— Goshiki-san, ¿se están riendo de mí?

Haimatsu Goshiki que estaba a su lado le habló, y Kyotsuka Yuto asintió profundamente con la cabeza.

Se colocó una cuerda dentro del aeródromo para separar a la audiencia de la gente involucrada.

La cara de un hombre de mediana edad con una sonrisa en su rostro al retirar sus ojos del visor de una cámara de aspecto pesado. Incluso el anciano de aspecto adusto, que estaba sentado en el suelo con los brazos cruzados, retenía una risa. Los niños pequeños no son tímidos a la hora de señalarles, reírse, saltar arriba y abajo.

— ¡Quiero irme a casa, Yuto-san!

— Es demasiado tarde para eso.

— Esto es demasiado embarazoso.

Yuto miró el uniforme prisionero que llevaba puesto.

Esto no era el de un piloto, era un disfraz.

ACTS es una escuela privada de entrenamiento de pilotos.

Normalmente llevan uniformes y trajes de piloto, pero nadie pensaría que son pilotos si estuvieran vestidos como ahora.

Los estudiantes de ACTS participaban en un festival de aviación patrocinado por el Ministerio de Defensa en el Centro de Entrenamiento de Armas Aéreas en Matsumoto, Nagano, Japón.

Se abren al público diversos eventos en los que se utilizan aviones militares para dar a conocer las actividades de la fuerza aérea.

Yuto está aquí ahora con una solicitud para participar en uno de los eventos de ese festival aéreo.

Entre los tres F-35A “Lightning I” y cinco FH-02 “Cochlea” alineados en el asfalto, los pilotos de Yuto estaban alineados y escuchando los bullicios de la audiencia.

— “Lo que están a punto de ver es una operación terrorista de barrido llevada a cabo por los pilotos de élite de la Fuerza de Autodefensa Aérea. Los helicópteros controlados por los viciosos criminales serán inmediatamente disparados por nuestro principal avión de combate. En esta época de subcontratación civil de la defensa nacional, me gustaría mostrarles que es la Fuerza de Autodefensa Aérea la que está en el centro de nuestros esfuerzos para proteger su paz.”

La Fuerza Aérea vs los terroristas.

Los pilotos fueron puestos en escena para que la justicia contra el mal fuera más fácil de entender.

Tres pilotos de las Fuerzas Armadas de Defensa con ropa formal hermosa y recién descargada.

En cambio, hay diez estudiantes de ACTS llevando uniformes de prisioneros a rayas horizontales blancas y negras. Incluso tenían grilletes y una bola de hierro de juguete.

Kakitsubata Kureha, que se había unido a la línea del Equipo Terrorista, miró hacia abajo con una cara sombría, su habitual personalidad alegre no se veía por ningún lado, mientras que Kounomiya Sara sacudía la cabeza sin expresión alguna.

A pesar de que habían llegado a Nagano con gran entusiasmo después de oír que era un buen escenario, nadie se sentiría bien si se les ordenara hacer el papel de un perro que muerde. Sin embargo, uno de los terroristas del equipo está desbordante de entusiasmo.

Era un piloto novato, Yuto Kyotsuka.

Estrechó la mano del capitán del Equipo de Autodefensa Aérea cuando se adelantó, ignorando las burlas de los que le rodeaban.

— Gracias por lo de hoy. Por asumir el papel de saco de arena para mí hoy.

Las palabras del capitán, dichas con cara seria, no se podían decir si estaba bromeando o incitando.

Pero para Yuto, no importaba de cualquier manera.

— No, estoy feliz de estar con tantos clientes como estos. ¡Lo daré todo!

El capitán de la Fuerza Aérea de Autodefensa dijo después de una mirada de “¿Este tipo es un idiota?.”

— No te vayas por la borda y tengas un accidente. Arruinarás el festival de aviación. De todos modos, ustedes tienen que mantenerse a flote.

— Por supuesto. No voy a arruinar el Festival de Aviacion.

El capitán miró un poco dudoso el comportamiento confiado de Yuto, y luego le dio la espalda.

Los tres miembros del Equipo de Autodefensa Aérea salen hacia los aviónes grises de un solo motor.

Diez del Equipo Terrorista salen hacia unos helicópteros de combate negro.

Tres F-35 contra cinco FH-O2.

Aunque los de Yuto están a la cabeza en cuanto a número de aviones y número de personas, es una lástima que sus helicópteros no estén a la altura de las aeronaves de sigilo de alto rendimiento.

— “¿Deberíamos simplemente huir?” “Vamos a ser atacados de todos modos, así que, ¿qué sentido tiene huir?” “Formémonos.” “Tenemos uno de más…” “El enemigo es invisible asi que seremos masacrados.” “Creo que esto es suficiente para salir de allí con vida.”

Los estudiantes de ACTS, vestidos con uniformes de prisioneros, hicieron algunos comentarios que no eran típicos de terroristas.

— Creo que vamos a perder si somos tan débiles.

Cuando Yuto lo mencionó casualmente, todos lo miraron como si dudaran de su cordura.

— Nosotros somos los que estaremos siendo golpeados. ¿Por qué intentas ganar?

— Terminarán con un bloqueo de misiles a distancia. Este tiene un alcance de radar corto, y no se puede hacer nada al respecto porque el enemigo no aparece en el radar en primer lugar.

— Kyotsuka todavía es nuevo, así que no lo entiendes.

Yuto, que vino y fue rebatido, se rascó la cabeza y la torció.

— Pero… Si se puede ganar, lo demas no importa, ¿verdad?

Cuando Yuto dijo eso, los demas,

— Así ahora no hay forma de ganar.

Los pilotos del SDF fueron recibidos con aplausos y elogios cada vez que sus nombres y rangos fueron introducidos en el anuncio. En la mesa de invitados instalada bajo la carpa, se sentaron altos funcionarios del Ministerio de Defensa y altos funcionarios de los fabricantes de municiones de ultramar, y ellos también aplaudieron generosamente a los pilotos.

Probablemente nadie estaria animando a los estudiantes de ACTS.

No había ningún guión, pero el resultado de este juego ya estaba decidido.

— ¿No se supone que un piloto no debe rendirse nunca hasta el final, aunque las posibilidades de ganar sean escasas? Los pilotos no pueden permitirse perder. Eso es lo que nos han enseñado en la escuela.

Yuto pronunció el lema de la escuela que acababa de aprender.

Después de un momento de silencio, las expresiones de todos se iluminaron como si recordaran algo.

Kakitsubata asintió repetidamente, como si estuviera impresionada, y Kounomiya dio un pulgar hacia arriba sin expresión alguna.

— “Ciertamente no sería una buena idea volar con la premisa de perder”. “¿Deberíamos hacer lo mejor?” “Así es.” “¡Intentemos rascarnos los pies primero!” “Me gustaría derribar al menos un avión.”

Yuto se dirigió aún más hacia los demas que se estaban motivando.

— ¡Podemos ganar! ¡Definitivamente!

