Encima de la mesa que se encontraba en la cocina, estaba la botella de té de oolong que ayer pedimos a domicilio y tres platos de huevo frito en fila.

Eran unos huevos exquisitamente doradoras, y estos fueron fritos por Kanon.

Cuando desperté, sí, tengo que admitirlo, me quedé totalmente dormido desde anoche, ya estaba listo el desayuno y servido.

Mientras me encontraba de pie frente de los huevos fritos, teníamos un aire fresco desde la mañana.

—Oigan, ¿que acaso no les falta un tornillo? A los huevos fritos se le echa salsa de soja.

—No, no, no, ¿qué estás diciendo? Retráctate. Obvio el ketchup es lo mejor de lo mejor para hacer huevos.

—La sal. Aparte de la sal, no hay nada que considere que sea lo mejor para un huevo.

La opinión de todos no concordaba.

Se sentía que aumentaba los nervios en el ambiente.

Parecía una conferencia entre políticos, como si estuviéramos conversando para decidir lo mejor para el país.

—Los japoneses nacieron con la necesidad de usar la deliciosa salsa de soja como acompañamiento para toda comida. Este implemento es el que decorará y le dará potencia al sabor… La razón por la cual aún no lo entienden, es porque aún son unas niñas pequeñas.

—Sí, sí, sabelotodo. Escucha, lo mejor y lo que más se adapta al huevo es la ketchup, además de que encaja perfectamente con el color de la yema, tanto en sabor como diseño.

—Absolutamente la sal. Lo simple es lo mejor. ¡La sal es con lo que el huevo frito complementará su sabor! ¡Y, además, lo más importante es que cuando le echas sal, ahí es cuando el huevo frito se vuelve más bonito!

—No, si hablamos de apariencia, entones imagina lo blanco con el color de la clara y el color rojo de la ketchup, imagina todos esos colores combinados. Si nos referimos a apariencia, tengo la partida ganada.

—Amarillo, la yema de huevo con el color negro[1]. Eso es la belleza de los colores hecho realidad. Está científicamente comprobado.

Entre nosotros se dispersaban unos fuegos artificiales no visibles, pero que estallaban con cada argumento.

Hasta yo sé que estamos discutiendo por un tema muy ridículo. Pero, a pesar de que sea ridículo, hay un momento en los que el ser humano debe de expresar su opinión a los cuatro vientos.

Y este es el momento.

Luego le siguió un silencio de 5 segundos. El ambiente del lugar encontró paz por unos momentos, cuando de pronto fue cortado por el sonido del microondas.

Al parecer han calentado pan.

Me retiré en silencio del lugar, y llevé los dos panes calientes a un plato. Acto siguiente, saqué otro pan suave y lo metí dentro del microondas, y presioné el botón de modo tostadora. Es algo muy conveniente que haya un botón para tostar en el microondas, lo calienta con doble potencia, es decir que lo tuesta rápido.

—Pueden ir comiendo primero.

Puse los panes ya calientes sobre la mesa mientras las dos sentadas mi miraban con cautela.

Por ahora ya se ha declarado el final de la guerra, y volvió el silencio de la mañana. O eso lo que quiero creer, pero siento como si simplemente es un descanso de la guerra más no el final.

Saqué la mantequilla del refrigerador, y la puse sobre la mesa. Kanon dijo “primero tú, Himari” y le pasó el cuchillo a ella.

—Gra-gracias. Bueno o saki ni itadakimasu[2].

Himari, sin perder el tiempo, deslizó el cuchillo sobre la mantequilla…

—¿Emm…? No lo perfores verticalmente.

—¿Je?

Acaba de suceder algo. Himari justo movió con el cuchillo de manera vertical, y acaba de perforar la mantequilla como si estuviera usando una gubia[3].

Como si cavara un fósil, fue un golpe brutal. Similar a que un boxeador me hubiera golpeado en el estómago y me hubiera dejado sin aire, yo quien cortaba con delicadeza y cuidadosamente la superficie de la mantequilla.

—La mantequilla se come desde arriba, con cuidado ¿cierto?

—¿De verdad? En mi casa siempre lo usamos desde el costado y cortamos en vertical…

—Yo también, yo también.

