Son muchos los clubs que hacen fiestas después de terminados los exámenes, y el club al que pertenece Ayaka, el club al aire libre no es la excepción. Sin embargo no hay muchos que usen la tienda de sake frente a la estación prestada para hacer sus fiestas[1]. No asistía a una fiesta con tantas personas desde la bienvenida de primer año en la universidad, por lo que estaba un poco emocionado. Además, el club al aire libre estaba cerca de ser apodado el club de las fiestas.

Para empezar, el club tenía una gran cantidad de miembros, y el porcentaje de aquellos que participaban en las fiestas eran altos y sin importar eso si agregamos a quienes participan aun sin ser del club como yo, la cantidad de personas era muy grande. Según el mensaje de Ayaka, las personas que se planeaba asistieran eran unas 60. Ha de ser difícil reunir a cada uno.

Me puse de pie frente a la pequeña cortina que tenía escrito “Kaguya” y entre en la tienda. Este es el lugar del banquete de esta noche. Llegue 10 minutos antes de la hora del reunión, pero ya se habían reunido una gran cantidad de personas, el interior de la tienda ya estaba bastante alegre.

Había seis mesas repartidas en lo que parecía que ya estaban acomodados algunos platos y bebidas. Me quite las bocas y subí al tatami.

— ¡Ah, viniste!

Ayaka al verme movió la mano con una voz alegre.

— ¡Si!

Respondí más fuerte debido al ruido para que pudiera escucharme y me dirigí a donde se encontraba. Cuando llegué a su lado, Ayaka me dio la mano.

— ¿Nn?

¿Tiene la costumbre de darse la mano cuando alguien llega a sentarse? Intente juntar mi mano con la de ella y Ayaka parecía sorprendida.

— ¿He? ¿Qué sucede?

— Ah, perdón, pensé que estaban haciendo eso.

Después de excusarme comenzó a reír.

— Claro que no, tu chaqueta estorba por lo que pensé en dejarla en el perchero.

— Ah, ahora yo soy el que pasa verguenza1

Aleje mi mano y me quite la chaqueta. Aun sentía su calor corporal en mi mano. Ayaka asintió después de que le entregara mi chaqueta y se puso de pie, el lugar para dejarlas estaba un poco alejado. ¿Estaba siendo considerada o no? La verdad era algo extraño.

— Yuuta-kun, te llevas muy bien con Aya-chan verdad~

Una chica que estaba sentada al frente me hablo, parecía tener una pequeña complexión, cabello marrón de hongo y unos grandes ojos negros. Era una chica que recordaba.

— ¡Cuánto tiempo!

Era una de las chicas que había conocido en la fiesta de citas de navidad, también la única chica con la que había hablado.

— Oh, ha pasado tiempo, parece que me recuerdas.

— Claro, solo ha pasado un mes, no soy tan malo para recordar.

— bueno, lo siento.

Yamanashi Natsuki.

La primera vez que escuche su nombre pensé que era hermoso[2] Realmente no pienso que los nombres son hermosos por lo que la recuerdo muy bien. Me sorprendí cuando me entere como se lee Yamanashi[3]. En la fiesta de citas dijo que podíamos llamarla sin formalismos por lo que termine llamándola por su nombre Natsuki. La dificultad aumentaría si desde un principio la hubiera llamado por el apellido para después cambiar a su nombre, pero como fue desde un principio no tiene nada que ver. A pesar de que solo estuvimos comiendo juntos por unas dos horas, ya siento como si fuese mi amiga.

Pero aun diciendo amiga, también sentía como si fuese alguien a quien pueda decirle “¡yo![4]”. Parece que nació una amiga a la que puedo saludar solo con un “yo” al verla por el camino. Según mi experiencia solo es un 20% de los amigos “yo” que son tan cercanos como para invitarte a un Karaoke. Hay muchos amigos así que se olvidan de mi nombre. Pero Natsuki quien está sentada frente a mi parece que me recuerda bien.

Recordé como la noche anterior Ayaka dijo que se alegraría, haciéndome pensar que terminamos siendo buena compañía en la fiesta de citas.

— Yuuta-kun, ¿A qué club te uniste? ¿No estás en el club al aire libre verdad?

— Estoy en el club de baloncesto, bueno, aunque solo voy cuando tengo ganas.

