Esto fue hace una semana, en la mañana en que Zagan y Nephie se conocieron.

En la ciudad comercial de Kianoides, recientemente ha habido una serie de secuestros buscando principalmente a las mujeres jóvenes.

Los culpables eran un grupo de magos, y parecía que usaban a las mujeres como sacrificios para activar una horrible magia.

Chastel y su desapego eran un escuadrón enviado para subyugar a esos criminales.

El mago principal involucrado con el incidente ya derrotado, las mujeres capturadas rescatadas, su regreso triunfante ─ fue justo antes de eso. Ellos habían encargado las chicas rescatadas a los refuerzos de la iglesia, y justo cuando estaban a punto de regresar a Kianoides, Chastel tomó una ducha temprano en la mañana y no vestía su armadura.

El hombre que la había estado protegiendo hasta entonces, de repente desenvainó su espada y traicionó a sus aliados. Mientras ella había logrado escapar con la ayuda de otros aliados, sin armas, ella rápidamente fue arrinconada.

Sin embargo, el hombre era alguien más, un mago que removía la piel a las personas. Sus hollejos serían encontrados, llevados por el rio, en el futuro.

Chastel viviría algo similar… no, incluso un destino peor le aguardaba, pero ella fue salvada por “alguien”.

Estoy segura… que no fue un sueño.

Aquel hombre tenía ojos mucho más crueles que el hombre que la atacó. En realidad, mató al atacante sin vacilar, mientras él rogaba por su vida, aunque él fuera un hereje.

A pesar de eso, ella aun así pensaba:

Él parecía… algo solitario.

Con un poco de investigación, pronto descubrió que era un mago llamado Zagan. Desde entonces, ella, por alguna razón, fue incapaz de pensar en otra cosa más que en él. Es verdad, esa mañana, la que fue atacada mientras estaba perdida en el bosque y fue rescatada por Zagan, aunque la haya empapado en sangre, era Chastel.

Ella agitó su cabello rojo, y se desplomó en su escritorio.

—Haah…

Y luego soltó un suspiro.

—¿Hay algo que te preocupe, Capitán de los Caballeros Sagrados Chastel?

Chastel se levantó rápidamente cuando fue llamada por detrás.

—L-le pido mis disculpas, su santidad, Clavell.

Estando ahí parado, había un anciano vistiendo túnicas de los sacerdotes de más alto rango. Él era un Cardinal, en realidad, uno de los más altos rangos colocados en la iglesia, y era el superior directo de Chastel. El anciano le dio una sonrisa amable y agitó su cabeza.

—No seas tan formal. Si tuviera al héroe que subyugó a los perpetradores de aquellos secuestros humillarse ante mí, me encontraría enfrentándome con la hostilidad de la gente. Por no decir nada del hecho que eras la Doncella de la Espada Santa, ¿no?

“Doncella e la Espada Santa”, ese era el título que le fue otorgado a Chastel. El título dado a aquellos portadores de las espadas más poderosas de la iglesia, que cortaba a través de los círculos de magia y anulaba la magia, y si doce se juntaran, se decía que serían capaces de derrotar a un Rey Demonio.

Actualmente, a diferencia de cuando fue salvada por Zagan, ella estaba arropada con su armadura bendita, con una espada larga, casi igual de largo que su estatura, descansando a su lado. Ambos eran equipamientos para luchar contra magos, y su uniforme de gala completo para lugares formales como este.

—… Perdí a cuatro de los caballeros sagrados que me fueron asignados por usted, su santidad. Fue el resultado de mi inexperiencia, ¿cómo podría aceptar honores por ello?

Maias, Emilia, Jamil y Dolan, ellos eran unos orgullosos y galantes caballeros sagrados. Esa mañana, lucharon contra los magos sin siquiera hacer un ataque sorpresa, y ganaron. Fue la negligencia de Chastel después de que todos los secuestradores fueron derrotados, lo que causó esa tragedia.

El anciano cardinal agitó la cabeza con afecto.

—No es tu culpa. Los que debes de odiar son a los magos que usan magia engañosa. Vengaste a tus compañeros y regresaste, puedes mantener la cabeza en alto.

—… Cierto.

Chastel asintió con una expresión conflictiva.

Ella no fue la que vengó a sus compañeros, fue un mago que pasaba. Si él no hubiera estado allí, Chastel no estaría aquí en este momento. Y, aun así, Chastel recibía el reconocimiento.

Chastel era una creyente devota, pero también entendía que la iglesia no era una organización tan santa como dicen. Ella fue convertida en la capitana de los caballeros sagrados por su aptitud con la espada santa, pero no tenía la intención de abandonar sus propias creencias. Si lo fuera a poner en palabras, tenía la intención de continuar con la distinción de no hacerlo.

El cardinal la observó detenidamente.

—Chastel, has estado investigando al mago Zagan, ¿estoy en lo correcto?

—Así es.

Chastel respondió claramente, asintiendo.

—El que tomó el lugar de Maias y nos atacó se nombró a sí mismo como Zagan.

El mago que había atacado a Chastel así se nombró.

Pero, Zagan fue el mago que me salvó.

En otras palabras, falsificó su nombre y cometió maldades. El deseo de mostrar su inocencia era una de las razones por la que Chastel lo había investigado. Ella encaró al cardinal y le entregó los documentos que había investigado.

—Sin embargo, cuando investigué, encontré que Zagan era otro mago sin ninguna relación.

El cardinal asintió como si ya lo supiera.

—Lo más seguro, es un mago conocido como Cara Desolladora. Como el nombre implica, desuella las personas y realiza magia de engaño, hay una orden de subyugación para él. De alguna forma, parece que él también apoyaba los secuestros.

Con eso, ella entendió que el Cardinal también había estado investigando.

—Chastel, este asunto aún no acaba. Nuestra investigación muestra que todavía hay un verdadero perpetrador a la larga, aparte del mago.

—… ¿Hay alguna otra víctima?

El cardinal sacudió su cabeza reconfortantemente.

—Tranquilízate, Chastel. A través de tus esfuerzos, el plan de los magos ciertamente fue prevenido… Sin embargo, investigar la guarida de los magos dejó claro que hemos pasado por alto al verdadero perpetrador.

Todavía hay otro sobreviviente distinto al que atacó a Chastel.

¿Aún seré capaz de vengar a mis compañeros?

Mientras tragaba saliva por la tensión, el cardinal solemnemente mencionó el nombre.

—El mago Zagan es un mago que ha estado juntando poder a un ritmo aterrador en los años recientes.

—Qu─

Chastel habló sin la intención de hacerlo.

—Ese hombre no puede ser el culpable.

—El nombre de este mago sin relación alguna, ha aparecido dos veces en el mismo incidente. Es mucho como para ser una coincidencia.

Con eso, el cardinal proclamó en una voz pesada.

—Los magos son la maldad. Ellos deben ser destruidos. Aunque él no esté relacionado con este incidente, no hace ninguna diferencia con nuestro criterio de maldad. Es por eso que, nosotros de la rama de la iglesia de Kianoides, hemos determinado que el mago Zagan debe ser eliminado.

—Hck

Ese era el precepto que la iglesia sostenía como algo que debía ser absolutamente seguido. Probablemente lo podrías llamar una maldición.

La iglesia cazará a los magos hasta que sean destruidos.

Incluso si Zagan estaba siendo incriminado, una vez que la iglesia decidiera cazarlo, ellos no revocarían esa decisión. Aun si los portadores de las espadas santas como Chastel fueran derrotados, aun ante miles y diez miles de cadáveres, la iglesia no se detendría hasta que el mago fuera asesinado.

No había sentido en que Chastel reclamara su inocencia. De hecho, ella podría ser visto como una traidora, y puesta a juicio como un hereje.

No ponía mi vida ante todo lo demás, pero sería lo mismo que no hacer nada.

Si quería devolverle el favor por haberle salvado su vida, ella no podía ser tan ingenua como para protestar y ser capturara aquí. Debería tomar medidas para protegerlo o para dejarlo libre.

Después de mantener sus ojos cerrados por un rato, Chastel abrió su boca con resolución.

—En ese caso, su santidad. Por favor, otórgueme a mí, Capitán Chastel de los caballeros sagrados la misión de subyugar a este Zagan. Permítame la oportunidad de redimirme por el deshonor de mis errores anteriores.

