Por más melancólico que me encuentre, tengo que llevar a cabo el trabajo frente a mí. Una vez que terminaron las clases del lunes, Salí del edificio junto a mis estudiantes. Frente a mí se encuentra la entrada norte del edificio de la estación del metro Choufu, con una plaza hecha con forma de media luna. Como maestro de la clase alinee a los alumnos y bajamos las escaleras eléctricas en breves 30 segundos, acompañándolos hasta comprar el boleto en el subterráneo. Y así terminando con el “acompañamiento”

— Entonces regresen con cuidado, procuren no causarles molestias a las personas de alrededor.

Me despedí de los estudiantes de manera ambigua, cada uno de los maestros una vez terminado con su labor nos quedamos unos frente a otros.

— Oya, oya, buen trabajo.

Uno de ellos se acercó a mí, se trataba de la chica con dientes de sierra como marca registrada, Shark.

— Ten nii, ¿Estas libre esta noche?

— ¿He? ¿Qué sucede?

— Me gustaría que cenáramos juntos, encontré una tienda donde trabaja una buena onee-san.

Se me quedó viendo son esos ojos que parpadeaban poco, pero aun así, que forma tan extraña de sonreír.

— Después de todo ninguno de los dos tiene novia, está bien, está bien, podemos curarnos comiendo deliciosa mientras vemos a una linda onee-san.

— Ambos, tú y yo somos diferentes.

— Pero esta semana me faltará dinero, puede ser a un lugar sin esa onee-san, pero quiero Sushi, invítame un sushi.

— No, realmente no entiendo a qué te refieres.

— ¿A Ten-nii le gusta el sushi verdad? A mí también me gusta, también me encanta Tenjin onii-san, me gustas, me gustas y si los juntamos me gustas el doble.

— Y seré solo yo el que pague…

— ¡Muéstrale a tu kouhai lo orgulloso que estas de ella! ¡Con tu buen sueldo!

Dice lo que quiere con esa sonrisa. Shark no trabaja con normalidad, es una maestra a medio tiempo que trabaja solo tres días a la semana en la escuela Choufu. Es la encargada de ciencias de los estudiantes de primaria de bajo nivel, creo que esta en primer año de universidad.

— Además, ¿por qué dices que me gusta el Sushi?

— Todos lo dicen, dicen algo como que pareces pescado.

— No sé nada de esa lógica.

— Si lo dijera directamente, parece que emites una atmosfera como de pescado muerto podrido.

—.. ¿He?

—…. En un buen sentido.

— ¿Existe una estructura teórica fuerte que pueda conducir a la psicología positiva a partir de la expresión metafórica llena de sugerencias oscuras y distorsionadas de muerte y corrupción? Muestra la base de tu respuesta con una línea lateral. Vamos.

— Waa, eso fue muy maestro de Japonés, ah, lo digo en un mal sentido, onii-chan.

— ¡Has algo con tu sensación de la distancia!

Es cierto, al ser estudiante de primero de universidad su actitud no ha cambiado mucho, a pesar de que tiene la misma edad que cuando yo empecé a trabajar, no tiene pizca de parecer ser nueva. Para empezar la única que no me llama “sensei” es ella. Aunque sea una estudiante de primer año cuando fue llamada por el presidente terminó diciéndole sensei floja, está muy consciente de las miradas de los estudiantes y los tutores, y de entre los profesores es alguien honesta, aunque no creo que vaya a aprender mucho. Pero… al único a quien no llama sensei es a mí.

Desde el instante en que se presentó por primera vez en la escuela me puso el sobrenombre de “Ten nii” y desde entonces ha continuado igual. Al ver que usa lenguaje cordial con cualquier otro maestro pensé que me estaba subestimando por completo. Gracias a ello terminé tratándola de manera más tosca.

— Si ya terminaste con el “acompañamiento” entonces regresa a la escuela.

Mientras nos encontrábamos en el lugar uno de los peatones chocó contra mi hombro haciendo que perdiera el balance, y después pude sentir algo extraño. Si tuviera que expresarlo como maestro de japonés, sería como un muro que en cierto sentido fuese una sabe colina. Si tuviera que decirlo como un pez putrefacto, diría que es un evento del que preferiría estar muerto, si lo dijera como un niño de primaria seria: suavecito.

