Parte 1

Mi nombre es Kisaragi Amatsuyu (如月雨露). Apodo: Jouro (如雨露)1.

Al quitar el kanji (月/tsuki) de mi nombre, se convierte en “Jouro” (如雨露). Por esa razón, mi apodo es Jouro. Una historia simple ¿verdad?

Apariencia promedio. Notas promedio. Estado físico promedio.

No importa lo que haga, tan solo soy un chico de segundo año de preparatoria.

A pesar de que no realizo actividades extracurriculares, desde octubre del año pasado trabajo como secretario del Consejo Estudiantil.

Particularmente, no es como si me hubiese postulado para la candidatura, pero cuando intercambiaba palabras con la persona que se convirtió en Vicepresidente del Consejo durante mi primer año como estudiante, este terminó por recomendarme.

 “A ti, el trabajo simple te queda bien”, me había dicho aquella vez.

De alguna manera, es fácil imponerme las cosas problemáticas, ¿no?

Bueno, o así es como me siento.

Todos los días tomo clases en la escuela y, luego de las mismas, realizo las actividades del Consejo de Estudiantil.

En mis días libres, cuando no tengo nada planeado, me quedo en casa sin hacer nada.

Por cierto, ya que hoy es un día laboral, asisto a la escuela.

Es primavera, y al fin se dejan los abrigos pesados y sofocantes. Es una sensación refrescante.

— ¡Buenos días, Jouro!

— ¡Ay! B-Buenos días, Himawari.    

— Ehehehe~. ¡Hoy también, Jouro sigue siendo Jouro!

¿Qué es lo que está haciendo al decir cosas tan obvias…?

La chica que vino con una sonrisa inocente a golpearme en la espalda se trata de Hinata Aoi (日向葵). Apodo: Himawari (向日葵).

Su apodo es un caso similar al mío. Al escribir Himawari en kanji, se vuelve (向日葵).

Y es que, justamente, al reordenar su nombre completo se vuelve de esa manera.

Himawari es mi amiga de la infancia, asististe a la misma escuela que yo, y somos compañeros de clase.

Ella es el As del club de tenis femenino, y posee unos reflejos excepcionales.

Sus notas están por debajo del promedio, aunque no tanto como para reprobar.

Tiene un corte de pelo Bob hasta los hombros, y unos ojos brillantes característicos tan bonitos, que parecen los de un cachorro. No es que tenga un gran tamaño de pechos, pero al menos tiene una copa B. Aun así, su figura sí que es increíblemente buena, ¿no?

Practica deporte, posee una cintura delgada y torneada… Es una belleza que resalta mucho.

Su personalidad es, bueno…. Tal y como se ve, podría decir que es una personalidad algo tonta y llena de energía.

A diferencia de mi melancólica personalidad, la suya es muy alegre, lo que la hace popular ya sea entre hombres, mujeres o estudiantes de otros cursos.

Por supuesto, no sólo como amiga, sino también como mujer.

Según los rumores, en el peor de los casos, parece que una persona se le confiesa al mes.

Al preguntarle antes: “¿Por qué no sales con nadie?”, me terminó diciendo: “Para Jouro, eso es un secreto”, mientras sus mejillas se pintaban de rojo. Aunque, de todas formas, no tengo tanto interés en ello, así que está bien.

— ¡Um! ¡Genial, hace buen tiempo! ¡No hay duda de que es primavera ¿verdad?, Jouro!

— Así es, ¿no? Es primavera, ¿no?

— ¡Mu! ¡Jouro, al menos anímate un poco!

— Tener los ánimos altos desde muy temprano quizás sea un poco difícil para mí.

— ¡Qué aburrido! Pero así es Jouro, ¿verdad? ¡Así que te perdono!­—, dijo Himawari, cambiando rápidamente de expresión. Aunque ya hace mucho tiempo que nos conocemos, en verdad no me harto para nada.

Además, la envidio un poco, ya que, yo no puedo cambiar inteligentemente mis expresiones tal como ella lo hace.

— ¡Entonces, hoy también tengamos una carrera a la escuela! ¡Venga, vamos, vamos!

— Ehhhh. ¿Otra vez vamos a correr?

Himawari tomó mi mano fuertemente y comenzó a jalarme a la fuerza.

Duele. Que duele…. Tú, a diferencia de cómo te ves, tienes mucha fuerza, por eso piénsalo un poco más.

— ¡Por supuesto! ¡Correr junto a Jouro es mi diversión por las mañanas! ¡Let’s Dash!

No mantengas esa clase de diversión….

Aun así, estar tomado de las manos de esta manera con Himawari y correr con ella de camino a la escuela por las mañanas… es mi privilegio, ¿no?

Cuando pienso en ello, extrañamente el esfuerzo por correr en las mañanas no era tan doloroso.

…Al menos por el primer minuto.

Parte 2

— ¡Buenos días, damas y caballeros! —, gritó Himawari, bromeando con su saludo, tan pronto entró al aula.

— Qué, qué cansancio…

En cambio, yo no tenía ni una pizca de esa libertad de expresión.

Mientras ambas manos sujetaban mis rodillas, respiraba fuertemente por mi boca.

Cuando vi el reloj, pude notar que apenas eran las ocho con diez minutos, por lo que aún faltaban treinta minutos para HR2.

¿Qué voy a hacer viniendo tan temprano por la mañana?

—…Fuu. Por el momento, descansaré…—, con paso tambaleante, me senté en mi lugar y retomé el aliento.

Cuando eché un vistazo a Himawari, ella parecía estar disfrutando de su charla con los compañeros de clase que ya habían llegado.

Bueno, da igual. Me tomaré la libertad de descansar a gusto.

— ¡Jouro, ossu!

— Ah, buenos días, Sun-chan.

Respondí, con una voz apagada y llena de cansancio, a la voz alegre y llena de energía que salió volando por detrás de mí.

Quien me enviaba una sonrisa entusiasta con toda su energía era Ouga Taiyou. Apodo: Sun-chan.

Ya que es 太陽 (Taiyou/Sol) “Sun-chan”.

Hábil para cualquier deporte, siendo incluso el As del equipo de béisbol. Sus notas son cuestionables. Tiene un corte deportivo que le queda muy bien.

Su personalidad es alegre y enérgica, y, no importa el momento que sea, siempre da todo de sí mismo.

Es sólo que, ya que posee una personalidad que odia bastante perder, se vuelve muy apasionado cuando se encuentra en una competición.

Estaría bien decir que su musculoso cuerpo, de un metro y ochenta centímetros, representa su forma de ser, ¿verdad?

Aunque nuestras personalidades son opuestas, extrañamente nos llevamos bien, y, desde la secundaria en adelante, es mi preciado mejor amigo.

— ¡Ups! Como de costumbre, en la mañana estás agotado.

— Sí, bueno. Aunque no soy bueno corriendo, te cuento que Himawari…

— ¡Que no te importe! A Himawari tampoco le importa en lo más mínimo si tienes pies lentos.

Sí. Aunque no estoy hablando de ese problema, ¿sabes?

— ¡Cierto! Jouro, si dices que quieres aumentar tu resistencia, ¿harías entrenamiento muscular conmigo por las mañanas? —, preguntó Sun-chan, mostrando sin aviso sus grandes bíceps. Sus firmes músculos lo hacían ver muy genial.

— ¡Ah! ¡Eso parece divertido! ¡Yo también lo haré!

— ¡Oh! ¡Himawari! ¡Ossu!

