Salí de casa antes de las 10 de la mañana, y llegué al más cercano y grande centro comercial que había en esta zona.

Para comprar los objetos necesarios para vida diría que me recomendó Kanon, también la ropa de Himari, y entre otras cosas que me quedaban pendiente.

Hablando de eso, Himari viste uniforme, así que Kanon para combinar también viste su uniforme.

Aunque personalmente hubiera querido no vinieran vestidas así, porque me van a ver con dos chicas de preparatoria en un día de descanso, obvio llamaremos la atención……

Kanon rechazó mi idea diciendo: “nadie le presta atención a eso”.

Aunque es cierto hay muchas personas, no hay personas que estén mirando quiénes hacen mal o hacen bien aquí. Pero sí hay personas que nos miran por momentos, y luego pierden el interés y miran hacia al frente.

A parte, por ser sábado, hay familias o parejas que han venido a la tienda, y también hay grupos de amigos pasándola bien.

No veo a ningún hombre de mi edad caminando solo.

—Nee, te lo dije. A nadie le interesa si andamos juntos o no. Antes que eso, ellos están más centrados en sus conversaciones.

—Sí, así parece.

—Sí…… qué bien.

Himari a mi lado suspira aliviada.

Parece que no solo yo me sentí aliviado con las palabras de Kanon.

Así es, esta chica es una fugitiva que escapo de casa……

Es decir, creo que mejor hubiera sido que ella se quedara en la casa esperándonos. No creo que sea buena idea que esté saliendo mucho.

Himari dijo anteriormente “mi familia no es de hacer un alboroto”, pero eso tampoco quiere decir que no la estén buscando.

Pero, ya estamos aquí, nada se le puede hacer. Además, si no estuviera la persona a quien le vamos a comprar la ropa, haría todo más complicado.

Por ahora, será mejor terminar las compras y sin dar más vueltas regresar a casa.

—¿Vamos a comprar la ropa de Himari primero?

—Me siento agradecida por tu amabilidad. Este, si es posible me quisiera cambiar…… porque mi uniforme es de un colegio que no es por esta zona, por lo que puede ser que llame la atención.

—Ya veo.

Entiendo el punto de Himari, pero la verdad no veo tanta diferencia con su uniforme a las de las chicas de esta zona. Al menos yo no capto lo con mis ojos siendo sincero. Si tuviera que decir un punto en común, sería el chaleco, es muy parecido.

—Ahhh…… cierto, tu moño[1] escolar es chou kawaii.

Kanon nuevamente alabo el diseño del uniforme de Himari.

Yo solo veo un moño con diseño de cuadros… pero tal vez tiene un estilo bonito el cual solo las mujeres pueden ver.

Veo que será mejor que deje de hablar, estoy muy viejo para esto.

—Primero, vayamos a ver la ropa.

Kanon adelantó el paso, y se puso en frente de nosotros.

—Kanon. ¿Acaso ya has venido aquí antes?

—Claro. Con mis amigos.

—Ya veo. Entonces te dejo a cargo la guía. La verdad es que solo he venido una vez. Ah, una cosa más, si puede guíanos a una tienda de precios baratos.

Empecé a seguir por detrás a Kanon, y le digo mi deseo más grande desde lo más profundo de mi corazón. No sé qué tipo de ropa se ponen las chicas de preparatoria, pero quisiera alejarme de las tiendas con prendas que superen los 10 000 yenes.

—Lo sé, lo sé. Himari, ¿estás bien en UNIQLO[2]?

—Sí. Pero si se puede en una tienda de segunda, no me molestaría. Si mi ropa llegara a ser muy cara, eso sería algo imperdonable…

—No creo que haya aquí tienda de segunda mano. ¿Kanon?

—No, no hay. Himari, no te preocupes. En UNIQLO se puede comprar todo el conjunto completo, incluido la ropa interior. Vamos, vamos.

Kanon agarró la mano de Himari y trató de levantarle el ánimo mientras la hacía avanzar.

No es que tenga ese tipo de gustos, pero ver a dos chicas agarrándose las manos… es como… ahhh… es bueno ver de cerca. Eso quiero decir…

Me alejé un poco de ellas y les seguí el paso desde atrás, porque no quisiera que se enteraran de estos sentimientos míos. Seguro se burlarían o pensarían que soy un pervertido.

