Ya no recuerdo que expresión tenía cuando estaba dando clases. Los únicos que asistieron a mis clases fueron solo tres. El salón de clases era mucho más amplio que de costumbre, parecía una mentira, no estaba acostumbrado a eso, posiblemente sea la despedida para mis alumnos. Terminamos las clases cinco minutos antes de lo normal, y el tiempo restante me quedé todo el tiempo frente al espejo del lavamanos con la llave abierta.

— ¿TAX estará bien con algo como esto?

El que había dicho eso con insatisfacción fue el tutor de Hirari.

— No tendré quejas mientras las calificaciones de mi hija sean buenas, no he tenido quejas hasta ahora, pero dependiendo de las calificaciones en esta ocasión creo que debería de pensarlo bien.

El padre de Ryou se aclaró la garanta cuando se percató que salí del lavamanos, se me quedó viendo fijamente.

— Maimaki-sama, Konya-sama, muchas gracias por participar el día de hoy.

Hice una pequeña reverencia.

— Esta clase fue llevada a cabo como estrategia del director para aumentar las calificaciones de los estudiantes durante estos exámenes mensuales, muchas gracias por todo.

Pasaron caminando rápido a un lado de mí. 

Soy el subordinado del director, y el trabajo de cada uno de los profesores es de estar al frente con los tutores.

“De, ¡después del a derrota solo quedan victorias!… ¡así que… aquí!, ¡si superamos este problema volveremos a ser grandes! ¡Somos el ave fénix! …”

El director de seguro que estaba confundido con la gran cantidad de faltas en mi clase, a pesar de que decía eso se estaba desmoronando psicológicamente.

“Tenjin-sensei, al revés, pensemos al revés, no disminuimos, ¡tenemos la oportunidad de aumentar! ¡Tenemos la posibilidad de crecer número uno! ¡Con esto ganaremos! ¡Ganaremos! Jajajaja”

Hemos perdido, no ganamos.

Llegamos a la conclusión, la estrategia del director falló, es claro que los estudiantes disminuirán.

—… Bueno.

Realmente… no es como si me importara. Aunque perdiera mi trabajo en la escuela en Choufu, no es como si fuese a quedarme sin trabajo directamente ¿Por qué crees que tenía dos empleos? Si termino con el trabajo de maestro ahora es cuando más debería de ser escritor, o simplemente buscar otro trabajo.

Si pienso en ello no hay daños, comencé a reír, sentí como si fuese alguna clase de maldición impuesta por el dragón malvado del que hablaba Hyuga.

—… ¿Qué pasa con esa cara? Es como si…

— No puedo estarmuy convencido cuando un maestro pone esa expresión, sería un problema que sea una mala influencia.

Ya casi no escuchaba las voces de los tutores que se alejaban, pero sentía claramente sus miradas clavándose en mi espalda.

Maimaki Hirari y Konya Ryousuke… son dos de las familias de las tres que participaron el día de hoy, está cercano el día en que los estudiantes de la clase alfa de quinto grado sean cero. En serio, es inevitable que ría. Al bajar por las escaleras en dirección a la sala de maestros me encontré con alguien en el descanso de las escaleras. 

— Se, sensei.

Se trataba de Rin, parece que me estaba esperando. Rin apretaba con fuerza sus labios, sus manos parecían estar temblando.

— Las clases de hoy también fueron divertidas, desu…. Y, este, etto… 

Se esforzaba por mantener su espalda rígida mientras me veía hacia arriba, en sus ojos comenzaban a acumularse las lágrimas mientras parpadeaba una y otra vez intranquila. ¿Un maestro siendo tratado con cuidado por una estudiante? ¿Qué clase de situación es esta? 

— Hoy, etto hoy… no, no es eso… 

— ¡Rin-chan! ¿Que estas haciendo? ¡Vámonos rápido!

Se escuchó la voz de su madre llamándola desde arriba de las escaleras, y Rin casi saltaba de la sorpresa.

— ¡Ah! Etto…

— Ve, o podría enojarse.

— Um… s, muchas gracias…

Al final solo hizo varias reverencias y se alejó por las escaleras, Me siento mal por ella pero no la detuve, despedir a los que se van, recibir a los que vienen, todo era igual, todo me daba igual.

Regresemos pronto a casa, quiero tirar el saco y ver la última revista que salió a la venta, tal vez revisar el sitio de trabajos mientras rio. Si no me piden que haga algo, se quedara así. Solo me quedara ver cómo se hunde el barco.

Así que…

— ¡Lo estaba esperando Tenjin-sensei!

Fui atrapado por una estudiante ruidosa.

— ¿Está bien si tomo algo de su tiempo antes de que se retire? ¿Está bien verdad? Si, muchas gracias, entonces tomaré prestado algo de su tiempo.

—…

No tengo la confianza como para saber que expresión estaba poniendo.

📖  📖  📖

En el área oculta de la escuela, en el estacionamiento. 

Seika me había traído hasta este lugar desolado jalando de mi brazo, no sé siquiera si se está preocupando por los alrededores. Posiblemente esté de buen humor.

— Sensei, ¿¡ayer no fue muy cruel!? ¡Desapareció mientras estaba llamando por teléfono con mamá! ¡Aun no había bajado el telón del show!