— ¡Sun-chan, buenos días! ¡Buenos días también a Jouro!

Al darme cuenta, Himawari estaba participando en nuestra conversación.

Mejor dicho, no tenía por qué saludarme expresamente a mí, si es que lo había hecho hace un rato…

— ¡Aun así, en verdad que ustedes se llevan bien ¿no?! Hoy, al igual que siempre, vinieron juntos ¿verdad? —, comentó Sun-chan, mirándonos con una sonrisa.

— ¡Pin pon pin poon! ¡Jouro y yo, hoy también vinimos juntos! —, dijo Himawari actuando avergonzada, mientras apoyaba sus manos cerca de su pecho.

— Aaa… Debido a que andan gritando, ya reunimos la atención curiosa de todos.

Bueno, da igual. Tendrán sus miradas frías de: “Aaa, otra vez lo mismo de siempre”.

— Y díganme, ustedes, ¿desde cuándo están saliendo?

Sun-chan hoy sí que vino muy franco, ¿no?

Aunque usualmente sería de decir: “Hyu, hyu, está caliente, ¿no?” o “¡Como era de esperarse de los amigos de la infancia!”, o cosas por el estilo.

Por cierto, dejaré en claro que Himawari y yo no estamos saliendo.

Se habla mucho sobre que la amiga de la infancia es alguien con quien se piensa salir, pero en realidad no es algo así.

Además, yo pienso en Himawari como una gran amiga, y seguramente ella piense de igual manera.

— ¡Esp-espera! ¡Sun-chan, para de decir eso!

¿Eh? ¿Qué sucede? El rostro de Himawari está completamente rojo.

Aunque habitualmente terminaría dejándolo pasar fácilmente, hoy su reacción es bastante diferente, ¿no?

— ¡Haha! ¡No hay nada por lo que avergonzarse, Himawari! ¡Si se trata de ti, Jouro estaría totalmente per-di-do! —, dijo Sun-chan, con un pulgar arriba y una sonrisa que mostraba el brillo de sus dientes.

¿Eso se había convertido en un interruptor?

La actitud de Himawari se puso aún más extraña.

— Ah…verás…verás…—, dijo Himawari, a quien se le humedecieron los ojos como un niño luego de ser regañado, mientras que su mirada incierta iba venía entre Sun-chan y yo.

Mientras veíamos a esa Himawari, Sun-chan y yo inclinamos nuestras cabezas al mismo tiempo.

— Oh, como era de esperar de los amigos de la infancia. Se llevan bien ¿no?… ¿Eh?

Himawari volteó su cuerpo y salió corriendo.

—¡…!

— ¡Ah! Oye, Himawa-

A pesar de Sun-chan intentó llamarla para que se detenga, Himawari no se detenía, y, en un abrir y cerrar de ojos, había salido del aula, yéndose hacia algún otro lugar.

…Esto es malo, muy malo, Himawari.

Su comportamiento era malo de muchas maneras.

Hasta hace un rato, algunas personas nos dirigían miradas de curiosidad, pero ahora, todas las miradas estaban concentrándose en nosotros.

¿Qué hacemos con… esto?

— Esto… Yo, ¿lo arruiné? —, me preguntó Sun-chan con una mirada incómoda.

— Sí. Quizás, pero…—, confirmé sus palabras, dudoso.

Sin embargo, no lo entiendo bien. ¿Qué le habrá sucedido a esa Himawari?

Aunque normalmente lo habría dejado pasar con facilidad, esta vez había puesto una cara completamente roja.

Bueno, seguramente ha de tener sus razones, ¿verdad? Ya que Himawari, aun viéndose así, no hace nada sin motivo, ¿no?

Más tarde, frente a una Himawari que regresó tambaleante, Sun-chan bajó la cabeza y se inclinó repetidas veces. Ante ello, Himawari también bajó la cabeza y se inclinó repetidas veces al igual que él.

¿Acaso ustedes están haciendo imitaciones de un shishiodoshi3, o algo así?

Parte 3

— Venga, hoy también haré emerger mi sangre caliente. ¡Espéralo, Ground!

— ¡Let´s go! ¡Clubs4!

En el momento en que se acabaron las clases, en un parpadeo, Himawari y Sun-chan desaparecieron del aula.

Como era de esperarse de los 2 ases del club de béisbol y el club de tenis. Su entusiasmo es diferente5.

No, ¿es por su personalidad original? Cuando se unieron a los clubs, ya estaban bastante llenos de entusiasmo, ¿no?

Bueno, da igual. No es que esté imitándolos, pero yo también debo ir de prisa al Consejo Estudiantil.

Con agilidad, cargué mi mochila al hombro, y, botando sólo un poco mis pies al caminar6, yo también me dirigí a mi lugar de destino.

Yo sí que espero con ansias estar después de clases, ¿no? ¡Venga! ¡Hoy también me esforzaré en mis tareas como secretario!

Cuando llegué a mi destino, el aula del Consejo Estudiantil, toqué la puerta con un knock-knock.

— Adelante.

El tocar la puerta, escuchar la voz de “Adelante” y después abrir la puerta, es la costumbre de aquí.

Dentro de la habitación, me encontré con una bella chica, quien era dueña de la gentil voz que llegó a mis oídos antes y me dejó ingresar al aula.

— Hola, Jouro-kun. Hoy también estas temprano, ¿no? — me preguntó ella, dirigiéndome una sonrisa mientras me daba la bienvenida.

— Es solo que HR acabó rápido.

¡Wow! ¡Hoy también está bella!

Justamente, el que pueda reunirme y verme con esta persona cada día, ¡podría decir que es como la mejor parte del Consejo Estudiantil!

— Pero aún no hemos empezado, ¿no?

— Aun así, sabes, como siempre eres la primer persona en venir al Consejo Estudiantil, extraordinariamente eres una existencia valiosa para mí.

La bella chica, quien me dirigió esas palabras gentiles, es Akino Sakura-san (秋野桜). Apodo: Cosmos.

Esto es porque, tal y como se puede entender viendo su nombre, Cosmos escrito en kanji es (秋桜/kosumosu). Con un grado superior al mío, ella es una estudiante de tercer año de preparatoria.

Hablando francamente, es una belleza. Su cabello largo que le llega hasta la cintura es demasiado encantador.

Al mismo tiempo, esta persona, a pesar de que posee grandes cualidades además de su apariencia física, también ejerce como Presidente del Consejo Estudiantil, y, ya que está ejerciendo ese cargo, obviamente sus calificaciones también son buenas, por no decir que se trata de la estudiante número uno de la escuela.

¿Entonces, la clase de deportes? Aunque respondieras una pregunta como esa, ya es absurdo. Es muy versátil, versátil.

Además, su figura también es muy buena. Sus pechos, a diferencia de los de Himawari, son bastante espléndidos.

Según la información obtenida de cierta fuente, parece ser una copa D.

Su personalidad también es asombrosamente buena. A pesar de tener una mirada fría y de impresión aguda, en verdad es amable y es querida por todos en la escuela.

Es la chica más bella en nuestro colegio, dividiendo su popularidad en dos con Himawari.

Si Himawari está en el rango de la lindura, la presidente Cosmos está en el rango de la belleza.

Nos da la impresión a todos de ser alguien fuera de nuestro alcance.

Es por ello que terminó siendo anhelada, pero, según la información obtenida de cierta fuente, parece ser que no se le confiesan mucho.

