Me volveré un hombre fuerte y embarazaré a muchas chicas lindas.

Para cumplir ese sueño, decidí enfrentar la tortura de entrenamiento de mi madre. Cuando le dije a mi madre que me entrenara, sonrió dejando ver que mi decisión la había hecho feliz.

—Bueno, como establecimos. Demos inicio al entrenamiento.

—¿Qué? ¿Desde ahora? Estás bromeando, ¿verdad? Es medianoche.

—¿Qué estás diciendo? Para perfeccionar el arte de la espada, se demora 10 años. ¿Acaso crees que te volverás fuerte solo en 4 años si desperdicias cada segundo?

—Ehh… pero esperaba tener tiempo para prepararme mentalmente para esto.

—Si te pones a pensarlo, vas a creer que hasta hoy fue un buen día y los demás días que te quedan serán días malos. No mires atrás. Además, sería terrible si Ork cambiara de parecer respecto al entrenamiento. ¡Ya, vamos! A comenzar el entrenamiento. ¿Está bien? No olvides que tienes ese poder de todo orco en ti. No importa lo que pase, ese poder ya está establecido en tu cuerpo. Tienes que regirte por los pensamientos de un buen orco; “si logras embarazarlas, lo demás viene por sí solo”. Honestamente creo que es un lema muy bonito.

—No es nada bonito. Ese lema suena muy peligroso.

Pero, aunque sea peligroso, madre tiene algo de razón en lo que dice. Solo debo seguir adelante con firmeza y todo llegará por sí solo.

—Está bien, si no se puede evitar. Entonces empezaré desde ahora. Bueno, iré a traer la espada de práctica. Vuelvo enseguida.

—¿Qué dices, hijo?

—¿Cómo? ¿No me ibas a enseñar a usar la espada?

—Si te enfrentas a mí en un entrenamiento con espada, con tu actual fuerza física, mental y concentración, sería un suicidio. Tienes que empezar por lo básico. Para este día, le pedí a unos conocidos míos unos favores y me prepararon unas cositas para ti. Por favor toma esto.

Recibí unas pastillas de dudosa procedencia.

Quería preguntar qué era, pero mi madre tenía una expresión en la que no me diría qué eran estas pastillas hasta que me las tomara. Así que me rendí y me las tomé. Cuando ya me las había tragado todas, sentí una brisa cálida en mi garganta.

—Esas pastillas son para que ya no sientas dolor ni cansancio. Ork es un cobarde, así que seguro cuando empecemos con un entrenamiento un poco exigente, al primer golpe, levantaré la voz y se rendirá.

—Ehh, si ya me tomé esto, ¿qué me pasará?

—Tu cabeza se quedará en blanco, y dejarás de sentir dolor alguno.

—¿Qué? ¡Eso es terrible! El cansarse es una señal importante del cuerpo.

—Por favor relájate. Porque si de verdad corres peligro, yo te detendré. Entonces, ¿empezamos ya? Lo más básico de todo, es el físico. Por eso, para mejorar el físico, ¡vamos a correr!  ¡Por favor sígueme a la cuenta de 3, 2!

—¡Oh sí!

Y al final, la tensión y enigma acerca de la dudosa pastilla no se resolvió, pero mi madre y yo empezamos a correr alrededor de la aldea.

Parece que eso de no sentir dolor ni cansancio era verdad. Porque ya he corrido 3 horas seguidas y no siento dolor o cansancio alguno. Solo que los músculos y huesos de mi cuerpo hacen un sonido desagradable, viéndose claramente que mi cuerpo poco a poco está perdiendo movilidad. Aunque no haya dolor o cansancio, si sigo llevando al límite a mi cuerpo, se va a terminar rompiendo.

—Ya estás llegando a tu límite. [Regenérate]

Madre acaba de usar magia. Lo de hace un rato, es una magia que me lanza cada vez que completo una hora de entrenamiento.

—Ork, el significado del entrenamiento es darle una gran carga de ejercicio al cuerpo y romperlo. Se podría decir que el cuerpo se adapta a la carga reparándose cada vez. Por eso es que antes que el cuerpo se rompa, normalmente se siente dolor y ya no podrías seguir más. Pero has tomado la pastilla que elimina ese dolor. Y acerca del cuerpo, ya que lo estas llevando al límite, no puede con el ritmo de esa restauración. Así que te aplico un hechizo de aceleración de auto regeneración, y cura las partes rotas de tu cuerpo. Lo normal sería que el entrenamiento y la restauración sean por separado, pero con esto podemos hacer ambas al mismo tiempo. Este es el entrenamiento especial secreto de la familia real Fourland, no importa lo que suceda, si seguimos corriendo tres días y tres noches, formarás un físico digno de un soldado de alto grado.