No puedo creer que Kanon la apoye y me deje de lado Qué fría.

—¿Cómo pueden concordar en esto?…… Ustedes definitivamente son la minoría de la sociedad.

—¿Eh?… ¿En serio?

—Incluso si eso llegara a ser cierto, aquí Himari y yo somos la mayoría.

Kanon terminó de hablar, recibió de parte de Himari el cuchillo, y verticalmente cortó la mantequilla sin ningún titubeo.

—¡Qué no! ¡No sigan haciéndole huecos a la mantequilla!

Lamentablemente, mi opinión no fue tomada en cuenta por las dos chicas de preparatoria.

Después de tostar mi pan, traté de suavizar el agujero que dejaron las dos en la mantequilla, con el cuchillo traté de regresarla a su antigua forma con delicadas cortadas.

Mierda. ¡No puedo tapar los agujeros……!

Solo teníamos dos sillas, así que yo desayuné estando de pie. Puede que sea mal visto comer así, pero no tengo otra opción.

El huevo frito que hizo Kanon estaba dorado como me gustan a mí. A diferencia de mí que cuando los frio se me terminan quemando por detrás en el sartén. Me gusta más cuando la yema del huevo no está reventada. Esa es la mejor forma de saciar el hambre.

Eché salsa de soja en círculos, luego agarré mis palillos y corté parte del huevo frito.

Por último, las partes donde no fueron rociadas por la salsa de soja, con mis palillos lo relleno y le doy una probada.

…… Mmmm, lo sabía, el huevo frito con la salsa soja. No hay mezcla mejor que esta.

Kanon y Himari me miraban angustiadas, pero luego volvieron a su plato y cada una respectivamente se echaron ketchup y sal, y empezaron a comer.

Ahora que recuerdo, una vez imité una escena de una película antigua, donde ponen el huevo frito encima de la tostada y se la comen… llegué a intentarlo, pero el sabor no es el mismo, pareciendo que el sabor se termina perdiendo.

Es por eso que esta vez ni lo hice, ni lo recomendé.

Es definitivo; el huevo frito debe de ir con la salsa de soja.

Es extraño usar palillos para comer pan. Creo que no es la forma correcta de comerla, pero a mí no me importa mucho ese punto.

Sin embargo, nuevamente pensándolo bien, huevo frito con pan tostado es un sencillo, pero no abundante desayuno.

¿Cómo lo tomarán las chicas de prepa?

Igual, aunque piense eso, no hay otros ingredientes como para preparar otra cosa.

—Oigan…… Yo también soy una persona pésima en los desayunos. Así que, ¿qué tal tener listo algo más para ustedes, al menos misoshiru[4] instantáneo?

El ambiente cambió, y las dos me escuchaban con curiosidad.

Una cosa más también es que seguro ellas están acostumbradas a acompañar el desayuno con arroz, aunque yo estoy bien solo con pan.

—¿Eh? ¿El misoshiru es una comida que puede prepararse instantáneamente?

—Sí, yo creo que es suficiente con lo del instantáneo.

Los palillos se detuvieron, y Kanon y yo nos miramos fijamente en uno al otro.

—No. Sería un desperdicio de dinero gastar en misoshiru instantáneo. ¿No me digas que gastaras en la comida al igual que la pizza de ayer por todos los días?

—¡Es obvio que no! Si hiciéramos eso, estaría en la quiebra antes de finalizar el mes. Pero escúchame, cuando cociné misoshiru para mí que vive solo, me terminó sobrando bastante. Es por eso que sé que el instantáneo te lo sirves y termina siendo preciso.

No es que no me guste cocinar, pero cuando haces caldo o sopa, es difícil calcular para cuántos platos debes preparar.

Está esa opción de preparar el misoshiru sobrante para el siguiente día, pero estamos en la temporada de verano, y por culpa de eso, puede que haya ocasiones en donde claramente el olor apeste todo el departamento.

Desde que me pasó eso una vez, me abstengo de preparar una cantidad de comida la cual no podré comer el mismo día.