A pesar de que me estaba levantando un dedo estaba moviendo su colita de izquierda a derecha, parecía una de esas muñecas hawaianas de los autos. Parece que yo era el motivo del estado de ánimo de la princesa.

— Estoy más que consciente que durante las tres horas que estuvimos allí se las pasó leyendo, y puedo darme una idea de la valoración que tenía al ver su rostro de perfil, pero aun así me gustaría escucharlo de su boca.

Pero si se quedó dormida de inmediato, creo recordar eso… pero no tengo espacio como para decírselo.

—… Es un poco extraño que estés aquí.

En cambio escuché una risa afilada con mi voz.

— Es el currículo normal de los estudiantes de secundaria ¿verdad? ¿Qué sucede con tus clases?

— Me las salté, aunque me salte una sola clase, basta con que me quede en la sala de preguntas por lo que no hay problema.

— ¿Una vez he?

— Si, hay cosas mucho más importantes en el mundo que una clase.

Seika lo dijo claramente. De seguro hubieron muchos que usaron ese razonamiento, si los maestros faltan, es más sencillo para los estudiantes, podría decirse que se hace cierto balance.

— Pero antes que eso, sensei, ya no te dejaré huir, por fin llegamos al clímax del show, en el castillo de cenicienta.

Estaba intentando extender una mano de manera elegante como si hubiera encontrado un nuevo juguete, se restregaba contra mi brazo mientras movía su trasero.

— Vamos, vamos, vamos, ¡habla sin contenerte! Ese es el honor del escritor, después de todo los mejores halagos son de los lectores, así es, ¡se un buen maestro y trabaja haciendo lo que los estudiantes requieren!

¡Cállate maldita tonta!… si no grité así es porque estaba consciente de que solo me estaría desquitando con ella. Por fin pude enfriarme un poco. Mi sonrisa y el interior de mi corazón habían sido poseídos por un dragón, déjame regresar, estoy cansado de hacerles frente a niños que no me agradan. Pensando en eso solo pude hacer un comentario.

—… fue entretenido.

— ¡…!

Seguía restregándome su pecho en mi brazo.

— Es como lo dijiste, corregiste todo lo que te había dicho, fue bueno, tenía un sabor especial… posiblemente tengas potencial en esto.

— ¡¡¡…!!!

Comenzó a mover la nariz ligeramente y parecía estar bailando usando la cadera.

— ¿Prefieres que te diga por escenas y personajes?… aunque viento tu expresión no creo que haga falta.

Ya está bien, ¿esto es todo verdad? Ya termina con todo. Con tu historia mi papel ha terminado, solo basta con que seas feliz de cualquier forma, yo solo quiero dejarme caer en cama y echarme a reír.

—… Potencial, tengo potencial, soy un genio…

Seika repetía mis palabras comenznado a reir entre dientes.

— ¡He despertado mi genialidad! Sabía que era dueña de una obra maestra, ¡lo sabía! ¡Pero es de enorgullecerse que me lo digan directamente!

Al final termino mostrándome una mirada brillante llena de orgullo.

— Todo, todo es gracias a sensei! ¡En serio, muchas gracias!

… hizo una reverencia muy pronunciada. Para después tomar mi mano con fuerza haciéndome sentir su calor.

📖  📖  📖

— ¿Por qué?…

Pensé que había escuchado mal. ¿Por mi culpa? No, ¿gracias a mí? ¿Había hecho algo? ¿No estaré imaginando cosas? ¿Qué sucede con este sarcasmo de primer nivel de esta maldita demonio?

— ¿Por qué? ¿A qué te refieres?…

Seika me preguntó desde el fondo de su corazón mientras me observaba hacia arriba.

— Me elogió así que es claro que debía de agradecerle, sensei, ¿es mi lector al mismo tiempo el maestro que me está guiando verdad?

— ¿Pero por qué dices que es gracias a mí?

— Gracias a la guía de sensei es una historia entretenida.

— Claro que no, lo que dices no refleja en nada lo que yo dije, solo lo dices de manera que te es conveniente.

Me reía de mí mismo por lo que estaba diciendo. No tenía nada que ver conmigo, solo era porque ella era un genio. Soy lo peor como maestro, soy lo peor como humano, sin ser pedido por nadie ni en ningún lugar. Si no se me pide nada, no tengo valor.

—… En eso te equivocas.

Y Seika volvió a hablar con su espalda erguida, estaba cerca de mí pero dio un paso más cerca de mí, y yo retrocedí un paso pero mi espalda chocó contra la cerca de acero que delimitaba el estacionamiento, ya no podía retroceder más, pero Seika seguía acercándose a mí.

— Después de todo me esforcé para que sensei la leyera.

En el instante en que mi baje mi espalda apoyándome en el acero estábamos a una distancia en la que nuestras frentes estaban por chocar.

— Por supuesto, en un principio escribía porque me es divertido, claro, me molesté solo un poquito con los consejos de sensei, pero en definitiva tenía que aceptarlos.

Nos veíamos fijamente. Su mirada albergaba un fuerte brillo.

— Cuando escribía me preguntaba de qué manera sensei me regañaría en esta acción, de qué manera se quedaría atónito… o incluso podría ser que le gustara, estaba interesada en saber eso.

