1

Subaru Natsuki experimentó en un instante un sentimiento entre perder la conciencia y revivir.

“_”

Su cabeza se había estrellado contra el duro suelo, bañando de rojo su mundo justo un momento antes.

En el momento siguiente perdió sus cinco sentidos. Subaru se encontró a si mismo encima de una cama suave.

“Whew…”

Exhaló. Su cuerpo se relajó mientras el impacto de la muerte se desvanecía de su alma. Esto fue suficiente para hacer que levantara las sábanas, olvidando incluso respirar.

Por supuesto que pasó. Nunca antes había saltado de un acantilado y se había quitado la vida. Su cuarta muerte en este bucle fue debido a un suicidio. Sin un manual de “Como regresar de la muerte” realizado, o algún precedente de ello, podría haber sido el fin de la vida de Subaru Natsuki para todos los que lo conocieron.

Pero –

“He… he vuelto…”

Subaru apretó su puño tembloroso, sonriéndole al techo blanco que llenaba su visión.

La cama blanda, la aromática almohada, la suite bien amoblada – todo esto pertenecía a la habitación de invitados con la que fue recibido Subaru en su primer día en la Mansión Roswaal.

Y lo más importante –

“Nee-sama, nee-sama. Nuestro querido huésped parece que es lento para despertarse”

“Rem, Rem. Nuestro querido huésped parece que tiene su cabeza lenta a pesar de su edad”

Las hermanas gemelas estaban apretando la mano de la otra, con los ojos una al lado de la otra mientras miraban a Subaru desde el pie de la cama.

Llevaban pequeños vestidos negros con delantales blancos. Ambas tenían un encaje blanco deslumbrante en la parte superior de su cabeza, una tenía el pelo rosa; la otra, de color azul. Sus caras eran jóvenes y encantadoras.

Ellas eran las sirvientas que se encargaban de la mansión, y también la razón por la que Subaru había usado su Retorno de la Muerte.

El corazón de Subaru se había estremecido al escuchar aquellas familiares voces hablando de manera familiar, durante lo que sería la quinta ronda de reunirse con ellas por primera vez.

Tenía una montaña de cosas que quería preguntar. Pero sintió como si algo estuviera atorado en su garganta; las palabras no saldrían.

Viendo a Rem viva y sana, mientras Ram se comportaba con su rudeza típica, todo se sentía tan ordinario y natural que era difícil para Subaru mantener sus emociones calmadas.

“Querido huésped, querido huésped. ¿Hay algo malo? ¿Se encuentra mal?”

“Querido huésped, querido huésped. ¿Se encuentra enfermo? ¿Tal vez una enfermedad crónica?”

Subaru puso una mano en su pecho y bajó la cabeza ante las desconcertadas gemelas.

Las sirvientas se fueron a un lado de la cama y se separaron ligeramente, extendiendo la mano con una pequeña palma cada una, como para tocar a Subaru desde ambos lados.

Esas manos –

“Préstenmelas por un segundo”

“¿Eh?”

“¿Ah?”

Subaru, sin esperar que dijeran que sí, agarró sus manos, entrelazando sus dedos con los de ellas.

Con las hermanas sorprendidas por esta acción, tenía una buena sensación por sus delgados dedos y el calor de sus palmas.

“Sí, lo sabía… No hay duda.”

Subaru recordó el sentimiento de aquellas manos y cómo su calor lo habían salvado en su momento de necesidad.

No estaba equivocado acerca de lo que le había dado la determinación de arrojarse de ese precipicio.

Ambas retiraron sus manos y mostraron desprecio por el comportamiento grosero e insolente de Subaru.

“No, querido huésped. Usted está muy equivocado. Sobre todo.”

“No, querido huésped. Seguramente la equivocación fue que usted haya nacido.”

Pero Subaru asintió, como si esas palabras crueles fueran música que revitalizaba su alma.

“A pesar de todo, probablemente no debería sonreír por eso… pero ahora mismo, se siente bien”.

“Nee-sama, nee-sama. ¿Podría el querido Huésped disfrutar de ser insultado? ”

“Rem, Rem. ¿Podría el querido huésped ser un masoquista pervertido? ”

Estas eran extrañas acusaciones para lanzarle tan rápidamente a un “querido Huésped”, pero él sonrió y las dejó continuar.

Si eso significaba que realmente podría pasar tiempo de nuevo con las dos, todo lo demás no tenía importancia.

Ante una actitud menos cautelosa y un desagrado más evidente, Subaru saltó de la cama. Apretó una mano contra su trasero mientras comprobaba la condición de su cuerpo antes de volverse hacia aquellos dos rostros que lo veían con sospecha.

“Lo siento por hacer eso antes sin siquiera saludarlas. Sin embargo, hay algo que quiero decir más allá de disculparme.”

Subaru cruzó los brazos, sopló dramáticamente sobre su pecho y se sentó de nuevo, frente a Ram y Rem. Sintiendo las miradas agudas que ambas ponían sobre él, Subaru distraídamente meditaba, ‘Probablemente están empezando a evaluarme’

Si Subaru Natsuki no podía ganar su confianza, de hecho, la confianza de todos aquellos que pertenecían a la mansión, no podría esperar recuperar el tiempo pacífico y tranquilo que había perdido.

Así que decidió ser más cauteloso, con la esperanza de apaciguar sus sospechas –

“Quiero decir, rayos, no soy una especie de delincuente que no puede llevarse bien con alguien…”

Al escuchar el murmullo de Subaru, ambas inclinaron la cabeza un poco, como si tuvieran sus dudas al respecto.

Encontrando gracia que incluso ahora sus gestos se estaban sincronizando, Subaru sintió que la tensión y el estrés desaparecían de su cuerpo. Ya sabía lo que quería decir, así como lo que necesitaba hacer.

“Confío en ustedes, así que vamos a llevarnos bien, ¿de acuerdo?”

Al igual que en el primer bucle, haría todo lo posible por ganarse la confianza de las chicas.

Tener un poco de conocimiento del futuro no cambió la naturaleza básica de Subaru, ni tampoco la mera posibilidad de que pudiera cambiar las cosas. Todo lo que podía hacer era encarar la situación ante sus ojos y vivir todos los días al máximo.

La petición de Subaru hizo que las gemelas se miraran e intercambiaran una conversación silenciosa entre sus ojos. Estaban en un ‘tira y afloja’1, cuando abruptamente miraron hacia la puerta, al haber notado a una única chica entrar justo en ese momento.

Tenía la piel tan pálida que casi podías ver a través de ella, con el pelo plateado que llevaba hasta las caderas. Sus ojos violetas parecían emitir un fascinante hechizo mágico que te atraía. Era Emilia, una muchacha de belleza inhumana.

Emilia, notando que Subaru la miraba fijamente, mostró una gran sonrisa mientras miraba a los tres en la habitación.

“Oí un alboroto, así que vine a mirar… Pareces muy animado, Subaru. Estoy alegre.”

“Me sentí un poco conflictivo allí, pero ver a Emilia-tan mandó volar todo eso lejos de mí. Eres el remedio milagroso que mi corazón necesitaba”.

“Lo siento, realmente no entiendo lo que estás diciendo…”

Una mirada de preocupación se apoderó de la hermosa cara de Emilia porque Subaru hablaba con más gentileza que de costumbre.

“Incluso tu mirada triste es linda… Siempre eres dulce, y eso me hace sentir renovado”.

