Ahora Yuuri viene de vez en cuando a vernos, pero aparte de eso nada ha cambiado en nuestras calmadas vidas.

Pasaron los días, y no ocurrió otro problema del nivel de la otra vez…

El sol recién saliendo, se sentía que sería un día caluroso. Estamos en una mañana de descanso.

Encima de la mesa de la cocina había tostadas, huevo frito, sopa de cebolla y yogurt.

Queríamos comer más verduras para fortalecernos, pero Kanon nos aconsejó que ¨”as verduras son algo caras, así que mejor solo las comeremos en la noche”.

No tenía ningún problema en no comer verduras en la mañana.

De hecho, ya tengo suficiente en poder comer por primera vez más de un menú en la mañana.

Cuando vivía solo, me daba pereza preparar más cosas que una tostada.

A lo que estaba acostumbrado y ahora continúo haciendo es freír un huevo frito, y ponerle encima shouyu.

—Kazu-nii. También quiero shouyu por fa.

—¿Eh?

Kanon estiró su mano para recibir la botella de shouyu.

Pero Kanon era de las personas que le ponían ketchup.

Esto era un cambio.

—¿Qué es lo que sucede? Así de la nada…

—Nada… sino que de vez en cuando echarse shouyu suena bien. Quiero conocer mejor los gustos de Kazu-nii.

La última parte la dijo con una voz tan baja que apenas pude escuchar.

Aunque igual no entendí, de repente Himari levantó la mano.

—Y-yo también quiero shouyu.

—Himari, ¿tú también?

El sentimiento de desconocer que estaba sucediendo me invadió de golpe.

¿Qué pasó con esa pelea por la sal y el ketchup de la otra vez…?

—Ya veo. Con que por fin se dieron cuenta de lo increíble que es el shouyu en el huevo frito. Estoy feliz.

—Nop, lo mejor es el ketchup.

—Disculpa, pero es la sal.

—…

Oigan, se están contradiciendo en todo, ¿saben…?

Pero bueno, no hay problema…

Y así fue como todos nos echamos shouyu en el huevo frito.

Ese día en la tarde.

Kanon y yo nos sentamos en el sofá de la sala para ver la televisión.

Pero la realidad era que Kanon estaba en su celular, haciendo quién sabe qué, así que no veía nada del programa.

Himari como todos los días, estaba en mi habitación haciéndole frente a la pc.

—Oye, Kazu-nii.

Kanon entabló una conversación conmigo, sin dejar de mirar la pantalla de su celular.

—¿Qué pasa?

—¿Soy kawaii?

—… ¿Eh?

Ante tal pregunta tan delicada, me quedé paralizado. Tanto que ni a me cerebro se le ocurrió algo.

Espera, es decir, creo que es bonita… pero, ¿por qué Kanon de repente me pregunta sobre esto?

Estaba preguntándome la razón de la pregunta que me terminé demorando en responder.

—Mouu. ¿Por qué te quedas callado?

—No, es que estaba…

—Lo siento, no tiene una razón mala ni nada. Es solo que preguntaba si mi madre me consideraba alguien bonita, a mí.

—…

Particularmente, cuando ella habla con ese tono de no importarle, por lo contrario, a mí me preocupa aún más.

Yo… no sé la respuesta.

No he sido padre, y si me volviera padre, ¿pensaría que mis hijos son lindos…? En el presente, no sabría que decir con certeza.

—Ella prefirió a ese viejo antes que a mí. Ella pensó que ese viejo era una mejor existencia que yo, y eso para mí fuera un shock muy grande.

—Kanon…

Sinceramente, creo que mi tía uso a Murakumo para algo, para un objetivo. Esa es la impresión que me dejé.

Aunque obviamente no sé la realidad.

Esto es solo mi presentimiento, estando la posibilidad de que me esté equivocando.

El silencio se propagó por la sala.

Suenan las noticias, con su conductora que tenía una voz muy bonita, aunque en este momento, todas sus palabras entraban y salían por mis orejas.

—Komamura-san… Kanon chan…

Justo después, desde nuestras espaldas, apareció una Himari que hacía de fantasma.

… Espera, ahhh, me asusté mucho.

—¡Waaa! ¡Me asustaste! ¿Qué sucede Himari?

—Lo…

—¿Lo?

—¡Lo logre…! ¡He terminado todos los detalles de mi dibujo! ¡Ya lo envié al concurso!

Himari con las mejillas de color escarlata, levantó las manos en son de satisfacción.

Debajo de sus ojos se ve que le habían salido ojeras, pero ahora con esta noticia, se le ha quitado de inmediato todo cansancio.

De verdad que sabe poner caras de alegría.

—¿¡Oooh!?

—¿¡De verdad!? ¡Eso es genial! ¡Bien hecho!

Kanon abrazó a Himari.

Esta forma de alabar tan sencilla es algo que solo pueden hacer las chicas de preparatoria.

—Ejejeje. Gracias Kanon-chan. Es gracias también a que Kanon-chan prepara deliciosas comidas.

—No, no. Himari se ha esforzado, así que es un logro tuyo.

Kanon empezó a frotar la cabeza de Himari. Himari se ríe con un poco timidez, y dirigió su mirada hacia mí.

—Komamura-san, ¡de verdad muchísimas gracias! Por fin he dado un paso hacia mi sueño.

—Aaaah…

No sabía qué debería de decirle.

“Bien hecho” suena muy por superficial. “Felicitaciones” siento que todavía es muy pronto.

Pero, la realidad es que estaba tan feliz como Himari.

Y fue ahí cuando por fin me di cuenta.

El por qué quería ayudar tanto a Himari.

¿Por qué estoy corriendo el riesgo de irme a la cárcel para que Himari cumpla su sueño?

Eso es porque yo espero que Himari logre convertiste en lo que yo nunca pude, un ser humano especial.

Porque quiero que Himari cumpla su sueño que, a diferencia de mí, nunca pudo…

Casi me río sin querer.

Este es un deseo muy egoísta.

Solo pienso en mí, jaja.

Pero, así está bien… por ahora, pienso.

Ahora que soy adulto, soy egoísta, y cuando iba a la prepa, creía que los corazones no cambiaban, pero creo que era muy estrecho en ideas.

Sin poder decir esas palabras, solo sonreí en silencio.

—Nee, Kazu nii. ¿Qué tal si hoy vamos a comer a la calle?

—Oh, claro. Para celebrar el paso de Himari hacia el éxito.

Adoptamos la propuesta de Kanon.

Maa, por hoy estará bien.

—¡Yeiiii!

—No por ti. Recuerda que es por Himari.

—Sí, sí, ya sé. Himari, ¿qué hacemos? ¿Qué quieres comer?

—Este… esperen…

Himari miraba al techo mientras pensaba.

Kanon, con los ojos brillando, se puso al lado de Himari.

Aah, ver esta escena nos hace ver como una familia hecha y derecha…

Mientras veía a las dos, por un segundo se me pasó eso por la mente.

Una familia algo peligrosa, una que en cualquier momento podría partirse y romperse.

……… Ok, lo admito.

Me he dado cuenta hace mucho que ellas dos han empezado a mostrar sentimiento hacia mí, y no solo de confianza.

Pero hago como que no me doy cuenta, y así seguirá siendo.

Porque yo soy un adulto y ellas son dos JK.