—Bien, entonces cocinemos.

Después de evitar las preguntas de Akane-san pasamos por una tienda cercana de camino al departamento para comprar ingredientes para la cena y llegamos al departamento.

Me puse el delantal y estaba de pie en la cocina, terminé sonriendo sin querer al poner mi mano sobre los utensilios nuevos de cocina, En algún momento había podido obtener las cosas de la marca que añoraba, ¡pero solo la sartén costaba más de 200,000 yens! Con esto creo que podré cocinar lo más delicioso que he cocinado hasta ahora. Me contenía un poco para comprar cosas que eran para mí, pero esto también es por onee-san, así que los compramos sin preocuparnos por el precio.

— ¡Eita-kun, esfuérzate!

Y onee-san me daba ánimos desde el sofá.

— Ten cuidado de no lastimarte con el cuchillo.

— Está bien, no necesitas preocuparte.

— Si puedo ayudarte en algo házmelo saber.

— Si, muchas gracias.

Después de agradecerle a onee-san quien era considerada me volteé a los ingredientes. Tenía carne de cerdo, filete de pollo, lechuga y berenjenas entre otras cosas.

— Si, ya me decidí.

Revisé la receta dentro de mi cabeza y comencé. El menú de hoy lleva carne de cerdo y lechuga al vapor, también berenjenas y cebolla hervida. Colocando la carne de cerdo sobre la lechuga como si fuesen hojas, y lo metí junto con la sopa de consomé a la hoya. Mientras se hervían por el otro lado freía las berenjenas con la cebolla, y en cuanto estuvieron terminados los corté en la tabla. En la parte vacía de la estufa hice nato y sopa de miso. Cuando estaba lavando los utensilios de cocina que había utilizado parecía que la olla había tenido buena temperatura y comenzó a percibirse el buen aroma del consomé. Después de algo de tiempo de hervir comprobé el sabor, y estaba terminado, justo cuando el arroz terminaba de cocerse.

— Onee-san, ya está la comida.

Llamé a onee-san mientras llevaba la comida a la mesa. Y al hacerlo me di cuenta, pude verla con la cabeza recostada en el respaldo del sillón mientras dormía. Estuvimos dando vueltas por todas partes, ha de estar cansada.

— Nn….

Justo cuando pensaba en eso Onee-san abrió los ojos.

— Lo siento… parece que onee-san se quedó dormida.

— Esta bien, la comida ya está preparada, pero no sé si quieras comer de inmediato o después de dormir.

— ¿He?… ¿Ya está?

Onee-san se puso de pie de un salto y se acercó apresuradamente a la mesa.

— ¡Haaaa! ¡¡Parece delicioso!! ♪♪

Sus ojos brillaban al ver la comida. Estaba sorprendido por su energía a pesar de que se acababa de despertar, me hacía recordar a la onee-san de anoche… no, puede que incluso halla más alegría en el ambiente que en ese entonces.

— Eita-kun, ¡eres asombroso! ¡No creí que pudieras hacer una comida tan deliciosa tan pronto!

Tomó asiento mientras observaba muy feliz la comida. 

— Serviré la sopa de miso y el arroz, espera un poco.

— ¡Yo la sirvo el arroz!

Aceptando su sugerencia ambos fuimos a la cocina a traer el arroz y la sopa de miso… como decirlo, estoy feliz por poder preparar con alguien más la comida, aunque sea solo algo tan simple como llevar la comida a la mesa. Mientras pensaba en eso llegamos a la mesa con el arroz y la sopa de miso.

— Comamos.

— ¡Si!

Junte las manos y onee-san imitó mis movimientos.

— Itadakimasu.

— Itadakimasu.

Bien, ¿qué sabor tendrá lo que acabo de cocinar? Primero me llevé la carne de cerdo en vuelto en lechuga a la boca. Um, la combinación un poco dulce de la lechuga de verano junto con el sabor de la carne de cerdo es bastante buena. Solo lo he hecho de manera sencilla con consomé pero me gustaría intentarlo después con otros sabores, puede que incluso sea bueno con salsa ponzu. Cuando estaba autoevaluándome me di cuenta que Onee-san no había levantado los palillos.

