La semana comenzaba y me dirigí a la escuela, después de eso continuaron los días y no encontraba una respuesta, pero aun así el tiempo pasaba, repitiendo los mismos días, si tuviera que decir lo único diferente, es que el tiempo que pasaba con Onee-san disminuyo, normalmente onee-san se despertaba al oler el desayuno, pero últimamente no sale de su habitación hasta que salgo rumbo a la escuela, incluso cuando regresa de trabajar, después de cenar se encierra de inmediato en su habitación, parecía la vida diaria de unos esposos cuya relación se había enfriado, siguiendo directamente hacia el divorcio. Continuábamos los días preparándonos para lo inevitable, hasta que un día después de clases.

— Ichinose-kun…

Cuando estaba pensando en el salón de cases que ya se había pasado alguien me hablo, al voltear pude ver a Mio-chan con los ojos llorosos, había abierto solo un poco la puerta corrediza y mostrando su rostro, parecía como una pequeña niña regañada.

— Lo… lo siento por molestarte cuando descansas pero… ¿puedo?

— Claro, ¿qué sucede?

Mio-chan comenzó a acercárseme como si lo lamentara.

— Este, siento interrumpir pero, ¿ha habido avances con el formulario de elección de carrera?

— Ha…

Lo había olvidado por completo.

— Lo siento, aun no.

— Ah, está bien, es algo del futuro, no es como si pudieras decidirlo tan fácilmente, también es un encuentro de tres personas… así que pensé que vendría la persona que habías comentado era tu tutora.

— Aun no se lo he comentado.

— YA veo… si, si te es difícil pedírselo podría hacerlo por ti, incluso podríamos reprogramar la fecha, si le es difícil venir a la escuela podría ir a visitarlos a la casa en donde te estas alojando.

— Esta bien, mucha gracias.

— Ya veo… entendido.

Mio-chan parecía bastante deprimida, siento pena por ella pero ahora no tengo la libertad como para pensar en algo como eso, nuestra conversación termino y Mio-chan se me quedo viendo como si quisiera decir algo más.

— Ahm este Ichinose-kun.

— ¿Qué pasa?

— No me digas que… ¿tienes algún problema?

— ¿He?…

Y al hacer eso Mio-chan se sento en la silla a mi lado.

— No es acerca del formulario pero… crei que tendrías algun otro problema

—… ¿por qué piensas eso?

— Porque yo también.

— ¿Sensei también?

Mio-chan asintió levemente.

— Yo también tenía muchos problemas cuando estaba estudiando… y mientras lo hacia los demás compañeros de clases continuaban avanzando decidiendo que era lo que querían hacer, me sentía como si solo yo fuese dejada atrás, pero no tenía tiempo para eso, en especial porque era torpe, y tampoco tenía amigos a los que pedirles consejos.

La mirada de Mio-chan comenzó a divagar como si recordar.

— Pero sabes, el maestro encargado nunca me apresuro, solo ve cuidaba viéndome a lo lejos.

Su voz parecía llenarse de agradecimiento.

— Se dio cuenta de que tenía problemas, y me dio consejos… podría decir incluso que gracias a esa persona logre graduarme, por eso es que ahora soy maestra… pero dejando esa historia de lado, como aun no decides que hacer en el futuro pensé que tal vez podrías tener algún problema y tal vez podría darte algún consejo…. Siento mucho si me equivoque.

—…

Ya ni siquiera podía decir nada. Era como si una ventisca me hubiese pateado el corazón… creo que entiendo porque a los estudiantes les agrada tanto Mio-chan.

—… ¿puedo preguntar algo?

Cuando me di cuenta ya había comenzado a hablar.

— Si terminase causando problemas a una persona importante que está a mi lado… ¿qué debería de hacer?

La verdad no sabía que expresión era la que estaba haciendo mientras hablaba, era la primera vez que le pedía consejo a alguien sintiéndome así. Mio-chan se quedó en silencio por un tiempo para después comenzar a hablar.

— ¿Estaría bien causarle problemas no?

— ¿He?

No me esperaba eso, fue lo mismo que dijo onee-san.

— Desde que tenemos que vivir relacionándonos con otros, es imposible no causarle problemas a nadie, mejor dicho, porque es una persona importante es que le causamos problemas, y creo que muchos, creo que es importante porque a pesar de ello está a tu lado.

—… a pesar de ello…

Mio-chan asintió con una sonrisa.

— Sabes, yo… soy así, le he causado muchas molestias a las personas a mi alrededor, por eso es que siempre me la paso disculpándome, no tengo confianza en mí misma… pero sabes, hay algo que me dijo una buena amiga mía… “No lo pienso como una molestia, no te preocupes” y solo con esa frase fui salvada.

—…

— En ese entonces lo pensé, de seguro terminare causándole muchas molestias a muchas personas, así que en cambio me gustaría hacer algo por ellas.

Comencé a pensar en lo que Mio-chan estaba diciendo ¿Qué puedo hacer por onee-san?