Es decir, tetas.

Ese pecho estaba justo en la palma de mi mano. Debido a su forma de ser la había tomado como un varón universitario, pero lo había olvidado… bueno, teniendo esta sensación en mi mano no hay ninguna duda…

Shark es del tipo de personas sonrientes, pero tenía que ver sus proporciones, el traje le quedaba pegado al cuerpo, dibujando claramente la línea de sus grandes pechos, y yo estaba tocándoselos… mierda, estoy muerto.

— Lo siento, no fue…

—… Este…

Shark solo se quedó de pie atónita.

En mi cabeza solo estaban las letras “palma de la mano” y “pecho”. Retrocedí y después de eso….

—… Moo, eso fue impactante… ayer estabas así y aun no estas satisfecho…

— Es mi primera vez tonta.

— Waa, que coincidencia, también es mi primera vez.

— No lo digas de esa manera, lo lamento así que me cortaré el estómago.

— Es una broma… Ten nii, sé bien que no eres la clase de personas que harían eso a propósito.

Shark sonreía mientras se acomodaba del traje, su forma de reír no era de una mujer avergonzada, pero bueno, eso me salvó, creo que a la próxima tendré que invitarla a comer.

— Pero ya que estamos, algún día tendrás que estar con tu novia, como opción puedes tomarme como una novia de renta.

— Acabo de perder todas las ganas que tenía para invitarte, ¿Qué clase de situación es esa?

— Aaa, mentira, mentira, solo la comida, solo la comida, solo hoy, solo una vez, solo como prueba, solo la puntita, vamos juntos, ¿sí? ¿Si?

— ¿¡Un Nanpa desesperado!?… no puedo esta noche, tengo algo que hacer.

— ¡Mentira! ¿Donde? ¿Con quién? No me digas que… ¿una mujer?

— ¿Eso de igual verdad?

— Eso en definitiva fue una mujer, no había escuchado nada, ¿onii-chan me engaña? A pesar de que ni siquiera la he visto el shock es enorme…  si no me pagas una compensación por los daños entonces lloraré. También impuestos por vencimiento y costos de trámites,  ¡solicito una consulta para prepago!

— Cambiando de novia a hermana menor, y ¿eso último fue jugar al SAT?

— Vamos, si tienes tiempo libre para vender aceite, regresemos a la escuela al salón de preguntas.

— Ten-nii tacaño… pero bueno, el dinero es importante, aunque no sé qué decir de un pago de 2700 yens por las clases, no está mal el tiempo extra de 1200 por hora.

— No días números específicos en un área pública.

Al final no se rendía con el dinero, tendríamos una distancia de unos 9…. No, como 18 años de diferencia (mentales), o eso creo, incluso podría tomarla como estudiante, aunque no están mal estas pláticas llenas de emoción. En ese sentido puede que le quede bien ser maestra.

— Aunque alguien de tiempo completo le diga eso a alguien de apoyo, no hay manera que no tenga nada que ver con el dinero.

— Es un gran problema que lo veas así

Tomé el archivo que utilizo para el “acompañamiento” y comencé a picarle la mejilla a Shark, y ella reía feliz diciendo “¡acoso sexual!”

—……… ¿he?

Al darme la vuelta, y los estudiantes que se supone que habíamos acompañado, estaba viendo a todas partes frente a la revisión de boletos.

— ¿qué están haciendo? Será mejor que regresen, no te queden en la estación.

— Ah. Ya…

Sin importar que era el representante de los chicos de “acompañamiento” suspiré ante esa cara conocida, se trataba de Ryou.

— Sense ustedes en serio siempre, siempre están de amorosos y pervertidos ¡Sayonara!

— ¡Se, sensei no es pervertido!… Sayonara. Desu.

—……… ra…

Ryou y Rin, además de Hirari con su sombrilla se despidieron con la mano, dirigiéndose al andén.

— Iyaa, onii-chan, los niños nos vieron…

— No soy onii-chan, y no comiences a buscar mi cartera, vámonos.

— Me gustaría un premio llamado dinero por enseñar a los niños aun después de clases.

— No pongas la educación sexual en la escuela de materia didáctica forzada.

— Entonces al menos hagámoslo de verdad.

