El verano se acercaba un domingo de la primera mitad del mes de junio. Onee-san y yo nos dirigíamos a los grandes almacenes que están cerca, a una tienda de trajes de baño. Como decirlo, es “un evento de verano” o algo así… Kishou se quejó conmigo, pero la situación en la que me encuentro no es para nada envidiable. 

¿Por qué? Porque ahora estoy en una tienda especializada en trajes de baño para dama. Bikinis de una pieza ordenadas muy correctamente, estaba rodeado los 360 grados por un esplendo ambiente lleno de coloridos trajes de baño hasta donde alcazaba la vista. Sería el paraíso que cualquier hombre añoraría, pero la verdad es que una vez adentro, me enteré que eso solo era una ilusión. Porque mientras me quedé a solas esperando a que onee-san se cambiara, ese momento bien podría decirse que es cercano a la tortura.

Como prueba de eso son las pequeñas voces que dicen “¿por qué hay un hombre aquí…?” “pero si es un estudiante…” “Tenemos que llamar a la policía” y cosas por el estilo mientras se me quedaban viendo con una mirada sospechosa como si fuese un pervertido. Dentro de esas voces se escuchó a una mujer decir” hay jóvenes que les gustan ese tipo de cosas” intentando mostrar comprensión… pero no es como si tuviera ningún interés por usar esos trajes de baño.

Pero bueno, escuché que en el mundo hay hombres que acompañan a sus parejas a comprar ropa interior, comparado con eso parece que estoy bien… si claro, solo estaba tratando de consolarme a mí mismo pensando de manera positiva.

— O, ¿onee-san, tardará mucho en terminar de probarse la ropa?…

Dije eso en voz alta a propósito para que las personas alrededor me escucharan, mientras dirigía mi mirada al vestidor, estaba cerca de llegar a mi límite con lo que podía soportar las miradas de las mujeres.  

Creo que va siendo hora de pensar por qué es que estamos aquí. 

Hacía mucho tiempo que onee-san no descansaba de su trabajo y estaba descansando en el tranquilo departamento mientras limpiaba. De pronto comenzó a dar vueltas por todas partes en su piyama llegando a la sala de estar. Lo primero que dijo al abrir la boca fue.

— “Quiero un traje de baño nuevo” 

Lo dijo mientras gritaba y levantaba el teléfono mostrándomelo, volteé a ver el celular preguntándome que era lo que estaba sucediendo inclinando la cabeza, se trataba de la página de internet de los grandes almacenes de la localidad, lo que estaba publicado era un festival de nuevos trajes de baño que se llevaba a cabo en el lugar de eventos desde la semana pasada. Cuando le pregunté resultó que se topó con la página de casualidad mientras jugaba con el celular cuando no quería salir de la cama. Así que vinimos porque me dijo que quería que le ayudara a elegir.

Ya han pasado dos horas desde que onee-san comenzó a probarse los trajes de baño.

— Eita-kun, gracias por esperar.

Onee-san que había salido del vestidor me mostraba su traje de baño.

— ¿Qué te parece? ¿Se me ve bien?

— Este… creo que te queda muy bien.

— ¿En serio? ¡Qué bueno!

El traje de baño que tenía puesto onee-san era uno de una pieza con diseño floral. Tenía un escote muy pronunciado, comparado con los demás trajes de baño de una pieza expone mucho, era una prenda colorida de diseño floral que hacía que se robase las miradas. Dio una vuelta completa para mostrármelo pero… a sus pies había una montaña de trajes de baño, al principio pensé en verla bien mientras mi corazón latía con fuerza pero después de que me mostrara varias decenas de trajes de baño comencé a sentir como si fuese veneno para los ojos.

— Pero los bikinis de hace rato son difíciles de dejar… también los que intenté antes…

Después de haber dado la vuelta tenía una expresión de duda.

— Eita-kun, ¿para ti cual sería el mejor?

— Veamos… creo que todos son asombrosos.