¿Cómo puede tomar tanto tiempo?… Ir de compras con chicas de preparatoria. Desde que entramos a la tienda han pasado más 10 minutos. Era de esperarse que mi estado mental haya quedado destrozado.

Esas dos han dado vueltas por el mismo lugar una y otra vez.

Mientras pensaba “ya carajo, decidan de una vez”, también daba vueltas viendo la ropa.

Pero, particularmente no hay ropa que me haga decir “quiero esta ropa ahora mismo”. Ya es suficiente con la ropa del año pasado.

Ah, pero creo que al menos debería comprar nuevos pares de ropa interior. Parece que Kanon me está llamando.

Cuando me detuve para voltearme, Himari se me acercó con una cesta en la mano.

—Este, Komamura-san. Aquí tengo dos conjuntos de ropa diaria, y también una ropa para dormir, ropa interior tengo dos, y disculpa, agregué unos zapatos… ¿es mucho? Elegí la ropa más barata.

Himari nerviosa me enseñaba la ropa dentro de la cesta.

Oye. No me muestres así nada más tu ropa interior. ¿No te da vergüenza? Ya de por si tu reacción causa problemas en mi pecho. Sin importar que estés hablando de nueva ropa, ¿acaso está bien para una chica de preparatoria mostrar a un hombre la ropa interior que tiene planeado ponerse? ¿O tal vez Himari es la excepción?

—Este, ¿Komamura-san…?

No decía nada, así que Himari me veía de forma inquieta.

—¿No me digas que acabas de pensar algo obsceno?

Kanon a mi costado me veía con su mirada cortante.

—Obvio que no. No pienso ese tipo de cosas.

Tranquilízate, vamos, respira. No te alteres, esto solo es solo “un producto” de la tienda. Aún no es la ropa interior de Himari. Sí, respira. Todavía no lo es.

Después de ordenar las prioridades dentro de mi corazón, nuevamente reviso dentro de la cesta de compras.

Solo estoy haciendo parte de mi trabajo, esto para analizar cuánto me saldría en total. No estoy haciendo otra cosa más que eso.

Estaba revisando cuando de pronto algo llamó mi atención. No quise prestarle atención, pero esa cosa tiene una fuerza mayor que la mía. Ah, es de color blanco.

…… Hablando de eso, ayer también el calzón de Himari era blanco. Con que Himari le gusta el color blanco, eh…… ¿Qué haces? No lo recuerdes, olvídalo, olvídalo. Concéntrate, ahora debo de sumar los precios.

—Sí… esto está dentro de mi presupuesto. No hay ningún problema. De hecho, hasta alcanza para una prenda más, si deseas-

—No, eso ya sería demasiado. ¡Con esto estoy bien, por favor…!

—a veo. Entonces lo llevaré a la caja registradora.

Recibí la cesta de compras de Himari, y escapé del lugar, sobre todo escapé más de la mirada cortante de Kanon que me acechaba.

Mientras iba a la caja, metí rápido el primero boxer que vi en la cesta.

Porque si a partir de ahora viviré junto a chicas de preparatoria, será mejor que tenga ropa interior más decente, y no solo la ropa vieja.

Después de comprar, Himari se dirigió velozmente hacia el baño para ponerse la ropa comprada.

Así puedo estar más tranquilo a que esté vestida con uniforme.

Kanon un poco desanimada dijo “pero si era nuestra cita con uniforme “, pero gracias a que analizó mejor nuestra situación, después de esas palabras no dijo nada más.

Después nos fuimos al rincón de necesidades diarias a comprar los productos señalados por Kanon.

Luego nos dirigimos al rincón donde se encontraban muebles y los suministros de interiores. Ahí compramos la cortina de encaje. Así las chicas ya no se preocuparán si alguien las mira desde afuera, y tendrán más privacidad.

Además, compramos la silla para mesa de cocina que nos hacía falta.

Esto lo ordenamos como pedido a domicilio.

Nuevamente fijo mis ojos sobre la lista de compras.

El cepillo de limpieza para el baño, ambientador, shampoo y enjuagues, red de lavandería, red para cubrir la esquina, papelera para lo sucio en el baño, y bolsas negras…

Con todo esto tenemos casi completa la lista de compras señaladas por Kanon.

