La vida en convivencia se tranquilizó al igual que la vida escolar cuando habían pasado alrededor de dos semanas. La escuela es divertida y tampoco tengo nada de qué quejarme al vivir con los demás, pero solo había cosas, había algo con lo que quería hacer algo.

No tengo dinero.

No es como si fuese rico dentro de 10 años cuando trabajaba, pero claramente era diferente ahora que soy estudiante, claro, me enviaban algo de dinero, pero no era algo que pudiese gastar libremente, así que decidí comenzar a trabajar, pero aun así no podía aceptar algo demasiado difícil, así que llamé al menos a una tienda del vecindario, llevando conmigo mi currículo.

— Bienvenido.

Sin importar que era tarde, un empleado llegó a recibirme… era un rostro que conocía bien.

— E… ¿por qué estás aquí?

La sonrisa de trabajadora cambió en un instante en un “Ge”

— Nanako, ¿por qué usas uniforme?

Había muchas tiendas como estas en el oeste de Japón y por supuesto, también alrededor de la universidad Geidai, por lo que hay muchos estudiantes que trabajan en ellos.

— Jaja… quien diría que a pesar de vivir bajo el mismo techo, también en el mismo trabajo…

Dijo Nanako con un humor extraño.

— ¿He? Nanako, ¿entonces tú también trabajas aquí?

— Tal y como lo vez, el día de hoy es justo una semana desde que comencé a trabajar.

A pesar de que no había pasado nada desde que se mudó, fue realmente rápida para encontrar trabajo, es alguien muy activa…

—… No es momento para decir eso, escucha.

— ¿He? ¿Qué? ¿Qué cosa?

— ¿El dueño del lugar es Maeda Isokasu-san verdad? Me explicó la situación por teléfono.

— Posiblemente te refieras a ese viejo.

— Si, este año cumple  78 años, y su papá lo tuvo cuando tenía 51 por eso se llama Isokasu.

— Hee.

— ¡Pero eso da igual!

Nanako se interrumpió a ella misma cuando fue ella quien sacó el tema.

— Y el dueño me dijo que estaremos los dos, y como lo ves ahora estoy sola.

— No me digas que… ¿se encuentra mal por la edad?

Antes de que terminara de hablar Nanako me golpeó ligeramente en los hombros.

— Eres bueno dándote a la idea por tu cuenta, ve atrás y ponte el uniforme, yo te enseñaré ¡es todo!

— ¡Ah!, ¡entiendo pero no me empujes! ¡Nanako!

Y terminó empujándome hasta la habitación de atrás.

◆ ◆ ◆

A diferencia de la tienda que estaba iluminada con luces de neón, la habitación trasera era un tanto lúgubre y silenciosa. Me senté en una silla plegada que estaba en el lugar, cuando Nanako salió de más al fondo trayendo algo consigo.

— Aquí tienes, de parte del gerente.

— Ah, gracias…

Me entregó una lata de café y bebí un poco, sentí lo dulce al estar cansado.

— ¿El dueño dijo que ya está bien?

— Eso parece, por ahora descansamos unos 30 minutos.

Esa noche Nanako y yo nos quedamos hasta tarde en la tienda, a pesar de que hubiesen venido pocos clientes, debido a que acababa de comenzar y no estoy acostumbrado terminé cansado. Afortunadamente el gerente vino, y gracias a que el veterano ayudó de emergencia, nosotros pudimos tomarnos un descanso.

— Gracias, es de mucha ayuda.

— Bueno, realmente no fue la gran cosa, sólo recuerdo un poco mejor el trabajo.

A pesar de que antes había tenido trabajos de medio tiempo eran solo en tiendas de Pachinko, no tenía nada de experiencia en tiendas como esta. No podría aún estar en la registradora, por lo que terminé acomodando las cosas por toda la tienda.

— Nanako, ¿habías trabajado antes en tiendas como esta?

A pesar de que dijera que lleva solo una semana, parecía estar bastante acostumbrada a esto.

— Bueno, sí, cerca de mi casa como por dos años, la preparatoria en la que estaba me permitía hacerlo después de todo.

Si es alguien con experiencia entonces puedo entenderla.

— Pero aun así, es cansado quedarse todo el tiempo de pie.

Nanako tomó asiento, y fue con un buen impulso que hizo que sus pechos rebotaran.

(Ya lo había pensado antes pero… realmente tiene grandes pechos)

Además que el uniforme las hacían notarse más, un, como hermosas montañas de la isla Kashima… pero no es algo que pueda decir ahora en el 2006.

— ¿Kyouya?  Me estás viendo fijamente desde hace rato, ¿sucede algo?

— Ah, no, no es nada, por cierto ¿Shinoaki y Tsurayuki no trabajan?

Cambié el tema de conversación para engañarla, La verdad es que no he escuchado nada de ellos.

— No sé de Tsurayuki, solo hace las cosas como quiere.

— Nanako, tampoco lo sabes…

A pesar de que hayamos comenzado a vivir juntos realmente no nos vemos mucho, a los mucho cenamos todos juntos, pero de entre los cuatro es la persona de la que menos conozco.

— Parece que Shinoaki tiene una beca, además dijo que el trabajo realmente no se le daba muy bien.

— Bueno, eso parece.

No puedo imaginarla moviéndose mucho trabajando, pero una beca… 

— Ahora que lo pienso, Shinoaki se la pasa encerrada en su habitación, ¿Sabes lo que hace?

— ¿He?

— No trabaja, y regresa de inmediato después de la escuela, ¿no sabes qué es lo que hace normalmente?

— Ha…

— Kyouya, ¿sabes algo verdad? 

— Este, eso es…

Pensé en explicarle pero me detuve. Recordé la vista de ese día por la noche, Akishima Shino… no, el dibujo que estaba haciendo Shinoaki. Ese recuerdo aplastante del hermoso dibujo.

— No, no realmente, pero vamos, cada quien tiene sus pasatiempos.

— Fum, bueno, es cierto, empezamos a vivir juntos de pronto, y ella llegó desde muy lejos, pensé que era alguien que se sentiría sola, solo eso.

No le he contado a nadie acerca de sus dibujos, y parece que Shinoaki tampoco lo ha hecho. No creo que sea algo que pueda estar diciendo tan a la ligera y Nanako no preguntó más al respecto, pero es una buena chica que piensa en los demás, hasta siento que su personalidad traiciona a su apariencia física. Ahora que lo pienso, ¿por qué fue que Nanako vino a Geidai? Incluso ella debió de pensar algo cuando vino, aunque aún no le he preguntado.

— Ah, ¿después de todo no te gustaría una bebida energética?

— Es cierto, creo que probaré una.

— Oh, entonces dime cuando la termines.

Me puse de pie dirigiéndose a donde estaban las bebidas. Solo quedaban unas dos o tres latas de té y sodas carbonatadas.

— Ya hay muy pocas.

Entonces me dirigí a una de las cajas de atrás para rellenarlas. 

— Ah entonces déjame hacerlo.