El cardinal deja salir un “Ohhh…” en admiración a sus palabras.

—Bien dicho. Ese es verdaderamente la Capitán de los caballeros sagrados, la doncella de la espada santa.

Chastel podría estar arruinada. Pero, aun así, ella tenía sus convicciones.

Cosas en las que no se podía rendir, aun si terminaba dándole la espalda a la iglesia. Incluso si nadie se lo agradeciera, aun si las personas del mundo le escupieran, ella escogería la muerte antes de dejar sus convicciones por cuenta propia.

Era esto lo que significada haber sido concebida con el poder de la espada santa a tan solo la edad de diecisiete años. Y dejando eso de lado, ella pensó:

Ese hombre… tenía unos ojos terriblemente solitarios.

Eran como los ojos de un perro perdido, que quería calidez en lo más profundo de su corazón, pero no lo admitía y alejaba todo de él. Tanto así que la hizo pensar que tal vez el que realmente necesita ser salvado realmente podría ser él y no ella… Así que, Chastel tomó esa responsabilidad como propia.

—¿Está despierto, maestro?

Zagan generalmente dormía sentado. Su trono era el centro de los campos delimitados, y un lugar donde se podía concentrar en todas sus funciones. Si se sentaba ahí, entonces, sin importar si era atacado, no perdería la vida de un solo ataque. Y, sobre todo, si algo sospechoso se aproximaba, inmediatamente se lo haría saber. En otras palabras, el trono era un lugar con una fuerte protección dentro de la ya fuerte protección.

Y si algo pasara, reaccionaria más rápido si estuviera sentado en vez de acostado, por lo que dormir aquí se hizo una costumbre.

Era esa mañana.

—Buenos días, maestro.

Nephie lo saludó, vestida en unas prendas de asistente. Ello no lo había despertado.

—C-cierto.

Zagan respondió, y Nephie hizo una rápida reverencia.

—El desayuno ha sido preparado en el comedor, ¿usted va a comer?

—Eh, ¿desayuno? ¿Qué tu hiciste?

—Sí.

Ciertamente ayer en la mañana ella había dicho que iba a cocinar, pero pensar que lo haría inmediatamente el día después. Entonces, él tuvo una repentina duda.

—¿Estuviste esperando ahí todo este tiempo?

—Así es.

—… Despiértame en ese tipo de situación.

—Usted estaba profundamente dormido.

Zagan dudaba cuando se le dijo eso.

Ahora que lo pienso, es raro que no despertara con alguien justo en frente de mí.

Solo un día sin dormir no provocaría que durmiera tan profundamente. Aun mientras él ladeaba su cabeza en pensamiento, se percató que Nephie ha estado parada ahí, completamente quieta.

—¿No es cansado, estar parada ahí?

—Está bien, creo que es por la magia de las botas.

La vendedora de la tienda había mencionado que reducía la fatiga. Parecían ser un bastante efectivas.

—¿Solo hiciste eso todo el tiempo que estuviste esperando?

—No, observaba su rostro, maestro.

—Y-ya veo…

Zagan cubrió su rostro cuando ella le dijo eso directamente. Dejando eso de lado, ella se tomó la molestia de hacer desayuno, él no podía hacerla esperar más.

—Mencionaste desayuno, ¿cierto?

—Lo hice.

Zagan se levantó y Nephie hizo una reverencia mientras se movía fuera de su camino.

Mientras se dirigía al comedor, Zagan soltó un “Ah”.

—¿Qué pasa?

—Un minuto, Nephie.

—Sí.

Zagan se rascó la parte de atrás de su cuello mientras hablaba incómodamente con la chica que había inclinado su cabeza.

—… Buenos días, Nephie.

Las palabras que no pudo regresar inmediatamente ayer. Nephie parpadeó dos veces sorprendida, entonces habló, un tanto feliz.

—Sí, buenos días, maestro.

Se sentía extraño, como si el interior del pecho de él se calentara.

Bajando al pasillo de la entrada, y luego abriendo la puerta a mano derecha, los llevaba al comedor. La larga sala tenía una sola mesa, lo suficientemente grande como para que doce personas se sentaran, y un maravilloso candelabro colgaba encima. Este había sido un lugar como un cementerio, lleno de telarañas y esqueletos, pero ahora estaba tan limpio que se sentía como si eso fuera una mentira. Incluso el mantel se veía como nuevo, sin ni una sola arruga.

Al parecer Nephie era una chica que trabajaba rápido una vez que se le daba un trabajo. Alineado en la ahora limpia mesa, había una ensalada con aceite y un suave y esponjoso pan. En cuanto pensó que había un plato vacío, Nephie vertió una sopa caliente dentro. Al parecer se había preparado para el caso en que Zagan no se despertara inmediatamente.

No era una cantidad grande, pero incluso Zagan podía decir que era una bien balanceada y nutricional comida.

Y entonces, inclinó la cabeza.

—¿Eh? ¿Compramos pan ayer?

—No, lo horneé hace poco.

—¿Puedes hacer pan? ¿Por ti misma?

Nephie ladeó la cabeza en regreso, como un pequeño pájaro, ante la incredibilidad de Zagan.

—¿Es eso raro?

—No lo sé. Esta es la primera vez que conozco a alguien que pueda hacer esta clase de cosa. O al menos, no hay nadie a mi alrededor que pueda hacer algo con esta apariencia tan deliciosa.

—Ya veo.

Ella murmuró monótonamente, pero Zagan no se perdió el meneo de sus orejas puntiagudas.

¿Está ella feliz, quizás?

Recordó que las puntas de sus orejas se pusieron rojas cuando se avergonzaba. Se decía que los ojos decían tanto como la boca, pero en el caso de Nephie, tal vez sus orejas serían las más fáciles de entender. Aun mientras pensaba alegremente por su descubrimiento, se percató que Nephie aún estaba de pie. La única cosa en la mesa era la porción de Zagan.

—Nephie, ¿ya comiste?

—No.

—Entonces come conmigo.

Supuso que si solamente él comiera se sentiría incómodo. Nephie se movió ligeramente como si estuviera en conflicto con algo.

—¿Qué pasa?

—Yo… solo hice lo suficiente para usted, maestro.

Era justamente como ella. Dejando a una chica pura como ella libre, no podía tomar una comida por cuenta propia.

—Entonces podemos repartirlo a la mitad, ¿cierto?

Partió el pan a la mitad. El pan recién horneado estaba ligeramente cálido, y se separó en dos como si tiraras de hilos. Un aroma sabroso cosquilleaba su nariz y sin darse cuenta soltó un sonido de apreciación.

Sin embargo, Nephie todavía no se movía para tomar un asiento.

—¿Por qué no te sientas?

—… Eh, no había tiempo suficiente… para preparar más que un asiento para usted, maestro.

La sala originalmente estaba tan sucia que no podías cenar dentro. Después de no solo limpiar la habitación, pero también de cocinar, por supuesto que no fue capaz de preparar los asientos.

Zagan se hubiese sentado sin importarle si estaba sucia, pero todas las demás sillas habían sido removidas.

Me puedo sentar en la mesa y darle la silla… no, no me puedo sentar en la mesa que limpió.

Sin embargo, no había otra silla para encontrar. Cada uno podía usar una mitad de la silla, pero la silla no era tan generosa, y podía imaginarse fácilmente a ambos cayéndose al suelo.

No, ella se puede sentar, ¿cierto?

¿No podían usar la mitad cada uno, pero que hay sobre sentarse en su regazo? Nephie no debería de pesar tanto como para ser doloroso el tiempo que les tomara comer, y ambos podrían comer, así que ¿no era una buena idea?

Puede que Zagan todavía estuviera medio dormido por apenas haberse levantado. Así que no dudaba de que esa era la mejor solución. Al confirmar sus pensamientos consigo mismo, asintió con un “Hmm”.

—Entonces, puedes sentarte aquí.

—¿P-por aquí…?

Nephie vaciló.

Zagan despiadadamente señalaba su regazo mientras Nephie, confundida, hacia una pregunta.

Ante Zagan diciéndole que se sentara en su regazo, los ojos azul profundo de Nephie se agitaron y se ensancharon, e incluso su cabello blanco puro pareció agitarse. Por su reacción, Zagan finalmente se dio cuenta que había dicho algo raro.

