Al día siguiente, Ayaka y yo matábamos el tiempo en el área de fumadores. Estábamos en el último periodo del segundo año, teníamos bastante tiempo Estaba disfrutando de mi tiempo en este espacio pero parecía que Ayaka a mi lado no pensaba lo mismo.

Ayaka se encontraba cruzada de brazos recargada contra la pared, con una expresión de “no te me acerques”. Es hermosa, pero es un poco difícil hablarle, si no fuera porque la conozco ya me hubiera retirado.

— Oye, ¿no estas de muy mal humor hoy?

— Nn, estoy normal.

— No estas normal, o al menos no desde mi punto de vista, hemos estado juntos por mucho tiempo así que…

— Cállate.

— Lo siento.

No pude decir mi broma hasta el final, y terminé disculparme.

— Bueno, has algo con ese ambiente que emanas antes de la siguiente conferencia, cualquiera diría que le estarías buscando pelea.

—… No es eso, pero bueno, tendré cuidado, gracias.

Dio las gracias honestamente y sacó su celular. Con los movimientos de sus dedos puedo notar que está haciendo algo como un mini juego, pero no parecía que se relajara. Perdió de inmediato, y volvía a intentar. Mientras reintentaba le pregunté.

— ¿Ocurrió algo?

Me fulminó con la mirada pero de inmediato regresó a lo que estaba. No sé si se trataba por el asunto de anoche o por otra cosa. Si fuese un amigo normal me detendría aquí, pero estoy hablando de Ayaka. Por lo que decidí interrogarla un poco.

— Dilo.

— No tienes nada de delicadeza.

— Deja eso para mi madre.

— Entonces regresa a sus ovarios.

Ayaka dijo eso y comenzó a alejarse del área de fumadores. No había nada que hacerle así que deje mi cigarro a más de la mitad sobre el cenicero y comencé a seguirla.

— Lo siento.

— No estoy enojada, dentro de 20 minutos comienza a la conferencia.

— No eres de las personas que se sientan desde tan temprano a esperar a que inicie.

— Es diferente cuando hay exámenes, eso es en serio.

Ayaka no se detuvo y entró en el edificio de la escuela para después presionar el botón del elevador. Cuando llegó, los que entramos solo fuimos Ayaka y yo, no había nadie más adentro. El elevador de la universidad era rápido, tanto para subir como para bajar, Pasaron solo unos segundos, pero dentro de ese espacio cerrado comenzó a encerrarse el aroma del tabaco.

— Sería mejor que dejaras de fumar.

En ese momento lo dijo con un tono de voz fuerte.

— Que importa, déjame, ese es mi problema, tampoco tiene que importarte.

— Claro que sí, sueles hablar mucho cerca de las personas cuando fumas, como con kouhais.

Es cierto, además de que terminé teniendo más gastos, también pensando en esa cartera que compré a pesar de no ser tan adinerado, creo que sería bueno dejarlo e incluso yo sé que tiene deméritos en la salud, pero por otro lado me tranquilizó un poco después de haberme separado de Aisaka Reina… por lo que tiene muchos méritos.

La puerta del elevador se abrió y llegamos al cuarto piso en donde se llevaría la clase. Cuando llegamos ambos nos quedamos viendo a la señal del elevador y Ayaka abrió la boca.

— Bueno, solo digamos que no te vez bien haciéndolo.

—… ¿en serio?

— No te ves bien fumando Hasegawa Yuuta-kun.

— ¡No lo digas dos veces!

Creí que solo me diría que es malo para la salud, pero que no me vea bien ya es otra cosa. Realmente no tengo interés en comprar artículos de marca pero aun así tengo interés en verme como un universitario normal, una vez que me dijo que no me veía bien recibí un gran daño… parece que en verdad es necesario que deje de fumar.

— ¿No lo odiara también Shinohara-san? Hay muchas chicas malas con el tabaco.

— No, no fumo en casa, tampoco he fumado frente a ella.

— Lo dices como si esa chica hubiera estado por siempre en tu casa.

Dijo como si estuviera atónita, y susurré en mi corazón “últimamente siempre ha estado”

— ¿Pero por qué estas de mal humor?

Volví a preguntarle e hizo una expresión como si dijera “¿de nuevo?