— ¿Entonces entre bikini y trajes de baño de una pieza cual te gusta más?

Esa es una gran pregunta para un hombre.

— Este…

— ¿Entonces cuál te gustan más? ¿Las que tienen mucha tela o las que tienen poca?

— Claro que la que tiene menos… ¡no es eso! Este…dejando de lado mis gustos creo que para un traje de baño un bikini da una impresión más fuerte, aunque esta la intranquilidad de que se pueda quitar con facilidad.

Sin pensar estuve a punto de decir lo que realmente estaba pensando.

— ¿En serio? No se quitan tan fácilmente por lo que, está bien.

— ¿En serio?

— Hay escenas de anime y novelas en las que se quitan pero la verdad es que están hechas para que no sean así, podría decirse que para una chica que un traje de baño se quite así es una fantasía.

Como decirlo… es como si les negara todo el romanticismo a los hombres del mundo, no quería saber una verdad tan triste.

— ¿Pero no te molestarían las miradas de los hombres si usas un traje de baño atrevido?

— Bueno si pero… no me gustaría perder contra la policía cosplay… ¡no es eso! ¡Estoy preguntando por tus gustos! ¿Bikini o de una pieza? ¿¡Cual te gusta más!?

Onee-san de pronto se acercó a mi después de haber salido de un salto del vestidor, terminé dirigiendo mi mirada a sus grandes pechos, me gustaría que lo tomaran como prueba de que soy un saludable hombre en su juventud… esto es malo… es una situación en la que tengo que elegir una de las dos me llené de determinación al saber que no podía desviar la conversación, aunque claro, si mi mirada.

— Creo que cualquier cosas que uses se te ve bien pero en lo personal creo que los bikinis son mejores… vamos, tienes muy buena figura por lo que se te vería…

— Que cualquier cosa que me ve bien…

Onee-san se me quedaba viendo mientras se ruborizaba.

— Estoy muy feliz que sea Eita-lun quien lo diga… hehehe.

Si me dice eso con esa expresión también es vergonzoso para mí… Estaba dudando mientras me hacia avergonzar cuando se me vino a la mente una duda, más que duda, era algo que me había llamado la atención desde que salimos.

— Por cierto onee-san.

— ¿Qué pasa?

— Ya te has probado más de 10 trajes de baño pero… ¿no te da vergüenza?

Cuando onee-.san me toca, digo su nombre o pasa alguna vergüenza o mucho nerviosismo termina desmayándose, pero parece que está bien compartiendo cama y escondiéndome debajo de su falda larga. No lo digo como si fuese la primera vez, pero después de todo es difícil de juzgar

— Debido a mi trabajo estoy acostumbrada a que las personas me vean así que estoy bien, hay ocasiones en que estoy en ropa interior frente a mi estilista-san… o eso pensaba pero ahora no estoy trabajando y estoy siendo observaba por Eita-kun…

Onee-san hizo una expresión como si se hubiese percatado de algo y se apresuró a cerrar la cortina después de eso saco la solo la cabeza y su expresión era completamente roja como la de un pulpo.

— ¿Qué pasa tan de repente?

— E, eso me pregunto… cuando me volví consciente de ello de repente me dio mucha vergüenza, ¡me probaré más ropa así que vete a dar vueltas por allí mientras descansas!

Comenzó a hablar avergonzada desapareciendo dentro del vestidor. A mitad había sido movida haciendo su voz cool más confusa.

— Que es más vergonzoso para mí si reacciones de esa manera…

Fui a sentarme a una banca en que había en una de las esquinas del área de trajes de baño mientras decía eso. Pero el tiempo de espera no fue nada pesado y eso era porque estaba la posibilidad de que no pudiésemos volver a estar juntos así. Pensando así tengo que agradecer que onee-san este haciendo esto por mí. En el tiempo que esperaba que saliera de los vestidos, recordé la semana pasada con agradecimiento en mi corazón.