— Onee-san, ¿no vas a comer?

—…. No puedo…. Después de todo no puedo comerlo…

Maldición… ¿había algo de lo que cociné que no le gusta?

— Comer la comida que ha hecho Eita-kun… es un desperdicio comerla, a pesar de que quiero comerla de inmediato y parece deliciosa… pero si terminara de comerla… unununu…

— Cocinaré todos los días, así que no te preocupes, comamos.

— To… ¿¡todos los días!?…. ah, es cierto a partir de ahora podré comer la cocina casera de Eita-kun… ¿qué hago? ¡¡Solo con imaginarlo mí corazón y mi estómago están satisfechos!!

— La comida se va a enfriar, ¿qué te parece si comemos pronto?

Onee-san estaba volteando al techo sollozando.

— Entendido… comeré.

Se llenó extrañamente de determinación a pesar de que solo se trataba de comer.

— Pero primero déjame tomar una fotografía. 

Después de decir eso sacó su celular y comenzó a tomar fotografías, me llamaba la atención los extraños ángulos que tomaba, y después te tomar varias fotografías satisfecha…

— Entonces de nuevo… Itadakimasu!

En el momento en que se llevó la comida a la boca, parecía que su rostro fuese a derretirse.

— Oh, ¡es delicioso! ¿¡Que es esto!? ¿¡En serio existía algo tan delicioso en el mundo!? ¡De todo lo que he comido desde que nací esto es lo más delicioso! ¡Eita-kun, eres un genio para la cocina!

— Gracias…

Yo también creo que es delicioso pero terminó regresándome una opinión que superaba por cientos de veces lo que había esperado. Como decirlo… es un poco vergonzoso. Hasta ahora todo lo que había cocinado era solamente para mí, nunca había cocinado para nadie más, por eso solo cociné a mi gusto. Me siento extrañamente feliz porque me alaguen por algo como eso. Qué bueno que me esforcé cocinando.

— ¿¡Qué hago!? … sería demasiado feliz poder comer algo tan delicioso todos los días, solo con esto creo que podré vivir 3 días sin comer nada, Aaaa… El amor de Eita-kun está viajando por todos los rincones de mi cuerpo. Puedo percibir como cada una de mis células está feliz…

¿Qué te parece si usas un ejemplo un poco diferente?

— Creo que es lo suficientemente delicioso como para abrir una tienda… ¡Ah, ya sé! Si quieres yo te apoyo con el dinero inicial, ¿qué me dices de abrir un restaurante? ¿Te parece si comenzamos con 30,000,000 yens?

— No, no, no, solo soy un estudiante de preparatoria.

— Esta bien, un Jeff estudiante de preparatoria será famoso.

Comenzaba a imaginar cosas, estaba muy emocionada mientras comía. Eventualmente decía cosas como “¿qué lugar sería el mejor?” o “Tenemos que pensar en un menú juntos”. Onee-san continuaba moviendo los palillos sumergida en sus fantasías

— Nnn ♪ es delicioso ♪ 

Y de ese modo la pasamos disfrutando nuestra comida.

● ● ●

Terminamos de comer y regresé a la cocina las vasijas para lavarlas y onee-san se dirigió a sentarse en el sofá. De seguro ha de tener sueño, parece que hoy ha sido un día cansado.

— Onee-san.

— Nn…

Onee-san abrió los ojos a la vez que peleaba contra el sueño.

— Lo siento, onee-san está llena, no sé qué me está pasando.

— Estas cansada, ¿qué te parece si tomas una ducha y te vas a dormir temprano?

— Es cierto, Eita-kun, adelante, yo entraré después, tardo mucho después de todo.

— ¿En serio? Bueno entonces iré primero

— Si, tomate tu tiempo.

Después de decir eso me despidió moviendo la mano. Entré a la ducha mientras que pensaba “lo siento”.