— Tampoco desistes, hay pocas personas que sean insistentes conmigo que terminen sin ser odiados por mí.

— No hay nada que hacerle, me intriga, además, estas frente a mí.

Hemos estado juntos cuatro o cinco años. No es tanto como para decir que somos pareja, pero claramente tenemos una relación especial. Al decirle eso no se quejó, solo suspiró como si fuese una pena.

— Es porque estamos en exámenes, estoy fastidiada.

— ¿Are? ¿No me digas que estas en problemas esta vez?

— No digas tonterías, es como siempre, no soy como tú.

— Creo que dijiste una o dos palabras de más.

Al hacer ese tsukkomi Ayaka por fin sonrió.

— No me importaría decírtelo pero me gustaría un Café ole de la máquina expendedora

— Claro, ¿pero por qué?

Ayaka no respondió, solo su mirada se dirigió a la máquina expendedora.

—… Entendido.

Saqué lentamente mi cartera y compré el café ole caliente. Tomé con prisa la lata de café que había salido y se la lancé, Ayaka se apresuró a tomarla.

— Moo, no la avientes.

— Que importa, la atrapaste.

— Fum… gracias

Ayaka resopló, abrió la lata, y comenzó a beber. Como decirlo, es una imagen divertida verla haciendo esos sonidos mientras bebe.

— Son demasiados los que no asisten a clases y me piden mis notas, me gustaría cobrárselas.

Ayaka terminó de beber el café de un trago y lanzó la lata a la basura, parecía que por fin su humor había mejorado.

— ¿Dinero?

Mientras lo decía sabía que no pensaría en algo como eso y como esperaba, me clavó su mirada afilada como flecha.

— No necesito algo como eso, me lo han dicho muchas veces hasta ahora, algo como que me darían 5000 yenes, solo de pensar en ese intercambio me dan ganas de llorar.

Una vez que comenzó pareció querer decirlo todo, no paraba de hablar.

—Además,  si le vas a pedir algo a alguien tiene que ser de manera equitativa, algo como que ellos descansen mientras yo tomo notas… malditos idiotas.

Con esa palabra pude darme una idea de que se refería a los hombres. Aunque ella el rechace terminarrám acercándose a ella que es una chica linda. Cuando estábamos en la preparatoria no recuerdo que Ayaka atrajera tanto a los hombres por lo que ha de estar pasándola difícil ahora que entramos en la universidad. Pero tengo un problema.

— ¿Por qué a pesar de que están el mismo tiempo en clases que yo, por qué tengo que pasarles mis notas?

… Yo también le he pedido mucho sus notas. “porque soy débil en las mañanas” no podría darle una excusa como esa. Simplemente habían ocasiones en que no tomaba las conferencias, y en esos momentos le pedía sus notas prestadas, además de que recuerdo mejor las cosas con sus notas que con las conferencias. Y no recuerdo nada de ese intercambio equivalente del que habla Ayaka. La pena me atacó de golpe.

—… Es eso, lo entiendo y ahora que lo dices estoy arrepentido, lo siendo.

Me disculpé temerosamente y Ayaka parpadeó varias veces.

— La verdad es que no me importa si eres tú.

— ¿He?

De pronto comenzó a reír pidiendo que no me disculpara.

— ¿Por qué está bien si soy yo?

— Quien sabe, el mismo hecho de prestártelas sirve para mí.

Honestamente no sabía a qué se refería, así que me aclaré la garganta.

— A que te refieres.

— Digo que las hago para prestártelas.

Dijo eso con una sonrisa y entró antes al salón. Que mala broma, me juré no volver a comprarle nada.

◇◆

La universidad a la que asisto es más sencilla en comparación en lo cultural y científico, no hace falta asistir a más del 80% de las conferencias, y la mayoría de los estudiantes pueden tomarlos a placer. Incluso si se falta a ellos, puedes aprobar si se estudia. Y el examen de hoy es el último examen de la mañana.

Copié en limpio los apuntes de Ayaka por lo que bastó con desvelarme un poco y tuve un buen tiempo para estudiarlo, no me permitió llevarme la libreta a casa, pero gracias a que me desvele no debería de bajar de puntuación. Dentro de 20 minutos más el examen dará inicio, y no creo que haga falta ponerme a estudiar hasta el mismo final. Deje limpio el espacio sobre mi escritorio y deje preparados los lápices y más cosas para el examen. Al hacer eso sentí que alguien se me quedo viendo y levanté la cabeza.

