>>Satou aquí. Desde que me volví un adulto trabajador, los días libres en mi calendario han disminuido dramáticamente. En cambio, sin embargo, he tenido que disfrutar mucho más de esos descansos al máximo una vez que un juego está terminado. <<

“¡Siii! ¡Atrapé un Hércules!”

El emocionado grito de Arisa hizo eco a través del verde bosque, todavía húmedo con neblina de la mañana.

Hoy, íbamos a ir a cazar con los elfos. Llegamos temprano al lugar de encuentro, así que los elfos no habían llegado aun.

Arisa y Lulú normalmente no participarían en este tipo de cosas, pero ellas escucharon que el paisaje cerca de los terrenos de cacería era hermoso, así que vinieron para comprobarlo.

Tenía hechizos de Magia Práctica como Mano Mágica y Encantar: Protección Física listos, así que debería ser capaz de protegerlas incluso si surgen circunstancias imprevistas.

Este último era particularmente conveniente, ya que eso significaba que podíamos caminar a través del bosque con ropas ligeras sin tener erupciones por la savia o tener nuestras piernas cortadas por las espinas y eso.

En teoría, esto podría incluso hacer del legendario bikini de cota de malla una posibilidad, pero decidí no mencionarle esta idea a mis compañeras para que no me lanzaran miradas de muerte.

Así que hoy, las chicas estaban vestidas con idénticos atuendos de expedición de safari.

Más importante, ¿Qué estaba haciendo Arisa?

Bajando de la copa de un árbol usando el hechizo Teletransportación de Corto Alcance de la Magia Espacial, Arisa se me apareció con un escarabajo que era fácilmente de treinta centímetros de largo. Ella odiaba las arañas, pero por alguna razón, los escarabajos gigantes estaban bien.

En una inspección mas cercana, me di cuenta que recordaba a un escarabajo Hércules. La pantalla AR lo llamó un [Escarabajo Cuerno de Lanza de Bolenan]

Lulú y Nana, quienes estaban recogiendo honeywort1 conmigo, miraron a Arisa, pero cuando ellas se dieron cuenta de que era un insecto lo que sostenía, ellas perdieron el interés y volvieron a recolectar plantas silvestres.

“¿Qué piensas? Bastante sorprendente, ¿no es así?”

Antes de que pudiera regañarla por comportarse como un niño de primaria, Pochi y Tama cubrieron a Arisa con elogios.

“¡Grandeee!”

“¡Es sorprendente, nano desu! ¡Pochi quiere encontrar uno también, nano desu!”

Volviéndose extrañamente emocionadas por eso, Tama y Pochi inmediatamente comenzaron a escalar arboles cercanos también.

Había visto a Tama tomando siestas en las ramas de los arboles todo el tiempo, pero nunca había visto a Pochi escalar un árbol antes.

“¿Lo tengooo?”

Tama hizo un giro en medio del aire antes de aterrizar en el suelo para mostrar un escarabajo ciervo de tamaño comparable al de Arisa.

“Un gato haciendo un giro en medio del aire… ¿Tal vez debería empezar a llamarte Nyanko-sensei?” Arisa murmuró gravemente. Esa debe haber sido alguna extraña broma de la era Showa.

“¡Grr, Tama es muy rápida, nano desu!”

Pochi miró alrededor de las copas de los arboles, ansiosa por alcanzarla. Entonces ella vio algo y saltó a otra rama, hundiendo su cabeza en un agujero en el árbol.

Juzgando por el rápido movimiento de su cola, ella debe haber visto alguna presa.

“¡Te tengo, nano desu!”

Pochi apareció saliendo del agujero y rápidamente salió volando de la rama.

“Waaah– ¡nano desu!”

Mientras ella gritaba, usé Mano Mágica para atraparla en el aire y recogerla en mis brazos.

“Se cuidadosa, ¿De acuerdo?”

“Perdón, nano desu.”

Pochi se dejó caer, sus orejas estaban aplanadas.

“¿Qué atrapaste, Pochi?”

La atenta pregunta de Arisa animó a sus orejas de perro otra vez.

“¡Esto, nano desu!”

“¡Geh! ¡E-eso es algo…!” Arisa retrocedió lentamente.

Justo entonces, los elfos llegaron, junto con Liza al frente y Mia en la parte trasera.

“Exquisitez.”

“Regalo.”

“Es bastante inusual atrapar uno de esos en esta época del año. Me han dicho que los humanos no los comen, pero son deliciosos si los haces al vapor antes de cocinarlos. Sacar el interior pegajoso con una cuchara es la mejor parte.”

Viendo la presa que Pochi había atrapado, todos los elfos dieron su aprobación.

No esperaba escuchar eso de una oruga del tamaño de un cachorro, eso era seguro.

¿Así que incluso comen esto…? Supongo que aprendes una o dos cosas cuando vives por mucho tiempo.

De todas formas, ahora que los elfos habían llegado, podíamos empezar la cacería.

“¡Meow, meeeooooow!”

“¡Awoooooooo, nano desu!”

Esta vez, eran los gritos de Tama y Pochi los que hacían eco a través de los arboles.

Ellas estaban usando las hiedras colgando a baja altura para balancearse de rama en rama, al estilo tarzan.

“Maestro, es mi turno a continuación, yo reporto.”

Nana agarró un pedazo de hiedra y me miró fijamente sin expresiones.

Aunque la mayoría de las personas no serian capaces de decir la diferencia, a mí me parecía que ella estaba tan emocionada como Tama y Pochi.

“U-um, creo que me gustaría que usted me lleve, ma—”

Arisa no quería balancearse en la hiedra, así que ella estaba atada en la espalda de Nana, quien estaba usando la técnica de Fundación, Fortalecimiento de Cuerpo.

Antes de que ella pudiera terminar su protesta, sin embargo, Nana impacientemente despegó.

¡—Aaaaaaaaaah!

El grito de Arisa sacudió el rocío de los arboles alrededor.

“M-maestro…”

Viendo a su hermana gritar en la espalda de Nana, Lulú se volvió pálida y tembló.

“No te preocupes. Puedo simplemente levantarte con magia y llevarte a través.”

Levanté un poco a Lulú con Mano Mágica, y luego la recogí como a una niña y floté en el aire con “Correr por el Cielo.”

“¡Waaah! Es-esto es tan repentino…”

El rostro de Lulú se convirtió de pálido a un rojo brillante.

Ella se había vuelto mas acostumbrada a estar cerca de mí, eso pienso, pero supongo que ella todavía no podía tratar con situaciones inesperadas como esta.

En ese sentido, ella era similar a su hermana menor, Arisa.

“Mrrr. Satou.”

“Mia, puedo cargarte en el camino de regreso. Liza, ¿Podrías llevarla por ahora?”

“Si, maestro.”

Con un saludo a Mia y Liza, salí detrás de los elfos y el resto de nuestro grupo.

“¡Kyaa!”

Después del salto inicial vino una sensación como de una repentina caída en una montaña rusa, seguido por un abrupto cambio en la velocidad y presión del viento que envió a mi cabello y ropas a volar hacia atrás. La experiencia era estimulante.

Desafortunadamente, Lulú no parecía estar disfrutándolo tanto. Ella obviamente estaba ahogando un grito mientras se aferraba a mí por su vida.

Algo acerca de la vista me hizo querer pretender dejar que mi mano se deslizara y asustarla un poco más, pero no podía traicionar la confianza de Lulú solo para satisfacer mis impulsos infantiles, por supuesto.

La sostuve con seguridad mientras saltaba de árbol en árbol, y pronto llegamos a una zona de descanso en el bosque.

“¡Ahhh, alabada sea la tierra firme!”

