Onee-san despertó justo antes de la cena. Nos rendimos con ir a pasear y nos dirigimos al comedor, la habitación  era completamente individual con un ambiente de tranquilidad. La comida que dejaron sobre la mesa parecía ser hecha sobre un horno de piedra, sopa de miso con pescado, además de res del occidente, entre otros alimentos de la localidad. Todo sabia delicioso, era la primera vez que probaba algo cocinado de esa manera. No sabía los modales de la mesa por lo que al preguntarle a onee-san me comento que tenía que probar de todo un poco en orden, por lo que hice como me explico. Cuando nos preguntaron que queríamos de beber Onee-san no se contuvo y pidió una cerveza, una vez que la trajeron llevo su mano a la cerveza con un brillo en sus ojos. 

— Eita-kun, brindamos.

— Si

Onee-san levanto su jarra y yo mi vaso de jugo de naranja. Chocamos nuestras copas resonando el cristal y onee-san se llevó la cerveza a la boca con una gran sonrisa.

— Haa… hacia mucho que no tomaba.

Lo decía como si fuese experta tomando.

— ¿Onee-san eres buena con el alcohol?

— Realmente no lo soporto mucho pero me gusta, normalmente tengo trabajo por lo que no bebo en casa, Chika-san siempre me detiene por las grabaciones por lo que casi nunca bebo pero, al menos me gustaría beber cuanto quisiera en momentos como este.

Onee-san termino su bebida mientras sonreía. Es como onee-san lo había dicho, hay que aprovechar que estamos en el viaje así que debería poder tomar lo que quisiera, o eso pensaba pero…

— ¡Disculpen! ¡Otra por favor!

Tomaba más rápido de lo que pensaba, ya había terminado dos jarras antes de terminar de comer. 

—… Onee-san ¿estás bien?

— Está bien, ¿estoy con Eita-kun después de todo verdad? Y con que sabe bastante bien el día de hoy, eres menor de edad por lo que es una pena que no puedas beber conmigo, ¡pero algún día bebamos juntos!

Continuo comiendo y bebiendo mientras hacia esa promesa para el futuro. ¿La cerveza era insuficiente? Encones pidió una botella completa de vino, ya estaba completamente borracha cuando nos trajeron el postre.

—… ¿onee-san?

—… ¿Na… nu…?

Respondió mientras se balanceaba y tenía una copa en su mano, parecía que en cualquier momento pudiese caer.

— ¿Estas… bien?

— Eshtoy… bien…

— ¿No estas bastante borracha?

— No, no, ¡para nada!…

Después de gritar que estaba bien dejo la copa y se dejó caer sobre la mesa, fue tan rápido que el golpe resonó sobre la mesa.

— ¿¡Onee-san!?

— Grashias… por… la… comida….zzzz

Termino durmiendo con una gran sonrisa en su rostro… el día de hoy me la pase cuidando de onee-san.

★ ★ ★

— Dentro de poco llegaremos a la habitación.

— Nununu…

Al estar borracha no parecía tener la fuerza siquiera de caminar por su cuenta, así que la lleve a su habitación prestándole mi hombro, onee-san realmente no es pesada, pero fue algo duro subir las escaleras. Llegamos frente a la puerta de nuestra habitación, abrí la puerta con la llave y entramos. Trate de llevarla a la cama para que durmiera cuando de pronto ella se lanzó.

— Gracias Eita-kuuuun.

¿Sera que volvió a estar de humor después de pasado un tiempo? Comenzó a patalear en la cama muy divertida mientras decía eso, estaba emocionada como una niña que comienza  a saltar sobre la cama

— ¿Estas bien? ¿No te sientes mal?

— Estoy bien

—… Entonces está bien

Al ver el rostro de onee-san ya más tranquilo me regreso la mirada con una sonrisa… ¿sería debido a que estaba borracha? Pude ver como sus ojos brillaban.

— Nee… acuéstate conmigo, se siente bastante bien.

Onee-san me jalo de la manga del Yukata. Era más fuerte de lo que pensaba y no pude oponer resistencia.

— Bueno… al menos un poco…

Solo había una cama, después de todo terminaríamos durmiendo juntos así que me recosté unto a ella.