● ● ●

El día siguiente que Onee-san fue arrestada por Akane-san.

Volvimos a hacer una fiesta de bienvenida para mí por la noche.

— Por cierto onee-san.

— ¿Nn? ¿Qué sucede?

Fue cuando onee-san comía felizmente su pudin como postre después de comer. Tenía muchas dudas acerca de lo sucedido así que intenté preguntarle.

— ¿Cuando estaba al cuidado de la familia de Kishou fuiste a ver a papá verdad?

— Si, así es.

— ¿Dónde estaba?

— Este, creo que… en alguna parte del oriente medio…

¿Por qué me respondió como si estuviese dudando? 

— Dejando de lado el lugar, creo que donde se encuentra papá están en medio de una guerra…

— Eso parece, pero cuando intenté ir era un lugar sorprendentemente bueno, ya que estaba en ello pensé en traerte un recuerdo, pero no había ninguna tienda de recuerdos.

Me contestó como si hubiera ido en un viaje de paseo… como decirlo, se siente como si no hubiese ningún peligro.

— Onee-san ¿sabes hablar algún idioma extranjero?

Y movió la cabeza a los lados mientras mantenía la cuchara en su boca.

— Para nada, incluso el japonés me es extraño, antes había ido a Hokaido por trabajo, y tuve una oportunidad de hablar con una anciana pero no entendí nada de lo que estaba diciendo… así que una de las personas me lo interpretó.

No, pero ese es solo un dialecto del japonés… como decirlo, me da algo de nostalgia esta sensación de que no estamos hablando de lo mismo.

— Pero Eita-kun, aunque las personas no se entiendan con sonrisas y gestos además de la voz de su corazón pueden comunicarse, y si hay dinero claro.

Cuando pensaba que estaba diciendo algo bueno al final dijo algo muy realista. Bueno, es cierto, con el poder económico de onee-san el ir al extranjero, contratar a un traductor, y asegurarse en una zona de guerra sería algo sencillo. Después de todo el poder del dinero es enorme…

— ¿Papá se encontraba bien?

— Sí, estaba bien, parecía que se llevaba muy bien con las personas del grupo extremista, incluso estaba brindando con el señor extraño de la máscara, dijeron que estaban celebrando por comenzar algo nuevo… como se esperaba de Kasumi-san.

— Algo… ¿nuevo?

— Creo que dijeron algo del agua.

— Agua…

¿Qué estás haciendo papá?… ya no creo que ese sea el trabajo de un periodista de guerra. Pero no estamos para comenzar una conversación de los sinsentidos de mi padre, es lo de siempre preocuparse de manera inútil por él, así que dejemos el tema hasta aquí.

— Pero honestamente me sorprendí, no sabía que eras la mujer a la que salvé, tampoco que era la niña que actuaba junto a mamá… ¿te podría preguntar por eso?

—… Es cierto.

Onee-san parecía estar dudando y después de verme dejó el pudin que estaba comiendo sobre la mesa.

— Entendido… hablemos de todo como es debido.

La expresión con la que se dirigía a mí era más seria que la de costumbre.

— Hasta ahora había guardado silencio pero estoy trabajando como actriz… mi nombre de actriz es Yoshioka Satomi, comencé a trabajar en el mundo del espectáculo desde que era pequeña, en ese entonces trabajé junto a tu mamá. Por eso en verdad estaba sorprendida cuando me enteré que eras hijo de Mizusaki-san…

Yo también. Quien diría que onee-san hubiera trabajado en un dorama junto a mi madre…

— Pero cuando me volví adulta no me iba bien en el trabajo, estaba pensando en dejarlo… y mientras pensaba en eso pasando por el parque de regreso a casa fui atacada por un hombre, al principio mostré resistencia pero era como que…. Ya me estaba empezando a importar poco las cosas. Era cuando me había rendido con todo… cuando un chico vino a salvarme.

Onee-san se me quedó viendo fijamente.