Arisa estaba prácticamente besando el pasto para el momento en que llegamos.

Tama, Pochi, y Nana, por otro lado, brillaban con sonrisas por el divertido paseo. Tendría que asegurarme de que no se emocionen demasiado como para salirse.

“¿Estás bien, Lulú?”

Ella todavía estaba aferrada a mí, incluso cuando llegamos al suelo.

Debido a que ella se estaba presionando muy cerca de mí, podía sentir su corazón acelerado.

Eso debe haber sido muy aterrador para ella.

“S-si. Mi corazón todavía está palpitando con fuerza, pero es-estoy bien. So-solo sigamos así un poco mas, por favor…”

El rostro de Lulú estaba enterrado en mi hombro, así que no podía ver su expresión. Podía sentir sus dedos temblando mientras se aferraba a mí, así que dejé que se me aferrara por ahora.

“¿Oh-ho-hooo? ¿Qué es esto?”

Mientras miraba a Lulú desde el suelo, una sonrisa maligna lentamente se propagó a través del rostro de Arisa, y comenzó a golpear a Lulú en la espalda.

“¿Oh, querida hermana? ¿Estás segura que es debido al miedo que tu corazón está latiendo tan fuerte? ¿Hmm?” ella susurró en una voz que apenas capté con mi habilidad “Gran Audición”.

“¡A-Arisa, detenteee!”

Volviéndose roja brillante, Lulú se alejó de mi como un imán con la misma polaridad, enfrentando a Arisa y cubriendo su boca con una delgada mano. Estaba feliz de ver que su unión fraternal era tan fuerte como siempre. Era lindo ver a Lulú en pánico, también.

“¡Geeeh!”

Arisa parecía tener un poco de problemas para respirar, pero ella podía salir de ahí usando Teletransportación de Corto Alcance con canto corto si ella realmente lo necesitaba, así que decidí dejarlas por ahora.

“Satou.”

Dando la vuelta, vi a Mia haciéndome señas desde la espalda de Liza.

Así que la ultima pareja arribó también. Mia parecía sorprendentemente calmada; supongo que ella estaba acostumbrada a ser cargada.

El área que estábamos visitando era una meseta junto a un lago cristalino.

Flores floreciendo a lo largo de la orilla del lago, e incontables variedades de mariposas bailaban a través del aire, sus alas rivalizaban con las flores en belleza.

En la meseta, varias manadas de búfalos mascaban hierba, añadiéndose a la pacifica atmosfera.

“¿Lindas mariposaaas?”

Tama se inclinó hacia adelante como un gato real, meneando su trasero unas cuantas veces antes de saltar hacia los insectos.

Ella aplastó a las mariposas con sus manos, pero ella fue cuidadosa de no tocarlas realmente y herir sus alas, así que decidí no regañarla.

Usualmente, Pochi estaría justo detrás de Tama, pero hoy, ella se estaba conteniendo, pareciendo dudosa.

“¿No te le unirás, Pochi?”

“No puedo, nano desu. Si estoy demasiado cerca de las flores, no seré capaz de oler presas, nano desu.”

Oh cierto. Supongo que el objetivo principal del día es la cacería.

“Seguro.”

“Descanso.”

Unos cuantos de los elfos murmuraron palabras únicas.

Como de costumbre, era difícil entender a esta taciturna variedad de elfos.

“Guya, Gia, deben hablar apropiadamente hoy y decir todo lo que quieran decir. Estas amables personas no han vivido con ustedes lo suficiente como para entenderles, ¿Recuerdan?”

“Explicar.”

“Confiar.”

Uno de los chicos elfos que mejor hablaban le mencionó al par, pero ellos no parecían querer molestarse en explicarse, así que se los dejé a él.

Este elfo que realmente hablaba con oraciones completas era nombrado Hishirotoya, Hiya para abreviar.

“Oh, muy bien, entonces…”

Hiya dio un resignado encogimiento de hombros.

“Esta es un área segura. No hay criaturas venenosas aquí ni nada peligroso en el lago.”

Busqué en mi mapa para estar seguro, pero tal como dijo, no había ninguna criatura peligrosa o agresiva aquí.

Había una sola cosa que atrapó mi atención, sin embargo.

Señalé a un árbol en el medio del lago que había perdido sus hojas.

“¿Qué hay de ese Anciano Treant?”

“Oh, no es nada de que preocuparse. Estoy impresionado de que lo reconocieras. La mayoría de las personas asumirían que solo era un árbol… Pero no suele moverse mucho, así que no tienes nada que temer.”

Había unos cuantos nudos y huecos en el centro del tronco el cual podría luir como el rostro de un anciano desde el ángulo correcto.

“¡Whoa!”

“¡Miren eso!”

Mis compañeras, quienes no habían notado al treant, exclamaron con sorpresa.

“¿No lo haremos enojar si encendemos un fuego aquí en la orilla?”

“No, está bien.”

“Si lo haces, vierte aceite en el lago y préndele fuego, por supuesto se enojará, pero darse cuenta de una fogata en la orilla sería demasiado esfuerzo para él.”

En mayor parte, explicó que los treants no viven muy diferente de los arboles ordinarios. Estaría interesado en hablar con uno al menos una vez, pero Hiya me dijo que ellos toman mas tiempo para conversar que los gigantes.

Ahora que mis preocupaciones estaban aliviadas, recogí mi arco y carcaj del suelo y le asentí a los elfos.

“Vamos, entonces—”

“Espera.”

“Piedra de Agua.”

El par de elfos de una sola palabra me detuvieron y se dirigieron a la orilla.

“…■Convocar Agua Sui Yobi.

Una de ellas, Miss Gia, usó un corto encantamiento que sonaba como Magia Espiritual. La superficie del lago creó ondas, y un pequeño bulto brillando de azul flotó sobre la superficie. De acuerdo a la AR, era llamada [Piedra de Agua].

Mirándola con ‘Visión Espíritu’, pude ver que espíritus de agua estaban alrededor de la Piedra de Agua, llevándola hacia la orilla.

“Necesitar.”

“Desmantelar.”

Miss Gia recogió la Piedra de Agua cuando llegó, hizo fluir magia en nosotros, y nos mostró como producir agua. Ella parecía querer decir que la usaban para destazar las presas.

“Muy bien, volveremos.”

“Asegúrense de traer uno grande, ¿ok? ¡El que capture al mas grande ganará una corona de flores y un beso de la adorable Arisa!”

Arisa hizo una extraña pose desde el pequeño campamento que establecieron cerca del jardín de flores.

No lo dije en voz alta, pero estaba bastante seguro que la pose de “Pirata atrevida” solo funcionaba si tenías una figura esbelta. Las bromas de Arisa siempre estaban fuera de lugar.

“Es un poco frío por aquí, así que prepararé algo de buena sopa caliente.”

“Maestro, haré guirnaldas para su uso exclusivo, yo prometo.”

¿Qué se supone que haga con guirnaldas? ¿Hacer la gran apertura de una tienda?

Otra vez, mantuve mis comentarios solo para mí, debido a que Nana parecía haberle tomado gusto a las flores. En cambio, la dejé atrás con Lulú y Arisa.

Mia, las chicas bestia y yo, seguimos a los elfos lejos del campamento.

“Maestro, esa es una buena manada de búfalos con cuernos.”

“¿Mucha carneee?”

“No podría comer todo eso, nano desu.”

Las chicas bestia estaban mirando a una manada de Grandes Búfalos Bolenan, con sus ojos brillando. Los búfalos, los cuales se parecían más o menos al bisonte americano, mascaban hierba en la meseta a lo lejos.