¿Eh? Espera, ¿sentarse en mi regazo no es esencialmente lo mismo que abrazarse?

Recobrando sus sentidos, incluso Zagan quería morir por lo que dijo. La chica vestida como sirviente abrió la boca resolutamente.

—Nunca haría algo tan irrespetuoso.

Bueno, claro que no. Esa era la mejor respuesta en esta situación. Zagan solo tenía que asentir y todo sería resuelto. Pero, ante la ingeniosa respuesta de Nephie, un Zagan agitado era irremediablemente obstinado.

—No te preocupes. Yo estoy bien con eso.

¿¡Por qué estoy siendo tan obstinado con estoooooo!?

¿Era porque no quería admitir su error o algo? Si hubiera algo que tendría que ser arrancado, él quería que fueran sus propios labios.

—P-pero…

Las puntas de las orejas de Nephie se pusieron rojas y en su rostro casi se podían ver lágrimas.

¿Qué es esto? Quiero arrinconarla un poco más.

Por supuesto, sabía que era cruel, pero quería ver más de esa conmovedora escena. Zagan aclaró su garganta y una vez más palmeo su regazo.

—Apresúrate, la comida se enfriará.

—Kuh…

O con alguna otra clase de suspiro ligero, sus orejas puntiagudas se decayeron, parecía que ella se había rendido.

—Como ordene… maestro…

Tímidamente, Nephie se sentó en el regazo de Zagan.

¡Realmente se sentó!

La suave sensación de su trasero atravesaba su falda. Quería abrazarla y acariciarla desde atrás. Zagan no pudo evitar tragar saliva. Pero como fue el que dio la orden, fingió tranquilidad y partió un pedazo de pan.

—Toma, puedes comer.

—… Es vergonzoso, maestro…

Las orejas de Nephie se pusieron de un rojo brilloso hasta la base.

—Hmm, lo entenderías si lo pudieras ver.

—… Es cruel… maestro…

Nephie soltó una voz como al borde del llanto y luego movió su cara hacia la mano de Zagan, y ahí, tomo un pedazo de pan entre sus labios color durazno.

—Eh, puedo comer el resto por mí misma, así que…

—C-cierto.

Él quería verla un rato más avergonzada, pero Zagan rápidamente llegó a su límite mental por la culpa y la vergüenza. Entonces, se percató que las orejas de Nephie se estremecían ligeramente. Estaba avergonzada por ello, pero no parecía odiarlo del todo. Un tanto aliviado, Zagan habló.

—La próxima vez, has comida para ti también.

—… Lo haré.

—Bueno, también podemos hacer esto la próxima vez.

—Lo preparare.

Respondió firmemente.

Zagan prosiguió a agarrar un poco de sopa mientras todavía estaba caliente, pero Nephie se robó la cuchara de al lado.

—¿Nephie?

Sus cejas se fruncieron, y la chica con uniforme de sirvienta cargo algo de sopa con la cuchara. Ella la enfrió soplándole y luego la levantó hacia Zagan.

—Por favor, adelante, maestro.

Su expresión era tan vacía como siempre, pero parecía un tanto enojada.

Así que quiere quedar a mano, eh.

¿Pero, como debería de ponerlo? Parecía que era igual de vergonzoso para ella. Las puntas de sus orejas prácticamente estaban encendidas, y la mano con la que sostenía la cuchara temblaba ligeramente, y cuando él pensó en que ella sopló en la sopa para enfriarla, se sentía más como una recompensa que una reprimenda.

Tengo la sensación de que también me gustaría hacer esto todas las veces.

Por lo que Zagan abrió la boca ante la oferta. Con movimientos torpes, Nephie movió la cuchara hacia sus labios. La sopa al parecer era de borrego y raíces de vegetales, hervidas en leche, pero se sentía como si lo calentara desde su estómago mientras fluía por su garganta.

—Es cálido.

—¿Qué?

—Ah, ya sabes, ¿la sopa?

Claro, que Nephie se sentara en su regazo también era cálido, pero Zagan frenéticamente negó eso. Nephie lo observó sin expresión, pero al final asintió lentamente.

—… Sí. Es… cálido.

Ella lo dijo, como si estuviera masticando algo.

Espero que podamos continuar así.

Él pensaba desde su corazón.

Ese día acabó mientras limpiaban la habitación de Nephie. Dijo que ella misma lo limpiaría, pero sería difícil mover cosas pesadas como los muebles con sus delgados brazos, por lo que Zagan cargaba la cama, el armario y cosas.

Dejando eso de lado, sus prendas en este momento consistían en el vestido que usó al principio; su traje de sirvienta, y varios pares de ropa interior. Él quería conseguir más cosas para ella.

Necesito pensar en una forma de hacer dinero también.

Vender su conocimiento de la magia era una forma en que puede amasar una gran cantidad de dinero, pero también tenía la desventaja de ser fácilmente rastreable. Puede que sea posible si estuviera solo, pero si se cruzaba con la iglesia y algo le pasara a Nephie, entonces, aunque matara a todos los enemigos, eso no la traería de vuelta.

En ese caso, emplearse para los demás como el cómplice de los bandidos del otro día sería mucho más rápido y fácil. Pero eso significaría largas horas y días en los que no podría regresar al castillo.

Mientas había cosas que el dinero no podía comprar, era verdad que no tener dinero llevaría a vivir en necesidad. Todavía tenían restos de la recompensa de haber ayudado al carruaje el día anterior, así que la necesidad de comer no se convertiría inmediatamente en un problema, pero necesitaba pensar en algo, rápidamente.

Y así, varios días han pasado con ellos limpiando el castillo. Nephie preguntó a Zagan, que tenía desparramado grimorios por todos lados en los archivos.

—Maestro, ¿qué es lo que siempre está investigando?

Incluso con su vida junto a Nephie siendo como un sueño, Zagan no olvidó sus estudios de la magia. Ella se encargaba de cocinar y de la limpieza tan bien, que incluso aunque le ayudara un poco a ella, él en realidad progresaba más que antes.

Zagan ladeó su cabeza ante su pregunta.

—¿Qué, parece algo distinto a magia?

—Eso… creo, pero no puedo entender el significado que tiene el dibujar esa imagen.

A esto, los ojos de Zagan se ensancharon.

—¿La magia élfica es diferente a esto?

Nephie sacudió su cabeza, su cabello blanco puro siguiendo el movimiento.

—No puedo usar magia.

Esa era una respuesta totalmente inesperada.

Aunque se supone que ella debe de tener mejor mana que los humanos.

Pensó, lamentablemente. Pero ese siendo el caso, Zagan señaló el círculo mágico que estaba dibujando.

—Este es un circulo mágico. Es un plano para causar el fenómeno que el mago desea.

—¿Un…  plano?

Al parecer esa era una palabra que ella no había escuchado antes.

—Así es. En el pueblo había un carruaje y un molino de agua, ¿cierto? A diferencia de simples espadas y martillos, están hechos de muchas partes. Si esas partes no encajan, no funcionaria, por lo que, para ajustarlas para encajarlas, necesitaras grabar las medidas y eso se halla en el cianotipo.

Un carruaje usaba incontables pedazos de madera, clavos, y arreglos de metal, desde el tamaño de la llanta, la puerta, hasta los asientos. Un molino de agua era mucho más complicado, los engranajes tenían que embonar, con el tamaño y el número de dientes. No era algo que podías hacer con práctica, necesitabas un diagrama que cualquiera pudiera entender a simple vista.

Nephie asintió en entendimiento.

—La magia realmente no es diferente a hacer esa clase de cosas. Primero, dibujas el plano llamado círculo mágico, de esta forma.

Diciendo eso, Zagan dibujó una cresta en el polvo del suelo con su dedo.

—Estos símbolos son conceptos que tienen poder. La cruz que la iglesia alza es la misma clase de cosa. La gente dice que estos caracteres fueron dejados por los dioses, y prueba de contractos con demonios, pero desconozco si eso es verdad.

O tal vez los pensamientos de la humanidad, que creían que había dioses y conllevaban poderes dentro, era lo que creaba ese poder. Si hacías contacto con la magia, entenderías que el mundo es una cosa vaga e incierta. Luego, adjuntó el símbolo dentro del círculo.