— Como que “al menos”  y ya no tienes nada para “atacarme”

— Jajaja, Ukeru…. ¿Ukeru? Ah, Ten nii si me recibes sin atacar entonces serias un onii-chan muy real ¿Qué te parece si comenzamos ahora para que puedas ver el techo?

— No entiendo tus gustos de hacer todo sin siquiera un escenario….

— Bueno, bueno, me llevo bien con Ten-nii, es un servicio especial.

Shark tomó mi brazo y acercó su cuerpo, riendo como un tiburón.

— Una chica de preparatoria recién graduada por tiempo limitado, deberías aprovechar mientras puedes.

Eso es acoso sexual…

📖  📖  📖

Regresamos al edificio de la escuela, y maté tiempo de manera innecesaria acomodando mis papeles, todo para poder disminuir el riesgo de toparme con otros maestros afuera. En especial Shark, aquella estudiante de preparatoria recién graduada, si me ven caminando con alguien menor que una estudiante de preparatoria no sé qué clase de ridículo haría.

— Realmente no lo entiendo bien pero, lolicon sensei la tiene difícil.

—… ¿Por culpa de quien crees que sea?

Después de corroborar los alrededores, fui secuestrado por el demonio y salí a la ciudad de noche. En la salida norte de la estación Choufu se encuentran dos librerías. Una parece ser una tienda de una gran cadena llamada Palco, mientras que del otro lado de la intersección se encuentra una librería local llamada Koushin. La librería de la cadena es aplastantemente más grande, pero la librería Koushin tiene géneros de subcultura.

Géneros de subcultura, es decir, Manga y anime. Son las 22 horas llegamos justo antes de cerrar nos mezclamos con otros estudiantes de secundaria, y nos dirigimos a piso inferior, al área de las novelas ligeras.

— Por más que sea un maestro con el que estés familiarizada, no puedo estar conmovido porque actúes con un hombre mayor a estas horas.

— ¿El señor lobo está preocupado?

Los hombros de Seika se estremecieron como si estuviera diciendo alguna clase de broma.

— Pero si estás aquí es porque eres un maldito lolicon-sensei, si piensas tranquilamente, no le pondrías una mano encima a una adulta como yo ¿verdad?

—…. “¿Una adulta como yo?”

Me le quedé viendo a Seika hacia abajo. Ya tenía algo de pecho que sobresalía a través de su ropa, pero no era nada como si la pudiera comparar con una chica mayor, y no soy un hombre que tomé eso como si fuese el rey al subir el monte Everest.

Además, no debería de usar uniforme escolar, puede ser un icono para el apetito de ciertos hombres en el mundo, y al verla así a mí me hace sentir más fuertemente mi trabajo. Siento como si estuviera teniendo una cita gracias al abuso de poder de una hija de algún superior.

—… sensei, ¿ocurre algo?

— No…

Evité refutar sin sentido, debe protegerse la auto percepción del niño. Pero parece que tomó mi falta de respuesta de manera extraña.

— Fum, después de todo así me ven las personas.

Seika puso su pierna sobre el primer escalón y se me quedó viendo hacia arriba, mi cuerpo se movió por reacción. Desvié la mirada.

— Como un maldito lolicon, que bueno que temes el atractivo de una completa adulta ¿verdad?

Las comisuras de sus labios se inclinaron hacia arriba, mientras que la estudiante de secundaria movía su falda, estaba tan indefensa mostrando ligeramente las líneas de su ropa interior.

—…

Estando de esa forma como una estudiante mal encaminada no pude más que desviar mi mirada. Seika continuaba riendo.

— Moo, se honesto, que lindo eres lolicon-sensei, es veneno para tus ojos verdad.

Parecía estar orgullosa de sus largas piernas, pero lo que estoy viendo no es eso, en cierto sentido es un problema tener que resolver malentendidos, así que ya me cansé, estoy bien como lolicon.

— ¿Y? ¿Quieres decir que a lección que quieres tiene que ver con la librería?

— No te desesperes, ven por aquí sensei.

Terminamos de bajar las escaleras y nos dirigimos a la registradora, Seika se quedó de pie frente a la primera hilera de libros.

— ¿En el bar dijiste que el trabajo de maestro de escuela era de los peores verdad?

—… ¿he?