Eran aproximadamente cien metros de distancia, apenas dentro del rango de un arco corto.

Uno de los elfos puso una barrera de sonido con Magia de Viento para que así la manada no nos escuchara hablar de estrategia.

“Reducir.”

“Diez.”

No entendía de qué hablaban los elfos de pocas palabras, así que me dirigí a uno de los elfos más locuaces para una explicación.

“Esta área es particularmente escasa de depredadores carnívoros, incluso para el Bosque Bolenan. Sin ningún enemigo natural, la población de búfalos puede crecer demasiado y consumir toda la vegetación si se les deja por su cuenta. Además, nuestro objetivo de cacería de hoy es reducir la población a cierta cantidad. Vamos a asustar a la manada para que huyan y separar a diez de los búfalos mas lentos.”

Ya veo. Esa es mucha información para reducirla a solo dos palabras.

Estos elfos eran tremendamente profundos.

“¡Mia!”

Justo cuando determinábamos el número de nuestras presas y estábamos a punto de iniciar la cacería, un elfo de apariencia familiar corrió hacia nosotros.

Si recuerdo correctamente, era el amigo de la infancia de Mia, Goya. Me sentía mal, pero su nombre solo me hacía desear algunos melones goya salteados. Había un muy buen lugar para eso cerca de mi trabajo…

“¿Goya?”

El chico asintió y le mostró a Mia su arco, luego me miró y declaró “¡Concurso!”

Desearía que él aprendiera un poco mas de los elfos que usaban oraciones.

 “Erm, ¿Estás diciendo que quieres tener una competencia de cacería conmigo?”

“Si.”

¿Podrías no mirarme como si yo fuera el idiota aquí, por favor?

La mayoría de las personas no pueden entender todo lo que quieres dar a explicar si solo dices una palabra, sabes.

“¿Cómo decidiremos quien gana?”

“Tamaño.”

Hmm. El jefe de la manada sería el más grande, por supuesto, pero eso le quitaría atractivo al propósito de la cacería de hoy.

Mi mejor apuesta sería apuntar al más grande de los diez que queden más rezagados.

“Muy bien. Lo tienes.”

“Vamos, entonces. Guya, usa Viento Guía en los arcos de todos; Gia, usa tu Ruido para asustar a la manada.”

“Mm.”

“Uh-huh.”

“Sin Guía.”

“¿Quieres decir que no quieres que la corrección mágica golpee tu arco y el de Mr. Satou, Goya?”

“Mm. Correcto.”

El parlanchín elfo me miró con duda, así que asentí para hacerle saber que eso estaba bien.

Incluso si Goya fallaba, Mia, el elfo que usaba oraciones, y yo, podríamos derribar a su presa.

Con solo 130 años, Mia ya era una excelente tiradora, así que estaba seguro que el elfo que usaba oraciones con mas de un milenio de experiencia podría impactar a un búfalo con facilidad.

Les di una explicación simple de la estrategia a las chicas bestia, advirtiéndoles de no ser sorprendidas por el fuerte ruido que la magia produciría.

Ya que estaban planeando atacar a los búfalos directamente, ellas se cambiaron de sus atuendos de safari a armaduras de cuero de ballena.

“Comienza. ■■…”

Guya comenzó su canto, seguido poco después por Miss Gia.

Mia y yo colocamos flechas en nuestros arcos cortos.

Goya y los otros elfos estaban usando arcos largos. Todos los arcos de los elfos, incluido el de Mia, eran de diseño elegante con tallados decorativos y cuerdas.

De acuerdo a la pantalla AR, eran arcos de hadas hechos por elfos con varias ventajas como precisión y alcance mejorado.

Yo estaba usando un arco corto de cacería que había hecho por mi cuenta, no el arco mágico que obtuve en el pueblo de gigantes. No tenía ningún efecto especial, pero era apenas necesario para una distancia de cien metros.

“■ Viento Guía Michibiki no Kaze.

Cuando el hechizo de Guya fue completado, una brisa comenzó a enrollarse alrededor de Mia y el elfo parlanchín, volando hacia la manada.

“… ¡Ahora!”

 “…■■■■ Ruido Souon.

A la señal del verboso elfo, la magia de Miss Gia creó un sonido explosivo que reverberó a lo largo de la meseta.

Los sorprendidos búfalos retrocedieron y comenzaron a huir, con su líder al frente de la manada.

“Vamos, ustedes dos.”

“¡Tallyhooo!”

 “¡Pochi está en movimiento, nano desu!”

Las chicas bestia se lanzaron fuera de los arbustos, suficientemente rápido como para poner a un conejo en vergüenza.

Su rol no era el de perseguir a los búfalos sino acabar con cualquiera que sobreviviera a un disparo de nuestras flechas.

Pochi se acercó al frente del grupo. En cierto momento, ella tropezó e hizo un pequeño salto mortal, pero siguió corriendo sin dejar que eso la retrasara. Sus habilidades de recuperación eran muy impresionantes.

“Rápida.”

“Ágil.”

Los elfos que habían cantado sus hechizos, alabaron a las chicas bestia mientras sacaban flechas de su carcaj.

Mientras yo miraba a las chicas bestia desde el borde de mi ojo, los otros elfos dispararon sus primeras flechas.

Todo eso estaba muy bien, pero Goya estaba poniendo demasiado esfuerzo en sus disparos. Él probablemente golpearía a su objetivo, pero imagino que solo lo lastimaría en vez de matarlo.

Predije el camino de uno de los búfalos al que ninguno de los elfos había apuntado y disparé justo al frente de el. A esta distancia, tenia que preocuparme de la dirección del viento pero no de la densidad del aire o la temperatura ni nada de eso. Muy fácil, realmente.

Disparé cuatro flechas más después de eso y luego comprobé para ver si alguno de los otros había perdido a sus objetivos.

“Mrrr.”

“Habilidoso.”

Los dos elfos cantantes de hechizos habían colocado flechas en sus arcos, pero bajaron sus armas ahora sin dispararlas.

Ellos probablemente leyeron la trayectoria de las flechas.

Revisando la pantalla AR, vi que unos cuantos de los búfalos objetivo habían sobrevivido, pero las veloces chicas bestia los terminaron rápidamente degollándolos con dagas o espadas cortas. Podría sonar cruel, pero esto era más amable que dejarlos sufrir y morir lentamente, por no mencionar que era mejor para el sabor de la carne.

“¡Pochi!”

“¡Waaah, nano desu!”

Un búfalo que Mia había aparentemente terminado, se levantó y cargó hacia Pochi con sus cuernos.

La ligera Pochi fue lanzada al aire como una pelota.

Instintivamente, me precipité fuera de los arbustos, pero a medio camino, me di cuenta en la AR que Pochi estaba ilesa. Había diseñado su armadura pensando en enfrentar demonios, así que por supuesto los cuernos de un búfalo no serian capaces de perforarla.

Aliviado, envié una Mano Mágica para secretamente amortiguar la caída de Pochi.

“¿Es locooo?”

Tama se había sentado sobre el cuello del búfalo y se estaba sosteniendo de sus cuernos como una estrella de rodeo.

Salté detrás de ella para tratar de evitar que se lastimara.

“¿Maestrooo?”

“Te apoyaré, así que acabalo, ¿Ok?”

Esto era más difícil que uno de esos toros mecánicos. Pensé que iba a morderme la lengua.

“Aye-aye, siiir.”

Agarré los cuernos del búfalo y jalé su cabeza hacia atrás, usando Mano Mágica para mantener a Tama segura en su lugar.

De inmediato, Tama se inclinó hacia adelante tranquilamente y movió su daga a lo largo de la garganta del búfalo.

“¿Descansaaa en paaaaz?”