Aparte de eso, compramos algunos platos extras, cubiertos, vajillas, cepillo de dientes para las dos chicas, y bolsas de basura.

Si llegamos a necesitar algo con el pasar del tiempo, entonces ya en ese momento lo compraremos.

Ahora solo falta ingredientes para cocinar, y con esto terminará el propósito de hoy…

—Nee. Ya va siendo hora de comer, ¿qué dicen?

Escuché la proposición de Kanon, y entonces miré mi reloj. La aguja de la hora ya se encontraba en las 12. Wow, que rápido pasa el tiempo.

Hasta ahora particularmente no estaba consciente de la hora, pero en el momento que vi el reloj, me entró el hambre.

Justo frente de nosotros había un mapa de todo el centro comercial, así que nos paramos a observarlo

El área de restaurantes estaba en el primer piso, y parece que el patio de comidas en el segundo piso. Para cualquiera de las dos se tiene que llegar hasta la otra esquina del centro, así que desde aquí queda un poco lejos.

—¿Bueno, ¿qué tal si vamos a por el almuerzo? ¿Quieren comer algo en particular?

—Yo con cualquier comida estoy bien.

—Mmmm. Yo no tengo alguna idea en particular, algo como para decir “¡quiero esto!” no se me ocurre.

—Esas respuestas hacen todo mucho más difícil.

—Entonces, ¿qué tal? ¿Komamura-san que quiere comer?

—¿Eh? Yo… cualquier cosa está bien…

—No deberías hablar de los demás si tú también ni siquiera tienes idea…

Mientras nos quedábamos parados al frente del mapa, todos sonreíamos por compromiso, y ninguno sabía decidir dónde ir a comer.

Siento como que es la primera vez en la que los tres coincidimos nuestras opiniones. Se sintió algo sutil.

Al final nos dirigimos hacia el patio de comidas, tomamos la decisión de que cada uno estando ahí decidirá lo que quisiera comer. Creo que eso tranquilizó la situación.

Yo pedí un combo de tendon y soba, Kanon pidió hot dog y un té frío, Himari se fue por takoyaki y jugo de naranja. El menú de nosotros tres no coincidan en nada.[3]

Cuando trataba de comer mi platillo de soba, el olor del takoyaki estaba a la deriva en el lugar, y se sentía realmente fresco. Pero, también se podía oler la parrilla de piedra de al lado. De hecho, era más fuerte que los otros olores. Llegó un punto en que ni sabía cuál era el olor de mi platillo, ni siquiera se podía distinguir de todos los olores en el lugar.

Sin embargo, de verdad que hay mucha gente. Al ver la cantidad de gente hoy presente, siento que podemos hacer pasar por desapercibida a Himari. Obviamente, sin bajar la guardia, claro está.

Nuevamente sin bajar la guardia, iba a comer otro bocado de camarones con tendon, cuando,

—¿¡Fujaa!? ¡Ah, afu, quema!

Himari mordió el takoyaki, pero de repente empezó a agonizar.

—¿Estás bien? ¡Jugo, bebe el jugo!

Haciéndole caso al consejo de Kanon, con el takoyaki dentro de la boca en el lado de la mejilla, Himari tomó del jugo de naranja. Pasó un tiempo manteniendo el jugo dentro de su boca, cuando por fin se terminó de comer todo.

—Ah, estaba caliente… me sorprendí…

—Mou, ten más cuidado. Porque el interior del takoyaki es muy caliente. Si no soplas antes de comerlo, es obvio te quemarás de nuevo.

—Sí… tendré más cuidado…

Haciendo caso a Kanon, Himari dirigió el takoyaki hacia su boca, pero primero lo soplaba.

Kanon al ver a la buena chica de Himari, se rio un poco, y cuando le dio un mordisco a su hot dog…

—¡Está caliente! ¡Esta salchicha quema mucho!

Y entonces, al igual que cuando Himari agonizó por lo caliente que estaba su comida.

—Kanon-chan, también no te olvides de soplar antes de comer, ¿sí?

Himari sonrió después de burlarse un poco.

Kanon sin responderle y con la cara sonrojada, bebió su té frío.

Yo para evitar morirme de risa, rápidamente tragué mis fideos de soba.

Terminamos cada uno de almorzar, y nos encontrábamos dándonos un respiro.