—Es cierto que con el instantáneo tienes lo necesario para una persona, pero ahora somos tres los que vivimos aquí. Yo puedo cocinar el misoshiru, quiero decir, puedo cocinar algunas comidas sencillas.

—Emm…… ¿De verdad estarán bien?

—Sí, si tengo todos los ingredientes en casa. Puedo hacer al menos eso.

Kanon desvía la mirada de mí, y no sé por qué, pero lo acaba de decir lo dijo estando molesta. Qué raro su comportamiento. De hecho, su propuesta me salva de muchos problemas.

Volver a la casa, todo cansado después de un largo día de trabajo, claro que mis fuerzas físicas y mentales estarán hechas polvo como para encima tener que cocinar. Es por eso que hubo muchas ocasiones en donde compraba en los conbini bentou[5] ligeros o también ensaladas preparadas en el supermercado, todo esto para hacer más grato mis días.

—Kanon chan, que sepas cocinar te hace increíble……

—Eso es porque vivía con mi mamá. Es obvio que iba a aprender a cocinar al menos un poco……

—Cuando cocinaste los huevos fritos, te veías acostumbrada a hacerlo. Y te salieron dorados.

—No, no. Los huevos fritos solo son de freír nada más.

—Yo también he freído bastante veces, pero siempre me salen todos negros de quemados……

—Ah, este…

Kanon no sabía dónde esconderse, así que solo desvió la mirada.

Parece que Himari no es buena en la cocina. Bueno, antes de eso ya parecía una señorita de clase.

La cocina no es mi fuerte, pero tampoco soy tan malo como para que me queden negros de quemados.

No se usa “fuego fuerte”. Solo se debe usar “fuego intermedio” o “fuego débil”, esta es la sabiduría obtenida por vivir solo.

Por otro lado, que Kanon tome la iniciativa de cocinar es algo que debo de agradecer. A parte le servirá a ella en el futuro, dado que cocinar es lo más básico para independizarse.

Sin embargo, ¿realmente esto lo hizo una chica de preparatoria?

Lo que tengo al frente de mis ojos no tiene nada extraño, es un huevo frito normal. Aun así, la realidad de que “yo no cociné esto”, ahora lo siento como una aguja apuñalándome en mi pecho.

Después de desayunar, hice que de inmediato Himari se cambiara de ropa. Seguir viéndola desde la mañana con solo mi camiseta es algo que me estimula mucho. Las piernas de Himari en serio que son un veneno para los ojos……

Y así, Himari terminó volviéndose a poner su uniforme.

Ayer llegó solo con un conjunto de ropa para la calle, su uniforme, y unos pares de ropa de interior. Parece que era verdad de que solo eso trajo consigo para cambiarse.

Ese uniforme con tonos azul marino tenía una diferente aura, como si estuviera más aseado que el uniforme de colegio de Kanon.

—¿Pasa algo? Cuidado quedarte viéndola.

Kanon sin titubear me perforó con su murmullo como una aguja directa al cuello.

—No estaba viéndola a ella.

—Mientes. Te vi. Pero te entiendo, porque el uniforme de Himari es muy kawaii. Aunque no por eso se te vayan a ocurrir ideas obscenas.

—Por supuesto que no estoy pensando nada así. Ayer ya lo dije, pero voy a tener que repetirlo; no soy lolicon.

—Himari, no vayas a bajar la guardia. Particularmente con tus piernas. Esas piernas largas, delgadas y que parecen delicadas, porque esas piernas justo son las que cualquiera haría lo imposible por tocarlas.

—¿¡Eehh!? ¿¡Toca-!? ¿¡Quieren tocarlas!?

—Sí. Porque si incluso yo quiero tocarlas, ahora imagínate a un hombre perverso. Obviamente es mucho peor.

Mientras Kanon decía eso, me miraba.

—Este, yo… creo que Komamura-san no es así. Porque él me salvó cuando me estabam acosando……

Parecía que Kanon todavía tenía más balas con las que herirme, pero no dijo más nada. Pero no sé por qué me está viendo con tanto desprecio.

Bueno, siendo sincero, obvio que, si tengo enfrente de mis ojos a una chica de preparatoria vestida con su uniforme, mis ojos se quedarán viéndola.