Agarré a la rezadora Tama y salté del búfalo para evitarnos cualquier herida mientras caía.

Yo probablemente estaría bien, pero cualquier humano normal tendría más de unos cuantos huesos rotos si fuera aplastado bajo un búfalo de una tonelada.

“¿Estás herida?”

“Estoy bien, nano desu.”

Liza ayudó a Pochi, confirmando que ella estaba ilesa.

Los elfos llegaron poco después.

“Rápido.”

“¿Magia?”

Me había abstenido de usar “Contraer”, pero aun así corrí muy cerca de mi velocidad máxima al preocuparme por Pochi, así que los elfos estaban un poco sorprendidos.

El elfo parlanchín estaba comprobando a la presa con los ojos entrecerrados pero luego me miró con una sonrisa.

“Muy impresionante, Mr. Satou. Es raro ver a alguien con tales habilidades, incluso entre los elfos.”

“Sin magia.”

Mia se aferró a mi brazo e hizo un signo de victoria.

“Ciertamente. Nunca había visto a nadie disparar de manera tan rápida y precisa sin ninguna asistencia mágica.”

Mia acarició mi brazo triunfantemente, evidentemente contenta con la alabanza del elfo usuario de oraciones.

  >>> Título Obtenido 「Maestro del Arco」

Oh vaya. Obtuve un nuevo título relacionado con el arco.

“La próxima vez…”

Escuchando un oscuro murmuro, me giré para ver a Goya con lágrimas en sus ojos.

Considerando su parecido con el de un niño de primaria, me sentía un poco mal por entristecerlo tanto.

“¡No perderé la próxima vez!”

Con ese grito, huyó sin esperar a confirmar los resultados del encuentro.

“Awww.”

“Joven.”

Los elfos de pocas palabras lo vieron irse con mucha indulgencia.

En general, yo derribé seis búfalos, el elfo parlanchín derribó tres, y Mia uno. Goya no había derribado a ningún búfalo, lo cual debe haber sido por lo que no esperó para saber quien ganó.

La razón por la que acabé con seis cuando solo disparé cinco flechas, era que uno de mis tiros pasó a través de un búfalo y perforó a un segundo.

Pero el cazador que provocó la caída del búfalo mas grande resultó ser Mia.

Debido a que los chicos usualmente quieren parecer geniales ante el objeto de su afecto, quizá la razón por la que Goya salió corriendo y llorando era debido a haber perdido ante Mia, y no por mi.

“Vamos a drenar la sangre, ¿de acuerdo? Levanten el búfalo, por favor.”

“Correcto.”

“Ok.”

Uno de los elfos de pocas palabras usó el hechizo Levantar de la Magia de Tierra para poner algunos de los cuerpos de búfalo en un plano inclinado, ayudando en el drenado de la sangre.

El otro usó Manipulación de Plantas para usar hierbas y pasto para levantar al búfalo.

Usar magia para esta tarea ciertamente era una cosa muy propia de los elfos.

Una vez que los búfalos se desangraron, las chicas bestia hicieron un impresionante trabajo rápido de descuartizar los cuerpos.

Los elfos inicialmente tenían la intención de enterrar todo excepto la carne de mejor calidad y algunas de las vísceras, pero ante la fuerte insistencia de las chicas bestia de que eso sería un desperdicio,  terminaron llevando de vuelta todo lo comestible.

La carne fue transportada usando una Bolsa Mágica hecha por elfos, la cual parecía ser un artículo similar a la Bolsa Garaje.

El fabricante era un amigo del elfo parlanchín, así que sería capaz de solicitarle Bolsas Mágicas para cada una de mis niñas durante el transcurso de nuestra estancia.

“Lindaaa.”

“Son muy, muy lindas, nano desu.”

Cuando volvimos con el resto del grupo, fuimos recibidos por un grupo de hadas de flores.

Arisa, Lulú, y Nana usaban corones de flores en la cabeza e incluso tenían flores trenzadas en el cabello.

“¡Hee-hee! Muy bueno, ¿verdad?”

“Maestro, me gustaría su evaluación y alabanza, yo suplico.”

“Si, lucen muy lindas. Creí que eran unas hadas de las flores.”

Arisa y Nana posaron para la alabanza, así que les hice un cumplido.

“Vamos a verte también, Lulú.”

“Mu-muy bien…”

“Estas flores lucen muy bien con tu lindo cabello negro.”

Lulú agachó la cabeza tímidamente, así que incliné su barbilla.

Ella se veía muy linda, así que sería una lastima si todas no la veían.

“¿Tama es un hada de flores, tambieeen?”

“Pochi también, nano desu.”

Las dos jóvenes chicas bestia parecían emocionadas con las flores que Arisa les dio.

Maldición. Debí haberlas puesto en cosplay de hadas en vez de atuendos de safari.

“¿Mira estooo?”

Tama alegremente señaló a sus orejas.

Debido a que su cabello era demasiado corto para trenzas, Arisa colocó una gran flor junto a cada una de sus orejas.

“Arisa, no creo que estas flores me ajusten muy bien…”

“Cumplido.”

“Todas ustedes lucen adorables.”

Liza y Mia tenían actitudes fuertemente opuestas, pero las elogié a ambas de todas formas.

Contrario a las afirmaciones de Liza, ella parecía una linda princesa de las flores.

Con todo eso dicho, no creo que fuera necesario ponerme flores también.

Pero Arisa y Lulú parecían esta disfrutando inmensamente, así que no tuve el corazón para detenerlas.

“¿Se ve bieeen?”

“Bello para siempre, nano desu.”

Tama y Pochi saltaron alrededor de mi de forma emocionada.

No quería romper la burbuja de Pochi señalando su extraña forma de hablar, así que simplemente me senté y jugué el rol de su muñeca de vestir por casi una hora.

“Extraño.”

“Misterio.”

Una vez que fui convertido en una muñeca y comencé a preparar el almuerzo, los elfos de pocas palabras llegaron para maravillarse con mi caldero.

¿Realmente es tan extraño?

“Imagino que está hecho con un hechizo como Molde Mágico, ¿Si? Este caldero normal es una cosa, pero el sellado es muy intrigante.”

El elfo parlanchín miró fijamente al caldero en el que estaba hirviendo la carne tendinosa.

“Wow, ¿Puedes ajustar la temperatura de esta fuente de calor libremente?”

El caldero transparente flotando en el aire ciertamente estaba hecho con Molde Mágico, así que podía ser sellado tan perfectamente que esencialmente funcionaba como una olla a presión.

Tenía un segundo caldero también, el cual estaba usando para cocinar arroz.

“Pero normalmente, usarlo de esta forma causaría su colapso.”

“Especial.” Mia presumió, orgullosamente viendo la reacción aturdida del elfo usuario de oraciones.

Si esto fuera un manga, probablemente habría pequeñas bocanadas de aire saliendo de la nariz de Mia.

“¡Ma-maestro, el árbol!”

Lulú, quien estaba lavando los vegetales en el lago, me llamó ansiosamente.

“Mi, es inusual ver a un treant moverse.”

Justo como el elfo parlanchín dijo, era el treant aproximándose lo que sorprendido a Lulú.

“¡Hallooo!”

El treant extendió una de sus ramas marchitas similares a brazos. Parada en su palma había una pequeña niña de piel verde— una dríada.

“¡Mia, Formación D!”

“Mm. Cuidado.”

Arisa y Mia saltaron frente a mi con sus brazos extendidos, evidentemente protegiéndome de la alegre dríada saludando.

¿De todas formas, cuando crearon esas “formaciones”?

“Oh querido. ¿No le agrado a las pequeñas, eh?”