— Ayer también lo había pensado, pero después de todo el baño es muy grande…

El baño era tan grande que sin darme cuenta dije lo que pensaba. La tina era tan grande como para que un adulto entrara estirando las piernas y además cerca del área de los hombros estaba la llave que dejaba salir agua caliente, casi se sentía como una fuente. El lugar para lavarse era bastante grande, tanto como para que una familia de cuatro estuviese al mismo tiempo, pero lo que más me sorprendió es que tenía un sauna de vapor con las instrucciones pegadas en la pared.

— Tiene demasiadas funciones…

Como se esperaba del edificio de departamentos que se decía era la de más alta clase del lugar. Y fue cuando estaba pensando eso que terminaba de lavarme la cabeza.

— Eita-kun.

— ¿¡Ooo!?

Escuché la voz de onee-san del otro lado de la puerta.

— Que… ¿qué pasa?

Y la silueta de onee-san pudo verse a través de la puerta corrediza de cristal.

— Pensaba en lavarte la espalda como agradecimiento por la deliciosa comida.

— No, no, no, estoy bien.

— Vamos, no necesitas ser tímido.

¡No hay manera de que no lo sea!

— ¿Para empezar estarás bien? Solo con tocarme terminas desmayándote, ¿no sería una demasiado difícil para ti? Sería un problema si te desmayaras en el baño…

— En ese caso no necesitas preocuparte, tengo un plan.

Y al decir eso la puerta se abrió y me apresuré para darle la espalda escondiendo mi cuerpo… ¡en serio entró!

— ¿He?…

Cuando volteé a ver a la puerta me quedé sin habla al ver la escena. Por algún motivo onee-san se encontraba de pie con el cepillo para limpiar en baño en la mano… tengo un mal presentimiento.

— Este… ¿qué es eso?

— Un cepillo.

No, no me refiero a eso. No estaba preguntando como se llamaba, estaba preguntando que planeabas hacer con eso, y onee-san continuó platicando sin preocuparse por mi mirada de duda.

— Creo que me desmayo cuando te toco directamente, en ese caso bastara con que no te toque directamente, aunque me vea así soy muy inteligente.

Onee-san sonrió como diciendo “¿qué te parece? ¿Es perfecto verdad?” Tu inteligencia es tan alta que me hace temblar…

— Entonces te lavaré la espalda.

— Ah, es, ¡espera por favor!

Traté de detener a onee-san desesperadamente.

— ¡Si me tallas la espalda con eso terminaras arrancándome la piel!

— Está bien si primero le pongo una toalla, ¿podrías pasármela?

Hice como me lo pidió y le entregue el jabón y la toalla. Lo primero que hizo fue enrollar el cepillo.

— Bien, es perfecto.

No… es inútil, no importa lo que le diga terminará lavándome la espalda así que creí que lo mejor sería prepararme, me rendí y le di la espalda a onee-san.

— Entonces… por favor…

— Déjaselo a onee-san. Solo relájate Eita-kun.

Y tras decir eso comenzó a tallarme la espalda mientras tarareaba.

— Muchas gracias…

Como decirlo… es como si fuera el fondo de la tina o el suelo del baño.

— ¿Hay alguna parte en la que te dé comezón?

— E, estoy bien.

¿Onee-san estaba acostumbrada a esto? Me lavaba  la espalda de buen humor. Llegados a ese punto no sentía más que vergüenza. Es un sentimiento extraño y que lo haga por buena voluntad… como decirlo, no es como si estuviera esperando nada, pero lavar la espalda sería más como… no, no es nada. 

— ¡¡Kyaa!

Escuché un pequeño grito y sentí un extraño peso en mi espalda.

— Onee… ¿¡–san!?

Y al mismo tiempo una increíble suavidad atacó mi espalda. Parece que se había resbalado y apoyado en mí, presionando sus pechos en mi espalda. Era la primera vez en mi vida que sentía una sensación como esa, que sin darme cuenta concentré todos mis sentidos en mi espalda… ¡no! ¡No es momento para disfrutar eso! Aclaré mi mente y volteé rápidamente. Pero no debí haber hecho eso… al voltear mi mejilla se tocó con la mejilla de onee-san. 