Escuché la voz de Nanako detrás de mí y comenzó a acercarse.

— Ah, gracias… ¿¡…!?

Estaba viendo al frente cuando algo suave y cálido me tocó los hombros, presionándose contra mí, sin querer deje salir una voz extraña.

— Ah, es cierto, ya no hay mucho Ginger ale, déjame hacerlo a mí.

— U, uu…

No podía responder bien. Intenté alejar mi cabeza de su pecho pero se me volvía a acercar y repetíamos el proceso, en mi espalda también sentía en ocasiones sus piernas mientras decía algo como “bien aquí vamos” presionando más su pecho contra mí. Como decirlo, ¿es acaso un servicio de la tienda? Con un calor corporal que no perdía contra el de la nevera continuó llenándolo de latas. 

— Kyouya, te quedaste callado, ¿qué sucede?

— Ah, este…

— Ah, es un poco estrecho por lo que tengo que acercarme a ti, perdón, perdón.

— Muchas gracias…

Dejemos de lado el por qué le estaba dando las gracias. Continué sintiendo esa suavidad y ese calor.

(Ah, esto es malo… creo que perdí la conciencia por un instante)

Dejé de pensar en las bebidas frente a mí y terminé encontrándome en la sensación de mi espalda.

— Bien, con esto terminamos.

Varios minutos después se terminó mi paraíso, mis instintos aún se encontraban centrados en mi espalda, cuando me apresuré a decirle a Nanako.

— Ah, aún falta del lado izquierdo.

— Cierto, entonces también hagámoslo por aquí.

(No, soy un tipo que no sirve…)

La felicidad continuaba mientras me preguntaba si no era que en verdad ya hubiese muerto…

◆ ◆ ◆

Al final continuamos trabajando hasta la mañana, nuestro turno terminó hasta las 6 cuando por fin fuimos liberados.

— Buen trabajo.

A pesar de que no había dormido nada Nanako parecía bastante animada, la juventud…. Bueno, aunque ahora también soy joven.

— Eso digo, debió de haber sido pesado.

— Si, lo siento, te traje dando vueltas a pesar de que es tu primer día, ¿no estás cansado?

 Lo dijo como si lo lamentara, pero aun así, ella también debería de estar bastante cansada, a pesar de que atendía a los clientes con una sonrisa, acomodaba la mercancía y preparaba los bocadillos calientes, debió de haber estado sufriendo.

— Para nada, después de todo no tenía nada que hacer en la casa.

— Ya veo, entonces está bien.

Lo dijo como si estuviera aliviada. Ya lo había dicho antes, pero básicamente es una buena chica que es cuidadosa con los demás… parece una Gyal que se involucra con delincuentes, pero solo es una chica normal y hermosa.

— Kyouya, ¿tienes tiempo después?

— ¿N?… realmente no tengo nada que hacer.

— ¿Entonces te gustaría ir al Karaoke una hora?

Salió con una sugerencia repentina.

— Realmente no soy muy bueno cantando.

— Ah, y no te preocupes, yo pago, basta con que me escuches.

Hace diez años era normal ir a los Karaokes solo, pero por algún motivo Nanako quería venir conmigo.

— ¿Te gusta el Karaoke?

— ¡Me encanta!

Respuesta inmediata. Llegados a esto la verdad es que no tengo motivos para rechazarla.

En una estación cercana a la universidad se encontraba una cadena de tiendas que tenían Karaoke, era una tienda 24 horas por lo que entramos sin problemas.

— Que bueno que había un Karaoke, parece que aquí tienen una buena cantidad de canciones.

Inmediatamente después de que entramos en la habitación, Nanako abrió el libro con las canciones y comenzó a buscar.

— ¿Qué vas a cantar?

— Una canción normal de Jpop, y tal vez algunas canciones de anime, por ejemplo…

Después de ingresar los números de varias canciones, Nanako alegremente comenzó a decir los nombres.

— ¿No sueles venir sola al Karaoke?

— Nn, bueno, es un poco solitario cantar sola.

— Bueno, es cierto.

— Aunque sea mala un Karaoke es para divertirse con todos ¿verdad?, eso es  lo que yo pienso.

Solo dijo eso comenzó a manipular la máquina con habilidad, eliminando el eco y la reverberación.

(¿Are? ¿Es una de las personas que son buenas aun quitando eso?)

Por un instante mi corazón comenzó a latir deprisa. ¿No me digas que Nanako es buena cantando a nivel legendario? Que un encuentro como ese se esté dando…

◆ ◆ ◆

(Uwaa…)

Durante toda la canción no me pude despegar de mi asiento, de pronto comenzó a cantar una gran cantidad de canciones, y mi cuerpo tembló con el vibrato, mi corazón saltó con ese susurro que llegó directo a mis oídos, estaba tan sorprendido que ni siquiera sabía si estaba respirando. Si subiera a algún escenario de seguro estaría admirado desde el fondo de mi corazón. Si tuviera que ponerlo en una palabra… Nanako era malísima cantando y además en un nivel impresionante.

La primera canción era una de un opening de anime, algo bueno para los novatos, una canción famosa por su dificultad técnica, estaba sorprendido de que de entre todas las canciones eligiera esa para comenzar, por lo que creí que la siguiente sería mejor pero… por supuesto fue solo el Karaoke, si elige una canción que le gusta, por más mala que sea se emocionaría.

(No, pero…)

Si tuviera que decir que tan mala era en stats, de cinco solo uno tendrá nivel bajo, como decirlo, es una pena pero se siente así.

— Ha… hacía mucho que no cantaba, se siente muy bien.

Terminó de cantar y Nanako dejó el micrófono.

— Eres tu voz es sorprendente.

Por ahora es un poco difícil alagarla, así que le diré algo que no de muchos problemas.

— ¿En serio? Cuando era pequeña me gustaba mucho cantar canciones Folclóricas, puede que sea por eso.

Si desde pequeña abría su garganta para cantar, entonces puedo entenderlo.

— ¿Puedes cantar canciones del folclore?

— Claro, Fune… wo….

De pronto comenzó a cantar y me sorprendió lo alto que lo hacía, pero como siempre ignorando el ritmo.

— Podría continuar pero, a mitad siempre me dicen “Deberías cantar algo diferente” así que lo dejé.

Me dan ganas de llorar por su falta de elección de palabras.

— ¿Te gusta cantar?

Y al preguntar asintió de inmediato.

— Me encanta, por eso lo sigo haciendo, de vez en cuando vengo al Karaoke pero… es un poco solitario venir sola, por eso te invité.

Lo dijo un poco avergonzada.

— ¿Soy mala verdad?

De pronto se auto criticó.

— ¿He? Ah, bueno…

Fue algo tan repentino que no supe qué decir.

— ¿Soy mala cierto? Desde hace mucho he estado ensayando pero no he podido mejorar.

Es consciente de ello… El que lo ponga así, al contrario, es un poco vergonzoso.

