— Onee-san iré un poco al lavamanos.

— Entendido, te esperaré por aquí.

Pensé en que ya iba siendo hora de que regresáramos al departamento así que regresamos al parque, aún estamos a mitad de mayo por lo que el sol se ponía pronto, el cielo ya se había vuelto completamente oscuro y las lámparas del parque iluminaban el lugar. En uno de las bancas había una pareja que pasaba el tiempo divirtiéndose.

— Hace mucho que no salía con alguien y pasaba el tiempo tranquilamente…

Pensaba en eso. Desde que entré en la preparatoria, durante el primer  año mis días normales eran pasarla trabajando incluso durante todo el sábado, habían ocasiones en las que salía con amigos pero las veces que no había trabajo solo era durante un par de horas, también habían sábados en los que descansaba, pero terminaba pasando todo el día haciendo los quehaceres en la casa. En solo un día han pasado toda clase de cosas… pero hacia mucho que no descansaba y me sentía satisfecho. Creo que de seguro es gracias a onee-san. Me conoce tan bien como para no poder decir que hablamos desde hace solo do días, tal vez sería porque me está manteniendo, aunque la verdad no me agrada eso de ser su amo de casa especializado, y parece que no es solo un simple deseo, sino que está determinada a ello.  Dejándome así estar en el departamento, comprando desesperadamente lo que necesito… pensaba que para este momento estaría demasiado intranquilo por mi futuro…  en serio debo agradecerle a onee-san.

 — Que bueno que sea una buena persona…

Cuando pensaba en eso volteé a ver a los alrededores, y al hacer eso mi mirada se detuvo en un anuncio.

— Que hermosa actriz…

Parecía ser un anuncio acerca de un nuevo cosmético, la joven mujer que lo anunciaba estaba sonriendo. Yo, quien no veía mucho la televisión debido a que siempre estaba ocupado con el trabajo y la escuela, solo sentía a las actrices e idols como si las hubiera visto en algún lugar… como si fuese algo nostálgico… Me llamó la atención y comencé a investigar en el celular y apareció el nombre de aquella actriz.

— Yoshio Satomi…

No era extraño que había pensado haberla visto en alguna parte, al investigar más a profundidad resultó una actriz cuya popularidad últimamente se había disparado. No solo participaba en doramas, también era regular en programas de variedad, y parece que el año pasado había llegado a ser la numero uno en popularidad. No tenía mucho interés en los famosos, pero al menos la habré visto alguna vez en la televisión, y sin importar que estaba pensando en eso…

— ¡¡Eita-kun!!

Me di la vuelta ante la voz conocida, y allí estaba una mujer policía. Se acercó a mi corriendo un una expresión de preocupación, tomándome por los hombros.

— Que bueno… por fin te encontré.

— Akane-san, ¿qué pasa?

Así es, conozco a esta persona, el nombre de esta mujer es Ninomiya Akane, una mujer de la policía local a cargo de lo relacionado con los jóvenes. Conocí a Akane-san el año pasado, fue cuando estaba comenzando con mi trabajo de medio tiempo. Cierto día cuando regresaba del trabajo salvé a una mujer que era acosada en el parque, bueno, aunque haya dicho que la salvé simplemente pase gritando mientras llamaba por la policía, y el acosador sorprendido salió huyendo. En ese momento la persona que llegó al lugar fue Akane-san. Lo más probable es que habían enviado a una mujer y no a un hombre al ser un problema de acoso. Akane-san por casualidad estaba a cargo de los jóvenes, y la información que le llegó de casualidad fue de un estudiante de preparatoria, asiéndome compañía para recolectar información. Y después de eso comenzamos a platicar de toda clase de cosas.

— ¿Qué tu padre está desaparecido?

Ah, ya veo, bueno, era evidente que Akane-san escuchase de eso.

— Sé que tu padre está desaparecido por las noticias, estaba preocupada así que fui a verte a tu departamento pero el encargado dijo que habían hecho que te retiraras ayer por la noche…  por más que pasaba no te encontraba, te he estado buscando desde temprano en la mañana.

— Siento haber hecho que te preocuparas.

— No… me alegro que te encuentres bien.