— Que espalda… tan fuerte…

¡No te desmayes justo después de decir tus impresiones! Y además, parece que encendió el sauna al caer que junto con un gran sonido el baño comenzó a llenarse de vapor, y en un instante mi vista fue bloqueada.

— ¡Onee-san! ¡Responde onee-san!

Abracé a onee-san desnudo y dejamos el baño… a partir de ahora no dejare que me vuelva a lavar la espalda.

● ● ●

— No pude descansar nada… mejor dicho, me cansé más.

Después de salir de la ducha estaba viendo la televisión después de conectar la videocasetera. Onee-san quien había perdido el conocimiento regresó en sí sin problemas, y había entrado a la ducha.

— Bien… creo que con esto estará bien.

Después de conectar la videocasetera puse el video que había tomado de mi departamento antes de que me corrieran. Al cambiar de canal y presionar el botón de reproducción comenzó a proyectarse un nostálgico video. ¿Desde cuándo habrá sido la última vez que pude ver así mi dorama viejo favorito? Hace 17 años antes, era un dorama de antes de que naciera. Se trataba de una familia con solo la madre, fortaleciendo su relación con su hija mientras pasaban por toda clase de problemas, era un dorama conmovedor, y parecía haberse convertido en un fenómeno social en su momento. En especial la chica que actuaba como la hija, era bastante atractiva, aún recuerdo como comencé a añorarla desde el primer momento en que la vi, incluso se le podía decir una chica genio. ¿Pero por qué? A pesar de que fue bastante famosa nunca lo convirtieron en formato DVD. Debido a eso he vuelto a ver el mismo video caset una y otra vez y el video se ha ido degradando, pero debido a que onee-san me compró una grabadora nueva estoy feliz porque ya no se degradaran más. Así que comenzaba a realizar las grabaciones, cuando…

— Gracias por esperar.

Onee-san acababa de salir de la ducha y regresó con su cabello aun algo mojado. Llevaba una piyama rosada con imágenes de frutas y la toalla colgaba desde su cuello, seria porque había calentado su cuerpo que sus mejillas aún tenían un color rosado.

— No te me quedes viendo tanto, no tengo maquillaje, harás que me avergüence.

— Lo, lo ciento, pero onee-san,  te ves hermosa sin maquillaje.

— E, ¿en serio? Gracias…

Después de todo las personas hermosas lo son sin necesitar nada más.

— Ara… ese dorama…

Susurró eso mientras que onee-san veía la televisión.

— ¿Onee-san lo conoces?

— Si. Que nostalgia…

¿Qué pasa? Lo dijo como si estuviera profundamente conmovida.

— El dorama que habías dicho… ¿era este?

— Sí, ¿te gustaría verla conmigo?

—Sí, claro.

Y onee-san se sentó a mi lado, al hacer eso me llegó su aroma y sin darme cuenta mi atención se había movido de la televisión a onee-san.

— Es cierto, comeré el pudin que compré mientras veo la televisión.

Se puso de pie y fue al refrigerador de la cocina a tomar el pudin pero… el aroma que despidió después de haberse bañado y me envuelve es demasiado, además de que estaba tan cerca que comenzaba a sentirme nervioso… no, no, no, ¡ahora tengo que concentrarme en el dorama!

— Um, es delicioso.

Onee-san sonreía con felicidad al comer el pudin sin conocer del conflicto que había en mí.

— Eita-kun, ¿quieres un poco?

— ¿¡He!?

Tomó algo de pudin con la cuchara y la dirigió a mi boca.

— Aamm.

No, espera un poco… eso es un beso indirecto, pero a diferencia de mí, que me preocupaba por eso, onee-san no parecía importarle… que… ¿qué hago? ¿En serio está bien si lo cómo?

—… Entonces solo una probada.