—Esta es la forma más simple de la magia. Esta causa un destello de electricidad, si viertes mana en él, esto es lo que pasa.

—Eh, uhm.

Nephie probablemente no esperaba que lo usara aquí y dejó salir un llanto en pánico. De todos modos, Zagan tocó el círculo y varias chispas se dispersaron alrededor con un crepitar. Nephie pestañeaba en decepción después de haberse preparado.

—¿Eso… es un rayo?

—Sí. Bueno, rápidamente se dispersa en la atmósfera, así que realmente no lo parece.

—Hahh…

Zagan rio ante la respuesta de ella no satisfecha del todo.

—Eso por si solo es como hojas en el agua. Solo golpear un pedernal no crearía fuego ¿cierto? Por lo que aquí agregamos un símbolo para le efectividad, uno para determinar el poder, uno para determinar el rango, para determinar la duración del tiempo y así.

Dibujó diversos símbolos alrededor del de truenos, haciendo aparte otro círculo mágico alrededor.

—Y ahora, finalmente es un circulo que hará algo como lo real.

—¡Hya!

Le agregó mana y esta vez, un golpe de truenos vino del techo. Zagan soltó una risa ante el pequeño grito de Nephie.

—Lo siento, lo siento. Pero, solamente haciendo esto, crea un círculo que cualquiera puede usar agregando mana. Si te tomas la molestia de crear un círculo mágico y tu enemigo lo roba antes de que lo puedas usar, así que no tiene sentido. Entonces lo siguiente es agregar restricciones para que solo tú lo puedas usar.

Dicho de otra manera, era magia para proteger magia. Cuando Barbarus se había infiltrado en los campos delimitados, y cuando Zagan había negado la magia del enemigo, ellos habían reescrito esas partes y robado el círculo mágico.

—Si no los haces complejo, otros magos lo podrán tomar fácilmente. Aquí es donde la habilidad del mago sale a relucir. Y, un círculo mágico como ese es llamado “circuito”.

Cuán eficientemente un mago podía rodear la cresta en el centro del círculo con un circuito defendido fuertemente demostraba su fuerza. Reemplazar el círculo mágico con un hechizo puede ser llamado como otro de esos métodos.

Ahí, Nephie observó intensamente el circulo mágico.

—¿Hay algo mal?

—No, agregaste el “circuito” fuera, pero, ¿es posible agregarlo dentro?

Zagan hizo un sonido apreciativo.

—Bien visto. La respuesta es que es imposible, pero es posible.

Nephie ladeó su cabeza como si el estuviera hablando de manera contradictoria. Él continuó con una voz entretenida.

—Agregarle más al interior del círculo mágico crea otro círculo mágico, el cual irrumpe el flujo de mana, significando que probablemente no funcionaría, o se activaría espontáneamente. Sin embargo, la magia por sí sola está en el flujo del mana, por lo que debería ser posible en teoría.

Nephie permaneció en pensamiento por un tiempo, y luego abrió la boca, mirándose un poco insegura de sí misma.

—¿Acaso eso sería controlar magia que ya ha sido activada?

Esta vez, Zagan abrió los ojos ampliamente.

—Eso es correcto. Y si un mago pudiera hacer eso, ninguna magia lo alcanzaría.

Los ataques mágicos se convertirían todos en la fuente de poder de ese mago. Era diferente de robar el círculo mágico, era como esperar a ver lo que tu oponente elegía antes de que tu escojas en el piedra, papel o tijeras. Y porque serían capaces de activar magia como desearan, no habría forma de defenderse contra ello.

—En otras palabras, en teoría, sería el mago más poderoso.

Aunque Zagan dijo eso, se encogió de hombros.

—Teoría es teoría. Si fuera tan simple, nadie tendría ningún problema.

—¿…? Los magos extienden su duración de vida y reclaman que todo es posible con la investigación de la magia. ¿Aún hay cosas que no pueden hacer?

—Más que eso, es porque nadie investiga eso seriamente.

Nephie ladeaba su cabeza de nuevo, como si no entendiera incluso más.

—Los magos no son belicistas como los soldados y caballeros. Ellos investigaban para cosas como la juventud eterna, debido a que se cuestionan qué tan lejos la magia puede ir, y para descubrir si es posible revivir a los muertos.

En otras palabras, los magos solo pensaban en sí mismos en todos los aspectos. Alguien que solo buscaba para sí mismo no tendría razón de competir con otros.

—Por supuesto, hay aquellos que se emplean a sí mismos como el mago del otro día, y otros que participan en guerras. Sin embargo, incluso si ese es el método que usan, ese no es su objetivo. Investigar magia requiere dinero, por lo que lo hacen solamente para conseguir ese dinero.

Nephie abrió la boca, pareciendo un poco vacilante para decil algo.

—… He escuchado… sobre usar magia… para torturar personas.

—Sí, hay idiotas que hacen eso para pasar el tiempo. Pero no solo aprenden la magia para eso. Hay muchos más métodos eficientes para torturar que la magia.

Las herramientas de tortura tienen una larga historia, conocer los secretos de personas y hacerlos confesar ha sido necesario desde hace mucho en el pasado. Mucho ha sido limpiado, pero había cerca de una montaña de herramientas de tortura en el castillo, porque había magia que usaba el sufrimiento de las personas y su odio como reactivos.

—Regresando al tema, eso de “el mago más poderoso” de antes tendría magia para pelear contra magos. Sería útil para robar la investigación de otros magos, pero no sería de mayor utilidad. Así que nadie lo investiga.

Bueno, no es como si no hubiera idiotas que lo investigaran…

Pero no había razón para hablar de ello, así que se quedó callado.

Nephie asintió en un aparente entendimiento por la explicación hasta ahora. Sin embargo, ella murmuró como si existiera algo que no la satisface del todo.

—Siento que entiendo la lógica de la magia, pero…

—¿Qué? Continúa.

Nephie habló, confundida.

—Sin embargo, ¿no serían todos capaces de usar magia si entendieran la estructura?

Nephie tenía un buen sentido para la magia que no tiene nada que ver con ser un elfo.

Si ella no tuviera ese collar, Zagan estaba seguro que ella sería un excelente mago. Posiblemente mejor que él.

Zagan asintió en orgullo por su excelente estudiante con una aguda perspicacia.

—Sí, eso es correcto. Nosotros los magos ganamos conocimiento, pero obtener poder le sigue directamente. Qué tan eficientemente y efectivamente puedes usarla depende en la habilidad.

Zagan no nació como mago. La razón por la que fue capaz de convertirse en un mago reconocido a la mera edad de dieciocho años, fue porque robó el conocimiento de cierto mago.

Ha pasado diez años desde entonces, eh…

Sucedió cuando tenía ocho, pero no estaba relacionado con la conversación actual, así que sacudió su cabeza y continuó.

—Por lo que los magos ponen toda clase de trucos y trampas para que su investigación no sea robada… Asegúrate de tener cuidado tocando las cosas en esta habitación, ¿está bien?

—… Hch.

Dicho eso, Nephie se enderezó repentinamente en sorpresa.

—Estoy bromeando, me aseguré de que las trampas no se activen contigo.

─…Es cruel, maestro.

Su voz contenía un tono sutil de alivio y reprimenda, y entonces, las puntas de sus orejas empezaron a estremecerse en felicidad.

—¿Hmm? Pareces feliz, ¿pasó algo bueno?

—¿Ehh?

Con la interrogación del ladeó de la cabeza de Zagan, Nephie se ruborizó en pánico y luego tocó su cara en confusión.

—¿Cómo… lo supiste?

—Bueno, probablemente lo entenderías si lo pudieras ver.

Esta vez, sus orejas se decayeron y luego se levantaron y se estremecieron de un lado a otro. La agitación probablemente se debía a que estaba feliz.

Mientras se cubría el rostro, ella alzó la vista tímidamente mirando a través de sus dedos a Zagan. De esa forma, la expresión de ella en sí no cambio, así que él admiraba como era más ventajoso.

Y entonces, habló tímidamente.

—Es porque es la primera vez… que me ha hablado de esta forma, maestro…

Él sabía que su propio rostro se había puesto rojo y al mismo tiempo se llenó de un fuerte sentimiento de arrepentimiento.