— Ese era Eita-kun.

Esa mirada parecía estar llena de alguna clase de nostalgia.

— Cuando me llevaron a la estación de policía para que les diera la información inmediatamente después de que les di las gracias comencé a investigar acerca de ti y llegué a la tienda en la que trabajabas a medio tiempo, pero creí que te sería una molestia así que fui a tu casa.

¿A mi casa?

— Pero no te encontrabas, en cambio platiqué con tu papá que había regresado del extranjero “Eita-kun solo hizo lo evidente, no creo que debas preocuparte”  me dijo, pero cuando le dije que quería agradecerte de algún modo me habló de su trabajo y me pidió “si algo me llegase a pasar de encargo a Eita-kun”

— ¿En serio?…

Dejando de lado el que llegó de pronto a mi casa… nunca escuché nada de eso de papá.

— Después de eso al verte creo que mi vida comenzó a tener sentido.

Onee-san comenzó a hablar como frustrada.

— Me había rendido de todo una vez, pero fui salvada por un chico, así que pensé en querer salvarte cuando estuvieras en problemas, quería ser yo la que te salvara, pensando en eso me esforcé lo más que pude con mi trabajo, y las cosas comenzaron a irme mejor, cuando me di cuenta tenia tanto trabajo que no podía descansar, estaba muy ocupada, también junté bastante dinero, a pesar de que solo pensaba en serte de ayuda, la que fue salvada fui yo.

— Onee-san…

— Así que no necesitas contenerte, el dinero de onee-san es tu dinero.

No, creo que eso es otra historia diferente.

Cuando comenzó a hablar con una lógica extraña la rechacé por pura reacción, y onee-san infló sus mejillas con una expresión insatisfecha mientras decía “ununu…”. Me siento mal por lanzarle agua cuando estaba en medio de la conversación, pero por el contrario me dio la sensación de que si me quedaba callado era como si estuviese de acuerdo.

— Después de eso me interesaste tanto, tanto, que todos los días iba a la tienda… estaba tan feliz al verte todos los días, hasta que cierto día te encontré en el parque y me armé de valor para hablarte, fue cuando me contaste que tu papá estaba desaparecido… así que pensé que era el momento de salvarte.

— Eso paso…

Al escuchar la explicación de onee-san las dudas que tenía se aclararon. El que haya salvado a onee-san de verdad solo fue una coincidencia, no pensé ni una vez que me debiese un favor, pero si me había preguntado si la chica que había salvado se encontraba bien.

Si esa persona era onee-san y fui aunque sea un poco el motivo de sus esfuerzos estoy feliz, además estoy feliz de que fue ella esta vez la que me salvo.

— Muchas gracias.

Y terminé dándole las gracias naturalmente.

— No hace falta que me des las gracias, debería ser yo la que te agradezca.

Me alegro que onee-san sea esta clase de persona.

— ¿Puedo preguntar una última cosa?

— Sí, claro.

— Onee-san… ¿sabes cómo contactar a mamá?

Solo con esa frase la expresión de onee-san se nubló un poco… creo que solo con eso me doy una idea de su respuesta.

— No… no lo sé, no sé cómo contactarla.

— Ya veo…

De alguna forma ya lo sabía. Si de casualidad Onee-san supiera como contactarla, me lo hubiera dicho en el momento en que supo que era hijo de Mizusaki Miyuki, mi padre está desaparecido pero a pesar de que están divorciados, debería de saber cómo contactarla. Si no fue es así solo quiere significar una cosa.

— Lo siento…

— No, no te preocupes.

Onee-san en verdad parecía lamentarlo. Y no pude alejar esa expresión de mi cabeza por un tiempo.

● ● ●

— Eita-kun, gracias por esperar.

Mientras estaba recordando algunas cosas de pronto escuché la voz de Onee-san. Levanté la cabeza y la vi con sonrisa de satisfacción vistiendo su ropa normal.

— ¿Ya decidiste?

— Si, es perfecto.