“De alguna manera, eso suena un poco espeluznante. Pero, buenos días. Me alegra que estés bien.”

La mueca que había hecho rápidamente se suavizó y se convirtió en una sonrisa encantadora para Subaru.

En cuanto a Emilia, esta fue su primera reunión después de los acontecimientos en la capital real. Subaru aceptó sinceramente las palabras de alivio de Emilia al verlo volver del borde de la muerte.

“Sí, buenos días. Bueno, vamos a empezar de nuevo, ¿de acuerdo?”

Las tres chicas de la habitación, sin entender lo que Subaru quería decir con eso, inclinaron ligeramente la cabeza con miradas desconcertadas.

Al verlas reaccionar como un trío de hermanas, hizo que Subaru riera.

“Lo que quise decir es que ya es hora de que empiece a completar los niveles 2de la mansión Roswaal.”

Su objetivo era llegar a la mañana que deseaba ver para él, y para todos en la mansión.

-Ahora, pongamos esto en marcha.

Y así, él empezó su primer día en la mansión Roswaal por quinta vez.

2

Necesitaba superar dos obstáculos importantes para pasar su primera semana en la mansión Roswaal.

La primera era ganar la confianza de todos los que viven allí. Esto significaba no sólo a Ram y Rem sino también a su maestro, Roswaal.

Si las chicas veían alguna parte de él como remotamente dudosa, las posibilidades de que cometan el asesinato para silenciarlo eran excepcionalmente altas.

El segundo obstáculo era traer abajo el ataque del hechicero a la mansión Roswaal.

Pero no tenía ninguna pista real para hacer eso hasta ahora.

Su oponente era duro, su verdadera identidad permanecía oculta incluso cuando Subaru lo estaba viviendo por quinta vez.

Subaru necesitaba ganar la confianza de las gemelas y tratar con un desconocido, un usuario maligno de magia. Esas eran las condiciones para obtener la victoria que había descubierto en su cuarta muerte.

Sin embargo, a Subaru todavía le faltaban muchos de los elementos necesarios para cumplir con esos requisitos. A pesar de su Retorno de la Muerte, no había podido poner sus manos en nada sólido.

Su cabeza se sentía atrapada entre una roca y un lugar duro, pero lanzó sus emociones negativas y miró hacia el futuro.

Tenía que enfrentarse a la pared que estaba delante suyo, sin importar lo alta que fuera.

Fue la elección de Subaru el volver y hacer esto, sin saber si lo lograría. Decidió que, una vez que experimentara la muerte por sus propias manos, lo conseguiría… aunque esto lo acabara matando.

3

La luna se estaba elevando en el cielo nocturno cuando una conversación privada tuvo lugar en el estudio, en el piso más alto de la mansión Roswaal.

El hombre se sentó en el escritorio, haciendo una pregunta con su lenta y exagerada forma de hablar.

¿Cóoomo es él, Ram? ¿Cómo lo calificaríiias según lo que has visto?

Era un hombre de cabello largo color índigo, con una piel pálida y espantosa, y parecía un tipo clásico de chico bonito, si no fuera por el maquillaje de payaso que cubría su rostro. Eso, combinado con su peculiar patrón de voz, lo convertía en un hombre difícil de olvidar.

Él era Roswaal L. Mathers, señor y amo de la mansión.

Participando en esta conversación, estaban Roswaal y una sirvienta – Ram – mirando hacia él y al escritorio.

Roswaal cruzó los brazos e hizo una amplia sonrisa mientras Ram inclinaba la cabeza, profundamente pensativa. Alzó una ceja, encontrando un hecho raro la vacilación que Ram tenía para hacer el reporte.

“Hmm, ver así a Ram, quien siempre está propensa a emitir juiiicios sobre todo, tan preocupada, es todo un espectáaaculo, ¿no? ¿Taaal vez un día no sea suficiente para conocerlo?”

“Ese no es el caso. Sin embargo…”

Aunque ella lo negó inmediatamente, sus palabras revelaron una falta de claridad.

Ram puso sus dedos en sus propios labios y aún parecía un poco insegura cuando volvió a hablar.

“Déjame evaluarlo primero. Él… Barusu… no tiene habilidad alguna. Su trabajo como sirviente es completamente el de un novato”.

“Oh, oh… ¿No es un poco desconcertaaante que él mismo pidiera ese rol?”

Roswaal sonrió mientras recordaba la interacción del desayuno de la mañana.

Recordó también qué palabras empleó el recién despertado huésped mientras buscaba una recompensa por sus hazañas.

Lo que destacó fue la afirmación de Subaru de ser un adolescente con buena salud, una educación medio decente y una cabeza no tan terrible. Se trataba de una autoevaluación robusta que, por la misma razón, merecía cierto grado de cautela.

En consecuencia, había ordenado a Ram que supervisara su educación, así como observar sus acciones e informar de sus hallazgos, como lo estaba haciendo en este momento.

No había pensado que el asunto se resolvería en un solo día, pero la duda de Ram al hacer su informe era un problema en sí mismo.

Roswaal apoyó su mejilla contra su mano. Ram mantuvo su silencio un rato antes de abrir la boca.

“Hay cosas misteriosas acerca de Barusu.”

“Sí, sí, cuéntame. Háblame de cualquier cosa que se destaaaque”.

“Se puede decir que está completamente desprovisto de talentos, pero Barusu parece ser… un poco, demasiado astuto cuando se trata de cosas particulares.”

“¿Qué quieres decir con “demasiado astuto”?”

“Estas son cosas muy secundarias, pero… en medio del trabajo, parece bastante familiarizado con pequeños detalles sobre la mansión, cosas que todavía no le he enseñado. Al guardar los platos, abrió los cajones en el orden correcto. Además, nuestro… sabor en hojas de té. ”

“––– “

Roswaal no dijo nada en respuesta a las palabras de Ram, sino que pasó silenciosamente la punta de un dedo por su barbilla. Al ver a Roswaal hacer esto, Ram añadió: “Por supuesto, estos son detalles muy pequeños. Después del desayuno, le di un breve recorrido y explicación sobre la mansión. Noté que sus ojos se movían a varios lugares. Eso es realmente todo, pero… ”

“Ya veo, demasiado para ser un conjunto de simples coincidencias… Eso es más bien iiinteresante.”

La sospecha comenzaba desde las cosas más pequeñas. Si no lo pensaba demasiado, Subaru podría haber comprobado la mansión antes de infiltrarse en serio. Pero lo que hizo que esa posibilidad fuera difícil de comprender era…

“Su hazaña fue la de proteger a la señorita Emilia en la capital real, ¿Cieeerto…?”

“Parece también… evidente el hecho de infiltrarse en la mansión. De todos modos, bien podría haber perdido la vida si la señorita Beatrice no estuviera disponible.”

La memoria de su ser llevado a la mansión estaba todavía fresca en la mente de Roswaal. Aunque no había curado al muchacho personalmente, era imposible que Beatrice participara en tal complot. Además, Ram había cuidado al herido Subaru todo el camino de regreso desde la capital real. Que ellas hayan dejado pasar un hecho tan grave como ese era muy poco probable.

“A pesar de todo, tales pensamientos parecen algo exagerados a la luz de los hechos”.

“La Cazadora de Intestinos que atacó a la señorita Emilia… Me imagino que es posible que él conspiró con ella para infiltrarse en la mansión, pero… ”

Las palabras de Ram carecían de convicción, sugiriendo que hasta incluso ella lo consideraba poco probable.