La multitud se molestó momentáneamente por el súbito y animado grupo en uniforme de prisioneros, pero después de un rato, a los estudiantes de ACTS también le aplaudieron.

Fue un regalo al espíritu de la voluntad del villano de jugar su papel con gusto, no un deseo de que hacer lo mejor en el juego.

Sin embargo, la gente de Yuto se equivocó y ellos adquirieron aún más valor.

A poca distancia del círculo del equipo, Goshiki miraba a las mariposas encaramadas en el rotor del helicóptero. Cuando Goshiki extendió la mano, la mariposa se abalanzó sobre la punta de sus dedos. Goshiki la dejó escapar en la brisa de primavera y murmuró incómodo mientras miraba a la gente.

— Me pregunto si está bien que los terroristas ganen…

Al equipo de Yuto se le dio tiempo para escapar.

El equipo de la Fuerza de Autodefensa Aérea se retrasaría cinco minutos antes de despegar.

Si le encierran en el radar o en el infrarrojo, se considerará que el misil les ha alcanzado, y el juego habrá terminado para esa aeronave. El primer equipo en ser aniquilado pierde el juego.

También hay una regla que establece que si un equipo de terroristas cruza la costa del Pacífico o del Mar de Japón, la Fuerza de Autodefensa Aérea fracasará en su misión. Pero incluso si volaran por la ruta más corta a 300 kilómetros por hora, les llevaría 20 minutos llegar al Mar de Japón, haciendo casi imposible que escaparan.

Los F-35 apagarían sus postquemadores tan pronto como despegaran, excediendo instantáneamente la velocidad del sonido, y con un alcance del radar de más de 150 kilómetros, morirían instantáneamente.

Mientras el equipo de terroristas despegaba del aeródromo, tres aviones se dirigieron al noroeste y dos al suroeste.

El primer avión, con Yuto y Goshiki en él, se dirigía al noroeste, siguiendo una ruta de montañas de trescientos metros de altura.

El rendimiento del helicóptero se vería gravemente degradado si volara por encima de los 400 metros de aire fino, por lo que voló bajo sobre el fondo de un valle en forma de V con acantilados en ambos extremos. Si su mano derecha, que sostenía la palanca de control, se volvía loca y el avión patinaba, se estrellaría contra el acantilado y se rompería, pero tenía que darse cuenta de algún riesgo para ganar.

El robusto helicóptero de combate negro cambiaba su curso a la derecha y a la izquierda, dibujando sombras vacilantes a lo largo del valle.

Yuto, que había estado en los controles del asiento delantero del FH-02 “Cochlea”, miró a Goshiki en el asiento trasero, donde operaba los sistemas de armamento y el radar.

— ¿Ya has superado tu miedo a volar? ¿No es difícil para ti?

— Todavía hay momentos en los que siento que me voy a desmayar cuando otras personas están maniobrando, pero estoy acostumbrada a volar contigo, Yuto, ¡así que no tengo que preocuparme!

— Es bueno saberlo.

Hasta hace poco le molestaba su grave aversión a los aviones, pero Yuto se sintió aliviado al oír la alegre voz de Goshiki.

— Pero estas competiciones por equipos no son realmente lo mío, Goshiki-san.

— ¿Tienes aversión al trabajo en equipo?

— No es eso. Es sólo que en la reunion anterior, nos dividimos en grupos blancos y rojos al azar. No es que tenga ningún resentimiento contra ti, pero fue difícil para mí que me dijeran que te considerara un enemigo, Goshiki-san.

— Es muy amable de su parte…

— No, esta bien.

— Es una parte muy importante del entrenamiento. No te lo vas a tomar con calma conmigo, ¿vale?

— Sí, haré lo que pueda.

— Cuento contigo.

El diseñador del “Cochlea” con el que Yuto está volando acompañado actualmente es Haismatsu Goshiki. Conoce el avión mejor que nadie, así que si está con ella, se podría ser capaz de ganar esta batalla desesperada.

— ¿No tiene este avión características de sigilo?

— En realidad no. Lo hice a pedido para que fuera barato y fácil de mantener.

— Ya veo. ¿Así que el radar de este helicóptero nunca verá un avión de sigilo?

— El radar no puede verlo. Pero si se maneja manualmente, se puede encontrar un buen lugar y encontrar al enemigo por accidente.

— ¿Cuáles son las probabilidades?

— Hmm, como las probabilidades de una tienda de conveniencia a las 4:00 a.m. vendiendo barras de caramelo.

— ¿De qué estás hablando?

— Goshiki-san, va a la tienda todas las mañanas a las 4 en punto. Mientras compro, miro en esa máquina calentadora, con la esperanza de encontrar algunos albaricoques, pero sólo los vende una vez cada dos meses. Es triste…

— Así que te gustan los albaricoques…

— Sí. Estoy comprando dos porque quiero tenerlos en ambas manos y comerlos!

— Lindo…. Bien, aparte de eso, ¿cuáles son las probabilidades de encontrar un avión sigiloso?

— Tendremos suerte si lo encontramos.

— Así que no se puede…

— No hay mas.

Yuto estaba desconcertado por la expresión única de Goshiki.

¿Son los genios realmente tan raros, después de todo?

Goshiki tiene talento para crear no sólo el “Cochlea”, sino también aviones de alto rendimiento que superan con creces los actuales aviones de última generación. Goshiki fue secuestrada por una organización terrorista hace un mes por su talento. ¿Cómo puede una chica de 17 años con un talento tan especial ser la única con él?

Se le dijo que era porque trabajó duro para estudiar ingeniería aeronáutica, o que tenía una buena inteligencia, pero Yuto aún no estaba convencido. Era una Goshiki con mucho que esconder. No había duda de que tenía secretos que Yuto no conocía.

— Habría sido tranquilizador tener a Nagumo-san en el equipo, ¿no?

Goshiki murmuró con tristeza.

Es un amiga de la infancia de Yuto. Por alguna razón, Nagumo, a quien no había visto en años, era a menudo fría con Yuto, a diferencia del pasado. Yuto no se llevaba bien con Nagumo. Sin embargo, sería definitivamente tranquilizador si Nagumo, un piloto estrella de ACTS, luchar con él.

— Me pregunto por qué el Nagano no se unió.

— Nagumo-san, no hara este tipo de cosas, ¿no?

— ¿Por qué?

— No usaria un uniforme de prisiónera y jugar a ser un terrorista, ¿verdad?

— ¿O sea que es demasiado hermosa y orgullosa para hacer este trabajo?

— Eso no es lo que dije. Es como si Goshiki-san hubiera dicho cosas malas sobre Nagumo-san. Me mataria…

— Lo siento, lo siento, no quise decir eso.

En el momento equivocado, llegó una transmisión de la radio.

Era la voz del piloto principal de esta Unidad en el Cochlea 1 que provenía de los altavoces internos del casco.

La cara de Yuto y Goshiki se vuelven azules.

