Apenas regresamos a casa empezamos a instalar sin perder el tiempo lo recién comprado.

Lo primero en instalar fue la cortina de encaje.

Esta será la herramienta que mantendrá nuestros corazones en tranquilidad dentro de casa, será la cortina la cual protegerá nuestro día a día sin que nadie desde afuera nos vea. Ya con esto podremos estar tranquilos y más relajados sin preocuparnos por los ojos de afuera.

Lo siguiente en instalar fue el aromatizador.

Después de poner el aromatizador solo en la entrada, me hizo sentir que la entrada era de otra casa. Ya con esto Kanon no se quejará.

Hablando de Kanon, apenas llegamos ella se encargó de meter los alimentos e ingredientes dentro del refrigerador. A pesar de ser mi casa con mi refrigerador, ella como si estuviera acostumbrada a vivir sola por muchos años ordenaba y guardaba cada cosa en su lugar correspondiente.

Que rápido se familiarizó con el ambiente… parece que no será necesario que me esté preocupando por ella en los siguientes días en los que viviremos juntos.

Por cierto, mis lastas de cerveza en malta las cuales se encontraban en el medio del refrigerador, fueron trasladadas a una estrecha esquina.

Himari sacó de la caja la nueva Pen tablet, y la colocó frente al pc que se encontraba en mi cuarto.

—Komamura-san. ¿Puedo usar tu computadora? Es que quiero ver cuál software es…

—Ok. Está en modo reposo creo, pero con solo mover el mouse un poco, se prenderá.

Respondía mientras sacaba de las bolsas el cepillo para la limpieza del furo.

Ahora que recuerdo, la última vez que usé la pc fue hace tres días. Últimamente, tengo la mala costumbre de dejar de usarlo sin apagarlo.

—Ya lo prendí, pero pide contraseña.

—Ah, ya veo.

Acudí al llamado de Himari y me moví hacia al frente de la pc.

Terminé de escribir la contraseña con un dedo, luego la pantalla de hace tres días apareció con la página que estaba viendo en el pasado…

“……… Oh, mierda”

Reaccioné a la velocidad de luz y moví el mouse.

“¿¡………!?”

ignorando a la sorprendida Himari, eliminé todas las páginas abiertas.

Me arrepiento… debí haberlas cerrado ese día….

Hasta que se desbloqueó la pantalla, me había olvidado por completo lo que estaba viendo hace tres días. La pantalla dejada abierta era la de las noticias, pero el problema estaba en todas las páginas de la parte de arriba que también no estaban cerradas.

Es decir, eran eso, ya sabes… eso. Eso, lo que se supone que aún los menores de 18 años no deberían de ver. Y lo peor es que a primera vista si te fijabas en las ventanas abiertas, se podía ver el nombre de esas páginas y cualquiera que las viera se daría cuenta de lo que son.

¿No me digas que Himari lo notó?

Quiero pensar que no fue así.

De hecho, estoy rogando que sea así.

—Este, Komamura-san…

—Jaja ibas a usar el software, ¿¡no!? Debería estar el icono en el escritorio. No, tranquila, yo lo busco. Haber…

Tratando de ocultar mis nervios fingí estar calmado, pero puede que haya levantado un poco la voz.

Al mirar a Himari de costado, la vi que estaba sonrojada mirando hacia abajo.

…… Ah-

Eso quiere decir… lo vio, ¿no es así? Mierda, lo vio……

Ok, este es mi final. Toda ha terminado para mí.

—Ko-komamura-san…

—…… ¿Qué pasa?

Al no poder seguir aguantando mis malestares, respondí bruscamente.

No, ¿qué estoy haciendo? Aquí es donde debería de demostrar mi madurez como un hombre adulto. Debo arreglarlo… Mientras pensaba cómo solucionar este asunto, Himari primero murmuró.

—Yo… tu mano…

—¿Mmm?

Y entonces, por fin me di cuenta.

De que la mano de Himari estaba debajo de la mía sujetando también el mouse.

—Aah, lo-lo siento.

—No, no… Está bien.