— La cara de Eita-kun está muy cerca… jejeje

—… Eso parece.

Estábamos a una distancia en la que podíamos sentir nuestra respiración. Ya me había recostado junto a onee-san pero las circunstancias en ese momento eran diferentes. Onee-san se había amarrado las manos y las piernas, además de que ahora estamos en un viaje, nadie vendrá a molestarnos… Mi corazón comenzó a latir con fuerza pensando que podría ocurrir un accidente.

— Hoy… ¿nos divertimos mucho verdad?

— Aj… si…

— El Monte Fuji era enooooorme…

— Si, era grande…

— El onsen también fue genial… aunque olía un poco

— Es cierto. Olía un poco…

Continuamos hablando como si quisiéramos corroborar que el otro estaba presente y al hacer eso onee-san de pronto llevo su mano a mi mejilla.

— Muchas gracias… por venir de viaje conmigo.

— Eso debería decir yo… mejor dicho, onee-san.

Estaba sonriendo con una mano en mi mejilla y le pregunte.

— Estas tocándome, ¿no te desmayas?

— Hoy no fue repentino… y soy yo la que te está tocando.

Parece que no solo depende de sus emociones, sino también del alcohol.

— Fu, fu, fu, Eita-kun, tu mejilla es suave.

— Me alegra que te estés divirtiendo.

Y fue cuando dije eso, de pronto onee-san se levantó y se puso sobre mí, su largo cabello colgaba acariciando mis mejillas.

— Nee Eita-kun.

— Ah, ¿¡si!?

— ¿Te parece si creamos recuerdos?…

Un recuerdo en esta situación… ¡en definitiva no hay nada más que eso! Sería una mentira si dijera que no estaba esperando algo pero… siquiera tuve tiempo de pensar en algo cuando el rostro de onee-san se acercaba cada vez más. Estaba en una distancia en la que no podía evitarla, tampoco quería hacerlo.

— Pero no tengo experiencia…

— Está bien, también es mi primera vez…

Una vez llegados a esto no podíamos detenernos… ya no me importa… que pase lo que tenga que pasar y cuando me preparaba gritando eso para mis adentros…

— Por más que seas su tutora ponerle una mano encima a un menor de edad es un crimen.

— ¡¡Mm!!

Junto a la voz alguien cubrió el rostro de onee-san.

—Maldición… a pesar de que te había dicho que no tomaras.

Y cuando por fin pude ver bien me encontré con una silueta de una persona conocida.

— ¿He?…. ¿Chika-san?

— Siento entrometerme cuando se estaban divirtiendo.

— Ah, no… esto es…

Intente en pensar en alguna excusa, pero al estar así no podía pensar en nada. Voltee a ver a onee-san pidiendo ayuda pero ya se había quedado completamente dormida.

— Este… ¿por qué Chika-san está aquí?  ¿Necesitabas algo de onee-san?

— No, no es con Saori, vine a hablar contigo.

— ¿Conmigo?

¿Se tomó la molestia de llegar hasta aquí por eso?

— ¿Por ahora podrías levantarte? Saori ya está borracha por lo que dudo que se levante así que dejémosla como está.

— Si…

Aparte lentamente a onee-san y comencé a bajar de la cama para después dejar el dormitorio… termine sentándome de manera correcta siguiendo mis instintos.

— No pienso culparte ni regañarte por nada, no necesitas estar tan nervioso.

— E… ¿en serio?

— ¿Por qué dudas de m? ¿Tanto miedo doy?

Si digo lo que pienso creo que terminara cortándome la lengua.

—… ¿cómo sabía que estábamos aquí?

— Saori está usando el celular que le presto la empresa, por lo que la información solo fluye hacia mí, se ha extraviado muchas veces hasta ahora por lo que es una precaución.

Es cierto pero… no creí que lo usaría para algo como esto.

— Estos últimos días, Saori ha estado muy contenta, así que cuando trate de investigar que ocurría creí que podrían estar planeando un viaje, no quería molestarlos pero no había manera de que permitiese que mi actriz se convirtiera en una criminal.