— ¿Puedo sentarme a tu lado?

Me habló un estudiante que parecía tener mi edad.

— Ah, adelante.

El estudiante desconocido bajó ligeramente la cabeza y comenzó a prepararse para el examen. En la escuela, aunque sea una persona extraña de la que no se sabe bien su edad no hace falta usar lenguaje formal.

Hay una cosa que cambió desde que entré en la universidad, no tenía nada que hacer así que voltee a ver a los alrededores, y Ayaka se encontraba sentada en el sentido contrario hablando con un amigo sacando algunos problemas… como estaba en el otro lado no podía ver su expresión. Hemos estado tanto tiempo juntos que puedo juzgarla solo por sus gestos. Hay toda clase de conferencias en la universidad, pero en la que estamos ahora usa una sala bastante grande. De adelante hacia atrás habían 15 filas, y de izquierda a derecha 20, eran largas mesas que tenían espacio para tres personas.

En tiempos de exámenes, para evitar copias no pueden sentarse más que dos personas, pero aun así había espacio en los que solo había un estudiante. Cuando entró el maestro la sala de conferencias comenzó a tranquilizarse hasta que eventualmente todos guardaron silencio, comenzando a pasar las hojas para el examen. Vi un poco los problemas que tenía, pero no habian demasiados problemas, y eso es porque no veía más que dos.

— Uwaa….

Escuché aquello del asiento de lado, al no haber más que dos problemas no había duda de que se trataban de aquellos que te piden ser detallado. No parece ser para aquellos quienes han estudiado todo superficialmente.

Sostuve el lápiz junto con el sonido de la campana. El examen había comenzado.

◇◆

— Terminó.

Logré superar de algún modo la primera hora, pero en el segundo examen mi cerebro se retiró, solo terminé escribiendo al azar. Pero aun así en el peor de los casos creo que aprobaré, bueno aunque me salió un problema como:

¿Que estuviese haciendo durante vacaciones de invierno? Escribe lo que te resulto más divertido o la comida más rica a detalle.” Y frente a esa respuesta escribí “tengo planes de ir a la cafetería”[1]… no, creo que no sé con qué puntuación terminaré.

A pesar de haber sido liberados de los exámenes emitía un aura pesada, por lo que Ayaka se me quedó viendo cansada.

— ¿No pudiste responder esa? Estaba escrita en mis notas marcada como una posible pregunta de examen.

— ajaja.

—… E… ¿Estas bien?

Ayaka parecía estar preocupada, y al verme así y pensar un poco dio un aplauso.

— Ya sé, mañana haremos una fiesta para celebrar el fin de los exámenes, ¿no quieres venir? ¿Hace mucho que no vas a una fiesta con muchas personas para beber verdad?

—… ¿Para beber? Bueno, es cierto, creo que no he ido a ninguna grande desde que estaba en el club.

Al escucharme decir esa respuesta, Ayaka sacó su celular y comenzó a hacer algo.

— Listo, te envié un número de contacto para que participes, es un círculo abierto, creo que te divertirás bebiendo.

Aún no he dicho nada de que iría… Ayaka actúa muy rápido. Pero hoy estoy un poco de humor, creo que seré honesto y le daré las gracias.

— Gracias.

— Nn.

— Pero bueno, con esto ahora somos libres, ahora nos toca unas largas, largas vacaciones de primavera.

— ¿Verdad? Tenemos dos meses.

— Sí, sí, mi club ira a un viaje, parece bastante divertido.

— Dijiste que te uniste a varios clubs? ¿De cuál club hablas?

— El club al aire libre.

— He, van a subir montañas o algo.

— No, a comer cangrejos en aguas termales.

— Lo imaginaba.

Las personas suelen pensar que el club del aire libre subiría montañas pero la mayoría de las veces están equivocados, la mayoría de los clubs de gran cantidad de personas acaparan las fiestas de bebida y viajes. No es así en la universidad, o al menos no se siente como la mayoría de los clubs al aire libre. Parece que necesitas llenar un formulario para poder entrar, cuando estaba en primero estaba sorprendido.