Por supuesto, no parecía avergonzada, y tampoco soy un maestro que se enojasin sentido.

— Estoy feliz solo con que sensei lo haya leído, solo con verlo leyendo mi corazón latía con fuerza, al regresar a casa aun me sentía nerviosa, mientras leía mi historia mi cuerpo se estremecía, lo vi una y otra vez en mis sueño.

Estaba excitada alagándome, parecía bastante feliz.

— Ayer de verdad que mi corazón latía con fuerza, incluso hoy pensando en que era lo que sucedería, solo con decirme que fue entretenida mi corazón late con más fuerza, si estoy así de seguro es gracias a sensei, es por culpa de la magia que me lanzó sensei.

Su expresión era brillante, no la había visto así antes, normalmente no me diría algo como eso. Respiré profundamente. Estaba observándome fijamente en el estacionamiento donde no había nadie más.

— Así que, no ponga esa expresión como si fuese doloroso por favor.

Me tocó la mejilla.

—… ¿Doloroso?

Terminé repitiéndolo con una voz de tonto, no entendía lo que quería decir, solo sentía el calor que me trasmitía de su mano. 

— No sé qué es lo que haya ocurrido, pero no puedo dejar al sensei que me guía este así de desanimado.

Seika me observaba directamente acariciando mi mejilla con su pequeña mano una y otra vez, como si me fuera pesado, como si quisiera abrazarme, era como si una hermana menor consolando a su pequeño hermanito. Yo… ¿Con qué expresión había estado trabajando? ¿Con que expresión recibí a los tutores? No lo sabía. Pero, Seika derritió esa expresión que parecía estar por reír en cualquier momento, me recibió con su amable calor.

— Sensei siempre tiene una expresión como si no tuviera remedio, como si sonriera al no tener más que hacerle, y siempre había querido sacarte de allí.

Era cálido, caliente, algo malvado en mi corazón parecía temer. Era demasiado calor. Ahora que lo veo bien, no solo era la mano de Seika, ella misma estaba roja hasta las orejas.

— Quiero decir, yo… sensei, cuando pones esa expresión.

Tragué saliva, moví levemente la cabeza y volví a tragar saliva.

— No, posiblemente con cualquier cara que pongas.

Sus labios temblaban como si estuviese conteniendo esas palabras por mucho tiempo.

— Es decir, todo lo de sensei…

Presentí que llegaría a mí directamente, era como si esa sonrisa de gato Cheshire no le quedara, me había llevado sin ningún plan, con sentimientos que salían de su pecho, llevando hacia mí sus inocentes sentimientos.

— Yo, sensei, a mí me… gu…

Volteaba a verme ligeramente hacia arriba con los ojos humedecidos.

— Gu… gu… gu….

Cuando de pronto escuché un sonido que provenía de detrás, del otro lado de las barras de acero, desde el edificio de la escuela.

—… ¿¡…!?

Seika se alejó rápidamente de mi como alguna clase de ninja y llegó hasta una camioneta detrás de ella y chocó, parecía doloroso… para la camioneta.

— Ah, ah, ah, que… ¿qué estaba…? ¿he?

Se había pegado en la cabeza con el área de carga de la camioneta era como si su garganta y labios la hubieran traicionado y casi tenía una marca de pregunta sobre su cabeza.

— ¿Are? ¿Are, are? Qué, que, qué extraño… no, no, no quería decir eso… nyani nyani nyande nyunie… ¡Ghsaaaa!

Tenía la expresión más roja que antes, parecia como si hubiera tardado en encendersele el sistema operativo a ese del gato de Cheshire. Al darme vuelta hacia las escaleras que se encontraban dentro del edifico de la escuela…

—…

Se trataba de Hirari. Como siempre traía su paraguas consigo, mientras inclinaba la cabeza. Parecía que se acababa de caer sobre su trasero tras resbalarse, y no hay señales de que se halla lastimado. Y sobre las escaleras, del otro lado de la puerta abierta se vio la silueta de una persona.

— Hi, ¡Hirari-chan!… no, no… el ataque sorpresa… es chocar con el de pronto…

Allí se encontraba Rin sudando como si fuese una fuente.

— Está bien, no mostraste tus cartas, ¡no whistle no fail! ¡Regresa al cuartel, aun podemos lograrlo!

Y allí se encontraba Ryou moviendo rápidamente las manos… no, no lo lograron, el encuentro terminó para todos.

 📖  📖  📖

— ¿Y? ¿Qué es lo que están haciendo aquí?

Los soldados del ataque números 1, 2 y 3 se encontraban alineados bajando las escaleras y yo me encontraba de brazos cruzados.

— ¿Esta es una salida que no deberían usar los niños verdad? Además, ¿qué no deberían estar en clases en este momento?

Hirari, Rin y Ryou se quedaron viendo mutuamente para después voltear a verme

—…….. Esta………

— Etto, um, estaba… ¡estábamos cerca!

— ¡Creímos que el siguiente maestro estaría cerca pero resulto que estaba lejos! Además, sense, la onee-san de ciencias nos dijo.

Puede que él sea quien tiene más habilidad para hablar de entre los tres.