Sin embargo, no la veo ni un poco con otros ojos, de eso estoy seguro al 100%.

También quisiera que me comprendieran de que al verla me causa nostalgia de mis días de juventud… pero no creo que Kanon lo vaya a comprender, ya que con esa actitud no se puede decirle nada…

Cuando todos terminamos de cambiarnos, nos encontrábamos dentro del estrecho baño, todos de pie y con caras serias.

El asunto a conversar era acerca del lavado de ropa.

Hasta ahora, yo lavaba una vez cada 2 a 4 días, y luego en la secadora le daba unas vueltas, pero seguro esto será algo terrible paras las dos chicas de preparatoria.

Para agregar, es una lavadora/secadora, y además es silenciosa, por eso es que sin importar noche o tarde, la podía usar. Muy dentro de mí por estas razones es que no me he acostumbrado a tener la costumbre de lavar continuamente.

Es por eso que mejor decidimos ahora quién será la persona encargada de lavar, y se supone que es una conversación donde se deben escuchar las opiniones, pero……

—No quiero…

Kanon sin mirarme a la cara, murmuró.

—Si solo se tratara de ropa, pues estaría bien, pero ropa interior… absolutamente no quiero tocar.

Tanto la cara como la voz expresaban lo mucho que no quería.

Me duele un poco que me traten como una bacteria maligna.

Seguro que a los padres con hijas ya mayores también les dicen eso. Seguro ellos deben entenderme ahora.

Pero, si me llega a decir “no quiero que mi ropa sea lavada junto con la tuya”, me dejaría en shock.

Jaaaaa…… ¿Y ahora cómo haremos?

Suspiré un poco dentro de mi boca.

Para un hombre que hasta ahora no ha vivido con una chica de preparatoria, que además es un trabajador de oficinas, esté agarrando los coloridos calzones de las chicas es algo… que a cualquier le molestaría, pero…

—Entonces, ¿yo quedo como encargado de lavar la ropa? Pero si es así, tendría que tocar la ropa interior de ustedes. ¿Estarán bien con eso?

—Sí-

La cara de Kanon ya decía que estaba molesta, pero ahora expresa con gritos toda su ira.

… Los seres humanos son una acumulación de sentimientos, ¿no?

Hablando serio, a mí no me molesta tomar este trabajo.

Pensando mejor en los sentimientos de ellas dos, tal vez no fue la mejor idea en tomar la iniciativa. Pensarán que soy un pervertido que quiere ver su ropa interior.

—Este… yo no tengo ningún problema en lavar.

Cortando el ambiente extraño en el que nos encontrábamos, Himari levantó su mano.

—¿Eh? Pero…

—Realmente no tengo problema. Es lo menos que puedo hacer, ya que me han permitido alojarme aquí.

—Ok, entones, ¿Himari, nos puedes hacer ese favor?

—¡Sí, déjenmelo en mis manos! Una vez me dejaron como tarea del colegio “ayudar en casa”, así que he ayudado en el lavado de ropa. Por supuesto, también lave la ropa de mi papá.

—Jee, ¿también hay ese tipo de tareas? Hablando sobre eso, ¿de hace cuánto tiempo hablamos?

—Este, tercero de primaria.

No esperaba ni más ni menos. Comparado con una chica de primaria que desconoce el mundo, la tarea de lavar ropa es muy diferente.

Pero aun así, Himari está diciendo que lo hará, así que mejor dejémoslo así.

Sin embargo, responder con esa confianza a pesar de solo haber tenido una vez esa experiencia en primaria, para mi es algo muy brillante.

—Ok nuevamente les explico. Creo que ayer antes de entrar al baño lo vieron, pero el detergente está encima del estante que está arriba de la lavadora. Básicamente para prender la lavadora, solo se presiona este botón. Por cierto, esta lavadora viene con secador de calor, así que no se necesita colgar la ropa. Pero si lo dejan prendido por mucho tiempo, se arrugará la ropa, así que quiero que cuando terminen de lavar y secar, saquen la ropa rápido.

—Oh, ya veo. Entonces basta con sacar y doblarla nada más.