— ¿Un fantasma?

— No a ese extremo.

Había ido al club hace poco, por lo que podría escaparme de la esa clase de fantasma, además de que hable mucho con Toudou y los otros senpai, no debería de hablar problema. Tengo que tener cuidado con las relaciones humanas para poder jugar bien baloncesto.

— ¡Entra al nuestro!, no hay problemas con recibir nuevos miembros a la mitad.

Al nuestro, ¿se refiere al club al aire libre? Mientras que pensaba eso moví la cabeza a los lados.

— Me gustaría hacerlo pero la escala del club es demasiado grande, no creo que pueda, la administración del club ha de ser muy difícil ¿verdad?

Podría ir si solo es ir a ver de vez en cuando algún a migo, pero tampoco pareciera que hacen algo en serio. Natsuki solo sonrió levemente mientras decía “¿es así?” pasándome los palillos.

— Pero parece que Ayaka se convertirá en la vice presidenta el próximo año, entra con un gatito.

— Jajaja, bueno, lo pensaré.

Vicepresidenta he. Si es Ayaka de seguro les agradó a los senpai.

— ¿Y tú no haces de representante?

Y al decirle eso Natsuki comenzó a reír en grande.

— ¿¡Yo!? Jajajaja, es imposible, ¿qué clase de persona me veo?

— Bueno, no lo sé, es la segunda vez que nos vemos.

— Justo por eso.

Cuando estábamos conversando sonriendo Ayaka regreso al asiento. Tenía un suéter negro con cuello, Ayaka era preciosa en el bar[5] En sus manos tenia jarras de cerveza.

— Siento molestar cuando está hablando tan amistosamente.

Dejo la cerveza frente a mí. Y al ver a los alrededores, estaban pasando cervezas desde la orilla de la mesa.

— Oh, después de todo para empezar es una jarra de cerveza.

Al sonreír Natsuki hizo lo mismo.

— Creo que es lo de siempre pero ya está decidido que empezamos así, aunque realmente no me gusta mucho la cerveza.

— ah, bueno aunque no conozco a muchas chicas que les gusten la cerveza, a pesar de que Ayaka bebe mucho.

Natsuki llevo la mano pesadamente a su propia jarra de cerveza. Si fuese malo para la cerveza de seguro sería un poco molesto. Mientras pensaba en eso Ayaka comenzó a hablar.

— Ah, sobre eso, parece que es porque los senpai están siendo considerados, o eso dicen.

— ¿He? ¿Considerados? ¿Como?

Natsuki parecía tener una expresión de nunca haberlo sentido así, y Ayaka sonrió.

— Cuando seas una persona de sociedad tendrás que beber con los superiores, va a pasar algo de tiempo antes de que todos tomen sus órdenes ¿verdad? Y si son superiores pueden que el tiempo que pasen sea tardado, ¡así que comencemos un una jarra de cerveza! O parece que así se comienza.

— Hee.

Ya veo, al escuchar eso estuve de acuerdo. Pero por el otro lado, Natsuki dijo insatisfecha.

— Entonces que tal un refresco con wiski?

Ayaka y yo al mismo tiempo asentimos al mismo tiempo como diciendo “ah, ahora que lo dices…”.

Baje mi mirada al reloj y eran las 19 horas. Al voltear a ver a los alrededores pude ver una mesa de atrás en donde estaban sentadas muchas personas, la hora del banquete se acercaba. Seguí la mirada de Ayaka y la persona que parecía ser el representante levanto su jarra. Todos pusimos atención a él naturalmente.

— ¡Para empezar, buen trabajo con sus exámenes!

Ante las palabras del representante se escuchó a los alrededores algunos que decían “fue cansado”, Ayaka con una mano en la boca y la otra en su jarra respondió “buen trabajo”

— Bueno, a pesar de que los exámenes hayan terminado los resultados no llegaran sino hasta el próximo mes, así que el banquete de esta noche, es para celebras y distraernos un poco de la cruda realidad que nos espera.

Todos reían mientras lo observaban. Posiblemente las fiestas del club son bastante animadas. Nuestro club de baloncesto no hace fiestas tan seguido, y las que hay son un poco diferentes.

Cuando el representante dio unas palabras para el brindis todos esperaban con la cerveza en mano.