— Yo no lo creo así, creo que el trabajo de maestro es uno muy bueno, pero ¿en verdad existe un trabajo malo?

Seika observaba los títulos de los libros mientras los acariciaba con su dedo.

— Pero… es cierto, el mejor trabajo del mundo si existe.

Y esos son las novelas ligeras… bueno como lo estaba diciendo parecía que iba a terminar diciendo las novelas ligeras.

— Quiero convertirme en escritora.

—… No puede ser, ¿a ti te gustan las novelas ligeras?

— ¿cómo que “no puede ser”?

Decirlo así sería una ofensa para las novelas ligeras, Seika movió la cabeza a los lados.

— No es como si me gustara u  odiara las novelas, una adulta como yo podría decir que solo es un pequeño error de categoría, no es como si quisiera hablar de alguno especialmente.

— Adulta he, cierto, cierto…

— ¿Qué pasa con esa manera de decirlo?

— …. Por cierto, ¿por qué me elegiste a mí? no estoy tan apangado a las novelas como tú.

—… Que cosas tan extrañas dices, sensei, ¿eres maestro verdad?

Dijo Seika mientras levantaba la cabeza.

— El día anterior le hice una pregunta con respecto a una novela ligera, esa fue una prueba audaz.

— Eso da igual, si me lo piden o no, es solo un negocio, así es el trabajo de maestro.

— Una repuesta perfecta, podemos decir que lo de ayer y hoy son negocios, y justo porque eres esa clase de maestro es que creo que eres bueno para ayudarme a cumplir mi sueño.

— ¿En serio?… ¿hay más tipos como yo por allí verdad?

Hay muchos maestros de japonés que leen libros, y aun más que leen novelas ligeras.

— Lo sé, corroboré a varios en el aula de preguntas, y al contrario, eran pocos quienes no los leían.

Seika movió la cabeza a los lados.

—Pero, no es bueno ser demasiado novato ni demasiado profesional leyendo varias decenas o centenares de novelas, terminarían teniendo cierta inclinación, así que sería necesario respetar cierta sensación de balance.

Levantó un dedo.

— Es decir, tenía que tener un objetivo a la altura, una persona con una buena forma de ver las cosas.

— ¿Eres un viejo de los programas de los domingos en las mañanas o qué?…

Está siendo un tanto despectiva con los autores de estos días, quiero renunciar.

— ¿Que sucede?

—… No, pero creo que estás malinterpretando algo.

— ¿Qué seria eso?

— No leo novelas ligeras, por lo que sería inadecuado al tomar el papel para juzgar a alguien que quiere ser novelista.

— Parece que lolicon-sensei no sabe mentir.

Seika entrecerró los ojos, y comenzó a reír como si fuera un pequeño gatito.

— Ayer encontré su libro amado.

—……… ¿he?

Mi garganta termióo preguntando de regreso, me di cuenta que era una voz demasiado seca. Ah como decirlo… tengo un muy mal presentimiento.

— ¿Puede ser que ahora lo tenga consigo?

Acabábamos de llegar por lo que apenas estaba viendo la pila de novelas ligeras. Pero aun asi tomó uno libro y lo levantó, poniéndolo justo frente a mis ojos.

—Si mal no recuerdo cuando estaba en el bar este libro se cayo de su maletín.

—…

Mis manos comenzaron a temblar inconscientemente, En la portada de la novela que había tomado se encontraba un héroe y una chica en cosplay, además de un joven que tenía dibujados unos cuernos de rey demonio.

— Que camine por allí con un libro que acaba de salir a la venta, ningún lector de novelas ligeras que no esté centrado en ello haría algo como eso, ¿verdad?

Me gustaría decir que no es eso, ese es el libro de mi autoría. Solo fue que el día en que nos vimos para hablar del segundo tomo el editor había traído el libro y lo metió en mi maleta.

— Sensei, ¿eres fan de este autor? ¿Qué parte te gusta?

—… No es eso.

— ¿Lo odias? ¿Hay algo que no te agradó? ¿Tiene algún punto débil?

— No es eso, no es que me guste o disguste…

— Sea claro por favor, ¿esta persona es un genio verdad? Puede que tenga algunos puntos que lo diferencien de otras atores, Depende de la inclinación del mercado pero parece que tendrá un segundo libro, ¿cuánto cree que espere ganar en el año?