—Uwaa, esta lavadora debió de ser cara…

Dijo Kanon, mientras veía un objeto desconocido para ella. Kanon, me sorprende que te hayas dado cuenta. Nada mal, eh.

—Antes viví con mi hermano menor. A los dos nos daba pereza estar cambiando de máquina, así que vimos que sería mejor que la lavadora tuviera también un secador incluido… así que juntamos el dinero de los dos para poder comprarla.

—¿Vivías con tu hermano menor?

—Sí. Hace un tiempo atrás, luego consiguió novia y se marchó.

—Jeeee… es decir que te dejo atrás.

—No es que me haya dejado atrás. Él se fue porque quiso y punto.

—…

Los ojos de Kanon me veían con compasión.

Sin embargo, yo creo que haber comprado una lavadora con secador fue una compra excelente. Porque si no la hubiéramos tenido, entonces hubiéramos tenido la necesidad de colgar en el tendedero la ropa de dos personas.

No tenemos un cuarto especializado para secar la ropa o algo así. Tenemos la baranda para colgar la ropa, pero si colgamos ropa de una mujer en la baranda, nos descubrirán en algún momento de que nos encontramos en esta situación.

–Ah, hablando de eso, no hay red de lavandería. Eso también hay que agregarlo a la lista de compras.

—¿Red de lavandería?

—La ropa interior de las mujeres si se lava directamente en la lavadora podrían rasgarse. Porque a diferencia de los calzoncillos de los hombres, las de las mujeres son más delicados.

—Ya veo…

La mirada de Kanon decía “este hombre de oficina no entiende de delicadeza”.

Espera, de verdad yo no sé nada de esto, desconozco de esto.

—Por ahora, hemos terminado en llegar a un acuerdo sobre el lavado de ropa.

Sin poder aguantar más la mirada Kanon, terminé la conversación de manera brusca.

Al fin, después pude salir del estrecho baño.

Ahora que lo pienso, ¿no hubiera sido mejor conversarlo en la sala? Como sea, dejemos de pensar en las cosas del pasado.

—Himari, lo siento…

Cuando volvíamos a la sala, de repente, Kanon se disculpó.

—Mmm, ¿por qué?

—Acerca de lo del lavado. Yo lo rechacé y es por eso es que tú…

Kanon miraba hacia a abajo como si hubiera recibido un castigo.

Claro, mirando desde la perspectiva de Kanon, al rechazar la tarea, solo le quedó a Himari hacerla, casi como si la estuvieran obligando.

—No te preocupes por eso. Además, yo no soy buena en la comida. Además, esto me emociona un poco.

—¿Eh?…… No me digas Himari, ¿quieres tocar la ropa y ropa interior de un hombre?

—¡No, eso no! ¡A eso no me refiero! Ah…… pero Komamura-san, si es la ropa de él no me desagrada la idea de lavarla.

Himari siempre siendo amable conmigo. Se ve que esta chica es una niña muy bien educada.

—Lo que quería decidir es sobre decidir quién hará las tareas de la casa, es divertido… me recuerda al ambiente cuando iba a primaria, por decirlo así.

—Ah, es verdad, eso también pasaba. Hablando de eso, a mí me gustaba los animales, así que yo estuve a cargo de darle de comer a los conejos.

 —A mí me gustaba publicar. Yo puntuaba los dibujos o tareas de todos en una cartulina y la pegaba detrás del aula. Me gustaba decorar.

Ambas recuerdan todo eso…  y yo ni siquiera recuerdo de qué me encargaba en primaria…

Mientras trataba de recordar, sentí la diferencia de edad que hay entre ellas y yo.


[1] NT: ni idea de lo que están hablando jaja.

[2] NT: o saki ni itadakimasu es como decir gracias por la comida, pero con “o saki “, ella está diciendo que se adelantará en comer.

[3] NT: herramienta para labrar madera, instrumento quirúrgico que se usa en huesos.

[4] NT: Misoshiru es una sopa de miso, preparada a base de caldo dashi y pasta de miso, siendo el resultado un tipo de sopa japonesa.

[5] NT: dudo que nadie sepa, pero conbini es una tienda de conveniencia, similar a un 7eleven, Lawson, etc. Y los bentou son almuerzos preparados que vienen en cajas.