Al decir eso se acarició el pecho, dirigiéndome una amable sonrisa. No, había una manera de hablar brusca, más que amabilidad era que la misma Akane era gentil. No solo era solo porque se había preocupado, su mirada gentil y suave, tomándose la molestia de buscar a un chico como yo y escuchando lo que tenía que decir. Y no solo es eso, después de que se enterara de mi ambiente familiar, vino a verme a intervalos regulares por preocupación, en ocasiones hacia comida o traía algunos bocadillos, y si tenía tiempo incluso escuchaba mis preocupaciones. ¿Hacia todo eso solo porque era encargada de la sección de chicos? Estaba feliz mientras pensaba en eso… pero de vez en cuando era demasiado amable, comenzaba a pensar que había algo extraño  diciendo cosas como “Siempre que te sientas solo puedes venir a mi departamento” o “Puede ser un poco peligroso que vivas solo, ¿puedo quedarme a dormir de vez en cuando?” era un problema cuando de repente legaba con cosas para quedarse a pasar la noche. Básicamente era una persona asombrosa, confiaba plenamente en Akane-san.

— Eita-kun, ¿qué pasó ayer por la noche? No me digas que… ¿dormiste al aire libre…?

— Ah… no… Este…

De inmediato comenzó a verme con preocupación… ¿qué hago? No sé porque pero creo que es mala idea decirle la verdad.

—… ¿Eita-kun?

Y fue cuando dudaba de que era lo que le iba a responder… Cuando me di la vuelta pude ver a onee-san con los ojos bien abiertos… creo que va a ocurrir algo problemático.

— Tú… ¿Que planeas hacerle a Eita-kun?

¿Mi presentimiento fue correcto? La voz de onee-san era diferente, cambió de una normalmente tranquila a un ambiente claramente nada tranquilo.

— Onee-san, las presentaré, esta persona es Ninomiya Akane-san, es la policía que había estado cuidando de mi anteriormente, se enteró que mi padre está desaparecido y parece que vino a buscarme preocupada.

— Fum… ¿y? ¿Por qué te está abrazando tomándote por los hombros?

No, no creo que eso sea abrazar. Y cuando ella terminó de decir eso Akane-san se puso entre onee-san y yo como si me cubriese.

— Tu… ¿quién eres?

Era como si me estuviera protegiendo de alguien sospechoso, fortaleciendo su presencia de policía… ¿qué hago? Tengo que pensar en alguna excusa.

— Soy la onee-san de Eita-kun.

Y onee-san comenzó a decir mentiras. Akane-san claramente estaba escéptica.

— ¿Onee-san? Que extraño…. Eita-kun es hijo único. Cuando investigué acerca de él no decía nada acerca de una hermana y mayor de edad… además, no importa como lo vea eres sospechosa al cubrir tu rostro con un sombrero y lentes de sol.

¿¡En qué momento me investigó!? No, dejemos eso de lado por ahora, no puedo negar que onee-san parece sospechosa, si fuera un tercero eso pensaría, de hecho muchas personas ya la han visto así.

— Es un pariente lejano y casi no nos veíamos, pero por la situación lo llamé como no lo había hecho en mucho tiempo… y desde ayer he estado cuidando de él.

— ¿Un pariente lejano….?

Me siento mal porque le estén mintiendo a Akane-san, pero en el momento en que presentí que sería malo decirle la verdad terminé pensando en seguir la mentira de onee-san… no, la verdad no creo que Akane-san nos crea. Akane-san comenzó a acercase a onee-san con una mirada de sospecha.

— ¿Puedo preguntar por tu nombre? Además de un documento que demuestre tu identidad.

— ¿Y tú en verdad eres policía? Primero muéstrame una prueba de que eres de verdad policía.

Y al decir eso Akane-san sacó su placa de policía y se la mostró.

— ¿Con esto ya me crees?

— ¿Es de verdad? ¿No es un cosplay?

— ¡No es un cosplay! Como si fuese a caminar en cosplay por la ciudad, si fuera algún evento o café entonces… ¿he? ¿¡Que me estás haciendo decir!?

Estaba saliendo la seria Akane-san a la luz. La verdad es que onee-san no es quien para decirlo, pero los gustos de Akane-san son algo inesperados. Bueno, al ser policía ha de tener toda clase de gustos.

— Como sea, hábleme de tu trabajo.

— ¿Es pregunta opcional? Entonces me niego a responder.

— Si te niegas te llevaré por interferencia con la ejecución de asuntos públicos.

Y cuando dijo eso se quitó los lentes de sol y se le acerco a Akane-san. Y ella no retrocedió al ver esa actitud.

— ¿Por qué estás tan desesperada como para llegar hasta ese punto?

— ¿He?…

— Normalmente si un policía escucha que un familiar cuidara del joven en problemas estarías más tranquila ¿verdad? Entiendo que quieras corroborar que de verdad soy su familiar, pero aun dudar de eso… ¿no crees que es demasiado irrespetuoso?