— “¿Cómo va todo, Unidad 1? Yuto está en la cabina, ¿verdad?

— Ah, sí. ¿Qué pasa…?

— “¿Qué mujer está en el asiento trasero?”

Yuto está asustado por el tono de voz de Nagumo, que parece acusarle de hacer trampas.

No es que no se tenga una relación con Nagumo.

— ¿Cómo sabes que es una mujer?

— “¿Es un hombre?”

— No… No digo que sea un hombre…

— “¿Por qué lo escondes?”

— ¿Po-Por qué ocultaría algo así?

— “Es una mujer, ¿verdad? ¿Quién es ella?

— … Es Goshiki….

— “Ya veo.”

Goshiki, que había estado en silencio hasta entonces, abrió la boca.

— Yuto-san me invitó a ir con él. Dijo que sería bueno para eso.

— “Hmm, es muy bueno que digas eso.”

Sintiendo que Nagumo estaba de mal humor de alguna manera, Yuto dijo.

— Si no querías que pusiera a alguien más en la primera unidad, ¿por qué no hiciste este trabajo?

— “Tenía otro trabajo importante que hacer.”

— Entonces, ¿qué se podia hacer al respecto?

— “Desearía ahora que no lo hubiera hecho. Ahora desearía no haberme forzado a salir.”

— ¿Por qué te arrepientes… Por cierto, ¿qué quieres? Estoy ocupado con la batalla simulada que ya ha empezado.

— “Cuando termines, ¿por qué no me ayudas con esto? Nos falta un piloto para la prueba de manejo del helicóptero.”

— Están volando con un cliente a remolque? Soy mejor que tú en esto.

En ese momento, sonó una alerta, anunciando que la aeronave aliada (Unidad 5) había sido derribada.

Era un avión que volaba en la misma dirección que el primer avión en el que iba Yuto, manteniendo una distancia de cinco kilómetros.

Miré la pantalla del radar, pero el enemigo no se veía por ninguna parte.

— ¿De dónde dispararon? ¡No puedo ver nada!

Recordando que el radar es inútil, Yuto mira a su alrededor a simple vista.

Más allá de las escarpadas crestas montañosas, el cielo azul se extendía sin fin.

Era un hermoso cielo que no parecía perderse ni siquiera el más pequeño pájaro, pero no podía ver nada.

— Es imposible, Yuto-san. Probablemente esté situado a más de cien kilómetros de distancia.

Goshiki dijo que mientras operaba el IRST y los interceptores de radio.

— “Yui-kun, ¿qué pasa? ¿Vas a ayudarme?”

— Estoy ocupado ahora mismo. Así que hablaré contigo más tarde.

— “Tal cosa, que malo——”

Se obligó a cortar la comunicación con Nagumo y contactó el tercer avión con Kakitsubata y Kounomiya en él.

— Esta es la Unidad 1. ¿Ven al enemigo allí?

— “Yuto-kun… No puedo ver nada. Estoy muy asustada.”

Kakitsubata, que normalmente sonaba tan despreocupada, estaba nerviosa.

La situación sigue siendo impredecible, sin saber cuándo, desde dónde y qué enemigo los atacaria.

Era como ser arrojado a la jaula de una bestia hambrienta, con los ojos vendados y aterrorizado. La tensión entre las chicas nunca se liberaria.

— ¡Gyyyaaaah, alli, nos dieron!

Después de que se escuchó el grito de la Unidad 6, sonó una alerta, informándoles que el avión había sido derribado.

Era el avión que seguía la misma ruta hacia el sur que Kakitsubata y demas.

No parecía haber ningún lugar para escapar al norte o al sur.

La Fuerza de Autodefensa Aérea encontró fácilmente nuestra posición y nos golpeó con misiles de largo alcance.

Si este es el caso, perderian unilateralmente.

— Esto es malo. ¿Todos han bajado su altitud apropiadamente?

Yuto llama a los otros tres aviones sobrevivientes.

— “… Sí, sólo un poco del suelo. Estamos volando bajo el radar.”

Kounomiya informa con calma sobre la situación.

— “Por supuesto. Me duelen los oídos por la alarma de baja altitud que ha sonado. No es esto un juego de corta distancia? Ese es el plan de Kyotsuka. Haz algo al respecto.

Se tuvo noticias tambien de la Unidad 4.

— Hey, cambiemos nuestra estrategia…

Yuto piensa que mientras se desliza por los complejos y ondulantes valles.

Tiene las manos llenas con los controles, su cerebro no funciona bien.

El F-35 tiene una excelente capacidad de sigilo.

Es imposible intentar encontrar una aeronave que apenas refleje las ondas de radar hacia el frente.

A menos que se tenga un radar físicamente grande y poderoso, pero un radar que pueda ser cargado en un helicóptero está a sólo un tiro de piedra.

La mejor manera de encontrar el avión sigiloso era acercarse.

Sin embargo, si se intentase acercar sin rumbo, seria derribado en el último momento.

Pensando en nuestros aliados caídos, estaríamos tentados a saltar del avión de inmediato, pero no teníamos otra opción que ser pacientes.

Primero, vamos a crear un estado de equilibrio.

— Espero que esto nos haga desaparecer…

Yuto murmuró, tiró de la palanca de control y aplicó el freno completo.

En el fuselaje que estaba desacelerando mientras se inclinaba fuertemente hacia atrás, Goshiki preguntó con curiosidad.

— ¿Por qué te detienes? ¿Te rendiras?

A pesar de que el velocímetro llegó a cero, Yuto no hizo nada desde allí.

— Goshiki, puedes reducir el calor generado por este helicóptero, verdad?

— Sí, usando el modo silencioso.

El modo silencioso, que fue diseñado para su uso a bajas altitudes en la ciudad, reduce el ruido y la generación de calor a cambio de la reducción de la potencia del motor. La característica fue diseñada para contrarrestar las quejas de los ciudadanos. Pero también era un sistema fiable para operaciones encubiertas.

— Hagámoslo entonces.

— Bueno, si se pone el avion en modo silencioso, el impulso de la turbina no te permitirá ir más rápido, sabes?

— No hay forma de que salgamos de allí a toda prisa.

— ¿Pero no nos dispararian si nos bajos baja velocidad?

— Es un riesgo. Voy a probarlo.

— Ah, vale…. Si no se puede jugar a las cartas, entonces este es el plan sobre el que cayó Daruma-san.

— No sé sobre ese nombre, pero así es como es.

Como se espera de un genio de la ingeniería aeronáutica.

Goshiki vio inmediatamente la intención de esta operación.

Yuto no era un experto en ingeniería aeronáutica, pero sabía cómo vencer a los cazas con helicópteros.

Yuto recordaba bien las historias que su padre, piloto de helicóptero, le había contado cuando era joven.

El mayor enemigo natural del F-15 “Eagle” era el helicóptero.

No fue hasta que llegó a la escuela que se dio cuenta de por qué un avión de combate que se jactaba de ser invencible en el combate cuerpo a cuerpo era tan vulnerable a los helicópteros.