¡Es cierto! ¡No puedo evitar hablar alrededor del punto1!

De la misma manera que Zagan tenía problemas cuando no podía leer las expresiones de Nephie, ella probablemente también tenía problemas cuando no sabía qué era lo que él quería decir.

Él aclaró su gargante y se tranquilizó.

—Bueno, la magia es todo lo que tengo, puedo hablar más fácilmente sobre mi área de especialización.

—Cierto.

No sabía a lo que ella asentía concordando, pero ella parecía feliz incluso sin mirar sus orejas. Entonces ella abrió la boca un tanto vacilante.

—Maestro, ¿puedo hacer una pregunta?

Cuando ella hablaba tan de manera formal como ahorita, era cuando ella se había resuelto para cuestionarlo. Zagan se enderezó y asintió.

—¿Qué es? Dime.

—Usted ya parece ser considerablemente fuerte. Aun así, usted investiga para recolectar más.

Ella pausó ahí y tragó saliva antes de continuar.

—Maestro, ¿qué es lo que quiere cuando tenga ese poder?

Zagan no pudo contestar su pregunta inmediatamente.

¿Qué es lo que quiero… cuando tenga ese poder…?

¿Qué quería, para que recolectara poder?

La expresión de Nephie se nubló.

—Me disculpo, no debí haber preguntado tal cosa.

—No, no es eso.

Rascándose la parte trasera del cuello, Zagan habló titubeando.

—Yo solo, no he pensado realmente en eso.

—¿No ha… pensado en eso?

Que ingenuo sonó, cuando lo repitió. Zagan deja su mirada divagar a través del aire mientras asentía.

—Si tuviera que decir algo, supongo que… ¿sería para vivir?

Nephie se quedó sin aliento.

—¿Para… vivir?

─Sí. Cuando yo era un niño, no tenía dinero o un lugar para vivir, sobreviví robando, en aquellos tiempos, no podía resistirme a las personas fuertes como los adultos, pero aun así estaba bien, porque no fui asesinado.

Viendo en retrospectiva, sentía que todos fueron buenas personas. Estaba atrapado dentro de una celda, pero aun así era alimentado, y no fue asesinado.

—Entonces, un día fui secuestrado por un mago. Y aunque no soy era elfo como tú, un mocoso sería un sacrificio decente.

—Hck.

Cuando dijo eso, pensó que fue precipitado. Nephie había sido capturada de la misma manera, y no había sido hace mucho tiempo. Pero parecería muy poco normal detenerse ahí, así que Zagan apresuradamente continuó.

—Bueno, justo antes de que él me matara, conseguí una oportunidad y logré matarlo en vez de él a mí, y entonces me percate que, si quería vivir, necesitaba poder. Así que quería hacerme más fuerte. Probablemente eso es lo que quiero, supongo que suena cliché, pero tener juventud eterna.

Tal vez, decepcionada, Nephie sujetó su pecho y bajó la cabeza.

—… Yo no podría… ser tan fuerte.

Las circunstancias de Zagan y Nephie realmente eran similares. Y porque ella no tuvo la oportunidad de fortalecerse, puede que se esté haciendo menos a sí misma.

Zagan valientemente empezó a hablar.

—Ey, Nephie.

—Sí, ¿maestro?

—Si tienes interés en la magia─

Mientras hablaba, la expresión de Zagan se puso seria.

—¿Qué pasa?

—…Parece que tenemos un invitado. Iré a saludarlos, prepara la cena, por favor.

—Entendido, ¿para cuántas personas debería preparar?

—Solamente para ti y para mí está bien. Ellos se marcharán pronto de todas maneras.

Zagan dejó a Nephie inclinando su cabeza en los archivos.

Sin poder, no puedes vivir.

Él había grabado eso en su mente, muy profundamente.

─Hay un mago viviendo aquí…

Un caballero habló estupefacto.

Cuatro hombres y mujer entraron al bosque alrededor del castillo, tres eran hombres y una era una mujer. Los hombres estaban entre los veinte y los treinta, y todos claramente eran caballeros sagrados hábiles. Los tres hombres escoltaban a la mujer. Pero la que lo sentía como una molestia era la chica a la que ellos estaban protegiendo.

Ella todavía estaba en la edad en que podía ser llamada muchacha, pero llevaba una espada larga en su espalda. Era claramente impensable que ella pueda blandirla con sus brazos delgados, pero ella vestía la “armadura bautizada”, una de las herramientas de la iglesia. Aquellos que la vestían tenían sus habilidades físicas a la par con los magos.

Las espadas que los caballeros de la iglesia ─ los caballeros sagrados llevaban eran fuertes contra la magia, las espadas exorcistas incluso podían cortar a través de las defensas de los magos, pero la espada que la chica cargaba claramente desprendía un nivel de poder diferente.

La rumoreada espada santa, eh…

Pensó que reconocía la cara de la chica, pero estaba más preocupado por la espada santa, por lo que no pudo recordar quién era ella.

Uno de los caballeros murmuró.

—El verdadero secuestrador, ¿eh? Pensar que vivió aquí.

—… Eso es incierto aún. Para eso estamos aquí, para confirmarlo.

Escuchando la conversación de los caballeros, Zagan entendió.

Es verdad, Barbares también mencionó que ellos pensaban que yo era uno de los culpables.

Parecía que se encontraban aquí bajo la misión de subyugar ese perpetrador. Era bueno que estuvieran equivocados, pero porque sabían eso, la iglesia no se retractaría.

Juzgaban a los magos como malvados y como sus enemigos. Probar su inocencia no cambiaría eso. Zagan era un mago y, por lo tanto, debía ser destruido.

El otro caballero rio ante la protesta de la chica.

—Esa es nuestra doncella de la espada santa, tan compasiva incluso con los magos.

—Estamos orgullosos de poder pelear con usted, Señorita Chastel.

Los caballeros la alagaban extravagantemente, y la chica tenía una expresión conflictiva.

Y ahí, los caballeros se detuvieron.

—De nuevo este matorral, no podemos avanzar más.

Al parecer los campos delimitados les causaba dificultades, ellos habían perdido su sentido de la orientación y estaban dando círculos en el mismo lugar.

Zagan observaba esto desde los árboles. Ante él estaba el camino hacia el castillo. Era alrededor del lugar donde había salvado a la chica que fue atacado por un mago el otro día. Los caballeros se hallaban confundidos por la bifurcación en el camino. Observándolos, Zagan tuvo un pensamiento repentino.

¿Cómo el otro mago logró romper mi campo?

Era un campo delimitado que atrofiaba incluso a los caballerosa sagrados. No pudieron haber llegado tan lejos por accidente y con suerte. Dicho eso, él tampoco parecía tener el poder suficiente como para romper el campo de Zagan, fue alguien que rogó por su vida cuando se enfrentó a Zagan.

De todas formas, en este momento eran los caballeros sagrados los que estaban enfrente.

Sería bueno si ellos se rindieran aquí y se fueran a casa.

Por supuesto, ellos no se rendirían tan fácilmente.

─Muévanse, por favor. Probablemente sea una barrera mágica. Yo la…

La chica dio un paso al frente y agarró la espada de su espalda. Había un extraño símbolo grabado en la hoja. Era considerablemente distinta a aquellas usadas para la magia, pero la lógica detrás de ello era la misma. Si los símbolos eran caracteres, era como los caracteres de otro país.

Ese símbolo brilló débilmente.

—¡Hah!

La chica blandió su espada.

Él sabía que había roto los campos cubriendo el castillo.

Tomó como la mitad eh.

Todavía había varios que lo fortalecían, pero todos los campos delimitados para repeler a los invasores habían sido destruidos con el corte.

En un solo corte.

Con el campo para encandilar a los caballeros roto, Zagan fue obligado a aparecer enfrente de ellos.

—… Cielos, ¿las personas de la iglesia no tienen modales cuando visitan a alguien?

Finalmente notaron a Zagan cuando habló, y los caballeros gritaron en precaución. Los hombres se posicionaron como para proteger a la chica, pero ella los apartó.

Ella observó a Zagan directamente y luego murmuró un poco amargamente.

—… Entonces eres tú.

—¿Nos conocemos?

La reconocía de alguna parte, pero…

Miró a la chica por un rato y luego finalmente recordó.