Aun así, en comparación a una persona normal, me parece que recibe bastantes más confesiones…

Pero, parece ser que no tiene novio, ¿no?

Pero, según la información obtenida de cierta fuente, ella suele decir: “Tengo a alguien que me gusta”.

¿Quién demonios será? Sí que le tengo envidia… Esperemos recibir nueva información de esa cierta fuente.

— Sin embargo, ¿aún no han llegado los demás miembros?

— Sí, ¿no? ¿No será que aún no ha acabado el HR?

— Sí… ¿Cómo será? Pero Yamada está en la misma clase que yo…

Por cierto, Yamada es el tesorero.

Tampoco es que sea importante, su presentación será breve.

— Bueno, ¿no está bien? Tomémonos nuestro tiempo esperando.

— Jajaja, Jouro, esa parte tuya de ir a tu ritmo me gusta mucho.

— Muchas gracias.

Después de que la presidente Cosmos me dijo: “Me gusta mucho”, mi corazón, de forma inconsciente, terminó latiendo rápidamente.

En serio, quisiera que eligiera sus palabras siendo un poco más autoconsciente de su apariencia física.

Las personas como tú… mejor dicho, en este momento, ¿no estamos los dos solos?

Al pensar en ello, un poco… no, me emocioné bastante.

— Ah, es cierto. Jouro-kun, ¿está bien si te pido un pequeño favor?

— ¡Sí! ¡¿Qué esh?!

— ¿Nnn?

¡Maldicióoon! Por culpa de los nervios terminé trabándome. Esto es vergonzoso…

—Y-Y bien, ¿qué es lo que me va a pedir?

—Ah, sí. Estaba en eso, ¿no?

De alguna manera, me las arreglé para ocultar mi accidente regresando al tema principal.

Está bien, ¿verdad? No estará pensando que soy raro, ¿verdad?

— ¿Podrías ir a la biblioteca? Hay un libro que me gustaría que me trajeras… Tú sabes, el mes de mayo hay un Festival Tradicional de las Flores en nuestra escuela, ¿verdad? Es por esa razón que quiero consultar los datos de años anteriores, ¿sí? Aún hay tiempo si vas ahora y me lo traes… ¿Está bien si te pido eso?  

— ¡S-Sí! ¡Entendido!

— Bien. Recibido.

¡Es que es inútil! ¡¡Deja de perturbar mi corazón!!

Supongo que esta es la sensación que se siente al ser disparado en el corazón, ¿no? La entiendo mucho.

Recibiendo cuidadosamente la nota que me entregó amablemente la presidente Cosmos, abrí la puerta apresuradamente y ferozmente me dirigí hacia la biblioteca.

Ah, por supuesto que no estoy corriendo. No se puede correr por los pasillos, ¿verdad? Lo que yo hago se llama caminar rápido.

Mientras balanceaba ambos brazos, me dirigí rápidamente hacia la biblioteca.

Parte 4

—Fuu…

Primero, tomé un respiro. Mi corazón, que hasta hace un momento palpitaba con fuerza, se calmó mientras caminaba hacia la Biblioteca, por lo que ahora estaba bastante tranquilo.

La biblioteca ¿eh?…

De ser posible, no quisiera venir seguido a este lugar.

No es que la biblioteca de mi escuela sea especial ni nada por el estilo.

Bueno, si tuviera que decir algo, sería que pienso que el que, por alguna razón, cuente con un espacio para comer y beber, es algo especial, pero todo a excepción de eso es normal. El problema radica en la persona que está dentro.

Tragué saliva de golpe y, lentamente, abrí la puerta de la Biblioteca.

Asomé repentinamente la cabeza a través de la puerta abierta y, tímidamente, busqué confirmar la presencia de esa persona en la recepción.

¡Por favor, que no esté ahí!

—Ara, ¿Jouro-kun?

¡Venga, sí que estaba! ¡Ella estaba en la recepción después de todo! ¡Es por eso que no quiero venir a la biblioteca!

La mujer que había llenado mi tanque de disgusto en tan sólo un instante se trataba de Sanshokuin Sumireko (三色院菫子). Apodo: Pansy.

Al abreviar su nombre a sanshikisumire (三色菫/la flor de nombre “pensamiento”), es que se vuelve Pansy (pensamiento en inglés).

Por el flujo de las cosas hasta ahora, se podría llegar a pensar que es una chica atractiva, tanto como Himawari o la presidente Cosmos, por lo que diré antes:

Esta tipa no tiene siquiera una pizca de encanto. Bueno, me haría feliz si entendiesen el por qué digo esto con la explicación a continuación:

Esta tipa está en la misma escuela que yo, sólo que en una clase diferente.

Aunque posee el elegante nombre de Sanshokuin Sumireko, al haber crecido en un hogar común y corriente, sólo se puede decir que es un fraude.

Y, además, ¿lleva gafas y trenzas?

¿Es posible llevar esa ropa en esta época? Tiene una apariencia con la que quiero hacer Tsukkomi7 sin pensarlo.

Tú eres aquello, lo que no sirve si no le dan vueltas. Necesitas un nombre para tu cabello enrollado como un tornillo.

También, su cara es común y sus pechos son planos, o, mejor dicho, carece de ellos.

En cuanto a sus calificaciones, aunque es algo frustrante, están en un rango que compensan su apariencia física.

Especialmente en japonés, tanto moderno como clásico, además de que es increíble en la escritura de kanji.

Desde su ingreso en la escuela, no ha habido ni una sola persona en todo el sistema escolar que la pueda superar en esa asignatura.

En pocas palabras, en lo que respecta a esa asignatura, es la permanentemente número uno de toda la escuela. Como era de esperarse de las gafas y trenzas.

Su personalidad es, francamente hablando, de lo peor.

Es indiferente, nunca sabes en qué está pensando y, por sobre todo, tiene una lengua súper venenosa.

Además, el objetivo de esa lengua venenosa, por algún motivo que no puedo aceptar, al parecer solo soy yo.

¿Las demás personas no le dirán nada?

Cada vez que ella ve mi cara, me lanza palabras abusivas y viene a molestarme.

Es debido a esa clase de personalidad que, directamente, no tiene amigos en la escuela, y es algo que quiero que entienda.

…Y bien, dicho todo esto, ¿habré transmitido lo suficiente?

En pocas palabras, yo odio a esta tipa.

—H-Hola.

Aun así, de alguna manera logré hacer una sonrisa y saludar a Pansy, quien estaba sentada en la recepción.

Ya que soy un pacifista, no hay necesidad de desencadenar una pelea, aunque trate con alguien que no me agrade.

— ¿A qué viniste, a morirte?8

Umm. Qué raro, ¿no?

Aunque se supone que es sólo una pregunta, siento que me la expresaron con una increíble mala intención.

No. No debe importarme.

Si te metes aunque sea un poco con Pansy, ella atacará en un abrir y cerrar de ojos, por lo que es contraproducente.

Incluso ahora mismo, aun si dijese la palabra más mínima, ella la manipulará por completo y citará oraciones de varias novelas, respondiendo directamente que la gente está preocupada.

 “No tienes presencia”, “tus piernas son cortas”, “pareces infeliz”, entre otras cosas… realmente, el veneno escupido hasta ahora es incontable.

Además, debido a que con eso parece disfrutar ver mi rostro irritado, es aún peor.

Ya que luego tengo el Consejo Estudiantil, no estoy en posición de desperdiciar esfuerzos.