Bueno aunque eso también aplica conmigo que entré en el club de baloncesto. Para poder conseguir amigos en la universidad lo más fácil es entrando a un club, pero si dijera lo contrario, es difícil expandir tu círculo de amigos sin entrar en un club.

— ¿Y si vas pronto? ¿Que no te gustaba ese club?

— Bueno es cierto que me gusta pero…

Normalmente están en partidos, y son serios entrenando, para mí eso es bastante cómodo, me ayuda a des estresarme por lo que es cierto que me agrada, pero deje de ir al club cuando termine con Aisaka Reina, Es decir, hace dos meses que no voy. Y eso es porque allí hay personas que conocen a Aisaka Reina. No me gustaría que terminaran tachándome esas personas cuando se sepa que me engaño. Pero ahora mi situación es diferente. Creo que va siendo hora de que regrese.

—… Es cierto, creo que regresaré dentro de poco.

— Sí, es lo mejor para que te relajes.

Ayaka comenzó a sonreír.

— Entonces me iré, voy a comer con unos amigos del club.

— Oh, entendido.

Ayaka regresó a la sala de conferencias mientras me despedía con la mano. Me imagino que allí la han de estar esperando.

—… Bueno, creo que yo también me iré.

Si huyo en el momento en que terminaron los exámenes necesitare algo más de tiempo antes de que pueda regresar al club. Asi que para no huir le escribí a un amigo diciéndole “creo que iré al club después de mucho tiempo”.

Pero aun así, a diferencia de Ayaka yo no he ido a comer con los amigos, creo que si los veo y hablo con ellos un rato podríamos ir, pero actualmente no lo hemos hecho. Y posiblemente Ayaka no tiene ganas de que me mezcle con ella y sus amigos a divertirme, si fuera el caso desde hace mucho que me hubiera invitado, después de todo lo hace seguido con las fiestas para beber y las fiestas de citas. O tal vez puede que en ese grupo muestre una faceta de ella que desconozco, aunque ni siquiera sé si esa faceta exista. Simplemente no había escuchado de ella antes de que la conociera en la preparatoria. Tengo interés, pero a menos que pase algo no creo que lo conozca. Además, si le pregunto directamente las posibilidades de que me responda con algo ambiguo son muy altas,

Mientras pensaba en ello revisé el celular en mi bolsillo. Era un mensaje del Line de Shinohara.

— ¡Buen trabajo en los exámenes! ¿Dónde estás?

Que mal momento. Ya había decidido en ir al club por lo que tendré que rechazar su invitación para jugar. Me le quede viendo un poco a la pantalla con el mensaje de Shinohara y mientras dudaba me llego su llamada.

— ¡Senpai! ¿¡Que tal el examen!?

— Ah, bien, gracias, lo siento pero no puedo verte hoy.

— ¿Are? ¿Por qué?

— Hoy iré a mi club, hacía mucho que no voy, por eso es que dame un respiro.

— Hee… entonces basta con que me acompañes al medio día, acabo de rechazar una invitación que me hicieron por lo que estoy libre hasta la noche.

¿Rechazó esa invitación pensando en invitarme a comer o algo? Si es el caso me siento un poco mal… dejé de caminar.

— No, ¿pero eso es conveniente para ti verdad?

— Si, es conveniente, y como senpai es gentil, sé que me acompañará.

— ¿¡Que fue eso!?

— ¿Lo sabias? Si las personas le dicen a alguien que es gentil en verdad se volverá gentil

— Ya veo, entonces parece que no soy una persona, nos vemos.

— ¡Ah, espera por favor! ¡Yo invito!

Dud´w ante lo desesperada que parecía estar para detenerme. Y ahora que lo pienso, al ser un universitario que vive solo, al regresar no me esperará nada de comer. Bueno, puedo comer pero a lo mucho seria afuera o algún bento. Y como no suelo concinar, las elecciones que tengo son escasas, es decir, eso es algo bastante atractivo, aunque sea una chica menor que yo quien invita.

— No hay nada que hacerle, iré, nos vemos frente a la cafetería de la escuela.

— Fu, fu fu, que fácil eres.