Cierto, la chica que estaba siendo asesinada.

Realmente era una belleza, pero ella no tenía una espada o una armadura bautizada en ese entonces, y su cabello estaba sujetado ahora, así que ella tenía un peinado diferente.

Aun así, ella llevaba el símbolo de la iglesia.

Si hubiera sabido que era un caballero sagrado, no la hubiera dejado irse de esa forma.

Pensó que era un fracaso, pero criticarla por ello ahora seria patético. Decidió no tocar ese tema.

—No sé quiénes son o de dónde vienen, pero desaparezcan, estoy ocupado.

Alzando su dedo irritadamente, lo bajó preventivamente.

—¿Kyah?

Siguiendo eso, los caballeros, incluyendo a la chica, tuvieron relámpagos lloviendo en ellos. La magia que él usó para vaporizar al mago el otro día.

Si están vistiendo la armadura bautizada, probablemente no mueran.

La armadura de ellos era exageradamente protectora. Una magia lanzada con desgana rebotaría de regreso. Aun así, Zagan hizo tolerancia a su propia manera.

Sin embargo─

—Un ataque sorpresa. Así que los magos no son nada más que unos cobardes.

Un caballero cargando un escudo grande protegió a la chica. La chica detrás de él era un hecho, pero los otros caballeros tampoco habían sido afectados.

Bueno, lo suponía.

Sin importar cuánto le desagradara, ellos rompieron el campo delimitado de Zagan, si un ataque de este nivel fuera suficiente para detenerlos, no habrían llegado tan lejos.

—… Son un grupo de idiotas. Déjense de tonterías y vayan a casa.

Cerrando sus ojos, se burló de ellos y los tentó a atacar.

Si no me encargo de esto rápido, ¡llegare tarde para la cena de Nephie!

Si él no lo puede comer recién salido del horno, no sería justo para él ni para Nephie.

—Kuh…

Sintiendo su abrumadora provocación, la chica retrocedió.

Para llenar ese espacio, el portador del escudo y los otros dos caballeros dieron un paso adelante.

—Señorita Chastel, retroceda. Nosotros, los tres caballeros del Cielo Azure lidiaremos con un plebeyo de este nivel.

Nombrándose a sí mismos exageradamente, los caballeros le hicieron frente a Zagan. Ahora que lo mencionaban, sus armaduras ciertamente eran azules.

El hombre que gritó era bastante alto, y cargaba un escudo con un hacha sujetada en su mano derecha. Detrás de él había un caballero portando una lanza, alto y delgado, y detrás de él había un caballero sosteniendo una espada larga.

Parecía que usaban el escudo para detener a sus oponentes al inicio, entonces los contenían con la lanza antes de matarlos con la espada larga.

Una combinación de tácticas bastante común, pero era tan ampliamente usada debido a su efectividad. En contra de un solo oponente, incluso podría ser llamado el método perfecto.

Sin embargo, Zagan se rascó su cabeza como si solo fueran algo irritante.

—Entonces si me encargo de todos ustedes, ¿se irán a casa?

Ante las palabras aparentemente provocativas, las caras de los caballeros se llenaron de ira.

—¡Rata impudente!

El portador del escudo cargó.

El escudo y la armadura probablemente rondaban más de los cien kilos. Aun cargando todo ese peso, él era tan rápido como un caballo.

Estaba lejos de las habilidades de un humano, era el característico poder de un caballero sagrado, la armadura bautizada. Al igual que la armadura, el escudo tenía un símbolo del bautizo en él. La magia indiferente no lo destruiría, y él no era un enemigo lo suficientemente lento como para tener la oportunidad de usar magia más grande.

—=Fuhaha! Ni siquiera tendrás tiempo para usar magia.

Cargando con su enorme escudo lo convertía esencialmente en una bala de cañón. Incluso un mago seria pulverizado con un golpe directo. E incluso si soportaba el escudo, esperándolo habría una lanza larga. Y si milagrosamente superaba la lanza, no sería capaz de evitar el golpe de gracia de la espada larga.

Era un acomodo para la victoria perfecta, pero Zagan calmadamente cerró la mano en un puño. Mantuvo el puño alzado como si fuera a tirar una piedra, y luego lo sacudió hacia el escudo. El puño y el escudo chocaron el uno con el otro. Con una mueca de victoria, el caballero gritó.

—Ingenuo, prepárate para mor-

En el siguiente instante, el escudo del caballero se rompió como el vidrio. El puño continuó y se hundió en su estómago.

—¿Heg…?

Con su expresión aún sin entender lo que pasó, el caballero voló hacia atrás más rápido de lo que había cargado, y se chocó contra el caballero que portaba la lanza detrás de él.

El hombre con la armadura gigante debe pesar más de doscientos kilos todo junto, y el hombre de la lanza no esperaba ser golpeado por eso de la nada.

—¿Pugh?

Sin ser capaz de gritar, el segundo caballero fue aplastado.

El tercer caballero, el espadachín, a duras penas lo esquivó, pero se petrifico con una cara incrédula.

—I-imposible, nosotros los tres caballeros del Cielo Azure, nuestra formación de batalla segura de matar…

—… ¿Sabías que, si vas a invadir el castillo de alguien más, mínimo te debes de preparar? Si al menos investigaras qué tipo de magia yo uso, no hubieran escogido una opción tan inútil.

El puño de Zagan estaba envuelto en un delicado circulo mágico. El mana, amplificado por los enormes círculos mágicos del castillo, se condensabas en este círculo.

El mana altamente denso juntaba masa, tanta que hasta rompería la armadura bautizada de la iglesia. Zagan sobresalía en la magia para protegerse a sí mismo mucho más que esa para derrotar a sus enemigos. Podía recuperarse incluso de una herida fatal inmediatamente, y si se encontraba en una situación imposible de ganar, podía escapar mucho más rápido que la percepción humana. Así era como había fortalecido sus habilidades físicas. Cargar contra el con un escudo que era como un pedazo de papel en comparación no era nada más que el límite de la idiotez.

Zagan sacudió la mano como si estuviera ahuyentando a un insecto.

—Vayan, piérdanse si entendieron eso. ¿O harán que la delgada chica de atrás cargue tres bultos de peso como todos ustedes?

Los rostros de los caballeros se retorcieron en expresiones de odio que parecía que matarían a un hombre.

—¡Todavía no! Yo sigo aquí.

—¡Oi, detente, retrocede!

—Señorita Chastel, no retrocederé, ¡uooooooh!

Tomando su espada con ambas manos, el caballero blandió directamente hacia abajo desde encima de su cabeza. Zagan lo observaba con ojos fríos y sacudió su brazo izquierdo. Con su mano envuelta en el circulo mágico, alzó dos dedos y los usó como una espada.

La espada y los dedos de Zagan colisionaron. Con un sonido chillante y agudo, la espada larga se rompió a la mitad. El caballero ensanchó los ojos tanto que parecía que se le podrían salir.

—Imposible…

Luego, Zagan suavemente extendió su brazo.

—¿Q-qué estás…

Él ligeramente dio un golpe en la frente del estupefacto caballero. Como los niños solían hacer como bromas prácticas.

—¿Goh?

Con el simple golpe del dedo, el caballero pegó con el suelo con la parte trasera de su cabeza. Zagan despiadadamente pisoteó la nariz del hombre caído.

—Higgg…

—¿Lo entiendes? Si pongo un poco más de fuerza, tu cabeza sería aplastada como un tomate. Estoy seguro que si escuchas tu cráneo romperse, nunca lo olvidarás. Me temo que yo tampoco lo he olvidado aún.

Ocurrió cuando lo secuestró el mago. Parecía ser que el sacrificio sería mejor con la mayor desesperación que pudiera contener, y Zagan tenía conocimiento general de tortura.

Por lo que sabía cuánto esto los atemorizaría.

Mientras él hablaba, miró a la chica.

—Calma, no hagas nada imprudente. La cabeza de este sujeto será fruta aplastada antes de que puedas sacar tu espada. Puede que seas capaz de salvarlo, pero, ¿quieres algo como eso en tu consciencia?

—A-Ayuida… igyah.

El caballero dejó salir un grito quebrantado, y la chica removió su mano de la espada.

Es una chica comprensiva.

