Mientras esperábamos la pizza, Kanon me entregó una hoja. Pensé que era un documento del colegio, pero eran unas hojas sueltas que tenían letras escritas a mano. ¿Qué tendrán escrito?

Al verlas de lejos pensé que las letras están escritas de forma redonda, clásico de una chica de preparatoria, aunque igual me quede viéndolas sin parpadear solo un breve momento, porque me sorprendió ver lo ordenado y limpio que era su forma de escribir.

—¿Esto es?

—Es la lista de cosas que deseo que haya en la casa. Mientras esperaba que regresaras, tuve tiempo libre, así que estuve dando vueltas dentro del departamento. Y me di cuenta que hacen falta muchas cosas.

Las palabras de Kanon me hicieron estremecer un poco.

……… No, no, tranquilízate. No dejé nada malo tirado para los ojos de una chica de preparatoria. De eso estoy seguro.

—Ah, obviamente no revisé dentro de tu armario o algún otro rincón de tu privacidad. Solo revisé lo que estaba a la vista. Pensaba que encontraría algún libro ero tirado, pero no, todo muy normal como era de esperarse.

Kanon sonreía como si hubiera podido leer mis pensamientos.

¿Pero qué rayos está diciendo? ¿Acaso eres una madre limpiando y revisando el cuarto de su hijo sin su permiso?

Himari se sonrojó y miró hacia abajo. Debe ser porque se acaba de decir en voz alta “libro ero”, pero no debería estar en edad como para no ponerse tímida con ese vocabulario.

Espera, analizando ahora todo mejor, me siento como si hubiera sido acosado sexualmente justo ahora, ahhhh, pero nadie la mandó a revisar mi cuarto. Dame un respiro……

La generación de hoy en día está acostumbrado a ver otros tipos de casos por internet, ¿a los jóvenes de ahora no les importa que vean dentro de su armario o debajo de la cama. ¿Acaso ya no hay respeto sobre esas cosas?

—Dejando de lado las bromas. Te voy a ser sincera, como hombre eres pésimo viviendo solo.

—¿Pésimo?

—Por ejemplo, mira eso.

Kanon terminó de hablar, y con el dedo índice señaló la cortina de la sala.

—Pensé darle un aire de relajación a la sala con ese color azul oscuro.

—No, eso no. No te lo digo por el color. Solo tienes uno, ¿verdad? Me refiero a que no tienes una cortina de encaje.

—La cortina que está ahí es opaca, así que pensé que no sería necesario poner una más, después de todo, con una puesta no entrará la luz. Solo fue por eso.

No tengo mucho interés en los interiores, así que también está la razón de que no quería gastar dinero en otra más.

Como trabajador del departamento de contabilidad de la empresa, tengo el principio de evitar los gastos en vano lo más que pueda.

La respuesta que le di a Kanon la hizo enojar.

—¿En la tarde también la cortina para cerrada?

—Pues no, en la tarde sí está abierta. La luz del sol es importante.

—Entonces todos los que estén fuera verán toda tu sala perfectamente.

—Ya veo. Pero estamos en el tercer piso del edificio.

—Sí, pero el apartamento de frente tal vez te puede ver todos los días.

¿VERDAD?

Sin pensarlo dos veces miré hacia afuera por la cortina abierta. Sin embargo, lo único que vi fue mi reflejo por la oscuridad de la noche, y muchas gotas de lluvia.

Me acerqué a la ventana para poder visualizar mejor lo de afuera.

Así como dijo Kanon, miré hacia el apartamento del frente, y lo único que veo son cortinas en las cuales detrás solo se ve luz. Desde aquí no puedo ver ningún interior del cuarto.

—Ya entiendes que en la noche si no usas cortina, todo se puede ver muy bien. Pero lo mismo pasa en la tarde si no tienes una. En mi casa había un viejo que vivía al frente, y todas las mañanas podía ver como entrenaba con flexiones. Pero todo cambia cuando empiezas a usar cortina de encaje. Esas pueden ser delgadas, pero sirven bastante.

—¿Ah sí…?

Siendo sincero conmigo mismo, hasta ahora en toda mi vida nunca me he preocupado por la posibilidad que se vea el interior de mi casa desde afuera. Pero eso tiene que cambiar, porque desde ahora viviré con dos chicas de preparatoria, y el punto anterior ya no lo podré seguir ignorando.