Aun así, ignorarla es difícil, ya que Pansy es también la bibliotecaria.

La Biblioteca de esta escuela le encarga la administración de la misma, luego de clases, a varias personas, pero desde que Pansy entró a la escuela, casi siempre lo hace ella sola.

Tal y como aparenta, a Pansy le gustan los libros y, para poder reunir el dinero suficiente para comprarlos, ella supervisa la Biblioteca.

Cuando le pregunté sobre eso por un poco de curiosidad, aún recuero bien que, hasta escuchar la respuesta, mi mente sufrió un gran daño.

Fue el momento en que sentí que mi mente se autodestruía, ¿no es así?

…Pero bueno, ya es momento de dejar tapados los recuerdos… Y ojalá que sea para no abrirlos nunca más.

— Verás, estoy buscando unos datos. Se tratan de los datos del festival de las Flores del año pasado, ¿sabes dónde están?

— Ya veo, los muérete-datos, ¿no? Están justamente frente a mis ojos9

Sí, ¡vino de inmediato! ¿Escuchaste eso? ¿No piensas que es terrible? ¿Ves que no hice nada? Solamente vine a la Biblioteca, hice una pregunta y ella me respondió así.

Lo diré de antemano, yo nunca le hice algo a Pansy, ni siquiera una sola vez en el pasado.

A partir del segundo trimestre del año pasado, aunque hasta ese entonces no me había involucrado con ella ni una vez, vino conmigo de repente y comenzó a actuar así, y desde entonces es siempre de esta forma.

C-Cálmate… El templo que está temblando tiene que calmarse.

Además, para no decir nada innecesario luego de esto, debo mantener la actitud de siempre…

— Hoy, como de costumbre, estás haciendo una cara como la de una cáscara de mandarina dañada, ¿no es así?

Y justo la actitud de siempre estaba fuera…

Espera, si sigo con esta conversación, no importa cuánto tiempo pase, no seré capaz de obtener los datos.

Dejando a un lado a Pansy, los buscaré por mí mismo.

Más que nada, si sigo hablando con esta tipa, mi estómago va a explotar.

— Bueno, entonces yo me iré a buscar los datos. ¡Dicho esto, me retiro! —, revelando una sonrisa sin enemistad a Pansy, con el fin de escapar, me alejé y comencé a buscar los datos.

Bueno, en realidad, sí me escapé.

Bueno… Umm… ¿Cuál será?

Busqué por todas las estanterías, pero no los encontraba por ningún lado. ¿Será que alguien se los había llevado?

— Nee, ¿Jouro-kun?

— ¡Hogyaaa!

¿¡En qué momento termino detrás de mí!?

¿Es esa cosa? ¿Un espíritu de atrás? ¿Acaso planea poseerme, maldecirme y luego matarme?

— Por más que quieras que esté contigo día y noche, hazme el favor de no hacerme un fantasma. Sí que eres una persona problemática ¿no es así?[10]

Sí. Tú… ¿podrías no reaccionar tan naturalmente a mi voz interior?

Haa… ¿Por qué siempre soy yo el que tiene que pasar por cosas como estas gracias a Pansy?

Por más que les pregunto a otras personas, sólo dicen que no les ha hecho nada en particular… Es extraño.

…Es inútil. ¡No es momento de estar quejándome en mis pensamientos!

¡Si no respondo rápido, se convertirá en algo más problemático!

— ¿Q-Quieres algo? —, girando mi cuello lentamente hacia atrás, de alguna manera logré crear una sonrisa.

Sí que me esforcé, ¿eh?

— Los datos que estás buscando no están aquí.

— ¿Eh? ¿Cómo?

— La posibilidad de que estén escondidos en mi maleta es alta.    

— ¿Ha?

Pansy involuntariamente soltó una burla. Yo me quedé con la boca abierta.

A ver… Ahora, ¿qué fue lo que dijo?                       

— Será que tú, mientras yo buscaba torpemente en el lugar equivocado, tomaste prestado cierto libro a mi nombre y lo pusiste en tu bolso… ¿Y es por eso que no está aquí?

Esta tipa, ¡¿qué es lo que pretende haciéndome cosas innecesarias?!

— Verás, Sanshokuin-san…

— Con Sumireko está bien.

— Bueno, entonces, Sumireko-san.

— ¿Por qué será? Un poema fúnebre me vino a la mente. Iré a descansar a la enfermería, ¿sí?

¡Tú lo pediste, ¿no es así?! ¡No es mi culpa, ¿no crees?!

— ¡E-Espera! Sumire… Sanshokuin-san—, llamé apresuradamente y detuve a Pansy, quien se marchaba con dificultad.

— ¿Qué se te ofrece, Jouro-kun? —, dijo ella, girándose de golpe con una expresión de estar riéndose de algo.

No tengo más que un terrible y mal presentimiento.

— Bueno, verás, ¿no puedes prestarme ese libro hoy?

— Claro, está bien.

Oh, vaya, inesperadamente me dio permiso fácilmente. Sí era cuestión de preguntarle. Que va. Ha sido mi equivoca-

— Después de que gires tres veces, ladres y grites “¡Battle Dooome! ¡Dispaaara a la portería del rival! ¡Súper excitante!”, te lo prestaré.

Retiro lo dicho. El grado de dificultad se elevó. ¿Por qué será que conoce el contenido de un comercial tan antiguo como ese?

— ¿Qué vas a hacer? De cualquier forma, no tengo problema.       

Doy un vistazo al reloj y lo confirmo. Está pasando una buena cantidad de tiempo.

Pansy, que estaba frente a mí, miraba en mi dirección inexpresivamente, como si fuese una muñeca.

Parece que quizás, a menos que haga lo que dijo hace un momento, no me prestará los datos.

—…

Doy vueltas en círculo en silencio.

— ¡Woof!

Y entonces,

— ¡Battle Dooome! ¡Dispaaara a la portería del rival! ¡Súper excitante!

— Sí. Bien hecho.

Como si el grito con todo mi ser valiese la pena, Pansy sacó de su mochila la bolsa en la que estaban los datos y me los entregó casualmente.

— B-Bueno. Gracias.

— De nada. Hoy sí que quedé muy satisfecha.

Sólo con decir eso, mientras daba pequeños botes con sus pies, Pansy se volvió lentamente a la recepción.

Si pudiese, quisiera rendirme a mi ira y vengarme, pero no haré eso.

Porque yo, entre otras cosas, no pienso que pueda ganarle a Pansy, y la retirada estratégica es importante, ¿no es así?

Bueno, huyamos rápidamente.

Parte 5

Por culpa de Pansy, mi llegada tardía al Consejo Estudiantil se concretó. Verdaderamente, ella es de lo peor.

En el Consejo Estudiantil, a excepción de la presidente Cosmos, todos llegaban justo a tiempo, pero se es estricto para los que llegan tarde.

En cuanto vuelva, supongo que seguramente estará enfadada ¿verdad? Haa…  *Suspiro

— ¡Jouro-kun!

— ¿Eh? ¿Presidente Cosmos?

Mientras caminaba por el pasillo de forma pesada y con los hombros caídos, la Presidente Cosmos vino de frente.

Además de ello, caminaba con una inusual expresión de estar con prisa, y sus pasos también eran acelerados.

¿Podría ser que estaba preocupada de que esté tardando y vino a verme? De ser así, estaría un poco feliz.

— ¡Lo lamento!

— ¿Eh?

Sin embargo, la primera frase de la presidente Cosmos, fuera de mis expectativas, fueron palabras de disculpa.