En realidad, si hubiera venido con su espada, Zagan tendría problemas. Estos tres caballeros no eran oponentes para él, pero la espada santa era diferente. Probablemente cortaría a través de la magia del puño de Zagan. Incluso en su propio territorio, era dudoso que él ganara.

La chica lo observaba severamente.

—Kuh… ¿Por qué estas actuando como si fuera un juego, estás tratando de burlarte de los derrocados?

Por alguna razón, los ojos de la chica parecían decepcionados al igual que enojados cuando dijo eso.

Zagan hizo una cara sorprendida como si no entendiera eso.

—¿Sabes cómo esparcir el miedo?

—¿Qué…?

El rostro de Chastel cambió a uno precavido. Zagan necesitaba hacerles sentir miedo. Que dudaran que valía la pena enfrentarlo, sin importar que estuvieran a salvo, no solo ellos, necesitaba hacérselo saber a sus superiores.

Esa era la razón por la que se tomaba la molestia de jugar con ellos y no matarlos. Su pisoteo despiadado en el caballero era para inculcar el miedo.

—Los humanos temen a lo desconocido. Pero lo que esparce ese miedo es esparcido de boca en boca. Incluso si los mato a todos, los que los enviaron solo verán que cuatro personas murieron. Para esparcir ese miedo, necesitas regresar con vida y decirles. Eso es lo que estoy haciendo.

Poniendo más presión en su pie, el caballero de debajo soltó un llanto como el de una rana siendo aplastada. Parecía lo suficientemente importante en su propia manera, pero viendo su cara cubierta de lodo, lagrimas, baba, mocos y fluidos corporales era verdaderamente lamentable.

Sin embargo, la chica dijo esto.

—Eso es una mentira.

—¿Oh…?

Zagan abrió un ojo entretenido.

—Probablemente exista el factor de preservación propia. Incluso la iglesia tiene un lado como tú dices. Pero esas no son tus verdaderas intenciones.

Zagan se tensó al comienzo.

Los cadáveres en el suelo asustarían a Nephie…

Por lo que él quería ahuyentarlos sin tener que matarlos. La chica sonrió con certeza de haber visto a través de él.

—… Estaba en lo cierto.

La chica puso una mano en su espada.

—Espeda… no quiedo morir…

El caballero a sus pies rogó por su vida, pero ella no quitó su mano del mago.

Esto es malo, sabe que no quiero matarlo.

Un rehén tenía valor porque podían ser usados como escudos. Pero si supieran que no quieres matar, un rehén no significaría nada como escudo. La chica finalmente sacó la espada de su espalda.

—Yo soy Chastel Lillqvist. ¡Por las órdenes de mi maestro, subyugaré al mago Zagan!

Con una espada santa en su contra, él no podía ir calmado como había hecho con estos caballeros. A pesar de eso, no quería matar a una chica cerca de la edad de Nephie. Y matar a una chica que salvó una vez dejaría un mal sabor de boca.

De cualquier manera, incluso ante un difícil oponente, la chica ─ Chastel, no huiría.

—Tch─

Zagan pateó fuera al caballero debajo de su pie. El hombre rodó por el suelo con la patada a su cabeza, chocando contra los otros dos recostados en el piso. Al mismo tiempo que lo hacía, Chastel se acercó a Zagan dentro del rango de la espada.

—¡Hah!

La espada santa atacó directamente hacia abajo. Zagan desvió lo plano de la hoja con su puño, pero-

—Oi, oi.

Con solamente eso, unas grietas recorrieron por la magia protectora de su puño. Evitó la hoja y la desvío, pero el solo hecho de tocarla había realizado esto. Temía el pensar que pasaría si lo cortara.

Chastel agitó la espada hacia arriba desde la posición baja. Zagan no pudo hacer nada más que retirarse del flujo de la serie de ataques.

Pero no parece como si hubiera mucha fuerza detrás de ellos.

Ciertamente era filosa, pero la espada por sí sola era ligera. Incluso con la protección divina de la armadura bautizada, fortaleciendo a una chica originalmente débil, tenía sus límites. Mientras blandía, Chastel grito.

—¿Por qué? ¿Por qué no contratacas? ¿estás diciendo que no soy un oponente digno?

Es cierto, Zagan solo estaba esquivando, no la atacaba. Zagan respondió mientas aventaba su cuerpo para esquivar un corte horizontal.

—No sea irracional, no me gusta tanto golpear mujeres.

O más bien, se había hecho débil como para hacerlo.

A chicas alrededor de la edad de Nephie, eso es.

En vez de ser odiado por Nephie, si él hacia un puño, el encantador rostro de la chica aparecía frente a sus ojos. Si fuera otra chica excepto Nephie, tal vez sería capaz de golpearla fácilmente.

Así que, si podía resolverlo sin golpearla, intentaba buscar otro método. Chastel rechinó los dientes.

—¿Por qué una persona como tú está involucrada con la magia?

A diferencia de ira y odio, sonaba más como un llanto en lamento. Zagan ladeó su cabeza.

—Realmente no sé de qué estás hablando, pero, ¿usar magia es realmente tan malo?

Aun si pensaba que él era un villano, eso no tenía nada que ver con la magia.

Chastel chilló enojada.

—¡Es malvada! Porque tienes ese poder, oprimes a las personas y las haces sufrir.

—¿Entonces que hay sobre tu poder? Matas unilateralmente a magos más débiles que tú, ¿cierto?

—Ch.

Con esa declaración, el rostro de Chastel vaciló, y su fallido golpe envió la hoja dentro del suelo. Inmediatamente, Zagan se paró en ella. Sostenida por la parte plana como estaba, incluso un caballero sagrado batallaría para librarla por la fuerza.

—Kuh…

Zagan miró calmadamente a la chica gimiendo.

—No intento justificarme, pero hay muchos que no podrían vivir sin la magia. Personas que viven de ello, de pararse encima de ellos, no pueden predicar justicia.

—Ah…

Aun cuando la chica quería dar una buena respuesta, sabía que era verdad. Se empalideció, y no contestó.

No me des esa clase de respuesta, me dificulta el atacarte…

Si ella gritaba algo desagradable, como ella siendo correcta, él fácilmente sería capaz de atacarla.

A pesar de eso, ella mordisqueó su labio y puso fuerza en su mano sosteniendo la espada.

—Aun así… no, por eso mismo, ¡no perderé!

—Ups.

La chica logró sacar la espada fuera por pura fuerza bruta. Lo cual arruinó el balance de Zagan puesto que estaba parado encima.

—¡Ahí!

Chastel arremetió con todas sus fuerzas.

Pero, su espada era poco rigurosa.

Zagan no esquivó, y juntó las manos en una palmada. Entre sus palmas, detuvo la punta de la espada. La protección de su círculo mágico se estaba quebrantando. Sus palmas se sentían como si se abrasaran con el calor entre ellas, pero aun así, devolvió una sonrisa feroz.

—¿Sería de tu agrado una prueba de fuerza?

—¡Es justo lo que quería!

En vez de retroceder, Chastel puso todo su cuerpo detrás de su espada. El símbolo grabado en la espada santa brilló deslumbrantemente, como si actuara en un concierto, su armadura bautizada también se cubrió en luz.

—¿Qué?

Era difícil de creerlo tan repentinamente, pero la chica alzó la espada y el cuerpo de Zagan.

¿Ella ocultaba un as bajo la manga?

Justo cuando Zagan tomó una postura de esperar y ver, Chastel escondía su verdadera fuerza. Y luego, continuó a blandir la espada.

—¿Eso es-?

Esta delicada chica había blandido un pedazo de acero con una persona colgando de ella. Era difícil de creer. Incluso Zagan no pudo soportarlo y sus manos soltaron la espada. Fue lanzado hacia los arboles detrás de él y el aire fue expulsado de él.

¿Ella es más fuerte que yo dentro de mis campos delimitados?

Los campos delimitados no eran particularmente efectivos contra los caballeros sagrados, pero Zagan no había perdido el poder que lo fortalecía.

Aunque haya sido con una espada santa y una armadura bautizada, la chica había superado a Zagan en fuerza bruta.

Miró donde sus manos habían tocado la hoja.

Estaban rojas con quemaduras. Aunque las curaba con magia, era un proceso lento. Probablemente debido al efecto de la espada santa.