—¿¡Correremos por tres días!?

Cuando había empezado a dar quejas de la noticia, mi madre me sonrió y me dio en la boca un extraño Dango*.

(NT: Bola de masa hervida)

Estaba dulce, pero cuando me lo comí, sentí que me brotaba energía

—Sí, así es. En tres días y tres noches formarás un físico increíble. Y al mismo tiempo, te llevaré al límite mentalmente para que formes un corazón fuerte. No te dejaré respirar ni un segundo.

—Pero, ya me siento con sueño.

—… Ya veo. Entonces.

Sentí un escalofrío en mi columna vertebral. Mi corazón hacía un ruido de una explosión con cada latido. Tengo miedo, voy a morir, me van a matar.

Sentía como si estuvieran atravesando mi espalda 1000 espadas, como si un dragón abría su boca mientras me perseguía para comerme. Tuve muchas visiones de mi muerte en mi cabeza.

Mi instinto, ese que todo ser vivo tiene que lo ayuda a sobrevivir, me decía que corriera de ese terror que se encontraba en mi espalda, que corriera más rápido.

Cuando me di cuenta, se había esfumado todo el sueño, gritaba y ponía toda mi fuerza en mis piernas para correr. No quiero morir, debo escapar. Mientras yo corría por mi vida, mi madre me alcanzó y se puso a mi lado como si nada hubiera pasado.

—¿Despertaste?

—¿Madre? ¿Qué hiciste?

—Solo te miré con mi aura asesina. Fufu, hace largo tiempo que no lo usaba. La sensación de muerte que emana de mi aura es increíble, ¿sí o no? Solo fue un momento y ya esfumó todo tu sueño. Cuando tengas sueño de nuevo, o vayas bajando la velocidad de tus piernas, te regalaré esa mirada solo para ti.

¡Que miedo!

Madre siempre es dulce y amable, pero cuando entreno con ella, se vuelve muy estricta.

Seguro desde lo más profundo de su corazón, ella está pensando lo mejor para mí. Está exagerando, pero siento que tiene razón. Si no me lleva al límite, no voy a mejorar.

Si esto es así, pues que así sea. Si de verdad formaré el físico necesario solo en tres días y tres noches con solo tomar la pastilla, y mi madre curando mis huesos y partes rotas de mi cuerpo con magia, ¡pues que así sea! ¡No me voy a rendir! ¡Continuaré!

Pasaron dos días, y la tensión se había agrandado ridículamente. Y no era solo por la pastilla.

Me había vuelto 10 veces mejor que un atleta.

La gente de la aldea nos miraba como seguíamos corriendo alrededor de la aldea sin parar. Con rostros llenos de curiosidad. Seguro que tienen curiosidad de por qué seguimos corriendo sin tomarnos ni un respiro.

—Bueno, bueno. Parece que, aunque no sientas dolor, y te cure el cuerpo con mi magia, te falta poco para que se quiebre tu espíritu. Aunque trate de golpearte con mi aura asesina, tu espíritu está paralizado. Por eso es que las pastillas y curaciones están perdiendo su efecto. En otras palabras, estas llegando a tu límite.

—Sí… ah… eso debe de ser… ¡ya pasaron dos días!

—Ara, me sorprende que tengas aún energía con lo hundido que estás ahora. Abre la boca y come este dango.

—… ¿Qué es eso de darme un dango cada hora? ¿Por qué?

—Porque, aunque yo use mi magia para acelerar tu auto regeneración, si no tienes nada en la barriga para construir músculo, entonces no sirve de nada. Un gran sabio creó el dango como un alimento perfecto para este entrenamiento. Ayuda al cuerpo dándole los suficientes nutrientes para agrandar y fortalecer los músculos, y por si no fuera poco, también reabastece de líquido al cuerpo con sus ingredientes. Tan solo mira, gracias a comerlos el cuerpo de Ork se ha vuelto grande, y tus músculos se han fortificado. Qué bueno, está dando resultados. ¡En un parpadeo ya has subido de rango!

