Bueno, y este fue el incidente de esta vez.

¿Desde dónde y sobre qué explicaría para que se pueda comprender bien?

¿Desde el punto de vista de quién debería hablar para que se pueda entender fácilmente?

Desafortunadamente, mi profesión es ser un estudiante o de otra manera un asistente…  en otras palabras, definitivamente no soy un escritor. Por eso, si suponemos que le conté los detalles de este incidente a alguien, definitivamente habré sido un fracaso como narrador de cuentos.

De la misma manera, había demasiadas mentiras, secretos, datos ocultos… en fin muchas cosas. Por eso estoy seguro de que el curso de las cosas debe de haber parecido absurdo. 

—No, todo es mi culpa.

Después de que el concierto terminara.

Natsunagi y yo fuimos llamados y fuimos a su camerino.

Saikawa se sentó delante de nosotros en posición de seiza y cabizbaja a modo de perdón.

—Omití información que debería haberles dicho desde el principio, actué sin consultarles y como resultado terminó de esta manera. Les he causado a ambos muchos problemas.

Lo siento dijo y agachó profundamente la cabeza

—…Uhm. Todavía no todo a la perfección, ¿puedes explicármelo?

Se sentía avergonzada de a pesar de ser la detective no comprendió nada de lo que estaba pasando. Con duda, Natsunagi levantó su mano para preguntar.

Sin embargo, si tú haces eso yo también estoy igual.

Con respecto a detalles de este incidente… y a los datos que nos llevaron a este resultado, solo puedo dar hipótesis. He estado esperando a que la persona en cuestión nos diga que pasó.

—…Bueno. Soy responsable de eso. Ahora, esto se va a tornar un poco extenso, pero por favor escuchen.

Saikawa se volvió a quitar el parche que llevaba en el ojo izquierdo.

Ese azul ojo que refleja todo en este mundo, es tan hermoso con un zafiro.

—Bueno, ¿por dónde debería empezar?

—No, bueno sí. Tengo que contarles todo.

—Entonces, tengo que empezar hablando sobre mi ojo izquierdo… más bien, creo que eso es todo de lo que se trata.

—Este azul ojo artificial, me fue regalado en mi cumpleaños número 8 por mis padres.

—Así es, detective-san… pienso que su asistente ya se había dado cuenta de eso.

—Ehh, esto es un ojo artificial, no tengo ojos heterocromáticos.

—Al nacer no podía ver con mi ojo izquierdo, y como tenía un complejo por eso, era una niña introvertida.

—Y mis padres, preocupados por su única hija, para que yo pudiera ser salir adelante me regalaron este ojo, más azul que el océano. 

—La yo de ese entonces se quedó maravillada por su belleza, pero como era de esperarse no podía mostrárselo a los demás… Aún así, con tan solo tener este ojo, empecé a tener mas confianza en mi misma. 

—Fue en ese tiempo que empecé mi carrera como idol.

—Mi mamá y mi papá estaban felices de ver que estaba más animada. Eso me hizo tan feliz que me esforcé más y más en mis lecciones.

—Oh, eso es lo que significa estar vivo… Puede que les parezca una exageración lo que les digo y se quieran reír, pero eso fue lo que pensaba.

—Lo siento, me desvié un poco.

—De cualquier manera, tuve una vida tranquila, pero esa vida no duro tanto.

—Hace tres años, cuando tenía 12 años, mis padres murieron en un accidente.

—Me heredaron una gran mansión, una extraordinaria cantidad de dinero el cual no sabía en que usar y… este ojo.

—Para mí este azul ojo es más importante que cualquier otra cosa, por eso quiero mantenerlo dentro de mí. 

—Por eso llevo un parche en el ojo…, pero solo por un momento quería mostrar este ojo izquierdo en el escenario.

—De lo contrario, si por alguna posibilidad mis padres vieran mi concierto desde el cielo, no se darían cuenta de eso.

—Para mí este azul ojo tan bello como un zafiro, es el único lazo que tengo con mis padres, y por eso pensé en que no debo ir mostrándoselo a la gente.

—Por eso nunca les dije a ustedes dos sobre la prótesis.

—Nunca pensé que el ladrón llamaría a mi ojo “Zafiro Milagroso”, ni en mis sueños.

—Ya que hay un zafiro en los tesoros de la familia Saikawa con un valor de 3 mil millones de yenes, así que estaba segura de que se trataba de esa.

—Al pensar en que si les hubiera brindado toda la información desde el principio no hubiera pasado esto…. En verdad lo siento mucho.

—Y muchas gracias.

—Pensaba en que ustedes estarían en mi casa y me sorprendió un poco verlos… era de esperarse de ustedes.

—Viste a través de mi secreto, descubriste el verdadero objetivo del ladrón y vinieron a toda prisa hacia aquí.

—Además, lo hicieron pasar como un acto y no hicieron que los espectadores se preocuparan.

—Estoy feliz de haberlos contratado.

—En verdad, en verdad…

Muchas gracias, dijo Saikawa como final de sus palabras mientras agachaba su cabeza hasta el suelo sin moverse.

Como dijo Saikawa, el zafiro con un valor de mercado de 3 mil millones de yenes que se mencionó en la advertencia, no es la joya que estaba en la residencia de los Saikawa, sino su azul ojo.

Los criminales planearon dispararle desde lejos, esperando el momento en que ella lo descubriera.

Sin embargo, al final nadie salió herido, el Zafiro no fue robado y el incidente… la historia llegó a su fin. Sin dudas, un final feliz.

—Es suficiente…levanta tu cabeza.

Saikawa la escuchó y la levanto lentamente.

En su rostro se podían ver sentimientos de arrepentimiento y agradecimiento mezclados…… pero de alguna manera también se podía ver que un sentimiento negativo se había ido, tenia ese tipo de aura.

Y así nos reconciliamos, después de intercambiar un par de palabras más, recibimos una gran compensación…luego después de comprar el traje de baño, Natsunagi y yo fuimos a la playa como prometimos… Ahh, con esto el caso fue resuelto sin ningún problema.

Aunque hubo algunos problemas y desarrollos inesperados, algunas sorpresas y fatiga, como solo terminó con eso no fue gran problema. Los tres años que pasé con Siesta, mi vida diaria tenía varios riesgos y violencia.

Volvamos a una pacífica vida diaria.

Primero debería conversar con Natsunagi a que playa deberíamos ir. Entonces, deberíamos vernos en la misma cafetería de siempre.

……Y así.

Como si nada hubiera pasado, como sino me hubiera dado cuenta, me preguntó si mi yo de ahora pudiera dejar este lugar y dejar todo atrás. 

Si hubiera sido el yo de hace una semana. Si hubiera sido el yo antes de conocer a Natsunagi, o incluso a su corazón, no hay duda de que habría salido del camerino fingiendo no saber nada.

Porque así sería más fácil. Y así, una vida pacífica me esperaría.

Pero desafortunadamente debería decir, he decido no dejar de lado las cosas.

Es verdad que Saikawa nos ha revelado los secretos que nos ocultó.

Pero aún no ha revelado la mentira.

—Hey, Saikawa.

A mi llamada, volteó su rostro hacia mí.

—¿Sí? —dijo e inocentemente giró su cuello levemente y me miró.

Ella es una idol, puede hacer cualquier expresión en instantes.

Un rostro sonriente o uno lloroso, como ella desee.

—¿Estarás bien con la sanción de no matarme a mí ni a Natsunagi?

En ese momento, toda la sangre desapareció de la cara de la idol Saikawa Yui.

¿Te gustó? ¡Si es así, considera apoyarnos en Patreon!