La dríada parecía un poco adolorida por su reacción.

“¿Qué te trae aquí, dríada?” el elfo parlanchín preguntó.

“Los treant dicen que tienen asuntos con el humano, así que vine para interpretar. A diferencia de los elfos, las vidas humanas no son suficientemente largas para tener una conversación con un treant.”

Ella pasó a explicar que los treants habían reaccionado a la ola de exceso mágico que se produjo cuando usé hechizos.

Ahora que había aprendido “Control Mágico”, normalmente lo usaba para prevenir una continua fuga de magia, pero no me di cuenta de que ocurrió cuando usé magia. Tengo que ser más cuidadoso a partir de ahora.

“¿Qué asuntos tienen conmigo?”

“Bueno, es su temporada de cierne, así que ellos quieren que viertas algo de poder mágico en el lago.”

“Mrrr.”

“Trabajo.”

Los dos elfos de pocas palabras fruncieron el ceño cautelosamente.

“Dríada, sabes que Lady Aaze está muy ocupada justo ahora, ¿No es así? E incluso el más mágico de nosotros los elfos no tiene poder de sobra para ayudarles. ¿Puedes preguntarle a los treants si pueden esperar al menos un año?”

No sabía que era esta “temporada de cierne”, pero estaba sorprendido al pensar que debería ser lo bastante flexible como para esperar un año.

“No el Árbol Santo. ¡Ellos están pidiendo al humano, tonto!”

No me importaría darle algo de magia, pero preferiría no tener que besar a una pequeña niña en el proceso.

“Seguro. ¿Qué tengo que hacer? Si es posible, dame un método que no involucre besar, por favor.”

Arisa y Mia asintieron con satisfacción ante mis palabras, pero los otros elfos se volvieron pálidos.

“Imprudente.”

“¿Suicida?”

“M-Mr. Satou, las dríadas no saben como contenerse. Si le transfiere magia sin alguien como Lady Aaze  o las doncellas del santuario alrededor, ella podría succionarlo hasta dejarlo seco.”

“Oh, por favor. Este humano puede manejar la situación.”

Uh, espera un segundo.

La dríada no negó lo que el elfo parlanchín dijo justo ahora.

Pensando otra vez en mis experiencias previas con ella, era enteramente posible que ella tomara más de lo que cualquier humano normal fuera capaz de dar.

“Bueno, ponerlo directamente en el lago es muy ineficiente. Un momento, por favor.”

La dríada se giró hacia el treant y cayó en silencio por un momento.

Probablemente estaba hablando a través de algún tipo de red de planta.

Eventualmente, ellos parecieron llegar a un acuerdo, y el treant lentamente sacudió sus ramas, dejando caer dos ramitas en el lago.

Hubo una fuerte salpicadura, tan fuerte que me di cuenta que lo que parecían ramitas, realmente eran ramas lo bastante grandes para sostener una casa.

“Usa esas ramas para canalizar tu magia en el lago.”

“Lo tengo.”

Las ramas se movieron hacia la orilla por su propia cuenta, así que las tomé.

No sabía sí era la dríada o el treant quien movía las ramas, pero eso significaba un trabajo menos para que Mia lo hiciera con Magia de Agua.

“Muy bien— aquí va.”

“¡Hazlo!”

Comencé a verter energía mágica.

Cuidadosamente moderé la cantidad de poder que hacía fluir a través de la rama del treant para no romperla.

“¡Si! ¡Siii!”

“¡Tranquila, tu!”

Enfurecida por las exclamaciones demasiado indecentes de la dríada, Arisa agarró una baya del suelo y se la lanzó.

Ella nunca fue alguien para el atletismo, así que la baya tristemente perdió a su objetivo por un kilometro.

Si no estás acostumbrado a lanzar cosas, es natural que tu puntería no sea muy buena.

“¡Solo trataba de animarlo!”

Aun así, el menos tuvo el efecto de detener los gritos de la dríada.

Esto realmente era más difícil de lo que esperaba. No importaba que tanto poder mágico vertiera, se sentía como si la mayoría se escapara a través de la superficie del lago.

Esto parecía ser un desperdicio, así que dividí un poco de mi magia para hacer una capa delgada sobre la superficie del lago, manteniendo el resto en su interior. Eso debería funcionar.

Cuando usé aproximadamente la mitad de mi magia, el lago entero comenzó a brillar tenuemente.

“Ok, todo bien ahora.”

“…Extraordinario. Incluso a Lady Aaze le toma aproximadamente diez días para llenar el lago con magia…”

Evidentemente, exageré un poco, pero Miss Aialize y los otros altos elfos ya sabían que yo era inusual en varias formas, así que probablemente no importa mucho si el resto de los elfos tenían un vistazo de mi poder.

De todas formas, ellos no parecen interactuar con alguien fuera del bosque muy seguido.

 “¿Miraaa?”

“¡Los arboles del lago están en primavera, nano desu!”

Nuevos brotes surgieron de los treant que se habían reunido en el lago, aunque ellos lucían como arboles muertos hace poco tiempo. En un instante, los brotes florecieron, produciendo frutos dorados.

Así que esta era la “Temporada de cierne” que mencionaron.

“Aquí, humano. Un agradecimiento de los treants.”

La dríada me entregó un collar de cuentas de madera con diseños similares a piñas de pino.

“Perlas de Árbol Espiritual.”

“Útil.”

“Este es un artículo valioso que puede ser usado como un catalizador de Magia del Bosque. Incluso sin comprensión de la Magia del Bosque, puedes simplemente poner magia en las cuentas y visualizar lo que quieras, y es útil para ayudar a las plantas a crecer, curvar o estirar madera, y mucho mas.”

Ooh, eso podría ser muy conveniente para trabajar con madera.

“¡Gracias, Anciano Treant!”

Estaba tan emocionado que solté mis agradecimientos.

La dríada rápidamente comenzó a reír, su boca abierta ampliamente era prácticamente más grande que su rostro.

“¡Ah-ha-ha-ha-ha! ¡Decir gracias por un agradecimiento! Eres divertido, humano.”

Una vez que ella terminó de reírse de mi, la dríada desapareció en la palma del treant.

El treant se movió de regreso al centro del lago, sus ramas y hojas crujieron.

  >>> Habilidad Obtenida 「Horticultura」

  >>> Título Obtenido 「Jardinero」

  >>> Título Obtenido 「Amigo de los Treants」

  >>> Título Obtenido 「Amigo de los Ancianos Treants」

  >>> Título Obtenido 「Guía de Brotes」

Revisando mí registro, me di cuenta que había obtenido unas cuantas habilidades y títulos extraños.

Haciendo eso a un lado, sin embargo…

“¿Qué debería hacer con estas ramas?”

“Quédatelas. Son perfectas para hacer varitas o bastones, y es probable que ahora existan senderos mágicos en ellas, ya que enviaste suficiente magia a través de ellas como para llenar el lago.”

El elfo parlanchín prometió presentarme a un experto fabricante de bastones.

Teníamos la espina dorada que Lulú obtuvo del dragón negro, así que sería una oportunidad perfecta.

Bueno, eso debería funcionar.

Una vez que esta pequeña diversión terminó, los calderos parecían ya haber hecho la cocción.

Puse una gran olla bajo el caldero transparente y cancelé la magia para que la carne cayera en ella. Luego añadí cebollas y herví la gran cantidad de agua, ajustando los condimentos mientras avanzaba.

“Maestro, he terminado los preparativos.”

“Mi trabajo de preparación está hecho también.”

Lulú y Liza trajeron los vegetales y vísceras que habían estado preparando, así que las usé para hacer platillos de acompañamiento.