Por su parte, Roswaal sacudió la cabeza.

“No, eso no es pooosible. Seguramente no necesitamos siquiera sospeeechar que la Cazadora de Intestinos haría equipo con él.”

“¿Es…eso…así?”

“Más importante, ¿hay alguna otra preocupación?”

Impulsada por Roswaal para seguir adelante, Ram bajó los ojos.

“Supongo que… dejando a un lado su ser demasiado astuto de vez en cuando… Barusu es muy optimista, esto es bastante nauseabundo”.

“¿Eh?”

Roswaal alzó una ceja a la declaración de Ram. Parecía no elegir mucho sus palabras de manera cuidados así que estaba buscando las más adecuadas para usar.

Seguramente incluso Ram se había dado cuenta que había dicho algo fuera de lugar. Ella continuó, frustrada por su propia incapacidad de encontrar una explicación más precisa.

“A este ritmo, él hablará con sí mismo hasta la muerte. Su sonrisa nunca vacila cuando tropieza, y parece excepcionalmente atento a cómo se comporta hacia nosotras… ”

“¿Qué pieeensas de eso?”

“… Es diferente a como la señorita Emilia lo describe… Es decir, la forma en que es honesto acerca de sus propios deseos tal como lo haría un niño, genuino de una manera simpática…”

Ram trató de mantener corta su respuesta a la sutil pregunta.

Roswaal, habiendo tenido poco contacto con Subaru, no podía entender lo que hizo a Ram tan dudosa. Pero éstas eran las palabras de una sirvienta leal que tenía un largo historial de servicio. Roswaal tiró de su barbilla mientras trataba de asimilar el análisis de Ram.

“Parece que tendremos que vigilarlo durante algún tiempo. Su primer día lo hizo difícil de ver, pero no puede ser ayudado. También es un hecho que merece una recompensa proporcional en agradecimiento por salvar a la señorita Emilia”.

“Y…así que… ¿Esto es necesario?”

La vacilación de Ram hizo que pareciera que no quería oír lo que vendría después. La expresión en su rostro seguía siendo la misma, pero Roswaal había pasado el suficiente tiempo a su alrededor para comprender lo que sentía en su interior. Roswaal vio el momento de debilidad de Ram con su ojo amarillo mientras hacía un pequeño movimiento de cabeza.

“Este es un asunto que debemos manejar con gran delicadeza. Por encima de todo, asegúrate de que Rem no se adelante.”

La sirvienta que no participaba en la conversación, Rem, tenía tendencia a actuar de acuerdo con sus propias ideas en algunas ocasiones. Por lo general, su juicio precipitado podría ser controlado con sólo un lindo regaño.

En momentos como éstos, sin embargo, la acción independiente era probable de empujar las cosas en una dirección muy pobre. Ella podría eliminar el peligro de antemano, empeorando su relación con Emilia en el proceso.

La idea no le divirtió.

“Sí, intentaré que Rem no actúe en base a sus sentimientos de desconfianza hacia Barusu.”

Roswaal se echó hacia atrás con un crujido de la silla. Su voz se sentía cansada de alguna manera cuando murmuró.

“Estoy profundamente agradecido. Este es un momento de grandes expectativas… De hecho, es tiempo de poner a prueba esas expectativas”.

Ram iba a decirle algo, pero cerró su boca y contuvo su lengua. El silencio descendió entre los dos mientras el aire fresco de la noche entraba.

“Entonces, Ram, ¿concluiremos con tu informe aquí?”

“Sí. Me disculpo por no ser capaz de transmitir mucho.”

“No te voy a castigar por tal cosa. Ahora, entonces, ¿procederemos? Después de todo, durante dos días, te debe doler considerablemente, ¿Verdad?”

“Ah, sí.”

Ram de alguna manera parecía hechizada al obedecer el dedo de Roswaal. Desde su posición de pie ante el escritorio, parecía que se tambaleaba cuando se acercó a Roswaal y se sentó en su regazo.

“Una vez más… perdone”.

“Es simplemente el ejercicio de un derecho natural. Es lo mismo de siempre, no hay nada de qué avergonzarse. Tu precioso cuerpo no te pertenece a ti sola, después de todo”

Él le acarició la mejilla. Ram cerró suavemente los ojos mientras inclinaba la cabeza.

Acariciando su pelo rosado con su otra mano, Roswaal cerró un ojo, mirando a Ram con su iris dorada.

“Ahora, entonces, dado lo que eres para nosotros… debemos llevarnos bien, ¿sí?”

Roswaal murmuró en mayor parte para sí mismo mientras su conciencia cambiaba sus engranajes. Miró fijamente a Ram delante de él, su conciencia se hundía en Ram y solamente en Ram.

La primera noche en la mansión Roswaal se hizo tarde cuando la sospechosa conversación entre maestro y sirvienta llegó a una conclusión.

4

“¡Buenos días! El clima es grandioso hoy, ¡perfecto para la lavandería! ¡Hagamos de este un día alegre! ”

Subaru hizo un estridente ¡hip, hip, hurra! Para acoger la llegada del sol naciente.

Fue su quinta salida en su segunda mañana en la mansión Roswaal.

Se paró en medio del jardín, mientras estiraba la parte superior de su cuerpo que era bañado por la luz del sol de la mañana. Utilizó el popular ejercicio de calentamiento matutino para hacer circular la sangre por todo su cuerpo, aprovechando al máximo la energía que había ganado con el sueño.

“Sí, ¡victoria!”

Finalmente, empujó ambas manos al cielo y gritó en triunfo mientras terminaba, al iniciar el comienzo de otro día.

Subaru enérgicamente limpió el sudor ligero de su frente y se volvió con una sonrisa. Emilia le devolvió la sonrisa, de manera carismática, de pie en el rincón del jardín mientras ella participaba en su conversación cotidiana con los espíritus inferiores bajo la sombra de un árbol.

“Realmente estás enérgico por la mañana…”

“Oye, no lo digas como si fuera todo ‘yo’ aquí. ¡Esfuérzate, Emilia-tan!

Puck, el pequeño espíritu de gato de Emilia, estaba flotando a su lado, limpiándose la cara con la pata.

“Cuando lo veo limpiar su rostro así, me gusta, él es en serio un gato. Supongo que los espíritus también se ponen soñolientos, ¿eh? Parece medio dormido así.”

“Tú también duermes cuando estás cansado, ¿verdad? Cuando el maná, la fuente de nuestro poder vital, se desvanece, bueno, cuando está lo suficiente cerca. Si no estamos recibiendo suficiente maná… ”

Puck bostezó generosamente. Emilia puso su mano en su boca y bostezó un poco, también.

“Ambos se acostaron tarde, ¿eh? Estabas hablando con un chico que te gusta, ¿no? ¡Métanme en esta conversación! ¿Huh? ¿Qué chica me gusta…? Eso es, ah, decirlo es vergonzoso, ya ves… ”

Subaru cruzó los brazos, mirando hacia abajo mientras le daba un pequeño vistazo a Emilia.

“De acuerdo, está bien” – dijo Emilia, saludando casualmente al acto de Subaru. “Me gusta Puck. A Puck le gusto. Fin.”

“¡¿Amor mutuo?! ¿No hay espacio para mí? ”

“Ni siquiera un poco, miau. Mi encanto hace que el corazón de Lia se agite. Puede que no seas una mala opción, Subaru, pero todo eso se pierde delante de mí. ¡Deberías dejar de lado a Lia… miau, miau! ”

Subaru no aceptó lo que dijo Puck, fulminándolo con reproche, pero los dedos de Emilia tomaron una oreja de cada uno de ellos antes de que pudieran empezar algo.