Debí haberla matado en aquel entonces.

Se sentiría avergonzado por matar a una chica indefensa, pero debió de haber sido más precavido con alguien de la iglesia. Mientras él estaba gimiendo, Chastel cortó hacia enfrente de él de nuevo.

Logró evitar la espada balanceándose hacia él deteniéndola por la empuñadura, pero el árbol detrás de él fue pulverizado.

Si no fuera él, o si no estuviera dentro de sus campos delimitados, tal vez hubiera sido pulverizado junto con el árbol.

Soltó un suspiro. Realmente no había otra opción para ello.

Supongo que tendré que matarla.

Él podía huir. Sin embargo, Nephie se encontraba en el castillo y si Zagan escapaba, Nephie sería la siguiente en ser atacada, ya que la iglesia juzgaba a aquellos relacionados con los magos también como malvados.

Incluso el poder de Zagan al parecer no se igualaba con la espada santa. Sin embargo, eso no significaba que no tenía otros métodos disponibles para él.

Era cuando estaba juntando poder destructivo en sus manos

Escúchame. ¿Puedes pretender que fuiste asesinado por mí?

Zagan observó en curiosidad ante las palabras saliendo de la boca del caballero sagrado. Viendo detrás de la chica, él vio a los caballeros que había dejado tirados murmurando en el suelo y comenzando a levantarse. ¿Era algo que ella no quería que escucharan?

—¿Con que propósito?

—La iglesia no se rendirá hasta que estés muerto. Si pierdo, ellos solamente enviaran a alguien más fuerte. Finge tu muerte aquí, ríndete sobre la magia y vive como un humano.

Zagan dudaba de sus propios oídos.

No es algo que esperaba de un caballero sagrado.

—… No asesinaste a mis subordinados. Cuando los atemorizabas, tus ojos eran un tanto afectuosos.

Eran palabras que él batallaría en aceptar inmediatamente.

¿Yo… fui afectuoso?

Zagan no sabía si su preocupación por Nephie era llamado así. No era dirigido hacia Chastel y los caballeros, pero Chastel interpretó que la estaba protegiendo. Y luego Chastel dijo esto.

—Y más importante, no olvidaré que tú me salvaste.

Dicho eso, ella se veía que verdaderamente lo lamentaba.

—… Perdón, no hay nada más que pueda hacer.

Ella no podía pretender que él no la salvo. No era la primera vez que había luchado contra caballeros sagrados.

Sin embargo, era la primera vez que luchaba contra un caballero sagrado con el que él simpatizaba más que con otros magos.

Parece que ella está batallando…

Si un caballero sagrado protegiera a un mago, no solo terminaría con le revocación de su rango. Serian la vergüenza de la iglesia, negados incluso de sus derechos humanos, torturados y ejecutados horriblemente que él vacilaría para ponerlo en palabras. Y para alguien tan hermosa como Chastel, podría llegar tan lejos como la pesadilla de un asalto sexual.

Ella no parecía tan lenta como para no entenderlo. No eran palabras que pudiera decir sin una verdadera convicción. Se volvió más difícil atacarla.

Sin embargo, no puedo hacer eso.

Si hacia como Chastel pedía, él podía lograrlo bien en su escape, y además no había mucho restante en el castillo de todas formas. Sin embargo, sería imposible para Nephie el escapar.

Mientras Zagan fingía su muerte, ellos investigarían el castillo y encontrarían a Nephie. Porque ella todavía no tomaba su vida con gran importancia.

Él estaba perdido en qué hacer.

—¡Maestro!

Era la voz de Nephie, que debería de estar en el castillo.

Observando alrededor, vio que ella corría hacia ellos con su atuendo de sirvienta. Parecía ser que ella vino porque él tomó mucho tiempo para regresar, o tal vez porque se sintió intranquila.

—¡Aléjate, Nephie!

—¿Eh? ¿Una chica…?

Chastel preguntó confundida. En ese instante, ambos mostraron una abertura.

—¡Uooooooh, no me fastidies!

Entre los tres caballeros, el portador de la lanza se levantó, tenía lesiones ligeras al haber chocado con otro de los caballeros. Y luego, su mirada recayó en Nephie.

—¿¡Es una aliada del mago!?

Zagan no estaba seguro de que pensaba el caballero mientras levantaba su lanza a Nephie mientras ella se dirigía hacia ellos.

—¡Detente, Torres!

Chastel le gritó para que se detuviera, pero el caballero lanzó su lanza.

—¡Muévete!

Zagan la empujó a un lado y corrió enfrente de Nephie. Sin embargo, si él la aventaba con su fuerza actual, no terminaría bien para Nephie, tan delicada como era. La tomó gentilmente en sus brazos, pero la lanza ya estaba encima de ellos.

—Tch-

Zagan extendió su brazo izquierdo como escudo. Con un chapoteo de la carne siento partida, la cabeza de la lanza penetro a través de su mano.

—Maestro!

Nephie gritó entristecida.

A pesar de eso, la lanza se detuvo luego de atravesar su mano.

—Estoy bien. Esta es solo una herida superficial.

Mientras decía eso, un ligero lustre de sudor recorría la frente de Zagan.

Con la espada santa impidiendo su curación, está herida significaría que su brazo izquierdo era inútil por el momento.

Sangre goteaba al suelo. Hacia un tiempo desde que no miraba su propia sangre.

No se dejen llevar, caballeros de mierda…

Sin embargo, Zagan no pudo declarar esas abusivas palabras.

Entre sus brazos, sintió un estremecimiento, como si Nephie tuviera frio.

—No lastimen a mi maestro.

Zagan no podía adjuntar inmediatamente esa voz con Nephie. Era una voz fría y sombría que se separaba de la normalmente encantadora y apática chica.

Luego, ocurrió.

—Hee, ¿Qué?

Existía la frase, “El bosque se mueve”.

Era una frase para cuando las criaturas viviendo en el bosque se movían, o un fuerte viento soplaba, agitando los árboles.

Ninguna creatura corría entre los árboles, y no había ningún viento.

Y, aun así, el bosque se movía.

Creaturas se reunían de los árboles. Había ardillas infantes, lobos feroces y jabalís salvajes.

Ellos observaban intensamente a los caballeros sin hacer algún sonido. Los arboles no temblaban por sí solos.

El follaje creció por cuenta propia, y la espinosa parra se arrastraba fuera de los arbustos y se desplazaban como si el bosque mismo tuviera voluntad.

Y entonces, algo que tal vez deba de ser llamado como el disgusto del bosque, observó a los caballeros.

¿Qué demonios es esto?

No era magia. En el primer lugar, Nephie estaba atada por el collar que restringía la magia. Ella no debería de ser capaz de usar magia.

Dicho eso, tampoco era el poder de la iglesia.

Si lo tuviera que poner en palabras—

¿Acaso está ella controlando al bosque mismo?

Era muy diferente tanto en calidad como en escala a la magia que Zagan usaba. Él sintió un escalofrió recorrer su espalda.

Los caballeros parecían sentir algo similar. El lanzador de lanzas empezó a temblar ante el poder completamente desconocido.

—¡Uwa…U-uwaaaaaaah!

El caballero desarmado ─ Chastel lo había llamado Torres ─ empezó a correr.

—No escaparás.

Nephie extendió un brazo delante.

Las parras se arrastraron debajo de sus pies, atrapando sus piernas.

─Gya.

Por detrás del caballero, tres gruesas raíces avanzaron hacia él.

Los arboles pulsaban como una creatura viviente, tragándose el cuerpo del caballero y jalándolo al suelo. Eran maravillosamente fuertes, y en un abrir y cerrar de ojos, su armadura bautizada se agrietó. Ante el sonido de sus huesos siendo aplastados, Zagan finalmente recobró sus sentidos.

—¡Suficiente! Es suficiente, Nephie, detente.

Mientras la sostenía fuertemente, Nephie detuvo su mano en aparente sorpresa.

El caballero que fue jalado al suelo apenas estaba respirando.

¿Este es, el poder de Nephie…?

Podría ser una característica de los elfos, o porque ella era una variante con pelo blanco. De cualquier forma, era un poder que Zagan no conocía, que superaba incluso a la magia.

  1. Irse por las ramas, dar muchos rodeos, etc.