— Además, puede que solo seas tú el que crea que está causando problemas, si no pones en palabras tus sentimientos no creo que le lleguen, Ichinose-kun, creo que deberías decírselo como se debe…

Como decirlo… siento como si me hubiese ayudado un poco.

— lo siento, hablando como si lo supiera todo…. No sé si me desvié de lo que te referías.

— No, está bien.

— Entonces que bueno.

Mio-chan sonrió más relajada.

— si ocurre algo siempre puedes venir a hablar conmigo.

Diciendo eso se puso de pie y salió del salón de clases. E inmediatamente después de verla partir.

— Mio-chan dijo algo muy bueno… después de todo las mujeres mayores son las mejores.

Después de que salió Mio-chan, Kishou entro al salón

— ¿Escuchaste eso?

— Lo siento pero no quería molestarlos.

— Está bien, no me importa si eres tú.

Kishou se sentó en donde hasta hace poco estaba Mio-chan.

— Bien, vayamos al verdadero tema, ¿Qué sucede?

— Um…

Me sentía un poco más tranquilo así que comencé a platicar de lo ocurrido, Chika-san me había vuelto a preguntar acerca del asunto del manager,  pero inmediatamente después de que la rechace llego al departamento diciendo que no podíamos estar juntos, después de eso onee-san ha estado extraña. Kishou solo se mantenía en silencio escuchando con atención.

— Ya veo…

— Realmente no sé qué es lo que debería de hacer…

— Con que preparar un motivo para convencerla he…

Kishou dijo que lo había dicho Chika-san.

— Para empezar, ¿Eita quieres estar con onee-san verdad?

— Si… en un principio realmente no quería ser mantenido pero han pasado toda clase de cosas, y ahora pienso que me gustaría estar el mayor tiempo posible con ella.

— Ya veo…

Lo decía como analizando la situación.

— Desde que Chika-san me pregunto si quería convertirme en el manager de Onee-san creí que ya me había aceptado, pero en el instante en que me negué nos pidió que dejáramos de vivir juntos.

—…

— Después de todo desde el principio quería alejarnos.

—… ¿En serio fue así?

— ¿He…?

Kisho dijo algo inesperado.

— Yo creo que es todo lo contrario.

— ¿Lo contrario? ¿A qué te refieres?

— Yo creo que lo dijo para intentar proteger su vida juntos.

¿Proteger nuestra vida juntos? Cuando dijo eso menos entendía lo que estaba queriendo decir.

— Para ti eso sería algo inusual, pero desde mi punto de vista, no parece que quiera alejarlos haciendo llorar a onee-san.

— …

Cuando escuchaba lo que Kishou estaba diciendo comencé a ver mi situación de manera más tranquila, como si no fuese to mismo, retrocedí como si la situación se tratase de otra persona. Chika-san se dio cuenta de que Onee-san estaba viviendo con alguien, y después le pregunto a ese alguien que si quisiera convertirse en su manager, e inmediatamente después les pidió que se separaran.

Ahora que lo pienso bien, si Chika-san en verdad hubiera querido separarnos, desde un principio no me hubiera pedido que me convirtiera en si manager, tomando en cuenta de que estaba la posibilidad del escándalo en los medios. Entonces debió de haber tenido otro motivo para pedirme que me convirtiera en su manager, si ese motivo es como lo dice Kishou “Proteger nuestro estilo de vida” entonces… Solo me llego una respuesta a la mente y lleve mi mano a la boca.

—… ¿me pidió que me convirtiera en su manager para poder vivir con ella…?

— Eso creo.

Levante la cabeza y Kishou estaba asintiendo.

— Podría convertirse en un escándalo si los medios se enteraran que vive un hombre y más si es menor de edad, y Chika-san como presidente de Second Hosue no podría admitirlo, así que necesitaría una razón para permitir que nosotros vivamos juntos.

Y esa razón seria… lo que Chika-san dijo.

— Dijo que te quería de manager porque onee-san escuchaba lo que decias, y porque eras bueno con las labores de la casa ¿verdad? No creo que eso fuese la verdad… el motivo por el que te quería de manager de onee-san era para que pudieras vivir con ella, ¿no lo crees así?

No había pensado en eso…

— Por eso cuando la rechazaste insistió, la verdad no sé porque se apasiono más para invitarte luego de que se enteró de que tu mamá era la artista Mizusaki pero cuando la rechazaste dos veces no tuvo más que hacer que ustedes se separaran.

Es cierto…. Si lo pienso así, entiendo porque dijo que no podíamos estar juntos.

— Además, la única que tendría problemas de continuar viviendo juntos así no solo sería onee-san ¿verdad? Si pensamos que eres menor edad, podría tener repercusiones en tu futuro, así que también podríamos pensar que el que Chika-san tratase de alejarlos también seria por tu bien.

— Es cierto…

Pero, entonces… 

— ¿Entonces porque no lo dijo desde un principio?

Después de que le dije mi duda Kisho suspiró.

— Eso es lo mismo que con tus planes para el futuro.