Goshiki presionó el botón para el modo silencioso y lo puso en verde.

La aeronave dejó de vibrar, el ruido del motor desapareció y los rotores que habían estado girando violentamente comenzaron a tener un ritmo suave.

El helicóptero de combate negro, que había estado flotando a un ritmo rápido como si estuviera derribando los árboles directamente debajo, de repente se quedó en silencio.

Incluso tenía la suave impresión de mezclarse con la naturaleza.

x x x

El primero de los F-35A “Lightning II”, que volaba tan alto que se podían ver hasta las costas del norte y del sur.

En la cabina de un solo asiento, el Capitán Sugawara cruzó los brazos y miró la enorme pantalla táctil frente a él.

Un mensaje apareció en la pantalla, informándole que el avión Unidad 3 aliada, a bordo del F-35A, había tageado por radar el cuarto “Cochlea”, a unos cuarenta kilómetros de distancia.

— Este es la Unidad uno. Sólo quedan unos pocos misiles del tercer avion. Vamos a derribarlo.

— “Primer avión, entendido.”

Cruzando sus brazos con gracia, el Capitán Sugawara finalmente extiende su mano derecha y agarra el sidestick allí, tocando la pantalla táctil frente a él con su mano izquierda.

Selecciona un misil de largo alcance y almacena los datos que las fuerzas amigas han fijado en el radar de su misil.

— Fox Three, lanzamiento.

Con su pulgar derecho, presionó el botón de lanzamiento de misiles.

Poco después, se determinó que el helicóptero de combate terrorista fue derribado.

Una pequeña ventana se abrió en la esquina derecha de la pantalla táctil y mostró imágenes de los encantados espectadores del festival aéreo.

El Capitán Sugawara asintió con satisfacción y tomó el café en el tubo de agua.

— Afortunadamente, el café es muy especial después de disparar un misil.

La batalla de los aviones de combate modernos es extremadamente tranquila.

El primero que encuentre al enemigo a larga distancia y dispare los misiles primero gana.

El Capitán Sugawara creía que era una incompetencia prolongar la lucha hasta que se convirtiera en una batalla.

Mirar la pantalla y mover los dedos era como un juego, pero no se quejaba.

Cualquier reliquia que pensara que el trabajo de un piloto es sudar mientras es asaltado por el tight G’s no sobrevivirá en esta época.

El Capitán Sugawara bebió su café de nuevo, rodeado por el interminable y claro cielo azul.

— Sólo quedan dos aviones? El tiempo de diversión de la caza casi ha terminado.

— “Uhm, capitan, hay algo extraño.”

El segundo avión, que ha estado monitoreando la ruta sur, hace contacto.

— ¿Qué pasa?

— “La sombra del tercer avion sigue entrando y saliendo de la vista. Me pregunto qué está pasando.”

— Probablemente se esconde detrás de un obstáculo. Sólo apunta desde un ángulo diferente y se estará bien.

— “Sí… Pero, ¿are? Ha desaparecido por completo.

— ¿Está tirando error?

— “No, no están interfiriendo la señal.”

— Sigue buscando. Deberíamos ser capaces de encontrarlo pronto. ¿Has encontrado la ubicación del primer avión?

— “No hay rastro de ello. Permiso para bajar de altitud.”

El Capitán Sugawara miró resentido la hora actual que aparece en la pantalla tactil.

No puedo leer los movimientos del primer avión en absoluto.

Si no lo encontramos pronto, hay una posibilidad de que escape al Mar de Japón.

— Está bien. Puede estar oculto por el ruido del reflejo del suelo. Vigílalo a simple vista, así como el sensor de infrarrojos.

— “Copiado. Comenzando el descenso.”

La forma angular del FH-O2 es el polo opuesto a un plano de sigilo, como para decir: “Adelante, encuéntrame”. No había forma de que el radar no lo detectara.

El área transversal de reflexión del radar del “Cochlea” también se registró en su propio plano.

¿Qué clase de método se usa para esconderse del sofisticado radar del F-35?

El Capitán Sugawara tenía mucha experiencia en batallas entre aviones de sigilo, pero esta era su primera vez contra un helicóptero.

Para un avión de combate que siempre había luchado a una velocidad superior a la del sonido, los aviones de ala giratoria no habrían sido rival para ellos.

Pero al igual que en la batalla de la tortuga y la liebre, siempre existía la posibilidad de una eventualidad.

——Tenía un mal presentimiento sobre esto.

El Capitán Sugawara comenzó a bajar la altitud él mismo.

Cambió la dirección de la nariz al azar, sólo para estar seguro.

Si volaran mientras cambian el lugar de impacto de las ondas de radar, sería aún más difícil para la aeronave sigilosa encontrarlos.

— “Se ha encontrado el tercer avión. Se dirige al norte. Ah, se ha ido otra vez. Lo seguire.”

Una llamada de la Unidad dos aliada.

— ¿Hacia el norte? ¿Se reunira con el primero?

No lo sé.

No sé cómo pueden desaparecer y reaparecer, y no puedo ver su plan.

El Capitán Sugawara agarra la palanca con fuerza con su mano derecha y comprueba el alcance del radar y el dispositivo de detección de infrarrojos a su vez.

No había ningún lugar en el que se pudiera prescindir de lo de antes.

Se suponía que estaban luchando armas contra armas, pero en algún momento, se vieron atrapados en una batalla hombre contra hombre.

Todo lo que podía pensar era una foto del “Cochlea”, pero ahora sólo podía pensar en la cara de Kyotsuka Yuto.

¿Qué va a hacer ese tipo?

El Capitán Sugawara rechina los dientes, impulsado por la frustración de querer lanzarle un misil rápidamente.

— “¡Maldicion! ¡Se ha detectado un rayo infrarrojo!”

Un grito del tercer avión aliado.

El F-35A “Lightning II” le advierte que el tercer avión ha sido derribado.

— ¿Infrarrojos?

Los aviones de sigilo no aparecen en el radar, pero el calor de sus motores no se puede ocultar completamente.

Pero tendrían que estar a una gran distancia para detectar la radiación infrarroja.

Si se están acercando, debería ser aún más fácil para nosotros detectarlos.

El F-35 no pudo encontrar el “Cochlea”.

¿Está funcionando mal?

No hay alarmas inusuales en la pantalla, pero eso es sospechoso.

Ya no puedo confiar en el radar.

El Capitán Sugawara aceleró el avión y se apresuró a llegar al lugar donde el aliado fue derribado.

Si estuviera a corta distancia, es casi como si supiera dónde estaba el primer avión en el que viajaba Kyotsuka Yuto.

— Este es el primer avión. Segundo avión, cúbreme. Usaremos los misiles infrarrojos de corto alcance… Oye, ¿qué pasa, unidad 2? ¡Respóndeme!

Se disparó una alerta, indicando que el segundo avión había sido derribado.

— ¿Estás bromeando? ¿Esos son helicópteros?