Es una necesidad para ellas, así que será mejor que lo tenga listo cuanto antes.

Sin embargo, me dijo que soy pésimo, ¿en serio? Siento que el comentario de Kanon acaba de manchar mi corazón.

No, no. No te lo tomes a pecho, la mayoría de trabajadores de oficina no les prestan atención a estas cosas.

Recuperé mi calma, y nuevamente reviso la lista de Kanon. Debajo de -cortina de encaje- está -olor aromática-.

¿Quería decir fragancia aromática? Seguro no supo el kanji de fragancia.

—No opino lo mismo del departamento, pero huele raro la entrada, apesta.

—………

Esas palabras para mi fueron un golpe fatal, y me hirieron de muerte.

Con que, por eso en la mañana Kanon puso esa cara de pocos amigos apenas entró al departamento……

Es cierto que lavo todos los días mi cuerpo, pero no voy tan lejos como para lavar también mis zapatos.

¿Eso quiere decir que Himari también opina lo mismo? Y lo peor es que no solo hoy apesta, ahhhh, seguro que también cuando venían los mensajeros……

…… Esto debo solucionarlo de inmediato.

Hoy aprendí algo, y es que con solo digan si apesta o no, eso te puede dañar fatalmente el corazón.

¿Debe ser porque el olor es de uno mismo que no se percata con facilidad?

Y lo siguiente escrito era -cepillo de limpieza-.

¿Ese tipo de cepillo existe? Ah, seguro se refiere al cepillo para los dientes, pero de ese sí hay.

—A lo que me refiero con eso es que sí hay detergente para limpiar la tina, pero no hay cepillo para darle unas restregadas.

—Yo cuando limpio la tina, suelo usar la regadera de la ducha. Después de darle una remojada con la regadera, le paso detergente, y por último hago pasar toda el agua con las burbujas por el hueco de la tina quitando el tapón.

Si pensamos en el gasto del agua, entonces si todos los días lleno la bañera con agua nueva entonces saldrá más caro, así que mejor la lleno con el agua caliente de la regadera de la ducha.

Además, es eficiente en tiempo porque después de usarla bañándome, puedo limpiar de manera sencilla y rápida.

—Tal vez deberías de restregar con el cepillo, porque quedan algunas manchas y no queda del todo limpio.

—…… Ya veo.

Hasta eso me lo dice sin piedad.

—Y lo siguiente es que… ¿Qué pasa? ¿Tengo algo en la cara?

Sin querer me quedé viendo la cara de Kanon, y terminé poniendo una cara de duda.

—No, es que sabes muchas cosas del hogar, de hecho, mucho más que yo.

—No, no, para nada. Esto es lo normal.

Especialmente Kanon tiene un aura de ser más frágil que Himari, pero me sorprende lo independiente que es en los temas del hogar.

…… Si lo pensaba mejor, seguro que mi tía no la estuvo chineando del todo para que ella misma se desarrollara, ¿tal vez?

—Kanon chan, yo creo que eres increíble. Incluso yo soy buena en algunas cosas del hogar. Pero las cosas que opinaste fueron cosas que nunca se me ocurriría pensar…… Eres muy buena en esto.

—Hi-Himari, ¿tú también?

Kanon agarró el brazo de Himari, y no sé la razón, pero empezó a temblar.

—Eres pésima intentando ocultar tu timidez.

Al escuchar mi balbuceo, Kanon me miró sonrojada con una cara molesta.

Igual, ni con esto he podido devolver todos los golpes que ella me ha dado esta noche.

…… Esperen. ¿Qué soy yo? ¿Acaso un bebé?

¿Por qué estoy compitiendo con una chica de preparatoria?

Justo en ese momento, sonó el timbre del intercomunicador.

Parece que por fin llegó la pizza.

La cara de Kanon se aclaró por un momento, pero luego chocó miradas conmigo, para luego desviar la mirada de mi hacia al costado.

Creo que aquí lo mejor será dejar las cosas así como están.

Saqué mi billetera de mi maleta, y me dirigí hacia la entrada.