— Y al hacer eso, esa onee-san-sensei, este, puede que lo dijera en secreto mientras reía “nishishi”

— ¿Les dio la clase libre?… ¿qué le ocurre?…

Por algún motivo terminé imaginándome su risa con esos dientes de tiburón,… esa Shark…

— Rin… nosotros… queríamos… pedirte un facor… sin importar que…

— ¡Que tenemos algo importante que hablar con sense!

Rin y Ryou comenzaron a jalarme del brazo, mientras que del otro lado…

—… to…

Hirari comenzó a caminar libremente.

—…. Sien…

La punta a de su paraguas apuntaba hacia Seika quien estaba en el estacionamiento.

—…Lo…

Después de estirar su espalda comenzó a mover la cabeza hacia los lados dirigiéndose a los niños de quinto año de primaria.

— Ara, ¿qué sucede? ¿Necesitas algo de mí?

La estudiante de tercer año de secundaria volteó como si no hubiese ocurrido nada, no podría pensarse que era la misma persona que se había golpeado la cabeza hace poco contra una camioneta.

— Ah, cierto, perdón por interrumpirlos… no escuché bien pero parece que estabas hablando con sensei ¿verdad?

Ryou comenzó a vernos a mí y a Seika.

— Parece que están malinterpretando algo, yo solo estaba pasando por aquí.

— ¿Oh?

— Así es sensei, ¿ayer no fuiste muy cruel? Desapareciste cuando estaba hablando con mamá, el show aun no había terminado, ¿podrías decirme dentro de pronto que te pareció?

— Oh, oo…

Repitió la misma frase de hace poco, Seika se había recuperado por completo. ¿Terminó reinstalando el sistema operativo y reinicio todo? ¿Eso se puede?

— Sensei, ¿sucede algo?

— No, si estás bien con eso entonces dejémoslo asi…

— Entonces tengo que regresar, con permiso.

Se retiró corriendo sin contemplaciones, solo me le quedé viendo a su espalda al alejarse, aunque ella halla reiniciado su sistema operativo yo nunca lo olvidaré…

Gracias.

Después le daré las gracias como es debido. 

📖  📖  📖

— ¿Are? sensei, ¿está un poco mejor?…

Rin volteó a verme desde la altura de mi estómago.

—… Puede ser, siento lo de antes.

Deje mi mano sobre su cabeza.

— Um, um…

Comenzó a mover su cabeza para frotarse contra mi mano, su cabello se volvió un desastre, a pesar de que era un lindo cabello como de muñeca.

— ¡Sensei, Rin está feliz porque Sensei está mejor!

Pero no puedo preocuparme por eso Como sea, la verdad es que a estas alturas no sé quién sea el niño.

—  Todos estamos así, sensei, Sensei es gentil despues que todo… ¿Ne?

Rin que estaba tomando mi brazo derecho volteó a ver a Hirari. Estaba en un lugar alejado con su paraguas cerrado, solo viendo a su amiga desde la puerta del estacionamiento.

— ¿…?

¿Habrá escuchado lo que dijo? Movió la cabeza de izquierda a derecha.

— Vamos, Hirari-chan, gracias al maestro estas más feliz que costumbre… ¿verdad?

— ¿Dijo algo como eso?

Hirari era llenada por nuestras miradas, y regresó para acercarse a nosotros.

—…

— ¿Oh?

Y levantó lentamente la mano, eran movimientos rápidos, no la había visto así hasta ahora.

— Tengo algo que decir, sensei, escucha.

—… o… ¿Oh?

— Sensei es…

Enfocó sus ojos somnolientos, pero había determinación en sus palabras.

—… pis…

—… Oh…ya veo… ve.

Hirari tenía una mano a la altura de su estómago, y regresó con prisa dentro de la escuela, bueno, le enseñamos que pida permiso en clases para poder ir al baño, pero sensei no es pis…

—… ¡ne! ¿Lo ves? ¡Hirari está de muy buen humor!

Rin satisfecha mientras veía como se alejaba… ¿es en serio? La forma de comunicarse de estas chicas es tan complicada que me es un problema.

— Yo también, yo también! ¡Yo también estoy de muy buen humor!

Rin movía sus pies como si fuese un cachorro mientras me jalaba del brazo, por este lado también tiene su manera de actuar. Pero bueno, dejando eso de lado, comparado con lo animado que esta siempre hoy parece más enérgico… no, puede que no solo sea hoy.

—… Parece que les cause muchos problemas.

Suspiré y dije eso.

— ¿He?

Fue Ryou quien exclamó mientras me tomaba por el brazo derecho.

— Sensei, ¿nos causó problemas? ¿En serio esta maldecido? Yo también, fallo tirar a la portería, mis calificaciones no aumentan, no puedo llevarme muy bien con las chicas, todo está empeorando.

— No es eso…

Carga tú mismo el hecho que no te lleves bien con las chicas, pero siempre podré consolarte.

— En las clases y en el salón de preguntas, creo que fue muy pesado, aunque puede que solo sea por el sistema, soy un mal maestro.

— ¡Claro que no! Sensei ¡Sensei es un buen sensei…!

Rin se pegó más a mi brazo izquierdo como oponiendo resistencia.

— Es cierto, es cierto, Parece que necesitan arrepentirse por faltar.

—… ¿ha?