—¿Un gran sabio? ¿De dónde conoces esa información?

—Era mi maestro. Ahora es mi compañero de copas. Se encuentra entusiasmado con tu crecimiento, hijo.

Con que mi madre tenía de conocido a una persona así. Eso no lo sabía.

Mi madre no es una persona normal. Ella es la que ha obtenido su fuerza gracias a este duro entrenamiento.

Yo también siento que mis capacidades físicas han aumentado, y que estoy cerca del físico esperado. Quien diría que el chico al que siempre lo estaban humillando e intimidando, siga corriendo consecutivamente por dos días. Eso de que, en tres días tendré un físico de un soldado, ahora ya no me parece una exageración. Esto es muy complicado.

Cuando comparo mi paso del inicio con el de ahora, es el doble de rápido… Madre está aumentando su velocidad. Seguramente, ella aumenta su paso conforme yo voy mejorando físicamente. Mi madre de verdad que me presta atención, no se le escapa ni un detalle. Ella es increíble.

… Hablando de correr, ¿por qué está corriendo con un hachimaki que tiene escrito el kanji de oni?

(NT1: Hachimaki: cinta que se usa en Japón para correr, se ponen en la cabeza.

NT2: Oni = Demonio)

—Dejando de lado los chistes. Lo peor que le puede pasar ahora a Ork es que se quiebre su espíritu. No importa si el entrenamiento es el más eficiente posible, si uno no tiene motivación, todos los efectos del entrenamiento se vendrán abajo. Por favor mantente motivado. Rápido llénate de energías.

—¿Cómo voy a poder hacer eso? Ah… ya me he cansado de las pastillas que me quitan el dolor. Solo con seguir corriendo, me parece demasiado exigente. Aunque me lances tu aura asesina, ya no me interesa. ¡Porque estoy empezando a pensar que mejor me llegue la muerte para poder escapar de esto!

—Uhmm, qué se le va hacer. En estos momentos, te viene bien gritar de corazón. ¿Entiendes? Recuerda tu propósito por el cual haces esto. Y cuando lo tengas, grita tu meta. Cuando uno expresa sus metas gritando, uno mismo se motiva. Puede parecer simple, pero es muy efectivo.

—Ya hemos llegado hasta aquí, y ahora me dices eso de la nada, ¿que crea en mis sueños?

Hasta ahora he soportado un entrenamiento fuera de este mundo, una tortura absoluta. Pero no ha sido nada comparado a lo que ahora me dijo mi madre. Me dejó en shock.

—El espíritu de lucha es importante. Al final, el último empujón que das viene de ese espíritu. Dime, Ork. ¿Por qué te quieres volver fuerte? Recuerda por favor lo que sentiste la primera vez. Voy a gritar contigo, así que grita hijo, es momento que liberes tus deseos más profundos.

Mi meta.

Eso es obvio.

Mi meta son esas chicas lindas de otras razas que conocí por primera vez. Cuando vi a esas chicas, mi mundo cambio.

Lamer las orejas de la elfa, enrollar mi cabeza en la cola de la chica de orejas de zorro, abrazar a la chica que pertenece al mar y envolverme en las plumas de la raza de alas negras.

Y al final, con todas…

—¡Aquí vamos! 1, 2, ¡grítalo!

—¡Quiero hacerlo!

¡Quiero hacerlo con esas bellezas de chicas!

Quiero hacer el amor con ellas, todos los santos días. Quiero tirarlas a mi cama, presionarlas y sembrar mi semilla en ellas.

—Muy bien. Elevemos el ritmo.

Sentí que mi espíritu de lucha me ayudaba a seguir adelante.

—¡1, 2!

—¡Quiero hacerlo con ellas!

—¡1, 2!

—¡Quiero lograrlo!

—¡1, 2!

—¡Quiero tenerlas a todas!

Se tornó divertido correr.

Me brotaba la fuerza de nuevo. Puedo sentir que con cada paso que doy, me acerco más a esas bellezas. Ya me da igual el cansancio y el dolor.

—¡Ese es el espíritu! ¡1, 2!

—¡Quiero hacerlo con todas!

—¡1, 2!

—¡Yo quiero!

—¡1, 2!

—¡Con todas!

Gritaba mi sueño más profundo.

Dentro de mi cerebro, se proyectaba mi sueño hecho realidad.

Si sigo a este ritmo, siento que puedo durar fácilmente un día más.