“No se dejen llevar. Voy a estar disgustada si eso es todo lo que ustedes dos hacen. ”

– ¡Ow, ow, está molesta, ow!

Subaru y Puck soportaron mansamente el castigo de Emilia.

Cuando Emilia soltó sus orejas, ambos se frotaron sus doloridas cabezas mientras ella estaba de pie ante ellos, con las manos en las caderas.

“Me alegro de que ustedes dos se estén llevando bien, pero no tomen ventaja de la gente sólo para que puedan jugar. Digan ‘sí’ si lo entienden.”

“Síiii”.

Ambos levantaron la mano y asintieron firmemente.

Extrañamente, aunque ser tratado como un niño debería haber molestado a Subaru, al ver la sonrisa agradable y satisfecha de Emilia hizo que tales inquietudes menores fueran irrelevantes.

Emilia, sin darse cuenta de que Subaru había caído completamente por su sonrisa, abruptamente aplaudió con sus manos.

“Oh, bueno, ahora está bien. Subaru, ¿Te sentarías aquí por un momento? ”

Emilia se sentó en el césped con las piernas hacia un lado, dando palmaditas en el suelo a su lado para invitar a Subaru.

“¡Me llamaste, voy corriendo! ¿Qué qué? ¿El momento es bueno para qué exactamente? No importa cuál sea tu petición, Subaru Natsuki no deja ningún deseo insatisfecho. Si hay un lugar al que no puedes llegar, solo necesitas ordenármelo y obedeceré.”

“Todo lo que dije era que te sentaras a mi lado. Esa es una reacción más grande de lo que esperaba. ¿Qué debería hacer?”

Como era de esperar, Emilia hizo una sonrisa de dolor ante el feroz entusiasmo de Subaru.

“Err… ayer fue tu primer día de trabajo. ¿Cómo te fue? ¿Lo hiciste bien?”

“Ah, sí, ¡fallé en el ochenta por ciento de ello!”

“Ya veo; ciertamente estás lleno de confianza… ¿Eh? ¿Fallaste? ¿El ochenta por ciento?”

“Eh, quizá al decir que fue ochenta esté exagerando… Tal vez más como sesenta, no… Setenta y cinco.”

“Eso significa que reprobaste un montón de cosas…”

Emilia actuó como si se sintiera responsable de alguna manera por la calificación inesperadamente baja de Subaru en su propio trabajo. Pero ella inmediatamente levantó su rostro en una muestra de preocupación.

“Ah, pero, hey, eso significó que tienes veinte por ciento del trabajo hecho correctamente en tu primer día, ¿eh? Está bien; estoy segura de que está bien. Ten confianza, ahora.”

“¡Eh, tienes razón! Es un largo camino, pero si empiezo por el veinte por ciento, ¡puedo subir poco a poco desde aquí!”

“No seas engreído. Reflexiona bien sobre ello.”

“Si vas a empezar de una forma dulce, ¡¿por qué no puedes terminar de una forma dulce?! Ah, no, no es nada, lo siento mucho”.

Subaru, acobardado por la presión de la mirada de Emilia, se encogió y asintió mansamente.

En todo caso…

“Siento como si estuviera mordiendo el polvo de Ram y Rem de alguna manera. Conseguir el veinte por ciento correcto mientras que lo intento con mi mayor esfuerzo, y acabar como estoy, no está ayudando. Esperaré una mejoría sobre mí en el futuro.”

“Si vas a ser tan optimista sobre eso, no hay nada más que pueda decir, pero…”

Al oír la declaración positiva de Subaru, Emilia hizo algo semejante a un puchero. La conducta infantil linda que se dejaba ver de vez en cuando nunca falló en encender un ardiente deseo en Subaru.

Pero se refrenó, ahogando las brasas.

Subaru señaló a Emilia con un dedo de cada mano en un gesto cómico.

“Así que, ya ves, estoy pasando todos los días con las hermanas sirvientas que me enseñan mientras me acostumbro a la vida como un sirviente. Si me canso de esa vida, llegaré corriendo al regazo de Emilia-tan, así que déjame recostarme sobre él, ¿de acuerdo?”

“… Yo sólo escuché eso a medias, pero me pareció bien.”

“¡Evaluación severa, pero con una cara linda! Bueno, si esa mitad fue la de la parte del regazo, ¡eso es un-OK! Como dije, déjame recostarme sobre tu regazo esta noche, Emilia-tan… ¡No robes mi lugar, Puck!”

Subaru empujó con un dedo a Puck, gritando su nombre. Puck reaccionó ante la declaración de guerra con un chasquido casual de sus propios bigotes.

“No importa lo que digas, el pacto de Lia conmigo significa que su corazón y cuerpo ya son míos. ¡No hay cambio en nuestra relación, miau, miau!”

Emilia agarró las orejas de Puck por su incorregible conducta y lo arrojó al aire para hacerle reflexionar sobre el error de sus acciones.

“Cielos, no cambies los términos de nuestro pacto a mis espaldas”.

Tal vez Puck estaba acostumbrado, porque a pesar de eso, él simplemente aterrizó en las manos de Emilia y felizmente se deslizó en ellos con una mirada de completa calma.

Subaru no podía dejar de sentir envidia de su relación.

“Bueno, ahora que me he energizado, será mejor que comience el trabajo de la mañana.”

“¿Qué quieres decir con «energizado»?”

“Por la bromista Emilia-tan.”

“Ahí vamos de nuevo. Si todo lo que haces es molestar a la gente, no confiarán en nada de lo que digas cuando realmente estés diciendo la verdad, ¿sabes?”

“Eso suena como algo sacado de un cuento de hadas. Si eso sucede, supongo que estaré cosechando lo que sembré… ”

“Espera, ¿me estás diciendo que…?”

Con Emilia lanzándole una exasperada mirada, Subaru dio una sonrisa brillante hacia atrás mientras se levantaba, sacudiendo su parte trasera.

“Me regañaran seriamente si no voy yendo, es lo que pienso. Se supone que debo ayudarles con el desayuno de esta mañana. Emilia-tan, no te gusta comer los pementos3verdes, ¿Verdad? Me aseguraré de que no estén en tu plato.”

“Tienes que comer incluso las verduras que no te gust… – ¿Cuándo te dije que no me gustaban los pementos verdes?

Emilia inclinó la cabeza con una mirada llena de curiosidad mientras Subaru se alejaba con una sonrisa y agitaba su mano.

En realidad, le había hablado de ello; incluso había visto su desagrado por ellos con sus propios ojos.

Se concentró en permanecer en el camino, siempre bromeando cuando sea que Emilia lo mirase.

Tenía que concentrarse, concentrarse, concentrarse siempre, para mantener la sonrisa en su rostro.

5

Emilia observó a Subaru deambular hasta que estuvo fuera de su vista, antes de soltar un pequeño suspiro.

Puck, mirando a Subaru desde su palma, levantó bruscamente la vista cuando se dio cuenta de que Emilia lo estaba mirando.

“Esa es una cara sombría. ¿Qué ocurre?”

“Sólo me siento decaída de alguna manera. Realmente no puedo ponerlo en palabras. ”

Emilia se encogió ante el tentador deseo de expresar su inquietud interna.