Por los alrededores, las familias y las jóvenes parejas hablaban, por lo que el patio de comidas era bastante bullicioso.

Las voces de todos eran tan pesadas, que de verdad había momentos inexplicables que solo escuchabas ruido y no voces.

—Fuuu… Ahora solo falta comprar los ingredientes para la comida y nos vamos a casa.

Kanon dijo mientras bostezaba.

—Sí, es cierto. Ah…… No, todavía falta algo.

—¿Qué pasa? ¿Hay algo más?

—Sí. Me olvidé comprar el futon.

—¡Ahh! Es cierto.

Me olvidé de algo muy importante.

Es más que claro que en un sofá no puedes dormir profundamente. El sueño es importante para la salud.

—Ya veo…

—¿Pasó algo, Kanon? No te ves animada.

—Sí…… me siento algo cansada.

Es cierto, la cara de Kanon se ve algo agotada. Bueno, debe ser por lo mucho que ha caminado.

—¿Sí te quedas aquí y descansas? Mientras iré a comprar el futon y regreso.

—Ok… Sí, hagamos eso.

Himari veía la cara de Kanon y la mía como si nos estuviera comparando. Parece que está indecisa de que hará a partir de ahora.

—¿Himari, también te quedarás aquí?

—Este, yo… quiero ir al lavabo…

—Entonces vayan juntos. Me quedaré a cuidar las bolsas y maletas.

—¿Estarás bien con eso?

—Estaré bien. No es que vaya a desaparecer y nada por el estilo.

Tal vez esas palabras son más dirigidas para su mamá, que ironía.

Siento que algo está presionando mi pecho.

—Entiendo. Pero antes de eso… dame un momento.

—¿Mm?

Me alejé del lugar y compré un strawberry float en una cafetería. Luego volví donde Kanon.

—Toma. Espera mientras comes esto.

—¿Eh?… ¿Está bien?

—Ah, esto es porque no le compré a Kanon ropa también.

—Yo no tenía problema con eso. Pero, ¿cómo sabías que me gustaba la fresa?

—Cuando estabas eligiendo la bebida con la que venía el combo de hot dog, estuviste algo indecisa.

—Re… recordaste.

Seguro que para Kanon yo era una persona terrible que olvidaba todo. Era de esperarse que recordara al menos esto.

—Bueno, te dejo a cargo de las bolsas y maletas. Vamos Himari.

—Sí.

—…… Que les vaya bien.

Creo que hasta ahora esta es la expresión más cálida de Kanon, al menos de todas las que he visto. O tal vez solo sea yo que piensa eso.

Cuando nos alejamos una larga distancia del patio de comidas, giré mi cabeza a mi costado donde se encontraba Himari.

—Lo sabía. ¿Himari también quiere alguna bebida o algo?

Desde el punto de vista de Himari, me he dado cuenta que tal vez piensa que estoy favoreciendo más a Kanon.

—No, no es necesario. Muchísimas gracias. Ya me compraste muchas cosas hoy, con eso es suficiente. Gracias de nuevo. Disculpa, pero de verdad quisiera ir rápido al baño.

Su expresión es seria. Parece que se encuentra en una situación problemática.

—Eh, entiendo.

Verifiqué el letrero que enmarca y separaba el baño de hombres y mujeres. Luego aumentos la velocidad y nos separamos respectivamente.

El rincón de artículos para cama estaba en la esquina contraria al patio de comidas. Prácticamente atravesé todo el centro comercial. Sinceramente estaba algo lejos. Que el centro comercial sea grande no es algo del todo bueno.

Decidí el futon al instante. El edredón y colchón venían en conjunto, así que elegí lo más barato.

Era de esperarse que no iba estar caminando mientras cargaba esto, así que hice el formulario para que me llegara a domicilio. Parece que llegará esta noche.

—Disculpa por darte tantas molestias. Muchas gracias por el futon.

—No, no te preocupes. Además, Kanon fue la que quiso que Himari se quedara. Si deseas dar las gracias, que sea a ella.

Mis verdaderas intenciones era desalojar a Himari después de la primera noche.

—Es cierto… pero Komamura-san es el que está dando el dinero.

—Ah, eso. Eso es porque ella todavía es menor de edad. Y soy familia por sangre de Kanon…

Iba a decir “guardián”, pero me sonó algo raro, así que al final no usé esa palabra.