No podía decir nada…

— Pensé que aprovecharías para ponerle una mano encima cuando estaba borracha, pero fue de mucha ayuda que te hubieses contenido, puede que no sea gran problema para un estudiante de preparatoria, pero ella terminaría perdiendo su futuro.

—…

— Pero aun así…

Chika-san comenzó a decir mientras veía al onsen que se encontraba en el jardín.

— Eligieron una buena habitación con onsen.

— Parece que onee-san pensó que si fuese a los onsen públicos podrían descubrir que era una artista.

— Ya que estoy aquí puede que la pida prestada.

— ¿He?

Chika-san se puso de pie, se dio la vuelta y comenzó a quitarse el traje

— ¿¡He!? Espe… ¿¡te desnudaras aquí!?

— ¿Hay algún problema?

— Yo estoy…

— No tengo una figura de la que me avergüence mostrar.

— No, pero…

Onee-san y Chika-san… acaso tienen el fetiche de desnudarse frente a las personas.

— Que ruidoso, si no quieres ver solo cierra los ojos.

Es como si me dijera que si quiero puedo vero así, es una lástima pero me contuve y voltee a ver hacia abajo. Después de un tiempo regrese mi mirada y Chika-san ya tenía una toalla puesta. Quede fascinado sin querer al verla así.

—… No diré que no me veas, pero no sé qué decir si te me quedas viendo tan fijamente.

— Ah, no… lo siento, tienes una muy buena figura

No lo digo en un sentido pervertido, era tan hermosa como para que lo dijera sin pensarlo, la hermosa silueta que parecía suave formaba una S a través de la toalla, su piel era blanca cual porcelana, mientras que levantaba su cabello mostrando su cuello. Onee-san también tiene una buena figura pero el cuerpo de Chika-san era como hecha por un artesano. Llegue a preguntarme si las modelos tendrían un cuerpo parecido.

— Anteriormente solía ser actriz por lo que me mantuve con buena figura.

— ¿¡Actriz!?

Estaba sorprendido mientras que Chika-san entraba lentamente al onsen. 

— Fuu… que bien se siente.

Se sumergió hasta la altura de los hombros.

— ¿Por qué dejaste de ser actriz?

Aunque creo que si se lo pregunto se enojara, pero después de haber dejado el trabajo de actriz se convirtió en manager de onee-san, y termino siendo la presidente ejecutivo de “Second House” no podía dejar de intrigarme de cómo fue que ocurrió aquello.

—… realmente no es como si lo estuviese escondiendo, no debería de haber problemas con contártelo.

Dijo después de hacer un gesto de estar pensando y comenzó a hablar después de poner los codos en el borde del onsen.

— Desde antes actuaba con Saori, cuando éramos niñas.

— ¿He?

— Hice mi debut casi al mismo tiempo que Saori, en ese entonces era igual de popular que ella, pero Saori comenzó a ser cada vez más popular, la veía como una buena rival.

Bueno, tomando en cuenta que ambas eran niñas  habían comenzado casi el mismo tiempo, podría ser una buena rival.

— Escuchaste lo que les sucedió a los padres de Saori?

— Si… fallecieron cuando ella era aún una niña.

Chika-san asintió ligeramente.

— Los padres de Saori fallecieron en un accidente de tráfico, y las personas alrededor estaba preocupados por que Saori ya no pudiese continuar siendo artista y en ese entonces… una mujer apareció frente a Saori, esa mujer la tomo y fundo una nueva empresa de artistas, ella es mi antecesora.

Anteriormente había escuchado de ella de parte de Chika-san. Un día de pronto desapareció…

— Había visto el potencial de Saori cuando era niña, y parece que ese potencial estaba por ser desperdiciado, si mi antecesora no hubiese aparecido sin duda alguna Saori en estos momentos no sería una actriz.

No solo la ayudo, incluso creo toda una empresa para ella, era una persona a la que bien podrían llamar salvadora.

— Second House, significa un segundo hogar, mi sucesora era como la familia de Saori, y comenzó a reunir personas que terminaron siendo como una familia, y yo me convertí en una integrante más… en ese entonces el ambiente familiar en el que vivía había sido destruido. Mis padres seguían peleando siempre por como utilizarían el dinero que yo estaba ganando, y cuando mi sucesora se enteró de ello me ayudo a salir de aquello, por eso es que las personas de Second House son como una gran familia… en ese entonces me divertía mucho.