Voltee a ver a Ryou, viéndolos a ambos estaban moviendo sus cabezas de arriba abajo asintiendo.

— ¡Es cierto! ¡Hablar! ¡Teníamos que hablar de algo importante!

— Anone, sensei, acerca de hoy…

— ¡Nos dijeron que no necesitábamos venir!

La voz de ambos se mezcló como si fuese surround, cuando se escuchó un fuerte golpe. Era el sonido de una puerta, volteé a ver hacia arriba de las escaleras, se escuchó una y otra vez un sonido que provenía desde adentro… ¿Qué es eso? Voltee a ver a ambos niños a mi lado.

—…

Sentí un Deja vu, tenía el cabello los brazos y la ropa mojadas.

—…. Si…

Aquella que llegó desde la puerta llevo las manos a mi camisa, y comenzó a secarse. Le había enseñado que no podía tocar las perillas de las puertas con las manos mojadas… pero sensei no es una toalla. Pero por otro lado… el paraguas de Hirari estaña picando a una figura detrás de ella.

— ¡¡Uo, uo, uooo!!

Contra el suelo y enterrándosele el paraguas terminó haciendo sonidos extraños como los de una foca… al final ese ser llegó hasta mis pies.

— Perdón, discúlpeme Tenjin-sensei.

Era Dougenji entre lágrimas.

📖  📖  📖

— “no hace falta que tomen la clase especial, no es la gran cosa después de todo”

El viernes, durante el “acompañamiento” de la clase alfa. En medio del camino hacia la estación Dougenji les dijo aquello.

— Aprendan lo que tengan que aprender, y jueguen lo que tengan que jugar… pueden ir al seminario de la otra escuela si es que están insatisfechos, puede que solo escuchemos cosas entretenidas de eso.

Y eran niños que solo querían jugar, si el maestro les da el permiso ¿por qué deberían de venir a la escuela en un día de descanso? Si les decía eso era evidente que tuviéramos este resultado.

—… Lo siento, Pensé que debía de decírselo a Tenjin-sensei, pero ayer intenté marcarle varias  veces y no pude contactarme, además hoy llegué tarde por culpa del retraso en los trenes…

En el descanso de las escaleras la foca tenía los lentes húmedos mientras emitía un chillido extraño, creo que la imagen quee emite es algo clasificado para mayores de edad.

— No tenía la intención de quedarme callado después de decirles a los niños que no tenían que venir, en serio, pero cuando vi los rostros de los pequeños niños que de ponto tenían que dar vueltas a conveniencia de los adultos… Perdón, perdón, en serio le cause problemas, lo siento, lo siento mucho.

Ese no es el problema, a mí me da igual, este es el problema del mismo Dougenji. A pesar de que sabía que podría ser un problema para los estudiantes y a la escuela, a pesar de que el mismo día había una reunión explicativa en otra escuela, esto es mucho peor que simplemente no haber venido. No me digas a mí, yo solo soy un asalariado.

— Pensé que lo correcto sería que vieran aquella escuela y que por sobre eso se mantuvieran eligiendo a TAX. Algo como estar amarrados a una sola escuela intensiva… perdón, creí que eso no era lo correcto…

Yo no lo creo así. Es decir, nosotros hemos venido como voluntarios a dar esta clase extra, estamos trabajando por el negocio. Nadie pidió algo como lo correcto.

— A mí me gustan los niños, ¡Me encantan!

La foca que lloraba “ouu, ouu” de lentes se me quedó viendo hacia arriba con los ojos llenos de lágrimas. Dentro de su débil mirada había un brillo de fuerte creencia.

— Tenjin-sensei, antes que maestros somos unos caballeros que aman a los pequeños niños… ¡tenemos que pensar en que es lo mejor para ellos!

— Dougenji-sensei…

¿Podrías no ponerme esa clase de título? Antes que maestro yo soy un hombre de sociedad que respeta las reglas. Pero no pude culpar a esa foca que estaba gimiendo.

— ¡Rin ahora está feliz, así que está bien…!

— Ne, ne, no entiendo platicas difíciles, pero como vine a la clase ¿soy sorprendente verdad? ¿Verdad? ¡Creo que deberías de darme pegatinas!

—…. Toalla… no hay suficientes…

Rin y Ryou estaban a mi lado, mientras que Hirari estaba jalando mi camisa por el área del estómago… me gustaría que dejara de quitarme el cinturón y comenzar a bajarme los pantalones solo porque está buscando una toalla… va a encontrar otra cosa.

— Me gustaría encontrar la felicidad como Tenjin-sensei.

En cierto sentido la mirada de celos de la foca me da miedo. No, no es eso, no es que no le haya respondido a Dougenji solo porque me están molestando los niños.

— A mí me gustan los niños, por eso trabajo, pensé que era igual con Tenijnsensei… pero si no es el caso… ¿Por qué tomarse la molestia de trabajar como maestro?…

De seguro Dougenji no podía explicar ese “algo” diferente a lo que el definía como “correcto”

— Yo…

Voltee a ver a los alrededores. Ryou me veía con alegría mientras movía sus pies, Rin me veía de cerca mientras me abrazaba la cadera. Hirari mientras me tiraba de la camisa se me quedaba… no, no me está viendo, como siempre parece estar viendo al vacío… bueno, eso no importa.