No me había dado cuenta hasta que Himari me lo dijo. Qué tan desesperado estaba como para no percatarme de eso.

Pero, ya veo. Tendré que ser más precavido con esto, ya que desde ahora Himari usará la pc. Luego tendré que ordenar mis carpetas y limpiarlas solo por si acaso.

Tratando de cambiar el ambiente raro en el que nos encontrábamos, me tomé un respiro y nuevamente miré la pantalla.

—Ese de ahí es el software que buscas creo…

—Ah, ya lo vi. Sí, sí es, es el icono. Muchísimas gracias.

—Nah, no me des las gracias. Esa aplicación mi hermano la instaló sin mi permiso.

—¿De verdad? Entonces debo agradecerle a tu hermano menor.

Himari desenreda el pequeño cable amarrado del usb del pen tablet. Y luego, pone el cable en la pc, logrando con éxito que se conecte. Himari suspiró aliviada después de eso.

—Komamura-san, eres es mayor…… pero, ¿te gustan las milfs?

—¿¡……!?

Himari sin mostrar decepción, me lanzó esa pregunta con una cara de ángel.

Todo lo contrario, yo fui el que se puso rojo y nervioso.

Si ahora hubiera estado bebiendo algo, hubiera escupido todo sin ninguna duda.

Tú… en ese momento… leíste los nombres de las pestañas abiertas…

En esta situación, ¿cuál sería la respuesta correcta?

Desde joven cuando mi mamá encontró estos tipos de revistas debajo de mi cama y las puso encima de mi escritorio, desde ese entonces no me había rompido tanto la cabeza en tratar de encontrar una respuesta clara.

—No, no es lo que crees… es como que… es un tema muy diferente a que me gusten en la realidad… Sí, es simplemente un hobby, ya sabes fantasear en un mundo surrealista. Yo en ese mundo experimento, me refiero a que ya sabes, la vida es una sola, y no puedes experimentar muchas cosas, así que mejor experimentar todas las fantasías que pueda en un mundo no existente, y tal vez así pueda ver si me gustan esas cosas… algo así……

No, carajo. ¿Qué se supone que le estoy diciendo a una chica de preparatoria?

Ay, quiero morirme un poco. Trágame tierra de una vez.

—Entiendo, ya veo… entonces tu hobby son las mujeres casadas; las milfs.

¡No repitas lo que digo aaaaaaahhh!

No sé cómo Himari puede decir todo eso con esa cara de ángel.

¿Dónde quedó esa cara de antes cuando estaba agarrando su mano? ¿Dónde quedo la vergüenza?

… Muchacha, como que no entiendes de sensibilidad, ¿no?

—Entonces, significa que también le vas a las chicas menores, ¿no?

—¿Qué? No hables de esa manera, diciendo “le vas”. ¡Si empiezas a hablar así conmigo no sé cómo reaccionar!

—¿Eh?

Himari al ver mi reacción se le entrecortaron sus palabras y se me quedó viendo.

Lo sabía, la sensibilidad de esta chica es algo rara.

Cierto, ahora que estamos hablando de este tema, ¿ella no dijo una vez que me devolvería la gratitud con su cuerpo? Y para agregar, no es que no le voy a las menores, de hecho, es todo lo contrario, me gustan… no, no, no, ¿¡en qué estás pensando!?

Ahh, eso puede que sea verdad. Pero no voy a juntar la realidad con mis fantasías.

Ellas son menores de edad. Obvio no tengo ni la más mínima intención de ponerles una mano encima.

Espero de todo corazón que esta conversación no la haya escuchado Kanon.

Desde la cocina logro escuchar que está cortando los vegetales, así que eso me tranquiliza.

—Por ahora, y a partir de hoy, voy a dibujar con todas mis fuerzas. Este, Komamura-san. Nuevamente, de verdad muchísimas gracias.

Al ver la cara de Himari sonriendo, wow en serio es muy diferente a todas las expresiones que le visto hasta ahora… pensé.

Me tomé un tiempo para recordar todas las caras con todas las reacciones que he visto de ella en este corto tiempo, y esta es la mejor, creo.