La multitud en el festival aéreo estaba en un alboroto, que el Capitán Sugawara vio brevemente, pero decidió no mirar. El SDF no debe ser invadido por terroristas.

Sólo quedaba un avión que piloteaba.

Si nos recuperamos de esto, la Fuerza de Autodefensa Aérea aún podrá mantener su ventaja.

Un accidente como este sería la cantidad justa de entretenimiento.

Sugawara proyectó una imagen infrarroja omnidireccional en la visera de su casco.

Esto permite ver justo debajo y detrás del avión.

Era como los ojos de Dios que podían ver en todas las direcciones, de día o de noche.

Además, la computadora podia marcar cualquier objetivo por sí misma para que ni siquiera un solo avión teledirigido se perdiera.

No tiene el alcance de un radar para detectar a un enemigo a cien kilómetros de distancia, pero en el combate cuerpo a cuerpo, la imagen térmica es un arma poderosa.

Después de descender a una altitud de 350 metros, Sugawara vio los duros cañones de los Alpes japoneses. El avión voló bajo y lento, ondulando sobre la superficie de la presa y los árboles de la ladera de la montaña.

El terreno complejo que requiere bajas velocidades, bajas altitudes y la capacidad de girar es una especialidad de los helicópteros.

El paisaje desigual y feo es un buen ajuste para el “Cochlea”.

El F-35 debería estar a una hermosa altura con aire puro.

Esto es territorio enemigo, por así decirlo.

Incómodamente, el Capitán Sugawara estiró su cuello para mantener los ojos abiertos a las imágenes en blanco y negro proyectadas en la visera de su casco.

Pasó las coordenadas donde el segundo avión aliado había sido derribado antes.

No hay duda de que el enemigo está cerca.

No tengo oportunidad de perder tanta altitud.

La única vez que se tuve la oportunidad de hacerlo fue durante los ejercicios de bombardeo, cuando apuntábamos a objetivos terrestres, como tanques y vehículos antiaéreos.

Es difícil detectar objetivos terrestres incluso cuando el radar los apunta a distancia.

El radar puede detectar objetos en la distancia de las ondas de radio rebotadas.

Sin embargo, el radar también recoge señales de radio que rebotan en las nubes y en el suelo.

Para facilitar la detección de las aeronaves, el radar Doppler sólo detecta objetos en movimiento. Como los aviones son los únicos objetos que se mueven a gran velocidad, no pueden ser confundidos con las aves o las nubes.

Sin embargo, tiene una debilidad: no puede detectar objetos estacionarios.

Los vehículos que disminuyen la velocidad en el suelo, por supuesto, no aparecerán en el radar Doppler.

Los vehículos infractores que van a toda velocidad por la autopista aparecen en el radar.

Las operaciones de bombardeo sin apoyo amistoso son básicamente dirigidas con el infrarrojo o a ojo desnudo, no con el radar.

— No esta en el radar, eh… ¿Podría ser…?

El latido del Capitán Sugawara sonó como una campana temprana.

Me di cuenta de que había cometido un terrible error.

Un helicóptero es una aeronave.

Por supuesto, son visibles en el radar.

Pero un helicóptero puede detenerse en el aire.

¿Y si el enemigo sólo estaba esperando allí, sin moverse?

¿No serían invisibles en el radar?

— !?

El radar captó al Cochlea enemigo.

Es a las cuatro en punto, a 21 kilómetros de distancia.

Es la Unidad tres que habia estado desapareciendo y reapareciendo.

Probablemente estaba tratando de engañarle volando lento y rápido.

— No me subestimes.

El capitán Sugawara dio la vuelta al avión y se dirigió rápidamente en dirección al tercer avión.

También desapareció del radar, pero se fijó en el ligero calor del motor y disparó un misil guiado por infrarrojos.

El Cochlea III realizó una maniobra evasiva y se alejó de él.

— Se escapa?

Casi fui atacado por los emboscadores.

La tensión se había relajado un poco.

Cuando el enemigo apareció detrás de él.

La distancia era de menos de cuatro kilómetros.

El capitán Sugawara giró la cabeza para ver el paisaje detrás de él a través del visor de su casco.

Pudo ver el Cochlea uno saliendo desde detrás de la cresta de la montaña.

— Ibas a usar a la Unidad tres como señuelo y a apuntarme por detrás? Que ingenuo.

El F-35, equipado con un sistema de alerta completo, no puede ser tomado por sorpresa.

Incluso si el piloto se distrae, el sistema encontraria al enemigo por sí mismo.

Los reflejos y la concentración no son necesarios para el piloto moderno.

El único requisito absoluto para ganar una batalla es el rendimiento de la aeronave.

— ¿Qué demonios?

¿Qué ha pasado?

Mi visión se quedó en blanco.

El robusto helicóptero negro cambió repentinamente a una luminosa silueta de pájaro.

El Capitán Sugawara involuntariamente cerró los ojos.

— Maldita sea, quemó las bengalas.

Era un fuego artificial, diseñado para bloquear los misiles infrarrojos.

Era un arma defensiva que emitía un calor y una luz intensos, pero para el Capitán Sugawara, que estaba mirando la imagen infrarroja, era venenosa.

Si no se defendia rápidamente, le matarian.

Pero era demasiado tarde.

Cuando abrió los ojos de nuevo, su avión había sido derribado.

— ¡Maldicion!

Intenté golpear la pantalla táctil delante de mí, dudando de que fuera un equipo super caro y de alta tecnología, y golpeé el dosel a mi lado.

No se puede culpar a la aeronave por estar en un avión de sigilo de alto rendimiento.

Borrando la imagen del sitio del festival aéreo de la pantalla, el Capitán Sugawara cerró los ojos como si estuviera dormido.

Como uno de los principales conductores de Lightning de Japón, capaz de sacar a relucir el rendimiento del F-35A “Lightning II”, se le había confiado esta ocasión trascendental, pero había terminado en un desastre.

El otro piloto tenía un talento inferior. Y no pude manejarlo bien. Nunca fue un problema con el rendimiento de la aeronave. Sí, le explicaría a mis superiores.

Esa fue la cortesía con su amado avión con el que había estado durante años.

X X X

— ¡Yuto-kun, sí!

Cuando Yuto aterrizó en el festival aereo, intercambió saludos con Kakitsubata, que sonreía con alegría.

— ¿Fui de ayuda?

— Sí, gracias. Pude derribarlos fácilmente gracias a tu cebo.

— Yay. De nada.

— Yo también…

Yuto le dio una palmada en la cabeza a Kounomiya, que estaba de pie allí con una cara sin emociones.

— Estás salvado. Genial, genial.

— … ¡Uf!

KounomiyaGu, que dejó salir una voz.

Era linda como un gato de copa.

— “¡Bastardo!” “Me diste un gran susto.” “¿Cómo ganaste?”

Los senpais que vinieron después de él se arrojaron al suelo y lo levantaron y lo felicitaron con entusiasmo.