Tama y Pochi consiguieron algunos huevos del bosque, así que decidí hacer omelet de arroz con una gran cantidad de champiñones y guisantes para Mia.

“Mia, permíteme dibujar una forma de corazón, yo suplico.”

“Conejito.”

“Petición aceptada.”

Nana se encontraba lista para hacer un dibujo con kétchup en el omelet de arroz de Mia.

“Mm, huele bien. ¿Es lo que creo que es?”

“Tendrás que esperar y descubrirlo.”

 Arisa se acercó mas, inhalando el aroma de la salsa de soja desbordándose de la olla.

Además de ellas, las chicas bestia también estaban paradas muy atentas.

Dispuse sobre la mesa los completados tazones de arroz que los elfos mágicamente prepararon.

Entonces, una vez que Arisa dirigió al grupo en un coro de “¡Gracias por la comida!”, comenzamos a comer.

“¡Ahhh, delicioso! ¡Ha sido tanto tiempo desde que tuve un tazón de carne!”

 Arisa metió la carne y arroz en su boca con lágrimas en los ojos.

Usualmente, Lulú la regañaría suavemente por sus modales, pero no esta vez. En su lugar, su rostro era tan serio como el de Liza mientras tomaba delicados bocados de comida lo más rápido que podía, mientras todavía mantenía una apariencia educada.

Además de eso, ella parecía estar contemplando el platillo e incluso tomando unas cuantas notas. Lulú tenía un gran don para la investigación culinaria.

“Delicioso, muy deliciosooo.”

“Está lleno de delicias, nano desu.”

Tama y Pochi elevaron sus puños triunfantemente después del primer bocado de sus extra-grandes porciones de tazones de carne.

La cola de Pochi se agitaba de un lado a otro.

“Es muy delicioso.”

La voz de Liza era serena, pero su emoción era evidente en su rostro.

“Maestro, esto está a la par con el delicioso filete de hamburguesa, yo reporto.”

“El mío también.”

Mia insistió en que su omelet de arroz era tan bueno como el tazón de carne de Nana.

“Oh mi, ¿Qué es esto? ¡Huele increíble! ¿Qué es lo que están comiendo?”

“Tazones de carne.”

Miss Aialize, quien se acababa de tele-transportar a la escena, se dirigió a uno de los elfos de pocas palabras.

Detrás de ella estaba la doncella del santuario, Lua.

“¿Quieren unirse a nosotros? Hay mucho mas.”

“¡Gracias, Satou!”

No sabía a lo que venía, pero las comidas siempre eran más divertidas con más personas, así que le ofrecí un tazón a Aialize.

Había hecho mucho, así que tener unas bocas extra que alimentar no era un problema.

“¡Ahhh, esto es taaaan bueno!”

“Oh, Lady Aaze…” Lua sacudió la cabeza. “Por cierto, Hiya. La dríada me dijo que la temporada de cierne de los treants había empezado, así que vine corriendo, pero…”

Mr. Hiya, el elfo normalmente elocuente, simplemente señaló a los treants y su fruto dorado en respuesta.

Incluso los elfos más habladores priorizaban comer, al parecer.

“¿…Qué? ¿El fruto dorado ya ha florecido? ¡Pero eso significa que el cierne ha terminado!”

“Satou.”

Uno de los elfos de pocas palabras hizo un gesto hacia mí.

Supongo que realmente les gustaron mis tazones de carne.

“¿Hiciste algo, Mr. Satou?”

“La dríada me pidió que les suministrara poder mágico, es todo. Los métodos que usted y Lady Aaze me enseñaron en el escenario de piedra para suprimir la luz espiritual y el escape de magia fueron muy útiles.”

“Eso es todo, dice…”

Lua murmuró para si misma con incredulidad, así que le ofrecí un tazón de carne también.

“Te lo dejo, Satou.” Aialize comentó con la boca llena de comida, resultando en un regaño de Mia.

Uno de los elfos de pocas palabras junto a ella, le limpió el arroz de la boca con un pañuelo.

Justo cuando Lua estaba empezando a tomar un bocado de su tazón de carne, se dio cuenta de esta situación y se congeló.

“… ¡Ah, este no es el momento para comer, Lady Aaze! ¡Si el problema de los treants está resuelto, debemos volver rápidamente!”

“Espera, todavía estoy…”

Pero Lua la tomó de la mano y la llevó de vuelta al anillo de hadas, donde ambas desaparecieron.

Incluso si estás en el medio de una marcha de la muerte, realmente debes tomar un descanso para comer de vez en cuando…

Miré por un momento al anillo de hadas donde desaparecieron, luego me encogí de hombros y reajusté mi actitud.

Es mejor que también coma.

Primero, por supuesto, tenía que probar la carne. Considerando lo corto que fue el tiempo de cocción, la carne estaba tan suave que apenas necesitabas masticarla.

El sabor resultó genial; la dulce salsa se mezclaba con lo sabroso de la carne en cada bocado.

De hecho, sabía tan bien que estaba tentado a empezar a planificar una cadena de restaurantes de tazones de carne en todo el país.

Mientras contemplaba esto con algo de seriedad, tomé otro bocado, incluyendo las cebollas de un color marrón-dorado en esta ocasión.

El tenue crujido y dulzura de la cebolla de alguna manera se balanceaba perfectamente con la carne.

Había pensado que sabía bien antes, pero la cebolla lo llevaba aun mas lejos.

Finalmente, tomé un bocado con un poco de arroz…

Delicioso.

Era tan perfectamente delicioso; no había otra forma de describirlo.

La carne, las cebollas, el arroz, y el héroe olvidado—la salsa.

Juntos, formaban una sinfonía de tazón de carne que interpretaba una delicada armonía en mi lengua.

“¡El jengibre encurtido rojo no es rojo!”

El grito de Arisa me trajo de regreso a la realidad justo cuando empezaba a vagar en otra dimensión.

Eso estuvo cerca. Había pasado tanto tiempo desde que tuve un ultimo tazón de carne que me dejé llevar un poco.

“Si pudiera conseguir algo de shiso rojo o colorante de alimentos, lo haré rojo la próxima vez.”

Shiso rojo convierte las cosas en rojo purpura, ¿cierto?

“Existe.”

“Nea.”

“¿Están diciendo que Miss Nea tiene sisho rojo o colorante de alimentos?”

“Mm.”

Me estaba volviendo bueno en adivinar que era lo que los elfos de pocas palabras decían.

Tenía que reunirme con Nea la cocinera, para repasar que especias necesitaba para el curry de todas formas, así que podría preguntarle al respecto.

Le agradecí a los elfos por la información, luego corté el jengibre encurtido para Arisa.

Específicamente, en el tipo de rebanadas que había visto en cadenas de tazones de carne.

Puse uno en mi boca para limpiar mi paladar, luego me concentré en terminar mi tazón de carne.

¡El jengibre encurtido es lo que se necesita para completar una comida como esta!

“!¿Que demonios?!”

Arisa gritó en un extremadamente fingido acento de Kansai.

Después de la cacería, volvimos al pueblo elfo y fuimos a la casa de baños públicos en la ciudad subterránea para deshacernos del sudor.

Pero en la entrada de la casa de baños, Arisa tuvo una pequeña crisis nerviosa cuando vio los carteles de HOMBRES y MUJERES.

“Pero yo quería tener un baño mixto con mi sho— ¡Oh, ya se! ¡Vamos a reservar un baño familiar!”

“¿Baño familiar?”

“Ninguno.”

Arisa dio vueltas alrededor como si ella tuviera un brillante plan, pero los elfos de pocas palabras únicamente sacudieron la cabeza.