Y comí lo que me había ofrecido. Qué problema, debido a que me preocupaba mucho por eso ni siquiera sé a qué sabe.

— ¿Estuvo rico?

— Ah, e este… si…

— Yo también come… ¿¡…!?

En el momento en que llevaba la cuchara a su boca su expresión se puso completamente roja, la mano con la que sostenía la cuchara comenzó a temblar, y comenzó a tartamudear.

— Que, que, que,… ¿qué hago…?

Parece que por fin se dio cuenta del beso indirecto.

— Ununununu…

Hábilmente se llevó las manos a la cabeza sin soltar la cuchara. Después de un tiempo puso una expresión de haberse rendido y fue a cambiar la cuchara, regresó desanimada y al verla sentí como si hubiera hecho algo malo. Después de eso por fin se tranquilizó y continuamos viendo el dorama.

— Pero Eita-kun…

— ¿Qué pasa?

— ¿Cuándo se televisaba este dorama aún no habías nacido vedad? No creo que haya muchos chicos de tu edad lo conozcan.

Era como ella decía, ¿entonces por qué conozco un dorama tan viejo? Parecía estar dudando acerca de ello un poco, así que pensé en decírselo al tratarse de ella.

— La verdad es que la actriz que aparece en el dorama…. Es mi madre.

— ¿He?…

Onee-san estaba sorprendida y se había quedado sin palabras.

—Entones… ¿tu mamá es Mizusaki Miyuki-san?

— Si

Así es, la mujer cuyo nombre de artista es Mizusaki Miyuki es mi madre. Actualmente tiene 32 años, interpretaba el papel principal como madre soltera con una hija.

— Ya… veo…

La actitud de Onee-san es un poco extraña, más que simplemente estar sorprendida siento como si estuviese confundida, pero bueno, sería normal sorprenderse si le digo que mi madre es actriz, creo que su reacción es normal, es claro que cualquier otro también se sorprendería. 

¿Cuándo tiempo ha pasado desde la última vez que hablé de mi madre con alguien? ¿Eso fue porque creí que Onee-san escucharía lo que tenía que decir? Cuando me di cuenta… continuaba hablando de mi madre.

— Después de que terminó ese dorama se casó con mi padre y dejo de ser actriz, así que ese fue su último proyecto. Pero ambos se divorciaron rápido, y mi padre me llevó consigo, y debido a que eso fue antes de que tuviera conocimiento, no conozco nada de mi madre.

— Ya, veo…

— Lo siento, parece que me la pase hablando de mí…

— Um, no preocupes.

Onee-san movió la cabeza hacia los lados con una cálida sonrisa.

— Eita-kun… ¿Quieres conocer a tu madre?

¿Cómo debería responder a esa pregunta? Solo habían una limitada cantidad de personas a las que les había hablado de mi madre, tanto como para poder contarlas, y cada vez eran condescendientes y no volvieron a sacar el tema, creo que es la primera vez que me preguntan si quisiera verla. 

— Me… lo pregunto, honestamente no lo sé, si solo recordara algo de ella puede que piense en querer verla o que me sería algo nostálgico el dorama, pero no la conocí para nada, y si me dices que si quiero verla…

Como no sabía que contestar, solo dije la verdad.

— Pero solo espero que este viviendo con bien en algún lugar.

— Es cierto…

Onee-san comenzó a decir en voz baja.

— Lo siendo, terminé haciendo un ambiente extraño.

— No te preocupes.

— La verdad es que no sé por qué mis padres se divorciaron, pero de todos modos estoy cansado de que mi padre este dando vueltas por todos lados así que creo que fue mi madre quien lo dejo, es periodista de guerra y todos pueden ser lo que quieran pero me gustaría que dejara de darle problemas a la familia.

Intenté de burlarme un poco para cambiar el ambiente.

— ¿He?…

Cuando de pronto me abrazó.

— Siempre, ¿siempre has estado esforzándote solo verdad?…

Sentí como si hubiera golpeado mi corazón con esas palabras. Eran palabras que parecían comprenderme, mi corazón fue apretado un poco.