— Tenjin-sensei, lo siento, realmente no lo sé pero, Tenjin-sensei, ¿por qué está trabajando como maestro?

— Yo…

¿Por qué sigo trabajando como maestro de una escuela intensiva?

¿Por qué pienso que tengo que continuar?

Yo… inconcientemente… quiero decir algo…

—…

En el momento en que abrí la boca, una puerta se abrió. Eran unas pisadas que parecían estar por caer sobre las escaleras.

— ¡Ten-nii! ¡Esto es malo! ¡Ayudame!

Shark llegó corriendo como si tuviera espuma en la voca

📖  📖  📖

Nos movimos a un salón de clases que se encuentra en el tercer piso, hay un espacio libre que se encuentra entre los segmentos de los salones, pero hoy se estaba utilizando reunir a muchas personas… pero se había vuelto en el área de invocación de demonios infernales. Los demonios del mundo de las escuelas. Es decir, padres monstruos.

— ¿La escuela Choufu no ha estado llendo demasiado lejos últimamente?

— ¡Mi hijo ha estado temblando últimamente cuando viene a la escuela!

— Es cierto, puede ser que sus calificaciones hallan aumentado, pero su vida normal ha ido en descenso.

— ¿No había dicho que “los problemas son una oportunidad”?

— ¡Está es su responsabilidad!

Estaban hirviendo en juego, se escuchaban exclamaciones de ira de izquierda a derecha. 

— No, esperan, tranquilícense, tranquilícense…

Y aquel que se encontraba de pie al frente de todos era el gran líder de la escuela Choufu.

— Escuchen, todo comienza desde la comunicación, ¡no hay nada que no podamos superar! ¡Aunque nos acerquemos a un acantilado basta con que demos un gran brinco!

Por un instante me llegó la voz del director. 

—… ¿¡Con qué boca se atreve a decir eso!? ¡No me jodas!

— ¿¡Qué crees que es esta situación!?

— ¡El acantilado eres tú mismo!

— ¡Al menos júzgate en lo mínimo posible!

— Un resumen, solicitamos un resumen.

Y de inmediato su voz desapareció entre los abucheos. La clase especial que reunía a los maestros, estaba consumiendo al sol imbatible.

—… Es cierto, esto es malo…

Estaba viendo la situación desde el pasillo por la ventana. Había dejado a Rin, Ryou y Hirari, si lo digo claramente, parecía la batalla final de los demonios contra el sol… no, esto era algo que los niños no podían ver. 

— Pero el día de hoy varios maestros del curso de sexto grado están descnasando.

— Así es, pero…

Shark a mi lado comenzó a explicarme la situación. Fueron pocos los que se dirigieron a la otra escuela para tomar el seminario pensando en el cambio de escuela, y como resultado de que el director los viera insatisfechos por irse, quiso aprovechar la oportunidad para que dijeran todas sus incomodidades, una idea absurda. 

— Me llamó la atención porque de pronto comenzaron hablar demasiado fuerte, parece que mis estudiantes no podían concentrarse…

Acabo de verlos siendo liberados de sus clases… en cierto sentido ella también es increíble.

—… Bueno, les dio la oportunidad para que lo devoraran, no deberías preocuparte demasiado por el director…

Me encogí de hombros… mientras escuchaba su explicación comencé a recordar aquella noche en el café… ¿por qué estaba enamorada hasta este punto del director?

Todas las personas tienen gustos diferentes, a pesar de que la estudiante universitaria de Shark sea un poco extraña, después de todo me parece raro. Es decir, se trata de ese hombre de sangre caliente.

— Ho, hoy es una reunión para hablar acerca del examen mensual, estaríamos agradecidas si se abstuvieran de sus comentarios….

Parece que el director ya estaba más que acorralado, todos los tutores se encontraban de pie, parecían una clase de armada infernal.

“¡Esto está relacionado!” “¡Esto también es importante!” “¿¡No tienes corazón!?” “bestia de sangre fría” “Psicópata” “¡Robot de exámenes!” “¿¡de qué color es tu sangre!?” “Demonio” “bestia” “¡maestro!”

Etcétera, etcétera…

Casi todos acertaban, estamos bien sintonizados, en lugar de llamarlos demonios debería llamarlos padres consientes.

— Bien, entendido, ¡ya entendí! ¡De momento tomemos todos asiento para poder escuchar sus opiniones!…

Y el director que intentaba contener a los tutores…

— Uu….

Se sostuvo la cadera y el color de su rostro cambio. La única debilidad del hombre de sangre caliente… es su cadera. Parece que estaba por explotar, es algo que se cuaso el mismo, estaba doblando su cuerpo y su figura desapareció entre todos los padres.

—… ¡Ten-nii!…

Afuera del aula, Shark había puesto sus rodillas sobre el suelo mientras me veía débilmente hacia arriba, tenía una mirada lamentable con las cejas en forma de 八. Me estaba sosteniendo la mano mientras la movía débilmente. ¿Si de verdad fuese mi hermana se sentiría así? Aunque no sé si Seika se sintió igual hace poco.

“…Si salvas a alguien de seguro dará la vuelta trayendote felicidad”

Volví a escuchar su voz, la voz de aquella chica de secundaria que me salvó.