— Eso es porque tú me vez como alguien sospechosa, soy la policía encargada de los jóvenes, y estaba cumpliendo mi labor para que Eita-kun no se involucre en nada peligroso, es mi deber como policía.

— Tu deber he…

¿Será que onee-san se percató de algo? Tenía una sonrisa imbatible mientras veía a Akane-san.

— ¿En serio lo haces como policía?

— ¿He?

Y Akane-san claramente había sido movida.

— No parecía que lo vieras con esos ojos.

— A, a, a, a, a ¿¡que te refieres…!?

— No me digas que a ti… Eita-kun te…

— No, ¡no es eso! ¡Estas completamente equivocada!

Akane-san no dejó que Onee-san terminara de decir su frase y al ver su reacción onee-san puso una expresión orgullosa de victoria.

— Ara, ara, que policía del vecindario tan problemática, que tenga que poner excusas para poder hacer sus cosas privadas durante el trabajo y además con un menor de edad, si una persona así es una policía este mundo está acabado.

— Hee…

— No me digas que… ¿estabas vistiendo de cosplay a propósito para seducir a Eita-kun?

— ¡Aun no he hecho nada! Tenía problemas para elegir que ponerme… ¡no me hagas decirlo!!

Realmente no sabía de qué era de lo que estaban hablando pero sentía como si me estuvieran dejando de lado, aun así, era claro que estaban arrinconando a Akane-san.

— Si no quieres que te reporte con la policía no digas nada más.

Onee-san dijo eso intentando alejarse del lugar pidiéndome que hiciera lo mismo. Pero cuando estaba por seguir sus indicaciones sintiéndome mal por Akane-san…

— E, ¡espera!

Volteé a verla sorprendido, era la primera vez que la escuchaba gritar, y pude ver que Akane-san tenía las esposas en sus manos.

— No me gustaría hacer esto pero… si quieres tener solo para ti a Eita-kun… no es eso, mientras no puedas revelar tu identidad, tendré que arrestarte bajo sospecha de intento de secuestro de un menor.

A… ¿¡arresto!? Cuando estaba sorprendido Akane se acercaba a Onee-san con las esposas en una mano.

— ¿He?

Onee-san de repente le arrebató las esposas y las puso en la muñeca de Akane-san, y al hacer eso la jaló a una banca cercana y cerró el otro lado de las esposas a esposándola a la banca.

— ¿¡He!?
— ¿¡He!?

Fue demasiado repentino que Akane y yo exclamamos al mismo tiempo y en eso onee-san aprovecho para robar las llaves de su bolsillo…

— ¡Ah! ¿¡¡Pero que estás haciendo!!?

En el instante siguiente las lanzó con todas sus fuerzas.

— ¡¡Haaaaaa!!

Las llaves cayeron al suelo revotando un par de veces, y terminaron cayendo a una alcantarilla.

—…
—…
—…

Todos perdimos el habla.

— Bueno Eita-kun, vámonos ♪

— ¿He?… a… so…

Onee-san tenía una gran sonrisa y tal y como me lo dijo, la seguí.

— ¡Esperen un poco! ¿¡Pero que me han hecho!?

Akane-san gritó tan fuerte como para hacerme temblar, seguido del sonido de las esposas al moverlas tratando de quitárselas. Pero Onee-san ni siquiera se dio la vuelta.

— Onee-san…. Esto puede ser malo…

— Lo único malo le sucederá a ella, sacar las esposas ante una civil solo porque se ve un poco diferente. Eventualmente vendrá otra policía a ayudarla así que dejémosla.

Onee-san lo decía como si no estuviera pasando nada… y así Onee-san y yo nos fuimos por el camino dejando a Akane-san. Siento un poco de pena por ella pero dejémoslo así para poder evitar más cosas problemáticas…. Akane-san… lo siento.

☆ El diario de Onee-san ☆

Pero aun así, ¿qué le pasaba a esa cosplayer de policía? No importa como la viera su mirada era la de una doncella enamorada por Eita-kun. No pudo creer que se le acercara usando un papel de policía. Últimamente he escuchado que las mujeres que les ponen las manos encima a los chicos jóvenes han ido en aumento… que miedo.

No sabemos qué es lo que pensaran las personas que parecen ser serias, si esa persona fuese policía seria el fin del mundo. Como sea, envié un correo a la estación de policía cercana diciéndoles que esa persona estaba usando su papel de policía para acercarse a un menor de edad, solo espero que con eso se tranquilice un poco.

Pero aun así… no sé por qué presiento que ya había visto a esa mujer en algún lugar antes…. ¿Será mi imaginación?