Para que una Senpai como la presidente Cosmos baje su cabeza tan profundamente a un Kouhai como yo, ¿qué habrá pasado? 

—Verás… Los datos que te había pedido, ya habían sido tomados prestados de la Biblioteca por Yamada durante el receso de mediodía. Pensaba en decírtelo, pero como no tengo tu dirección de contacto… Es por eso que, aunque vine a buscarte… Bueno… ¡Lo lamento mucho!

—Ah, umm… Está bien. No le tome importancia por favor.

— ¿E-Es así?… Menos mal.

Así respondí a ello, pero estaba confundido.

Porque… ¿no había recibido yo los datos de Pansy? Entonces… ¿qué es esto?

 — ¡Además, despreocúpate del asunto del tiempo! ¡Yo les explicaré las circunstancias a todos, así que estará bien!

—M-Muchas…gracias.

Ya que estaba completamente exhausto, terminé trayendo los datos que recibí de Pansy sin revisarlos primero.

Nerviosamente, saqué el contenido de la bolsa, y al revisarlo,

“Fabre-Registros de insectos”

¡Pansyyyyyyy!

¡T-Tranquilízate! Pansy no está aquí.

No pienses en algo como la venganza. Lo que ésta va a producir, será incluso más desdicha para mí.

Se supone que ya conozco suficientemente la importancia de la retirada estratégica.

— Bueno, al estar hablando de pie en este lugar estoy terminando por causar problemas a todos, ¿no es así? Bien, entonces, Jouro-kun, ¿volvemos al salón del Consejo Estudiantil?

— Sí. Entendido.

Sí, bueno… Ya que pude ver de cerca la hermosa sonrisa de la presidente Cosmos, lo aguantaré.

Ya que tuve muchos problemas, está bien recibir una recompensa como esta, ¿no?

Después de eso, una vez que la presidente Cosmos y yo volvimos al salón del Consejo Estudiantil, la sesión del Consejo dio comienzo.

La agenda de hoy es: “Con respecto al presupuesto de los clubs”.

Todos los años, en el Consejo Estudiantil, se decide la distribución de presupuesto para cada departamento.

El año pasado, se dividió el presupuesto desde: de los clubs que poseían la mayor cantidad de integrantes con notas sobresalientes, hasta, también, el gasto para sus actividades habituales. En realidad, todos deberíamos de dar sugerencias, pero eso es algo en lo que la presidente Cosmos es imbatible.

Con una libreta delgada de un femenino color rosa claro… Alias, ¨La libreta Cosmos¨, en una mano, escribía los méritos, problemas y otros temas de las actividades de los clubes del año pasado con buen desempeño en él pizarrón. 

Según los rumores, se dice que la presidente Cosmos tiene en su posesión, dentro de la Libreta Cosmos, escrita toda la información concerniente a nuestra escuela, inclusive las respuestas de examen.

Sin embargo, hasta el final, siguen siendo rumores.

— Con respecto a eso, pienso en que vayamos todos en pares a realizar la inspección de los clubs.

— ¡Entendido!

— ¡Entendido!

— ¡Entendido!

Al ver que cada uno estaba de acuerdo con lo que expresó la presidente Cosmos, fue a escribir la distribución de los pares en el pizarrón.

¿Mmm? ¿Cómo? La persona que irá conmigo es… ¡¿la presidente Cosmos?!

Jouro-kun irá junto a mí a visitar principalmente a los clubs de deportes. Tú, ciertamente, tienes buena relación de amistad con Ooga-kun y Hinata-san, ¿no es así?

— ¡S-Sí!

— Tener a alguien amigable como tú es de gran ayuda. Ya que ellos son los súper ases de los que nuestra escuela está orgullosa, ¿no?

Sun-chan, Himawari, ¡Good Job!

¡Menos mal que me llevo bien con ustedes!

— Bien, entonces, ¿nos vamos? Ya que, si no vamos rápido, el tiempo para las actividades de los clubs va a terminar, ¿verdad? Y, bueno, antes de eso…

¡Partiendo de muy buen humor!

Mientras pensaba en eso, la presidente Cosmos sacó un Smartphone de su mochila.

— Verás, con el caso de hoy, me volví plenamente consciente de que el no conocer tu información de contacto es un inconveniente. ¿Qué crees tú? Si te parece bien, ¿intercambiarías información de contacto conmigo?

— ¡Eh! ¡¿De verdad?!

— ¿Es algo tan sorprendente? Esto… Si no quieres, no tengo ningún problema en particular.

Sólo por un momento, la presidente Cosmos hace una expresión incómoda. Yo con prisa abrí mi boca.

— ¡No se trata de eso! ¡No lo es en lo absoluto!

— Menos mal. Entonces, aunque es deprisa, ¿no podrías decirme tu información de contacto?

— ¡Sí!

¡No puedo creer que podría conseguir la información de contacto de la presidente Cosmos!

¡Esto es bueno! ¡Muy, muy bueno!

Oh, Pansy. Hasta hace un momento te odiaba como un enemigo de los padres10, pero te perdono.

Tú eres Satán que se oculta bajo la apariencia de un demonio, pero ahora, sólo por este momento, ascendiste a ser Cupido. Después de eso, rápidamente saqué mi propio Smartphone e intercambié información de contacto con la presidente Cosmos.

Recordemos este como un maravilloso día que permanecerá en la historia de Jouro.

Parte 6

— Primero, vayamos a inspeccionar al club de tenis, luego de eso, visitemos al club de fútbol y al de béisbol—, dijo la presidente Cosmos con voz animada tras salir del edificio de la escuela con bastante habilidad.

— Aunque, desde aquí, la cancha de tenis es la más lejana. ¿Está bien?

Sin duda, pensé que iríamos a la cancha en la que practica el club de béisbol que es la que queda más cerca de aquí, pero al parecer fue un malentendido mío.

Ya que nuestra escuela es bastante amplia, pienso que sería más fácil ir desde los lugares más cercanos, ¿no?

— El club de tenis tiene un tiempo de actividades más corto a comparación del club de béisbol y el club de fútbol, ¿no es así? Tomé eso en cuenta.

— En efecto. Entendido.

Como era de esperarse de la presidente Cosmos. El pensar hasta adecuadamente del tiempo, es verdaderamente asombrosa.

— Bien, entonces, ¿nos vamos? Jouro-kun, hoy cuento contigo.

— ¡Sí! ¡Igualmente, estoy a su cuidado!

Venga, si me hace un guiño tan encantador como ese, ¡¿acaso mi motivación no terminará por llenarse en un abrir y cerrar de ojos?!

Yoosh, en la visita de hoy, ¡sí que daré mi mejor esfuerzo!

Cuando la presidenta Cosmos y yo arribamos a la cancha de tenis, nos encontramos con el club de tenis practicando.

Eso… es así. ¿Me pregunto qué hago yo diciendo cosas obvias?

Por cierto, hay dos canchas de tenis en mi escuela.

Una se usa para los partidos de práctica entre miembros del club, mientras que la otra se usa para el entrenamiento independiente de los otros miembros del club.

Ahora mismo, la presidente Cosmos y yo, estamos viendo en dirección a la cancha en la que los miembros del club están haciendo entrenamiento independiente.

Los de nuevo ingreso y los Senpai están mezclados, y  todos ellos balanceaban sus raquetas con todas sus fuerzas.