Puede que haya acabado en esta situación, pero soy solo su primo.

—Ya va siendo hora de volver con Kanon. Vamos.

Mientras nos movilizábamos yendo de izquierda a derecha para evitar a la gente, seguíamos avanzando.

—Ah, por cierto… ¿Qué necesitas para dibujar? Me refiero a algo en especial.

—¿¡Eh!?

Ante mi pregunta, Himari se emocionó y sus ojos se sonrojaron.

—Materiales para dibujar. ¿No es que tus padres se habían desecho de tus preciados materiales?

—Eso, sí es verdad…… Este, pero no me diga que…

—Ya estamos aquí, así que pensé que por qué no lo compramos.

—No, pero es demasiado. Disculpa, pero no quiero darle más problemas…

—Tú misma lo dijiste ayer, ¿no? “Quiero dar el paso yo misma hacía mi sueño, así que quiero ganar un premio” o algo así dijiste. Además, ¿no te fugaste de casa por querer dibujar y lograr lo que deseas?

—Eso… es… cierto…… Sí… sí, tienes razón…

—Si te preocupa el dinero, deja ahora mismo eso, no es necesario que te preocupes por el dinero ahora.

—Yo, Komamura-san, por qué… ¿por qué haces todo esto por mí? ¿Qué debería de hacer? Dígame por favor, cómo hago para agradecerle por tanto, como le devuelvo una parte de todo esto……

Himari me miraba fijamente, y eso me robó las palabras.

¿Por qué será? ¿Cuál es la razón que me motiva a apoyar a una niña fugitiva a quien conocí ayer?

No puedo responder claramente a la respuesta de Himari.

Solo que cuando escuché las condiciones en las que ella se encontraba, eso hizo mover algo en lo más profundo de mi pecho. No sé por qué, pero sentí su frustración…

Ni yo sé lo que me motiva o llena de valor para ayudarla, pero simplemente lo hago.

—… No es necesario que pienses en eso.

—Pero…

Himari se puso aún más inquieta, cuando de repente la expresión de su rostro cambió a una de haberse dado cuenta de algo.

—¿Ahh? ¿No me digas que quiere que le pague con mi cuerpo?

—Pero, ¿¡qué dices!? ¡Por supuesto que no!

Sin querer, levanté la voz, y las personas a nuestro alrededor, todas sus miradas se reunieron en mí.

… Mierda, esto es vergonzoso.

Pero lo que dijo Himari me dejó en shock. ¿De verdad piensa que soy esa clase de persona?

Ah, pero un momento. Si yo me preguntara cuál sería el objetivo de un hombre haciendo que una chica de preparatoria fugitiva se quede a vivir en su casa… Mierda, esa es la respuesta más obvia…

—Eh, ¿me equivoqué? Hasta ahora todos los doujinshi que he leído muchos siempre iban por esa ruta, de hecho, todos creo yo…

—Oye…… No creas todo lo que se dibuja en los doujinshi…

Espera, siento como si estuviera dejando escapar algo, como que esta conversación está siendo muy natural…

…… un momento. Algo aquí está raro.

¿Eso quiere decir que Himari lee estos tipos de doujinshi?

Oye, aún eres una menor de edad como para estar leyendo esas cosas. Yo también leo algunos de esos, pero de otros temas y sinceramente esos doujinshi a veces no tienen límites con su vocabulario o escenas.

Yo leí “faza “, y de hecho gracias a que leí eso, conocí más del mundo de los doujinshi. No sé todo exacto, pero sí comprendo que son historias escritas por fans.

En esta situación, como debería de actuar… Además, como debería hablar de esto con una mujer. Todo es más complicado cuando no es de tu mismo sexo con quien hablas de estos temas.

¿Debería de corregirla como se debe? Pero, no soy el padre de Himari como para estar diciéndole qué hacer…

……

Bueno ya, dejemos ese problema para después.

Ahora lo importante es…

—¿Cómo te explico? No deseo nada de ti. Y te lo digo directamente, que lo mínimo que quiero es que dibujes y entrenes como gustes, por eso es que te pregunto qué necesitas para tus dibujos. Enséñame.

Himari por un momento se quedó pensando, cuando de repente, dirigió su mirada con sus grandes ojos negros hacia mí.