— bien, como representante de tercer año estaré retirándome del club el siguiente mes, la verdad es que tengo muchos sentimientos encontrados, pero me gustaría aprovechar para anunciar al siguiente representante Ondo-san.

Mientras dijo eso volteo a ver a los alrededores, pero al no encontrar a la persona que estaba buscando y nadie se levantaba, Natsuki quien estaba frente a mi levanto la mano.

— ¡Tatsuki-san! ¡Parece que el siguiente representante no se encuentra!

— ¿He? Creí que había dicho que vendría.

El representando pareció sorprenderse a propósito, para después aclarase la garganta y recomponerse.

— Entonces no me queda más que tomar a alguien en representación de Ondo. ¡Aya-chan, por favor!

Ayaka quien estaba sentada a un lado de mi saltó sorprendida. Por supuesto, cualquiera al que llamaría seria así.

— ¿he? ¿Yo? No, no, repre, se lo encargo.

Ayaka movía las manos negándose, cuando varios miembros del club gritaban “¡Aya-chan, tu puedes!”… parece que todos en el club la llaman Aya-chan. Y ella, sin poder oponerse a todos en el club, se puso de pie. Esos gestos claramente decían que Ayaka estaba en la actitud que pone cuando sale. Podría pensar que es porque estaba con los del club, pero en esta situación aún más.

— He, entonces, con algo de temor diré las palabras para el brindis.

Cuando dijo eso algunos respondieron “que rígida” mientras sonreían. Es cierto, decirlo así en el club puede ser algo rígido, pero estando frente a tantas personas no había nada que hacerle. Pero parece que le afectó, respondió “¡lo siento! Estaba conmovido de que estuviera acostumbrada viéndola hacia arriba. Al verla casi directamente desde abajo no pude evitar que sus pechos entraran en mi campo de visión, y voltee a otro lado de inmediato. Sentía querer ver, pero la sensación de culpabilidad me traicionaba.

— ¡Entonces preparen sus jarras!

Todos hicieron como pidió.

— ¡Buen trabajo en los exámenes, Kanpai!

Y en todo el bar resonó al unísono Kanpai junto con los sonidos de las jarras al chocar. Por mi parte primero lo hice con Natsuki quien se encontraba frente a mí, con la chica a mi lado que desconocía y el hombre que se encontraba en el asiento de inclinado. Dirigí mi jarra a la de Ayaka quien se había sentado a mi derecha, acomodándose hacia ella.

Ayaka estaba ocupada dando el brindis con los de la mesa, incluso había quienes venían de otras mesas para brindar con ella. Cuando por fin se percató de mí.

— Esperen un poco chicos.

Y llevo su jarra frente a mí. Ayaka me esperaba con una sonrisa.

— Kanpai.

Y así el banquete comenzó.

◇◆

La mayor parte de la comida había terminado de alinearse sobre la mesa, y muchos se movían libremente sobre la mesa con una jarra en la mano. Ayaka estaba sentada a mi lado en un principio, pero como alguien más del club la llamo, se cambió de asiento. Es más que claro que me gustaría tener a mi lado a una hermosa chica, pero supero mis expectativas que la llamaran “Aya-chan” “Ayaka-san” por todas partes.

Es alguien sorprendente.

Tiene esa personalidad por lo que no es como si Ayaka sea buena con las personas desde un principio. El paisaje que se expandía frente a mí el día de hoy es porque Ayaka se había esforzado con sus relaciones humanas. Ella misma diría que no se ha esforzado, pero para mí es diferente. Por eso es que me siento algo feliz al verla convivir así con otros grupos.

— Oye Yuuta-kun, ¿No te le quedas viendo demasiado a Aya-chan?

Movió las manos a los lados cubriendo mi campo de visión.

— ¿La veía tanto?

— Bastante, a pesar de que intentaba hacer que regresaras no reaccionabas, me sorprendiste.

Solo con esa palabra recordé que había dicho que iba al baño. Una vez entrado en alcohol el tiempo que tardo en ir al baño lo sentí muy corto.

— bueno, Aya-chan es linda, entiendo que te quedes fascinado por ella.

Dijo Natsuki mientras movía su baso de limonada con wiski.

— Rostro pequeño y lidas facciones, también tiene bonita piel. Dios es injusto, le dio muchos puntos buenos en el momento en que nació.