Como era de esperarse, no solo mantienen notas sobresalientes, también les ponen ganas a los entrenamientos, ¿no?

Cuando casualmente miro al costado, la presidente Cosmos estaba escribiendo algo en la Libreta Cosmos.

Al dar un vistazo fugaz, ¿qué acaso no está registrando las actividades del club de tenis?

Verdaderamente, la presidente Cosmos es diligente y admirable, ¿no? Terminaré por admirarla más.

— Bien, entonces, ¿nos vamos en dirección a la otra cancha?

— Entendido.

Tras que la presidente Cosmos cerrara su libreta de golpe, para no convertirnos en una molestia para el club, pasamos por sobre el borde de la cancha y nos dirigimos a la siguiente.

— ¡Haa! ¡Teaaa!

—Ah. Es Himawari.

Con una voz llena de energía y usando ropa de tenis, Himawari devolvía la pelota.

Ohh. Como era de esperarse del as del club de tenis.

Ciertamente propio de un as, posee unas esplendidas caderas… no era eso.

No debo, no debo. Es sólo porque está usando ropas diferentes de la usual que inconscientemente se me aceleró el corazón.

Ciertamente propio de un as, posee un espléndido comportamiento. Bien, corrección completada.

— ¡Yaaaaa! ¡…yosh!

Sí. Ciertamente, esto es la juventud.

Cuando su oponente de práctica no pudo responder a la poderosa pelota tras el golpe de Himawari, convirtiendo un punto, esta última hizo una pose de victoria. Aunque siempre se la pase haciendo tonterías, sé muy bien que en verdad es seria en lo que respecta al tenis.

— ¿Are? ¡Sí es Jouro!

Himawari, quien se dio cuenta de nuestra presencia, pausó el partido y se dirigió a nosotros con paso ligero.

 — ¿Qué sucede? ¿Será que es algo del Consejo Estudiantil?

— Sí, vinimos a una breve inspección.

— Ya veo. ¡Ah! ¡Presidente Cosmos, buenos días!

— ¿Qué tal? Buenos días, Himawari-san.

— Hoy es la inspección del club de tenis, ¿verdad?

— Sí, así es. Después de esto, los dos estamos pensando en ir a visitar al club de fútbol y al club de béisbol.

—… ¿Eh?

Por un instante, la conciencia de Himawari se agitó brevemente. ¿Le habrá sucedido algo?

—…Hee~. Junto a Jouro, los dos, en una inspección… irán al club de futbol y al club de béisbol.

¡Geh! No sé por qué, pero mi Himawari está de mal humor.

Este horrible bajo tono de voz. Este es un signo de que Himawari va a hacer algo problemático. Puede que esto sea malo…

— En otras palabras, ¿hoy, ustedes están en una cita?

— ¡Qu-!

¡Mi, Himawari, pero qué dices tan repentinamente!

Yo estoy bien, pero la presidente Cosmos no irá a poner una cara de disgusto, ¿no?

—Jajaja. Bueno, se trata de eso. Estoy tomando prestado a tu amigo de la infancia.

Increíble. Ciertamente es una sonrisa inexpugnable. No hay aberturas en la dulce y divertida sonrisa de la presidente Cosmos. Sí que está esta persona está calmada.

— ¡Muu-!

Como si la reacción de la presidenta Cosmos no fuese divertida, Himawari hinchó sus mejillas, volvió a la cancha y reanudó el partido de práctica.

—…Será que yo… ¿no le agrado a ella?

— ¿Eh? Aunque yo no pienso que se trate de eso.

— Si es así está bien, pero… no, sin embargo… 

Parece que la presidente Cosmos aún está un poco preocupada por ello, pero yo creo que está pensando demasiado al respecto.

No creo que Himawari tenga alguna razón para que la presidente Cosmos no le agrade. Cómo decirlo, más que una cara de disgusto, ella tenía una cara de enojo. Además, desde hace un momento, de rato en rato, por alguna razón, está mirando en mi dirección con ojos llenos de hostilidad.

Tal parece que es mejor que corra lejos tan pronto como sea posible, ¿no?

— Bueno, bien, entonces… ¿nos vamos pronto al siguiente?

— Sí, ¿verdad?

Con las palabras de la presidente Cosmos como un alivio, era el momento de intentar dejar la cancha de tenis.

De repente, con un sonido sordo, un shock recorrió mi nuca.

— ¡Auch!

Mientras me froto la cabeza, veo a la persona que me causó el shock (dolor), Himawari, quien me sacaba la lengua y bajaba uno de sus párpados con todas sus fuerzas.

En verdad, qué es lo que quiere ella…

Parte 7

Una vez terminada la inspección en las canchas de tenis y la inspección del club de fútbol en el gimnasio, nos dirigimos a inspeccionar al club de béisbol, hacia el ground.

El trato a nuestro club de béisbol es bastante bueno. Ya que la mayor parte de los demás clubs realizan sus actividades tomando prestando el gimnasio u otros lugares, el ground de la escuela es ocupado únicamente por el club de béisbol.

Sin embargo, en lo que respecta a ello, los demás clubs jamás emiten queja alguna, ya que los banners puestos en mi escuela impiden espléndidamente que eso suceda.

“Este año por seguro, el tan anhelado koushien11”.

Así es. ¡Nuestra escuela, el año pasado, llegó a estar, sorprendentemente, a un paso de participar en el koushien!

En las finales del torneo de las distritales, todos los estudiantes de la escuela se agruparon y fueron a dar su apoyo en grande.

Aunque lamentablemente terminamos perdiendo, al parecer fue un logro remarcable desde que se fundó la escuela.

¡Por supuesto, yo también fui! Ya que era un partido en el que Sun-chan participaba.

¡En verdad, Sun-chan, cuando está jugando béisbol, es increíble!

Sirviendo como as a pesar de que era un estudiante de primer año, Sun-chan lanzaba una bola rápida y fuerte.

Él, arrebatando uno por uno los strikes a los bateadores sentados en fila, era realmente genial.

A la vez que le animaba, terminé en el punto de pensar orgullosamente de ser su mejor amigo. 

— ¡Ohh! ¡Si es Jouro!

Justamente la figura central, Sun-chan, me notó y vino corriendo con una sonrisa.

Su uniforme lleno de mucho polvo, ciertamente es prueba del esfuerzo de Sun-chan.

— Yahoo, Sun-chan. Hoy también estas dándolo todo, ¿no?

— ¡Claro! ¡Este año por seguro que… este, no debo! ¡Presidente Akino, buenas! Hoy es la inspección, ¿eh?

Sun-chan se quita la gorra y cortésmente hace una reverencia. Él es muy diferente en comparación a Himawari.

— Buenos días, Ooga-kun. Es como dices.

— ¡Sí que es difícil, ¿no?! ¡Por favor, haga su mejor esfuerzo junto a Jouro! ¡Ya que este tipo es confiable!

—S-Sí, ¿verdad? Jouro, tu sí que eres verdaderamente confiable. Tú también, da lo mejor de ti en el entrenamiento.

— ¡Ossu!

Dicho esto, Sun-chan se volvió otra vez a practicar al ground.

Cambiando de tema, a la presidente Cosmos, por un momento, ¿no se le cortó la voz en un momento poco natural? ¿Será mi imaginación?

— ¿Le sucede algo, presidente Cosmos?

— No, no es nada.

— Ah, con que es así.

Umm, ¿después de todo, será mi imaginación? Ya que, al hablarle, es la presidente Cosmos de siempre.