Chika-san se encontraba viendo hacia el onsen y en su mirada podía notarse algo de nostalgia. Era una expresión que nunca hubiese imaginado de parte de ella quien siempre parece ser alguien estricta.

— Parece que eran personas muy amables…

— Es cierto… pero, me di cuenta que al crecer estaba teniendo problemas con mis actuaciones y si seguía así no podría continuar,  cierto día cuando estaba en tercero de preparatoria, tuve la oportunidad de volver a actuar junto a Saori después de mucho tiempo… aún recuerdo muy claramente aquel entonces.

—…

— Pensé que nunca podría ganarle.

— ¿No podrías ganarle?

— Cuando me di cuenta había una diferencia aplastante entre nuestras actuaciones.

Diferencia aplastante…

— A pesar de que estábamos afiliadas a la misma agencia, no me había percatado hasta que trabajamos juntas, mientras yo tenía problemas Saori había crecido incomparablemente.

Cuando hablaba su tono de voz disminuyó notablemente.

— Es algo muy común…. Las habilidades que se decían eran buenas de niña, cuando se crece terminan siendo las de un adulto cualquiera, al contrario, sería necesario si continuar aumentando esas habilidades para mantenerse siendo la mejor, podría decirse que yo soy de las primeras y Saori de las segundas, fue un shock ya que a pesar de todo me sentía orgullosa de ser actriz.

Creo que entiendo un poco ese sentimiento, cualquiera sentiría envidia de aquello que los demás poseen y uno no. Puede que sea un poco diferente, pero de las cosas con las que me he topado, al ver a las otras familias desde que era pequeño… tenia envidia de mis compañeros quienes tenían familias normales. Y así es como terminaba sintiendo dolor comparándome con los demás.

— Pero al ver las actuaciones de Saori no solo sentí frustración.

— ¿No solo frustración?

— Termine enamorándome de esa aplastante habilidad.

Enamorada…

— Era desafortunado que no tuviese tanta habilidad, pero porque era una actriz, es que sabía que aun podía mejorar, y pensé que quería que más personas la vieran, por eso es que cuando me gradué de la preparatoria, deje de ser actriz y me convertí en la manager de Saori.

Ya lo había pensado con anterioridad. ¿En verdad podría ser feliz rindiéndose a lo que quieres hacer? ¿Podría hacer eso teniendo frente a ella el sueño al cual acababa de renunciar? Pero, yo quien no tengo un sueño no es algo de lo que pueda entender.

— No estas… ¿arrepentida por dejar de ser actriz?

Sé que es una pregunta irrespetuosa, pero cuando me di cuenta ya la habia dicho.

— ¿Arrepentida? Para nada.

Chika-san contesto sin dudar, era como si me dijera que es una pregunta estúpida

— Mejor dicho, puede que terminara arrepintiéndome si continuaba de ese modo como actriz, en ese sentido tengo que agradecerle a Saori por haberme permitido renunciar a eso, y es por eso que ahora estoy aquí.

Esas palabras no tenían nada de forzado, solo con verla a los ojos podía ver que hablaba  desde el fondo de su corazón.

— Siento haber preguntado algo extraño.

— No te preocupes, me preguntan mucho acerca de eso.

Justo como lo dijo, no parecía preocuparse por ello.

— Después de eso, como ya te lo había comentado, cuando Saori cumplió sus 20 años la anterior jefa de la empresa de pronto desapareció, y las demás personas comenzaron a renunciar una tras otra por el shock, y las únicas que quedamos fuimos Saori y yo, la única manera de que continuáramos es que tomara el mando como la jefa de la compañía.

Y por fin comprendí como es que ahora solo estaban ellas dos en la empresa.

— Después de eso fue todo un problema, como la jefa en ese entonces había desaparecido no teníamos trabajo…. Y la situación continuó por alrededor de dos años, estábamos en  una situación en la que estábamos por rendirnos, cuando de pronto Saori comenzó a estar de buen humor y el trabajo comenzó a salir por todos lados.