— Tienes toda la razón, Ayaka tiene mucha ventana.

— Casi no hay nadie en la universidad a ese nivel, en el club hay muchas chicas lindas, pero creo que de entre todas Ayaka es la mejor, bueno, aunque solo es una opinión personal.

Bueno, es cierto que Ayaka resalta entre las chicas lindas. La opinión de Natsuki no debería de estar tan equivocada. Aunque creo que Shinohara resaltaría en el grupo de las lindas al igual que Ayaka. Creo que el que me pueda llevar bien con chicas lindas no es más que por mi buena suerte. Mientras pensaba en ello le dije a Natsuki.

— ¿Eligen quién entra en él club? El club al aire libre da miedo.

Y al hacer esa reacción exagerada Natsuki comenzó a reír. El alago de Ayaka de hace rato fue en parte porque estaba ebria, y con esa sonrisa parecía que sería popular entre los chicos. Pero es cierto, solo con ver a los alrededores las chicas tenían un buen nivel.

— Nuestro club es popular después de todo, por lo que hay muchas chicas que quieren entrar.

— Hee.

Cuando respondí brevemente Natsuki inclinó la ceba.

— ¿No te gusta eso?

Eso me pregunto, no puedo mostrar realmente que me desagrade, pero tampoco me termina de gustar. Ni siquiera yo podría decirlo bien, pero mientras dudaba en ello me respondió con una alegre expresión “Yuuta tu estarías bien” asintiendo.

— Entonces Yuuta, creo que piensas igual que Aya-chan.

— ¿Por qué?

Ayaka está en la posición de segunda representante, por eso es que evite rechazar entrar sin saber mucho del club.

— La gran mayoría de las personas entran en el club sin saber nada, cuando Aya-chan se enteró de eso claramente no pareció gustarle.

— Hee, eso es inusual.

— ¿En serio es inusual?

Natsuki parecía estar extrañanda. No es raro que sea así cuando está conmigo, pero que tome esa actitud cuando esta con otros ha de ser porque en realidad le desagrado

—  Seria irónico de Aya-chan decir eso cuando es la más afortunada.

El rostro de Natsuki estaba rojo hasta las orejas, parecía estar bastante borracha. Cuando por fin se enteró de lo que había dicho su expresión cambio un poco.

— Ah, lo siento, eso fue…

— Está bien, hay quienes piensan igual.

Incluso ella misma pensaría que no hay nada que hacerle con eso. Aunque la historia sería otra si una amiga del mismo club con la que come lo dijera. No vendría nada bueno de molestarse en medio de la fiesta, así que deje pasar su descuido como si nada. Pero sería que se sintió algo intranquila por mi actitud, que agrego “Aya-chan es una buena persona” ¿habría temido que me molestara?

— No diré nada, después de todo estamos bebiendo.

Dije mientras pensaba que Ayaka también lo dejaría pasar bajo estas circunstancias.

— Por cierto…

Dijo Natsuki para cambiar el tema de conversación, estaba de acuerdo así que asentí

— ¿Estas saliendo con Aya-chan?

¿¡De nuevo Ayaka!?

Pero parece que Natsuki tiene un sincero interés, por lo que le respondí con honestidad.

— No, de vez en cuando me preguntan pero no tenemos esa relación.

— ¿He? ¿¡En serio!? Bueno es fácil ser malinterpretado, si tuvieras una novia…

— No tengo por lo que no es ningún problema.

— Entonces cuando la tengas puede que lo malinterprete.

Se estaba metiendo mucho, tanto como para sorprenderse si dijera que la última vez solo hablamos de mangas.

— La comida de esta tienda es deliciosa.

Natsuki no parecía querer continuar con el tema de conversación, y llevo algo de comida a mi plato que ya estaba vacío. Le di las gracias y tome algo mientras bebía

— A pesar de que aun te quedan.

— Estoy tomando así que está bien.

Sin duda alguna era fuerte con el alcohol, el hombre de al lado ya se había quedado dormido, o cuando al menos no es tan débil como él

— Puedes beber mucho.

Dije eso sin darme cuenta.

No sé cómo valoren el fumar las chicas del club, así que por si acaso no lo haré…

De pronto el bolcillo de mi pantalón comenzó a temblar, y saque mi celular. La pantalla mostraba el nombre de Shinohara.