Pero aquello que estaba atrapado en su garganta no tuvo la oportunidad de convertirse en palabras apropiadas, mientras suspiraba de nuevo.

La nariz rosada de Puck se contrajo al observar el conflicto de Emilia.

“¿Estás preocupada por Subaru? No es común que te preocupes por personas como él. “

“No vayas y hables como si fuera una especie de tonta al relacionarme con la gente. No soy mala en acercarme a los demás… ¡Sólo que no he tenido muchas oportunidades de hacerlo! ”

Emilia hinchó sus mejillas, una expresión que se negó a mostrar a nadie salvo a Puck.

Aunque parecía el acto de una niña mimada, era una prueba de la fe absoluta de Emilia hacia Puck. El espíritu, aceptando plenamente su confianza, le sonrió como si fuera su propia hija.

Le ofreció un gesto con la cabeza a las delicadas emociones que Emilia no podía expresar.

“Bueno, no es ninguna sorpresa que te lo esté diciendo. Porque esto se ha convertido en un pequeño problema.”

“¿Un pequeño… problema?”

Había dicho las palabras de manera casual, pero el rostro de Emilia se tensó; no podía dejar pasar el tono con el que lo dijo.

Por naturaleza, Puck se comportaba exactamente igual sin importar cuán alta fuese la presión de la situación. Ella no sabía si era porque era un espíritu o si era simplemente su personalidad lo que lo hacía así, pero él se reservó observaciones serias como un espíritu para aportar opiniones en las decisiones difíciles e importantes, como las de Emilia.

Viendo exhalar a Emilia, Puck casualmente jugó con sus bigotes. Todavía hablaba de manera peculiar hasta el final.

“Sólo le toqué un poco, pero la mente de Subaru está revuelta. Lo que muestra en el exterior no coincide con el interior. A este ritmo, no tardará mucho en llegar a su límite.”

6

El ‘ting’ agudo y el sonido de la cerámica que hacia al romperse hizo que las cejas de Ram se arquearan por la sorpresa.

El joven sirviente estaba saltando como un bailarín – Subaru– alzó la voz mientras agarraba una escoba y un recogedor.

“¡Está bien! ¡Está bien! ¡No te preocupes! ¡Lo tengo!”

Rápidamente limpió los fragmentos de cerámica esparcidos a sus pies y fingió secarse el sudor de su frente.

Cuando miró a Rem, quien lo había visto durante todo el acontecimiento, dirigió los dientes en una malvada sonrisa.

“No te preocupes. Me ocuparé de ello súper rápido, y no habrá siquiera una víctima. ”

“Creo que tu preocupación es digna de elogio, pero ¿no fuiste tú quien soltó el florero, Subaru? Necesito conseguir un jarrón de reemplazo, limpiar el piso, poner las flores en orden… ”

“No, ¡está bien! ¡Puedo conseguir un jarrón y poner las flores por mí mismo! ¡Adelante, enfócate en tu propio trabajo!”

Dirigiéndose a Rem, casi como si se lo estuviera ordenando, Subaru se encaminó al almacén para traer el mobiliario y volvió varios minutos más después con un florero apropiado.

Rápidamente puso el nuevo vaso en el mismo lugar en el que estaba el anterior, y añadió el agua y las flores, regresando las cosas a como estaban.

“Uf. Se siente bien hacer un trabajo, Remrin”.

“Es un trabajo extra que tú hiciste necesario, pero al menos te encargaste de ello…Subaru, ¿dónde oíste sobre el lugar en el que estaban los jarrones de repuesto? ¿De Nee-sama?”

“Mm, ah, er… ¡Correcto, de tu hermana mayor! Soy yo del que estamos hablando, ella estaba bastante segura de que yo rompería uno en algún momento. ¡Así que me dijo de antemano dónde conseguir un jarrón nuevo! ”

Escuchando la torpe excusa, Rem no lo pensó, eso es lo que su hermana era para ella, tal previsión. Estaba menos preocupada por el jarrón y más por el hecho de que Subaru tenía tanto conocimiento de la distribución de la mansión que había recuperado la escoba y el recogedor de polvo para limpiar el vaso roto, y luego fue a coger un repuesto, sin dudarlo.

Rem realmente dudaba de que alguien que trabajara por sólo un día o dos hiciera tal cosa.

Dicho esto, en lugar de levantar sus sospechas…

“¿Estás bien? Debes estar agobiada por el trabajo, adelante y dame un poco para poder ayudarte. Lo haré; haré lo que sea.”

… Él era tan amable al respecto, que ella simplemente no podía poner un dedo sobre el problema.

No era el comportamiento de alguien que portase malicia u hostilidad, pero tampoco era así como se comportaba una persona sin engaños. Más al punto, para alguien escondiendo algo, su fachada estaba plagada de aperturas.

Parecía que intentaba realmente acostumbrarse al trabajo y tratar de llevarse bien con Rem y Ram.

Rem frunció el entrecejo, como si estuviera protegiendo con la seriedad que la caracterizaba las emociones que se apoderaban de ella.

La visión de Subaru esforzándose tanto, incluso cuando nadie lo reconoció, despertó un dolor palpitante en su pecho.

“Subar-”

“¡Oh, me olvidé del trabajo que Ramchi me pidió que hiciera! ¡Lo siento, será mejor que me apresure y haga eso! ¡Volveré contigo justo después de acabarlo! ”

Subaru corrió hacia el pasillo más rápido de lo que ella podría llamar para detenerlo.

Rem retiró los dedos que había extendido hacia él, mirando por encima de su hombro como si ella debería discutir sus dudas con su hermana mayor, pero…

“-No, no es suficiente para molestar a Nee-sama.”

Rem caminó hacia su propio espacio de trabajo, tratando de terminar lo restante y reducir el persistente dolor en su pecho en el proceso.

7

-Me siento mal

“¡Oh, Ramchi! ¿Me viste? Lo estoy haciendo bastante bien con un cuchillo de cocina después de un solo día de aprendizaje, ¿eh? ¡Tal vez mi talento está despertando! ”

-Me siento mal, me siento mal

“¡Remrin, mira, mira! ¡En este momento, mis dedos están milagrosamente imbuidos de la habilidad que hace que mi trabajo sea tan fino como pudiese ser posible! ¡El poder de la ilusión!”

-Me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal

“¡Encontrarme con Emilia-tan realmente sacude mi corazón! ¡Es demasiado pecaminoso! ¡Me siento tan culpable!”

-Me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal, me siento mal.

Él mantuvo una sonrisa clavada en su rostro mientras seguía tratando de sonar alegre.

Luchó contra todas las tareas encomendadas, atacando resueltamente los problemas sin temor al fracaso, y cuando terminó, vagó buscando por más cosas que hacer.

Él tenía que hacerlo. Necesitaba hacerlo.

No tenía un solo segundo que perder. Era como un videojuego donde simulabas en tu cabeza todos los posibles resultados de un evento en particular. Tenía que manejar las banderas del evento. Esa era su especialidad, ¿verdad? Cuanto más encontraba, mejores serían sus probabilidades.

-Debería ser capaz de hacerlas sonreír más. Debería ser capaz de hacerlas reír más.

Sus acciones fueron exageradas sin sentido. Trató de convencerlas de que era un tonto inconsciente. Intentó no hacerlas pensar que era inútil. Su cabeza giró y giró, pensando en el peso de sus acciones.

Subaru vigilaba constantemente todo lo que parecía remotamente fuera de lo común. No podía permitir que su guardia bajara por un instante, ni siquiera un segundo.