— ¡Goshiki-chan, tú también!

Kakitsubata pidió que chocaran los cinco, pero Goshiki miró torpemente a la multitud detrás del divisor de cuerdas.

Nadie sostenía una cámara, y no hubo aplausos ni vítores.

Un grupo de personas con trajes sentados en sillas de tubo bajo la tienda les miraban fijamente, tosiendo repetidamente, y creando una atmósfera desconcertante.

Unos aviadores con cara oscura y vestimenta formal salieron de los F-35.

Unos terroristas con uniformes de prisioneros emergen de los Cochleas con alegría.

Es como si hubieran venido aqui a ver a Momotarou, pero les mostraron una obra en la que los demonios vencian a Momotarou.

El público se quedó sin palabras y sin expresión al ser testigo del impactante desarrollo.

Cuando finalmente se dio cuenta de que había estado trabajando tan duro para ganar que no había podido leer la atmósfera del lugar, Yuto inclinó su cabeza, rascándose la cabeza mientras caminaba por la pista.

— Ah no, lo siento un poco.

Los estudiantes de ACTS, al darse cuenta de que esta victoria no era bienvenida, todos se callaron.

— “¿Qué les pareció la operación de barrido terrorista de los pilotos de élite de la Fuerza de Autodefensa Aérea? Fue genial ver a los F-35 en acción, ¿no? Un gran aplauso para los pilotos que nos salvaron de los terroristas… ¿Estás bien seguir leyendo esto?

La señora del anuncio no pudo soportarlo más, y no pude evitar decir lo que pensaba.

Pude ver que el Comandante Higashimura, el director de ACTS y comandante del grupo de vuelo Apostolos al que pertenece Yuto, estaba siendo reprendido por las personas de trajes del Ministerio de Defensa.

El Comandante Higashimura, que siempre estaba en posición de disciplinar a sus estudiantes con la cara fría, estaba allí cuando vio que inclinaban la cabeza. Incapaz de tamizar, Yuto se acercó a él.

— ¿Qué hay de la victoria de los terroristas?

El Comandante Higashimura, que fue regañado, habló con la cabeza inclinada y su expresión no cambió.

— Este evento fue un simulacro de combate aire-aire, e instruí a los estudiantes a luchar con todo lo que tenían. Si se necesitaba un guión, tendrian que notificárlo con antelación.

— No necesitaba la farsa. Pero es demasiado. Hay una cierta cantidad de cortesia y formalidad en el combate aéreo.

— Somos una escuela militar privada. Rutinariamente enseñamos a los estudiantes que una batalla que no se puede ganar no tiene sentido. Creo que este juego mostró la diferencia de conciencia del resultado entre el sector público y el privado.

— ¿Es eso una crítica a nosotros?

— No, eso no es una crítica. A partir de ahora, tendré mucho cuidado.

Al ver a Yuto, el comandante Higashimura se obligó a terminar la conversación y salió de la sombra de la tienda.

— Comandante, siento que haya sido mi culpa.

Cuando Yuto se disculpó, el Comandante Higashimura le dio una palmadita en la espalda y le instó a dejar el asiento de invitados.

— ¿Por qué te disculpas?

— Porque todos estaban enojados conmigo.

— Prefiero elogiarlos por un trabajo bien hecho. Eran unos perdedores doloridos.

La comandante era tan severa que nunca le había sonreído a nadie.

No sonreía ahora, por supuesto, pero su cola de caballo parecía rebotar felizmente cada vez que caminaba.

— ¿Está bien?

— Un piloto fuerte siempre es bienvenido.

Los pasos del Comandante Higashimura fueron algo ligeros.

Cuando llegó a la zona llena de puestos, se detuvo para tomar un respiro.

El olor de los calamares asados y yakisoba (fideos fritos) flotaba en el aire.

— Tu misión ha terminado. El resto de ustedes son libres de seguir con sus asuntos.

— Amakusa-san quiere que ayude a organizar un evento de prueba para el helicóptero.

Yuto recordó que le habían dicho que ayudara a Nagumo con su trabajo una vez que la batalla simulada terminara.

— Eso no es para ti.

— Me encantaría…

— No, no puedes.

— Mi familia solía volar helicópteros para hacer turismo, así que soy bastante bueno en ese tipo de cosas.

— Si insistes en hacerlo, no te detendré, pero…

La cara del comandante Higashimura al mirar a Yuto se vuelve un poco incómoda.

— Creo que Kakitsubata-kun y Kounomiya-kun serían más útiles que tú…

— ¿Por que?

— Ya lo descubrirás. Si ves alguna chica aburrida, llévatela contigo.

No tenía sentido para el, ya que le decían que era inútil, pero Yuto decidió tomar a las chicas bajo su ala.

Cuando Yuto llegó al lugar de la prueba del helicóptero, se dio cuenta de por qué era inútil.

Nagano estaba vestida al frente de la larga fila formada por los clientes.

Llevaba un traje separado que parecía un traje de baño, exponiendo su ombligo y su estómago.

El escote del pecho e incluso los hombros están expuestos audazmente.

Vestida como un compañero de eventos con botas y guantes de cuero, Nagumo guía a los clientes.

— Los cuatro siguientes en abordar, levanten sus manos, sí. El techo es bajo, así que por favor tengan cuidado de no golpear sus cabezas mientras abordan.

Un cliente es llevado al asiento trasero de un helicóptero para el transporte de soldados, con la nariz estirada y la cara enrojecida mientras sube a bordo.

¿Es sólo mi imaginación que todos en la larga fila parecen estar mirando la figura de Nagumo en lugar del helicóptero?

— ¿Así que este era el trabajo más importante que el simulacro de batalla?

Cuando Yuto habló con ella, Nagumo, que había estado usando una sonrisa de ventas, se veía infeliz.

— ¡Llegas tarde! Ya que estoy ocupada, Yui-kun, deberías volar ese helicóptero de allí también.

— No, digo que si yo lo volara, nadie entraría.

— ¿Por qué? ¿No sería bueno tener más aviones y un helicóptero más rápido?

— Creo que sólo están esperando a Nagumo. ¿No te avergüenzas de tu ropa?

— Sí, lo es. Pero es parte de nuestra tradición deshacernos de la imagen rígida de la Fuerza Aérea, así que este traje es esencial.

El atuendo actual era tan revelador que Nagumo, que normalmente lleva ropa de chica, se sonrojó.

— Tenía el presentimiento de que Nagumo sería muy reacia a hacer este tipo de trabajo, pero estoy sorprendido.

— La gente que viene al festival son puros amantes de los aviones. Deberías saber más sobre la diversión de volar ahora que estás aquí, ¿no? Si es así, incluso se quitarian la ropa.

Nagumo, que estaba avergonzada pero creía en el cliente, dijo con una sonrisa.

— Me pregunto.

Yuto se puso a mirar al cliente que apuntaba su lente a Nagumo en vez de al helicóptero.

— No puedo hacerlo de cualquier manera.

— ¿Vas a ayudarme?