Entre ordenas las nuevas cosas compradas y separar la basura, sin darme cuenta llegó la hora de cenar.

—Hoy estoy cansada por las compras, así que, para no complicarme la vida, hice sukiyaki. Eso es lo que quería hacer, pero solo hice una versión algo económica.

Kanon vestía todavía su uniforme, pero también tenía puesto un delantal. Ella había puesto una olla encima de la mesa de la sala.

En mi casa no hay cocina portable, así que dentro de la olla ya estaba cocinado el sukiyaki[1].

Así como dijo Kanon de que hizo una versión economía, solo tenía ingrediente como la carne, tofu[2] y cebolla. Era muy simple.

Sin embargo, huele muy bien.

—¡Wow! ¡Kanon-chan, eres increíble! ¡Se ve muy rico!

Himari levanta la voz mientras sus ojos brillaban.

Kanon sonrió ocultando su timidez. Parece que de verdad es una chica no acostumbrada a ser elogiada.

—Solo mezclé todos los ingredientes y los herví a fuego lento. Rápido, siéntese para comer antes que se enfríe.

—Tienes razón. ¿Quieren huevo crudo?

—Sí, por favor.

—Ah, yo también.

Ambas pueden comer huevo crudo sin problemas, eso me sorprende.

Será mejor que memoricé desde ahora las comidas, sus gustos y lo que no les gusta… mientras pensaba eso me dirigí hacia el refrigerador, y de ahí dentro saqué tres huevos de la caja de huevos que hoy compramos.

Dentro del refrigerador hay muchos huevos, ¿soy el único que se siente como si estuviéramos viviendo una vida de millonarios?

Además de eso, saqué también una lata helada de cerveza baja en malta para acompañar, y volví a la mesa.

No tengo intención de detener mis pasatiempos o cosas que me hacen sentir relajado como beber solo por vivir ahora con chicas de preparatoria.

Apenas les pasé los huevos a ambas, cada una en su plato partió la cáscara.

En ese momento, Himari levantó la voz con un “¡AH!”

En el plato de Himari, estaba la clara de huevo con un pedazo de cáscara.

—Himari, eres pésima partiendo el huevo…

—Mmm… soy muy torpe para estas cosas…

—Ya, entonces te enseño a partirlo. ¡Tienes que sujetarlo con las dos manos y empujar con los dedos para adentro, como si los estuvieras hundiendo, y luego para arriba…! ¡Ahh!

—¿Qué pasa? ¿No me digas que Kanon también falló en partir el huevo?

—No, eso no.

Kanon dijo eso y demostró que era una experta rompiendo el huevo con solo ver su plato.

—¡Es que el huevo de Kanon-chan tiene dos yemas!

—¿En serio? Uwa, es la primera vez que veo esto.

—Ejeje, puede ser de buena suerte. Le tomare foto para guardarlo.

La cámara del celular de Kanon estaba en posición sobre las dos yemas del huevo. Sin embargo, después de terminar de tomar la foto, con los pasillos empezó a mezclarlos.

Eso no pasa a seguido… Si hubiera sido yo, me lo hubiera quedado observando un rato más.

Un punto a destacar seria la manera en la que ella está mezclando con los palillos, se ve como si no fuera la primera vez. Son movimientos muy limpios.

¿Con que así son las mujeres que han crecido con eso de instagram?

—Uuh, rápido, comamos. ¡Itadakimasu!

—Itadakimasu.

Yo también al igual que Himari y Kanon doy las gracias por la comida.

Si me tardaba un poco más en decir “Itadakimasu”, los tres habríamos coincido en agarrar con los palillos una carne.[3]

Ya veo…

Ellas dos son de ir por la carne primero, al igual que yo. Eso me hace identificar con ellas. No me molesta.

El sukiyaki cocinado por Kanon estaba delicioso.

Si lo comparamos con el sukiyaki que venden en la calle, sinceramente el de Kanon va más con mis gustos. La dulzura es exquisita.

Himari comía silenciosamente sin iniciar conversación.

Kanon comía calmada, pero no pude evitar ver la esquina de su boca que se había ensuciado un poco.