— Yo misma no sé cómo es que podría mejorar, y aunque de vez en cuando le pregunto a los demás…

Al voltear de reojo Nanako me estaba viendo con un poco de lastima.

—… Y… me gustaría pedirte un pequeño favor Kyouya.

— ¿Un favor?

— Así es como canto, y al intentar corregirme los amigos con los que venía cada vez fueron disminuyendo más…

Lo siento mucho por Nanako, pero creo que terminaría volviéndome loco si la escucho demasiado.

— Por eso es que no importa si solo es de vez en cuando, me gustaría que vengamos de este modo al Karaoke… ¿no se puede?

Uu…

Por un segundo me quedé sin palabras. Nanako es una buena chica, es divertido platicar con ella, pero acompañarla así al Karaoke sería algo pesado. Pero aun así, creo que terminaría saliéndome del camino de la humanidad si la rechazo aquí.

— Um, está bien, si estás bien conmigo no me importa.

— ¿En serio? ¡Si! ¡Entonces cuento contigo la próxima que salgamos del trabajo!

Nanako estaba feliz desde el fondo de su corazón, mientras me pegaba ligeramente en los hombros.

— Si, ¡hoy canté mucho!

Salimos fuera del Karaoke y Nanako se estiró mientras era iluminada por el cielo despejado, mientras que por mi parte continué escuchando la canción de locos dentro de mi cabeza intentando recuperarme.

(Amigas de Nanako… Ahora entiendo el motivo del porque no la acompañan al Karaoke…)

Creo que se me quedó pegada la canción más que cantarla yo mismo.

— Muchas gracias por lo de hoy, Kyouya.

— ¿He? Ah, no te preocupes.

— Siento que es más sencillo cantar enfrente de ti, como decirlo, es algo asombroso, siento que canto más naturalmente…

Es cierto, parece que Nanako se siente más relajada después de haber cantado.

— Me seguiré esforzando para mejorar así que, esfuérzate también por tu parte, ¿sí?

Si me lo pide de ese modo no hay nada que hacerle. Todo lo demás está bien, pero si solo pudiera seguir el ritmo, aunque creo que mi escasa habilidad con la música terminará siendo sacrificada por el bien de la habilidad de canto de Nanako.

— Ah, es cierto.

Se me ocurrió algo, El deseo de Nanako de querer que los demás la escuchen, que su deseo salga bien, yo quien conozco el futuro creo que le puedo dar una buena recomendación.

— ¿Entonces qué te parece grabarte y subirlo a internet?

— ¿A internet?

— Si, tal vez a YouTube, y así todos te escucharán…

En cuanto dije eso la expresión de Nanako palideció en un instante.

— E imposible, imposible, imposible ¡eso sería imposible, ya soy mala! ¡Si lo subo a internet terminarán demoliéndome! ¿Qué te pasa Kyouya? ¿Quieres destrozar mi corazón?

— ¿Ah, si no te agrada que te parece cuando seas mejor?

— ¡No! ¡YouTube es todo el mundo! ¡En definitiva me estaría exponiendo si subo algo como un Karaoke!

… Ya veo, hace diez años era esa clase de época.

— ¿Entonces qué te parece en un sitio solo de Japón? ¿No sería bueno que lo intentaras una vez que seas buena en el Karaoke?

— ¿Solo en Japón?… ¿no hay nada como eso verdad?

Um, aunque creo que estará para este, el próximo o dentro de dos años

— Es solo un ejemplo, ¿así lo sentirás más sencillo verdad? Algo como “Uta mita”

— Uta mita…

Aunque Nanako aún tenía una expresión de dudas ante mi sugerencia.

— Um, si es algo como eso… lo pensaré.

— Bien está decidido, entonces tenemos un objetivo, ¡a practicar!

— ¡Ah, espera! ¡No lo decidas por tu cuenta!

Se enojó y trató de negarlo, pero por esa expresión y manera de decirlo pareciera que no le desagrada del todo la idea. Si no tiene problemas con cantar en frente de las personas, entonces, debería poder cumplir su deseo de ser escuchada por muchas personas. Por eso cuando Nico douga esté listo, la dificultad para compartir música y videos disminuirá. Incluso habrá personas que escuchen las canciones de Nanako, y puede que termine volviéndose buena. Los sentimientos de Nanako de seguro deberían tener un gran cambio.

◆ ◆ ◆

El departamento de cine… mejor dicho, la universidad Geidai parece ser un poco diferente a las universidades normales, Empecemos con las normales. Muchas universidades piden de manera obligatoria un segundo idioma, pero excluyendo una parte de la universidad, esto no existe, tampoco hay materias de historia o cultura que sean completamente obligatorias, incluso las conferencias mismas, sin exámenes solo con la asistencia, es como si desde un principio ya estuvieses aprobado. Solo con esto los estudiantes “normales” a los que se les daba mal estudiar pensaran en esto como un cielo.

— El japonés ya es extraño, y si agregan más idiomas sería difícil, ¡por eso es que elegí esta universidad!

No diré el nombre de quien lo dijo, pero fue una chica la que mencionó aquello… es una escuela con materias especializadas, por lo que termina siendo estrictas con lo que respecta a ese conocimiento en específico.

— Hay varias clases de cámaras, como las de 8 milímetros, 16 milímetros 35 milímetros 70 milímetros, Video de 8 milimetros, S-VHS, Beta, VHS, Betacam, DV, y si agregamos los últimos también el HDV.

— En caso de utilizar varios cortes para completar la película, hay una línea que los camarógrafos y fotógrafos no pueden cruzar, podremos llamar a esta una línea imaginaria.

— En caso de que haya reflejos de agua o de alguna otra cosa, pueden usar una capa para eliminarlo pero en esa situación no se les olvide aumentar el factor 2.5 de la cinta a 2 y ½.

Los estudiantes tomábamos clases de las conferencias que en algún momento se habían vuelto difíciles como si fuesen de otro nivel. Si soy sincero… no tenía ni idea. Había palabras en inglés y gráficas alineadas en el pizarrón, difíciles de leer, parece que los estudiantes de primero tenían que aprenderse toda esta cultura Chic… ¿Que no se decía cámara? 

Hoy las clases relacionadas con el cine fueron bastante pesadas, era una clase de la que hablábamos del escenario.

— Entonces comenzaremos con las clases de la teoría de la creación del escenario.

Un hombre anciano de lentes negros y cabellos blancos, con una presencia asombrosa se puso de pie frente al podio. No lo sabía pero, al googlear su nombre parece que era un veterano director, una persona grande que había obtenido varios premios. Al final, la mujer sentada frente a mí que sabía bastante de películas… Kawasegawa tenía los ojos brillantes mientras observaba atentamente al podio.

(Parece ser una persona sorprendente…)

Tenía  bastante presencia a pesar de que parecía superar sus 70 años con su tono de voz alegre, escribiendo en el pizarrón.

(En ese sentido creo que también es sorprendente…)

Pero a un lado de mi…

— Zzzzzz….

Había un mal estudiante que a los cinco minutos de haber empezado se quedó dormido.

