes?

—¿De-de verdad?

—Así es.

—Yes…!

Instantáneamente, la expresión de Himari se ilumina con entusiasmo.

Sé que suena repetitivo, pero no me interesa para nada la manicure, así que no sé si es bueno o malo, sin embargo, creo que encaja con la imagen de Himari.

En efecto, es la elección de Yuuri, quien tiene una hermana menor.

—Ahora, ustedes dos, en el orden que quieran, vayan a tomar un baño rápido—

—Entendido.

Respondieron las dos y se alejaron de la entrada.

Y mientras se dirigían a la habitación intercambiaban miradas y se reían, “Tee-jee” y “Fufufu”.

No lo entiendo muy bien, pero parece que se están divirtiendo.

Tenía un poco de envidia de las chicas de instituto que podían estar de tal humor con sólo pintarse las uñas.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!