Bueno, tampoco es para tanto. Mejor evito tocar ese tema.

Luego de terminar de comer, cada uno llevó y dejó su plato en el lavadero.

Y Himari, sin perder el tiempo, regresó a mi cuarto. Parece que está muy centrada usando su pen tablet con el software de imágenes.

Kanon levantó la olla de la mesa para lavarla, pero yo me adelanté al lavadero.

—Yo lavaré los platos, déjalo ahí.

—Pero… yo dije que iba a encargarme de la comida.

—Sí, pero lavar los platos no Es parte de ese trabajo.

—No, este si es mi trabajo… yo me encargaré de esto, así que no te preocupes, estoy acostumbrada. Siempre cuando volvía a casa me encargaba de cocinar y limpiar, por lo que para mi es como un paseo, así que yo me encargo.

Kanon, sin dirigirme la mirada, agarró la esponja.

A diferencia de Himari, Kanon cuando habla conmigo puede ser bastante terca. Sin embargo, ya este es el tercer día con ella, y ya he podido entenderla un poco mejor.

—… Oye, no necesitas esforzarte así.

—¿Eh?

—¿Kanon, hasta ahora piensas que eres una carga para mí, ¿no es cierto? Ya deja de pensar así, no necesitas seguir preocupándote.

—……

No entiendo muy bien a las chicas de preparatoria de hoy en día, siendo activas e independientes, pero sí puedo entender cuando uno se presiona. Sé observar.

Kanon me miraba en silencio, y pude captar en su rostro un signo de duda.

—Este, cómo decirlo… Kanon, tú y yo, ya sabes, somos primos de sangre. No tienes que estar tan tensa conmigo, no eres una desconocida como Himari, tú eres mi familia.

No es culpa de ella que su madre haya desaparecido y haya venido a vivir en mi casa, así que no necesitas arreglar nada, no tienes que culparte.

Posiblemente, Kanon está cargando una pena la cual no le permite seguir adelante, y seguro siente que es la culpable que su madre la haya abandonado. Eso es lo que siento al verla y ver sus acciones.

Seré sincero, cuando mi papá me llamo diciéndome de que desde ahora viviría con mi prima, sí me sorprendió, pero la razón no fue porque me disgustara.

—Es decir, eres mi prima. No tienes por qué ser tímida, ¿entiendes?

Nuevamente al decirlo, traté de no mostrarme tímido… Porque esto es realmente lo que pienso.

Kanon sin mirarme a los ojos, estuvimos ambos parados por un rato sin decir nada. Kanon cerró los ojos y respiró profundamente.

—… Entiendo, ya. Por favor.

Kanon luego de murmurar, obedientemente me pasó la esponja.

Exacto, así está bien.

Además, el dejar que Kanon se encargará también de limpiar los platos mientras que yo me relajado en el sillón, sería como ser una pareja de esposos… Esa también era una de las razones por la cual no quise dejarle esa tarea, pero obvio mejor me guardo ese comentario para mí mismo.

—Yosh, deja yo me encargo. Por mientras, Kanon o Himari, cualquiera vaya entrando a bañarse.

—Sí.

A pesar de ser la respuesta sin ganas de siempre, esta vez no sentí la mirada fría.

A eso de las 8 de la noche, llegó el futon y la nueva silla que compramos en la tarde.

Después de bañarse, Kanon y Himari estaban en la sala acomodando los futones.

Sentí que poner el colchón en el suelo de la sala era algo raro, pero Kanon como jugando dijo que parecía como un viaje escolar dormir al lado de tu compañero de clase con su futon. Así que no argumenté nada más.

★★

(Cambio a perspectiva en tercera persona)

Después de terminar de cepillarse los dientes, Kanon estaba sentada en el sofá viendo televisión.

Kazuki estaba en la mesa del comedor, bebiendo su cerveza baja en malta. De las latas bebidas en toda la noche, ya iba por la segunda.

Himari estaba al frente de la pc del cuarto de Kazuki. El cuarto de Kazuki tenía la puerta media abierta, así que desde la sala se podía ver a Himari. Con una expresión de seriedad, Himaria movía la pen tablet para dibujar sus bocetos.