—Aaaaw, quiero mostrarle a tu padre el Ork de ahora… que mi crianza no estaba errada.

Madre lloraba de alegría. Eso me hizo ponerme algo tímido.

Y por fin, acabaron los tres días.

—Lo soportaste muy bien. Ya con esto, Ork ha superado el entrenamiento básico, y ha logrado optimizar su físico y fuerza mental. Si no tuviéramos ni las pastillas ni la magia, para lograr el físico que tienes ahora, tendrías que haber entrenado 3 meses como mínimo.

Cuando esas palabras entraron por mis oídos, colapsé.

Aunque tenía la medicina y la magia de restauración acelerada, mi espíritu se había cansado.

Ahora solo quiero dormir.

—Fufu, cuando regresemos a casa, por favor come tu comida, date un baño, cámbiate y duerme tranquilo. Por lo menos una hora y treinta minutos, con eso estarás bien.

—No, claro que no. Es muy corto el tiempo para dormir.

—Todo el cuerpo está unido a un punto vital muy importante llamado “el punto meridiano”, llamado así por su posición en el cuerpo. Toda vena y fuente vital para la vida está unida a ese punto. Estos tres días has estimulado bastante ese punt. Pero solo con descansar 1 hora y 30 minutos, para el meridiano equivale a un sueño normal de 6 horas. Así que usaremos esa técnica. Solo tenemos 4 años, así que solo tienes que dormir lo necesario para no perder el tiempo.

Esta persona, es un demonio.

Si sigo entrenando a este ritmo, ¿qué pasará conmigo? ¿Moriré?

Mi conciencia se estaba yendo muy lejos y mis párpados se cerraban. Madre me levantó del suelo. Seguro que me llevará a la cama donde por fin podré descansar.

Cuando estaba ya descansando en mi cama, sentí algo cálido en el medio de mi cuerpo.

Con que esto es a lo que se refería madre, “el punto meridiano”, puedo sentirlo fluir. Se siente bien.

Pasó un rato, hasta que sentí la presencia de personas aumentar. Era mi padre.

—“Era hora, ¿Ork, fuerte decidió volverse?”

—Sí, al fin se decidió ir por ese camino. Estoy muy emocionada. Aguantó el infierno de marathon, él de verdad ha dado su todo hoy. Era de esperarse de nuestro hijo.

—“Así es, fuerte será. Buena noticia es. Si se tomaba más tiempo en decisión, no habría tiempo de entrenar para Ork”.

—Sí, tienes razón… el poder que reside en la sangre de este chico, cuánto más podría soportar. De verdad, no lo sé. Ahora debe centrarse en tener la fuerza para poder controlar el gran poder que posee.

—“La fuerza que tendrá. Mi primogénito. Este chico, poder de sobra tendrá. Evil orco es, fuerza, solo tiene a ‘Fuinsul’”.

¿Qué rayos está diciendo? No entiendo nada.

Es porque soy débil, que estoy tratando de aprender las técnicas humanas.

—Es muy gracioso, ¿recuerdas? El Niño fugitivo de cinco años que abrumó al Rey Demonio y a la Heroína. Quiero contarle todo a este niño. Hijo, no te preocupes. Tú has heredado el poderoso poder de tu padre.

—“Ork, hijo nuestro, algún día, de fuerza, hablaremos, vendrá por ti”.

—Sí, sí, tienes razón. Espero ese día con ansias. Un favor cuando solo estemos los dos, ¿podrías parar de fingir esa forma de hablar mala de orco? Es difícil de entender.

—Disculpa, me he acostumbrado a hablar así, porque lo uso todos los días. Hay muchos sujetos que conocen a mi antiguo yo. Disfrazo mi voz con ese tono de imbécil. Pero por ahora, no hay nada que se pueda hacer. Por ahora debo fingir ser el patriarca de la aldea de orcos… es mi deber.

—Por eso te digo, solo cuando estemos los dos solos.

Y entonces, mi padre y mi madre empezaron a hacerlo a mi costado.

Cuando escuché lo que hacían, pude distinguir que este definitivamente era un sueño. El Rey Demonio y la Heroína, ¿mi padre hablando con fluidez?, No, no, esto no puede ser la realidad. Estoy en un sueño. Es estúpido decir que me dormiré en mi sueño. pero bueno, intentaré dormir.

Además, mañana me espera la tortura de entrenamiento especial de mi madre.