—.. No sé acerca de algo como esa…

Detente, deja de intentar promocionar a ese autor, la mayoría de los autores son seres débiles ante la presión, puede que muera.

— Es un libro entró en mi campo de visión y terminé comprándolo, lo que me interesó fue el libro, no el autor, no es como si me guste o no, lo odio o estoy orgulloso de él…

— Sensei solo sabe mentir.

— ¿Qué dijiste?

— Frente a sus ojos pudieron haber estado muchos otros libros, pero que lea un libro que está en la parte más baja de los nuevos autores con nuevas novelas. Ya no es más que una ilusión de historia fantástica, el mercado está dispuesto así

— Que detallada…

— Investigué un poco.

Esta cerebro de condesa de otro tiempo, pensé que había descubierto todo acerca de mí, pero no parece ser el caso.

— Pero a mí me gusta este autor

—… ¿He?

— Su novela debut fue muy buena, “El vampiro que llora” ese era el título, una historia que provenía de su misma alma.

Cerró lo ojos y hablaba como si estuviera rezando, no puedo verlo como si fuese una actuación.

— Hizo que mi corazón se alegrara, fue una experiencia muy conmovedora, creo que de seguro fue una historia que nació solo para que nosotros lo leyéramos.

—… ¿Tanto así?

— Si, en ocasiones hay encuentros como esos, no pude dejar de leer.

Desde hace tiempo he estado escribiendo, fue una historia corta que terminó en tan solo dos tomos, y Seika lo trataba como la joya más hermosa de su caja de piedras preciosas. Esas palabras sin segundas intenciones casi me hicieron querer llorar. 

En ocasiones estas cosas ocurren, que problemático es el trabajo de un autor.

📖  📖  📖

Dejamos la tienda Koushin como luciérnagas siguiendo a la luz. Seika terminó comprando el tomo del héroe y el rey demonio, caminaba abrazando el libro como si fuese algo muy preciado. Casi no hay ocasiones en las que tenga la oportunidad de ver a alguien comprar el libro que he escrito y me quedé pensando que no había ocurrido desde hace varios años al lanzar el libro con el que debuté.

Era noche en Choufu con pocas luces de neón en comparación con Shinjuku. Era diferente al momento en que hice mi debut, el lugar y la persona a mi lado también eran diferentes, han pasado cinco años desde eso.

Mientras caminábamos dirigiéndonos a la estación, me quedé callado tratando de contener mis sentimientos, y parece que Seika también terminó en silencio.

— Eso tenemos, sensei, como profesor de japonés me ayudaras a cumplir mi sueño.

—… ¿crees que eso es algo que yo pueda hacer?

Detente, deja de decirlo con esa voz tan pura, puede que sea una de las criaturas más débiles para la lectura, después de todo moriré.

—… Este…

— Sucede algo, ¿acaso dije algo extraño?

— No… soy yo.

— ¿Fum?

— Es decir, yo, como decirlo, este libro yo lo…

Pensé en revelárselo, la verdad no es como si no estuviera contra las reglas tener un segundo empleo, trabajando al mismo tiempo como profesor de una escuela intensiva mientras trabajo como escritor de libros de texto, dentro de la historia está permitido, también conozco a algunos en mi posición realizando trabajos dobles, no es algo como para que se tenga que involucrar a la sede principal.

— ¿Sensei?

— Estuve pensando…la persona que escribió este libro… ¿dónde podría estar?

— Si.

— Si escucha lo que acabas de decir de seguro se alegraría.

— Es cierto, me gustaría conocerlo al menos una vez.

Pero por algún motivo no se lo revelé, hay otro problema después de todo.

— Pero últimamente he estado insatisfecha.

Seika separó sus labios mientras veía el libro que tenía entre sus manos.

— La heroína es la amiga de la infancia. Leí un poco la introducción en internet, pero a pesar de que parece estar en sus 20´s el ilustrador la pone completamente como una niña, su estatura y rostro son completamente los de una niña de primaria.

— ¿No será para que venda?

— Últimamente las heroínas han cambiado en el mercado, mejor dicho, creo que se está quedando fuera de moda.

— Oye, sabes mucho…

— El ilustrador podría estar en lo correcto al plasmar lo que se le pide, por lo que el cambio en la edad hace que se sienta que es el deseo del escritor.