—… ¿dará la vuelta he?

En serio, no tiene remedio. Me arregle mi corbata y suspiré.

📖  📖  📖

Al entrar en el salón de clases, varios de los tutores que estaban en el escandalo voltearon a verme. Allí también se encontraban los rostros de los tutores de las casas de Inari, Konya y Maimaki. Les hice una reverencia cortes y me dirigí al centro del salón, entré formando parte de la resistencia junto al director.

—U, uu…

Mientras que el director intentaba salirse del tumulto de personas.

— ¡Tenjin-sensei!…

En cuanto se percató de mi presencia y parecía estar un poco más contento. Llevé mis manos lentamente a sus hombros.

— Director, ¿se encuentra bien?

— ¡Es un problema! ¡La primavera se extendió, pero mientras tengamos energías podremos hacerlo, esforcémonos hasta la muerte!

Era algo patético para el guerrero, él ya había muerto desde hace mucho.

— Oooo…

Cuando lo llevé lo más alejado que pude, la expresión del sol se llenó de desesperación.

— ¿Y tú quién eres?

A la cabeza de la muchedumbre, aquel que le había puesto más presión al director me veía malhumorado, se trataba de un hombre de traje, de seguro ser el padre de algun alumno, por lo que trae puesto podría decir que tiene dinero. Había bajado la mirada para corroborar algo… y eso era… Mi dedo anular de la mano izquierda.

—… No sé si eres el representante del director, ¿pero podrías retirarte? Este es el problema que corresponde a los padres de los niños.

Y entonces me dijo eso como si lo escupiera. Apareció el ataque especial de los padres hacia los maestros.

— Ni siquiera tienes hijos, ¿qué vas a entender?

Esa era la frase que más fácilmente terminaba con los profesores jóvenes, no me quedaba más que responder.

— No hay manera de que una persona que ni siquiera ha criado de un niño pueda dar clases, si quieres decir algo que sea después de que sepas lo que es ser un padre de familia, ¿acaso me equivoco?

Asentí a las palabras del hombre de traje.

— Es cierto, es tal y como lo dice.

Tanto el director como yo no llevábamos puestos anillos en el dedo anular de la mano izquierda…. Pero…

— Pero es diferente en el caso del director Kinokuni.

—… ¿he?

— Él ha criado por su cuenta a una hija hasta cercana la adultez.

Kinokuni podría parecer a un universitario que va al gimnasio, suelen confundirlo mucho, pero es mayor que yo, fácilmente supera los 40 años, aunque no se le nota para nada. 

— La chica que esta por halla…

Apunte a un lugar del salón de clases, Ellí se encontraba Shark con una expresión problemática.

— ¿¡Oh!?

La foca que llegó tarde se le quedo viendo al director y luego a Shark dejando salir una voz tonta… creo que dejaré de decirle foca a Dougenji

📖  📖  📖

“Mi mamá está internada y se divorció de mi padre hace mucho”

Según la conversación de Shark, su madre estaba internada, y cuando la iba a ver se encontraba con Kinokuni inmediatamente despues. A pesar de que estuvieran trabajando en el mismo lugar, para respetar sus posiciones no hablaba con el director de sus cosas privadas, por ello es que cada vez se veían, era solo fuera de la escuela como en la cafetería para intercambiar información. Shark tenía que continuar hablando con a su anterior padre, haciendo que el peso psicológico que llevaba se hiciera más ligero, y ella quien le habló acerca de nuestras actividades en la sala de preguntas…

— Siento mucho los problemas que les causo mi padre.

—…. Uu…

Todos los padres estaban atonitos, parece que no sabían cómo reaccionar al haber atacado así al hombre frente a su hija, y más siendo ellos mismos padres.

— No es que se crea mucho sin tener hijos…

El hombre de traje se me quedó viendo.

— El director Kinokuni tiene una hija, ella se convirtió en maestra y creo que eso fue gracias a si guia.

Shark es buena llevándose bien con las personas y puede que eso haya sido gracias a la sofocante energía de su padre, el director con experiencia criando a su hija después de haberse divorciado… puede que él lo haya malentendido y querido educar de la misma manera a cada uno de sus alumnos.

— En definitiva el director Kinokuni, como padre, no ama a sus hijos como lo hacen ustedes, sus verdaderos padres, pero por el otro lado, el pecado del director es que como maestro ama a sus hijos al igual que a su hija.

Cuando dije Kinokuni volteó a ver a Shark y ella sonrió.

— Algo como eso…

— Si, no es más que una excusa, pero…

Suspiré, en serio, no me gusta tomar este papel.

— Pero, Kinokuni siempre lo hace con todas sus fuerzas pensando en sus hijos es apasionado con toda clase de cosas relacionado con ellos, haciendo que trabajemos en nuestros descansos, puede que sea algo difícil para nosotros los maestros, pero si es por el bien de sus hijos, si podemos hacer que sus calificaciones aumenten y sean cada vez mejores, entonces…

Todas las cosas tienen otro lado de la moneda. Puede que yo solo sea alguien que no tiene ganas de hacer las cosas pero es cierto que en comparación conmigo el hombre de sangre caliente hace todo pensando en los niños, como persona es de lo peor, como maestro es lo máximo. En serio no me gustaría topármelo fuera de la escuela.