— Tsurayuki, se va a enojar, deja de roncar.

Intenté moverlo para despertarlo.

— ¿Nn?… ¿ya terminaron las clases?

— ¿Qué estás diciendo medio dormido? Apenas están empezando.

— Ah… ya veo…

Tsurayuki pasó la mirada de izquierda a derecha sobre lo que estaba escrito en el pizarrón.

— Nn, bueno, nos vemos luego.

Después de decir eso se volvió a recostar, y conteniéndose un poco comenzó a emitir su respiración mientras dormía.

—… Moo… yo no sé nada.

Regresé mi mirada al pizarrón después de suspirar.

Tsurayuki ayer entrada la noche de pronto llegó a mi habitación.

— ¡Encontraré un trabajo sorprendente! Como sea, dan tanto dinero como para sorprenderse.

Me invitó a su trabajo con una mirada brillante.

— Es de experimentación de medicinas para los ojos, solo por una semana puedes obtener 300,000 yenes, ¡un senpai del departamento de fotografía me lo dijo! 

Experimentación de medicina para los ojos, beneficios fuera de la ley, un senpai… si tuviera que darle una puntuación a esa peligrosidad sería de más de 8000 puntos

— Deberías dejarlo, en definitiva este trabajo es peligroso.

— Está bien, es seguro, hay un seguro.

— Muéstrame eso.

Recibí el documento que me entregó Tsurayuki y comencé a leerlo.

“Si ocurre algo no diré nada” solo con el principio pareciera decir eso, solo de verlo me hizo que me doliera la cabeza.

— Creo que pasaré.

— Bueno, entonces iré solo.

Y así Tsurayuki salió, regresó hasta la mañana, bueno, era claro que tendría sueño.

— Ya llegué.

Tsurayuki no escondía su sueño con una expresión de insatisfacción, y mientras desayunábamos me comentó cómo le fue. Parece que cuando fue al punto de reunión los trabajadores dijeron que tenían suficiente con 10 personas, y las personas restantes las enviaron a la empresa a hacer trabajos de carga y descarga. De ese lado parecía ser un trabajo Black más normal, parece que como lo pusieron a cargar cosas pesadas el pago fue solo de 7500 yenes.

— Como sea, me iré a dormir.

— No he dicho nada, aunque a partir de las 9 tenemos práctica.

— Entonces dormiré en clases.

Me alegro que los ojos de Tsurayuki se hayan salvado del peligro, pero en cambio terminó con un cansancio muscular, parece que fue difícil para él pasar de la primera hora.

(Bueno, parece que está todo en el pizarrón, después le preguntaré acerca de eso)

Parece que el sensei anciano, es de los que hacen a los estudiantes recordar después de escribir todo y preguntar.

— Bien, hablemos de los puntos necesarios para crear el escenario.

Y comenzó a escribir en el pizarrón. Escribió “Cláusula de escenario” por título, Parece lo necesario para crear el escenario de películas o doramas. “Desarrollo” “Destino” “tesoro” “determinación” “motivo”  “Avance” “Final” “tema” Escribió hasta ese punto sin detenerse y comenzó a explicar.

— El “Desarrollo” significa eso mismo, como se desarrollaran las cosas, mostrando como van rodando las escenas.

Y escribió la escena de cierta película famosa, explicando cada una de las palabras, desafortunadamente yo no las conocía muy bien, pero frente a mí la estudiante apasionada se la pasaba exclamando “Ah,  ah…” estando convencida de lo que explicaban. 

— Bien, creo que aquí los haré pensar a todos un poco.

De pronto el maestro dejó de explicar y volteó a ver a todos.

— Los que he anotado aquí son solo 8, pero es extraño, tienen que ser 10 ¿verdad?

Eso quiere decir que…

— Hagamos que alguien más me diga cuales son los dos restantes.

Waa, ¿en serio?

(No tengo ni idea… ¿cuáles serán?)

Aunque sea lo necesario para crear en escenario, no sé más que ligeras palabras técnicas, y las 10 cosas que necesita el escenario… Es la primera vez que escucho eso.

— ¿Alguien?

— ¡Si!

Antes de que el maestro señalara a alguien, se levantó una mano sin dudar.

— Hoo, parece que estás animada.

Una hermosa chica de cabello largo se puso de pie.

— Mi nombre es Kawasegawa Eiko. ¿Uno de los que faltan no es confusión?

Y continuó explicándose.

— La confusión sería aquello que muestra una pérdida en el personaje principal o heroína durante el desarrollo, si hubiese un humano perfecto sin un fragmento de fallas o errores no sería nada entretenido, es algo que se muestra en medio de la historia, y creo que podrá desarrollarse el drama buscando la manera de conquistarlo.

Por un segundo el salón se quedó en silencio.

— Es correcto, no tengo más que agregar.

El maestro sonrió, y agregó “Confusión” al pizarrón. Algunas palabras de asombro y exclamaciones resonaron por el salón.

(Sorprendente… acertó)

Recordé su presentación durante la clase guía.

— ¿Entonces podrías decirme el restante?

— Me gustaría cederlo a alguien más, me sentiría mal acaparando todo.

— Eres alguien divertida, también pareces mala.

— Me enojaré.

Todos se rieron de su pequeña plática, después sería algo vergonzoso si se fallara… solo me quedó pedir con la mano en el corazón que acertara.

— Entonces tú, el que está dormido detrás, intenta responder.

El maestro apuntó directo a “él” y todos los estudiantes reunieron su atención en ese punto.

— Nn… ¿he?

Tsurayuki levantó la cabeza con una voz somnolienta.

— ¿Qué sucede Kyouya? Me da la impresión de que me llamaron.

— No fue solo tu impresión, te hablaron, vamos.

Volteó a ver hacia el pizarrón.

— Parece que apenas estás iniciando en la clase.

Con las palabras del maestro todos comenzaron a reír. Y por fin Tsurayuki se percató que todas las miradas se centraban en él.

— ¿Es eso? ¿Necesito responder algo?

Preguntó con una voz despreocupada

— Así es, te está preguntando cuál es el que falta de los 10 componentes para la creación del escenario además de los que están en el pizarrón.

— Ah, así que era eso.

Asintió ligeramente y se quedó viendo al pizarrón… aunque no creo que esté en una situación en la que pueda responder solo con eso.

— No lo sabes, si es así solo…

El maestro comenzó a decir pero antes de que pudiese terminar.

— Un enemigo.

De pronto Tsurayuki dijo eso.

— ¿He?

— Ah, cierto, si tuviera que ponerlo en dos kanjis como todo lo demás sería el “antagonista”

Dijo con una voz tranquila como siempre mientras se rascaba la cabeza.

— Es tal y como se escucha, el enemigo del protagonista, puede ser una organización o un trauma al que se debe enfrentar, puede ser aquello que le robó el “tesoro” al protagonista, aquello que da la sensación de nerviosismo a la historia, creo que es algo importante… ¿Qué le parece?