— ¿En serio?

— En cambio la heroica es extrañamente enérgica, por la forma en la que estan escritas sus acciones pareciera una niña en su día a día.

—… Ya veo.

— ¿Esta heroína no se parece a alguien?

—…….. ¿Ella?

— Si, a esa chica… a la niña que estabas abrazando en el estacionamiento, siento que se parecen en algo.

—….

— ¿Sensei?

Que niña de secundaria tan perspicaz, además de que me ataca con una mirada llena de dudas, sabía que al final terminaría así, ese es el gran problema. Tengo una personalidad en la que no escribo más que el mundo que he visto, lo que en verdad he experimentado, “el vampiro que llora” fue una historia retratando mi vida en la secundaria. Las tres series, todos los personajes son igual, tomé algo de las particularidades de todos, los herví y los transformé. 

Por eso es que, si dice que se le parece a Inari Rin, puede que esté en lo correcto, pero eso no es más que una parte del personaje. No es un crimen ni nada por el estilo, pero tiene su lado molesto.

— Por cierto, esta heroína-san, durante la aventura abrazó como 10 veces al protagonista, lo besaba y lo derribaba.

— ¡N, n, n, n, no sé nada de eso! ¿Eso es lo prometido de esa novela que halla de esto y aquello verdad? ¡Soy inocente de cualquiera de los cargos! ¡Llamen rápido a mi abogado!

— Súper lolicon maldito desecho-sensei…

Las dudas que tenía sobre mi cada vez iban más en aumento, durante medio día se me ha quedado viendo. Después de todo no sabe que fui yo quien escribió el libro, y no es un crimen usar a mis estudiantes como material ¿verdad?

— Bueno, vamos, hablando con seriedad, no soy un lector muy experimentado, solo porque era un autor que me sonaba lo tomé. Es decir, la portada vende, No estuve consiente de la heroína., no me concentré en leer el contenido, al menos… ¿es una buena historia no?

— Esta bien para la primera vez, moo.

Seika bajó el libro a sus caderas como si no tuviera remedio, parece que no se percató de que en comparación cuando me mostró la grabación parecía mucho más débil.

— Es cierto, el mismo contenido, a pesar de que la heroína era infantil fue divertido.

Guardó el libro en su maleta.

— Pero… me hubiera gustado quedarme con la expectativa.

Había algo de dolor en ello.

— Su trabajo de debut fue bastante sensitivo y lirico, pensé que era la gran obra maestra, incluso le envié un mensaje como fan diciéndole que me quería convertir en escritora.

Volteó a ver a la librería que ya se encontraba cerrada. Dentro de la tienda en donde no se encontraba nadie, se podían ver los libros sin nadie que obstruyera la vista, allí no se encuentra mi primera obra, después de varios meses de publicado, todos los libros no vendidos fueron regresados para no volver a salir a los mostradores.

— Su segunda obra no estaba tan mal, pero no era como las novelas que me gustaría escribir, el tercero fue igual, lo supe solo con leer la sinopsis, 

Pasamos por la entrada frente a la estación, las luces de los autos iluminaban el rostro de perfil de Seika y momentos después su brillo desapareció. Me dolió el pecho.

— Realmente no es algo malo, pero, hay algo que le falta.

Dijo lo mismo que mi editor.

— Se supone que este escritor puede escribir cosas más asombrosas.

Igual que con aquella pelea.

— Si él no pudiera escribir algo “bueno” como antes.

Seika estaba viendo a algún lugar en la lejanía.

— Entonces pensé que quería escribir algo bueno en su lugar.

Ese era una imagen que yo había dejado atrás, después de todo hace que me duela el pecho. Un alma pequeña y negra comenzó a enredarse en mis pulmones.

— .. Nee, si has investigado el mercado y las ventas, quiere decir que ya sabes cómo es el lugar al que te diriges ¿verdad? Lo que pide el mercado está en constante cambio, ¿no será que la situación actual del novelista se dio porque apunta a eso?

— No importa lo que diga, la categoría que más compran los lectores es el que tiene la puerta más grande.

Seika dijo algo obvio.

— Si es la obra debut, no me importa que sea un poco diferente y no pienso escatimar en tiempo y esfuerzo hasta escribir la historia que deseo, haré lo que sea.