Supongo que no habíamos tenido un gran baño todos juntos desde el baño al aire libre que hice junto al rio.

En la Baronía Muno y la vieja capital, solo teníamos bañeras para una persona, así que tomábamos turnos para usarla.

“¿Bueno, deberíamos ir al baño de hombres?”

Llamé a Hiya y Guya, los elfos masculinos del grupo, y juntos entramos a través de la cortina bajo el cartel de HOMBRES.

Fue solo entonces que me di cuenta que los nombres masculinos de elfos parecían terminar en “-ya”, mientras que los nombres femeninos de elfos terminaban en “-a”.

Ignorando el llanto de lamento de Arisa, le dije al resto del grupo que entrara al baño de mujeres. Las jóvenes niñas querían venir conmigo, pero había otros hombres con nosotros hoy, así que endurecí mi corazón y las envié.

Debido a que los elfos no parecían usar batas de baño, decidí hacer como los romanos y simplemente llevar una toalla conmigo al área de baño.

Parecíamos haber llegado temprano, ya que éramos las únicas tres personas en la casa de baños de hombres.

“¿Debemos usar esta fruta con forma de cuenco como jabón?”

De cierta forma se parecía a un pecho, pero probablemente era debido a que tenía una incurable mente sucia.

“Si, es un jabón fruta que Daisaku creó a través del cultivo selectivo. Creo que él lo llamó ¿jabón oppai?”

La palabra que Hiya usó, era la palabra japonesa para senos.

Supongo que era Daisaku el Héroe quien realmente tenía una mente sucia.

¿Qué pasaba con ese chico…?

Resistiendo el impulso de girar mis ojos, seguí la invitación de los dos elfos para lavar la espalda del otro. Debido a que los elfos parecían tan jóvenes, me recordaba a bañarme con mis primos cuando era niño.

No podía resignarme a usar el jabón seno, así que encontré un poco de jabón normal. Este tenía un agradable olor a leche.

Una vez que estaba cómodo y limpio, me sumergí en el baño y me puse la toalla en la frente.

Ahhh, no hay nada como un agradable gran baño.

“Daisaku nos trajo grandes dones culturales, pero la casa de baños públicos es lo mejor de todo, ¿No está de acuerdo?”

“Buena vida.”

Los dos elfos parecían estar de acuerdo conmigo.

“¡Horaaaa del bañoooo!”

“Arisa, no debes correr en la casa de baño.”

Mientras me estiraba para disfrutar del agua caliente, escuché las voces de Arisa y Liza desde el lado femenino de la casa de baño.

Pronto, pude escuchar al resto de las chicas y Miss Gia la elfo platicando.

Las animadas risas de las chicas definitivamente le añadían una pacifica atmosfera a la casa de baño.

¿Quizá debería hacer algo de leche sabor a frutas para todas después del baño?

“Mi, los cuerpos humanos son muy diferentes de los elfos.”

Un nuevo elfo de fuerte voz había entrado al baño de hombres y ahora estaba apretando mi brazo de manera bastante grosera.

El mal comportamiento estaba poniendo un freno a mi buen humor, así que me giré hacia el recién llegado para protestar.

¿…Huh?

Cabello hasta los hombros, mojado por el baño y rizado estaba frente a mis ojos.

Viendo mas abajo, fui recibido con la vista de un pecho apenas copa B, así como el resto del cuerpo de una joven chica, expuesto al aire para que todo el mundo lo viera.

Desearía que ella al menos se hubiera puesto una toalla sobre su mitad inferior.

Ella parecía demasiado joven para mi gusto, así que no era como si estuviera emocionado acerca de esto, pero definitivamente era bastante incómodo.

Finalmente, aunque un poco tarde para mis pobres ojos, el vapor del baño se elevó lo suficiente para cubrir sus partes delicadas.

Felizmente regresé mi mirada a su rostro y decidí continuar para resolver el malentendido.

“Disculpe— ¿Este no es el baño de hombres?”

“… ¿Baño de hombres? No existe esa distinción en el pueblo elfo, sabes.”

De acuerdo a la pantalla AR, el nombre de esta chica elfo era [Portomea]. Ella tenía un lindo rostro, como una muñeca occidental, pero su tono era un poco agresivo.

Su descarada y desvergonzada actitud para exponer su cuerpo desnudo a un hombre extraño era similar a la de Mia, aunque parecía ser un poco demasiado común en este mundo.

“¿Entonces por qué hay letreros que dicen HOMBRES y MUJERES en kanji en la entrada?”

“No se; eso era parte del diseño de Daisaku. Él dijo que era una ‘elección estilística’ o algo así.”

¿Una ‘elección estilística’, huh?

“Escuché que los baños mixtos eran normales en Nihon, ¿No?”

“Quizá en otro momento, pero de donde vengo, es mas común tenerlos separados.”

“Huh, eso es raro. Baños son más divertidos cuando todos disfrutan de ellos juntos. ¿No lo crees?”

Portomea se encogió de hombros, como si lo que yo estaba diciendo era algo sin sentido.

“Lady Poa. He traído su licor.”

Un brownie que se parecía a una chica aun mas joven se acercó, cargando una bandeja con vasos de vino. Por alguna razón, ella estaba vestida como una camarera de un restaurante tradicional japonés.

“¿También quieres un poco, chico?”

“Seguro, gracias.”

Miss Poa, quien ahora estaba empapada en el agua, sorbió el vino con placer.

Era el mismo tipo de vino de uva de hadas que bebí antes, un vino rojo claro con un dulce sabor.

Ignorando la rudeza de Poa, Hiya el elfo parlanchín alcanzó un vaso de vino rojo.

“Hey, Poa. ¿Ya has cazado arañas?”

“Si, conseguí una grande. Entonces dejé que Shiya se encargara de las pequeñas mas molestas.”

Poa hizo el gesto de cortar algo con una espada invisible y sonrió.

Justo entonces, una chica elfo de cabello lar— No, un chico surgió del vapor y pateó a Poa ligeramente en la parte trasera de la cabeza.

Su nombre era Shishitouya, o Shiya para abreviar.

“¿Me ‘dejaste encargarme’ de ellos? Mi espada no es para cortar a esas meras larvas de araña, debes saberlo.”

“Vamos, ¿Cuál es el problema? ¿Al menos pudiste decir tu línea, correcto? ‘Mi hoja ha cortado otra cosa sin valor’.”

Poa arrastró el pie a su propio estilo samurái con una mueca.

“Hmph. Que tontería.”

Shiya gruñó hacia Poa y se sumergió en el baño.

Me sonaba a que una pelea estaba a punto de empezar, pero claramente estas eran solo sus bromas de costumbre, y comenzaron a disfrutar del baño sin ningún otro enfrentamiento.

“No debe ir por ahí, Miss Gia. ¡Ese es el baño de hombres!”

“Mover.”

A diferencia del ahora pacífico baño de hombres, sonaba como si hubiera cierta conmoción ocurriendo en el lado de las mujeres.

Además de las voces de Lulú y Gia, escuché a Arisa y las chicas bestia gritando.

Un estruendo y un fuerte sploosh hicieron eco a través de la casa de baño, y una Gia de apariencia furiosa apareció.

Ella estaba totalmente desnuda, al igual que Poa.

Si yo fuera un lolicon, estoy seguro de que estaría emocionado por esto.

“Escuchar.”

“¿Qué escuchaste?”

Gia se paró imponente frente a nosotros. Educadamente le ofrecí una toalla, pero ella no se movió para aceptarla.

“¡Po-por favor cúbrase!”

Antes de que el vapor pudiera hacer su trabajo, Lulú se apresuró a cubrir el pecho de Gia con una toalla.