— “Senpai, ¿a qué hora regresaras a casa hoy?  Estoy cerda.

Baje mi mirada a mi reloj de pulsera, eran las 10 de la noche, había estado alrededor de cuatro horas en el bar, y tenía pensado quedarme dos horas más.

— “creo que hoy no alcanzaras el último tren, vete”

Al responderle, me llego un mensaje de inmediato.

— “¿¡Como que me vaya!? ¿¡Qué te pasa!?[6]

Sin pensar sonreí, y Natsuki me pregunté mientras sonreirá.

— ¿Es una chica verdad?

— ¿Eso piensas?

— De seguro es eso, como decirlo, por algún motivo se entiende.

Me gustaría responderle, pero realmente se trataba de una chica… que miedo. Pero ahora que lo pienso bien, estar en el celular mientras hablo con alguien es algo irrespetuoso.

— Ah, siento haber estado en el celular.

— ¿N? ah, está bien, no me importa.

— Eres amable.

— Jajaja, me alagó, me alagó.

Natsuki parecía orgullosa y mientras estábamos en eso mi celular volvió a sonar. Creí que se trataba de Shinohara pero estaba equivocado. Lo que estaba en la pantalla del celular era…

— Uwaa, perdón, tengo que atender una llamada, ahora regreso.

— Oh ¿Qué pasa? ¡Eres popular! Okay, creo que va siendo hora de que cambiemos todos de asiento, pero te esperare aquí.

— Ah, ¿en serio? ¡Gracias!

¿Cambiaban asientos? Al haber tantas personas en el club puede que sea necesario para convivir, y si Natsuki dijo que se quedaría en el mismo lugar no parece que sea a la fuerza. Que buena fiesta. Me levante del asiento mientras pensaba eso.

Cuando salí del bar el teléfono continuaba vibrando, parece que no tengo registrado ese número, pero por recordaba ese número por algún motivo. Tome la llamada mientras sentía como mi corazón se aceleraba.

— “¿Bueno? Yuuta-kun?”

Recordaba esa clara voz, tanto como para odiarlo. Aún quedaban memorias que me estimulaban.

—… ¿Reina?

La persona que estaba del otro lado del teléfono era la exnovia con la que había terminado varios meses atrás. Aisaka Reina.

◇◆

— ¿Qué quieres?

Parecía demasiado lejano el ambiente alegre del bar, dije con un tono de voz frio. No debería de haber necesidad de que volviéramos a hablar. Incluso cuando fui a comprar con Ayaka, nos separamos sin decir la gran cosa, aunque me llamaba la atención que dijera al final “nos vemos”

— “Siento ser tan repentina.”

— No importa, había pasado mucho tiempo desde que llamaste.

— “Um, pensé que me habías bloqueado de Line.”

—…

Aunque es cierto, pensaba en bloquearla el mismo día que terminamos, pero como ya no me iba a volver a hablar pensé que sería demasiado infantil bloquearla, así que no lo hice. Pero si lo pienso bien, eso pudo haber sido necesario para hacer un “final”

— “¿Estas ocupado?”

¿Será que escuchó el ruido del bar? Reina comprobaba la situación.

— Estaba en una fiesta con los del club, si quieres algo que sea breve.

Y continuó un poco de silencio. Termine escuchando inconscientemente el ruido que había del otro lado de la puerta.

— “Entendido, lo dije hace poco cuando nos vimos, pero quería volver a verte.”

¿Eso no fue solo por cortesía social? Me trague las palabras que estaba atoradas en mi garganta. Realmente no es como si tuviera una pelea conmigo, quería terminar lo más pronto posible la llamada.

— No, paso.

— “¿Por qué?”

¿¡Por qué!? No creí que fuese a preguntarme algo como eso, sin pensar me le quede viendo fijamente a la pantalla. Maldita, ¿todavía pregunta?

— “¿Yuuta-kun?”

Honestamente pensé en cortar la llamada, cuando la puerta detrás de mí se abrió. ¿Ayaka? ¿Vino a ver como estaba al verme salir?

— Ah, ¿aquí estas? ¿Estas al teléfono? Perdón.

— No, está bien.

— “¿Es tu novia?”