— ¿Lo que sea?

— Así es, incluso cerraré los ojos para escribir si estoy al cuidado de lolicon-sensei. ¿Estás feliz siempre que puedas llenar de mimos a una pequeña chica verdad? 

Cerró un ojo y después sonrió, parecía un demonio con cola, llena de confianza mientras mostraba su poder.

—…

Solo me quedé de pie llevando mi mano a mi pecho. Era algo complicado, era como si tuviera una pareja con la que bailar al ponerse así frente a mí.

— Así que sensei, ¿me guiarías para así poder acercarme a esa persona?

Me extendió la mano como indicando que era el final de la conversación. Tomar su mano era lo más evidente, sonreí.

Mi pecho seguía doliendo fuertemente, pero no era algo tan hermoso como nostalgia o sentimentalismos.

La identidad negra que se retorcía en mi alma era……… auto desprecio.

 — Me gustaría corroborar algo.

— ¿Qué podría ser?

El vampiro que llora era una historia interesante, incluso ahora estoy frustrado de que no haya vendido. Y si me dicen que le gustó incluso ahora estoy feliz. Pero en definitiva no son iguales a las otras series.

— Tú, ¿solo quieres vender?

—… ¿he?

— El deseo integral de auto aprobación. Viéndolo desde el punto de vista de la novela, pensaste en querer crear una mejor obra, ¿es eso cierto?

Veo a ese tipo de personas como arrogantes, hay muchos otros escritores al igual que yo que son así.

—… No te confundas Tsutsukakushi Seika.

Abrió grande los ojos y se me quedó viendo.

— ¿Solo porque no hay “algo bueno” para ti, puedes negar sus escritos? ¿No tienes confianza en tu escritor favorito aun despues de que hizo “algo bueno”?

La segunda y tercer obra, ciertamente estaban adaptadas al mercado. Debió de haber sido algo que querían los lectores. Pelear así con el editor con el que tanto me llevaba bien… por ello pensé que tenía que hacer lo que me pedían.

— ¿Qué tiene de malo tener en mente a los lectores? ¿No está nada mal pensar que la obra será leída por muchas personas verdad?

Parece que no se avergüenza de los autores que dejan de lado sus habilidades pensando solo en sus lectores. Puede que sea algo tonto decirlo yo quien soy un mal autor.

—…

Seika solo se quedaba de pie en ese lugar. La línea que sostenía su mochila en sus hombros se deslizó un poco.

— La forma en que pensamos es diferente, no creo que nuestra cooperación de frutos.

Me encogí de hombros, y Seika se acomodó bien su maleta.

— Puedo usar esa grabación cuando quiera, está bien hecha, dejando de lado que tan difícil pueda ser, ¿me ayudaras verdad?

—….Ah….u…

— Pero solo eliminaré la fotografía, no es de adultos involucrar a una chica que no tiene ninguna culpa.

Me gustaría que sintiera algo de vergüenza por amenazar a los demás. Es de lo peor… pero después de todo preferiría que eliminara esa grabación.

📖  📖  📖

Después de un tiempo.

—…

La mirada de Seika parecía falta de fuerza y terminó cayendo al suelo. Y después.

—… Lo siento.

Dijo mientras continuaba agachada.

— Creo que me emocione un poco, dije demasiado.

— ¿en dónde dijiste demasiado?

— Este, acerca del libro, acerca de Rin… y por decir que te reportaría como lolicon… ah, no, puedes estar tranquilo por ahora.

— Y sigues diciéndome lolicon como si fuera algo natural.

— ¿Quieres que deje de hablar de tus atributos personales?

Seika inclinó la cabeza mientras reía… esta maldita. Bueno, por más travesuras que haga este pequeño demonio, no parece estar enojada.

— Detente, todas las personas piensan de manera diferente.

— Aunque lolicon es algo malo.

— Ya basta con eso.

Perdí las fuerzas en mis hombros, ¿qué le pasa con esta enemistad llamándome lolicon?

— Es bueno que tengas un sueño, también es algo asombroso que te disculpes de inmediato, ¿pero yo realmente no importo verdad?

—… Si.