No me digas que…

— En ese entonces me preguntaba qué era lo que le había sucedido tan de pronto y ahora que lo pienso fue más o menos cuando se encontraron, así que creí que tenía que agradecer a ese chico.

— ah, no…

Ambos sabíamos lo que había ocurrido, ella podría pensar que es un milagro que onee-san este sonriendo como lo hace ahora, y esa sonrisa de seguro es gracias a Chika-san, estuvo con ella en los momentos felices y en los difíciles, era casi como si fuesen hermanas, a lo mucho termine haciendo que onee-san e esforzara sin darme cuenta.

— Creo que nos desviamos un poco de la conversación pero vayamos al grano.

¿Qué razón tendría para tomarse la molestia de viajar hasta dónde estábamos?

— Tú… ¿eres el hijo de la anterior actriz Mizusaki Miyuki?

La mirada que me observaba parecía estar llena de duda, pero no era de extrañar, esa era la reacción de todas las personas a las que les había hablado de mi madre, me veían con una expresión complicada con una mezcla de sorpresa y duda. Pero como decirlo… la expresión de Chika-san era un poco diferente a la de los demás. Podía ver algo de expectativa en esa mirada.

—…. ¿Lo escuchaste de onee-san?

— No, lo escuché de la chica de cosplay de policía.

Ah, de Akane-san… No creo que Akane-san fuese a revelar tan fácilmente mi información personal, pero me imagino que si lo haría con alguien quien está relacionada con onee-san, bueno, realmente no es ningún problema así que está bien.

— ¿Es en serio?

— Si, incluso creí que onee-san fue la que te lo había dicho.

— Ya veo… si es el caso entonces veo porque Saori no me lo dijo.

— ¿Onee-san no te lo diría?

Solo esa palabra quedo resonando dentro de mi cabeza. Pero Chika-san comenzó a hablar acerca de ello.

— Me gustaría preguntártelo de nuevo pero… te convertirías en el manager de Saori?

— ¿He?…. ¿qué pasa de pronto?

— ¿Lo pensaste?

¿Se tomó la molestia de venir a este lugar escondido en lo profundo de la montaña solo para eso?

— En Second House solo estamos Saori y yo, si puedes controlar a Saori creo que te ira muy bien.

— No, pero…

— Por supuesto, tu prioridad serian tus estudios, y como estarás trabajando se te dará un sueldo, como no sabes que es lo que sucederá con tu padre tienes que ir pensando en lo que necesitaras para el futuro ¿verdad? Incluso creo que podríamos ver por ti hasta que llegues a la adultez.

Chika-san comenzaba a lanzar condiciones difíciles de rechazar ero, ¿que debería de hacer cuando sea Manager? No, entiendo muy bien lo que me está diciendo, lo entiendo pero, pero que tenga que pedirle a un estudiante que sea manager solo porque puedo controlar a onee-san… Estaba inusualmente apasionada con ello, hasta casi llegar a la terquedad… pero…

— Lo siento pero después de todo no puedo aceptar el trabajo

— ¿por qué? ¿Hay algo que te preocupe?

— No es como si no hubiese nada que me preocupara pero…

— ¿Hay alguna otra razón por la que no puedas aceptar?

—… Si es por el hecho de que soy hijo de una ex actriz, lo siento pero no creo que debas hacerte muchas esperanzas, creo que ya lo escuchaste de Akane-san pero, mis padres se divorciaron antes de que pudiese tener conciencia de mí mismo, además de que no tengo conocimiento acerca del mundo de los artistas, no creo poder serles de ayuda.

Chika-san continuaba escuchando lo que decía mientras mantenía una expresión complicada.

— Además, ¿ya lo habías dicho cierto? “Bastaría con que continuara siguiendo la agenda y apoyando a onee-san como hasta ahora, solo sería como si aumentara un poco de trabajo” si en verdad no cambiaran muchas cosas trabajando como manager entonces no creo que haya necesidad de hacerlo… ya he decidido esforzarme apoyando a onee-san y a ayudarle con las labores de la casa a cambio de que me deje quedarme con ella, por eso no podría aceptar dinero.