También tengo el presentimiento que su rostro está teñido de rojo, pero, además, parece como si estuviera escribiendo es su libreta para tratar de disimular… No se me ocurre qué pueda ser. Es mi imaginación, ¿no es así?

En el momento en que yo estaba alineando mis propios pensamientos…

Una pelota que fue golpeada justamente vino volando hacia aquí.

Y los miembros del club que la perseguían, también se comenzaron a acercarse.

De inmediato, miré a la presidente Cosmos, pero estaba escribiendo en la libreta atentamente y no se había dado cuenta.

Si sigue así… la golpearan.

— ¡Cuidado!

— ¡Kyaa!

De inmediato, abracé el cuerpo de la presidente Cosmos para protegerla e impedir que los miembros del club chocaran con ella.

Ella soltó una linda voz, una que no podía pensar que saliese de la presidenta Cosmos.

— ¡L-Lo sentimos! ¡¿Están bien?!

A salvo, pude escuchar una voz como de preocupación del miembro del club que atrapó la pelota.

Afortunadamente, parece que pudimos evitar el choque.

— Ayayay. ¿Presidente Cosmos, está…bien?

Al ver la situación, me petrifiqué.

Obviamente sería así. Porque, yo… estaba por encima a la presidente Cosmos cubriéndola con todas mis fuerzas.

Cuando vi a la presidente Cosmos, a pesar de que ella usualmente es calmada y serena, ¿qué no su rostro está completamente rojo?

— ¡L-Lo siento!

— ¡N-No! ¡Está bien! Yo debería ser quien te dé les gracias. Fue una situación peligrosa.

Apresuradamente, me moví de encima de la presidente Cosmos, pero… ¡Lo hice!

— ¡Perdón! ¡¿Jouro, estás bien?!

¿Así que Sun-chan también se preocupó por mí? Él vino corriendo a toda prisa desde el ground.

— Sí. Sí que estoy bien.

— Ohh, menos mal… ¡espera, tú, eso!

— ¿Mmm? ¡Ah!

Cuando causalmente miro al costado, justo en el lugar donde me derrumbé, mi celular se había caído.

Y, de forma desastrosa, la pantalla de cristal se había fragmentado espléndidamente, asemejándose a una telaraña.

— ¡Waaaaa!

Lo levanté del suelo y lo probé, pero no responde.

Aaa, a pesar de que apenas logre conseguir la información de contacto de la presidente Cosmos.

— Esto es… terrible, ¿no?

— Uuuu. Mi Smartphone…

— ¡A-Anímate, Jouro! ¡Olvídate de eso, olvídalo!

Me pregunto si después de todo, el día de hoy no estoy de suerte…

Bajando la espalda, desanimado y tambaleante, dejé atrás al entrenamiento del club de béisbol junto a la presidente Cosmos.

Nuevamente, volvimos al salón del Consejo Estudiantil.

Mi Smartphone se había roto, pero voy a volver a repensarlo.

¡Eso es! Después de que pasan cosas malas, ¡seguramente debe de haber cosas buenas!

— Y, dicho eso, pienso que el presupuesto de este año para cada departamento irá de esta forma, ¿hay alguien con alguna objeción?

Como era de esperar de la presidente Cosmos. Ya que el proyecto presupuestario que ella propuso es perfecto, nadie lo objetó.

Como resultado, el club de béisbol es el que recibirá mayor presupuesto.

Los demás clubes recibirán casi la misma cantidad del año pasado, dentro de los mismos, los clubes a los que se les reducirá una pequeña parte de su presupuesto son el club de tenis y el club de caligrafía. 

Tener comprendidos incluso a los clubs a los que no fue a inspeccionar… es una libreta tremendamente poderosa.

No, ¿vino del reporte de otra persona? Como era de esperarse.

— Así pues, sin más, acaba la reunión del Consejo Estudiantil de hoy. Gracias por su arduo trabajo.

—Gracias por su arduo trabajo—, dijeron cuatro voces al unísono.

Todos responden a la voz de la presidente Cosmos, recogen sus cosas y salen de la sala del Consejo Estudiantil.

Yo también me cargo al hombro mi propia maleta y me dirijo a la salida.

Bueno, volvamos a casa y miremos la tele o algo.

— Aa, Jouro-kun, ¿tienes un momento?

¿Hum? Fui llamado a detenerme por la presidenta Cosmos.

— Sí. ¿Sucede algo?

— Verás, ¿estás libre el próximo fin de semana?

— Sii. Bueno, sí que estoy libre… Ah, pero ya que mi Smartphone se terminó rompiendo estaba pensando en ir a comprar otro y reemplazarlo.

— ¡Eso está bien! De ser así, ¿te parece bien si yo también voy contigo?

— ¡¿Eh?!

— Es a causa de mi descuido de hoy que tu teléfono se rompiese. Debido a eso, bueno, quiero ofrecerte una disculpa, pero… ¿quizá es una molestia?

— ¡N-No, no necesito algo como una disculpa! ¡Ya que no era algo tan importante!

— No, es inútil. Entonces no seré capaz de estar tranquila. Déjame ir a mí también.

Wow. El rostro de la presidente Cosmos, sorprendentemente, terminó acercándose bastaste.

De alguna forma, con una expresión un poco más infantil de lo usual, sí que es lindo, ¿no?

¡Espera, no se trata de eso!

¡¿Esto podría ser… una cita?! ¡¿Será que se convertirá en una cita?!

El salir junto con la presidenta Cosmos, sólo eso sería algo para estar orgulloso de por vida.

¡Además, es la presidente Cosmos quien me está invitando!

Una vez lo dicho hasta ahora, cualquiera que la rechace, ¡no es un hombre!

— ¡E-Entendido! B-Bueno, entonces el próximo sábado… ¡Salgamos juntos!

— ¡¿De verdad?! ¡Gracias!

¡Uwaaaaaaa! ¡La mano! ¡Me está sosteniendo la mano! 

¡No cubras tan gentilmente mi mano con las tuyas! ¡Ya que, en verdad me emociono mucho!

— ¡Uy, lo lamento!

Dándose cuenta que mi rostro de estaba poniendo rojo, la presidente Cosmos apresuradamente soltó mi mano.

— Bien, entonces, hasta el sábado.

— S-Sí…

Diciendo sólo eso, y pareciendo avergonzada, la presidente Cosmos dejó con prisa el salón del Consejo Estudiantil y, dejado atrás, sólo quedaba yo, delirando completamente.

Después de eso, antes de salir del edificio me encontré con Pansy, y, aunque me dijo “¿Ara? Estas haciendo una cara de haberte excitado bastante, ¿no?”, eso se eliminó de mi memoria tres segundos después.

Parte 8

¡Vaya, sí que estoy esperando con demasiadas ganas este sábado!

¡Quién lo diría, alguien como yo va a salir junto a la presidente Cosmos!

Esto es una cita, ¿verdad? ¡Definitivamente es una cita, ¿verdad?!

Fue un shock que mi Smartphone se rompiera, pero en general es un plus ya que obtuve una felicidad aún más grande.

¡Con un plus, las acciones de Jouro se elevan rápidamente!

¡Aunque es el camino usual a casa, por algún motivo hoy lo veo más brillante!

— ¡Joooourooo!

— ¡Dubf!

Mientras me sumergía en mi felicidad, un terrible temblor recorrió mi nuca.  Aaa… Puedo ver mi hora.

Se trata de eso. Me están golpeando una maleta con todas sus fuerzas.