Diciendo eso colgué la llamada. Por un segundo pensé de verdad en romper esa promesa y regresar a casa.

◇◆

— ¡Senpai! ¡Por aquí!

Al voltear a ver a los alrededores me encontré con Shinohara que movía las manos, al ver a los demás estudiantes era más que claro que destacaba. Cuando vi a un grupo de hombres que estaban ocupados viéndola mientras hablaban no pude más que suspirar. A pesar de que ya sobresale por su lindo rostro me gustaría que se contuviera de hablar tan alto en medio de tantas personas. O al menos mientras se va a reunir conmigo.

— Hola

Y cuando le hablé, alguien del grupo de los hombres dijo decepcionado “después de todo esperaba a alguien” Parece que Shinohara no se dio cuenta de eso, o si lo hizo simplemente los ignoró.

— ¡Buen trabajo en los exámenes!

— Estas animada.

— Al contrario, senpai, ¿por qué estás tan desanimado? Los exámenes ya terminaron.

Me gustaría quejarme un poco con ella quien no puede operar con normalidad.

— Estoy cansado por los exámenes.

Y al escuchar mi respuesta Shinohara por algún motivo infló sus mejillas.

— ¡Senpai! ¡A pesar de que una chica te está invitando a comer! ¡Esa actitud es un lujo!

Además agregó “¡en serio y es conmigo!” pero dejemos eso de lado. Le contesté “estoy feliz estando conmigo miamo”… y la expresión que hizo se parecía a la de Ayaka. Pero ellas no se llevan bien así que no diré nada.

— Si estuvieras dormida muchos hombres estarían animados.

— ¿He?

Hizo una expresión de insatisfacción y caminé un poco más adelante mientras sonreía. Ya lo había pensado antes, pero cada uno de sus gestos llega a los corazones de los hombres. No sé si ella misma estará consciente de ello, cuando menos fue así con Motosaka.

A pesar de que tomó a Motosaka como un novio de prueba, escuché que hubo otros hombres que no pudieron resistirse a confesársele. Hizo bailar a muchos hombres, y si pensamos en esa montaña de cadáveres, me gustaría algo de tiempo y dar un paso atrás para comprender su actitud. Pero parece que su personalidad no me lo permitirá. De hecho ya había sacado su celular buscando una tienda cercana a la universidad.

Dentro de la universidad hay un comedor, pero debido a que es barato hay muchas personas, si pensamos en platicar tranquilamente lo mejor sería una tienda normal, bueno eso fue lo que dijo antes Shinohara. Pero hay un obstáculo que superar antes de poder ir a comer.

— Shinohara, aun no tengo hambre.

Debido a que casi no dormí por estudiar para los exámenes, tengo mucho tiempo por la mañana y por ello desayuné bastante bien y me gustaría prepara mi estómago para recibir el almuerzo.

— ¿Entonces qué hacemos? Encontré una tienda para comer, te gustaría que camináramos por los alrededores.

— Después de todo me gustaría que me dejaras ir a mi club.

— ¡No! ¿¡Entonces qué debería hacer con todo mi tiempo libre!?

Al decir eso, puso una expresión como si tuviera una idea… tengo un mal presentimiento.

— ¡Entonces basta con que te acompañe a tu club!

— ¿Eres tonta? Déjalo.

Lo bueno del club es que a diferencia de otros noson tan rigidos. Cuanto más pase sin ir más difícil se volverá regresar, pero no debería de haber problemas construyendo relaciones humanos. Es decir, si llevó a Shinohara al club, más que molestarse estarían contentos.

Pero me estaría dirigiendo al “inicio” moento en el que ingresan nuevos miembros al club, y no me había mostrado desde que terminé con Aisaka Reina. Me siento un poco incómodo llevando a una chica después de no haber aparecido por un tiempo, por supuesto me estaría viendo con amigos, pero no creo que eso convenza a Shinohara,

— Senpai, ¡Espero con ansias verte jugar baloncesto! ¿¡Qué clase de jugadas podré ver!?

— Deja de hacerte expectativas, no puedo hacer nada como una súper jugada.

Después de decir eso me llené de determinación. Aunque parecería que va a ser más molesto dejar que vaya a ver que simplemente rechazarla. Solo recé dentro de mi corazón por que no naciera algún malentendido extraño.