— Ya veo…

Chika- hizo un gran suspiro.

— Aunque creo que sería la mejor opción… no hay nada que hacerle.

— lo siento, incluso te tomaste la molestia de llegar hasta aquí.

Chika-san movió la cabeza hacia los lados.

— Si es por Saori esto no es nada.

— ¿En serio estas enamorada de las habilidades de onee-san verdad?

— Por supuesto, no escatimare en recursos para hacer que Saori se convierta en la actriz numero 1… ¡seguiré peleando contra el mundo hasta que logre cumplida mi promesa!

Promesa… realmente no se a lo que se refiere a, usar esa palabra, pero parece bastante llena de resolución.

Despees de eso, Chika-san dejo el Ryokan. Ya era tarde así que le pedimos juntos a los del Ryokan que la dejara quedarse con nosotros pero parece que el día de mañana tenía trabajo por lo que no podía quedarse. Solo quede yo en el onsen, y me sumergí un poco para pensar. Han pasado dos meses desde que comenzamos a vivir juntos, pero no sabía nada acerca de onee-san. Sus aspiraciones, su trabajo… últimamente había estado pensando en muchas cosas con las que no había podido solucionar, pero al menos había terminado con el asunto del Manager, Tengo que pensarlo bien cuando termine este viaje. Después de pensar en ello… solo quería que el divertido viaje continuase.

★ ★ ★

— Muchas gracias por todo (x2)

A la mañana siguiente. Después de registrar nuestra salida dejamos el Ryokan mientras nos despedían las empleadas. El día de ayer después de que se fuese Chika-san pensaba en dormir pero onee-san ya se había apoderado de la cama. La verdad es que la cama era doble, pero no quería meterme arriesgándome a despertar a onee-san quien ya estaba dormida, así que pensando en dormir en el suelo, tome los cojines para sentarse, los apile y me dormí bajo la cama. ¿Qué si dormí bien? ¿En serio creen que podría dormir después de ver a dos mujeres desnudas el mismo día? Por cierto, no le comente a onee-san que Chika-san había venido, estaba bastante dormida y no se había dado cuenta. Subimos a Machiko y comenzamos a descender haciendo que el aroma de los onsen fuese alejándose cada vez más.

— Me hubiera gustado relajarme un poco más…

— Es cierto, hasta no dan ganas de regresar a casa.

— ¿Hasta dan ganas de vivir aquí por siempre verdad?

— ¿No sería un poco inconveniente vivir en lo profundo de una montaña?

— Es cierto puede ser inconveniente pero… no sería mala idea administrar un Ryokan así una vez que me vuelva mayor, así que yo sería la administradora en el lobby y Eiita-kun sería el cocinero…

Bueno, no es mala idea emocionarse imaginando sobre el futuro, y mientras que onee-san conducía comenzó a ser más específica diciendo cosas como “¿bastaran mil millones?”

— Por cierto onee-san, tienes algún plan para hoy.

— Es cierto, pero hay un lugar al que quiero ir.

Ahora que lo pienso onee-san había dicho el día de ayer que había dos lugares a los que quería ir, la primera era el monte Fuji… ¿cuál será el segundo lugar?

— ¿Me acompañarías?

— Por supuesto, vamos.

— Gracias…

¿Qué sucede? Al verla de perfil pude sentir que estaba algo nerviosa.

— Este lugar es…

A donde llegamos fue a una pequeña estación en Nagano, parecía ser una línea local, un pequeño edificio deshabitado dentro de un pueblo agricultor, y el césped comenzaba a filtrarse por el concreto. Dentro de lo que alcanzaba a ver solo habían campos de arroz, Un tranquilo viento soplaban y el aroma característico del campo llego a mi nariz.

—… Este lugar nunca cambia…

Onee-san entrecerró los ojos con una expresión de nostalgia… ¿este es el lugar de donde viene?

— Eita-kun, ¿recuerdas este lugar?

—… ¿recordar?

Comencé a buscar en mis recuerdos pero no encontraba nada, era la primera vez que venía aquí.

— Hace mucho venimos a grabar en este lugar una sola vez.