Todos se quedaron en silencio viéndolo.

—… Exactamente, es lo que crea la “confusión”, es una respuesta espléndida.

Y entre ese silencio, el maestro asintió.

— Osu

Tsurayuki tomó asiento, y sin decir nada su barco volvió a partir.

(… Tsurayuki… ¿quién será?)

Volví a ver a mi amigo de mirada afilada. Es cierto que tiene partes de él que desconozco, pero que acierte la parte del escenario restante cuando lo señalaron repentinamente… Además de su actitud de “no es la gran cosa” claramente no es cualquier persona.

(¿Será uno más de la generación de platino?…)

Sentí al hombre dormido a un lado de mí como si fuese igual a la sensación de desconcierto cuando vi por primera vez a Shinoaki.

— A pesar de que estuvo todo el tiempo dormido… eso es imposible…

Y una persona más, aquella a la que le robaron el protagonismo Kawasegawa Eiko me parecía igual que Shinoaki, mientras que veía con odio a Tsurayuki.

(En serio… ¿qué sucede con la sensación de rivalidad de esta chica?)

◆ ◆ ◆

— Que no fue la gran cosa, solo dije lo que había leído hace mucho.

Tsurayuki respondió como si fuese algo molesto mientras comía de su Katsudon.

— Solo respondí con lo que recordaba por casualidad, si hubiera sido otra cosa no hubiera podido responder, fue solo una coincidencia.

— Eso dices pero solo el hecho que lo hayas recordado en ese momento es asombroso.

Hablaba apasionadamente pero Nanako y Shinoaki parecían estar igual.

— ¿Verdad? Si a mí me hubieran pedido explicar no hubiese podido decir nada

— ¿El maestro estaba sorprendido verdad? Algo como “¿¡Puede contestar!?

Todos seguimos hablando de ello pero Tsurayuki no parecía feliz, solo dijo con algo de pesadez.

— Fum, bueno, tengo que ir a trabajar.

Anunció de manera breve y se alejó del comedor.

—… ¿Estará de mal humor?

Se suponía que lo estábamos alagando, pero no parecía estar muy bien con ello.

—  De seguro no está acostumbrado.

— ¿En serio?

— Si… creo, aunque yo hubiera estado feliz.

Dijo Nanako mientras se estiraba.

— Bueno, tengo el turno de la noche, así que me retiro por ahora.

— Ah, si.

— Que te vaya bien.

Nanako se puso de pie para irse mientras que Shinoaki y yo la despediamos. Realmente no destaca mucho durante las clases, pero Nanako tiene muchos amigos, parecía divertirse en su vida universitaria.

— Todos se están esforzando, yo también tengo que hacerlo.

— Ah, um, es cierto.

Asentí a su comentario, Aunque para mi ella entra en la misma categoría que Tsurayuki.

(Ella es diferente, eventualmente se convertirá en una dibujante nivel dios)

Se me hacía difícil conectar esa linda figura mientras tomaba leche con el popote de la caja con esa aplastante sensación del otro día. Creí que tendría ventaja sobre los demás al saber acerca del mundo de dentro de 10 años, pero la gran mayoría de las cosas que sé no sirven para nada, mejor dijo era claro que no sabía nada más que las bases. No pude evitar pensar que el talento y los estudios son al final más importante que la experiencia.

— Muu…

Me puse a pensar viendo hacia abajo. Todos son sorprendentes, y entre ellos solo yo soy una persona normal, ¿podré seguirles el paso así? No tenía más que inseguridad.

— ¿Qué sucede?

— ¿He?

Cuando me di cuenta Shinoaki se me quedó viendo fijamente.

— Ah, no, no es nada.

— Fum… Está bien si es así.

Shinoaki sonrió.

— Ne, ne Kyouya-kun.

— ¿N? ¿Qué sucede?

Shinoaki me jaló de la ropa mientras sonreía.

— ¿Si no tienes nada más que hacer podrías acompañarme?

— ¿He? Ah, realmente no me importa.

— Entonces ven.

Shinoaki no tiene trabajo ni nada por el estilo, me pregunto qué será. Mientras la veía extrañado me puse de pie y comencé a seguirla.

En un lugar un poco alejado del camino principal de la universidad, casi regresando a la puerta de entrada se encuentra el edificio donde están los clubes culturales. A donde me trajo Shinoaki fue a este lugar.

— Hoo, hay muchos, vayamos a ver algunos.

Hablaba alegremente mientras observaba los salones, en esta temporada aún había muchos panfletos de búsqueda de integrantes para los clubs.

— Como se esperaba de Geidai, todos son muy atractivos.

Había muchas variaciones, como escritos de pizarrones, a mano, con recortes.

— El día de la bienvenida tenía gripa, ¡tengo que recuperar ese tiempo!

Los clubs de la universidad Geidai comienzan con su búsqueda de integrantes desde el mismo día de la bienvenida. Hay varias conferencias para que los clubs se muestren a los demás, y los mismos nuevos ingresos interesados terminan entrando, pero en caso de que tengas mala suerte y no puedas participar, se tiene que dar una vuelta por el edificio de los clubs para poder elegir alguno. Parece que los clubs en Geidan son muchos, todos los años la pelea por los nuevos estudiantes es feroz, es divertido ver como tratan de reclutar personas, pero había algunos demasiado emocionados de los que realmente no se sabía que eran lo que hacían. Y Shinoaki era de las que no sabían que elegir.

— ¡Ah, Kyouya-kun!

Shinoaki de nuevo volvió a jalar de mi ropa.

— ¡Mira eso! ¡Hay tatamis en la habitación del club!

Volteé a ver a donde me señalaba, y era claramente un salón de club diferente a los demás, cuando vimos un poco más adentro habían puestos tatamis, y muchas armas escandalosas, y no solo eso, en uno de los muros había enterrados espadas, barras y algunas cosas con forma de rombo.

— Ah… es el club de investigación de artes Ninjutsu.

— ¿Ninjutsu?

— Parece que en Geidai que está en Japón hay uno de los únicos dos clubes de ninjas en todo el mundo.

Ahora que lo pienso Genkirou a quien le gustan los clubs deportivos me comentó que pusiera atención a eso, me continuó explicando.

— He… es un club inusual.

Shinoaki estaba impresionada, y ahora que veía bien, en uno de los lados de la habitación había unos alumnos entrenando vistiendo trajes ninja. Una vista bastante extraña… ¿A Genkirou le llamaba la atención un club como este que parece como una resurrección Isekai real?

— ¿Entonces ese es un ninja?

— ¿Quien?

Shinoaki apuntó al pasillo donde se encontraba un hombre en el suelo, emitía una voz extraña mientras sudaba. Aunque no estaba usando ropas que parecieran ser de ninja.

—… ¿No está simplemente en el suelo?

— He… ¿¡Heeee!?

Nos apresuramos corriendo a donde estaba el hombre.

— Ah, este, ¿se encuentra bien?