Ya que estamos me gustaría que me lo mostrara. ¿Pero alguien como yo podrá decirle mi deseo?

— ¿Quieres saber qué clase de traje de baño es?

Onee-san se me quedó viendo a la cara, y sonrió como si estuviese haciendo una travesura, estaba avergonzado como si estuviese leyendo mi corazón que sin pensarlo desvié la mirada.

— No… bueno, aunque me intriga…

— Es un se cre to ♪

— …

No la entiendo para nada…

— Bien, ahora sigue que Eita-kun elija su traje de baño.

— ¿He? ¿Yo también compraré un traje de baño?

— Por supuesto, como es verano iremos juntos al mar.

¿Iremos juntos al mar? ¿¡Así que por eso tengo que comprar un traje de baño!? Al pensar en eso me dieron ganas de golpearme a mí mismo pero al ser un joven saludable no había nada que hacerle. Así que mientras que ponía excusas me dirigí con onee-san a la sección de traje de baño de hombres. Sin embargo fue un gran problema elegir mi traje de baño. Pensaba en elegir uno al azar pero no había manera de que pudiera convencer a onee-san solo con eso. Fue al igual cuando fuimos a comprar ropa, llamó a un trabajador de la tienda y dijo como si fuera lo más evidente “vamos a probarnos toda esta sección, ¿podría llevarlos al probador?” y todos los empleados comenzaron a mover la ropa. Como era de esperarse onee-san decia cosas como “todos te quedan demasiado bien…” o “es imposible elegir solo uno de ellos…” y como la ocasión anterior terminó comprándolo todo. Pasó una hora en lo que terminamos el desfile de moda para onee-san. Ya no recuerdo la cantidad de trajes de baño que me probé pero… al igual que con la otra ropa no preguntemos cuanto le costó en total.

● ● ●

— Ya es de tarde, vayamos a comer a alguna parte.

— Es cierto, justo me está dando hambre.

Terminamos de comprar, y fue cuando dejamos los grandes almacenes.

— ¿Nn? ¿Una llamada?…

Una vibración comenzó a percibirse del bolso de onee-san, no solo fue cuando fuimos a tomarnos fotografías, parece que normalmente lo tiene en modo vibración, parece que le había sido una molestia cambiar a cada rato el modo, eso era tan típico de onee-san.

—…

Onee-san que había tomado el celular se le quedó viendo a la pantalla. Y era clara su expresión de insatisfacción.

— Eita-kun, lo siento, me iré un momento.

Fue en el instante en que Onee-san se alejó un poco para tomar la llamada.

— Sí, bueno…

— “¿¡¡Qué demonios estás haciendo!!?!

Alejó el oído del teléfono con las cejas fruncidas ante el repentino grito de ira. Fue tan fuerte que incluso yo que estaba lejos pude escucharlo.

— Que… es mi día de descanso así que estaba de compras.

— “¡No es tu descanso! Te dije del cambio del calendario para la toma de las fotografías! ¡El productor llamó, me dijo que por más que te llamaba no contestabas!

— ¿He?…

¿La persona del otro lado del teléfono es alguien relacionado con su trabajo? Solo con esa palabra la expresión de onee-san palideció.

— Es mentira… en el cambio del calendario tenía el domingo libre…

— “¿¡Te llamé para decirte que se había hecho otro cambio debido a la actriz con la que estarías actuado verdad!? A pesar de que te mandé mensajes por que parecías distraída… ¡no tuvo ningún sentido!”

Onee-san alejó su oído del celular y comenzó a corroborar los mensajes. Y su expresión comenzó a cambiar poco a poco a una de llanto.

— Que… ¿¡qué hago Chika-chan!? ¡Se enojarán conmigo!

—“¡No importa solo ven rápido! ¡No importa si bienes en metro o taxi!”

— Pe, pero, llevo ropa normal y no me he maquila…

— ¡Eso da igual solo ven!