Creo que ya me había dado a la idea que llegaría esa pregunta. Para Reina de seguro su engaño ya es cosa del pasado para mí. Esa pregunta no parecía tener malas intenciones, puede que solo sea curiosidad, pensé que ella no tenía la imagen completa. Mientras me mantenía en silencio reina continuo preguntando.

— “¿Has estado ocupado últimamente?”

— No realmente, solo voy al club de vez en cuando.

— “Ya veo, como siempre.”

Como siempre. Si puede decir eso es porque habíamos estado mucho tiempo juntos. Si hubiera cortado no hubiera continuado, pero al hablar así mi corazón latía rápido como siempre. Sin pensarlo fruncí el cejo. Terminaba respondiéndole sin querer a Reina. ¿Por qué fue que no he cortado la llamada? ¿Será porque quiero hablar con ella? ¿Porque hay algo que quiero preguntarle? O puede ser que…

—… No tiene nada que ver contigo, ya no me vuelvas a llamar.

Deje salir esas palabras casi a la fuerza de mi garganta.

— “… Ya veo.”

Fue una respuesta breve y casi tonta. Parece que no tenía nada más. Pensando en eso escondí mis sentimientos y me propuse a cortar la llamada. Pero cuando lo hice, escuche su voz.

— “No te engañé.”

Abrí por completo los ojos al mismo tiempo que se terminó la llamada. ¿Qué fue lo que dijo Reina? Creí escuchar “no te engañé” ¿Si estar de pie frente a mi casa tomada de la mano con otro nombre no es engañar entonces que es? ¿Planeaba decir algo como que fingía para poder cortarme?

— ¿Qué sucede?

Ayaka me dirigió la palabra confundida.

— ¿Qué fue…

— No preguntes.

Siento ser tan brusco, pero no me gustaría que me preguntara de Reina. Ella no debería saber que la que estaba al otro lado del teléfono era mi ex novia, pero cualquiera que me viera podría darse una idea. Al menos me di cuenta de ello.

— Entonces… no preguntare.

Me sentí enojado conmigo mismo al actuar así y apreté con fuerza mis dientes. Al verme así Ayaka puso las manos sobre mis hombros.

— ¿Quieres regresar y descansar? ¿Te gustaría beber mucho más? Si te vas pagaré tu parte.

Sin pensarlo levante la mirada a ver a Ayaka. No era la expresión que le mostraba a los demás, era una expresión mucho más amable.

—… Beberé.

Aunque honestamente no creo que todas mis emociones desaparezcan con la bebida, pero el sentimiento de no querer que Reina arruinara el tiempo que Ayaka había hecho para mí era más fuerte.

Ayaka sonrió con mi respuesta. Regresamos al bar y las voces que estaban como ambiente a nuestro alrededor se hizo más fuerte. Parece que una parte de los miembros del club habían cambiado de lugar.

— Entonces creo que me sentaré a tu lado, ¿te sientes solo verdad?

— No digas tonterías, me estoy divirtiendo bastante.

— Eso me pregunto.

Ayaka regreso a su propio asiento mientras sonreía. Tomo su cerveza mientras que los otros chicos de la mesa le preguntaban “¿ya te vas?” Ayaka bajo ligeramente la cabeza mientras sonreía moviéndose de lugar. Cuando tome asiento yo, junto a Natsuki frente a mi le hicimos señales con la mano.

— ¡Ahora voy!

Había muchas personas en la fiesta por lo que las risas no paraban. Para mí en este momento este ambiente es muy cómodo.


[1] “Nomi kai” son más reuniones para beber, que fiestas como las realizadas en el occidente.

[2]  Yamanashi Natsuki: Si tuviera que traducirlo literal seria, “lugar que ve la luna, una luna fugaz”.

[3] En japonés palabras con el mismo “sonido” o lectura, puede escribirse de muchas formas diferentes, y lo que le da el significado es la forma en que se escribe.

[4] Yo. Es una forma de saludo demasiado informal, es como si abreviara el “ohayou” y solo se quedó el “yo” del final.

[5] “Ayaka era preciosa” es un juego de palabras Ayaka 彩華se escribe con los kanjis de “colorido 彩” y “flor/precioso華” quedando:  彩やか

[6] Ese fue un Tsukkomi.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!