— Viviendo solo, yendo a trabajar después de la escuela todos los días, ¿habían momentos en que te sentías solo verdad? Pero aun así seguías esforzándote… Eres sorprendente Eita-kun.

Siempre había pensado que realmente no era la gran cosa, todos se alejan de sus familias en algún momento y terminan viviendo por su cuenta. Solo fue casualidad que en mi caso fuese más pronto, no pensaba que fuese difícil o desafortunado, pero… pero… puede que en verdad estuviera equivocado. Solo me hacía pensar que no era la gran cosa, pero puede que no pensara eso desde el fondo de mi corazón, y como prueba no podía negar las palabras que me acababa de decir.

— Esta bien Eita-kun, ya no estás solo.

Esto es malo, no puedo ordenar mis emociones que están por desbordar. Continué siendo envuelto por el calor de onee-san.

— ¡Onee-san! ¿¡Estas bien!?

Justo como lo previsto, después de todo onee-san terminó desmayándose. ¿Cuantas veces van hasta ahora? ¡Me gustaría acostumbrarme de una vez a esto!

— Nn…

Traté desesperadamente de despertar a onee-san y abrió los ojos como si solo hubiese estado durmiendo.

— Lo siento… sin querer…

— En serio, ten cuidado por favor…

— Estaba teniendo cuidado, pero ahora… quería abrazarte a pesar de que sabía que podría desmayarme, siento mucho haberte preocupado.

… Ya no tenía palabras para responderle, No sabía cómo contestar a esos primeros sentimientos.

● ● ●

Cuando terminamos de ver el dorama ya eran cerca de las 11 de la noche. Ya era buena hora, pensaba que pronto me iría a dormir.

— Ah, es cierto… parece que tu cama tardará un poco más en llegar.

Onee-san dijo como si estuviera en problemas.

— Es cierto, entonces tomaré prestado el sofá por el momento.

— No, te comenzara a doler el cuerpo si duermes mucho tiempo en el sofá.

— Ah, pero es mejor que dormir en el suelo.

— Hoy yo dormiré en el sofá, así que duerme en mi cama.

— No podría hacer algo como…

— Está bien, soy una persona que duerme cuando sea y donde sea.

Si, pensé en que ya me había dado cuenta de eso.

Cuando estaba limpiando y cuando estaba cocinando ya se había quedado dormida, pienso que ha de ser por la inestabilidad de su trabajo nocturno, que siempre que tiene algo de tiempo se queda dormida. Pero aun así no creo que ese sea un motivo para hacer que la dueña del lugar duerma en el sofá.

— No necesitas preocuparte, estaré bien.

—… um…

Estaba pensando en que es lo que deberíamos hacer.

— Entendido, Eita-kun, durmamos juntos.

Onee-san de pronto salió con esa sugerencia con la cara roja.

— No… Eso sería…

Eso esta fuera de lugar para un joven en su pubertad.

— Es imposible, apenas me tocas y pierdes la conciencia.

— ¿Desmayarse es lo mismo que estar dormida verdad? Así que en el caso de que pase estaré bien, además mi cama es muy grande, hay suficiente espacio como para que durmamos alejados, además, vamos, tengo que ir acostumbrándome a ti, ¿sería un problema si ocurriese algo verdad? ¿No lo piensas como un entrenamiento?

Sí, es un problema, inmediatamente fue un problema. Lo que dice onee-san tiene algo de lógica. Si por ejemplo nos encontráramos en una situación en la que ambos estemos en peligro sería un problema que se desmayara solo con tocarla. No pienso que ella pueda salvarme, ambos terminaríamos desmayándonos… ¿con que entrenamiento he?

— Entendido.

— ¿¡En serio!?

— Si a onee-san no le molesta.

— ¡No me molesta! ¡No me molesta para nada!