-No puedo cometer un error. No puedo. No puedo.

Las campanas de alarma sonaron sin parar en su cabeza al repetir las cosas una y otra vez.

‘Peligro, peligro’, anunciaron.

No había avanzado ni un centímetro desde que llegó a este otro mundo, pero sintió que su sensibilidad al peligro, al menos, se había agudizado.

“¿Ves, Ramchi? No estoy perdiendo el tiempo aquí. Estoy haciendo mucho trabajo. Casi suficiente para que mi superior pueda volver a su habitación y tomar una siesta, ¿sabes?”

Eludió la situación con una propuesta irregular, pasando por alto las cosas, con una sonrisa encantadora.

Se preguntó si realmente podría hacerlo. ¿Podría Subaru Natsuki realmente pasar esto? No les había dado razones para dudar de él, ¿verdad? Puso diez, no, cien veces más atención, no sólo frente a Ram, sino también a Rem.

Jugó Subaru Natsuki, borrando lo antinatural con lo natural.

Era sencillo. Todo dependía de él. Tenía que prestar la mayor atención a lo que realmente pensaba alguien que vivía en la mansión, bañándose en inocencia y falta de moderación, tanto que parecía un cerdo perezoso que tomaba lo que se le daba.

En cuanto al mundo, no sabía nada, no podía hacer nada, no notó nada, y eso era todo lo que había para él.

Siguió vagando, con su sonrisa encantadora como una máscara.

Estaba dentro de la mansión. No sabía quién saltaría o cuándo.

Su tiempo libre no era libre. Pasó todo su tiempo libre examinando sus acciones pasadas y formando planes para lo que haría en las horas venideras.

“Wh … o … a …”

Repentinamente sintió la necesidad de vomitar.

Un leve gemido se deslizó por la comisura de su boca, pero la sonrisa de Subaru no vaciló en absoluto.

Mantuvo su expresión firme, saltando mientras caminaba, bailando prácticamente mientras se deslizaba en la habitación más cercana. Y se acercó al lavabo de la habitación cuando…

“… Blehhch. Uuogh, uuuuughnn…! ”

El contenido de su estómago ya vacío se derramó.

Vomitó cada pedazo de comida y bebida que había entrado en su cuerpo.

En ese momento, todo salió como un ácido estomacal amarillo enfermizo. Y el dolor interno que le había hecho vomitar todo continuó ardiendo.

Las náuseas no desaparecerían. Bebió agua corriente hasta que estuvo lleno, luego lo expulsó inmediatamente después. Lo repitió varias veces, su estómago se hinchaba como si estuviera limpiándose.

“Haaah… haaah… haaah…”

Subaru se secó la boca con la manga, con el rostro pálido y la respiración entrecortada.

La presión lo estaba matando. Si él continuaba con esto sin ningún tiempo para descansar su mente, sentía como que desperdiciaría el tiempo y expiraría solamente por eso.

Quería reírse de sí mismo por ponerse en esta situación, pero ni siquiera una débil sonrisa se formaría en sus labios.

Todo lo que brotaba de su pecho era ansiedad y desesperación.

– ¿De verdad lo estoy sacando?

El tiempo que se había llevado bien con todo el mundo fue durante ese primer bucle, cuando no supo nada.

Desde el segundo bucle, había estado tan obsesionado con el primer bucle que esto le causó problemas en su trabajo y en sus relaciones personales. Ésa era probablemente una razón importante por la que no había ganado la confianza de las hermanas.

En consecuencia, Subaru estaba usando el primer bucle como su modelo esta vez. Dicho esto, había fallado en el segundo bucle intentando copiar el primero.

Eso significaba que tenía que hacer las cosas mejor que la primera vez.

Significaba que, todo lo que tenía que hacer era poner todo su empeño en cualquier trabajo que encontrara delante de él y hacerlo bien.

“Pero eso todavía sólo me da cincuenta puntos… No puedo obtener cien si no descubro quién es el hechicero…”

Simplemente evadir la muerte por las manos de las hermanas no protegería a Subaru de la amenaza del hechicero.

En la mañana del quinto día, alguien en la mansión estaría llorando.

Podría ser sobre Subaru; podría ser sobre Rem.

Subaru realmente quería obtener información sobre el hechicero, para entregarla a los demás y que pudieran planear un contraataque, pero no pudo. Incluso si sugirió cursos de acción, no confiaron en él lo suficiente como para actuar sobre ello todavía; tampoco podía revelar la fuente de su información.

Y Subaru saborearía un poco del infierno si rompía la prohibición de hablar con otros sobre el Retorno de la Muerte.

El dolor lo asustaba, pero lo que más le aterrorizaba aún era encontrarse con las yemas de los dedos de esa nube negra.

Tenía que ganar la confianza de los demás y exponer la identidad del hechicero.

El tiempo era lo suficientemente corto como para que se sintiera como si las paredes estuvieran cerrándose.

Tenía que hacer algo, pero estaba corriendo por un callejón sin salida.

La noche anterior, había sido retenido, cautivo por ese vórtice de impotencia, incapaz de conseguir un poco de sueño, sin respuesta. Se sentía impotente, teniendo razones bien fundamentadas para su ansiedad, pero no podía encontrar ninguna solución para ello.

Había pagado con su vida para volver, pero allí estaba él, un tonto incapaz.

-Ah, maldita sea… estoy siendo patético.

No podía fallar aquí. Su espalda estaba contra la pared.

Incluso si era una vida que él había tirado, una vida que debía haberse terminado, él tenía miedo de perderla otra vez.

Era la quinta vez. Incluso Subaru no era lo suficientemente optimista como para pensar que podría volver una vez más.

Su espíritu estaba hecho trizas por su mente continuamente siendo golpeada. Si no estaba al borde, no habría tomado la decisión de luchar con todas sus fuerzas.

Simplemente carecía de coraje. Él era mediocre. Ordinario en todos los sentidos.

Cuanto más aprendía la pequeña persona que era, más crecía para despreciarse.

“Estúpido, estúpido. Este no es el momento de quejarse y llorar… ”

Si tenía tiempo para quejarse, entonces tenía tiempo para mover su frívola boca y dar una mejor impresión.

Sacudido por sus náuseas, Subaru dio unas palmadas de auto-reproche en sus mejillas tiesas y salió de la habitación de huéspedes.

Era su tiempo libre ahora, pero no tenía un momento para descansar. No podía perder un segundo en reposo.

Tenía que encontrar donde Ram y Rem habían ido y…

“Finalmente te he encontrado.”

Estaba ordenando sus pensamientos cuando oyó que alguien le llamaba desde atrás.

Cuando miró hacia atrás, vio a Emilia allí de pie, respirando ligeramente.

El instante en que Subaru fijó los ojos en Emilia, su mente hizo ‘clic’ y cambió sus engranajes.

Se olvidó de todo el dolor en su estómago, el dolor en su pecho, y el sentimiento sofocante, disipando todo hacia Emilia. Sus mejillas se curvaron en una sonrisa.

“Oh, Emilia-tan llamando a mi nombre. Estoy feliz, avergonzado… ¡es tan raro!

¡Tu palabra es una orden! Voy a pasar por el fuego y el agua para ti, ¡Incluso por donde los vendedores de botines! ”

Subaru empujó sus emociones al fondo de su mente por Emilia, con mucha más energía de lo que era necesario.