— ¿A grabar?…

En ese instante una escena apareció dentro de mi cabeza, estaba tan sorprendido por el paisaje que acababa de recordar y el que se encontraba frente a mí que sin querer abrir la boca.

— No me digas que… ¿este es el lugar donde se filmó ese dorama?

— Así es.

Onee-san dijo aquello mientras el viendo mecía su cabello. Es cierto, había un episodio emitido a la mitad de la transmisión… Onee-san cuando interpretaba a la niña junto con la mujer que interpretaba a su madre, es decir, con mi mamá. En ese episodio el padre había secuestrado a la hija de su hogar despareciendo y la madre comenzó a buscar a la hija llevando sus pasos a un lugar desconocido, y después con el conmovedor reencuentro había una escena en el que reafirmaban su determinación para vivir juntas. Esta debería ser la estación en la que la hija regreso sola por su cuenta, había pasado mucho tiempo pero sin duda era este lugar.

 — ¿Se siente extraño verdad? Que este lugar sea el mismo que aparece del otro lado de la pantalla.

Onee-san sonrió ligeramente.

— ¿Quieres entrar?

— Si.

Entramos a la estación y adentro parecía haberse degradado más de lo que pensaba, bueno, era de esperarse han pasado alrededor de 17 o 18 años desde que se grabó ese dorama. No pude evitar compararlo con el escenario del otro lado de la pantalla lo que me hacía verlo aún más viejo. Había panfletos llenos de polvo para los turistas.

— Es bastante viejo… no ha cambiado nada.

— Sabes, era muy pequeña por lo que realmente no lo recuerdo muy bien, creo que ha de haber sido por el shock de haber perdido a mis padres, pero lo que me dejo más impresión fue este lugar.

Pude ver como su vista se nublaba por la nostalgia.

— Después de que terminamos de grabar nos íbamos amover al Ryokan cercano, pero estaba muy terca de que quería subirme al tren, no recuerdo porque estaba tan terca con que quería subir pero solo recuerdo que quería hacerlo.

— Eras una niña después de todo.

— Puede ser, pero todos me dijeron que no podía… pero en ese entonces tu mamá me dijo que me acompañaría y les dijo a los demás que nos reuniríamos en la estación más cercana, tu mamá espero por mí.

¿Mamá hizo algo como eso?…

— Se supone que hablamos de muchas cosas, pero realmente no lo recuerdo… es una lástima.

—…

— Siempre había pensado en que quería venir… me alegro de haberlo hecho.

Pero en su expresión más que alegría había otro sentimiento.

— Eita-kun… sabes…

Cuando trataba de decir algo se escuchó el sonido de un silbato de tren a lo lejos, y la voz de onee-san desapareció, onee-san había bajado en esta estación en el papel de la hija y se había reencontrado con mi madre… pero ahora no era una escena de un dorama, era la realidad, no había nadie que bajara en la estación, y el tren volvió a partir de inmediato, durante unos minutos nos quedamos en silencio.

— onee-san?

Onee-san quería decir algo, pero había perdido la determinación de decirlo.

— No, no es nada, gracias por venir conmigo…

Pero se mordió ligeramente los labios, era claro que quería decir algo, pero al final no dijo nada, y nuestro viaje termino.

★El Diario de onee-san★

La verdad es que estaba despierta, fingía estar dormida pero escuche su conversación, Estaba sorprendida de que Eita-kun pudiese convertirse en mi manager y después de todo Chika-chan ya sabía que la mamá de Eita-kun era actriz, no pese que la mujer del Cosplay fuera a decirle… debí de haberla callado. 

No hay nada que hacerle, ya sabía que en algún momento tenía que decirle todo. No… No es en algún momento, tiene que ser ahora, pero si le digo la verdad a Eita-kun de seguro se va a entristecer… incluso puede que deje de vivir conmigo, cuando pensé que podría odiarme no pude continuar, la verdad pensaba contárselo antes de que terminara nuestro viaje pero no pude. Creí que tendría más coraje si fuese a un lugar preciado de mis recuerdos pero no lo dije… pero aun así no puedo mantenerlo por siempre en secreto…

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!