◇◆

— Lo siento, incluso me prestaste la ropa para entrenar.

Estaba envuelto por un aroma al que no estaba acostumbrado, mientras le hablaba a mi amigo que se abrochaba las agujetas a un lado. Toudou Masato solo respondió “está bien”.  Toudou es un amigo del club. Es uno de los amigos que hice recién entrando en la universidad, si comencé a fumar fue por influencia de él. Es un tipo con el cual puedo tranquilizarme.

— Ha pasado un tiempo desde que viniste al gimnasio, ¿Desde qué te cortó tu novia?

— No, fui yo quien la terminó.

Toudou reía entre dientes mientras me excusaba.

— ¿Qué pasa con ese orgullo? Aunque no es como si no entendiera ese sentimiento.

— ¿Te dije que me engañó verdad? Solo eso ya es patético, al menos déjame decir que fui yo quien la terminó.

Es algo patético que me hayan engañado así que es mejor decir que yo la terminé. Ha de depender de las personas, pero por lo menos a mí me afecta. Pero Toudou mientras se estiraba…

— Que sea patético… ¿no crees que es mejor que te haya cortado a que te hubiera mantenido con el engaño?

— Bueno, es cierto, sería una tragedia si siguiera saliendo conmigo en esas condiciones

— ¿Verdad?

Tomó la pelota mientras sonreía, con sus facciones es claro que Toudou es popular, pero desde que lo conozco ha estado saliendo con una chica por lo que no juega con las demás. El tiempo que estoy con él es realmente agradable.

— Oye, ¿estás bien con ese número de tenis?

Toudou bajó la mirada hacia los tenis. Los que prestan en el club son algo grandes, pero teniendo las agujetas tan fuertemente amarradas no debería de haber ningún problema.

— Está bien, aunque se ven un poco mal.

— Oye, oye, ¿qué estás diciendo a pesar de que tomas prestado del club? Deberías estar agradecido solo por poder utilizarlos.

— Ah, ¿Esos eran fueron comprados para el club?

— Si, fueron conseguidos con nuestro sudor y sangre, trátalos con cuidado.

— Si, entendido.

Toudou rió con mi respuesta y comenzó a darle vueltas a la pelota sobre su dedo

— Por cierto, ¿Quién es la chica que está de pie en la entrada? Creo que se te está quedando viendo bastante.

Al seguir la mirada de Toudou pude ver a Shinohara en la entrada. También los otros miembros del club se le quedaban viento, claramente sobresalía. Cuando nuestras miradas se cruzaron Shinohara comenzó a saltar moviendo las manos, los demás que vieron eso siguieron su mirada y al verme se quedaron sorprendidos.

— Ah, sí, la traje conmigo.

— ¿Es una nueva novia?

— claro que no

— Me lo imaginaba, no creo que seas de los que se consiguen otra novia de inmediato.

Me le quede viendo mientras entrecerraba los ojos, pero sin poder encontrar que responderle solo guarde silencio. La verdad no es como si no tuviera la intención de tener otra novia, pero no puedo negar que necesitare tiempo para poder tener una relación amorosa, necesito valor. Bueno, en ese sentido Toudou acertó.

— ¿Qué tal Ayaka-san?

— No tengo una relación como esa con ella.

Al decir eso, la risa de Toudou hizo que la pelota que estaba girando cayera dirigiéndose a una de las esquinas del gimnasio.

— Yuu, siempre duces eso por una lógica extraña, ¿cómo es que no te puede gustar una chica linda como ella con la que te llevas bien?

— Y hablando de eso, a pesar de que tienes lindas amigas dices que no te gustan verdad.

— Bueno tengo novia, pero tú en cambio estás libre.

Toudou puso una mano en mi hombro y regreso la mirada a Shinohara.

— Pero es bastante linda, ¿pero en tu trabajo no habían lindas kouhai verdad? ¿Cómo fue que la conociste? ¿En una reunión de citas?

—… Choqué contra santa.

— ¿He?

Deje Toudou atónito y me dirigí a la ex santa. A pesar de que me había desvelado sentía el cuerpo ligero.


[1] Pregunta que usa kanjis difíciles, fácilmente mal interpretable

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!