El hombre tenía una sudadera vieja y pantalones rasgados, tenía una apariencia un poco…. No, bastante salvaje. Levantó su cuerpo tembloroso mientras susurraba “u, um” para después voltear a ver a los alrededores.

— Tú… ¿tienes confianza en tu fuerza física?

Sí, me preguntó a mí.

— ¿He?

— Estoy realmente cansado, si lo tuviera que decir en pocas palabras tengo que regresar al club pero terminé así al intentarlo con mis propias fuerzas, si tienes confianza en tu fuerza entonces préstame tu hombro a la vez que dices “Eiya”, este estudiante del quinto grado departamento de fotografía, me gustaría que llevaras a este “Kiryuu Takafumi” hasta esa habitación.

No lo dijo en pocas palabras, fue bastante específico.

— Afortunadamente tengo confianza en mí fuerza.

— Entonces te lo encargo, la verdad no puedo moverme.

… Que problema.

— Shinoaki, este…

— Um… no te preocupes por mí, onii-san parece estar en problemas.

Shinoaki me sonreía sin importar que hubiésemos perdido el tiempo de ver los clubs.

— Lo siento… entonces, este… Kiryuu senpai.

— Oh, ¿Me ayudarás?

— Por ahora, ¿en dónde está ese club?

Le presté mi hombro a senpai, caminando mientras me indicaba la dirección.

— Lo siento, ¿estoy pesado verdad?

— Ah, no, para nada.

Si soy sincero no sentía nada de peso, solo de verlo era evidente que era delgado, incluso me sorprendí cuando lo levanté. Me siento un poco inseguro porque un hombre sea tan liviano.

— Ah, aquí. Aquí, al segundo piso por favor.

Después de pasar por el  primer edificio llegamos a uno que parecía ser nuevo.

— ¿Habían clubs en un lugar tan alejado?

Shinoaki veía con extrañeza, parece que nuestro objetivo era una habitación que estaba inmediatamente después de subir las escaleras y que no tenía ninguna placa.

— ¿Está bien hasta la entrada?

— No, este… entra, déjame sentarme en una de las sillas.

Era una habitación de alrededor de 10 tatamis de espacio y dejé a Kiryuu en uno de los asientos del centro. El interior de la habitación era un poco diferente a  cualquier otro dentro del campus, había varios patrones dibujados, dando una sensación fotográfica.

— Waa, se siente muy del Geidai.

Y Shinoaki terminó siendo atraída y concentrándose en los dibujos.

— En serio me salvaste, gracias a ustedes pude regresar a la habitación.

Kiryuu más relajado en el asiento nos dio las gracias.

— No, bueno, entonces nos retiramos.

Pero en el instante en que me di la vuelta dispuesto a salir del salón, Kiryuu–san quien había estado desanimado hasta ahora de pronto se puso de pie.

— ¡¡NUEVOS MIEMBROS CONSEGUIDOS!!

— ¿He?

— ¿¡Ha!?

Y cuando gritó comenzaron a aparecer personas por todas partes.

— ¡Bien! ¡Bien hecho Kaichou! Por fin podremos liberarnos de la tragedia de disminuir miembros durante tres años seguidos…. Uuu…

— ¡Este año podremos lograrlo sin tener que pedir miembros prestados al grupo de al lado! ¡En serio me sentía pequeño y era triste!…

— ¡Con esto podremos lograrlo este año! ¡Ah, también hay una chica! ¡Asombroso! ¡Es súper linda!

— ¿¡Qué cosas tan sorprendentes están diciendo!? ¡Los nuevos se van a enojar! ¿Cuál es su departamento? ¿Artes Gráficas? ¡Podremos ayudarlos en muchas cosas!

Shinoaki temerosa llegó a mi lado mientras que todas las personas frente a nosotros levantaban las manos con un “Banzai” y celebraban alegremente. Pasó alrededor de un minuto hasta que por fin pude decir algo.

—… Nos engañaron.

No había manera de que no lo notase con esta situación.

◆ ◆ ◆

— ¡¡EN SERIO LO LAMENTO!!

Kiryuu exagerando se disculpó en el suelo, y a su lado se encontraban los senpai sentados un poco desanimados.

— No, este, si te disculpas así creo que por el contrario es un poco repulsivo.

Y Kiryuu levantó la cabeza.

— ¿¡Entonces entrarán a nuestro club!?

— Eso es otra cosa.

— ¡Después de todo es inútil!

Y de nuevo se desanimó bajando la cabeza. Después de disculparse dijo eso con una voz inusualmente alta. Creí que no era nada bueno, si las cosas seguían con ese paso tan fuerte terminaríamos siendo consumidos,.. Por cierto, el nombre del club es “investigación de artes” acortado “Bikyuu” fue un club que iniciaron algunos estudiantes que estaban en departamentos no relacionados con las artes, para aquellos miembros que tenían pocas oportunidades para tocar pinturas o diseños. Parecía ser un club con una orgullosa historia dentro del Geidai, pero estos últimos años habían tenido problemas por la escasez en sus miembros, actualmente y contando a Kiryuu son 5 miembros, la cantidad mínima de personas permitida para crear el club, estaban en una situación en la que muy apenas podían mantener su habitación del club.

— Pero es que las personas que están en departamentos diferentes a las artes casi no tienen interés en los dibujos, y aun diciendo eso, los que están en departamentos de artes ya no quieren seguir viendo dibujos después de clases. ¿Así nadie entrará verdad?

— ¡No sé algo como eso!

… Bueno, pero entiendo lo que está diciendo. Si fuese una universidad normal en definitiva habría una parte de alumnos que tendrían interés, y en un lugar así el club de artes tendría su razón de existir. Pero esta es Geidai, una universidad en la que se valoran los dibujos y pinturas dentro de las clases, es natural pensar querer hacer otras cosas al menos en su tiempo libre.

— ¡Por favor! ¡Aunque sea solo de nombre, aunque sea por un tiempo hasta que consigamos evitar que los miembros sigan disminuyendo!

Que me lo ponga hasta ese punto, no hay manera de que no me dé un poco de pena.

—Um… ¿qué hacemos?

Susurró Shinoaki a un lado de mí quien se había mantenido viendo los cuadros todo este tiempo.

— Nn, creo que podría entrar.

— E, ¿¡en serio!?

Kiryuu-san levantó la cabeza.

— ¿He? ¿Estás bien con eso?

— Los senpai no parecen ser personas malas.

El rostro en los senpai tomaron color al mismo tiempo diciendo cosas como “¿¡La escuchaste!? “¡Dijo que no somos personas malas!” “a pesar de que parecemos tan sospechosos” “es demasiado buena” bueno, yo también creo que no son malas personas.

— Además me gusta ver dibujos.

— Ah…

Es cierto. Pensé que había muy pocas personas que a pesar de estar en departamentos distintos al arte tenían interés en el arte pero Shinoaki es una de ellas.

— Entendido, entonces yo también entraré.

— ¿¡En serio!? ¿¡Está bien!?

— Pero, aun como miembros temporales, puede que después cambiemos de opinión.