Por cierto, esta es la primera vez que ordeno pizza de nuevo luego de que mi hermano menor se fuera. Porque comer pizza solo sale caro.

Ha pasado mucho tiempo desde que gasto esta cantidad dinero para comer, pero siento en un rincón de mi corazón algo de nostalgia.

La pizza deluxe tamaño grande desapareció al instante.

Kanon y Himari parecían satisfechas, pero siendo sincero, yo no me lleno comiendo solo pizza, así que me comí el acompañamiento de papas fritas que venían con la pizza. Es una existencia que se agradece.

Para que Kanon y Himari usaran, compre 3 botellas de té de oolong. Esto porque en mi refrigerador, aparte de cerveza baja en malta, solo había agua.

Gracias a todo esto, salió un precio bastante alto.

Las aguas de entrega a domicilio son caras…

No tengo la costumbre de prepararme un café o té, pero tal vez ahora que no soy solo yo, ¿debería ir por ese lado?

Luego les preguntaré a las dos lo que usualmente beben.

Encima de todo esto, en tan solo un poco de tiempo, Kanon me ha hecho pensar muchas cosas que normalmente no les prestaba atención en mi vida.

Con que así es vivir con otras personas……

Mientras pensaba todo eso, saqué una cerveza baja en malta del refrigerador, y de un sorbo me bebí la mitad. ¡Está deliciosa! Obvio que la cerveza baja en malta sabe mejor fría.

Luego de que pasara un rato después de terminar la pizza, Himari dijo que iría primero a tomar un baño.

Es lo que quería, pero la bañera no llena agua caliente. Tienes que disculparme, pero ¨por hoy báñate en la ducha¨, le trate de expresar.

Y esto es porque pienso que será mejor usar la bañera con agua caliente después de cumplir el requisito pedido de Kanon de la limpieza con cepillo.

Mientras esperábamos a Himari, Kanon ordenaba de manera brusca su maleta.

—Así es. Puedes meter tu ropa aquí. Contando desde abajo, el segundo escalón lo puedes usar como gustes.

Mientras abro los cajones de la cómoda de mi dormitorio, le voy explicando a Kanon.

Antes esos cajones eran usados por mi hermano menor, pero ahora ya no hay nada que los use. El ultimo de abajo también está libre, así que ese lo dejaremos para el uso de Himari.

Kanon asiente con la cabeza, y con velocidad empieza hacer la mudanza de la ropa que había traído.

—Ofuro agarimashita[1].

En ese momento, Himari, se secaba el pelo mientras salía del baño, pero con la misma ropa de antes.

Lo único diferente era su pelo ahora mojado.

Hablando de eso, desde que estaba en secundaria en mi clase de piscina no había visto a una mujer con el pelo mojado.

No hay ninguna razón obscena en mi cabeza para mirarla…… pero hay algo que la hace ser llamativa para mis ojos.

—Himari, ¿dormirás vestida así?

Kanon preguntó, a lo que Himari sonrío con vergüenza.

—Me olvidé de traer alguna pijama o ropa para dormir…… además, solo tengo mi uniforme de colegio.

La maleta de Himari era tan delgada como la de Kanon.

Pareciera como si se hubiera fugado de su casa repentinamente. Me imagino que no tuvo el tiempo como para alistar bastantes conjuntos de ropa.

—Te presto mi ropa… es lo que quisiera decir, pero Himari es más alta que yo. Hablando de eso, ¿de qué tamaño es la ropa que usas usualmente?

—Es M, pero depende del material, porque hay algunos donde soy L.

—Uwa, ¿de verdad? Yo soy tamaño S.

—Aww…… S me va quedar apretado.

Yo las miraba por detrás a las dos, juntando mis cejas en forma 八, me dirigí hacia el armario de mi cuarto.

Así es, ahora recuerdo que tengo una camiseta que solo me puse una vez el año pasado.

Poco después encontré lo que buscaba.

Volví a la sala, y rápidamente le pasé la camiseta a Himari.

—Por ahora, ponte esto, es mía. Será solo por hoy. Y no te preocupes, solo la he usado una vez el año pasado. Aah, y está lavada, ¿ok? Así que no tienes que preocuparte por eso.

—Eh. ¿Estará bien que yo la use?

—Sí, ¿o acaso podrás lavar esa ropa si la tienes puesta?