— ¿He?

— Las personas disfrutan más haciendo las cosas que no les piden hacer, en caso de que falles no tendrás nada de que arrepentirte, si ingresaras a cualquier empresa o escuela solo siguiendo las indicaciones de tus padres eventualmente renunciarías.

—…

— Por eso es que la decisión más importante tenías que hacerla tú.

— La decisión más importante…

— Todos tienen que tomar la responsabilidad de sus decisiones, pero es diferente con aquello que tu no decidiste, a la primera que las cosas salen mal te arrepentirías ¿verdad?

Entonces no me arrepentiría con lo que yo mismo he elegido… Llegaron a mi mente loas que me había dicho Chika-san “no me arrepentí para nada de renunciar a ser actriz” Si Chika-san no se arrepintió fue porque se trató de su propia decisión, cierto, no fue decisión de nadie más que de ella. Puedo decir que necesito cierto valor para poder hacerlo, ¿pero entonces podré hacer lo mismo cuando me toque encarar una situación así?

— Creo que Chika-san te está tomando enserio.

— Ya veo.

— Bueno, cuando eres adulto las cosas que puedes decidir por ti mismo disminuyen, las personas que te piden hacer cosas aumentan, realmente no sé qué sería lo mejor, pero en cierto sentido la felicidad está en que elijas hacer lo que quieres hacer.

Las palabras de Kishou resonaron dentro de mí, normalmente siempre está bromeando, pero en estas situaciones siempre es de confianza.

— Gracias, volveré a pensarlo…

— No te preocupes, después de todo estoy un poco feliz.

— ¿Feliz?

Kishou comenzó a sonreír.

— ¿Acabas de decir que querías estar con onee-san verdad? Pensé en ello cuando lo dijiste pero como amigo eso es algo para estar feliz.

— ¿A qué te refieres?

— Antes lo dije pero tienes una personalidad que evita causarle problemas a las demás personas, seria porque viviste mucho tiempo por tu cuenda que terminaste evitando las relaciones humanas inconscientemente…y al verte así me puedo preocupar un poco menos.

— Kishou…

— Desde que conociste a onee-san has cambiado.

¿En serio?… la verdad es que yo mismo no lo sé. Pero siempre he estado con Kishou, por lo que creo que dice la verdad.

— Creo que es como lo dice Mio-chan, que importa causarle molestias a los demás, puede que las personas que te rodean no piensen en ti como una molestia, o al menos no para mí, solo haz lo que quieras hacer.

Kishou de pronto se agarró a pegarme en la espalda.

— Si eso no sirve entonces pensemos juntos de nuevo.

— Gracias.

Siento como si Mio-chan y Kishou me empujaran la espalda.

— Pero hay algo que me llama la atención.

— ¿Qué cosa?

— Chika quiere que me convierta en la manager de onee-san para poder vivir con ella pero… ¿no será eso insuficiente?

No creo que el que sea su manager sea suficiente motivo que justifique vivir con ella, para empezar, ¿hay actrices que viven junto a sus managers? En caso de que sea descubierto al mundo no creo que el que sea su manager terminé justificando vivir con ella siendo hombre y menor de edad.

—… Esto es solo mi intuición pero…

Kisho comenzó a hablar.

— Creo que Chika-san ya ha pensado en otras cosas, y el ser Manager no es más que una excusa, puede que haya más motivos para hacer que ustedes dos vivan juntos, entonces lo usaría todo al mismo tiempo sobre Eita-kun…

Me sorprende la manera en la que puede decirlo todo tan claramente, pero presentí algo parecido. Cuando estábamos de viaje sentí algo extraño mientras platicaba con Chika-san, dijo que quería que fuese el manager de onee-san porque puedo controlarla pero sabía que no solo era eso. Estaba demasiado desesperada, por lo que pensé que podría tener otro motivo, 

— Si me entero de ello lo pensare por mi cuenta.

— sí, haz eso.

— En serio, siempre me estas apoyando.

— Si quieres agradecerme entonces preséntame a una linda onee-san.

Kishou se cruzó de brazos, cerró los ojos y asintió.

— No… no es como si estuviese rodeado de mujeres mayores que pueda presentarte.

— Vaya que puedes decir eso cuando tienes a tés, es cierto, preséntame a Chika-san.

— No… creo que será mejor que lo dejaras, pareciera una persona amable pero cuando se enoja da bastante miedo. La primera vez que la vi así creí que me perseguirían 100 demonios.

— Está bien, que una mujer mayor me regañe más bien es como un premio.

★El Diario de onee-san★

Por más que piense no logro pensar en alguna manera para convencer a Chika-chan, también mi relación con Eita-kun ha estado algo incomoda, no sé de qué debería hablarle cuando lo veo. A pesar de que había prometido proteger nuestro estilo de vida no puedo hacer nada… por más dinero que tenga no puedo hacer nada. 

Y no solo es eso… no he podido decirle a Eita-kun la verdad, dije que se lo diría pero al final solo he terminado huyendo…