— ¡¡Si!!

Y los senpai comenzaron a celebrar en grande más que hace rato.

— ¿Estas bien con eso?…

Al ver a los senpai que comenzaron a prepararse de una vez para darnos la bienvenida no podía evitar sentirme inseguro.

No pasó ni una hora antes de que empezara nuestra bienvenida al club de investigación de artes. El lugar de reunión era sobre una colina en la parte trasera del edificio, Kiryuu ya tenía el rostro rojo mientras levantaba su copa.

— Entonces, ¡Festejemos a Hashiba Kyouya y a Shinoaki! ¡Kanpai!

— ¡¡Kanpai!!

Comenzamos con el banquete levantando las copas.

— En serio, muchas gracias, cuidaré de ustedes como el presidente del club, en serio que felicidad.

Kiryuu estaba tan feliz como para derramar lágrimas, tanto como para creer que solo estaba fingiendo.

— Desde ahora lo digo pero en serio solo es temporal.

— Lo sé, lo sé, sí, sí.

No podía creerle ni una pizca con esa forma de decirlo mientras me golpeaba en los hombros… tengo que tener cuidado de esta persona…

— Fuu… Kyouya-kun… ¿por qué pones esa cara de miedo?… ¿no quieres beber?

— Sí, estoy bebiendo refresco… ¡Ah, Shinoaki, tu rostro está muy cerca!

Shinoaki a mi lado de muy buen humor se pegó a mí, estaba tan cerca como para sentir su respiración, su blanca piel como si fuese una pequeña niña terminó robándome la mirada con su belleza, sus labios ligeramente separados, su dulce aroma y también…

—… ¿he? ¡Espera!

Claramente olía a alcohol y le quité el vaso que tenía en la mano. Lo que había dentro de definitiva no era té Oolong ni agua.

— ¡Oye! Kiryuu-san, ¿¡qué es esto!?

— ¿Nn?

— Nada de “nn” ¿¡Qué hay en el vaso de Shinoaki!?

— A… agua…

— ¿¡Donde hay un agua que tenga una etiqueta de “Hachkeshi Daiginjo”!? ¡Oye!

Pero Kiryuu ya había huido.

— No deberías de haber bebido eso.

— No, yo le eché agua.

Parece que le cambiaron el agua y se lo entregaron a Shinoaki.

— Ne, ne, Hashiba-kun, ¿De qué departamento eres? ¿Era el de cine?

Una onee-san que pensé que era increíble se acercó, si dijera que era emocionante entonces su ropa también lo era, estaba extrañamente expuesta.

— Ah, si… así es… ¿y senpai?

— Hiyama Yurika, tercero, de artesanía, hago cerámica.

¿Cerámica?… ah ya veo, había un departamento como ese.

— ¿Puedo hacerte una pregunta?

— Dime.

— La cerámica… ¿Es esa que da muchas vueltas?

Le pregunté sin querer acerca de la imagen que tenía, pero Hiyama…

— Bien, bien, preguntaste después de todo, espera un poco.

Dejó el vaso en la mesa y se puso de pie.

— Bien, Hiyama ¡Yurika hará eso que da vueltas en el aire!

Lo dijo demasiado rápido, levantando ambas manos en el aire, haciendo como si frente a ella hubiera una máquina de esas.

— Ah, después de todo me gustaría tener en mis manos eso que estoy creando.

Parecía que estaba muy consciente de lo que estaba haciendo.

— ¡Eso es Hiyama! ¡Eres buena!

— ¡Como se esperaba de una profesional!

Es cierto parece ser buena, ¿pero esto es de profesional?

— ¡Departamento de música de segundo, Sugimoto Mikio! ¡Haré el Donguri koro koro!

El senpai del departamento de música se puso de pie diciendo eso y…

— Dooonguri~~~ Ooo~~ koro~~

Desde la cima de la colina donde nos encontrábamos comenzó a rodar hacia debajo de la colina mientras cantaba.

— ¿Las canciones de Sugimoto son sorprendentes verdad?

En algún momento Hiyama había terminado de hacer lo suyo y me preguntó.

— Si… es sorprendente…

— Es suficientemente hábil como para dar un concierto.

— Es cierto, es sorprendente.

Al llegar a la parte baja de la colina se puso de pie y pude escuchar el “Donguri koro koro” Es bueno pero… honestamente parece que estoy soñando. Bueno, todo el lugar se llenó de risas, y cuando me di cuenta comenzaron a unirse naturalmente más personas que no eran del club, no importa cómo lo piense ya éramos demasiadas personas.

— En serio, gracias a ustedes pudimos hacer una fiesta de bienvenida, gracias.

Y un onii-san guapo comenzó a hablarme, es la última persona que habló cuando estábamos en el club.

— Ah… este… senpai.

— Soy Kakihara Shou, Tercero en el departamento de artes escénicas.

Y volvió a aparecer otro departamento del que no estoy familiarizado.

— Artes escénicas… ¿qué es lo que hacen allí?

— ¿Qué? ,.. Bueno, te mostraré un poco.

Al igual que Hiyama hace poco, dejó su vaso en la mesa y se alejó un poco, tomó algo de aire…. Y de pronto comenzó a dar vueltas bailando, vueltas y vueltas.

— Kakihara está en el curso de baile.

Dijo Hiyama mientras veíamos eso que parecía ser un baile.

— E, ¿en serio?

Era claramente diferente a un novato, eran movimientos hermosos. Dejando de lado que sea en una fiesta de bebidas, se sentía su habilidad.

— ¿¡Qué te parece Hashiba-kun!? ¡Este es el departamento de artes escénica…!  ¡Gwaaap!

La voz de Akihara senpai que acababa de terminar vueltas de pronto se hizo extraña.

— ¡Ah, Kakihara, no! ¡Es demasiado pronto!

Hiyama a un lado se apresuró para decirle y de pronto se tranquilizó.

— ¿He? ¿No? ¿Qué cosa?

— Solo con verlo lo entenderás, 

— Gerogerogerogerogerogerogerogero

— ¡Waaaaa!

Volteé a ver cómo me dijo, y Kakihara estaba dando vueltas hacia debajo de la colina mientras vomitaba convirtiéndose en un infierno humano.

— ¡Aparecieron las famosas vueltas “gero” de Kikihara!

— ¡Si no aparece eso las reuniones de bebidas del Bikyuu no comienzan!

— Ahm, este… ¿no hace falta salvarlo? Kakihara-san tiene una cara muy mala…

— Está bien, está bien, Cuando termine de vomitar él mismo se limpiará y volverá a tomar y a dar vueltas.

— ¡No está nada bien!

— ¡Qué divertido! ¡Yo también daré vueltas!

— ¡Shinoaki tu siéntate! ¡Ah moo, le había dicho a Kiryuu-san que no le diera alcohol! Este, ¡Hiyama-san, no me abraces por favor!