—El concurso solo acepta trabajos por medio de aplicaciones en formato digital, así que necesito un software de imágenes y una tableta de lápiz. En la casa de Komamura-san había una computadora, con esa nada más puedo participar…

—Ya veo. ¿Ese software de imagen al que te refieres es algo como una aplicación donde se corrigen fotos?

—Sí. Ah, ¿no me diga que lo usas en el trabajo?

—No. Mi trabajo de contabilidad no tiene nada que ver con eso en lo absoluto… Cuando estaba mi hermano menor, recuerdo que una vez lo vi usando Photoshop. Si hablamos del mismo software, entonces el mío está instalado en mi computadora.

—¿¡Eh!? ¿¡No me digas que es el adobe Illustrator Cc!?

—Lo siento, pero no recuerdo el nombre del software…

Una Himari que de repente actúa tan activa fue un choque abrumador para mí.

—No, discúlpame a mí. Pero, ¡si tienes la aplicación de Photoshop, entonces es suficiente! ¡Ahora solo falta una tableta de lápiz y todo quedaría perfecto!

—Y-ya veo. Entonces vayamos a comprarlo.

Y así, mientras caminábamos, justo pasamos frente a una tienda de electrónica abierta.

Wow, justo en el momento oportuno.

Así siguiendo el ritmo, entramos en la tienda de electrónica.

—Creo que por aquí cerca debe de estar el rincón de artículos para computadora. ¿Dónde, dónde estará?

Mientras miraba los letreros de arriba, Himari iba delante. Y luego siguió avanzando dejándome atrás.

Es como si ahora fuera otra persona… Himari parecía un pez seco el cual había recibido agua, avanzando toda animada. Solo me limitaba a seguirla.

Himari eligió un artículo llamado “Pen tablet”

—La LCD tablet es algo costosa, así que…

Decía Himari, y quise decirle “no necesitas preocuparte por eso”, pero al ver el precio, era de esperarse que me tragara mis palabras

LCD tablet, graphics tablet-screen hybrid

Tiene estilo de arriba debajo de que es un artículo profesional, pero es realmente caro… Con ese precio hasta me puedo comprar un televisor.

Sentí un poco miedo al conocer un mundo desconocido para mi hasta ahora.

—Oi. Llegan tarde.

Volvimos al patio de comidas, y Kanon se encontraba tendida sobre la mesa.

Kanon sostenía el contenedor vacío donde antes estaba su strawberry float, y me envió unos ojos de protesta.

—L-lo siento. Tomamos un desvío.

—Perdona, Kanon-chan…

—Ya, bueno, no importa… ¿Ese desvío fue por eso?

Kanon miraba la caja que sostenía Himari, la cual tenía dentro su nuevo artículo para dibujar.

—Sí. Con esto ya podrás dibujar, fue lo que dijo Komamura-san y me lo compró…

—Jee. Cierto que a Himari le gusta dibujar. Entonces no hay problema.

Su mirada hacia a mí era estricta, pero hacia Himari era muy amable.

¿Aún para Kanon soy una existencia poco fiable, o incluso desconocida? Si se acostumbrara un poco a que también soy una persona, eso me haría feliz. Pero tampoco es que la vaya obligar.

—Yosh, ¿compramos los ingredientes para la comida y regresamos a casa?

Nuevamente fijándome en las compras, me doy cuenta que hoy sí que tenemos una cantidad numerosa de cosas compradas.

Agregar las bolsas para los ingredientes será algo pesado volver con todo esto…

Dividimos la carga entre las dos chicas de preparatoria y yo, y luego nos dirigimos al rincón de la comida en el primer piso.

Esta cantidad de carga no había tenido desde que me mudé, creo.

Pero, no me desagrada.

Dividir las bolsas y dividir los trabajos nos hace parecer una familia… pensar un poco sobre esto me hizo sentir muchas cosas.


[1] NT: El moño escolar es uno que se lleva en el cuello, punto clave.

[2] NT: Tienda de ropa muy conocida en Japón.

[3] NT: Tendon es un plato típico de cocina japonesa. Está hecho con una base de arroz con huevo y tempura de gamba o langostino. Soba se refiere a fideos finos empleados en la cocina japonesa elaborados de harina. El takoyaki es también una comida japonesa, hecha de harina de trigo y pulpo.