Lulú estaba usando una bata, pero se empapó con el baño, dejándola muy pegajosa.

La vista de su figura era casi suficiente para guiarme por el camino de la tentación, pero logré mantener mis sentidos.

“Hoo chico, ¡¿Este es el paraíso?!”

“Arisa.”

Mia llegó y cubrió la mitad inferior de Gia con otra toalla, luego regañó a Arisa por abandonar su deber de muro de hierro.

A través de la niebla, pude ver a las chicas bestia y Nana acercándose también.

Supongo que todas estaban reunidas de este lado ahora.

“Laberinto, ¿Cierto?” Gia demandó brevemente.

“Si está preguntando si estamos planeando ir a Ciudad Laberinto, entonces si, es cierto.”

Gia y los otros elfos fruncieron el ceño ante mi respuesta.

Pensando de vuelta, recuerdo una línea en las notas de Trazayuya acerca de la Cuna: Muchos de nuestros jóvenes han muerto en laberintos.

Quizá los elfos pensaban en los laberintos como trampas mortales.

“Lo lamento. ¿Escuchar eso la molestó?”

“No. Peligroso.” Gia sacudió la cabeza.

“Calmar.”

“Se que el lento y constante gana la carrera, pero deben asegurarse de que sus palabras sean entendidas sí desean llegar a algo.”

Miss Poa y Shiya el elfo samurái se colocaron frente a Gia.

“Mr. Satou. ¿Realmente planean ir a Ciudad Laberinto Celivera?” Hiya, el elfo parlanchín preguntó.

“Si, así es.” asentí.

“Imprudente.”

Guya, el elfo de pocas palabras, quien había estado callado hasta ahora, añadió una sola palabra al coro de oposición.

“¡Siquiera sabes como son esos laberintos! ¡No es el tipo de lugar al que vas en broma!”

Parece que los elfos no estaban enojados con nosotros, solo se preocupaban por nuestra seguridad.

“E-espera un segundo. Fuimos nosotras quienes le pidieron al maestro que nos llevara a Ciudad Laberinto.” Arisa interrumpió a Hiya, tomando la responsabilidad por su cuenta.

“Ciertamente. Arisa no fue la única que hizo la petición…”

Liza y las otras niñas corearon en acuerdo.

Mirando a Hiya, vi que sus ojos se volvieron serios, así que calmé a mis niñas por el momento.

“Quizá debería explicar…”

Después de instruir a todas para que entraran al agua y así no se resfriaran, Hiya explicó sus experiencias.

Unos cien años atrás, él y los otros elfos presentes entrenaron en el laberinto de Celivera.

Supongo que no se volvió nivel 40 por solo enfrentar a muchos monstruos de baja EXP.

“Era un lugar terrible. Hay luces que iluminan tu camino, pero realmente es una trampa.” Él dijo.

“Luces hacen sombras, saben.” Poa añadió después de que Arisa pareciera confundida.

“Asesinos de Goblins aparecieron desde las sombras, y cuando tratamos de retirarnos a un lugar seguro, tropezamos con una Puerta Trampa. La batalla solo se volvió peor a partir de ahí.”

“Era verdaderamente un lugar como el infierno.”

“Espíritus débiles.”

Yo estaría bien, debido a que tengo el mapa, radar, y mucho más, pero podía ver como esto sería un lugar infernal para cualquier persona ordinaria.

Por cierto, el Hoyo Trampa que Hiya mencionó, era básicamente un punto de aparición de monstruos como en los videojuegos, donde un agujero repentinamente se abre en la pared y cientos de monstruos aparecen.

“Los encontraremooos.”

“¡Es correcto, nano desu! ¡Tama y Pochi encontraran a todos los monstruos, nano desu!”

Hiya sonrió tristemente al par de chicas bestia, acariciándoles la cabeza.

“Es cierto. Parientes de bestia tienen sentidos agudos. Ellos fueron muy útiles en lugares sin muchos espíritus, en un primer momento.”

¿Primer momento…?

“Pero incluso parientes de bestia no pueden seguir por siempre con sus nervios constantemente al límite. Las personas no pueden vivir sin dormir. Y si quieren llegar a las profundidades del laberinto, necesitaran estar ahí por días.”

En retrospectiva, cuando fui atrapado en el laberinto bajo Ciudad Seiryuu con las chicas bestia, no dormí durante varios días.

Mi cuerpo actual parecía ser capaz de permanecer despierto por aproximadamente cinco días con bastante facilidad, haciendo a un lado un poco de tensión mental.

“Y monstruos no son los únicos enemigos ahí.”

“¿Hay bandidos también?” Liza preguntó.

“Saqueadores.” La elfo de pocas palabras, Gia, respondió.

Los saqueadores en los laberintos deben ser lo equivalente a los piratas en alta mar, supongo.

“Si, esos también. Pero realmente estoy hablando de compañeros exploradores. Ellos normalmente no te atacan, pero si bajas la guardia después de una batalla con un monstruo, hay quienes podrían tratar de hacerte caer en una trampa. No debes confiar en nadie en el laberinto.”

Las jóvenes niñas parecían como si pudieran gritar con eso.

“Pero esas personas son la minoría, por supuesto.” Hiya añadió para tranquilizarlas, al verme abrazar a las asustadas Tama y Pochi.

Cuando exploremos un laberinto, probablemente deberíamos construir nuestro campamento base en la profundidad suficiente para que otros exploradores no lleguen.

Tengo magia de teletransporte, así que debería ser relativamente fácil evitar problemas interpersonales.

“Gracias por preocuparse por nosotros, de verdad. Si está bien, ¿le importaría contarnos mas acerca de sus experiencias en el laberinto?”

Hiya me miró como si estuviera empezando a darle un dolor de cabeza.

“¿N-no escuchaste todo lo que acabamos de decirte?”

“Si, es información muy útil…”

Que extraño. ¿Por qué reaccionaron así cuando estábamos tratando de reunir información por el bien de nuestra seguridad?

Después de un momento de silencio, los elfos formaron un grupo y comenzaron a discutir sobre algo.

Dejándonos sin nada más que hacer, distraídamente comencé a acariciar la cabeza de Tama y Pochi.

En poco tiempo, el contacto parecía haberlas animado. Tama comenzó a ronronear, y la sonrisa de Pochi volvió con una risita.

Finalmente, Shiya el samurái, se acercó tomando el lugar de Hiya.

Supongo que la reunión de elfos había llegado a una conclusión.

“¿Estás verdaderamente determinado a ir al laberinto, sin importar nada?”

“Duuuh.”

“Po-por supuesto, nano desu.”

La respuesta de Tama fue inmediata, aunque la de Pochi llegó con un poco de retraso.

Todas las otras niñas respondieron con un “Si” al unísono casi perfecto.

Por alguna razón, esto incluía a Mia, quien se supone que estaría aquí en el Bosque Bolenan.

“Si, ya que eso es lo que las niñas quieren.”

Personalmente, prefiero ir a un agradable viaje sobre el suelo en vez de explorar un oscuro y húmedo laberinto repleto de monstruos, pero si mis amigas iban a viajar conmigo en este mundo peligroso, ellas necesitaban elevar sus niveles.

“Entonces, mientras estén en Bolenan, los entrenaremos. Ninguno de nosotros desea enviarlos a su camino solo para escuchar de una tragedia mas tarde, como en los tiempos de Traya.”

Era una oferta inesperada, pero todos aceptamos con gratitud.

No estaba tan preocupado por mi, pero sería maravilloso tener a mis niñas aprendiendo las técnicas que los elfos habían perfeccionado a través de incontables años.


  1. Es una planta, pero no se cual es o si tiene un nombre en español.