◆ ◆ ◆

En la escuela ya estaba completamente oscuro, y había fiestas de alcohol por varias partes, parece que las cosas continúan así hasta terminada la temporada de fiestas de bienvenida a los clubs. Después de que el reloj tuviese sus manecillas en la parte más alta dejamos la escuela.

— ¿Como que fiesta de bienvenida para los nuevos? Más que bienvenida estuvimos en peligro.

Me quejaba de los senpai mientras cargaba a mi espalda a Shinoaki quien ya se encontraba dormida. El camino de noche del verano aún es cálido, es un alivio que sea algo sencillo para vivir. Los sonidos desde la parte trasera de la escuela fueron convirtiéndose en sonidos en el ambiente mientras avanzaba por el estrecho camino.

— ¿Nn? … ¿are?…. ¿me quedé dormida?

Escuché una voz desde mi espalda.

— Buenos días.

Al responder sentí como enterró su rostro en mi sudadera, como si trajera un pequeño animalito detrás de mí.

— Uu… mi cabeza da vueltas…

— Bueno, después de haber bebido tanto…

Sonreí con amargura mientras recordaba lo que había hecho hasta ahora Shinoaki. Al final Shinoaki terminó bebiendo bastante “agua”. Mientras me encontraba platicando ella seguía tomando las bebidas que le llevaban los senpai mientras reía. 

— Pero que bueno que sean buenas personas.

Dijo con una voz tranquila.

— Bueno…. Puede que no sean malas personas.

Claramente sus acciones y su forma de hablar eran de personas extrañas, es decir, no necesariamente malas personas. También son personas que nos prepararon una bienvenida con bebidas,  (Aunque Kiryuu-senpai sigue siendo sospechoso) En ese sentido el club parece algo tranquilo. Bueno, por ahora no es mala idea entrar.

— Kyouya-kun.

— ¿Nn?

— ¿Últimamente has estado pensando en cosas complicadas verdad?

— ¿He?

De pronto me llegó una pregunta inesperada, y de una persona inesperada… ¿Cómo es que lo sabe? Es cierto, Shinoaki me ha visto muchas veces mientras pienso, ¿pero se me veía en la cara como para que se percatara?

— Fufu, esa reacción es como si te preguntaras cómo lo sé, jeje.

Y comenzó a reír al ver mi reacción.

— Uu… ¿Y? ¿Cómo lo supiste?

Pregunté temeroso.

— Kyouya-kun casi no hablas de ti mismo eres como muy adulto, como si te preocuparas más por las demás personas, te estuve viendo un poco.

Un poco… mi corazón se aceleró. Debido a que vengo de 10 años en el futuro los veo a todos como si fuesen niños. Nanako es un poco más madura y Shinoaki es más infantil, pero no creo que lo haya mostrado, y creo que no se han dado cuenta de ello. Por eso que se diera cuenta por intuición… y además Shinoaki de quien pensaba que era más infantil.

— ¿No quieres decirlo he?

 — Um, aunque no es la gran cosa.

— Entonces intenta decirlo, puede que entiendas algo al hacerlo.

Comencé a decirle tal como me lo pidió. En comparación con Tsurayuki y los demás que son sorprendentes (Aunque claro, sin mencionar los dibujos de Shinoaki) Yo realmente no tenía ninguna habilidad. Terminé hablando tanto como para sorprenderme yo mismo.

— Fum… eso no me lo esperaba.

— ¿No te lo esperabas?

— Creo que eres de las personas que pueden hacer muchas de cosas, no tenía idea que te preocupara algo como eso.

— ¿Muchas cosas? ¿Cómo cuáles?

Para mí era más inesperado que las personas me vieran así, pero al parecer para Shinoaki era diferente.

— Este por ejemplo… ¡Tsurayuki es malo en las mañanas!

— Lo sé, últimamente lo tengo que despertarlo a la fuerza para llevármelo a la escuela.

— Además eres bueno con las labores del hogar, ¡no sé hacer nada más que hervir agua!

— Lo sé después de todo ya no tomas los turnos para cocinar.

— ¡Siempre estás al pendiente el día en que se saca la basura!

— Lo sé, de vez en cuando se acumula.

Shinoaki comenzó a sentir.

— Todo eso puedes hacer.

— Bueno si, pero nada de eso tiene que ver con las clases de Geidai ¿verdad?

Terminé diciéndolo sin querer.

—… Pero es algo importante para vivir.

Y Shinoaki respondió extrañamente desanimada.

— Las personas que no pueden hacer algo buscan desesperadamente la manera de hacerlas, por eso creo que eres una persona asombrosa, creo que sin importar lo que sea te esfuerzas en hacerlo.

Por un instante sentí como si su pequeño cuerpo se calentara, debido a que estábamos tocándonos, sentí su calor desde mi espalda pasando por todo mi cuerpo, puede que Shinoaki lo esté diciendo como si nada, pero esas palabras movían mi corazón.

— Puede ser.

Después de decir eso, comencé a recordar algunas cosas, Esa figura de Shinoaki entre el caos mientras dibujaba aquella imagen en el monitor. Si puedes hacer algo solo hazlo, si no puedes hacer algo entonces busca la manera, Tsurayuki también, me pregunto si estará desesperadamente buscando algo, y el yo de ahora no tiene.

— Kyouya-kun es un chico que puede hacer muchas cosas, sí.

Regresé ante la voz de Shinoaki, siento como si fuese la voz de una madre a sus hijos, y terminé sonriendo, aunque creo que estamos en posiciones diferentes.

— Bueno, gracias… ¿¡he!?

Inmediatamente después sentí algo suave en la parte de atrás de mi cabeza, y sin pensar deje salir una voz extraña.

— Bien, bien….

La mano de Shinoaki me estaba acariciando la cabeza. Sentí la calidez de su mano mientras continuaba acariciándome. A pesar de que la sensación solo debería de estar en mi cabeza sentí una calidez en todo mi cuerpo.

—… Shinoaki.

Cuando estaba en preparatoria mis padres se divorciaron, y después de que mi padre me llevara con él no pude volver a ver a mi madre. Mi corazón había terminado volviéndose sensible abrazado por esa amabilidad, y no pude evitar decirlo naturalmente.

— Gracias.

— ¿Nn?…

¿Sería que estaba más tranquila al escuchar mi voz? Bajó lentamente la mano con la que me acariciaba y casi inmediatamente después escuché su respiración al dormir en mi espalda. Continuaba caminando por el camino hacia la casa recibiendo el viento de la primavera y volteé a ver hacia el cielo. Los pétalos de Sakura bailaban en el cielo como si festejaran el nuevo ingreso de los estudiantes.

— ¿Qué es lo que podré hacer?

Cuando regresé a esta época, diez años atrás, elegí una ruta completamente diferente entrando al Geidai. Pero aun así no podía hacer nada, y no sabía qué era lo que podía hacer, por eso siento que solo he puesto un pie en la línea de salida

1.- Sensei, sensei

2.- ¿Qué es lo que sensei cree más importante para crear el escenario?

3.- Explosiones

4.- ¡¡Dogoon!!

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!