—… Por eso es que, por favor, aunque sea una vez más, denle una oportunidad a Kinokuni.

Después de hacer una leve reverencia voltee a ver al director. Él había elegido terminar siendo odiado por los estudiantes, más que ser querido por ellos, llegando al punto de hablarle a su hija como si fuese una extraña, todo por ellos.

— La escuela, las clases, los exámenes, el pasarlos no lo es todo, la vida continua, me gustaría que continuarán aprendiendo de muchas cosas sobre el mundo, Nosotros en TAX queremos ser de ayuda a muchas vidas, a muchos niños, para que algún día, cuando sean mayores puedan recordarnos con cariño, ese es nuestro ideal…

Volteé a ver a Shark y ella me veía fijamente.

—… Asi como ella está ahora que está aquí presente.

Y volví a hacer una reverencia, en esta ocasión más pronunciada.

— Por favor, ¿podrían dejarnos ser parte de la vida de sus hijos?

Escuche un levé suspiro. Me hizo saber que lo que les quería transmitir les había llegado.

— Tu, no, pero, aunque me digas eso…

El hombre de traje habló interrumpiendo el ambiente.

—… Solo con palabras no lo sabremos.

Fue una voz diferente y resonó más fuerte en el aula, todos se separaron para abrir un camino y poder verlo, allí se encontraba un hombre de brazos cruzados, se trataba del padre de Ryou, a su lado estaba el tutor de Hirari y la madre de Rin.

— Con la clase anterior realmente no sabría decirlo y eso que siempre me comentan que es divertido, puede que las personas de aquí no lo entiendan, pero los maestros no son solo de hablar ¿verdad?

Su voz tranquila atravesaba todo el salón de clases, llevando hacia ella toda la atención de los padres.

— Sensei, nosotros ya vimos su clase, ¿no cree que eso podría ser buena forma de demostrárselos a los demas?

Una mirada afilada se clavó sobre mí. En está ocacion pude entender muy bien que expresión estaba haciendo.

—… Si, parece que el director Kinokuni no se encuentra bien, asi que déjenme formar parte como el maestro, puedo darle seguimiento a cualquiera, sería feliz si pudieran aceptarme.

Me puse de pie frente al pizarrón, fui bañado por las miradas de todos y alguien levantó la mano.

—… ¿Y quién hará de estudiante?…

—… Fu… La tierra me llama, el cielo me llama, el viento me llama…

Hyuga estaba entrando al salón de clases y comenzó a hablar. A su lado se encontraba una gran cantidad de maestros que habían llegado tarde, los había traído con ella, solo la sonrisa de Hyuga se notaba al frente de todos que parecían lamentables.

—… Nosotros los maestros jóvenes… aceptamos ser estudiantes… ¿no hay problema Letra del cielo?…

Eres mala para eso, así que ya déjalo… pero aun así me alegra que la niña Hyuga-chan se encuentra bien y no llena de lágrimas.

— Director, tome una posición más cómoda, traeré alguna toalla… a… este… me gustan los niños asi que… la magia de las chicas mágicas funciona muy bien… fu… fufufu…

A un lado del salón Dougenji estaba cuidado de Kinokuni, tu tampoco eres un niño, ya basta. Mis compañeros asintieron ligeramente y los tutores nos observaban a los lados.

— Estudiantes, ¿están listos?

— Si, sensei.

Shark se encontraba sentada en el asiento de más al frente, Depués de que todos estábamos listos levantá la mano.

— Haaa…

Y en ese momento… me llegó un flashback, un recuerdo. Era algo de hace 7 u 8 años atrás, en ese entonces ya era maestro de esta escuela. Era tonto, me dejaba llevar por el ambiente, pero aun así era un joven maestro más apasionado que ahora.

「Si, sensei. ¡Ten-nii-sensei!」

En la fila de adelante se encontraba una pequeña niña que tenia una hermosa fila con dientes afilados como sierra. Tendría la misma edad que Ryou, Hirari y Rin, es cierto… en ese entonces era diferente… le llamaba Kinokuni.

Era una estudiante como cualquier otra. Pero para ella sería un recuerdo muy preciado. El tiempo pasó, y ahora se encuentra a mi lado trabajando como una compañera.

「No tienes remedio, los adultos siempre lo olvidan…」

Es tal y como lo dijo. Los adultos se olvidan de muchas cosas. Había enterrado esa parte apasionada de mí y me quedé como soy ahora, aunque incluso ahora no sé porque sigo trabajando. Pero bueno, perece que aun despues de convirse en adulta nunca pudo olvidarse de mí, siempre me recordó. 

Shark sonreía con su típico “Nishishi” de siempre, no necesito nada más, no hace falta nada más. Sin importar que clase de demonios halla a mí alrededor, no importa qué clase de dragón tenga en mi interior, en este momento desaparecieron en alguna parte, no permitiré que nadie pise el terreno sagrado en el que enseño.

Esta es la escuela intensiva TAX

Una escuela para los estudiantes.

Un lugar donde puedo observar el reloj debajo de la manga de mi mano izquierda.

Un lugar donde mi cuerpo recuerda el tiempo.

— Entonces comenzaremos las clases.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!