Se enorgullecía de sus rápidas reapariciones, pero Emilia tuvo una reacción diferente a lo que él tenía en mente al verlo. Esperaba una mirada exasperada y un suspiro o algo así, pero en cambio…

“… Subaru…”

“Espera, ahora, si eres la Emilia-tan qué conozco, deberías ser… ¡Espera! ¡¿Eres una impostora?! Pero, ¡¿podría alguien realmente copiar a una hermosa chica envuelta en un conjunto tan adorable?! ”

Su ridículo humor invitó al asombro, pero la reacción de Emilia a esto incluso fue silenciada.

Desafiando todas sus expectativas, Emilia miró a Subaru, sus ojos estaban llenos de… lástima.

-Esto no es bueno, sus instintos le advirtieron.

“¿Eh? Te has callado. Esto no es una especie de broma que estás jugando con un tipo que se deja llevar por las tangentes4, ¿verdad? ¡Sabes, como yo!”

‘Esto está mal’, dijo una voz dentro de su cerebro, una y otra vez.

Emilia no estaba conmocionada ni enojada; simplemente miraba fijamente a Subaru con ojos dolorosos.

-Me pregunto si la máscara de comediante que estoy usando se resbaló de alguna manera.

La preocupación instantánea se abrió camino cuando Subaru recordó al pequeño gato que siempre estaba flotando al lado de Emilia. Ese gato era también un espíritu capaz de leer los pensamientos subconscientes de los demás.

Fue entonces cuando Subaru se dio cuenta de lo que pasaría.

La encantadora sonrisa en su rostro se desvaneció, reemplazada por una mirada como la de un niño temeroso de ser regañado.

Que gracioso. Ella había visto a través de él una y otra vez mientras Subaru intentaba en un esfuerzo por esconderlo todo. Más que eso, Emilia era la última persona que él quería que se diera cuenta de ello; su pequeño poco de orgullo que tenía al intentar engañar a alguien fue destruido.

Un silencio cayó entre ellos.

Subaru ya no podía encontrar palabras para decir. Emilia parecía que estaba tratando de encontrar algo, sin éxito.

-Estoy decepcionando a Emilia. No quería que eso sucediera, por encima de todo.

Pero Subaru no sabía qué excusa podía formar. Abrió la boca varias veces, deteniéndose cada vez, incapaz de encontrar las palabras correctas.

Al ver fallar las palabras de Subaru, Emilia murmuró abruptamente “correcto” para sí misma, en silencio antes de continuar.

“Subaru. Ven conmigo.”

“… ¿Ah?”

“Sólo vamos.”

Emilia agarró el brazo de Subaru, arrastrándolo hacia el cuarto de huéspedes justo al lado de ellos. Subaru volvió a mirar la habitación que acababa de dejar. Pero Emilia dejó pendiente a Subaru mientras ponía sus manos sobre sus caderas y miraba alrededor de la habitación. Cuando señaló al suelo, su voz sonó como una campana de plata, como siempre.

“De acuerdo, Subaru. Siéntate.”

Él siguió su dedo que apuntaba hacia abajo. El piso alfombrado pertenecía a una habitación que nadie estaba usando, pero que, no obstante, se limpiaba regularmente. Por supuesto, era lo suficientemente suave para dormir en él, pero…

“Si voy a estar sentado, ¿por qué no la cama o una silla? ¿Por qué el piso especifica- ”

“¡Sólo siéntate ya!”

“¡Si, con gusto!”

Atemorizado por el fuerte tono que ella nunca había usado, Subaru se agachó hacia el suelo sin dudarlo y se sentó adecuadamente sobre sus rodillas. Emilia asintió, aparentemente satisfecha, y se paró a su lado.

Naturalmente, esto dejó a Subaru mirando a Emilia desde una posición sumisa, pero pensamientos malintencionados nunca se le ocurrieron. En su lugar, estaba tratando desesperadamente de averiguar cuáles eran sus intenciones.

La voz de Emilia sonó tranquilamente de su garganta.

“…Bueno.”

Parecía haberlo dicho en su propio beneficio. Emilia respiró hondo y se sentó justo al lado de Subaru, arrodillándose de la forma en la que él estaba.

El corazón de Subaru latió por Emilia, que se encontraba a poca distancia, pero su mirada de reojo hacia su pálido rostro no podía decirle qué estaba pensando. Se dio cuenta tardíamente que sus mejillas estaban enrojecidas; incluso sus orejas estaban rojas.

“Esta es una ocasión especial, ¿de acuerdo?”

“¿Eh?”

Algo presionó contra la parte posterior de la cabeza de Subaru más rápido de lo que él pudo hacer para expresar sus dudas. Ya de rodillas, su cuerpo no ofrecía resistencia mientras se inclinaba hacia delante, hasta que una sensación muy suave lo golpeó.

“La posición es un poco extraña, y, mm.… me da cosquillas.”

Algo se movió por debajo de su cabeza cuando oyó la voz de Emilia, que sonaba bastante temerosa desde lo alto.

Sorprendido, levantó la vista; lo que vio ante él hizo que sus ojos se abrieran.

Justo encima de él, el rostro de Emilia estaba tan cerca que casi se tocaban.

Sus ojos reflejaban una hermosa cara que estaba invertida. Subaru lo comprendió tardíamente,

‘Oh, estoy boca abajo mirando hacia ella’.

Esta distancia, su posición invertida, la suave sensación debajo de su cabeza…

-Subaru buscó mentalmente términos para describirlo y encontró exactamente uno.

“¿Regazo de… almohada?”

“Es embarazoso, así que por favor no lo digas en voz alta. Y no se te permite mirar de esta manera. Cierra tus ojos.”

Ella le dio a su frente un golpe ligero, usando la palma de su mano para cubrir sus ojos, obstruyendo su campo de visión.

Sin embargo, Subaru movió la mano de Emilia y apartó las palabras.

“Emilia-tan, eres la mejor cuando estás avergonzada… pero ¿qué es esto? ¿Cuándo hice algo para ganar una recompensa como esta?”

“No necesitas actuar en este momento. ”

Ella volvió a golpear su frente. Pero esta vez Emilia dejó su mano en ella, acariciando el pelo de Subaru con sus dedos. Él entrecerró los ojos ante la sensación de cosquilleo.

“Tú me pediste que te dejara descansar en mi regazo cuando estuvieras cansado, ¿verdad, Subaru? Así que eso es lo que estoy haciendo. No será así todo el tiempo, pero hoy es especial”.

“¿Especial? Vamos, ni siquiera es el final del segundo día aquí. Mi cuerpo no es lo suficientemente débil como para estar exhausto así de rápido… ”

“Puedo decirte que estás abrumado solo mirándote. No me dirás lo que pasa, ¿Verdad? No creo que esto haga que todo sea mejor, pero… es lo único que puedo hacer, así que…”

Su mirada compasiva se le hizo difícil sacarla de su mente. Sus dedos habían despeinado su cabello negro; ella comenzó a acariciar suavemente su frente como si fuera un niño pequeño. Subaru se echó a reír e intentó alejarse de los dedos de Emilia.

Se había prometido mantenerse fuerte delante de ella. Decir que todo esto era un malentendido. Decir que no haría nada tan indecoroso y poco genial como esto.

“Ha-ha… Emilia-tan, tú, haciendo eso… por… mi…”

Sin embargo, su voz era estridente. Su garganta se trabó, y las siguientes palabras no salieron.

Subaru no podía cambiar los engranajes de su mente cuando sentía sus suaves dedos acariciándole la frente.