— Para empezar el problema es que separo lo profesional de lo personal, fuera de la escuela nunca cuidaría de uno de mis alumnos, no fuera del horario escolar.

—… Si…

— Entonces nos vemos en la escuela.

Me respondió de manera más honesta de la que pensaba, parece que es buena escuchando, si con esto puede separar sus sentimientos entonces terminaremos con esto. Ya es tarde, creo que regresaré a la tienda de siempre para tomar un trago antes de volver a casa. Pero cuando puse un pie en las escaleras… de repente noté algo extraño. Me di la vuelta a sentir que me jalaban del puño de mi traje y allí estaba ella con una mano en su falta…

— Ah, ¿no acababas de decir que si?

—…

Seika que estaba viendo hacia abajo apretó con fuerza sus labios.

— ¿Que? ¿Qué pasa? Me gustaría irme a casa…

—… Te regalo esto, la contraseña es 200208.

Seika metió su celular a la fuerza dentro de mi traje, el alma de la privacidad de una chica de secundaria… y dijo que me lo regalaba. Cualquier amante de chicas de secundaria de todo el mundo se alegraría.

— Adentro está la fotografía, también la grabación, puedes hacer lo que quieras con lo que está adentro, y como disculpa puedes usar el celular como prefieras.

— ¿Ha? Oye, oye, ¿lo estás diciendo en serio?

— Siento mucho haber usado un método tan extremo.

Hizo una referencia tan pronunciada como para que su largo cabello negro llegara hasta sus pies.

— Creo que he hecho algo indebido, eso fue algo vergonzoso y patético, siento mucho haberle causado problemas, siento haber sido egoísta.

— No… oye…

—… Dentro de mí hay un profundo pozo.

Comenzaron a caer gotas en el asfalto, puede escucharla bastante intranquila.

— No sé qué es lo que haya dentro de ese pozo, no sé desde cuando ha estado allí, pero cuando me di cuenta no podía evitar bajar por ese pozo.

Esa voz no era alta, pero tampoco era entrecortada. Estaba llena de emociones.

— Cada fragmento de oscuridad dentro de mí se está juntando en el fondo del pozo, de allí comienza a flotar un globo y yo me dirijo al cielo azul sobre un cohete, creo que es algo hermoso.

No tengo ni idea de que está hablando metiendo cohetes y globos, no puedo ver ese paisaje, pero… estoy acostumbrado a esa sensación en el camino como escritor, también tengo un agujero dentro de mí.

— Pero aun así, no sé qué es lo que debería de hacer, no sé qué es lo que podría hacer, no sé a dónde ir… y sin querer, sensei, como leímos el mismo libro…

Pero siendo la tercer lugar en todo el país podría decir esto con facilidad. A pesar de que es un pequeño demonio con muchas tácticas, a pesar de que es la rey demonio de la tortura.

— Pero aun así no puedo llegar.

— ¿A dónde?

— Posiblemente en algún lugar a alguien de este mundo.

— ¿qué cosa?

—…quiero escribir algo para esa persona, escribir ese algo que está dentro de mí.

— ¿por qué?

—… no lo sé, pero así quiero hacerlo. Sensei, lo siento mucho, te mentí, la verdad es que me encantan las novelas ligeras. Me gustan las historias, me gustan toda clase de historias de todas partes del mundo, casi igual que a sensei.

—… a mi… no realmente.

— Por supuesto puede que no pueda lograr “algo bueno” pero, justo por eso, por eso quiero aprender, creo desde el fondo de mi corazón que si no es con sensei no podré.

— No, algo como eso…

— Pero puede que a alguien le guste mis historias.

Rey demonio de la tortura.

— Si no lo hago así., no podré vivir.

… pero…

— Por favor Tenjin-sensei, haré lo que sea, lo que sea.

No importa como la vea, es solo una niña. Su voz estaba temblando, sus rodillas se estaban quebrando, si no le pongo las manos en los hombros terminaría rogándome de rodillas sobre el asfalto.

— No digas tan fácilmente que harás lo que sea.

— lo siento sensei, pero, pero…

Sus hombros estaban temblando.

— Enséñame por favor, hare lo que sea, por favor…

Solo estaba viendo a una estudiante de secundaria de las que puedes encontrar en cualquier parte. Esos ojos redondos e infantiles, como si fuese una niña perdida.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!