—Gra-muchas gracias.

Himari recibió la camiseta y se dirigió hacia el baño.

Es algo grande, pero no habrá problema si es solo para dormir está noche. Se podría decir que mejor que le quede grande, a que duerma incomoda por ropa apretada.

Voy a tener agregar a la lista de compras ropa para Himari.

¿Será que Kanon necesite ropa también?

Por cierto, ¿cuánto tiempo tiene planeado vivir conmigo? Aún no he tocado nada de ese tema. También esta eso de si algún día mi tía volverá.

Ya sé. Si a la Kanon le llega a faltar ropa, entonces tendrá que ir a su casa a traer más. Aparte de que aumentarán los gastos de necesidades diarias, si también les llego a comprar ropa nueva a las dos, será un poco duro para mi billetera.

Cuanto estaba organizando todo acerca de las compras dentro de mi cabeza, nuevamente Himari salió del baño… pero estaba toda sonrojada, miraba al suelo, y jugaba con sus dedos. Se podía ver que estaba avergonzada.

Y la razón sin tener que ella decirla, se sabía con solo al verla.

—¡Hi-Himari! ¡Eso en ti se ve muy erótico!

Kanon declaró.

Mi camiseta se convirtió perfectamente en una minifalda.

Himari estiró el borde de la camiseta con sus manos, tratando de ocultar un poco al menos sus largas y desnudas piernas. Por ser gradualmente grande, pensé que ocultaría más partes de ella, pero lamentablemente, mi predicción fue errada.

Me siento frustrado de que hasta a mí me hizo saltar, así como también a mi corazón.

……… No, no, tranquilízate. ¿Entiendes? Tranquilo. Ella es una niña.

—Est-estoy bien. Es más largo que mi falda corta de antes……

—Pero allí abajo no tienes tu falda corta, sino tu ropa interior, ¿verdad?

—S-sí……

Kanon volteó a verme con desprecio en sus ojos. Sus ojos decían, “¿este era tu objetivo desde el principio?”

Este es un terrible malentendido. Yo no soy tan despreciable como para hacerle eso, completamente no era mi intención.

Pero, igual me está mirando fijamente, y no tengo la fuerza como para decirle algo. Obviamente, no tengo la intención de decir que soy honesto o poner excusas.

Para resolver el malentendido, antes que las palabras, son acciones.

Voy una vez más hacia mi armario, y busco mi buzo deportiva que no uso desde otoño del año pasado, lo saqué y se lo pasé a Himari.

—Tal vez te quede grande, pero trata de probártelo.

Asintió con la cabeza, y sin dejar de estirar la camiseta con una mano y con la otra agarrando el buzo, así por tercera vez Himari se dirigió al baño.

Y luego, salió Himari, pero esta vez sostenía la parte de su cintura para que no se resbalara el buzo.

El ruedo del buzo supera a sus piernas por mucho.

Arrastrando sus pies, Himari se acercó caminando, pero……

—¿Abu-?

Pisó el ruedo, resbalándose.

El siguiente acontecimiento fue que se deslizó su camiseta hacia arriba, haciendo su aparición un buen trasero, redondo con una buena forma, cubierto por una ropa interior color blanca.

Desvíe la mirada inmediatamente, pero ya se había grabado en mis ojos con fuego el suave y bien pulido trasero de Himari.

Ese trasero……… No, no, eso es acoso, y el acoso no se perdona.

—……… Creo que lo mejor es que te quites el buzo. Es peligroso.

Kanon, al ver caer a Himari, como era de esperarse debido al susto le recomendó esa opción, tratando de ser amable diciéndolo con un murmullo.

—Sí…… tienes razón……

Luego de que hizo cambiarse a la deprimida Himari, esta vez Kanon se dirigió a darse una ducha.

Mientras Kanon se duchaba, Himari usaba la secadora de pelo.

—Himari, dijiste que te escapaste de casa porque no quisiste rendirte de tu sueño.

—¿Eh? Ah, sí. Así es.

Himari me respondió levantando la voz, con un volumen para no perder contra el sonido de la secadora.

—¿Has pensado sobre específicamente cómo lograr tu sueño? ¿Tienes algún método o algo?

—Yo, eso…

Himari, al sentirse presionada, se quedó callada.