“Estás cansado, ¿verdad?”

“Yo… todavía puedo hacer… más. Estoy totalmente… bien… ”

“¿Has tenido problemas?”

“Estás siendo tan amable conmigo, quiero decir, voy a sonrojarme. Si sigues haciendo eso, yo… voy a… Ha-ha… ”

La respuesta de Subaru a la breve pregunta sonó como completas mentiras. Incluso él podía decir que sus palabras sonaban huecas y vacías.

Entonces Emilia acercó suavemente su rostro al de Subaru.

Ha sido difícil para ti, ¿verdad?

“-!”

Ella sonaba como si le compadeciera. Parecía que simpatizaba con él. Parecía que lo cuidaba.

Eso era todo lo que necesitaba para que las paredes de Subaru colapsaran.

Se desmoronaron, se cayeron y se destruyeron al mismo tiempo.

Todas las emociones intensas que había intentado mantener encerradas, no habían desaparecido en lo más mínimo y salieron corriendo.

“Fue difícil. Fue realmente, duro. Estaba muy asustado. Estaba muy triste, lo suficiente como para pensar que iba a morir. ¡Me dolió tanto…! ”

“Sí.”

“Yo… lo intenté. Realmente lo intenté. Hice todo lo que pude. ¡Traté desesperadamente de hacer todo bien…! ¡Lo hice! En serio, en serio. ¡Nunca he intentado hacer algo tan difícil! ”

“Sí, lo sé.”

“Es porque me gusta estar aquí… ¡Este lugar, es precioso para mí…! Por eso me moría de ganas de tenerlo de vuelta. Tenía miedo. Tenía tanto miedo de volver a ver ese día… y lo odiaba. ¡Me odié por eso!”

No podía controlar sus emociones.

La explosión inicial había hecho estallar la represa de par en par, un diluvio de lágrimas que arrugaban la máscara sonriente sobre su cobarde rostro.

Las lágrimas no paraban. Tenía la nariz moqueada. Su boca estaba inundada en algún tipo de líquido extraño mientras los sollozos de Subaru se hacían más difíciles de escuchar con cada momento que pasaba.

Era una lástima verlo: un hombre adulto con la cabeza en el regazo de una chica, llorando a más no poder. Era lo suficientemente patético como para que pudiera morir, pero el calor que lo llenaba podría matarlo también.

Emilia hizo un suave sonido de comprensión mientras escuchaba a Subaru llorar.

No había manera de que realmente entendiera lo que le decía. Y, sin embargo, la amabilidad de su voz alivió el corazón de Subaru.

No entendía por qué. Tal vez sólo quería que fuera así.

Pero era cierto sin embargo que Subaru se sentía salvado por su calidez.

Y así, una corriente de lágrimas fluyó de Subaru mientras seguía llorando en el regazo de Emilia.

Lloró, lloró, se lamentó, y en algún momento, los sollozos se desvanecieron en la distancia.

-El único ruido que llenó la habitación después de eso fue el sonido de un sueño tranquilo.

8

Cuando Subaru se quedó dormido, sintió una presencia de calidez dentro de su pecho.

Ahora sabía lo que era esa emoción.

El palpitar en el pecho de Subaru se había vuelto cada vez más fuerte cuando miraba a Emilia, hablaba con ella, o sentía el toque de sus dedos, pero él no había tenido un nombre para esto antes.

Cuando pensaba en ella, su cuerpo estaba afligido por los dolores ardientes de esa molesta enfermedad conocida como el amor.

Una vez que una persona se da cuenta de ello, pierde toda voluntad para luchar contra la enfermedad.

Subaru no era una excepción. Después de todo-

Por mucho que se lastimara, sin importar el dolor que soportara, por más que probara la desesperación, todo era para salvar a Emilia.

Todo era para pasar sus días caminando al lado de Emilia.

-Incluso si Subaru Natsuki muriera una y otra vez, ese amor seguiría vivo.

9

Emilia acariciaba suavemente el pelo de Subaru mientras dormía cuando Rem llegó al cuarto de huéspedes.

Abriendo la puerta sin hacer ruido, Rem vio a Emilia dentro y abrió la boca, pero ella la cerró cuando Emilia puso un dedo en sus propios labios.

“Shh.”

Rem entrecerró los ojos un poco, caminando mientras miraba a los dos acurrucados juntos en el suelo.

“¿Subaru está simplemente dormido?”

“Sí. Hee-hee, es como un niño pequeño. Se ve tan tranquilo cuando le acaricio su cabeza así.”

Emilia parecía disfrutar acariciando a Subaru, mientras presionaba a Rem para que estuviera de acuerdo.

Rem respondió con un tranquilo movimiento de cabeza.

“Parece que Subaru no podrá trabajar más hoy”.

“Sí, por hoy ya ha terminado. Es un chico muy travieso por tomar tiempo libre en su segundo día. Cuando esté mejor, asegúrate de castigarlo, ¿de acuerdo? ”

Emilia hizo una pequeña sonrisa y volvió a jugar con la cabeza de Subaru.

Parecía no tener ninguna intención de mover al dormido Subaru para liberar sus piernas. Rem, leyendo la intención de Emilia, bajó la mirada hacia Subaru, que parecía estar profundamente dormido.

Parecía tan inocente. No había ni siquiera el menor rastro de tensión en su rostro infantil.

Era completamente diferente de su intento tenso de ‘despreocupación’ cuando habían hablado por última vez durante el trabajo. Era suficiente para que sus sospechas anteriores parecieran increíblemente estúpidas.

“Es difícil pensar en eso cuando lo ves durmiendo así, es lo que creo.”

Rem pareció murmurarlo más para sí misma que para Emilia, mientras le daba a Subaru una ligera caricia con los dedos.

Su ignorancia del mundo, como un niño inocente, hizo que los labios de Rem se relajaran un poco.

“Le informaré a Nee-sama que Subaru no sirve para nada más por este día. Tenemos que reasignar las tareas de hoy. ”

Rem lo dejó ahí, saludando educadamente mientras se volvía para marcharse.

Empezó a ir a buscar a su hermana. Alrededor de estas horas, todavía estaría limpiando el comedor. Allí, reorganizarían su horario para lo que queda del día.

“…Rem”

Llamada abruptamente, Rem se detuvo y giró suavemente todo su cuerpo.

Emilia estaba sentada debajo de ella, en el suelo. A pesar de eso, Rem sintió misteriosamente una poderosa presión procedente de la mirada de Emilia, como si fuese Rem la que estuviera más abajo.

Emilia, sin advertir el pequeño asombro de Rem, habló en voz baja.

“Subaru es un buen chico.”

“-”

Rem respondió haciendo una reverencia.

Luego, sin decir nada más, se dirigió a la puerta y dejó a Subaru y Emilia en el cuarto de huéspedes.

Reflexionó sobre la declaración de Emilia mientras caminaba por el pasillo.

Incluso Rem no notó el leve temblor en el lado de su neutral semblante.

Pero el rastro más débil de un vil olor permaneció alojado en un rincón de la mente de Rem.

  1. N.T: Es una alternancia entre momentos de tensión y de conciliación.
  2. N.T: Lo dice como refiriéndose a un juego.
  3. N.T: La palabra correcta es “pimiento”, pero en Lugunica las pronunciaciones cambian, por ejemplo en el caso de “manzana” esta es conocida como “manzene”.
  4. N.T: Cambiar de tema sutilmente ante una pregunta incómoda.