Si Kanon se acercaba a ver, Himaria decía “¡por favor no, no mires…!” y tapaba la pantalla con vergüenza.

Himari es muy transparente, y parece que no le gusta que vean el proceso de sus bocetos.

Kanon no podía comprenderlo, pero no quería molestar a Himari, así que se alejó del lugar.

★★

(Fin de perspectiva en tercera persona, y aquí se pasa a la perspectiva de Kanon)

Antes de que se hiciera más de noche, Himari salió del cuarto de Kazuki.

Apagó la luz y las dos se metieron dentro del nuevo futon que tenía su aroma a nuevo.

Tiene un olor totalmente diferente al mío que tengo en casa. Lo sabía, es como un viaje escolar jaja, Kanon pensó.

Luego de un buen rato desde que entraron en el futon, Himari en voz baja le decía algo a Kanon.

—Este, Kanon-chan, ¿eres prima de Komamura-san?

—Ah, sí.

—¿Komamura-san de pequeño era así como ahora?

—¿Así cómo?

Creo que ha adelgazado un poco, creo… Kanon revisaba entre sus memorias, tratando de recordar al antiguo Kazuki, su figura y su forma de ser.

O es lo que trataba de hacer, pero en numerosas ocasiones no lo vio, así que sus memorias son medio borrosas.

—Me refiero a eso, lo amable que es con los demás…

Gradualmente las terminaciones de las oraciones de Himari se hacían más cortas.

Por lo oscuro que era la sala, no podía ver las expresiones de Himari, así que Kanon solo analizaba el tono de voz de Himari.

“Ah, ella lo ve como…”

Claro. Salvarla de un acoso sexual, y que al saber que es una fugitiva dejarla que se alojara en su casa, y para agregar, apoyarla también en sus sueños. Se refiere a ese tipo de hombre mayor.

Seguro para Himari, Kazuki es como un héroe.

No es inexplicable que Himari empiece a abrazar estos tipos de sentimientos por Kazuki, pensó Kanon.

—Seré sincera contigo, hasta ahora solo lo había visto un par de veces, así que desconozco cómo era antes.

—Ah, ¿en serio?… Lo siento por preguntar algo así de repente. O-oyasuminasai.

—Sí, oyasumi.

Himari se tapó hasta la cabeza con el edredón.

Kanon, mirando la espalda de Himari, cerró los ojos.

Algo me inquieta.

¿Qué será lo que sentirá Kazuki por Himari?

Traer a la casa a una desconocida, fugitiva, menor de edad, y apoyarla sus sueños sin esperar nada a cambio…

¿La razón por la Kazuki que hace eso es porque está interesado en Himari?

Él lo negó, pero la verdad es que sí era un lolicon.

Pero… para Kanon algo no encajaba, algo que la hacía negar todo lo pensaba.

La que quiso se quedará Himari en casa, fui yo.

Kazuki, por tener consideración con Kanon quien nunca había vivido con un hombre, se tragó su opinión y aceptó.

Sí, seguro es eso.

Sin ningún motivo, el cerebro de Kanon recordó de nuevo la conversación que tuvo con Kazuki por los platos.

“Es decir, eres mi prima. No tienes por qué ser tímida, ¿entiendes?”

Porque somos “primos” …

No sé por qué, pero esa palabra me pone a pensar.

¿Si yo no fuera su prima, hubiera hecho lo mismo por Himari?

Ese “y si” se extendió por la cabeza de Kanon, una realidad la cual no existe. Para dejar de pensar en eso, Kanon sacudió su cabeza.

★★

(Fin de la perspectiva de Kanon)


[1] NT: Sukiyaki—consiste en carne cocida a fuego lento junto con vegetales y otros ingredientes.

[2] NT: Tofu es una preparado con semillas de soja, agua y solidificante o coagulante.

[3] NT: El sukiyaki se come poniendo la olla en el medio de la mesa, y cada uno con su plato debe agarrar su propia carne o verduras con los palillos. De aquí que casi los 3 agarran un mismo pedazo de carne al mismo tiempo.