Así que terminé siguiendo a onee-san a su habitación. Ahora que lo pienso sería la primera vez que entraría a la habitación de onee-san, la vez que limpie me dijo que su habitación estaba bien por lo que no entré, pensaba en ello a la vez que estaba nervioso… después de todo estaba intranquilo… tal vez tenga que limpiar antes de dormir.

— Adelante.

— Con permiso.

A diferencia de lo que pensaba, en cuanto entré en su habitación esta, estaba limpia, me sentí entre un poco aliviado, entre un poco traicionado… era un sentimiento extraño.

— La mantienes limpia.

— No la uso más que para dormir, vamos, si te descuidas te quedaras sin lugar.

Una forma de pensar sabía.

— Bueno, durmamos.

Onee-san se recostó sobre la cama y me invitó levantando las sabanas. Esa pose… me da la sensación de que me está mostrando sus puntos débiles.

— Co.. Con permiso… ¿¡…!?

En el instante en que entré en la cama el aroma de onee-san se presintió dentro de las sabanas. El aroma del champo y el jabón me envolvieron y no se alejaban. Esto es malo, como sea, si estoy aquí será algo malo. Sin darme cuenta había levantado la parte superior de mi cuerpo de la cama.

— Lo siento, creo que después de todo dormiré en el sofá.

— ¿He? ¿¡He!? ¿¡Por qué!?

¿Onee-san no entendía que esta con un joven en su pubertad? Se me quedaba viendo intranquila, me hice consiente de eso y no podía verla a los ojos.

— Este… es peligroso en muchos sentidos.

Estaba cuidando de mí, no podía hacer algo para despertarla, pero con esta situación, no podría asegurar que la lógica y la razón me mantuviesen firme… vamos, soy un hombre después de todo.

— Ah… lo siento, no me di cuenta.

Y parece que se percató de lo que estaba tratándole de decir. Y justo cuando estaba por salir de la cama Onee-san bajó antes que yo y comenzó a buscar algo en el closet. Regresó de inmediato trayendo consigo dos sogas.

— Espera un poco.

Dijo eso y se amarró hábilmente sus manos y pies para después recostarse.

— Con esto está bien.

—… ¿qué estás haciendo?

— Siento haber sido tan despistada, debiste haber estado preocupado de que te hiciera algo al dormir juntos, no planeo hacer nada para que me odies… pero por si acaso, entiendo que estés preocupado, así que… si hago esto onee-san no podrá hacerte nada, ¿estas más tranquilo verdad?

No, no es eso, lo que estaba pensando era exactamente lo contrario… sería un problema si no pudiese contenerme, no es que onee-san fuese a hacerme algo, no pensaba en eso en lo absoluto. Como decirlo… solo tenía una sensación de que no estábamos hablado de lo mismo.

— Buenas noches Eita-kun.

— Si… buenas noches.

Sin darme cuenta me había tranquilizado con ese acontecimiento así que terminé pensando que ya me daba igual y me recosté. Mejor dicho, a pesar de que se desmaya apenas la toco o digo su nombre… es un misterio que haya decidido que tenga que prepararse así para dormir. Cuando pensaba en eso de inmediato comenzó a escucharse su respiración mientras dormía.

Por supuesto, no había manera de que pudiera dormir algo hasta la mañana siguiente.

☆ El diario de Onee-san ☆

La comida de Eita-kun era súper deliciosa, pero, pero, era tan deliciosa que creo que había vuelto a ser por completo a mi verdadero yo… A pesar de que normalmente estoy actuando como la onee-san genial, Eita-kun es tan lindo, cuando me toca o dice mi nombre… parece que termino tan conmovida que no puedo soportarlo. Tengo que esforzarme por soportarlo, sería una lástima que piense que soy una onee-san extraña. 

Pero estaba sorprendida… no sabía que a Eita-kun le gustara ese dorama. Y estaba realmente sorprendida cuando me dijo que ella era su madre… parece que no se ha dado cuenta. Estaba casi segura de que ya sabía cuál era mi trabajo, pero si no es el caso… ¿Qué clase de trabajo piensa que es el que hago?

Algún día… tengo que hablarle de la verdad.