Por unos segundos, el único sonido del cuarto era el de la secadora.

El plan de Himari era alquilar un cuarto. Pero al final, terminó fracasando en hacerlo, así que lo que quiero saber es qué hará a partir de ahora.

Este sentimiento de ella es simplemente un capricho tonto de juventud, o es de verdad la pasión de ella. Eso claramente, yo no lo sé.

—Escucha. Si resolvieras tus problemas de dinero y consiguieras un techo donde dormir, ¿qué harías?

—Si fuera como dices…… quisiera participar en un concurso y ganar. Antes de esperar que me reconozcan, quiero dar mis primeros pasos por mí misma.

—Ya veo.

Puede que lo haya dicho tranquila y abiertamente, pero pude sentir una firme decisión inamovible.

El sonido del secador cambió luego a aire frio.

Himari cerró los ojos, y empezó a poner la ventisca de aire contra su rostro. El aire chocaba contra ella, y su cabello temblaba fuertemente mientras se elevaba.

Al yo tener corto el cabello no podía intentarlo, así que ver como el aire ondea el cabello de una mujer, era algo que robó toda mi atención.

Al instante después de que Himari terminara de usar el secador, Kanon salió del baño.

Ahora con su figura teniendo un suéter puesto, impactó en mí la imagen creada al verla antes con su uniforme.

Sin embargo, yo también tengo el mismo suéter, pero si se lo pone una chica de preparatoria, se ve totalmente diferente. ¿Por qué será eso?

—Hay algo que no había escrito en la lista. ¿Puedes agregar champú a la lista de compras?

Kanon me ordenaba mientras se secaba el pelo con la toalla en el cuello.

Sin ningún pero, no me quedó más que asentir.

Con que el champú de un hombre de oficina no concuerda con los gustos de una chica de preparatoria.

Cierto, no hemos hablado acerca de los efectos del enjuague.

—Ese champú es muy, cómo decirlo, como que te deja el pelo con olor a menta, pero se siente como si te hubieras lavado con un jabón de menta y no con champú.

—Lo sé, esa sensación refrescante es agradable. Siento que funciona también en los poros.

—………

No sé por qué, pero me está viendo de nuevo con ojos llenos de ira.

Ahhh, es difícil entablar una conversación con una chica de preparatoria.

Ya era la hora un poco antes de acostarse.

Yo dormiré en la cama de mi cuarto, y las dos chicas dormirán en la sala.

Kanon en el sofá, y Himari en el piso.

Se decidió que se turnarían en cambiar todos los días de quien dormiría en el sofá.

Pero había un problema, y es que no hay suficientes futones[2].

Himari, que dormirá en el piso obtuvo el futon. Y a Kanon, que dormirá en el sofá, se le cedió el edredón, pero Himari no tenía nada con que taparse, y puede que agarre un resfriado, por lo que le di mi edredón.

Y así, hoy yo dormiré con solo una sábana delgada como edredón. Por la lluvia, está un poco fría, pero no estamos en invierno, así que no creo que muera de frío.

Igual mañana es día libre. Iré de compras con la lista de cosas que remarcó Kanon.

Apagué la luz del cuarto y me tiré a la cama. Apenas me acosté en la cama, fui atacado por el sueño. Ya me sentía soñoliento.

Hoy de verdad que ha sido un día muy largo……

Estaba todo en silencio cuando de pronto se escucharon dos voces que venían de la sala.

—Aww. ¡El uniforme de Himari es chou kawaii[3]!

—¿D-de verdad? Yo creo que tu chaleco también es bonito. Me gusta el color.

—Oye, oye, ¿mañana puedo ponerme un rato el uniforme de Himari?

—Sí, claro. No hay problema.

—Ejeje. Gracias…

Mientras escuchaba una conversación corriente de chicas de preparatoria, mi conciencia se fue alejando cada vez más lejo.


[1] NT: es la versión de bañarse del Itadakimasu. Sería como agradecer por el baño o similar.

[2] Por si alguno no lo sabe, un futon es como un colchón que se usa para dormir en el piso.

[3] NT: Chou kawaii es super bonito o super lindo, pero el “chou” es como darle más fuerza, y es usado más por jóvenes, sobre todo mujeres.