Y encima, sin creer que está haciendo algo malo, la persona que me golpea me mira y se está riendo.

— Himawari…

— Ehehehe. ¿Te sorprendí?

— ¡Más que sorprenderme, ligeramente pude ver otro mundo!

— ¡Wow! ¡Es el descubrimiento de un nuevo mundo ¿verdad?! ¡Es Jolombus, ¿no es cierto?!

— Me voy a enojar.

— Ajajaja. Perdón, perdón. Ya no lo hareeeé.

— Tú, definitivamente no has reflexionado, ¿verdad?

 —Ajá. ¿Se nota?

Mientras sacaba la lengua con una mirada burlona, Himawari sonreía como una niña traviesa.

Umm… El gesto fue lindo, ¿le perdono lo de hace un rato?

— Aun así, Jouro. ¿Pasó algo? Te vi de bastante buen humor.

— Sí, un poco.

Cuando lo recuerdo, mi rostro termina sonriendo.

El salir los dos, con la presidente Cosmos… Jejejejeje.

— ¡Asco!

¡Qué grosera!

Pero, viendo la expresión de Himawari con el humor arruinado, puede que haya sido una cara bastante horrible.

Aunque yo no tenía esa intención.

— Y bien, ¿qué te pasó?

Himawari me miraba con una cara que exponía su curiosidad.

No. Esta cara de Himawari puede que sea de molestia.

Además de preguntar insistentemente hasta estar satisfecha, si, además, le mientes, puede ver a través de ti fácilmente.

De alguna manera, siento que no quiero que Himawari se entere lo del sábado, tengo que engañarla de alguna forma.

— P-Pasó algo.

Fue un fracaso desviar los ojos abruptamente.

Himawari abiertamente perdió su humor, e infló sus mejillas como si fuese un hámster.

— ¡Aaa, lo escondes! ¡Jouro lo esconde!

En esa situación, pisaba fuertemente el suelo como si fuese una estudiante de primaria.

— ¡Qué escondes! ¡Dímelo, dímelo!

Mientras me sostiene ambos hombros, me sacude fuertemente de adelante hacia atrás.

Sus acciones y sus líneas eran lindas, pero, como era de esperarse de la fuerza obtenida en el club de tenis, la fuerza con la que me sacude es insoportable.

¡Detente…! ¡Van a salir! ¡Muchas cosas terminarán saliendo!

— ¡Lo diré! ¡Lo diré, así que detente!

Entonces, dejó repentinamente de sacudirme, y comenzó a verme fijamente a la cara.

— ¿De verdaaad?

— De verdad.

— Ya veo. ¡Entonces, dímelo!

Sonriendo forzadamente, envuelve sus propios brazos con los míos.

De esa forma, dirigiéndome una mirada inocente, quería acariciar su cabeza sin pensarlo, pero lo que está haciendo es definitivamente una amenaza.

— Este sábado, saldré con la presidente Cosmos.

En el instante en que le dije eso, la sonrisa de Himawari se congeló en el lugar.

Y comenzó a hacer una cara terriblemente confusa.

…Esto es malo. Tengo el presentimiento que es inusualmente malo.

— ¿P-Por qué…?—, me preguntó ella, con una voz de como si hubiese caído en una situación imposible de entender.

¿Será que está insegura por algo? Ella apretaba mi brazo con aun más fuerza que hasta hace un momento.

Ya que practica deporte, pensé que iban a ser bruscas, pero una sensación de suavidad más allá de mi imaginación envolvió mi brazo y terminé sintiéndome en shock.

— N-No, verás, en la inspección de hoy mi Smartphone terminó rompiéndose, así que pensé en comprar otro y reemplazarlo, y la presidente Cosmos me dijo que vayamos juntos. ¡En verdad, es solo eso!

¿Por qué mi tono de voz se escucha como si estuviese diciendo una excusa?

Esto es como si fuera un esposo al que se le descubrió su engaño.

Al ver tímidamente a Himawari, ella miraba hacia abajo y no se movía.

Qué mal. No hay duda de esto. Está enojada. No sé por qué, pero está enojada.

Y encima es eso, el patrón en el que se enoja irracionalmente aun si no hice nada malo.

Cuando Himawari se queda así, es extremadamente problemática.

Aunque ruidosamente saque mis propias teorías absurdas, finalmente ella preferirá obedecer a la violencia.

¡Pero, sin importar qué horribles cosas me haga, no le perdonaré!

¡Ya que yo voy a salir con la presidente Cosmos!

—…el domingo.

Mientras miraba hacia el suelo, Himawari dijo esas palabras aisladas.

— ¿Ha?

— ¡El domingo!

Esta vez, levantó la cabeza repentinamente y gritó eso.

Al haber acercado su cara con todas sus fuerzas, su respiración golpeaba mi rostro.

¡Qué cerca! ¡Himawari-san, estás muy cerca!

— ¡Es injusto que solo la presidente Cosmos salga son Jouro! ¡Pues yo también, quiero salir con Jouro! ¡Por eso, yo saldré con Jouro el domingo! ¡Así será un empate!

Emm… ¿Pero que está diciendo esta chica?

¿Por qué es que tengo que salir contigo el domingo?

El sábado compraré mi Smartphone, y, después de eso, almorzaré en un lugar elegante con la presidente Cosmos… Ya estaba pensando en el fantástico gasto que eso supondría para mí. No puedo permitirme pagar esa cantidad de dinero.

— No, pero…

— ¡No hay peros! ¡Pues ya lo decidí!

¡Ya salió! ¡La teoría Himawari!

¡Aun si le dijera que es imposible, sin importarle sólo lo rechazará a la ligera y persistirá en su propio egoísmo!

Es inútil. Lo sabía, no importa lo que hiciera, sería inútil.

Haa… Así que los ahorros de este mes desaparecerán en el almuerzo con la presidente Cosmos, y tendré que apartar lo que queda de mi otoshidama, ¿eh? Aunque en verdad que junté mucho y quería usarlo en un futuro… 

— ¡De todos modos, este es un tema decidido! ¡¿Entendido?!

—…Sí.

Así fue como se decidió que saldría junto a la presidente Cosmos el sábado y el domingo con Himawari.

Además, así fue como terminó por definirse un modo de vida economizador para todo el mes.


  1. “Jouro” significa regadera.
  2. Human Resources, “Recursos Humanos”. Tal vez se refiere a una materia de su escuela.
  3. Corte de bambú que, al llenarse de agua, se inclina y choca con una roca. Emite un sonido que espanta a los pájaros del jardín (usado en los jardines tradicionales japoneses).
  4. ぶっかつー, es decir, “A los clubs, al club, hacia los/el club” (está expresando su entusiasmo por ir a su club).
  5. Se refiere a que profesan un nivel o cantidad de entusiasmo distinto a los demás.
  6. Alzar un poco los pies y que reboten un poco con el piso, como cuando alguien camina súper feliz.
  7. Es el remate de las bromas o chistes.
  8. Es un juego de palabras con la palabra しde hacer y 死 de morir, que se pronuncian igual como ‘shi’. Le pregunta a “qué viniste” o “qué viniste a hacer”, pero se entiende como “viniste a morirte” o algo así.
  9. Es el mismo juego de palabras, pero con el ‘shi’ しde ‘shiryou’ (datos).
  10. Metáfora que se usa para expresar un odio irracional y profundo hacia algo poco familiar.
  11. Torneo de Competición Nacional.