— Traje unos reemplazos.

Las dos chicas que fueron presentadas por Yuto y salieron también estaban vestidas como compañeras de eventos, igual que Nagumo.

— Esto podría ser embarazoso…

Kakitsubata apareció mientras se cubría el ombligo con las manos.

— Solías ser una animadora, ¿verdad? Kakitsubata-san. ¿De qué hay que avergonzarse? ¿No quieres deshacerte de la imagen de la fuerza aérea tensa?

Nagumo se inclinó.

— ¡No quiero hacer eso! Siempre he querido ser un piloto duro y genial.

La mirada y la cámara que había estado en Nagumo se volvió hacia Kakitsubata de inmediato, y ella se volvió hacia atrás.

— Eh, no.

— Mira a Kounomiya-san. Es tan imponente.

— … ¿Hmph?

Kounomiya, que había estado de pie allí, torció la cabeza cuando la llamaron.

(Ilustración)

— Eres una pervertida que puede salir desnuda en público, verdad, Sara-chan?

— … ¿Hmm?

Las cejas de Kounomiya, que tenían una expresión helada, se movieron.

— Estoy avergonzada. Yuto-kun, ¿podemos parar ahora? ¿Vamos al festival juntos?

— Kakitsubata-san? ¿Qué quieres decir con avergonzada? ¿No tienes el corazón para iluminar un poco la imagen de este tenso festival aereo?

— … Es mi trabajo.

— Ayúdame, Yuto-kun.

Yuto agitó su mano disculpándose ante Kakitsubata, que estaba siendo retenida por Nagumo y Kounomiya con ambos brazos.

— Lo siento, buena suerte.

Después de decir para cumplir las órdenes del Comandante Higashimura, Yuto huyó de la escena, con la esperanza de comprarle a Kakitsubata un regalo más tarde.

— “La primera parte del vuelo acrobático invitará a los mejores pilotos de los Estados Unidos. Por favor, miren a estos jóvenes pilotos de Japón y Estados Unidos actuar juntos.”

En medio de seis aviones azules y blancos Blue Impulse volando uno al lado del otro, uno gris se les unió de repente. Era un viejo avión estadounidense, un F-16.

Mientras Blue Impulse volaba ordenadamente uno al lado del otro en línea recta, el F-16 bailaban alrededor, haciendo rodar el avion en círculo.

El F-16 era como cantante con bailarines mientras se abría paso a través de los densos fuselajes, casi haciendo contacto.

Pero mientras que los otros aviones también volaron maravillosamente, el F-16 de los Estados Unidos se destacó.

— Woah.

No pudiendo evitar gritar, Yuto aplaudió junto con el resto del público.

— “Los siete aviones mostrarán tres giros consecutivos delante de ustedes, y luego ascenderan a 400 metros.”

Los siete aviones hicieron tres rápidas revoluciones con sus alas como si saludaran al público en tierra, haciendo eco del sonido de sus potentes motores en el lugar.

Después de despertar a la audiencia, los siete aviones se elevaron en el cielo, dispersándose cada uno.

Fue entonces cuando ocurrió.

Un solitario Blue Impulse comenzó a volar justo al lado, separado de sus compañeros que iban hacia arriba.

Era un vuelo tambaleante que cualquiera podía ver que era extraño.

La aeronave se dirigía suavemente hacia el suelo en un patrón parabólico.

El anuncio, que había seguido proporcionando un comentario ligero anteriormente, se detuvo repentinamente.

En esta situación inusual, el comentario no podría continuar.

La altitud de la aeronave despojada sigue disminuyendo, pero su velocidad sigue aumentando.

Si esto continúa, el avión podría estrellarse.

Yuto tenía una idea aproximada de lo que había pasado.

Todos los bailes han experimentado una pérdida de equilibrio.

Era una condición conocida como vértigo.

Cuando esto sucede, no se sabe a dónde volara.

Es un miedo difícil de explicar a la persona promedio, pero sólo al piloto.

Sin embargo, en la vida diaria pueden presentarse síntomas similares.

Un síntoma de estar en un tren que le hace pensar que se va, aunque el tren se haya detenido en la estación.

Cuando se ve el tren moviéndose alrededor, se cree que se está en movimiento.

El tren cree que se está moviendo aunque esté parado.

De manera similar a este principio, era bastante común ver a un piloto pilotando un avión que en realidad estaba descendiendo cuando debería haber estado ascendiendo. Si se siente que algo no está bien, no podria evitarlo.

Incapaz de recuperarse del vértigo, el Blue Impulse siguió descendiendo como de costumbre.

En el momento siguiente, estaba tan cerca del suelo que podía imaginarlo estrellándose.

La multitud cerró los ojos.

Justo entonces, el F-16 cruzó frente al Blue Impulse.

El F-16 se elevó, siguiendo la trayectoria de su escape del choque, como si estuviera dando ejemplo.

Como si se despertara, el Blue Impulse comenzó su rápido ascenso, siguiendo al F-16.

El Blue Impulse, que casi había besado el suelo, agitó sus alas para mostrar su gratitud al hombre que le había salvado la vida.

— “Siento la molestia, hubo un pequeño error del piloto, pero reanudamos nuestro vuelo acrobático.”

Toda la sala se llenó de un suspiro de alivio.

El piloto del F-16 superó al avión que se estrelló mientras aceleraba para salvar el día.

El coraje y la habilidad del piloto americano fue lo más importante. Y quiero ser un piloto que pueda arriesgar su vida por sus amigos así.

Yuto siguió el vuelo del F-16 con el anhelo en sus ojos.

Fue poco después de que la segunda parte del vuelo acrobático comenzara.

— Esa espera en el aire antes fue una gran idea.

Tal vez fue porque fue el momento en que el sonido de los motores que resonaban en la parte superior se había alejado, pero la voz sonaba bien.

Pensando que alguien que había visto el simulacro de batalla antes me había llamado, miré a mi alrededor, pero no pude encontrar al dueño de la voz.

Me di cuenta de que una belleza alta y de piel clara estaba a mi lado.

Llevaba un vestido negro de silueta fina y un parche negro sobre su ojo izquierdo.

No estaba vestida para un festival de aviación, pero incluso sin eso, parecía flotar lejos de su entorno.

La voz que le había hablado antes era una voz masculina baja y ondulante, así que Yuto miró hacia otro lado.

— Lo dije como un cumplido, pero ¿no te gustó?

Era una voz muy baja.

La alta y hermosa mujer estaba mirando a Yuto.

— Uhm, ¿es usted un hombre?

— ¿Sí?

— Lo siento. Pensé que era una mujer.

— A menudo me confunden con otra persona. Mi nombre es Mei. Y parezco una mujer.

Mei le guiñó un ojo a Yuto y luego se rió.

El gesto mientras mantenía su largo pelo negro le hacía parecer una mujer hermosa, pero su voz gruesa y baja le daba un toque de realidad.