Al mismo tiempo que respondió con enojo del otro lado cortaron la llamada… y onee-san solo se quedó congelada viendo el celular.

— Este… ¿onee-san?…

— A, este… ¡lo siendo Eita-kun! ¡Parece que tengo trabajo…!

Si, está claro que entraste en pánico, no necesitas decirlo con esa cara como si fueses a llorar.

— Entiendo la situación así que será mejor que te apresures.

— U. um…

Apresurada comenzó a correr hasta la estación, y se subió a un taxi que estaba detenido

— En serio lo siento.

— No te preocupes, ve por favor.

Onee-san aprecia como si se estuviera despidiendo y nunca nos volviésemos a ver en la vida moviendo la mano hasta que ya no nos pudimos ver.

—… ¿estará bien?…

Parecía que había dejado esperando a los actores que trabajarían con ella… solo espero que no se molesten… y cuando estaba preocupado por onee-san…

— E… Eita-kun!?…

Alguien me llamó y me di la vuelta.

— Que, ¡que coincidencia! ¡Quién diría que nos veríamos aquí!

—… ¿Akane-san?

Y al hacerlo allí se encontraba Akane-san con su ropa de civil de pie. Normalmente la vería con su uniforme de policía o el uniforme escolar, por lo que por un instante no la reconocí, no, si, ya la había visto anteriormente así, pero siempre llevaba pantalones por lo que hoy es extraño que lleve falda larga. También su maquillaje le daba un aire fresco. Era como si hubiera hecho un cambio de imagen, como si se hubiera coordinado para parecerse un poco a onee-san…sí, creo que es posible. Sentí que había descubierto una faceta nueva de Akane-san

— ¿Hoy descansas?

— Sí, hacía mucho que no me tomaba un descanso en domingo así que desde la mañana te segui… ¡ah no! Había un buen clima así que pensé en salir de compras, vamos, el verano está cerca así que pensaba en comprar ropa nueva…

Me llama la atención que lo dijera como si tuviera que dar explicaciones, pero es cierto  hace un buen clima. Es un poco pronto para el verano, pero es caluroso como si lo fuera.

— ¿Eita-kun, estas solo?

— Si, hasta hace poco estaba con onee-san pero parece que tuvo una emergencia en su trabajo.

— Ya, ya veo… ¡Ah ya se! ¿Qué te parece si comemos juntos?

Como decirlo… parece que no pudiese tranquilizarse.

— Este bien justo pensaba en ir a comer.

— ¿¡En serio!?

No tenía ningún motivo para rechazarla, y es mejor comer con alguien que hacerlo solo… será un efecto de estar viviendo con onee-san?.. Pensé en eso pero justo tenía algo de qué hablar con Akane-san por lo que es buena ida, Además  de acerca de mi relación con onee-san…

— Eita-kun, ¿hay algo que quieras comer?

— Nada realmente, cualquier cosa este bien.

— Entonces vayamos a una tienda que te recomiendo

— Claro.

☆ El diario de Onee-san ☆

¿¡Cómo!? ¿¡por qué!? 

Por fin estaba en una cita con Eita-kun ¿¡por qué tengo que trabajar!? Aunque es mi culpa por habérseme olvidado, hacía mucho que no podíamos estar así juntos…

Les causé problemas a los demás que trabajaban conmigo, terminamos más tarde, y sobre todo Chika-chan se enojó… pasaron muchas cosas, me va a dar miedo la próxima vez que la vea… Pero no todo fue malo, Fui a comprar trajes de baño con Eita-kun! Había muchos y dudé pero de seguro Eita-kun le encantará, ¡debería de poder ganarle a esa cosplay policía!

Espero con ansias poder ver la expresión de sorpresa de Eita-kun… jejeje. Falta alrededor de un mes para que Eita-kun esté de vacaciones…

Pero antes de eso tengo que hablar con Eita-kun de la verdad… solo espero que haya una buena oportunidad para que conversemos…

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!