— Hiciste un gran trabajo como piloto, Yuto-san. Bajar y esconderse del radar fue audaz.

— ¿Qué sabes sobre los helicópteros?

— Sé muchas cosas sobre los aviones. Soy un piloto. Me gradué de la escuela en los Estados Unidos antes.

— ¿Es usted el piloto del F-16 que acaba de llegar?

— Ya sabes de lo que estoy hablando.

— Fue increíble. No puedo creer que te hayas metido en esto por tus amigos a una velocidad tan increíble.

— No es para tanto. Yuto-san fue increible.

— No puede ser.

— Yuto-san también estaba dando órdenes a cuatro de sus aliados para desbaratar al enemigo. No puedo hacer un truco como ese. No llevas mucho tiempo aquí y no conoces muy bien a tus compañeros, ¿verdad?

— ¿Cómo me conoces tan bien?

— Fuiste presentado en el anuncio. Todavía eres nuevo.

— Sí, eso es. Todavía soy nuevo, así que no he hablado mucho con los mayores todavía. Pero estoy en la misma escuela y podemos unirnos aunque no nos conozcamos bien.

— No puedo luchar por los que no conozco bien. Así que aunque me gradué como el mejor de mi clase, no me uní al ejército regular.

— ¿Así que no tienes trabajo en equipo?

— No, estoy dispuesta a luchar por quien sea que vea. Puedo luchar por mi propia gente mientras pueda verlos, pero no puedo considerarlos mis amigos sólo porque son del mismo país o religión. De la misma manera, no puedo pensar en alguien como un enemigo sólo porque sea de un país o religión diferente. Es como una enfermedad.

Los dos también miraron al cielo mientras la multitud a su alrededor aplaudía.

Viendo un arco iris de Blue Impulse, cada uno con un color de humo diferente, Mei murmuró que eran hermosos como una niña.

— Parece una enfermedad difícil, pero ¿hay algo malo en ello?

— Por el bien de mi país, mato a los extraños que no tienen nada en contra mía. Matar por tu país, matar a otras personas que no tienen nada contra ti, trabajar con alguien que acabas de conocer hoy. Si no puedes hacer eso, eres un piloto inútil. Sólo intento proteger a la gente más cercana a mí. Me gusta volar, pero no me gusta matar gente o la guerra.

— Estoy de acuerdo. Yo… quiero ser un piloto que pueda hacer feliz a alguien, por ejemplo, volando acrobacias como esa, donde pueda hacer feliz a alguien más.

— Tenemos eso en común.

Yuto mira a Mei, que se ríe tímidamente a su edad, y él mira hacia otro lado.

Es un piloto estrella que se graduó de una escuela americana como el mejor de su clase.

Y la forma en que piensa es similar y agradable.

La existencia de un admirador que debería ser su objetivo apareció frente a él.

— Uhm, ¿puedo preguntarte algo?

Yuto preguntó nerviosamente.

Mei sonrió y le asintió suavemente.

— ¿Cómo puedo ser un piloto increíble como tú?

— Como dije, eres mejor que yo.

— Eso… No sé si debería preguntarte esto, pero…

— No me importa…

Yuto miró el parche que cubría uno de los ojos de Mei.

— ¿No puedes volar bien por una lesión en el ojo?

— Son cicatrices de cuando era niña. El hecho de que esté o no lesionada no tiene nada que ver con mi habilidad.

— ¿En serio?

— Genuinamente, Yuto-san es mejor piloto que yo.

— Sólo soy un novato. Además, gané el simulacro de batalla antes por los demas. El piloto con el que volaba era muy bueno.

— El compañero de Yuto-san. ¿Es tan genial?

— Sí, gracias a ella, pude tener una idea aproximada de la ubicación del enemigo y este no sabía dónde estaba. Probablemente es la única que puede usar el equipo del Cochlea perfectamente.

— ¿Por qué?

— Porque…

Medio orgulloso, Yuto interrumpió su respuesta a mitad de camino para decir que era porque era el diseñador genial que diseñó el Cóclea.

La identidad de Goshiki era un alto secreto.

No podía hablar de ello con un extraño que acababa de conocer.

Goshiki, que no sólo se ocupa del desarrollo del Cochlea, sino también de la próxima generación de superarmas, es el objetivo de todas las organizaciones que buscan el poder militar. Justo el otro día, Goshiki fue secuestrada por una organización terrorista y Yuto se vio obligado a luchar por su vida para rescatarla.

Por mucho que admire a Mei, no puede contarle fácilmente los secretos de Goshiki.

— Lo siento, supongo que te hice una pregunta desagradable.

Tal vez percibiendo la situación por la expresión de la cara de Yuto, Mei se llevó el dedo índice a los labios y le guiñó un ojo como si tratara de no hablar.

— No, no es así…

— Gente excelente te ayuda. Esa es tu habilidad. Un buen piloto tiene una atracción natural por los buenos aviones y la gente. De seguro de que está feliz de trabajar contigo.

— Me alegro si fuera el caso.

— Eres un buen hombre. Me alegro de verte.

Yuto apretó la mano que Mei le ofreció.

— Yo también. Sería bueno verte de nuevo.

Las manos de Mei eran delgadas y de un blanco puro.

No eran las manos de un piloto, sino más bien de un académico o investigador.

— La próxima vez que nos veamos, te mostraré algo bonito. Estoy segura de que Yuto-san se sorprendería.

— Me pregunto. Estoy deseando que llegue.

Cuando dos Blue Impulse dibujaron una marca de corazón de humo en el cielo, la multitud aplaudió fuertemente.

Mei lanzó un beso al cielo y luego se fue con sus gafas de sol puestas.

Habría sido un gesto vergonzoso para una persona normal, pero cuando lo hizo, fue todo menos genial. Mientras Yuto vigilaba la espalda de Mei, Goshiki regresó de un viaje de compras.

Tenía una gran sonrisa en su rostro, sosteniendo el takoyaki que había comprado en un puesto.

— ¡Mira, Yuto-san! ¡El katsushi está bailando sobre el takoyaki!

— Es verdad, se mueve muy rápido.

— Pensé que sabría mejor si estaba frío, así que lo compré apresuradamente.

— Sí, gracias.

— Conseguí mi primer takoyaki para el festival. Estoy tan feliz… ¿No sigue en pie el vuelo acrobático?

— No tuve la oportunidad de ver mucho de esto, así que no estoy seguro de cuándo terminará.

— ¿Qué? ¿Pensé que estabas esperando esto?

— Conocí a una piloto muy guapa y he estado hablando con ella un momento.

— ¿Una hermosa, mujer?

— No, es muy alta, así que definitivamente es un hombre, pero parece una mujer.

— Hahaha, ¿qué es eso?

Incluso Goshiki, que se reía así, era demasiado pequeña para parecer una niña, pero ahora que llevaba una gorra y estaba disfrazada, parecía un niño.

— Tal vez se estaba vistiendo como una mujer para su disfraz, también.

Yuto murmuró, esperando verla de nuevo.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!